sábado, 2 de julio de 2022

LA VISITACIÓN DE NUESTRA SEÑORA


Celebra la Iglesia esta fiesta el día dos de julio en memoria de la visita que la Santísima Virgen hizo a su prima santa Isabel.

Al mismo tiempo que el Ángel anunció a María la encarnación del Hijo de Dios, le dio parte del preñado a su prima santa Isabel, que, aunque estéril y de edad muy avanzada, tenía en su vientre seis meses, había un hijo milagroso destinado a ser precursor del verdadero Mesías. Llenó de gozo a la Virgen esta noticia; y considerando la fortuna de aquella dichosa mujer escogida de Dios para madre del precursor de su amantísimo Hijo, la obligación que tenía de ir cuanto antes a darle el parabien de aquella dicha, los vivos deseos que sentía de servirla, y dándole el Señor un claro conocimiento de las maravillas que quería obrar por ella en aquella misteriosa visita, partió sin dilación para hacerla en aquel mismo día; porque como dice san Ambrosio, la caridad no sufre tardanzas ni dilaciones. El camino era dilatado y penoso; y había que viajar desde Nazaret a Hebron, ciudad sacerdotal situada en la parte meridional de Judá, sobre unas escarpadas montañas, a diez o doce leguas de Jerusalen, a treinta y ocho o cuarenta de Nazaret. No era viaje fácil a una doncella tan tierna como la santísima Virgen; pero el celo y la caridad le allanaron las dificultades, sin acobardarla las fatigas del camino, porque toda su ansia era seguir la divina inspiración y publicar las grandezas del Señor, como dice el mismo san Ambrosio.

Habiendo llegado a Hebrón, se encaminó directamente a la casa de Zacarías, a cuya puerta encontró a su prima que salía a recibirla. Abrazóla tiernamente, saludándola y apenas despegó los labios, cuando el niño de seis meses, que estaba en las entrañas de Isabel, se halló de repente iluminado con una luz celestial; conoció perfectamente la majestad y la grandeza de los huéspedes que le hacían tanta honra, y desde la oscura prisión del materno albergue, ya que no podía hablar, adoró a Jesús como pudo, dando dentro de él un prodigioso salto en señal, dice san Pedro Crisólogo, de su respeto y de su gozo. Notó Isabel tan alegre movimiento, y comunicándose en el mismo instante a la madre la luz sobrenatural que alumbraba al hijo, conoció el incomprensible misterio de la encarnación del Verbo, de manera que llena su alma del Espíritu Santo, no cabiendo el gozo en las estrechas márgenes del pecho, comenzó a exclamar en alta voz: "Bendita eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre." ¿De dónde a mí tanta dicha, que venga a visitarme la Madre de mi Dios y Señor? Favor que no soy capaz de agradecer dignamente, dejándome tan llena de asombro como de confusión. El mismo niño que tengo en mis entrañas ha conocido cuánto vale tu celestial presencia, saltando de alegría dentro de ellas luego que llegaron a  mis oídos las primeras palabras de tu dulce salutación. Dichosa mil veces tú, querida prima mía, que con noble sencillez y sin dar lugar a la menor duda, creíste humildemente cuando el Ángel te anunció de parte de Dios. Sí por cierto, porque el Todopoderoso, que comenzó en ti cosas tan grandiosas y tan altas, las acabará y las perfeccionará, como tu lo has esperado. Él te empeñó su palabra, pues Él te la cumplirá.

La respuesta de la Virgen fue humilde y modesta. Ocultando cuanto podía ceder en su alabanza, rindió al Señor la gloria de todo, y solo trató de la obligada que estaba a su beneficencia. Animada del Espíritu Santo, de que estaba llena, prorumpió entonces en aquel divino cántico, el primero del Nuevo Testamento, el cual solo hace infinitas ventajas a todos los del antiguo; y tanto por el espíritu de devoción que respira en cada sílaba, como por la noble elevación de los pensamientos y por la majestuosa soberanía del estilo, es el más precioso monumento de la profunda humildad de María, el acto más auténtico y perfecto reconocimiento y el modelo más excelente para dar gracias al cielo, que nos ha dejado el mismo que le inspiró.

"Engrandece, alma mía, al Señor, -dijo la Virgen-, obrador de tantas maravillas, y sea para solo Él toda la gloria. No puedo pensar en ellas sin sentir todo mi corazón preocupado de alegría en aquel Señor que adoro como a mi Dios, que venero como a mi Salvador, y que amo como a mi Hijo. Dignóse poner los ojos en mi humildad, y elevó su vil esclava a la Dignidad de Madre suya. Bien se que por esto me admirarán tosas las naciones, y ensalzarán perpetuamente mi dicha en los siglos venideros; pero si es que se halla en mí alguna cosa grande y elevada, a Él solo se le debe toda la gloria, Él fue quien me engrandeció, y a Él le debo todo cuanto soy. Nada soy por mí misma; Él es el autor de las maravillas que todas las naciones admirarán y publicarán de mi persona, las que ni aun yo misma puedo bastantemente engrandecer. Confesarán las mismas naciones que el Todopoderoso hizo en mí cosas grandiosas, y que no es menos poderosa su Omnipotente mano que Santo su Nombre agradable. En mil ocasiones experimentaron nuestros padres los excesos de su misericordia. ¿Qué prodigios no hizo por defender a los que temían? Desplegó toda la fuerza de su brazo, combatió por ellos, desconcertó los planes de sus enemigos, derribó del trono a los soberbios monarcas que los amenazaban con su total ruina; y como el Señor se complace en abatir a los que se engríen, y en elevar a los que se humillan, después de haber abatido el orgullo de los tiranos, ensalzó a los humildes, y llenó de hartura a los pobres, mientras los ricos privados de sus riquezas perecían de hambre. Faraón sumergido, Saúl reprobado, humillado Roboam, Olofernes abatido, Amán desgraciado, y Nabucodonosor que presumía de deidad confundido con los brutos, mientras los más viles siervos de Dios se veían exaltados; todo esto acredita cuánto ama el Señor a los humildes.

Y aunque es así que todos los verdaderos israelitas, todos los fieles siervos suyos recibieron de su mano gracias extraordinarias en todas las edades del mundo; pero en este tiempo muy particularmente la misericordia de Dios ha hecho resplandecer su bondad en su favor. Viene a salvarlos, quiere vivir entre ellos y morir por ellos, no habiendo echado en olvido la promesa que hizo a Abraham y a los de su linaje, de derramar en sus hijos los tesoros de sus misericordias."

De esta manera, con un portentoso rayo de luz sobrenatural descubrió, digámoslo así, de una sola ojeada la santísima Virgen todas las antiguas promesas y profecías, con el pleno cumplimiento de todas ellas, mil veces más iluminada y más privilegiada ella sola que todos los profetas juntos. Conocióse bien, dice san Ambrosio, en aquella admirable conversación de María y de Isabel que ambas profetizaban con un mismo espíritu duplicado, uno el que inspiraba a la madres, y otro el que llenaba a los hijos: Duplici miraculo prophetan Matres spiritu parvulorum.

(...)

(Año Cristiano,  J. Croisset).

viernes, 1 de julio de 2022

VUESTRA ALMA INMORTAL VALE MAS QUE TODO EL UNIVERSO


 

Una sola alma inmortal vale mucho más que todo el dinero del mundo, todas las posesiones, todas las casas y mansiones, todas las montañas, las aguas del mar, más que todo el mundo animal y ¡toda la creación!   Tu alma tiene un valor infinito.  En verdad, nadie puede comprender en su plenitud el océano infinito del valor de UNA SOLA alma. 

¿Por qué decimos esto?  ¿Cómo sabemos?  Jesús con claridad nos lo dijo: »¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?  ¿Que puede dar un hombre en cambio por su alma? (Mk 8,36)

San Ignacio de Loyola retó a un joven orgulloso y autosuficiente con ese mismo pasaje bíblico.  San Ignacio con estas palabras que parecían dardos ardientes retó al futuro patrón de las misiones a que hiciera los ejercicios espirituales.  Y así sucedió, Francisco Javier hizo los ejercicios espirituales y su vida fue transformada.  

Las palabras que brotaron del Sagrado Corazón de Jesús como flechas ardientes traspasaron toda la resistencia de Xavier —"¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?".

Santo Tomás de Aquino, el doctor angélico, reitera lo mismo y afirma que el valor de la creación en su conjunto no iguala al valor de una sola alma inmortal.

Contemplemos por un momento la belleza de la naturaleza.  El hermoso cielo azul celeste, las nubes blancas como algodón, el follaje colorido en otoño, las montañas coronadas de nieve, el arco iris resplandeciente con sus colores que adornan el horizonte, las olas que rompen las rocas, la majestuosa águila que vuela en las alturas y el esplendor de las luces que alumbran el cielo oscuro — estos fenómenos naturales son sólo una luz tenue en comparación con la grandeza, majestuosidad y belleza de una sola alma inmortal. La grandeza de una alma inmortal transciende la belleza natural que el ojo contempla.  Fue por eso que en una ocasión cuándo Dios reveló a santa Catalina de Sena una alma en estado de gracia, ella en éxtasis cayó de rodillas al ver la belleza resplandeciente de esa alma.

El celo apostólico de los santos por la salvación de las almas es otra poderosa prueba del valor infinito de una alma.  Esto ha sido la motivación que impulsa sus trabajos, sacrificios, sufrimientos y aun la entrega de su vida en el martirio.  Veamos las vidas de los santos y su insaciable sed por la salvación de las almas…

SAN JUAN MARÍA VIANNEY.  ¿Por qué pasaba el cura de Ars entre 13 a 18 horas en el confesionario, día y noche, en tiempos de frío intenso o calor asfixiante?  ¿Por qué? ¿Por qué? Por una sencilla razón:  por amor a Dios y por amor a lo que Dios más ama, la salvación de las almas.  ¿Por qué comía el santo cura de Ars sólo 2 o 3 patatas al día, por qué dormía sólo tres horas de noche y luchaba contra el diablo, por qué se aplicaba la disciplina y derramaba sangre y lloraba largamente?  Lo hacía por una sola razón: ¡por amor a Dios y por amor a las almas!  Este patrón de los sacerdotes conocía bien el valor de una alma reconciliada con Dios.  Sabía que en el momento de dar la absolución, era la Sangre de Cristo que se derramaba sobre esa alma. 

PADRE PÍO.  ¿Por qué aceptó el P. Pío los estigmas en 1918? Mientras estaba en oración, sus manos, sus pies y su costado fueron traspasados como fueron traspasados las manos y los pies de su amado Jesús el Viernes Santo.  Jesús prometió a este santo, que él llevaría los estigmas por cincuenta años y al llegar al final de su vida desaparecerían.  ¿Por qué aceptó el P. Pío los estigmas dolorosos?  En una ocasión alguien le preguntó si le dolían, a lo cual rápidamente replicó –no son un adorno.  El P. Pío sufrió los estigmas para imitar a su amado Salvador, a Jesús crucificado, pero igual lo hizo como reparación por los pecados y por la conversión de los pecadores.  Es decir, P. Pío soportó ese dolor por la salvación de las almas, y cuan grande fue el precio que pagó!

LOS PASTORCILLOS DE FÁTIMA.  Veamos ahora los tres pastorcillos de Fátima:  Lucía, Francisco y Jacinta.  Aunque eran sólo niños, aceptaron sacrificios que les darían grandes sufrimientos.  ¿Por qué lo hicieron?  ¿Por qué?  Por la misma razón: por su amor al Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María y porque amaban lo que Jesús y María más aman, ¡la almas!  El solo pensar en los incontables sacrificios que hacían a tan tierna edad asombra la imaginación.  Pero es un muestra de la fuerza del Espíritu Santo en una alma generosa.

JACINTA.  Veamos solo los sacrificios que ofrecía Jacinta Marto, la más pequeña de los tres videntes de Fátima.  El 13 de julio de 1917, los tres niños tuvieron una visión gráfica del infierno.  Fue esta visión que les transformó radicalmente, pero en forma singular a Jacinta.  Vieron como las almas se zarandeaban como en una tormenta en alta mar, escucharon cómo gemían las almas con llantos desesperados, llantos que nunca cesarían, vieron como animales horrendos traspasaban las almas (los demonios) y les causaban un tormento eterno.  Esto fue lo que produjo en la pequeña Jacinta una profunda conversión de vida y corazón.  Esta pequeñita tenía un gran amor por las almas, a tal grado que ofreció todo para salvarlas.

Concretamente, Jacinta hizo lo siguiente: renunció al pequeño baile que tanto le deleitaba, reemplazó los dulces racimos de uvas que se daban en las colinas portugueses por el amargo sabor de las bayas silvestres.  Al igual que su prima y su hermano, de día portaba alrededor de su cintura una soga apretada que le causaba gran incomodidad.  Rezaba con su rostro en tierra, que era postura de penitencia, repetía las oraciones que el ángel le había enseñado en 1916.  ¿Y el Rosario?  Antes de la aparición de la Virgen, recorrían las cuentas del Rosario diciendo sólo »Ave María» 50 veces para no desobedecer a sus padres.  Pero después de la visión de infierno, los niños, en especial Jacinta, rezaba el Rosario completo y lo hacia repetidas veces.  ¿Por qué?  Para salvar a las almas de la realidad del infierno y para ayudar a conducirlas al cielo con seguridad!

En una ocasión, era un día de calor asfixiante, los tres niños se morían de sed, y Lucía fue por un cántaro de agua.  Tanto Jacinta como Francisco le imploraron que dejara caer el agua sobre la tierra y que les permitiera sufrir de sed.  ¿Por qué?  Por la salvación de las almas inmortales.  

LA SANGRE DE CRISTO.  La Palabra de Dios nos enseña de forma muy vívida el valor de las almas.  Jesús derramó cada gota de su Preciosa Sangre en el Calvario por la humanidad, pero en forma particular, por mí y por ti. 

‘‘Y si llamáis Padre a quien, sin acepción de personas, juzga a cada cual según sus obras, conducíos con temor durante el tiempo de vuestro destierro, sabiendo que habéis sido rescatados de la conducta necia heredada de vuestros padres, no con algo caduco, oro o plata, sino con una SANGRE PRECIOSA, como de cordero sin tacha y sin mancilla, Cristo" (1 Pedro 1, 17-19).

En resumen, tu alma y mi alma fueron redimidas por la Preciosa Sangre de Cristo Jesús, Nuestro Señor y Salvador.  Jesús derramó su Sangre por mi y por ti el Viernes Santo en el Calvario.  Y en verdad, si tu fueses el único ser humano creado en todo el universo, Jesús hubiera derramado cada gota de Su Preciosa Sangre por la salvación de tu alma inmortal.  En verdad, ¡cuán precioso y valioso eres a los ojos de Dios todopoderoso!

PADRE EDWARD BROOM, OMV

miércoles, 29 de junio de 2022

29 DE JUNIO: SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO


 El 29 de junio se celebra la Solemnidad de San Pedro y San Pablo.


Pedro, roca; Pablo, espada.

Pedro, la red en las manos;

Pablo, tajante palabra.


Pedro, llaves; Pablo, andanzas.

y un trotar por los caminos

con cansancio en las pisadas.


Cristo tras los dos andaba:

a uno lo tumbó en Damasco,

y al otro lo hirió con lágrimas.


Roma se vistió de gracia:

crucificada la roca,

y la espada muerta a espada.


Ambos son fundadores de la Iglesia de Roma

Jesús dijo: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Con estas palabras, Simón Pedro pasó a ser “la roca” de la Iglesia y se comprometió a apacentar el rebaño de Dios a pesar de sus debilidades humanas.

Luego de la Resurrección y Ascensión de Cristo, Pedro asumió con humildad ser cabeza de la Iglesia, dirigió a los apóstoles y se encargó de que los discípulos mantuvieran viva la verdadera fe.

Pablo era conocido como Saulo de Tarso antes de su conversión. Luego del encuentro con Cristo continuó hacia Damasco donde fue bautizado y recobró la vista. Es reconocido como el apóstol de los gentiles y pasó el resto de su vida predicando el Evangelio sin descanso a las naciones del mar Mediterráneo.

AMBOS PADECIERON EN ROMA 

San Pedro y San Pablo fueron detenidos y martirizados en la prisión Mamertina, también llamada el Tullianum, ubicada en el foro romano en la antigua Roma.

San Pedro pasó sus últimos años en Roma guiando a la Iglesia durante la persecución, hasta su martirio en el año 64. Fue crucificado de cabeza a petición propia, por no considerarse digno de morir como su Señor. Fue enterrado en la colina del Vaticano y la Basílica de San Pedro está construida sobre su tumba.

San Pablo fue decapitado en el año 67. Está enterrado en Roma, en la Basílica de San Pablo de Extramuros.

martes, 28 de junio de 2022

NO ME DESAMPARE TU AMPARO


 

NO ME DESAMPARE TU AMPARO

No me desampare tu amparo,

No me falte tu piedad,

No me olvide tu memoria.

Si tú, Señora, me dejas, ¿quién me sostendrá?

Si tú, me olvidas, ¿quién se acordará de mí?

Si tú, que eres estrella de la mar y guía de los errados, no me alumbras, ¿dónde iré a parar?

No me dejes tentar del enemigo,

Y si me tentare, no me dejes caer,

Y si yo cayere, ayúdame a levantar.

¿Quién te llamó, Señora, que no le oyeses?

¿Quién te pidió, que no le otorgases?


FRAY LUIS DE GRANADA


lunes, 27 de junio de 2022

NO TE DUERMAS NUNCA EN PECADO MORTAL


 

¿PUEDE DIOS PERDONARME SI NO HAY UN CONFESOR?

  • LA CONTRICIÓN PERFECTA BORRA TODO PECADO PERO NO PERMITE COMULGAR.
  • QUIEN MUERE DESPUÉS DE UN ACTO DE CONTRICIÓN PERFECTA SE SALVA ETERNAMENTE.
  • IMPLICA ARREPENTIMIENTO DE NUESTROS PECADOS POR AMOR A DIOS, PROPÓSITO DE ENMIENDA Y DE CONFESARSE A LA BREVEDAD.
  • LA CONTRICIÓN IMPERFECTA O ATRICIÓN ES POR TEMOR AL INFIERNO Y NO BORRA LOS PECADOS POR SÍ MISMA, PERO CON PROPÓSITO DE ENMIENDA ES SUFICIENTE PARA CONFESARSE.

sábado, 25 de junio de 2022

COMBATIR LEYES INJUSTAS


 Por el R.P. Tomás Agustín Beroch

Hoy (24 de junio de 2022) es un día de gracia. No solo podemos decir que Roe vs Wade fue revocada el día del Sagrado Corazón, sino también el día de la Natividad de San Juan Bautista, quien reconoció la presencia del Señor desde que estaba en el vientre materno. Como dijo Isabel: "apenas oí tu saludo mi hijo saltó de alegría en mi vientre" (Lc 1; 44). 

Esto es un ejemplo para nuestros países como Argentina y donde el aborto se haya aprobado. Que una ley exista no quiere decir que sea una ley justa; y no solo eso: hay que combatirla hasta erradicarla para siempre. El aborto, por más que sea ley en los papeles, es siempre un asesinato y no puede tener aprobación en ningún caso. 

Obviamente yo siempre aliento a las madres que alguna vez abortaron y se arrepintieron de su pecado a confiar en la misericordia de Dios que siempre puede perdonarnos por más grandes que sean nuestras faltas. Si una mujer abortó y se arrepintió, que sepa que la misericordia de Dios dura para siempre y que Jesucristo le pide que de ahora en adelante luche por la defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte. Pero no hay pecado que Dios no pueda perdonar, por más grande que sea. 

Que el día de hoy sea recordardo como un claro mensaje de Dios: SE PUEDEN COMBATIR LEYES INJUSTAS COMO LA LEY DEL ABORTO, pues el Señor lo que quiere lo hace y nadie se burla del Omnipotente. Aunque todo parezca perdido en nuestros países, nunca perdamos la esperanza. Aquí en Estados Unidos tardaron 49 años en revocar esta ley injusta. Ahora los diferentes estados podrán decidir libremente que hacer, y hay 26 estados que están apuntando a la eliminación absoluta del aborto. Es un milagro, pero no hay que sorprenderse, ya que Dios es el que decide, no los políticos ni los poderosos (aunque parezca lo contrario, Dios es y será el que mueve los hilos de la historia).  

"Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia" (Sal 136;1).


viernes, 24 de junio de 2022

GRAN TRIUNFO DE LA VIDA


 ¡Triunfó la vida! La Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos (SCOTUS) ha derogado hoy el famoso fallo Roe vs Wade, devolviendo a la constitución estadounidense su original carácter de defensa de la vida. Esta es una decisión que, seguramente, va a impactar en muchas constituciones latinoamericanas.

 Providencialmente en la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, Roe v Wade ha sido derogado, en un fallo que indica claramente que, más allá de los slogans, el "supuesto derecho a abortar NO ES constitucional". Y así lo afirmó Clarence Thomas, Juez de la Corte Suprema de Justicia estadounidense: "El supuesto derecho al aborto no es una forma de libertad". En tanto, el juez Samuel Alito redactó en la decisión: «El aborto plantea una profunda pregunta moral. La Constitución no prohíbe a los ciudadanos de cada Estado reglamentar o prohibir el aborto. Roe y Casey se arrogaron esa autoridad. Ahora invalidamos esas decisiones y devolveremos la autoridad al pueblo y a sus representantes electos.»


jueves, 23 de junio de 2022

CONSEJOS E INDICACIONES PARA CONSERVAR LA FE


“Van a llegar infelices tiempos de rebelión y de disensiones en la Iglesia. Oh, hijos míos, —lo dijo con lágrimas en los ojos— ¡no os dejéis seducir por ninguna innovación! Uníos y manteneos firmes. Permaneced en la misma vía, en los mismos caminos que nuestros piadosos mayores, conservad y mantened lo que nos fue enseñado. Es así que resistiréis a los ataques, a los huracanes, a las tempestades que se elevarán con tanta violencia”.

San Nicolás de Flüe.

Nicolás de Flüe, o Bruder Klaus (hermano Klaus), como es conocido en su patria, nació en Sachseln, en el cantón suizo de Obwalden, en 1417 y falleció en 1487, siendo canonizado por S.S. Pío XII en mayo de 1947. 

Fuentes: Guido Goerres, Le Bienheureux Nicolas de Flüe, traducido del alemán. In Les Petits Bollandistes, Vies des Saints, Bloud et Barral, Libraires-Éditeurs, París, 1882, t. IV, p. 91.