miércoles, 12 de febrero de 2014

LAS MALAS CONFESIONES ARRASTRAN MUCHAS ALMAS AL INFIERNO

  • CALLAR DELIBERADAMENTE UN SOLO PECADO MORTAL CONVIERTE EN SACRÍLEGA E INVÁLIDA LA CONFESIÓN.
  • NO SÓLO NO SE PERDONA NINGÚN PECADO, SINO QUE SE AÑADE OTRO MUY GRAVE.
  • EN TAL CASO, HAY OBLIGACIÓN DE REPETIR ÍNTEGRA LA CONFESIÓN MAL HECHA,
    PUES NINGÚN PECADO -NI LOS DICHOS NI LOS OMITIDOS- FUE PERDONADO Y DEBE ESPECIFICARSE AL SACERDOTE QUE SE REALIZÓ MAL AL OMITIR TAL PECADO.



Discípulo.—Dígame, Padre, ¿cuál es la causa principal de las malas confesiones?
Maestro.—Pueden ser varias, pero la más principal es siempre el miedo, es decir, aquella maldita vergüenza, engendro del diablo, que a muchos cierra la boca para que callen ciertos pecados o para que no manifiesten el número verdadero. ¿Sabes cómo se conduce el demonio cuando quiere inducir a alguno a pecar? Se le acerca y con mil tramoyas le sugiere que peque. "Ea, abalánzate a aquel pecado... ¿Tan gran mal piensas que es? Dios es bueno... No te castigará... Ya te confesarás luego, te perdonará, y... asunto concluido". Una y otra vez; hoy, mañana y pasado, no ceja en su porfía, hasta que acaba por triunfar, es decir, por arrancar el consentimiento y arrastrar al pecado y tal vez a la repetición de los pecados. En cambio, cuando el pobrecito pecador, agobiado por el remordimiento, resuelve ir a confesarse, muda su táctica: se le acerca de nuevo y le dice : "¿Cómo te atreverás a manifestar tal pecado?... Se asombrará el confesor... te reñirá... lo llevará a mal... quizás te niegue la absolución... Ea. no temas, más tarde te confesarás... hay tiempo... siempre es hora..."

D.— ¿Es esa la táctica del demonio?
M.— Esa es ciertamente. El mismo lo declaró San Antonino, Arzobispo de Florencia.
Un día vio este Santo al demonio junto al confesonario y le increpó diciendo:
—¿Qué haces ahí, bestia feroz?
Respondióle: —Estoy esperando para hacer una restitución.
— ¿Qué restitución?, dime, embustero.
—Vengo a restituir el miedo y la vergüenza que he robado a los pecadores en el acto de hacerles cometer los pecados.

D.—Creo haber leído que también Don Bosco vio al demonio en parecidas circunstancias.
M.—Justamente. —Oye cómo sucedió.
Una tarde estaba el santo sacerdote confesando en el coro de la Iglesia de San Francisco de Sales, de Turín. Eran muchos los jóvenes que se habían reunido, esperando turno para confesarse.
Confesáronse diez, veinte, llega finalmente uno que, después de confesar parte de sus pecados, para.
—¡Adelante!, dícele Don Bosco, que por luz divina, leía la conciencia de su hijo espiritual. —¡Adelante!... ¿Y el otro?...
—No tengo más. Padre. No tengo más.
—No temas, hijo, continuó el santo. El confesor no te ha de reñir, ni castigar, él siempre perdona, lo perdona todo en nombre de Dios. ¡Animo!. ¡Confiésate bien!
—No tengo otros pecados, ninguno más...
—Pero ¿ por qué, hijo mío, quieres hacer una confesión sacrílega dar que reír al demonio y hacer llorar a Jesús?
—Os lo aseguro, Padre, no tengo nada más.
Entonces Don Bosco, que comprendía, el peligro en que se hallaba aquel pobre joven, inspirado de lo alto, corta de repente la inútil porfía y le dice: —Bueno, mira quién está aquí detrás, a la espalda... El muchacho se vuelve en seguida, exhala un grito de terror y arrojándose al cuello de Don Bosco, exclama:
—Sí, Padre, tengo aún otro pecado... y confiesa el pecado que no osaba confesar.
Los compañeros que estaban en la Iglesia y que oyeron el grito, apenas salieron le rodearon, queriendo saber el porqué de aquel grito. Él, sonriente, aunque todavía asustado, les dice:
—Lo vais a saber. —Tenía un pecado que no me atrevía a declarar... Don Bosco lo leyó en mi conciencia... vi al demonio en figura de un gran mono con ojos de fuego, con largas uñas, preparado para atraparme.

Discípulo.—Don Bosco era un santo. ¡Qué dicha confesarse con un santo! ¿No es verdad, Padre?
Maestro.—Todos los confesores representan a Jesucristo; Jesucristo siempre es Santo, todo lo sabe, todo lo ve, se compadece de todo, todo lo perdona.
D.—Sin embargo, el demonio se ocupa en engañar y traicionar en la confesión.
M.—Siempre, ciertamente.
Como el lobo que apresa a las ovejas por la garganta, para que no puedan balar, y se las lleva y las devora, así procede el demonio con ciertas almas; les apresa por la garganta para que no confiesen los pecados, y así las arrastra miserablemente al infierno.
D.—¡Ah bribón, sinvergüenza! ¿Y habría quien engañado una vez, se presente de nuevo al juego de este astuto impostor?
M.—Muchos, muchísimos. ¡Ay de aquél que empieza a entrar por este camino! Y, generalmente, por este camino van los que se dan al pecado impuro. Casi nunca hay dificultades en confesar los pecados contra la fe, las blasfemias, las profanaciones de los días festivos, las desobediencias, venganzas y hasta los pecados de hurto; pero si se han de confesar pecados impuros, o si se tienen que manifestar ciertas circunstancias que los acompañaron, o si es grande el número de ellos, entonces suele acometer una maldita vergüenza que cierra sacrílegamente la boca. Y, puesto que las confesiones sacrílegas, ordinariamente nunca van solas, después de una se hace otra, continuando así por años y años, juntándose por lo común, a esos sacrilegios las comuniones sacrílegas. Y no es raro el caso de aquellos que, habiendo comenzado a callar sus pecados graves desde la primera confesión, llegan a viejos sin haberse confesado bien nunca, ni reparado tamaño desorden de su alma.

Es increíble, exclama el P. Da Bérgamo, es increíble cuan propensa sea la juventud a esta pasión del miedo o rubor, y de ahí la facilidad con que los jóvenes siguen callando los pecados, por no sufrir la pena de confesarlos.

San Leonardo atestigua haber tenido a sus pies penitentes que habían estado varias veces en el trance de la muerte sin haber vencido, ni siquiera entonces, el rubor que les cerraba la boca para confesar ciertos pecados.

San Alfonso recomienda que se hable frecuentemente con fervor en la predicación y en los catecismos de esta mala vergüenza de callar los pecados, y persuadir al pueblo de la ruina que acarrean a sus almas las malas confesiones porque esta plaga de las malas confesiones reina en todas partes, especialmente en los pueblos pequeños. Y, puesto que a la gente suelen impresionar los ejemplos, recomienda que se cuenten muchos ejemplos de personas que solían condenarse por callar pecados en la confesión.

En una confesión bien hecha es Cristo
 mismo quien perdona a través del sacerdote

Discípulo.—Cuénteme, pues, algunos, Padre.
Maestro.—Con mucho gusto.

Se cuenta de una niña que a los 7 años había tenido la desgracia de cometer un pecado de impureza. Por vergüenza no se atrevió a confesarlo nunca. Cayó (años después) gravemente enferma, llama al confesor, se confiesa, recibe el Santo Viático y la Extremaunción y muere. Todos, su madre, sus hermanas y sus amigas lamentaron su muerte, pero se consolaban creyéndola salva y santa, cuando a los tres días de enterrada, mientras iba el sacerdote a celebrar la Santa Misa por su alma, siente que le tiran de la casulla para detenerle y una voz triste y lastimera le dice: —"Padre, no vaya a celebrar por mí porque estoy condenada; condenada por los pecados que callé en mis confesiones desde los siete años".

Otra muchacha de trece años, comulgó por Pascua con todas sus compañeras; mas he aquí que apenas recibe la Santa Hostia, le viene como un sobresalto, se estremece y cae derribada al suelo. La gente acude espantada y la llevan a una casa vecina. Al acabarse la celebración, el Párroco se apresura para verla en la cama donde se revolvía, perdido el conocimiento; la llama por su nombre y le dice: "Buen ánimo. Encomiéndate a Jesús, al mismo Jesús que has recibido en la Comunión". A estas palabras ella abre los ojos del todo y llena de horror exclama: "¿A Jesús, a Jesús?... ¡Ah, no! He recibido a Jesús en pecado, he cometido sacrilegio por los pecados que callé en la confesión". Y continuando revolviéndose, poco después expiró entre la conmoción y el espanto de todos.

Otro joven también se confesó mal, por miedo y vergüenza de confesar ciertos pecados, y apenas recibió la Hostia Santa, abre la boca y echa a gritar: "Ay, ¡qué ascua de fuego, ay, que me quemo!"— El sacerdote, se inclina, mira, ve que la Hostia se había cambiado, efectivamente, en ardiente ascua de fuego. La extrajo en seguida y se salvó aquel joven; mas todos los presentes comprendieron que Jesús no acaricia a los sacrílegos.

Más terrible es el hecho siguiente que, además demuestra cuan triste cosa sean ciertos escándalos tanto para quienes los dan, como para quienes los reciben, particularmente en la juventud.

Lo refiere Ausonio Franco en sus escritos.

Zarpaba del puerto de Génova un buque para Marsella. Entre los pasajeros, iba una noble señora, la cual pronto notó la presencia de una señorita vestida de luto, de aspecto triste, que se sentaba en el extremo de un banco del puente superior de la nave; de vez en cuando alzaba los ojos llorosos hacia la playa, exhalando profundos suspiros, y luego, tapándose la cara con las manos, prorrumpía en amargos sollozos. Con la mayor afabilidad aquella señora, acercándosele despacio y con muy delicados y gentiles modos, después de no pocas fatigas, le arrancó la siguiente confesión:

"Pertenezco a una distinguida familia de Génova; vivía feliz en compañía de mis papás y una hermana de veinte años, dos años menos que yo. Cierto día enfermó de tan terrible enfermedad, que en breve la redujo al trance de la muerte.

Urgentemente se llamó al Sacerdote, se confesó, recibió el Viático y la Extremaunción y antes de morir, aprovechando un momento en que estaba sola a su cabecera, me toma de la mano y apretándome fuertemente, con voz apagada, me dice:

—¡ Me muero, hermana! Me siento morir y que estoy condenada al infierno. ¿Recuerdas, Luisita, ciertas palabras que me dijiste, hace años, en tal ocasión? Pues bien, jamás las he olvidado. . . Esas palabras me fueron ocasión de pecados... Me confesé, mas aquellos pecados los callé siempre... he recibido el viático sacrílegamente. Me siento morir y que voy al infierno... pero por tu culpa!

Me arodillé a sus pies, le pedí perdón y ella, tomándome la mano muy fuertemente, ¡Sí, te perdono, me dice, te perdono, mas por tu culpa voy al infierno! Y expiró.

Ayer la llevaron al cementerio, y esta mañana, me escapé de casa, me embarqué en esta nave, no sé a dónde iré; sin duda acabaré mal. Considere mi desventura".

En este momento el estampido de un cañón anuncia que la nave está junto al puerto. Todos los pasajeros andan atareados en busca de sus valijas. En tal confusión la señora pierde de vista a aquella infeliz. Pregunta a todos, la busca por el barco, en el puerto, en la playa, por todas partes, pero inútilmente; desgraciadamente tiene que persuadirse de que, loca del dolor, se arrojó al mar.

Maestro.—¿Qué nos enseñan estos ejemplos?
Discípulo.—Le aseguro que son terribles y capaces de demostrar cuan gran mal sean las malas confesiones.
M.—No debe parecerte, pues, extraño que se insista tanto sobre la sinceridad en las confesiones. Yo, que desde mis primeros años de sacerdocio, por la gracia de Dios, tuve la dicha de dedicarme a catequizar y predicar, tanto a jóvenes como adultos, y continúo al presente en la misma tarea consoladora y fructuosísima, no he dejado nunca mi costumbre de hablar frecuentemente acerca de la necesidad de confesarse con sinceridad, y nunca me he arrepentido de ello.
¡Oh, cuántos jóvenes y adultos he confortado, corregido, salvado en los ejercicios espirituales, en las misiones y hasta en las simples conferencias y discursos con esta sal que debiera condimentar toda predicación!
D.—Muy bien dice, Padre: en efecto, ninguna predicación se escucha tan a gusto como la que versa sobre la confesión...

¡AY! DE AQUEL QUE COMIENZA

Discípulo.—Padre, ¿acaso la causa de que antes se dejen engañar del demonio para callar sus pecados en la confesión y repetir tales sacrilegios, no serán los sacerdotes y confesores que no indagan, no interrogan, no impiden que se hagan malas confesiones?
Maestro.—¡Pobres sacerdotes y confesores! —Ellos saben y ven muchas veces que ciertas almas dejan bastante que desear, pero frecuentemente temen faltar al recato, temen faltar por falta de delicadeza al interrogar para poner en claro ciertas cosas. Y así, con ciertas personas, no se atreven del todo a interrogarlas, por si no es prudente: se deja correr el agua por su cauce, y Dios proveerá. Del mismo modo, que un padre y una madre siempre quieren pensar bien de sus hijos, y sienten al tener que dudar de su conducta de su inocencia, así el pobre párroco, el confesor con respecto a sus hijos espirituales.
D. ¿Y entonces?
M.—Entonces se tira adelante hasta que Dios ponga su mano. He aquí por qué en ocasión de ejercicios espirituales, de misiones, por Pascua y en otras semejantes, se hallan frecuentemente algunos que habiendo tenido la desgracia de callar alguna vez ciertos pecados en la confesión, han continuado cometiendo tales sacrilegios por años y más años, hasta que tocados por una gracia especial, y habiendo encontrado un confesor paciente y experimentado pueden, finalmente, abrir los ojos, y tranquilizar su conciencia atormentada largo tiempo por crueles remordimientos.

Se predicaban los ejercicios espirituales en una importante parroquia de Piamonte. En aquellos días se confesaba a más no poder, y observé a cierta persona de aspecto muy triste y compungido, que merodeaba alrededor de los confesonarios. No le di importancia; mas de aquí, que una tarde se arrodilla a mis pies y me dice:

—Padre: ayúdeme, soy muy desgraciada. Hace quince años me confieso mal, no he hecho más que sacrilegios... y prorrumpió en llanto.

—Bueno, anímese Ud., repásele, Dios tendrá misericordia de Ud., Jesús, será también infinitamente misericordioso y bueno para con Ud. Dígame: ¿Cuántos años tiene? —¿Cómo fue a enredarse en estos pecados?

—Tengo 27 años; a los 12 apenas, por causa de una curiosidad ilícita, cometí mi primer pecado, el cual no me atreví confesar. Con aquel sacrilegio me acerqué a la Comunión, y desde aquel día fue una no interrumpida cadena de pecados y sacrilegios hasta el presente. Mucho he rogado, mucho he llorado, he hecho peregrinaciones, más todo inútilmente. Me confesaba cada mes y aún con más frecuencia; en ocasión de ejercicios espirituales, he hecho confesiones generales, pero siempre este pecado lo he callado de pura vergüenza.

—Y ¿quedaba usted satisfecha de sus confesiones, tranquila en sus comuniones?

—Oh, padre, si supiese qué agudos remordimientos, qué espinas punzaban mi corazón cada vez!

—¿Y por qué pasó tanto tiempo en esta forma ?

—¡Porque fui una estúpida, por eso! Un tremendo miedo de las reprensiones del confesor, me cerraba la boca y un gran respeto humano de mis compañeras, me empujaba a la Comunión en este estado.

—¿Cuánto tiempo hace que se confesó?

—¡Ah, Padre! me he confesado ya tres veces en esta misión, con tres diversos confesores, siempre con el propósito firme de resolverme de una vez a decirlo todo, mas llegado el momento, sentí como un cruel nudo que me apretaba la garganta y siempre callé tal pecado.

—Y ahora, ¿cómo lo ha podido manifestar?

—Padre, su sermón de esta tarde sobre la necesidad de confesarse bien, aquellas palabras que usted repetía: "probadlo y veréis cuan bueno es Jesús", me han conmovido y me he decidido a ello a toda costa.

Ayudada por el confesor, hizo una de aquellas confesiones generales, las más consoladoras, y recibida la absolución, no acababa de repetir:

—Basta ya de pecados y de sacrilegios. Lo diré a todos que he probado y he visto cuan bueno es Jesús.

Buena y mala confesión

D.—Estos casos son consoladores, ¿no es verdad Padre? y menos mal que todavía se corrigen a tiempo.
M.—Mas ¡cuántos no se enmiendan ni siquiera en la hora de la muerte! Es cosa para llorar, pero muy cierto. No es raro encontrar moribundos que ya con un pie en la sepultura, se obstinan en callar los pecados no confesados o mal confesados desde su juventud, y en este estado entran en la eternidad.
D.—¡Pobrecitos!
M.—Llámales, más bien desgraciados. ¡Ay del que comienza!
D.—Y la misericordia infinita de Dios ¿no vendrá en su ayuda?
M.—¿Se puede suponer que siempre quiera Dios usar de misericordia en el trance de la muerte con quienes durante su vida, abusando de su misma misericordia, le han injuriado con tales sacrilegios? Y además, la mayor parte de las veces, no invocan la misericordia divina, antes la desprecian frecuentemente.
Varios hechos te persuadirán de lo que te voy diciendo.

El Padre Del Río, refiere de una joven sirvienta que se confesaba con frecuencia, porque así lo deseaba su señora, mas por vergüenza, se obstinaba en callar los pecados deshonestos. Cayó gravemente enferma por primera vez y a ruegos de la señora se confesó, pero sacrílegamente. Una vez que sanó, después de muchos cuidados, solía con frecuencia burlarse de sus compañeras, y poner en ridículo el celo de su ama y el del confesor, por inducirla a que se confesase bien.

Recayó por segunda vez más gravemente enferma, y la señora mandó de nuevo llamar al sacerdote, el cual vino y con toda la piedad y paciencia que Dios concede en semejantes casos procuró inducir a aquella desgraciada a que hiciera una sincera y dolorosa confesión. Todo fue inútil. Siempre obstinada durante su larga agonía en defenderse y callar los pecados, rehusaba hasta el repetir las jaculatorias e invocaciones que le sugería el confesor, mostrándose fastidiada de aquellas cosas y aún de la presencia del sacerdote. Y cuando, por fin, éste viéndola en el término de su vida, le ruega que bese el crucifijo, ella, con un esfuerzo supremo, lo aleja de mal modo de sí y mirándolo con desprecio dice: "Quitad de mi vista ese Cristo, que no tengo necesidad de Él".

Luego volviéndose de espaldas, con un horrible suspiro, expiró aquella alma impenitente y sacrílega. ¡Ay del que comienza !

Otro caso semejante refiere el Padre Agustín de Pusignano, del que fue testigo él mismo. Una infeliz mujer callaba en la confesión los pecados más graves. No obstante los sermones que oía contra esta vergüenza sacrílega, no obstante las más amorosas exhortaciones, y los más agudos remordimientos de conciencia, no se decidía a aprovecharse. Agotada la misericordia de Dios, la hirió una violenta enfermedad que la puso en trance de muerte. Se llamó en seguida al confesor, mas la infeliz apenas lo vio exclamó:

—Padre, habéis llegado a tiempo de ver bajar al infierno a una falsa penitente. Me confesaba con frecuencia, mas dejándome siempre los pecados más graves.

—Pues bien, confiésalos ahora le responde el sacerdote.

—No puedo, no puedo, gritó desesperada. Pasó ya el tiempo de la misericordia y ha llegado ya el de la justicia.

Y enfureciéndose y contorciendo rabiosamente su cuerpo, expiró, dejando en todos los presentes la más triste y horrible impresión.

(...)

D.—Basta, Padre, son cosas que le llenan a uno de espanto. Yo por mi parte, jamás querré cometer sacrilegios.
M.—¡Muy bien! mantén tan santa resolución. Y por qué dejarse dominar del demonio mudo, pisotear la Sangre de Jesucristo, trocar la medicina en veneno y obligarle a condenarnos, cuando su deseo más ardiente es salvarnos ?

Pbro. Luis José Chiavarino
CONFESAOS BIEN

360 comentarios:

  1. y si por olvido no confese un pecado es valido comulgar en ese momento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puedes comulgar pues ha quedado perdonado al no haberlo callado DELIBERADAMENTE. Sin embargo, existe la obligación de decirlo en la próxima confesión explicando que fue un pecado olvidado.

      Eliminar
  2. Maestro.—Todos los confesores representan a Jesucristo; Jesucristo siempre es Santo, todo lo sabe, todo lo ve, se compadece de todo, todo lo perdona


    sin embargo son solo los sacerdotes santos según estos testimonios los que realmente ayudaron a los que se confesaban asi que no me vengan con que Jesucristo está en todos .... no es asi.
    Es obvio que ese razonamiento le conviene al demonio asi justificamos los desvaríos
    en los dos ejemplos que pusieron el niño que se confesó con san Juan Bosco se salvó y la niña que se confesó con uno cualquiera no

    HAY DIFERENCIA ¿NO?

    además eso de todo lo perdona se ve que no
    confesarse mal no lo perdona miren cuantos se han perdido por eso
    esas afirmaciones si que convienen al demonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo legítimo sacerdote representa a Cristo y tiene el poder por Él delegado de perdonar los pecados. Otro asunto es que haya pastores santos, regulares y hasta malos. Naturalmente un excelente sacerdote será de mayor utilidad al fiel. Los ejemplos que usted cita demuestran claramente la diferencia entre unos y otros.

      Y Dios sí perdona al pecador arrepentido, incluso quien haya cometido confesiones sacrílegas SI SE ARREPIENTE SINCERAMENTE Y SE CONFIESA DE ELLO.

      Eliminar
    2. La confesión ante cualquier sacerdote es válida siempre que se cumplan las condiciones: examen, arrepentimiento, propósito de enmienda, decir los pecados al confesor y cumplir la penitencia. Otra cosa es tener la invaluable gracia de confesarse con un sacerdote como el padre Pío, o San Juan Bosco, que podían mirar dentro del alma del penitente y animarlos (y aún regañarlos) a decir los pecados que ocultaban deliberadamente.
      Como no todos podemos contar con un sacerdote así, conviene rezar un Ave María para que la Santísima Virgen nos ayude a vencer el escrúpulo en el confesionario.
      Va una anécdota que me contó un sacerdote hace tiempo: un hombre estaba moribundo en su casa, comulgaba todos los domingos y la gente lo consideraba un buen cristiano. Al acercarse la hora de su muerte no quería que trajeran al confesor para administrarle la extremaunción. Algún familiar con buen tino corrió a buscar a este sacerdote que era amigo de la familia, el cual llegó con el enfermo y se encerró a solas con el moribundo. Éste permanecía callado, sin querer decir nada. Le dijo el padre (Jesuita para más señas): “Hijo, acompáñame a rezar una Avemaría", y así nuestra Señora ayudó a este hombre a vencer el escrúpulo y confesar un pecado que había callado desde su juventud.

      Eliminar
  3. Maestro.—¿Qué nos enseñan estos ejemplos?


    A MI ME ENSEÑAN QUE SOLO TE AYUDAN LOS SACERDOTES SANTOS
    PERO DONDE HAY
    BUSCARLO CON LUPA MAS O MENOS

    ResponderEliminar
  4. Bien dicen que lo que no se recuerda con frecuencia se olvida.
    ¡Que importante es una buena Confesion!
    Vivimos en un mundo que solo habla de diversion, distraccion con la TV etc...y cuando haremos penitencia por tantos pecados propios.
    Le agradezco a Dios que por medio de este excelente blog de Catolicidad nos recuerden lo esencial para vivir cristianamente.

    ResponderEliminar
  5. "Todo legítimo sacerdote representa a Cristo y tiene el poder por Él delegado de perdonar los pecados."
    ¿perdonar?¿pero no es que ellos solo absuelven y el que perdona es Dios? recuerden que perdón viene de per-don ...por-don, es decir por don de Dios, es un don de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Recibid el Espíritu Santo. Quedan perdonados los pecados a aquellos A QUIENES LOS PERDONAREIS, y quedan retenidos a los que se los retuviereis” (Juan XX, 21, 22, 23).
      Absolver es lo mismo que perdonar. Dios perdona a quien perdona el sacerdote y Dios retiene a quien el sacerdote retiene. El sacerdote actúa en representación de Cristo, por el poder que Dios le delegó no por su propio poder. Sólo Dios tiene por sí mismo el poder de perdonar, pero puede delegar ese poder y por medio de su delegado prodigar su perdón y misericordia. Cristo perdona por medio del sacerdote. Si el sacerdote perdona, Cristo perdona. Si el sacerdote retiene los pecados (no los perdona) tampoco Cristo los perdona. Esperamos haber sido más claros.

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Visitado a varias iglesia cristia y de una de ella salio un rumor que de que yo blasfemia yo no recuerdo la primera vez que paso y ni el tiempo tengo mucho miedo ayuda porfavor este es mi correo aestebania@ymail.com

      Eliminar
    3. No entendí el comienzo.

      Eliminar
    4. Relájese . ¿podría explicarlo otra vez?

      Eliminar
  6. Hola, quisiera hacerle una consulta: en qué casos un sacerdote podría llagar a retener los pecados (podría darme ejemplos)?

    Una persona que pecó mucho, nunca más puede obtener la absolución de esos pecados, porque el sacerdote no lo permite o no le otorga la absolución?

    Este tema es algo que siempre me generó duda, ya que pensaba, que los sacerdotes tiene la "obligación" de perdonar, porque sino Dios no los perdonaría a ellos en sus confesiones (así era cómo había entendido el tema, y no que si ellos los retienen, Dios no los perdona). Había entendido que si ellos los retenían, sus pecados propios serían retenidos.

    Por otro lado, les quiero comentar, que mi última confesión no fue muy agradable, no porque no me hayan absorto el sacerdote, sino porque para el padre nada de lo que le decía era pecado (confesé un tatuaje y, aún el uso de anticonceptivos que confesé, para él no era pecado y me motivo a seguir haciéndolo en nombre de un buen matrimonio). Esto me confundió mucho, porque después de muchos años, que callé pecados, quise volver a Dios y hacer una buena confesión (que aún debo hacerla, reconozco) y no sé a qué sacerdote recurrir, porque no me sentí cómoda con la confesión que tuve. En un momento de mi vida, hice reiki, recurrí al tarot como consulta, leí metafísica, por ignorancia y me alejé de Dios, hasta llegué a decir que el infierno era en este mundo, que no existía en la eternidad. Luego de muchas cosas malas por las que tuvimos que pasar, sumado a que mi suegra nos hacía cosas malas para separarnos (de mi marido), me di cuenta que me había alejado de Dios mucho más de lo que pensaba y decidí volver a Él, lo cual implicó: leer la Biblia, interiorizarme en la doctrina católica y todo lo relacionado a mi fe (ya que vengo de una familia católica, pero nunca fue muy practicante, cosa que yo deseo cambiar).

    Volviendo al tema del sacerdote, él me comentaba que como yo ya tenía un hijo, había cumplido con el mandato de Dios, y que si no quería más podía usar preservativos porque no era pecado, además, agregó "a veces, algunos de mis hermanos sacerdotes, se olvidan que tienen que perdonar a los que usan métodos anticonceptivos, aunque lo sigan usando a pesar de sus confesiones".

    Creo, a mi entender, que un buen consejo hubiera sido:

    1) llevar la cruz con mi esposo de distanciar las relaciones sexuales, si no queríamos otro bebé en ese momento; o,
    2) método Billings (del cual nos estamos informando porque queremos ser buenos católicos); o,
    3) decirme que con oración en pareja todo es posible, que el amor es más fuerte que todo, y no, comentarme que yo "podría llevar a mi esposo a que me engañara".

    Cuento esta mala experiencia, no como crítica al sacerdote, sino porque como mujer católica a medias que fui (por ignorancia en muchas veces), ahora que quiero hacer un cambio total, siento como que no hallo la forma de confesarme bien, y realmente quiero confesarme por todos los años que no lo hice, porque sé que me puedo condenar. Pero cómo saber qué sacerdote es mejor? Estoy muy confundida, y lo peor es que pasan los días, no me confieso y por índole no comulgo, y siento unas ganas tremendas de asistir a misa y comulgar.


    ¡AYUDA Y CONSEJO, POR FAVOR!

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacerdote que la confesó es un modernista que se aleja totalmente de las enseñanzas de la Iglesia Católica. Tiene usted toda la razón. Un sacerdote puede y DEBE retener la absolución cuando un feligrés no tiene el propósito sincero de no seguirlos cometiendo (los pecados confesados o cualquier otro pecado mortal), pues una confesión sin propósito de enmienda es inválida. Por ejemplo: si no está dispuesta la persona a evitar los anticonceptivos a partir de esa confesión. Aquí resultó al revés, el propio sacerdote modernista la anima a que los use y siga pecando. Ése no es un pastor sino un lobo. No vaya con él. Huya de él. Busque un verdadero pastor, fiel a la Iglesia y a la doctrina de Jesucristo y vuélvase a confesar. ¿Cómo saber con quién? Es difícil si no ha estado usted cerca de la Iglesia y no conoce a muchos sacerdotes, pero es necesario investigar y encontrar uno con criterio tradicional y fiel a la doctrina de la Iglesia. Puede preguntarles antes de confesarse sobre su postura sobre los anticonceptivos y eso le permitirá tener una idea.

      Es falso que NECESARIAMENTE por tener un solo hijo ya se cumplió con el deber matrimonial y que siempre es lícito emplear medios naturales para evitarlos. En el siguiente escrito se explica cuándo se permite y cuándo no, así como la enseñanza de la Iglesia sobre los anticonceptivos. No deje de leerlo. Esta es la dirección:
      http://www.catolicidad.com/2011/07/matrimonio-contracepcion-y-regulacion.html

      La felicitamos por su excelente propósito de acercarse a Dios y a los sacramentos. Verá que recibirá muchas bendiciones de Dios por ello. No desespere y busque un buen confesor. Lamentablemente en la Iglesia existen actualmente muchos sacerdotes modernistas infieles a la misma. Entre sacerdotes ancianos es más fácil que encuentre uno fiel al magisterio de la Iglesia. Busque uno con criterio tradicional entre ellos preferentemente.

      Un abrazo en Cristo y ¡ánimo!. Seguramente Dios la llenará de bendiciones.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Si nos puede escribir, nuestro mail es: catolicidad@hotmail.com

      Eliminar
  7. Hola, necesito ayuda urgente, porfavor si me podian proporcionar algun correo donde pueda comunicarme con ustedes.

    ResponderEliminar
  8. se puede comulgar si la pareja ha tenido sexo solo por necesidad???????????''

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos queda clara su pregunta. ¿Qué pareja? ¿Esposos u otro tipo? ¿Qué entiende con "solo por necesidad"?
      El acto conyugal es solo propio del SACRAMENTO del matrimonio y debe estar abierto a la vida -no píldoras y DIUs (abortivos) ni preservativos ni ningún artilugio artificial anticonceptivo u abortivo-. Los métodos naturales (Billings, ritmo, temperatura) están aceptados sólo en casos serios y dentro del matrimonio. Si se tiene sexo de otra manera es pecado grave y no se puede comulgar.

      Eliminar
  9. En una confesion que hice confesé un pecado diciendo que solo pensé en cometer ese pecado y realmente tambien lo intente no solo fue de pensamiento. Pero en el momento de confesarlo decidi por miedo y porque no llegué a conseguir el propositoentero que pretendia con el mismo pecado, y tambien porque cuando lo cometi no pensé que era pecado mortal ni que me condenaba al infierno. Entonces basandome en esto decidi que como no consegui el objetivo final del pecado o del acto en si, tampoco estaba obligado a confesar que intente mediante actos el pecado, y que con confesar solamente que lo intenté valdria y al cabo de meses, siento una perturbacion que no me deja parar por ello, no se si estoy en pecado mortal o no, me gustaria una respuesta urgente por favor, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted calló POR MIEDO acusar un AGRAVANTE como es el hecho de intentar realizar, mediante actos, el pecado, no realizó una buena Confesión. El hecho de no pensar -al momento de realizarlo- que una falta grave es pecado o que se pierde la gracia santificante y se puede condenar si muere en ese estado, no quita gravedad al pecado en sí mismo. El pecado se comete se piense en él o no (pues usted ya sabe que es pecado). Materialmente pecó, aunque en ese momento no lo reflexionara. Su pecado no fue sólo de pensamiento sino también de ACCIÓN por el intento. Su Confesión fue mal hecha y debe repetirla, acusando TAMBIÉN que en la anterior CALLÓ POR TEMOR que también hubo ACCIÓN e INTENTO, y que no fue sólo DESEO.

      No tema al decir sus pecados, el confesor ha escuchado otros peores que los suyos. No se va a espantar. Se debe ser totalmente sincero en la Confesión. El demonio que nos pone en bandeja de plata las ocasiones para pecar y nos quita toda pena para ello, cambia la táctica después, pues también nos infunde mucha vergüenza al momento de confesarnos para que nuestra Confesión sea inválida y se agregue un pecado más en lugar de salir perdonados.

      También es importante aclarar que el intento de cometer un pecado, aunque éste no se logre, es ya EN SÍ MISMO un pecado. Dios ve el corazón y no sólo los resultados. La mera intención de realizarlo constituye una falta. Si un mal pensamiento consentido es pecado, más lo es el deseo de pecar y peor aún dar los pasos para hacerlo, se logre o no.

      Borre todo desasosiego y vaya en paz y con toda franqueza con el confesor. Cristo lo espera ahí en el confesionario y a través de su ministro le mostrará toda su misericordia y saldrá limpio y tranquilo, con la conciencia en paz y con la gracia santificante en su alma. No tema nunca sincerarse TOTALMENTE con el sacerdote, para eso está. Para perdonarlo y para aconsejarlo. El temor y la vergüenza de decir nuestros pecados y faltas es obra del demonio, ¡no caiga en su juego!

      Vaya y confiésese lo más pronto, pero sin desasosiego. Haga una buena confesión siguiendo los pasos que aquí se explican:

      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Suerte y un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  10. Tengo una duda, sé que es bueno bendecir la mesa, pero ¿sería pecado no hacerlo?. Desde ya muchas gracias, aprecio mucho todo lo que hacen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no sería pecado pero sí una ingratitud con Dios.

      Eliminar
  11. Padre me he confesando varias veces, nunca he callado nigun pecado, siempre que me confesaba al principio confesaba hasta los pecados de la infancia que recordaba, un dia el sacerdote me dijo que aquellos pecados "viejos" no era necesario ya que quedaban absueltos por las confesiones anteriores, y me cito a aquella prostituta que el Señor perdono, debo confesar aquellos pecados viejos que por ahi recuerdo?
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrictamente no es necesario, pues ya quedaron perdonados esos pecados. Tampoco es indebido si te ayuda esto a tu contrición, pero debes señalarlos como ya confesados. A la mayoría de los confesores no les gusta esto último por no ser necesario. Entonces no debes hacerlo como si lo fuese.

      Eliminar
  12. cuando me confieso por una mala confesión, se que debo confesarme bien otra vez y confesar que callé pecados y confesar los que callé pero ¿es requisito resaltar CUALES fueron esos pecados?. Tambien, si en mi examen de conciencia, callo algo, que pensaba que no era pecado (era como un pensamiento que acompañaba un pecado) pero en la confesión quiero decirlo TODO, aunque no lo pense en ese momento. ¿me confesé mal?, es que de esto me acordé hace poco, y durante la confesión no traté de esconder nada, solo en mi examen (practicamente) me voy a volver a confesar por si acaso, diciendo hasta mis inquietudes mas profundas. Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted calla algo que no considera pecado mortal no se confesó mal. La materia de la Confesión son los PECADOS. Si el pensamiento que acompañaba al pecado era también gravemente pecaminoso en sí mismo, debe confesarse también; si no era pecaminoso no hay obligación. En la Confesión hay obligación de acusar TODOS los pecados graves (pecados mortales). Los pecados veniales no obliga confesarlos, pero sí es muy conveniente decirlos también. Lo que sí deben decirse son los AGRAVANTES, esto es aquello que hace más grave un pecado. La materia del pecado aumenta con los agravantes. Por ejemplo una fornicación de un soltero con una soltera es pecado mortal, pero si la fornicación se hace con una persona casada se agrega el adulterio. Luego, hay obligación de especificar que se pecó con una persona casada. Otro caso: Robar a un pobre es más grave que robar a un rico. Podrá hasta ser pecado grave en ambos casos, pero uno es de mayor gravedad que otro y hay obligación de especificar esto.De ahí la importancia de señalar los agravantes, es decir las circunstancias que aumentan la culpa y el pecado. No hay pecados mortales pequeños, pero sí los hay unos más graves que otros. Todo pecado mortal necesariamente obliga a ser confesado para que el sacramento sea válido. Callar conscientemente una falta grave (pecado mortal) hace inválido y sacrílego ese sacramento. Obliga a ser confesado nuevamente ese pecado (incluyendo TAMBIÉN los que sí confesó, pero que no le fueron perdonados por ser inválida la confesión sacrílega), diciendo que se repiten esos pecados, pues se calló por vergüenza tal o cual falta en la confesión anterior. Esto es: en la nueva Confesión además del pecado omitido deberán repetirse TODOS los pecados de la confesión mal hecha, pues ninguno -ni los manifestados ni los callados- fueron perdonados, pues todo fue inválido y sacrílego. Y deberá explicarse claramente todo esto, pues hay que acusarse TAMBIÉN de haber cometido una confesión sacrílega al haber callado DELIBERADAMENTE un pecado mortal. Al final -luego de repetir íntegramente la confesión mal hecha y habiendo especificado esta condición- podrá acusar nuevos pecados, si los hay luego de esa mala confesión.

      Por último, si involuntariamente se olvida un pecado grave al momento de hacer la Confesión, ésta es totalmente válida y se puede comulgar, pues todos los pecados -los confesados y olvidados involuntariamente- quedan perdonados, aunque subsiste la obligación de confesar -en la siguiente ocasión- lo olvidado, si después advertimos esa omisión involuntaria, especificando que fue un pecado que no lo recordamos en la Confesión anterior.

      Eliminar
  13. Me he confesado muchas veces y pues he comulgado después de cumplir la penitencia, y he dicho que he comulgado sin confesarme, pero no he dicho el pecado que por verguenza no confesé.
    Ademas tambien quiero saber si masturbarse cabe dentro del pecado de lujuria o como se cataloga, porque tengo entendido que se Peca de pensamiento, palabra de obra y tambien de omisión
    Estoy Condenada????

    Ayuda por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted ha callado un pecado mortal deliberadamente esa Confesión es inválida y sacrílega. Ningún pecado de los confesados ha quedado perdonado. Debe volver a confesar todos los pecados mortales cometidos después de la última Confesión bien hecha. Esto es, también los que acusó en la Confesión mal hecha y si luego hubo otras confesiones pero nunca confesó ni dijo que tal pecado voluntariamente lo calló -aunque haya dicho que comulgó sin confesarse-, esas posteriores Confesiones también fueron inválidas y sacrílegas (por no haberse acusado de ocultar un pecado ni decir cuál fue éste)
      .
      En resumen, debe acusar todos -absolutamente todos- los pecado mortales cometidos luego de la última Confesión bien hecha y debe explicar que los acusa por haberse confesado mal e inválidamente. Si comulgó luego de esas malas confesiones, también cometió sacrilegio al hacerlo. Y debe confesar de esto también. No olvide que debe decirse el número de veces que se haya cometido cada pecado mortal (si no recuerda exactamente, lo más aproximado posible).

      En cuanto a la masturbación, en efecto es un pecado MORTAL de acción (de obra) contra el sexto mandamiento. Ciertamente, es una falta grave y un pecado de lujuria.

      Y es correcto lo que usted señala. Los pecados -en general- pueden ser de pensamiento, de palabra , de obra o de omisión.

      Pregunta si está condenada. Mientras Dios nos permita vivir, estamos en posibilidad de arrepentirnos y poner en orden nuestras cuentas a través del tribunal de la Confesión. Mientras exista vida, hay esa oportunidad de arrepentirse y de vivir conforme a la voluntad de Dios. Se condena el que quiere hacerlo, pues Dios nos da siempre la oportunidad de volvernos hacia ÉL, haciendo un acto de contrición y un verdadero propósito de enmienda, de ir con el sacerdote y decir nuestras faltas, y de volver, así, a la senda de la vida de la gracia santificante, cumpliendo sus mandamientos y teniendo fe en Él y en sus enseñanzas. Es fundamental habituarse a vivir en gracia y si tenemos la debilidad de caer, levantarse de inmediato yendo con el confesor lo antes posible. El estado de gracia debe ser el habitual en un creyente.

      No, usted no está condenada. Nadie lo está si realmente busca a Dios con sinceridad y busca ser siempre honesta y fiel a Dios. Esa honestidad empieza en el Confesionario, acusando todos los pecados mortales sin callar ninguno voluntariamente, pues es un grave pecado hacerlo. Resulta verdaderamente tonto callar una falta grave. Se peca más gravemente (pues se comete un sacrilegio) y la condición del alma -luego de una confesión mal hecha- es peor que la que tenía anteriormente. Entonces, ¿para que la hizo? Es absurdo. O se hace bien o mejor no se haga. Conclusión: hay que hacerla correctamente sin callar ninguna falta grave.

      Le dejamos un link para que vaya pronto con su confesor y haga -ahora sí- una Confesión como Dios manda. Aquí se explica la manera:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Ánimo y no tarde en ir al Confesionario y poner su conciencia en orden. Verá que bien sale de esto al saberse en comunión con Dios y luego de haber recuperado su Gracia. Procure confesarse frecuentemente (entre cada quince días o cada mes, cuando mucho). Cristo la ama profundamente y dio su Sangre y su Vida por usted. Él la espera con los brazos abierto en el confesionario. Pues lo que el sacerdote absuelve tras una Confesión BIEN HECHA, Cristo mismo lo perdona en el cielo.

      Adelante, hermana en Cristo. Encomiéndese diariamente a la Virgen Santísima a través del Rosario diario que da muchas fuerzas para no pecar. Rechace cualquier temor por callar algo, dígalo todo en el confesionario. El demonio es el que nos mete la pena al confesar y nos la quita al pecar: NO caiga en su juego.
      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
    2. Muchas gracias en verdad me han ayudado bastante, Dios les Bendiga y les ayude a seguir siendo instrumentos de Gracia.
      Nose como llegué a este blog, lo único que se es que fue por Voluntad y Misericordia de Dios.
      Bendiciones!!

      Eliminar
    3. Bendito sea Dios. Y no tarde en confesarse bien.
      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  14. Buenos días quisiera saber si uno ha realizado una buena confesión cumpliendo con las condiciones requeridas, pero el sacerdote solo da los consejos pastorales y no pronuncia la fórmula "yo te absuelvo...", los pecados efectivamente si son perdonados? y la otra pregunta es que pasa cuando el sacerdote no impone penitencia alguna y solo le dice a uno que vaya en paz?...Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que exista sacramento se requiere: 1) Ministro (sacerdote ordenado y con jurisdicción), 2) Intención (el ministro debe tener la intención de hacer lo que hace la Iglesia, esto es: perdonar los pecados), 3) Materia (se divide en remota y próxima. La remota son los pecados. La materia próxima son los actos del penitente: la contrición, la acusación y la satisfacción o penitencia) y FORMA (ésta es la fórmula de la absolución: “Yo te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu Santo. Amén”).

      Si el sacerdote omitió decir la forma de la absolución NO HAY SACRAMENTO Y POR LO MISMO NO SE HAN PERDONADO LOS PECADOS. Si eso sucedió, busque un sacerdote tradicional que no la omita, pues no creemos que pueda haber olvido del ministro sino que es un modernista del que hay que huir. Como esa Confesión no fue válida, debe usted repetirla y confesar esos pecados de nuevo con un sacerdote que realice bien el sacramento.

      A su segundo cuestionamiento: sí podría ser un olvido del sacerdote el señalar la penitencia. Vaya con quien se confesó y pídale que le dicte la penitencia a cumplir, para que pueda complementar la confesión anterior, satisfaciendo así por sus faltas.

      Evite a sacerdotes modernistas.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  15. Yo una vez me calle un pecado, en su lugar diciendo que había hecho cosas que sabía que estaban mal. No sabía que era pecado. Comulgué y sentía gran paz y sentía la presencia divina en mi corazón. Me confesaba y comulgaba cada semana, creyendo que mi pecado había sido perdonado.Me olvidé de él. Hasta que un día me asaltó el pensamiento que por haber dicho otra cosa no ne había sido perdonado.Ese día enfermé y empezaron a atosigarme pensamientos blasfémicos contra los que luchaba constanemente. Me confesé a las 5 semanas de eso, sin aquel pecado, y volví a sentir paz. Tras 1 mes me volvió a atosigar el pensamiento de que no era válida la confesión. A la semana siguiente me confesé y comulgué, paz en mi alma. Al día siguiente, fiesta de precepto volví a comulgar y una oscuridad penetró en ella.
    Finalmente, mi pregunta, ¿fueron válidas todas aquellas confesiones y aquel desánimo y terror era del engañador? ¿O la paz en mi alma era una simple ilusión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos queda muy claro lo que nos explica.

      PRIMERA HIPÓTESIS. La norma es la siguiente: Si usted DELIBERADAMENTE calló un pecado mortal, sabiendo que debía decirlo, su confesión fue inválida y sacrílega. Las subsiguientes también. Debe repetirla(s) íntegra(s) acusando todos los pecados mortales ya acusados y además acusando que tal pecado fue omitido deliberadamente. Las comuniones hechas luego de una mala confesión constituyen un sacrilegio también. Debe explicar al sacerdote el número de confesiones mal hechas y el número de comuniones que realizó luego de ellas.

      SEGUNDA HIPÓTESIS (LA MÁS PROBABLE EN SU CASO): Si el caso es DUDOSO, como parece por lo que nos explica al decir "No sabía que era pecado", aunque después tuvo dudas que no resolvió oportunamente. Solución: En una nueva Confesión acuse cuál fue la falta callada y repita usted TODOS los pecados mortales acusados (y su número) en esas confesiones que realizó luego de esa omisión, explicando todo esto al confesor y diciéndole que comulgó luego de ellas. Señale el número de confesiones dudosas y el número de comuniones hechas después de ellas. Hágalo con paz y sin perturbación, pues PROBABLEMENTE no tenía usted claro lo que debería haber hecho, por lo que es difícil establecer el grado de responsabilidad o su ausencia. El demonio busca quitarnos la paz espiritual, no caiga en su juego. Haga esa nueva confesión -como le hemos dicho- muy bien hecha ¡y ya! Y no vuelva a pensar en el asunto. Realice esto con tranquilidad y confiando plenamente en la misericordia de Dios que conoce el fondo de nuestras almas y la sinceridad nuestra. Verá que sale reconfortada del confesionario y con el alma en paz. Que el demonio no le quite el sosiego, pues muy probablemente la situación no era clara sino confusa para usted. Y si hubo alguna responsabilidad (lo que tampoco excluimos), queda totalmente perdonada con la nueva confesión.

      Cuando tenga dudas consulte con el confesor, con toda la confianza y la sinceridad que debe existir. El demonio nos busca inquietar para alejarnos del misericordioso sacramento de la Confesión. Explique todo lo que nos ha dicho aquí en la nueva Confesión y repita los pecados dichos en esas confesiones dudosas explicando cuál fue la falta no acusada, y explique que comulgó después. Esta es la mejor manera de estar segura que todo quedó en orden. El sacramento de la Penitencia nos debe traer la paz al alma. Si después de realizado lo anterior sufre de alguna inquietud, tenga la certeza que proviene del demonio. No se deje contaminar por escrúpulos que busca infundirle para alejarla del sacramento del perdón y la misericordia. La Penitencia o Confesión es una medicina para el alma y para el perdón de nuestros pecados, no le permita que sea una causa de inquietud.
      Esas inquietudes que busca sembrar el demonio es para alejarla de Dios y de los sacramentos. Acuda, pues a realizar esa nueva Confesión con toda paz y sencillez, diciendo TODO con absoluta confianza como debe hablar una hija. Pues es Cristo mismo quien la perdona por medio del sacerdote. Busque, entonces, esa paz del alma en la misma Confesión. Cristo no se deja ganar en misericordia. Lo que se ha hecho para la paz no debe convertirse en un instrumento para la inquietud.

      Por último, recuerde que un pecado OLVIDADO involuntariamente no hace inválida una Confesión, y todos los pecados quedan perdonados. Puede comulgar, incluso, aunque se acordara después de esa falta que olvidó decir. Sólo subsiste la obligación de acusarla en la próxima Confesión.

      Un abrazo en Cristo y ¡ánimo! Verá que sale muy reconfortada de todo esto y con mayor agradecimiento y amor a Dios.
      ATTE.
      CATOLICIDAD
      P.D. Le dejamos la dirección de un post donde se explica como realizar muy bien una Confesión: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Eliminar
  16. A un lector: Por falta de tiempo, en 2 ó 3 días contestaremos más ampliamente su cuestionamiento. Por lo pronto, sí es importante señalar que la forma de la absolución, esto es: las palabras “Yo te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu Santo. Amén”, deben ser dichas verbalmente por el sacerdote. Si el sacerdote no las pronuncia con la boca y sólo las piensa, no hay verdadera confesión. Esto es: no hay validez del sacramento y por lo tanto los pecados no quedan perdonados. Si está seguro que fue así (que el sacerdote no dijo verbalmente la absolución), busque un sacerdote tradicional que haga las cosas como la Iglesia ordena y repita esa Confesión. Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  17. Yo ne he confesado pero al salir de la confesion no me sentia muy bien. Me he callado el nr de veces que he sido tentado. Es necesario repetir la confesion?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tentaciones no son pecado. Pecado es consentir en ellas. Rechazarlas, en cambio, es meritorio.

      1er SUPUESTO: Si PREMEDITADAMENTE calló el número de faltas VOLUNTARIAS, si por pena no lo dijo, por supuesto debe repetir TODA la confesión. Deberá explicar esto mismo:que deliberadamente no especificó el número de pecados.

      2do SUPUESTO: En cambio, si fue un olvido involuntario meramente, sus pecados han sido perdonados y puede comulgar, pero queda el compromiso de que la siguiente vez que tenga necesidad de confesarse, confiese el número de veces que olvidó decir señalando que fue un descuido involuntario en la confesión anterior.

      3er SUPUESTO: Si tuvo tentaciones y no las aceptó VOLUNTARIAMENTE, si luchó contra ellas y no cedió voluntariamente a las mismas, NO HUBO PECADO.

      ¡Ánimo! Y procure conservar la paz del alma. No vaya a caer en escrúpulos.

      Eliminar
  18. Si he cuando iba a decir algo y el sacerdote se pone a hablar y después lo olvido o si me acuerdo justo cuando da la absolución es pecado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacrilegio consiste en callar DELIBERADAMENTE un pecado mortal y esto hace inválida la Confesión. Si usted lo olvidó confesar, por la causa que sea, no hay pecado. Queda perdonado, pero subsiste la obligación de confesarlo si luego advierte que lo olvidó involuntariamente. 1) Para un futuro: si lo recuerda cuando está recibiendo la absolución, puede decirle al Padre en ese momento. El sacerdote reiniciará la absolución. 2) Si esto ocurrió y no lo hizo así, si no fue para callar deliberadamente algo que le daba vergüenza confesar no se preocupe, usted no obró mal. Sólo confiéselo en la siguiente ocasión.

      No olvide que la falta consiste en el ocultamiento DELIBERADO.

      Eliminar
  19. Yo a veces encuentro la confesion con algunos sacerdotes mas fructifera que con otros, en el sentido de que algunos te hablan, te aconsejan, y otros simplemente te escuchan, te absuelven y que pase el que sigue. El sacerdote de mi parroquia es un poco de este ultimo tipo. Yo quisiera saber si está bien ir "probando" la confesion con diferentes sacerdotes hasta encontrar el que mas me gusta o siempre tengo que confesarme con el de mi propia parroquia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, puedes buscar un sacerdote que sea mejor confesor. Busca uno que te aconseje bien, que sea sabio y sobre todo FIEL a la doctrina de la Iglesia Católica. Aléjate de los que mundanizan la doctrina de la Iglesia. Un buen confesor es una joya para nuestra superación espiritual, de ahí la importancia que tenga esa fidelidad.

      Eliminar
    2. AVECES NOS EQUIVOCAMOS Y DESGRACIADAMENTE SON POCOS LOS SACERDOTES QUE CON CARIÑO, HUMILDAD TE CONFIESAN ,ADEMAS DE TENERTE PACIENCIA PARA CONFESARTE OIRTE CON ATENCION, Y DARTE MAS QUE UNA PENITENCIA UN BUEN CONSEJO ..


      Eliminar
  20. Muchas Gracias Por su Atención
    mi comentario es el siguiente:

    USTEDES NOS DICEN QUE CUANDO GUARDAMOS ALGUN PECADO MORTAL AL CONFESERNOS COMETEMOS UNO MAS GRAVE: OK
    ENTONCES CUANDO UN SACERDOTE QUE SEGUN ESTA CONFESANDO EN EL CONFESIONARIO Y EL PADRE X ESTA CON SU CELULAR EN MANO .....¿QUIEN COMETERA MAYOR PECADO GRAVE O MORTAL, EL SACERDOTE Ó EL LAICO Ó AMBOS ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano, preocúpate por tus pecados no por las faltas del sacerdote. Tener el celular en la mano, no necesariamente significa que esté viendo detalladamente algo en él. Basta que te preste la debida atención para escuchar tus faltas y juzgar si tienes la debida disposición o no para poder darte la absolución. Naturalmente que es totalmente desaconsejable que lo tenga en la mano, pues puede distraerse de lo principal que es el sacramento y en ciertos casos puede ser una falta, cuya gravedad dependerá de cada caso particular (que tanto puede interferir la debida atención al sacramento). ¿De qué te sirve saber quién tiene mayor pecado? Pero ciertamente es muy importante que consideres que la omisión voluntaria de un pecado mortal, es decir: callarlo deliberadamente, es un sacrilegio gravísimo que invalida TODA la Confesión. Esto es lo que debe preocupar al que se confiesa.
      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  21. He cometido pecado de lujuria e impureza pero no me he confesado con detalles. Es esto pecado? Debo ser tan detallista?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basta que quede clara la naturaleza del pecado y en caso de existir, también los agravantes (aquello que empeora la gravedad del pecado o añade otra falta más). Por ejemplo: una fornicación es más grave si se le añade el pecado de adulterio por realizarla con una persona que es casada o si uno es casado. No es obligatorio -ni conveniente- entrar en detalles innecesarios, sino decir sólo aquello que explica la gravedad de la falta (o lo que la agrava) y su naturaleza.

      Eliminar
  22. Hola, quisiera saber que podría ser en mi caso:
    Yo había cometido un acto impuro, me confesaba pero no decía ese pecado. Hasta que después me entere que eso era malísimo y ya me fui a confesar, me confesaba, pero no sentía que lo confesara bien. Hasta que después me di cuenta que lo que hacia estaba súper mal, mi alma se sentía muy mal, lloraba y estaba muy preocupada. Le ore a Dios que me iluminara para poder corregir esto. Hasta que ya fui a confesarme, lo mas sincera que pude, las confesiones invalidas, el haber ocultado el pecado y las comuniones en pecado mortal y también los pecados que fueron inválidos. Después me sentí mucho mejor, pero me seguia sintiendo aun un poco culpable. Aun sigo sintiendo aveces que no merecía todas las bendiciones de Dios y que no merecía su amor ni su perdón. He hecho mi examen de conciencia muchas veces para ver si si confese todos los pecados y recordar mi confesión para ver si la dije bien y según yo si la hice correctamente. Pero mi mente y corazón aveces se sienten aun culpables por lo que hice, siento que aun no me puedo perdonar a mi misma. Tambien he cambiado, trato de estar muchísimo más cerca de Dios, tener mas voluntad y ser mejor persona conmigo y los demás.Espero su respuesta lo mas posiblemente, Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida hermana en Cristo:

      Si usted ya realizó una confesión correctamente, debe estar completamente en paz. Dios ya la perdonó. Perdónese usted misma, también.

      Hay que distinguir dos aspectos: 1) El dolor de pecar no se pierde, así san Pedro lloró toda su vida las negaciones que hizo de Cristo no obstante estar perdonado, pero ere un dolor del mal hecho y no una inquietud que lo atormentara moralmente y perdiera la paz. 2) El demonio procura eso: hacernos perder la paz de Cristo. Nos llena de inquietudes morales. Nos ataca con escrúpulos. Nos hace creer que no obstante haber hecho una buena confesión no seremos perdonados. Es contradictorio, porque primero logra hacer que por pena, al ocultar un pecado, hagamos una mala confesión y cuando la hacemos bien procura inquietarnos, turbarnos y no nos deja en paz.

      Entonces, si usted ya hizo bien su Confesión, esté en paz y mande muy lejos cualquier inquietud que busque turbarla y hacerle perder la paz tan importante para avanzar en su vida espiritual y de acercamiento a Dios.

      Intensifique su acercamiento a Dios por los sacramentos, procure hacer un acto de contrición diario antes de dormir, el rezo de Rosario y las tres avemarías diarias como se explica aquí: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Ánimo y adelante.
      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  23. He pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión, he callado pecados mortales por vergüenza y se que he cometido sacrilegio al comulgar en pecado mortal, deseo fervientemente reconciliarme con Dios, confío en su infinita misericordia, pero quisiera saber, si es valido realizar mi confesión en periodos de varios días y al final comulgar como Dios manda, deseo de corazón confesarme haciendo un examen de conciencia desde mi infancia hasta el momento actual, pero se que es difícil encontrar un sacerdote que me dedique varias horas para que mi alma y mi conciencia puedan estar en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan difícil conseguir un sacerdote para realizar una Confesión General de toda tu vida, sólo dile a alguno para que prevea el tiempo suficiente. La experiencia señala que puede realizarse en aproximadamente dos horas (poco más o menos). La Confesión NUNCA puede realizarse en varias sesiones con sus correspondientes absoluciones. No, así no opera. DEBE ser UNA SOLA CONFESIÓN CON SU CORRESPONDIENTE ABSOLUCIÓN. Te felicitamos por esta resolución y por tener plena confianza en la misericordia de Dios, pues Él perdona a todo pecador sinceramente arrepentido. Ahora, no difieras esta decisión y haz pronto esa Confesión General. Te dejamos la dirección con los pasos para hacerla muy bien:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Un abrazo en Cristo y ¡enhorabuena! Verás que tu alma quedará en Gracia de Dios y muy reconfortada. Además, podrás comulgar piadosamente. Luego de esto, haz frecuente el hábito de Confesarte por lo menos una vez al mes o cuando sea necesario antes. La frecuencia de los sacramentos es lo que permite -junto con la oración- avanzar en la vida espiritual y poder alcanzar un día la bienaventuranza eterna.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  24. HOLA no quiero cometer sacrilegio tengo 5 dudas:

    1) No recuerdo bien si consentí o si no rechace adecuadamente pensamientos impuros o de hacer daño o robar o blasfemos, etc. Ya pasaron muchos años y no me puedo acordar bien, ¿eso lo tengo que confesar, o le digo al confesor que no me acuerdo bien si los consentí? O no los confieso?

    2) Al hacer mi examen de conciencia aparecen algunos pecados mortales, pero no me acuerdo bien si los cometí o no, estoy en la duda, tengo la vaga idea de que si los hice, pero también dudo, porque NO ME PUEDO ACORDAR, no sé si mi mente me traiciona o es el enemigo, ¿le tengo q decir al confesor que no recuerdo si los cometí, o no le digo nada? ¿O de plano no confieso eso?

    3) Pensé, dije, obre y omití cosas creyendo que ofendía gravemente a DIOS porque por mi ignorancia creí erróneamente que eran pecados graves, pero ya leyendo el catecismo después me di cuenta que tales cosas NI SIQUIERA ERAN PECADO, ¿solo por el hecho de que al cometer tales cosas pensé que eran pecados mortales los tengo que confesar o no?

    4) Cometí pecados VENIALES, pero al momento de cometerlos también por ignorancia los considere pecados mortales. ¿Estoy obligado a confesarlos solo por haber creído que eran mortales al cometerlos?

    5) Por último, cometí PECADOS GRAVES, pero al momento de cometerlos creí por mi ignorancia que eran veniales ¿eso atenúa la gravedad o también estoy obligado a confesarlos?

    Le agradeceré que me responda mis 5 dudas, me quiero confesar y tengo demasiados pero demasiados pecados de años y no quiero callar ninguno para no cometer sacrilegio, pero tampoco agobiar al confesor con TANTISIMOS pecados, MUCHAS GRACIAS, DIOS LO BENDIGA att. Alberto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted cree que algo es pecado grave y lo comete voluntariamente, aunque en realidad no fuera materia grave o no fuera ni siquiera materia de pecado venial, se comete un pecado mortal. Por lo tanto debe confesar eso diciendo que creía -al cometerlo- que era falta mortal.

      Si cometió pecados mortales creyendo que no lo eran, puede esto disminuir su responsabilidad en tanto su ignorancia no sea culpable. Pero como es difícil saber esto último, confiéselos.

      Los pecados dudosos confiéselos como tales. Es mejor decir de más que de menos.

      Siga esta guía: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
    2. vivo en el mexico d.f. y cuando me confieso los sacerdotes no me dejan terminar de decir mis pecados mortales, todavia ni acabo y ya me estan absolviendo, y que pase el siguiente penitente y el que sigue, cometo sacrilegio si es el mismo confesor el que me impide contar todos mis pecados graves porque tiene mucha prisa y nada de paciencia. en donde puedo encontrar un buen confesor. o que hago gracias.

      Eliminar
    3. Si eso te sucedió vuélvete a confesar con un sacerdote que no incurra en semejante barbaridad. Tú no eres el responsable, lo es el mal sacerdote, pero si no pudiste confesar todos tus pecados mortales esa confesión no te sirvió, debes repetirla. Busca un sacerdote fiel a la Iglesia que haga bien las cosas.

      Eliminar
  25. Pregunto: y si el sacerdote confesor recuerda los pecados confesados y le empieza como a tener "idea " a uno...me paso con un confesor que tuve mucho tiempo...Luego de que corte con el mismo, mis confesiones han sido mejores y más liberadoras (gracias a la Virgen) pero reconozco que esto reaparece a veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacerdote puede recordar cómo eres para ayudarte, si lo hace de manera negativa es un mal confesor. Búscate otro.

      Eliminar
  26. hola quisiera porfavor que me pudieran dar algunas palabras de aliento.
    Hace unas semanas me confese de un pecado que me habia guardado por mucho tiempo, habia hecho un pecado de impureza y no lo confesaba, luego me di cuenta de lo malo que era eso (no sabia) y luego me iba a confesar pero el pecado no lo confesaba bien, hasta que ya hace unas semanas trate de hacer mi confesion lo mas sincera y le dije al padre el pecado, las confesiones invalidas y las comuniones en pecado mortal. Me senti un poco mejor, pero hay momentos que mi alma se siente triste, sola, sin apoyo, como si Dios no me hubiera perdonado y de pronto me entra la duda de que no me habia confesado bien y yo estoy en que si lo hice. Hice varias veces mi examen de conciencia y recodar mi confesion y yo estoy en que si la hice bien. Yo se que lo que hice estuvo muy mal, lo reconozco, y me siento tan mal de haber ofendido a Dios de esa manera. He cambiado para bien, todos los dias le agradezco por todas las bendiciones que me ha dado, por todo lo que tengo, y rezo todas las noches antes de dormir. Quiero poder sentirme en paz, no sentirme triste y sola. La verdad lo que hice nunca se lo conte a nadie porque no le tengo la confianza de hacerlo, y hay veces que siento que no me puedo perdonar a mi misma, pero yo solo quiero dejar todo esto en el pasado y seguir adelante de la mano de Dios. Y este domingo me confese, y confese unos pecados que se me habian olvidado, pero al confesar uno como que falto decir una parte porque me habia puesto nerviosa y estoy con la duda. Quiero poder dejar este sentimiento y estar en paz conmigo misma.

    Espero su comprensión y respuesta, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida hermana en Cristo: Si alguna vez callaste deliberadamente un pecado grave y si ya confesaste esto, y además repetiste al confesor aquellos pecados de esas confesiones inválidas, no tienes porque preocuparte. Habiendo arrepentimiento y propósito de enmienda, aquello quedó perdonado para siempre. Habiendo hecho ya bien todo, cualquier sentimiento de desolación -como creer que Dios no te ha perdonado- viene del maligno. No le hagas caso, desea turbar tu paz y evitar tu desarrollo espiritual. Los pecados olvidados quedan perdonados pero obliga decirlos en la siguiente confesión. Si no los explicaste bien por ponerte nerviosa, basta que los acuses bien, como fueron, la siguiente vez. Esto tampoco debe inquietarte, el demonio puede buscar atacar por el lado de los escrúpulos y hacer vivir un infierno mental al creyente, a fin de turbarlo y entorpecer su camino de amor hacia Jesús.

      Manda muy lejos al demonio y recupera la paz espiritual. Dios conoce nuestras más íntimas intenciones y si buscamos hacer las cosas bien como Él manda, nada debe preocuparnos sino crecer en el amor a Él. Recuerda que si Dios ya te perdonó debes estar muy agradecida con Él pero también debes perdonarte tú misma.

      Ánimo querida hermana, te felicitamos por tu buena voluntad de buscar hacer todo bien, ahora deja a un lado tus preocupaciones y busca sólo la superación espiritual en el amor a Dios y su dulcísima Madre. Lee lecturas espirituales como el libro del TRATADO DE LA VERDADERA DEVOCIÓN A LA SMA: VIRGEN de san Alfonso María de Ligorio.

      Adelante y vive en paz, haz un lado pensamientos de tristeza. Dios es amor y desea que sus hijos que le son fieles no vivan en la depresión o en un mundo de escrúpulos. Quiere hijos libres del demonio y alegres. La alegría interior y la paz del alma son virtudes cristianas que debemos conquistar.

      Un fuerte abrazo en el Señor.

      Eliminar
    2. muchisimas gracias! mas yo acudi a confesión este viernes. quise hacer un buena confesión para esta semana santa, quise volver a confesar el pecado que confese hace dos semanas y el del domingo que me falto una parte, para mejor quitarme las dudas y por si acaso que talvez en verdad si no lo confese bien pues volverlo a confesar. Confese el pecado que dije que me había faltado una parte, confese otro del que también se me había olvidado y quise volver a confesar el pecado que ya había confesado aunque estuviera perdonado y pedirle al señor paz. Ayer antes de confesarme se me vino a la mente otro pecado (que la verdad no sabia si había cometido ese pecado o no), que era que comulgue en pecado mortal, yo estos días antes de mi confesión, comulgue el domingo después de mi confesión y en mi colegio dos días Lunes y martes ( tengo comunión todos los días en mi colegio) pues porque según yo había hecho bien mi confesión (el miércoles ya me sentí con duda y confundida, entonces luego de ahí ya no comulgue) pero luego sentí la duda de que en la otra confesion que había hecho el domingo que si no la había hecho bien y asi y también la otra de hace dos semanas que de pronto sentía sentimientos de duda, pues mejor preferí no comulgar por si acaso. Y antes de confesarme el viernes no sabia si si lo había hecho o no, entre a la confesión y no lo dije y también como que se fue de la mente (no por vergüenza y ni para guardármelo, la verdad yo tenia toda la intención de decir todos los pecados y estar en paz),porque estaba dudosa que si si lo había hecho o no, y no lo dije. yo esta confesión la quise hacer para que Dios me diera paz . La verdad después de esa confesión sali y me sentí super bien y con paz. Pero ahorita colci a sentir ese sentimiento de culpa y triste y quiero saber si tengo que volver a hacer mi confesión o no por ese pecado, no lo dije porque me estaba dudosa. Yo deberas antes de esta confesión estaba super nerviosa, le pedi al espiritú santo que me iluminara para poder hacerla bien y pudiera decir todo. Y ahorita hace ratito estuve meditando que si hice bien mi confesión y ahora si estaba 100% segura, porque le trate de aclarar al padre todo lo mas que pudiera, pero me preocupa muchísimo ese pecado que estoy dudosa que si lo tenia que confesar o no. Yo los días que comulgue, no los hice intencionalmente para pecar, según yo esos días estaba en estado de gracia, pero luego ya el miércoles por si las dudas mejor preferí no comulgar para mi confesion. Espero que haya hecho una buena confesión el viernes y que este perdonada por Dios. Gracias por su compresión.

      Eliminar
    3. Procura estar en paz y hacer las cosas bien. Si algo olvidas INVOLUNTARIAMENTE, puedes comulgar y decirlo la próxima confesión. El pecado de sacrilegio está en callar voluntariamente un pecado mortal, si no es de manera voluntaria no hay pecado ninguno. Basta tener arrepentimiento y propósito de enmienda. Cualquier pecado o aspecto olvidado involuntariamente no hace inválida la Confesión, al contrario: todo queda perdonado. Si luego recuerdas un pecado olvidado puedes seguir comulgando, sólo subsiste la obligación de decirlo la próxima confesión. En tanto, puedes estar en paz completamente. También es importante no caer en escrúpulos. Analiza todo lo que nos comentaste a la luz de estos principios. Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
    4. La verdad no tengo palabras para agradecerles por tanto que me han ayudado y aconsejado. Muchisimas gracias!! Dios los siga bendiciendo para seguir orientando a mas gente! Les mando un abrazo muy grande! Y también tengo otra duda! yo ahorita estoy tratando de acordarme el viernes mi confesión y yo estoy en que se me había olvidado el pecado durante mi confesión porque estaba muy centrada en decir todo y asi, pero también otra parte de mi mente me dice que no lo dije porque no estaba tan segura si si lo había hecho o no (Jamas lo calle por vergüenza ni nada, no estaba tan segura si lo había cometido o no, estaba dudosa y yo tenia el firme propósito de hacer una excelente confesion) que ese pecado no lo había confesado porque estaba dudosa y no para ocultarlo ni nada. Y me estoy confundiendo muchísimo, entonces que me recomendarían hacer? y también como alejar los sentimientos de tristeza? ayer la verdad me deprimí muchísimo y me puse muy triste, me entraron sentimentos de duda de que si había hecho mi confesión bien o no. Yo cuando no siento esos sentimientos me siento en paz y satisfecha por mi confesión y cuando me viene esa tristeza al alma, me pongo muy triste y me pongo a llorar y me frustro muchísimo, espero poder contar con su apoyo, Muchisimas gracias!!

      Eliminar
    5. Si usted trata de hacer bien su Confesión y no calla DELIBERADAMENTE ningún pecado mortal, habiendo arrepentimiento y propósito de enmienda, no tiene porque entristecerse ni caer en escrúpulos. Queda perdonado todo pecado. Si algo olvidó, sólo basta que lo diga la próxima vez. Evite perder la paz. El demonio intenta atormentar su alma para que no tenga un avance espiritual. El caer en escrúpulos es tormentoso. Evítelos, haga de cuenta que fueran malos pensamientos. Dios quiere que avance en el amor a Él y que viva en paz con su conciencia. Si usted está obrando bien, haciendo las cosas como deben ser, no tiene porque caer en tristezas, escrúpulos e inquietudes. Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  27. he tenido malas confesiones desde hace muchos años y quiero hacer una CONFESION GENERAL y tengo demasiados pecados, y tambien DEMASIADAS cosas que NO son pecado pero cuando las COMETI pense (EQUIVOCADAMENTE) que eran pecados graves, como por ejemplo tener imagenes de la virgen, o comer pescado sin escamas, o no ayunar en navidad etc. etc. y mas etc. son demasiadoas las tengo que confesar todas o puedo decirle al confesor resumiendole: "ME ARREPIENTO DE TODAS LAS COSAS QUE CREI AL COMETERLAS ERAN PECADO GRAVE Y EN REALIDAD NO LO ERAN" o debo decirlas una por una son muchas?? y a lo mejor me corre del confesionario que me aconsejan quiero ponerme en pas con DIOS. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llleve una lista y enumérelas, una a una, rápidamente. Son pecados graves SUBJETIVOS y hay que mencionarlos. No lo correrán por ello. Además de que quedan confesados, eso le permitirá al confesor orientarlo.

      Eliminar
  28. le doy la lista al confesor o se la leo o como?

    ResponderEliminar
  29. Hola hermanos
    Muchas gracias por orientarnos como hacer una buena confesión para recuperar la gracia de Dios.
    Tengo una duda, hay una cosa que no entendí el anterior hermano/a que preguntó, mencionó que pensaba equivocadamente que era pecado tener imagenes de la virgen (no lo entiendo, No es pecado tener imagenes de la virgen María, en las iglesias hay imagenes de la virgen), comer pescados sin escamas (esto ni siquiera lo sabia), ayunar en navidad (tampoco sabia esto)
    No entiendo nada...eso mencionado no es pecado verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se refiere a que EQUIVOCADAMENTE creía que eran pecado cosas que no lo son. Por supuesto que no es pecado tener imágenes de la dulcísima Virgen María, por el contrario: debemos tenerlas. No hay prohibición de comer pescados sin escamas, ni nada parecido. No se preocupe usted. Lo que sucede es que si alguien realiza un acto que cree que es pecado, aunque EN REALIDAD no lo sea, comete falta.
      Como verá, nadie ha dicho que esos actos sean verdaderos pecados. Por supuesto que no hay en ello nada de malo.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su respuesta. Ya me parecia un poco raro eso. De nuevo muchas gracias!

      Eliminar
  30. Hola, tengo una duda: hoy me confesé, y le dije al padre que tuve pensamiento impuros, y le pregunté si hacia falta decir con quién se habían tenido, y me dijo q no hacía falta. Le pregunté esto xq una vez se me cruzó un mal pensamiento con otra persona de mi mismo sexo, y quería saber si era un agravante o no. Cmo me dijo q no hacía falta, no le especifique esto. Mi confesión está bien hecha entonces o no? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es un agravante. Si usted no ocultó esto por vergüenza y trató de hacer bien su Confesión, quedó perdonado. Subsiste ahora, que ya sabe que es agravante, el deber de confesarlo como tal la próxima Confesión.

      Eliminar
    2. Siendo sincera si me daba vergüenza decírselo, pero si el me decía que si hacia falta se lo iba a tener q decir. Yo quise hacer bien mi confesión, pero al no estar segura sobre este asunto, debería hacer la confesión nuevamente, no es cierto?

      Eliminar
    3. Usted mejor que nadie sabe cómo estuvo todo. Para nosotros es difícil saber que tan responsable fue -por esa vergüenza que dice que tuvo- al no especificar el agravante ni sabemos qué tan dudoso o claro era para usted que ése era un agravante que debía decir.
      Si considera mejor repetirla, hágalo así. Si tiene dudas, repetirla es el camino más seguro, ciertamente. Repítala usted. Tendrá la certeza y la tranquilidad así.

      Eliminar
  31. si estoy confesando mis pecados y el sacerdote me interrumpe y me empieza a aconsejar y me absuelve, con los pecados que no pude decirlos explicitamente que ocurre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. literalmente me falto decir un pecado, los demas estan confesados o tampoco? Mi intención no fue callarlo deliberadamente, pero el sacerdote me interrumpio, me absolvio y se fue muy rapido.

      Eliminar
    2. Hemos investigado su caso y equivale al de quien olvidó decir un pecado. Esto es, TODOS sus pecados quedaron perdonados (incluso el que no dijo), aunque queda la OBLIGACIÓN de decirlo la siguiente vez que tenga que confesarse. Esto es así porque usted nunca tuvo la intención deliberada de callar alguna falta y no tiene culpa del error. Si volviera a suceder esto, sería lo conveniente interrumpir al sacerdote y decirle que usted no ha terminado de decir todo.
      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  32. Duda:
    Hice una confesión general, confesé un pecado que ya se había confesado antes, pero como lo daba por confesado y perdonado, lo confesé pero bastante por encima, sin precisar enteramente el contexto, por dos razones:
    -en aquel momento me preocupaban otros asuntos que me habían llevado allí
    - al sacerdote se comportaba de forma impaciente con esa confesión general que no había previsto (no obstante, le doy espiritualmente las gracias).
    Ese pecado lo he repetido en otras confesiones posteriores como se repiten los pecados ya perdonados.
    Fue hace 10 años, pero leyendo lo que comenta la gente, me he puesto a pensar. Y me pregunto ¿ será este pensamiento una tentación?

    Tienen un buen blog, prestan un gran servicio en estos tiempos de oscuridad.

    ResponderEliminar
  33. Si usted en el momento de hacer la Confesión General no cayó en cuenta en la necesidad de explicar el contexto y luego comentó ese contexto en otras confesiones posteriores, no debe preocuparse más. Además, el contexto sólo es necesario si se requiere para especificar la gravedad del pecado o si es un agravante. Suponiendo que éste sea el caso y de no haberlo especificado en las posteriores confesiones, basta que en la próxima vez lo haga.
    No pierda la paz por ello. Analice esto fríamente. Si hay que especificarlo, hágalo pero sin ninguna inquietud. Si usted ha hecho todo de la mejor manera, Dios conoce lo íntimo de cada conciencia. Habiendo puesto lo mejor de su parte, no hay problema. Si hay alguna omisión por falta de conocimiento, al darse cuenta de ello se subsana al decirlo en la próxima confesión.
    En resumen: si era necesario especificar alguna circunstancia o agravante y ya lo hizo, no hay que hacer nada más. Si no lo ha hecho, hágalo en la próxima ocasión que necesite confesarse. Pero que esto no le genere inquietudes ni pierda la paz de su conciencia. Si eso le provoca una obsesión, sí puede ser una trampa del maligno. El demonio busca inquietarnos y por medio de ello alejarnos del amor de Dios. Crezcamos espiritualmente en ese amor a Dios, que junto al amor al prójimo son los mandamientos en que se resume toda la Ley.

    ResponderEliminar
  34. Una vez me olvidé de un pecado y tras recibir la Hostia sentí un ardor en la garganta (aunque no tuve que escupirla). No digo esto para asustar a nadie sino para corroborar con mi testimonio que lo que le pasó a aquel joven que hizo una mala confesión es cierto. Tampoco tengan miedo de acercarse al confesionario pues el sacerdote está para ayudarlos y él también tiene su confesor. Pero no confundan la humildad con la desesperación, que es una forma de orgullo. Si Caín, tras matar su hermano Abel, hubiera confiado en la misericordia de Dios su destino habría sido diferente.
    Atentamente Santiago.

    ResponderEliminar
  35. Hola, hace bastante tiempo que no me confieso y pienso hacerlo en los próximos días, sin embargo en mi corazón tengo la duda si la última confesión dije todos los pecados que tenía que confesarlos (los llevé anotados en un papel), de acuerdo a la guía "para una buena confesión" sin embargo me asalta la duda cada vez que tengo que hacer un examen de consciencia... y otra duda es que la ultima vez que me confesé el sacerdote no me dio ningún tipo de penitencia, pero yo de todos modos recé Padre nuestro, Ave María y Credo, es por eso que esta vez voy a buscar un sacerdote que de la misa con Rito Tridentino... porque por experiencia en confesión... ahora algunos sacerdotes (como en mi caso) no dan penitencia.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el sacerdote olvidó darle una penitencia pero lo absolvió, todos sus pecados quedaron perdonados. Hizo muy bien usted en rezar algo en penitencia. La próxima vez que requiera confesarse, dígale al sacerdote que la vez anterior no le impusieron penitencia para que él agregue lo que considere pertinente.
      En cuanto a si usted duda si dijo todos los pecados a pesar de haber llevado una lista, haga a un lado esos escrúpulos. Además, recuerde que si involuntariamente olvidó decir un pecado éste quedó perdonado también. Solo si recuerda alguno que no dijo por olvido, tiene la obligación de confesarlo en la próxima confesión aunque ya haya quedado perdonado en la anterior.
      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  36. ahora se que las tentaciones NO son pecado, pero antes no lo sabia y equivocadamente cada vez que una tentacion me pasaba por la mente, apesar de rechazarlas creia erroneamente que era una mal pensamiento y que cometia pecado mortal, la duda es la siguiente: ¿por el hecho de haber creido equivocadamente que al tener tentaciones estaba cometiendo pecado grave, apesar de resistirlas y rechazarlas las tengo que confesar estoy obligado a ello? las tengo que decir una por una?
    tontamente yo pensaba que que ofendia gravemente a DIOS al momento de tenerlas, voy a hacer mi confecion general porque he tenido malas confesiones y deseo prepararme. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente no tiene que confesar eso. Para que exista pecado se requiere la voluntad. Así, si voluntariamente realizara un acto que considera pecado sin serlo realmente, debe confesarlo porque subjetivamente -aunque de manera errónea- usted así lo consideraba. Pero en este último ejemplo que damos hubo voluntad. En cambio, en el que usted expone no hubo voluntad ninguna. Si usted rechazó esas tentaciones, no pecó de ninguna manera. Al contrario, fueron actos virtuosos. No tiene, pues, que confesar ese error.

      Eliminar
  37. Por años estuve ocultando un pecado mortal, ya tenía 9 meses sin confesarme y con arrepentimiento sincero decidí hacerlo y confesar ese pecado que tanto me pesaba. Ya estando haciendo mi examen de conciencia, recordé todos los demás pecados que debía confesar, pero eran bastantes. Al confesarlos al sacerdote, llegando a la mitad de mis pecados, el empezó a darme consejos, y no me permitió terminar de confesar todos los pecados, y me absolvió de ellos, (había mucha gente más a quien confesar), creo que fue por falta de tiempo del sacerdote, pero yo estuve arrepentida de todos mis pecados, esta confesión valió para que se me perdonaran todos mis pecados? porque mi intención era confesarlos todos y no se me permitió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacerdote obró mal al no dejarte terminar, pero como tu intención era confesar íntegros tus pecados todos quedaron perdonados, aunque SUBSISTE LA OBLIGACIÓN de confesar -en la próxima ocasión- los pecados mortales que no pudiste decir.

      Eliminar
  38. A una lectora: Tenemos pendiente su comentario y respuesta. Pronto le contestaremos. No lo hemos hecho por falta de tiempo.

    ResponderEliminar

  39. Tengo una pregunta. Vivo con mi novio, pero no tenemos relaciones sexuales porque yo se es pecado mortal, los Padres con los que me he confesado me dicen que PUEDO comulgar, pero me gustaria saber su opinion. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ciertos casos donde una pareja que no puede casarse (quien esté unido a un divorciad@ que antes se casó por la Iglesia) y tienen hijos entre ellos, se permite -teniendo muchas precauciones para evitar peligros y pecados- vivir bajo el mismo techo pero en diferentes alcobas y sin tener ningún trato -de ninguna especie- de esposos. Esto es porque ya hay hijos entre ellos a los que se podría afectar y siempre que su matrimonio sacramental y verdadero sea imposible de reconstruir.

      Vivir con su novio sin ninguna razón para ello no tiene ningún sentido. Menos aún si ustedes no son personas de la tercera edad, pues los peligros son mayores. Las tentaciones aumentan a menor edad, aunque también en muchas personas de la tercera edad pueden tenerlas y ser graves.

      Existe un principio moral que señala que exponerse SIN NECESIDAD a una OCASIÓN PRÓXIMA de pecar mortalmente es inadmisible y ya constituye en sí misma un falta grave (pecado mortal). Naturalmente, aún entre los pecados graves los hay mayores unos a otros. El pecado material realizado es mucho mayor. Así que una ocasión próxima de pecado es menos grave que vivir realizando el pecado material. Pero ambas son faltas graves.

      En su caso no vemos una RAZÓN SERIA para exponerse a las ocasiones próximas de pecado. La moral permite este riesgo siempre que exista una razón proporcionalmente grave y seria. Así, por ejemplo, un ginecólogo puede llegar a sufrir tentaciones (malos pensamientos o deseos impuros) al ver el cuerpo de sus pacientes, pero se le permite ese riesgo; aunque debe poner todo de su parte para no incurrir en esas tentaciones. No nos parece que éste sea el caso de usted.

      Resulta muy difícil imaginar que vivir juntos no resulte una ocasión PRÓXIMA (no remota) de pecado (para malos pensamientos, malos deseos e incluso acciones sólo permitidas a los cónyuges). Luego, no basta no realizar el acto sexual sino que se debe evitar el riesgo próximo de hacerlo o de otros pecados mentales (deseos o pensamientos). Y esto para ambas partes.

      Si exponerse sin motivo grave a una ocasión PRÓXIMA (no remota) de pecado mortal es ya en sí mismo un pecado grave (aunque menor al que se está exponiendo), no se puede comulgar hasta no confesarse y eliminar esa ocasión próxima.

      No creemos que vivir juntos sólo constituya una ocasión remota de pecado, pues la naturaleza humana es muy viva en los aspectos de la sexualidad y esto es lo normal en la generalidad de las personas (y en este caso son dos las naturalezas humanas que hay que considerar, no sólo la suya). Tampoco expone usted ninguna razón seria para exponerse. Si es esto así, no podría comulgar. Por lo que si no hay ningún impedimento, lo que deben hacer es contraer matrimonio religioso.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  40. Hace muchos años confecé adulterio y con quién,sin entrar en detalles específicos,en cuanto a las veces y personas, pero sigo sintiendo vergüenza y remordimiento por mi falta y ofenza a Dios, desde entonces estoy en servicio constante a la Iglesia en catequesis y misas frecuentes, no fué buena mi confesión ? Porqué me invade la tristeza al recordar mi pecado? Gracias padre por su respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos invada la tristeza por haber pecado en el pasado no es algo malo. San Pedro lloró toda su vida su traición a Cristo. Puede dolernos nuestros pasados pecados, pero también debemos perdonarnos si Dios nos ha perdonado.
      En cuanto a la confesión existe la obligación de decir cuántas veces se cometió el mismo pecado (y esto opera para cualquier tipo de pecado). En lo relativo al adulterio y a las personas, debe señalarse con quién se pecó si esto aumenta la gravedad de la culpa. Por ejemplo: No es lo mismo pecar con una persona casada (pues cuando ambas partes son casadas hay además adulterio doble, el suyo y el de la otra parte) que con una persona soltera. Si usted no lo hizo así por ignorancia, es necesario que se acuse nuevamente ante el confesor explicando todo esto. En resumen: confiese el número de veces y los agravantes que hayan existido. Si hubo ignorancia, no hubo mala intención de su parte ni mala confesión, solo que hay obligación de hacerlo bien nuevamente.

      Lea en este post cuál es la manera de preparar y hacer bien una Confesión:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Un abrazo en Cristo y ¡ánimo!

      Eliminar
  41. hola, quisiera que me ayudaran con mi caso:
    yo ahorita estos dias he estado muy normal, mis confesiones todas bien hechas y normales, y de pronto se me vino a la mente el dia de mi confirmacion, analice un poco mas ese dia y me di cuenta que el dia que hice mi confirmacion no me habia confesado bien, la recibi en estado de pecado mortal, porque me confese 5 min antes de empezar mi confirmacion por un pecado que me falto (me habia confesado un dia anterior, pero el padre que me estaba confesando me puso muy nerviosa y no dije un pecado) me confese y luego ya fue mi confirmacion, pero luego me di cuenta que me confese mal, que no especifique que habia cometido sacrilegio por ese pecado que me calle, me confese despues de ese pecado y de mi mala confesion y de las comuniones en estado de pecado mortal, pero se me habia olvidado por completo que mi confirmacion la habia recibido en estado de pecado mortal. Estoy muy preocupada la verdad, me siento muy mal y triste,estoy muy arrepentida, me da mucho miedo que esto pueda dar a la excomunion. Quisiera que me pudieran orientar por favor, me siento muy mal de haber ofendido a Dios de tal manera y quiero corriger semejante error mio,me siento fatal. Espero su respuesta lo mas pronto posible, gracias. (Una aclaracion, mi confirmacion fue hace un año)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay excomunión por esa clase de pecados. Basta que se confiese de nuevo bien. Para que la Confesión sea mal hecha es necesario que el pecado callado no sea por olvido, sino por vergüenza y que se haya callado VOLUNTARIA Y DELIBERADAMENTE.
      Dios es misericordioso, la ama y le perdonará cualquier falta y pecado, si hay verdadera contrición y propósito de enmienda. Lo importante es ahora iniciar bien todo.

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  42. A un lector que cree que no puede decir aspectos que considera demasiado explícitos en la Confesión: No hay nada "demasiado" explícito que no pueda escuchar el confesor. Está preparado para ello. Alcanzar así -como usted señala- el climax es pecado grave que debe confesar y lo puede acusar con todas sus letras, sin temor alguno. El sacerdote no se escandalizará, se lo aseguramos.
    Un abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  43. A una lectora que nos pregunta sobre su relación: En cuanto dispongamos de un poco de tiempo le responderemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada lectora: Disculpe la demora. De cualquier modo, no es mucho lo que le podemos decir, pues cada caso particular debe ser evaluado en sus propias circunstancias. El sacerdote con el que usted trató debe tener sus razones para señalar lo que le dijo, pues conoce más fondo la situación de ustedes. Pregúntele cuáles son estas razones y qué debe hacer. Nosotros no tenemos ni la autoridad ni los elementos para decirle qué procede. Eso sólo el sacerdote lo puede determinar. Hable con él. Nuestros consejos no suplen la dirección espiritual y las determinaciones del confesor. Lo único que podemos aconsejarle es mantener la castidad perfecta y hablar con su confesor.

      Gracias por escribir. Un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  44. Los besos apasionados con mi novio,se toma como lujuria?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la normalidad de las personas -y más en los varones-, los besos apasionados habitualmente provocan excitación sexual o, cuando menos, si no es siempre, generalmente pueden provocarla. Si irresponsablemente se provoca esa excitación con actos que la generan, se comete pecado de lujuria. En el noviazgo se deben evitar toda intimidad que lleve al deseo sexual, a un mal pensamiento o a un mal deseo o genere excitación sexual. Existe un principio moral que señala que exponerse SIN NECESIDAD a una OCASIÓN PRÓXIMA de pecar mortalmente es inadmisible y ya constituye en sí misma un falta grave (pecado mortal). Distinto es una demostración de afecto que muy ocasionalmente pudiera provocar excitación, en tal caso si se llega a presentar basta rechazarla (no consentir en ella) y apartarse -lo más pronto posible- de la ocasión para que no haya pecado mortal.
      Lamentablemente, la sociedad actual -tan alejada de Dios- ve como normal lo que no debía serlo. Es bueno que los novios se amen, pues Dios creó el amor. Pero ese amor debe fundarse en el respeto y la decencia cristiana, virtudes que hoy pocos practican por la apostasía moral de la sociedad. Es fundamental llamar las cosas por su nombre, vivir como auténticos cristianos y no caer en "el borreguismo". La novia que se da a respetar siempre será más valorada por su novio, aunque muchas veces intente romper sus resistencias acabará valorando las cualidades de la joven, a menos que sea un tipo que poco vale o tenga poco cacumen.

      Eliminar
  45. Muchas gracias por tomarse el tiempo de responder a mi pregunta.

    ResponderEliminar
  46. Buenos días, me llamo Christian Hdez y vivo en la ciudad de Guadalajara Jalisco, México, leyendo comentarios en este tema llego a la conclusión de que no soy el único que siente confusión de si se ha confesado bien y de si sigue uno comulgando a pesar de ello y cometiendo pecado mortal por dicho motivo; estuve 12 años lejos de ser un buen católico, me arrepiento y me avergüenzo de ello y por ende decidí cambiar e intentar remediar tantos errores, pecados y ofensas cometidas en contra de mi Señor Jesús, para lograr eso necesito estar limpio, necesito hacer una buena confesión pero para ello sería mucha molestia preguntar si conoce(n) usted(es) a algun sacerdote que de alguna manera tenga el don de lectura de conciencia o alguno que pudiese ayudarme a hacer una confesión profunda para tratar de sacar a la luz esos pecados que por omision o por olvidadizo no expresé o no confese?, agradezco de antemano el tiempo prestado a leer esta humilde petición de ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano en Cristo:

      Los pecados mortales olvidados no vician el sacramento. Quedan perdonados y si luego te acuerdas de ellos, tienes la obligación de acusarlos en la siguiente ocasión que tengas necesidad de confesarte. La omisión deliberada (callar intencionalmente un pecado mortal) hace inválida la Confesión y además se comete sacrilegio. De igual manera, al comulgar después de esa mala e inválida Confesión se comete sacrilegio. Si es tu caso, lo aconsejable es hacer una Confesión General de toda tu vida y acusar que callaste pecados mortales y cuáles fueron, además de los otros.

      No conocemos alguien con ese don, pero busca un sacerdote fiel a la Iglesia y a su Tradición y pídele te ayude a realizar esa Confesión. Puede ser General (de toda tu vida) o a partir de la última Confesión bien hecha, pero te aconsejamos que sea General. Naturalmente el sacerdote deberá agendarla para disponer del tiempo suficiente.

      Para prepararla bien lee este post: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Christian:

      En este número telefónico -aquí en Guadalajara- puedes hacer una cita con el Padre Rodrigo -excelente confesor- u otro sacerdote para realizar una Confesión como la que requieres: (33) 38 25 33 54.

      Saludos,
      José

      Eliminar
  47. A un(a) lector(a): Las dudas COMUNES de Confesión hay que plantearlas al confesor no en este foro. Sería interminable estar respondiéndolas y no es nuestro objetivo ése. Además, corresponden al confesor aclararlas ya que éste puede preguntar al que se confiesa mediante un diálogo directo (preguntas-respuestas) que le permite precisar este tipo de puntos y, conociendo -mediante ese diálogo personal- todos los elementos y circunstancias, aclararlos en el confesionario. Además, tiene la facultad de perdonar si es que fueron faltas.
    Un abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  48. Hola, ya que acá se habla de la Confesión..pregunto lo siguiente: Se que es muy importante utilizar las palabras adecuadas en ésta, si uno dice ``sospecho haber cometido tal pecado´´...y luego una vez absuelto y ya casi en Misa se da cuenta que mejor hubiese dicho ``yo diría que sí he cometido ese pecado´´ y comulga igual ... ¿comete un sacrilegio o en la próxima confesión puede aclarar ésto?. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no hubo mala intención de disminuir deliberadamente la gravedad (o de callar un pecado), basta aclararlo la próxima Confesión. No hay sacrilegio.

      Eliminar
    2. Lo que es sacrílego y hace inválida la Confesión es callar deliberadamente un pecado mortal u ocultar malintencionadamente un agravante. En la Penitencia debemos ser totalmente sinceros y honestos, y decir las faltas en toda su realidad y en toda su gravedad. De otro modo, sería una farsa.

      Eliminar
    3. Confesar y no tener firme propósito de enmienda es sacrilegio, si no entendí mal.

      Eliminar
    4. Para la validez de la Confesión SIEMPRE se requiere la contrición y el propósito de enmienda (así como decir TODOS los pecados mortales cometidos luego de la última Confesión bien hecha). Si DELIBERADAMENTE se hace mal la Confesión por falta de estos elementos, además de ser inválida se cometería un sacrilegio.

      Eliminar
    5. Y SI EN LA CONFESIÓN FALTA LA ENMIENDA PERO NO ES DELIBERADAMENTE, ¿¿¿NO ES INVALIDA NI SACRILEGIO???

      Eliminar
    6. O sea...si hoy por hoy, alguien se diera cuenta de pasadas confesiones inválidas...tendría que confesar todas aquellas cosas de nuevo??

      Eliminar
  49. Caballero Templario8 de julio de 2015, 15:08

    Y si dice que ``posiblemente ha cometido tal pecado venial´´ y en realidad sí lo cometió...en la próxima confesión aclara que sí lo cometió o no hace falta porque como es venial no es sacrilegio???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pecado venial debilita la caridad, entraña un afecto desordenado a bienes creados, impide el progreso del alma en el ejercicio de las virtudes y la práctica del bien moral y merece penas temporales. Sin embargo, el pecado VENIAL no priva de la gracia santificante, de la amistad de Dios, de la caridad, ni, por tanto, de la bienaventuranza eterna, aunque sí merecen el Purgatorio si se muere con ellos. No es obligatorio confesar los pecados VENIALES, pues pueden ser borrados de varias maneras: rezando un padrenuestro, poniendo agua bendita en la frente, comiendo un pan bendito, con un golpe de pecho, rezando un acto de contrición, etc., siempre que esto vaya acompañado de la detestación de los pecados. Luego, no hay sacrilegio por no confesar los pecados veniales, pues sólo es obligatoria la confesión -en el sacramento de la Penitencia- de los PECADOS MORTALES, aunque también es conveniente decir los veniales para que nos sean perdonados.

      Eliminar
  50. Hola, si el sacerdote me quiere confesar fuera del confesionario, a solas en oficina, en una sala dentro de la parroquia, es valida la confesion?. Si se estuvo alejado de la iglesia y no se confeso por muchos años, y ahora me vuelvo a empezar a confesar, y confieso por ejemplo un pecado (por una situacion actual hacia una persona), pasan unos dias y recuerdo que hace muchos años tambien habia cometido ese mismo pecado con otras personas, entonces el pecado ya esta perdonado con la confesion ? Que sucede cuando no se recuerda el numero estimado de pecados mortales cometidos? Si hay una situacion que es dudosa o confusa,de estar cometiendo pecado mortal, y que llevan años resolverla por un tema legal o de tramites,eso me imposiblita de confesarme y comulgar hasta que no se resuelva la situacion? Y si se resuelve injustamente quedando en estado dudoso de estar pecando mortalmente que debo hacer?.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano en Cristo:

      -La Confesión es válida en cualquier sitio, no es requisito para su validez que sea en el confesionario.
      -Los pecados mortales olvidados en una confesión quedan perdonados pero, si luego los recuerda, subsiste la OBLIGACIÓN de confesarlos la próxima vez que se confiese.
      -El número de pecados si no lo recuerda exactamente puede decirlo de manera aproximada. Por ejemplo, cuando una persona lleva años sin confesarse puede decir: aproximadamente iba al cine a ver películas malas cada mes.
      -No nos quedan suficientemente claras sus dos últimas preguntas. Sería mejor que se las hiciera a un sacerdote que sea fiel a la doctrina de la Iglesia.

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  51. Hola, hace un año que confese varios pecados pero me faltaron por confesar otros que después confesé, en la mayoria de las confesiones por vergüenza decia de otra manera lo que habia cometido, no siendo tan clara o en ocasiones que crei que el padre no me escuchaba por mi voz timida. He estado comulgando despues de ese tiempo, con confesiones por mes mas o menos, pero ultimamente me ha dado la culpabilidad de no haberlo hecho bien o no haber sido explicita, me he sentido intranquila, y a veces me llego a desesperar ya que por eso siento que no se me ha sido perdonado. ¿Deberia volver a confesarlos? Tambien he tenido pensamientos muy feos contra Dios y contra los demás, que tampoco me dejan tranquila que aunque lo confiese y no quiera voluntariamente tenerlos los sigo teniendo, deberia asi comulgar o seguir confesando lo mismo? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando deliberadamente se callan u ocultan pecados mortales la confesión es sacrílega e inválida. Si deliberadamente se disminuye la falta o su culpabilidad, también. Si entendemos bien su mensaje, esto fue lo que usted hizo. Partimos de este entendido en lo que sigue:

      Se requiere absoluta sinceridad en la Confesión. No debe haber ni disimulación ni engaños ni omisiones.

      Sí usted omitió algún pecado mortal DELIBERADAMENTE o disminuyó falsamente la gravedad del pecado mortal confesado (como le entendemos), debe ir al Confesionario y confesarlos con toda claridad, sin disminuir culpas. Y no solo confesarlos, sino explicar que hizo una(s) mala(s) confesión(es) al ocultar faltas graves o disminuir la gravedad de los pecados mortales confesados. Agregando que comulgó a pesar de ello (debe decir cuántas veces). Comulgar después de una mala confesión en que se ocultan faltas graves (pecados mortales) o se engaña deliberadamente al confesor en cuanto a su gravedad, es otro gravísimo pecado (sacrilegio, también).

      Debe señalarse el número de confesiones mal hechas deliberadamente y decir el número de malas comuniones. Recuerde que de todo pecado debe decirse el número de veces.

      Esta respuesta parte del supuesto de lo que entendemos, porque su comentario no es plenamente claro.

      En cuanto a lo segundo: En lo relativo a esos pensamientos, no olvide que para que sean pecado deben aceptarse y consentirse voluntariamente. El que lleguen no es pecado si no se les acepta. Las tentaciones vienen, la imaginación recibe ideas que muchas veces no son voluntarias. La falta está en ACEPTARLAS VOLUNTARIAMENTE (o generarlas intencionadamente); en cambio, si son involuntarias y se rechazan, resulta un acto meritorio ante Dios y no hay porqué confesarse de ello.

      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  52. soy culpable de los PEORES, PEORES pecados, cada que he ido aconfesarme, me interrumpen y no acabo, tengo los peores pensamientos al darme la absolucion, algo dentro de mi hace que lo piense y he notado que el padre lo nota, no me he confesado bien NUNCA en mas de 40 años y deseo hacerlo de corazon con alguien que perdone TODOS los pecados y me de guia espiritual, donde voy y que digo para que tenga tiempo de oirme todos mis pecados, por favor ayuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no se ha confesado bien nunca, es necesario hacer una Confesión General de toda su vida.

      Busque un sacerdote fiel a la doctrina de la Iglesia, dígale que quiere confesarse pero que requiere de tiempo esa confesión. Que le dé una cita para contar con el mismo, para que no haya prisa. Explíquele que no ha realizado -nunca en su vida- bien una confesión y que requiere de bastante tiempo y ayuda para hacer una Confesión General de toda su vida.

      Si le llegan los "peores pensamientos" durante la absolución, es suficiente con rechazarlos. No hay falta en tenerlos sino en aceptarlos o buscarlos deliberadamente.

      Para preparar y realizar bien su Confesión lea este post:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Luego de haberla hecho, habitúese a confesarse AL MENOS una vez al mes.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Siento calor en el corazon de saber que me contesto, He ido a un buen lugar a confesarme pero interrumpen y tengo pavor de estar cometiendo sacrilegio sobre sacrilegio, porque siempre queda algo.
      Debo decir ademas de que hay un pecado que no siento un claro arrepentiemiento como con todos los demas y que tristemente me produce cierto orgullo, se que esta mal, como puedo disminuir mi orgullo para poder sentir un arrepentimiento de corazon, ya no quiero seguir el mismo camino, solo ese pecado y solo por ese me da horror no poder reconciliarme. Tengo miedo de estarme perdiendo, de cavar mas grande el abismo a mi perdicion, ademas de las cosas que veo, siento, oigo, sueño...

      Eliminar
    3. Cuando "queda algo", pero es involuntario y no por motivo de haberlo callado DELIBERADAMENTE, ese "algo" olvidado queda perdonado, aunque en caso de recordarlo después, subsiste la obligación de confesarlo en la siguiente vez que se requiera la Confesión. Basta señalar que fue un pecado olvidado.

      Es necesario el arrepentimiento de TODOS los pecados mortales. El arrepentimiento no necesariamente es sensible, basta que sea intelectual ejercido por la VOLUNTAD y con el propósito de no volver a pecar. Un pecado no debe provocarle orgullo. Recuerde la Pasión de Cristo y medite que por ese pecado en concreto Cristo sufrió atroces tormentos. Y es esto totalmente cierto. Ejercite su voluntad para rechazar esa pecado de una manera particular pensando los sufrimientos de la Pasión. Cristo se hizo hombre-pecado siendo la víctima más inocente, para pagar con su sangre esa falta particular y las demás que haya cometido. Mientras no la rechace con su VOLUNTAD -no es necesario que sea sensiblemente, aunque es mejor si lo fuera también- no puede confesarse. Medite y profundice en lo que le hemos dicho y alcanzará la contrición necesaria.

      Lo que sueña, siente, ve y oye, mientras no sean pecados VOLUNTARIOS no hay falta. Es decir, si le vienen tentaciones por ver, no mire. A la vista llegan imágenes, pero basta no detenerse ni deleitarse en ellas. Lo mismo los pensamientos, la imaginación envía malos pensamientos, pero si son rechazados no hay falta SINO MÉRITO ante Dios. Así en todo. El pecado requiere de la VOLUNTAD para que sea pecado. Las tentaciones nos llegan por el demonio y por nuestra naturaleza caída, pero si se rechazan son para nuestro bien, pues se convierte-ese rechazo- en un acto virtuoso y favorable para nuestro crecimiento espiritual. Generalmente los sueños son involuntarios -a menos que fueren efecto y producto directo de algo malo que hayamos visto o hecho mal. Así, por ejemplo, quien se acuesta a dormir viendo un filme pornográfico, puede tener sueños eróticos de manera culpable- y si no son voluntarios, como sucede generalmente, entonces no hay pecado.

      Haga usted bien las cosas, y lo demás déjeselo a Dios. Si usted realiza bien su Confesión General y las subsiguientes, y llega a olvidar algo en ellas, no se atormente por eso. Todo pecado -para serlo- implica la voluntad y la determinación de hacerlo. El olvido de alguna falta no es causa de que no valga una Confesión. El sacrilegio y la invalidez de la Confesión se da cuando se oculta DELIBERADAMENTE una falta grave (un pecado mortal) o cuando no hay verdadero arrepentimiento o propósito de enmienda. Si usted pone su mejor empeño y no calla nada deliberadamente por pena, no se preocupe, TODOS sus pecados quedan perdonados. Y si luego recuerda alguno que omitió por olvido, dígalo en la próxima vez que necesite confesarse.

      Considere que el demonio puede también generar escrúpulos para creer que no hicimos bien nuestra Confesión -siendo que sí la hicimos bien- para atormentarnos y buscar nuestra desesperación y alejamiento del sacramento de la Penitencia. Piense si no le puede estar pasando esto. El demonio es muy astuto y no hay que caer en su juego.

      ¡Ánimo! Es muy importante que una vez hecho todo bien de nuestra parte, no estemos con angustia. El sacramento debe traer la paz al alma. Si usted hace todo lo que debe para cumplir con lo que se pide para hacer bien una Confesión, no viva con angustia. Dios no quiere esto. La superación espiritual viene del amor a Dios y saberse perdonado. Alcance la paz del alma haciendo bien todo.

      Un abrazo en Cristo y ¡ánimo!.

      Eliminar
    4. Es reconfortante saberse escuchado para ser perdonado, el pecado no lo recorde, de hecho no le tome importancia, ya que tristemente me aleje no sabia cuanto de Dios, hasta que empece hacer recuento de mi vida y leer del 1 al 6 de Jeremias, ahi cai en cuenta que de verdad me aleje...recorde que habia echo muchas, muchas cosas malas y otras peores y mas inombrables, cuando caes y te levantas y vueves a caer en lo mismo solo lo haces para hacerlo mas profundo y mas grande a veses sin darte cuenta o peor, conciente de que haces mal, muy mal, la ultima vez que me confese queria soltar todo o al menos todo lo que recordara, pero interrumpen, llegue con miedo al confesionario, no con pena, despues del arrepentimiento llegue con mucho, mucho miedo, la pena no me salvara de las llamas, el arrepentimiento si.
      En las ultimas veses que me he confesado (3) siento paz en el corazon, pero algo en la espalda, las cosas que veo, oigo y demas no son muy terrenales...los sueños son totalmente pavorosos y ya no veo nada de terror hace mucho tiempo, ya no, rechazo cualquier pensamiento, imagen, sonido, vision, pero ahi estan, como sonido de fondo...todo el tiempo y si, en ocasiones cedo, caigo.
      Es tanto el miedo, la presencia, eso que flota en el aire y cada vez mas fuerte y lo veo en todos lados, pero oi que cuando mas miedo le tienes mas fuerte lo haces.
      Del pecado estoy haciendo un esfuerzo por rechazarlo, el problema es que cuando haz vivido tanto, tanto tiempo en el pecado, en ese pecado sientes miedo y no pena, ya no lo quiero cargar conmigo y lo rechazo, por decirlo asi, es como alguien que haz tenido toda tu vida al lado y cuando se va sientes extrañarlo, ESO es lo que ya no quiero, quiero librarme de todo mal existente en mi.
      Si, en la penultima confesion me senti muy, muy liberado pero con mucho miedo aun y eso me llevo a volverme a confesar...con miedo, mucho miedo. y tengo mas miedo de aun cuando no arrepentirme, pero si rechazarlo y confesarme este comentiendo un sacrilegio

      Eliminar
    5. Gracias por escucharme, hoy sé mas de mi fé, nuevamente gracias

      Eliminar
    6. Un fuerte abrazo en Cristo, hermano. Y adelante, mucho ánimo.

      Eliminar
    7. Cuanto tiempo tengo para cumplir la penitencia? me impusieron varias pero de momento no puedo cumplirlas todas, y de verdad me gustaria cumplirlas, de corazon, ya hice una parte, cuantos dias tengo para cumplirla toda y si me tardo demasiado (7 dias) es valida la confesion?

      Eliminar
    8. Sí, sí es válida. No hay un plazo exacto. Cúmplala en cuanto le sea posible, antes de la próxima Confesión.

      Eliminar
  53. Hola, ya que las publucaciones sobre pecados mortales están llenas..pregunto algo acá que quizá sea mas una falta de virtud que pecado: si un amigo o familiar o quien sea, trata de "corrupta" a una Congregación de la cual soy feligrés, y uno responde "no te digo nada por que sos familiar", por ejemplo..eso es como diciendo que no le digo nada por su condición porque sino le diría de todo..quién falta mas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano, esta clase de preguntas son para la dirección espiritual en el Confesionario, sin embargo te responderemos solo en esta ocasión: No, no hay ninguna falta en tu respuesta.

      Eliminar
  54. Me confese pero, yo aun no me perdono y tengo miedo de haberme confesado mal, siento miedo por lo mal que me he portado con Dios,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tienes miedo fundamentado o es un escrúpulo?
      Analiza las condiciones para hacer bien una Confesión aquí: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Si hiciste mal la Confesión deberás repetirla, pero si cumpliste con las condiciones, desecha tus escrúpulos. Éstos son un lastre para vida espiritual.

      Si Dios perdona, perdónate también tú.

      Un abrazo
      catolicidad

      Eliminar
    2. Solo Nuestra Señora fue concebida sin pecado original, hay que aborrecer el pecado y si desgraciadamente si se cae en él..humillarse y pedir perdón a Nuestro Señor por haberlo ofendido, ya que es infinitamente bueno y digno por si mismo de ser amado. Pero no hay que maravillarse de nuestras faltas, ya que somos polvo y al polvo volveremos, hay que ponerse el propósito de no pecar más. No te tortures a vos mismo, pero tené siempre presente tus peores pecados. Hay que preferir morir antes que ofender a Nuestro Señor deliberadamente. ¡VIVA CRISTO REY! ¡VIVA MARÍA REINA!
      CRISTO VENCE.

      Eliminar
  55. Lo fundamental es que odies el pecado. Si odias el pecado que cometiste ya con eso está bien porque eso te previene de no querer volver a cometerlo.

    ResponderEliminar
  56. HOLA, SI LA PRÓXIMA CONFESIÓN ALGUIEN LA HACE DESDE LAS FALTAS COMETIDAS DESDE LA ÚLTIMA VEZ QUE SE HAYA RECIBIDO LA SANTÍSIMA EUCARISTÍA,¿ESTÁ BIEN?..PORQUE LAS FALTAS ANTERIORES YA FUERON BORRADAS. SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si consideramos que se recibió -como debe ser y como prescribe Dios y su Iglesia- la Eucaristía en gracia santificante, esto es sin pecado mortal, mientras no se cometa un pecado mortal no es obligatorio confesarse. Sin embargo, puede confesarse de las faltas veniales posteriores a la última Confesión.
      En caso de pecar mortalmente es necesario confesarse de nuevo para poder estar en Gracia y también para poder comulgar.

      Eliminar
    2. puedo comulgar si se me olvidaron pecados mortales?
      es valida la confesion si no estoy seguro de haber dicho un pecado despues de haber dicho muchos, muchos?
      es valida la confesion si el padre esta muy, muy distraido?

      Eliminar
    3. Los pecados mortales olvidados quedan perdonados en la Confesión, pero si luego recuerda no haberlos confesado tiene OBLIGACIÓN de decirlos la próxima vez que requiera confesarse. Sólo diga que en la Confesión anterior olvidó decir tal o cual pecado.
      Si no está seguro de haber confesado algo por olvido, procede lo mismo: la próxima vez lo confiesa.
      El padre debe escuchar el pecado para poder juzgar y perdonar. No debe estar distraído. Para el fiel es muy difícil juzgar esto. Es responsabilidad del sacerdote. A menos que conste que el confesor no atendió o no entendió, el fiel debe repetirle o explicarle de nuevo.

      Eliminar
    4. Si por desconocimiento uno no tiene el dolor suficiente de sus pecados o no establece una verdadera enmienda..y despues se entera de que éstas cosas le faltaron para confesarse bien..¿hice confesiones inválidas y tiene que confesar muchas cosas de nuevo por mas que haya sido por desconocimiento?¿si no recuerda qué pecados había confesado?

      Eliminar
    5. Si fue por ignorancia invencible, no hay culpa. Si lo hubiese hecho con conocimiento sería un sacrilegio. Sin embrago, si no se cumplen las condiciones no hay validez, por lo que es necesario que se confiese de nuevo por esos pecados. Aquellos que no recuerde quedan perdonados con la nueva Confesión. Si luego llega a recordar algunos que no confesó, tiene obligación de decirlos en la próxima vez que requiera confesarse.

      Eliminar
  57. Cuando en la pregunta 727 del Catecismo Mayor de San Pio dice: "¿Hemos de poner mucha diligencia en tener verdadero dolor de los pecados cuando vamos a confesarnos?" ..el "cuando vamos a confesarnos", ¿se refiere a cuando uno en su casa piensa que va a confesar o cuando nos arrodillamos en el confesionario? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando nos preparamos (antes) para hacer una buena Confesión. Y esa misma disposición debemos mantenerla en el confesionario.
      Lee esto: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Eliminar
    2. Si en el confesionario no se tiene dolor (ya se confiesen pecados mortales o veniales) pero antes sí y uno se da cuenta después de ésto...¿es inválida la confesión?

      Eliminar
    3. Basta que ya se haya tenido antes. Implícitamente se tiene también luego. En el caso que plantea es totalmente válida la Confesión.

      Eliminar
  58. Ya me confese pero me siento con remordimiento de conciencia y no se que hacer siento miedo de morir que sera ??
    ayuda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí puede ver los pasos para hacer una buena Confesión:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Si cumplió con ellos, deseche remordimientos de conciencia (otro asunto es que el dolor de haber pecado debe subsistir). Si Dios ya lo perdonó, perdónese usted también. El demonio puede estar tratando de que su alma no encuentre la paz y lo inquieta. No le haga caso. Acójase a la dulcísima Virgen María y confíe en su amor y protección. Realice actos de contrición con regularidad como es el rezo del "Señor mío Jesucristo". También le traerá paz y muchos beneficios espirituales el rezo de la devoción de las tres avemarías diarias de acuerdo al modo e intención que aquí se explica:
      http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Ánimo y un fuerte abrazo en Cristo.

      Eliminar
    2. invoque el santo ROSTRO DE CRISTO pídale que le muestre sus pecados y los pueda llorar con dolor.
      busque sobre ese tema.

      Eliminar
  59. HOLA CATOLICIDAD. NECESITO PARA SABER, QUE ME DEN EJEMPLOS DE RESPETO HUMANO EN PECADO MORTAL. SE QUE PARA QUE HAYA PECADO MORTAL EN RESPETO HUMANO, TIENE QUE LLEVAR A QUEBRANTAR PRECEPTOS GRAVES COMO LA MISA DOMINICAL O CUANDO VA ACOMPAÑADO DE UN GRAVE DESPRECIO A LA RELIGIÓN O ESCÁNDALO PARA EL PRÓJIMO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ejemplo, si niegas o reniegas tu fe católica por dizque "quedar bien" con otro que no cree (aun cuando solo sea de boca para fuera). O si te burlas blasfemamente de algo sagrado para agradar a un blasfemo.

      Eliminar
    2. ahhh pero igual también puede ser pecado venial. si alguien que no es realmente católico me pregunta qué es tal congregación y yo no le respondo porque puede burlarse...es respeto humano en falta venial?? yo no niego mi fe ni reniego de ella, si me hubiese preguntado si es una congregación religiosa o si yo soy católico le hubiese dicho que sí.

      Eliminar
    3. Si es por respeto humano sería venial, si es por evitar una discusión que no lleva a nada no sería ninguna falta.

      Eliminar
  60. Qué buen sitio, se aprende un montón sobre las dudas que se tienen al momento de confesar, porque estas dudas también las tiene uno, y las aclaraciones del Padre te tranquilizan o te mueven a reparar lo que haces mal. Gloria a Dios y Bendiciones.

    ResponderEliminar
  61. Hola,tengo una duda...un sacerdote con mal de alzheimer puede confesar?esta bien hecha esa confesión o se busca otro sacerdote y se vuelve a decir todos los pecados?saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dependería de si es un alzheimer muy incipiente (problemas leves de memoria) o algo muy desarrollado (que afecte las facultades mentales).

      Eliminar
  62. Al lector que pregunta sobre haber creído una noticia grave y comentarla así, para después ver que no era exactamente como lo dijo la prensa, cabe hacerle ver que OBJETIVAMENTE actuó con precipitación y puede ser un pecado si pudo preveer esto. Pero si el confió en esa fuente de buena fe, podría estar exculpado subjetivamente. Entran factores subjetivos como el ¿qué tanto pudo preveer esto o si ni siquiera pensó en que pudiese esto suceder? Por ello no podemos dar una respuesta absoluta sobre si fue pecado subjetivamente o no. Por ello estas situaciones deben comentarse con el confesor para que sean clarificadas de acuerdo con lo que el sacerdote le cuestione. Es importante un diálogo PERSONAL.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los juicios temerarios....los juicios temerarios......
      Igual hay que ver también porque si uno cree una noticia grave y al mismo tiempo (por saber que viene de la televisión o internet) se dice alguna frase preventiva como "de todos modos hay que ver si es verdad"...no se si esto es 100% un juicio temerario..porque uno juzga y enseguida es mas prevenido. ¿Qué me dicen?.

      Eliminar
    2. La frase preventiva elimina el posible juicio temerario. Y decimos "posible" porque uno puede confiar en una fuente que se conoce que es fiable. No hay obligación de desconfiar de todo. Podemos confiar en determinada fuente, lo que no significa que ésta necesariamente no pueda cometer un error de buena fe.

      Eliminar
  63. Buen día. Dos preguntas:
    1• si en la vida pasada, alguien odiaba a una maestra y nunca confesó luego "haber odiado a una maestra" pero quizá si "odio al prójimo", hace falta que confiese especificamente que odió a una maestra o no??
    2• si aun viviendo cristianamente, alguien viola algo del cuarto mandamiento sin saber que eso fue un pecado contra tal mandamiento, no es pecado por falta de advertencia??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo primero: Lo correcto sería haber especificado a quién, pero EN ESTE CASO basta como lo hizo. En lo futuro, especifique. Cuando aumenta la culpabilidad DEBE NECESARIAMENTE DECIRSE el agravante. Por ejemplo es un AGRAVANTE odiar a los propios padres y más TODAVÍA si el motivo que se tiene es poca monta.
      A lo segundo: No es necesario que sepa cuál es el mandamiento que viola. Si sabe que es una falta y advertidamente la comete, pecaría.

      Eliminar
  64. Saludos yo tengo una pregunta. Si una persona recibe el sacramento de la Confirmación estando en pecado mortal, aparte de confesar este pecado, tiene que volver a recibir la Confirmación, o con confesar esto basta?. Admito que esto se desvía un poco del tema a tratar en este espacio, pido disculpas por ello. Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien recibe la Confirmación, además de estar en gracia de Dios, debe conocer las principales verdades de la fe cristiana y acercarse al sacramento con devoción. Cuando se recibe la Confirmación en pecado grave es válido, pero gravemente ilícito, puesto que falta el requisito de estar en estado de gracia. Aunque -en este caso- sus efectos sacramentales (los dones del Espíritu Santo) no se disfrutan hasta que se confiere la absolución de los pecados (entre ellos el de haber profanado el sacramento de la Confirmación al haberlo recibido en pecado mortal) en el sacramento de la Penitencia (Confesión).

      Eliminar
  65. A un lector: Favor de hacer esos cuestionamientos a su director espiritual o confesor.

    ResponderEliminar
  66. HOLA. SI UNO COMETE UN PECADO MORTAL Y LO CONFIESA, VUELVE Y LO HACE OTRA VEZ Y LO VUELVE A CONFESAR..Y ASI VARIAS VECES..(SIN TENER MUCHO EN CUENTA EL DOLOR Y LA ENMIENDA PORQUE LA CONFESION FUE HECHA MAS POR RUTINA) POSTERIORMENTE CONFIESA QUE CONFESABA UN PECADO PERO LO SEGUIA HACIENDO ..¿CON DECIR ESTO LE DA A ENTENDER AL CONFESOR QUE NO TUVO DOLOR NI ENMIENDA?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo da a entender. Hay que decírselo al sacerdote de manera explícita.

      Eliminar
    2. Y hay que decirle a Gt que eso es sacrilegio, confesarse una y otra vez sin verdadera intención de enmienda, para tener esta intención hay que pedir la gracia de ODIAR el pecado, especialmente ese que lo tiene atado.

      Eliminar
    3. Hola. Si uno recuerda un pecado grave de su vida pasada antes de su conversión ,¿puede no confesarlo u obligatoriamente lo tiene que confesar?. ¿cual sería el pecado si alguien dice que los judios y los sodomitas no son personas y que hay que matarlos? Gracias.

      Eliminar
    4. Si uno olvidó (involuntariamente) decir un pecado mortal en una anterior confesión, hay OBLIGACIÓN de decir éste en la próxima ocasión que se confiese. Quedó perdonado en esa confesión en que involuntariamente lo olvidó, pero subsiste la obligación de acusarlo si llega a recordarlo. No importa si lo cometió antes o después de su conversión.

      Desear verdaderamente la muerte al prójimo es una falta muy grave. Decirlo EN SERIO, también, pues es incitar a otros a desear -o peor aun procurar- el asesinato. Si solo es un exabrupto en broma y así se entiende por parte de los demás, sería falta venial.

      Eliminar
  67. Hola, no se si alguna vez le pasó a alguien lo siguiente: estar haciendo las compras, agarrar un fajo de dinero y quitar de él el billete más fácil de agarrar y no sacar el que está mas enredado porque podría caerse y porque hay alguien cerca por lo que se siente una sensación extraña. No es que uno en ese momento diga ``tal persona es ladrona y seguro que me quiere robar´´ pero uno siente una sensación que le impide sacar en presencia de otra persona un billete enredado para que no se caigan todos al suelo. Si uno segundos después le entrega al comerciante el billete mas fácil que sacó del fajo y siente que cometió un juicio temerario...¿peca?. Espero hayan entendido. Dios los bendiga y ampare, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si entendemos bien, lo haces por precaución que la otra persona pudiera resultar ser ladrona. No, no hay falta. No estás juzgando, estas previendo nada más.

      Eliminar
    2. GRACIAS POR RESPONDER Y LA COMPRENSIÓN, SALUDOS.

      Eliminar
    3. Cuando tengo un objeto personal mío a mi lado y alguien pasa cerca e imagino una situación en la que ese hombre se lleva lo que es mío y yo lo detengo..¿aca se hace un juicio temerario grave al imaginar esas cosas?

      Eliminar
    4. Si usted tiene algún fundamento para lo que imaginó equivocadamente, es una reacción natural y espontanea. Todo pecado debe ir acompañado de la advertencia de que se sabe que lo es y a pesar de ello se realiza. Un error rápido -sin darle tiempo de analizar- no necesariamente implica que usted deliberadamente realizó un juicio temerario. En cambio, si usted sabe que no hay fundamentos para sospechar legítimamente de alguien y estando consiente de ello le atribuye una falta que no consta, aunque no lo comente habría un juicio temerario advertido.

      Eliminar
  68. Te doy gracias por este blog, y también por tomarte el tiempo para responder las dudas que nos aquejan, pero yo tengo la mía que nunca se la he contado a nadie y desearía una orientación en este caso, yo hice la primera comunión a los 10 años, poco antes cometí un pecado de impureza en repetidas ocasiones (muchas yo diría) y recuerdo que en mi primera confesión NO lo dije por vergüenza, pasaban los años y por lo general me confesaba en semana santa y duraba comulgando como un mes y después cometía algunos pecados y a la siguiente semana santa los decía, hasta que en una confesión DIJE el pecado, PERO no dije que lo había callado, recuerdo que esa vez dije: hice esto ALGUNAS VECES (cuando habían sido muchas) ¿VALE?. Y así llevo 8 años pero de hecho desde hace un año empece a confesarme seguido (no pasan mas de 2 meses sin confesarme) últimamente lo hago muy seguido (Estoy luchando contra un vicio). Me gustaría saber si mis confesiones han sido sacrílegas?
    psdt: (siempre siento una paz y una alegría grande cuando me confieso) pero esta duda me empezó a circular mi mente hace poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Objetivamente sus confesiones nunca han sido válidas. El grado de responsabilidad que de ello tenga es difícil de determinar. Depende de su ignorancia y si ésta es culpable o invencible. Lo que procede hacer, ahora, es realizar una CONFESIÓN GENERAL DE TODA SU VIDA en la que diga todos los pecados que ha cometido durante toda su vida (y su número, si lo conoce; si no, al menos la frecuencia de los mismos). Deberá acusarse de haber callado deliberadamente esos pecados y seguir confesando y comulgando. No es suficiente confesar los pecados callados, hay que decir que los callamos deliberadamente. Y si hubo comuniones (empezando por la primera comunión y las que siguieron) también acusarse de haber recibido en pecado la Eucaristía (lo que es muy grave y sacrílego). Además hay necesidad de repetir todos los pecados de las confesiones inválidas, que en su caso fueron todas. Por esto último, lo que se impone es esa CONFESIÓN GENERAL DE TODA SU VIDA. Haga cita con un confesor explicando que su Confesión será general y que para ello requiere de tiempo para atenderlo durante la misma. Mientras tanto no realice más confesiones parciales.

      Verá que toda su conciencia se tranquilizará al haberla puesto en orden ante Dios y será perdonado de todo pecado. Si INVOLUNTARIAMENTE olvida algo durante la Confesión General de toda su vida, esos pecados quedan perdonados también, pero existe la obligación de acusarlos la próxima vez que requiera confesarse.

      No demore en realizarla y siga los pasos que aquí se explican para que sea válida y bien hecha:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Un abrazo en Cristo y felicidades por la próxima regularización de su situación. Verá qué dicha y paz tendrá con todo esto. ¡Enhorabuena! Y luego de ello, acuda con frecuencia a este gran sacramento instituido por Cristo para perdonar nuestros pecados, darnos la gracia santificante y llevarnos, finalmente, si perseveramos, a la bienaventuranza eterna.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  69. Hola, tengo dos conultas:
    1) Me confesé de pecados graves, y el sacerdote me dió de penitencia rezar determinada cosa por varios días seguidos. Los primeros días la recé, pero al tercero me quedé dormida. Pienso rezarla hoy. ¿Esa confesión fué inválida? Porque según tengo entendido, para que sea perfecta debe rezarse la penitencia.
    2) Al confesarme de un pecado mortal, cuando describí la clase de pecado, utilicé dos palabras, no una, para que no fuera más chocante, y por verguenza. No omití, ni cambié la especie. Días después le pregunté al sacerdote, y me dijo que no había sido inválida, que conque se diera a entender bastaba. Sin embargo, estoy intranquila. Espero su respuesta. Saludos en Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo primero: Su confesión fue válida. La penitencia puede iniciarla DE NUEVO por los días seguidos que le señaló el confesor.

      A lo segundo: No entendemos en que cambia que sean dos palabras o sólo una (tendría que especificárnoslo). Pero si el decir dos en lugar de una hizo que no se comprendiera claramente la naturaleza y gravedad del pecado, entonces fue una mala confesión. En cambio, si diciendo una o dos palabras se daba a entender la naturaleza y gravedad del pecado, no tiene de que preocuparse ni porque estar intranquila, pues en tal caso la confesión fue válida.

      Eliminar
  70. Muchas gracias por contestar! Ayuda mucho a las almas, que le aconsejen. Decidí como ud me dijera, comenzar la penitencia de nuevo. Ya la había terminado aunque por haberme dormida quedó cortada por un día. Pero resulta que ayer, que tenía que empezarla de nuevo, me sentía algo mal, y fuí posponiendola durante la noche, hasta que se hizo de mañana y la comenzaré hoy. Eso que hice es PECADO GRAVE? Porque me parecía que tal vez fuera pecado mortal, e igual lo hice. Ud dijo en otro comentario, que si uno hace algo creyendo que era pecado mortal, entonces sí es, estoy muy triste, no sé que hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posponer la penitencia no es pecado, si se tiene la intención real de cumplirla. Pero si usted realiza DELIBERADAMENTE una acción creyendo erróneamente que es pecado mortal, se comete ese pecado porque usted lo consideró así y a pesar de ello lo cometió deliberadamente. Si fue así, entonces debe confesar que cometió un pecado que sin serlo objetivamente lo realizó creyendo que lo era.

      Eliminar
  71. hola a todos agradecieria que respondieran mi duda.estoy en pecado mortal.hice acto de contriccion procurando que se perfecta,y pronto me confesare,digo pronto porque ahora no puedo,porque vivo en el campo,y un sacerdote me queda lejos,quiero ir ante mi primera oportunidad.es pecado estando en pecado mortal hacer dieta,ejercicio, planes? siento que no puedo,porque primero debo ocuparme de mi espiritu. es pecado serio? voy a confesarme en cuanto pueda.pero mientras,puedo ocuparme de las cosas que dije antes?gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermana: Usted pueda hacer todo eso y mucho más. No caiga en escrúpulos.

      Eliminar
  72. Me he confesado por fin, pero tengo muchísimo escrúpulo, me turba bastante, y me entra más temor al pensar que puede ser la conciencia y un aviso de Dios. El problema es que, aunque he confesado lo que me daba mucha vergüenza, después de tantos años callando, me vienen pensamientos de cosas que me pudieron suceder de niño, no sé si son recuerdos ciertos, pues son como imágenes no muy claras, y son cosas vergonzosas y me entra el temor de que no decirlo es pecado mortal y estoy en sacrilegio. Yo me bauticé tarde, por lo que todo lo que pasó en mi infancia está borrado, así que temo que son escrúpulos, pero no sé cómo pararlo, es muy fuerte, por mucho que piense me viene sentimiento de que estoy en pecado, de que callo mucho en confesión, etc. Aunque yo creo que, gracias a Dios, he confesado por fin todo lo vergonzoso, pero aún así....
    Y lo peor que pienso que al estar cometiendo sacrilegios, en cualquier momento puedo condenarme, o incluso veo como si la salvación estuviera cerrada para mí porque todo lo hago mal, sé que es algo irracional y contra la Doctrina, pero es un sentimiento que no puedo controlar y no sé qué hacer, es como si tuviera pegada la desesperación de un condenado.

    ResponderEliminar
  73. Y con respecto a mi último comentario, quisiera decir que me he planteado volver a preguntar al Confesor sobre el "pecado" que me molesta, porque me viene a la mente que no me he explicado bien, pero en seguida me vienen a la cabeza otros supuestos pecados, vergonzosos y absurdos, que pude cometer aunque objetivamente no creo haber cometido.
    Parece fácil rechazar pecados no cometidos o dudosos, pero es difícil, porque esto es como si alguien te llama tonto, si te lo dice una vez pues no haces caso, pero si te está todo el rato diciendo lo tonto que eres, al final te preguntas y dices "¿y si soy tonto de verdad?", pues con esto es lo mismo, te confiesas, cuentas todo luchando contra la vergüenza, pero luego te asaltan pensamientos que te dicen: "no te has explicado bien", "te faltó este pecado", "aquello que hiciste en aquel tiempo fue un pecado y como es vergonzoso jamás lo confesarás y te condenarás", etc, etc.
    No sé si es que el Demonio usa esta táctica para que no participe de la alegría que supone el perdón, o es cosa de mi mente.
    Por otra parte tengo pensamientos buenos, que me dicen que luché bien contra la vergüenza y Dios se alegró y debo participar de esa alegría, pero en seguida pienso que esto es una manera de excusarme y no me tranquilizo. Aunque también noto los efectos de la buena Confesión, como que de repente tengo menos atadura a los pecados y me es más fácil llevar buena vida, pero aún así la obsesión puede con la razón.
    Leí que los escrúpulos de este tipo son peligrosos, porque pueden llevar a locura o libertinaje, y es cierto, porque los escrúpulos son tan confusos y presionantes que dan ganas de apartarse de todo y acudir a adicciones para salirse de uno mismo, pero confío en María, y por ello esas cosas las rechazo y no caigo y espero no caer jamás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano: Sin duda alguna estamos ante una situación de escrúpulos que hay que combatir VIGOROSAMENTE. En primer lugar, todos los pecados anteriores a su Bautismo quedaron perdonados por este sacramento. Cualquier pecado de su infancia...¡olvídelo para siempre! Está definitivamente perdonado por el Bautismo que recibió de grande. Si esto le llega a atormentar rechácelo como lo que es una tentación para que pierda la paz y la confianza en Dios. El maligno no desea que progrese espiritualmente y lo hace desconfiar de la misericordia de Dios. Ahora sí, aunque suene a pleonasmo...¡mande al Diablo al diablo! Rechace cualquier pensamiento sobre esto, igual que rechaza cualquier mal pensamiento contra la castidad. Son tentaciones para que usted se desespere y acabe desentendiéndose de su fe y su religión. El escrupuloso que no sabe combatir sus escrúpulos vive en un verdadero infierno mental o, para salirse del mismo, acaba renunciando a seguir una vida conforme a lo que Dios quiere, pues piensa que de todos modos se va a condenar. Y esto, naturalmente es FALSO. Dios es infinitamente misericordioso con el pecador si se arrepiente. Mientras usted confiese sinceramente, con arrepentimiento y propósito de enmienda todos los pecados REALES que sabe que cometió, no le ande buscando la hebra a la madeja de hilo pensando en posibles pecados. Y si alguna vez olvida alguno tampoco se angustié, ése quedó también perdonado por no haberlo callado deliberadamente, sólo basta que la próxima vez que requiere confesarse lo acuse (pues subsiste la obligación de decirlo). Una vez confesado un pecado no se atormente si lo explicó bien o mal. Si esto no es evidente, ¡olvídelo para siempre! Solo cuando CON TODA CERTEZA LE CONSTE que no explicó bien la naturaleza o los agravantes debe volverse a decir ese pecado. Y si así fuere, se repite y ya, no hay problema alguno, pues el error de no saberse explicar no es en sí un pecado. Una mala confesión es cuando con TODA DELIBERACIÓN y PLENA CONCIENCIA DE HACERLO se calla VOLUNTARIAMENTE un pecado grave. Un olvido o una mala explicación involuntaria no constituyen una falta. Pero cuando éstas se presentan el DEMONIO es muy astuto y mete escrúpulos en la conciencia del pecador para hacerle perder la confianza en la misericordia de Dios. Quien duda de su confesiones bien hechas vive un mundo de verdadera locura y no puede avanzar espiritualmente. Por favor, estimado hermano, luche contra los escrúpulos. No se deje vencer por ellos. Dios no desea que viva sumido en esa incertidumbre y en en ese mundo de zozobrae, tristeza y desolación. Por el contrario, Dios desea que cultive la virtud de la Esperanza (lea sobre ella). Confíe en Dios. Si usted pone todo de su parte, Dios le ayudará. Cierto que somos frágiles y débiles, pero si caemos en un pecado grave hay que salir pronto de él mediante la contrición perfecta y luego por la Confesión con el sacerdote. Una vez confesado la Eucaristía le será de gran ayuda y apoyo.

      sigue...

      Eliminar
    2. ...viene de arriba

      Le repetimos...¡mande al diablo los escrúpulos! Viva en paz y con confianza en Dios. La mejor manera de poder progresar espiritualmente es teniendo una conciencia tranquila. Sí, debemos dolernos de nuestros VERDADEROS pecados, confesarlos y luchar por no recaer en ellos. Pero esto es muy distinto a ver pecados en donde no hay y creer que no tenemos salvación, que es lo que busca el demonio. Rechace esos pensamientos con todo rigor. Para combatir un mal hay que diagnosticarlo bien. Y esa enfermedad se llaman ESCRÚPULOS. Haga ejercicios de confianza en Dios, cultive la virtud de la esperanza, rechace como malos pensamientos cualquier escrúpulo, acuse al confesor solo los VERDADEROS pecados, no se quede pensando horas y horas si se explicó bien, basta que los diga como usted los entiende. Una vez perdonado por la absolución no esté rumiando si se confesó bien, mientras usted haga todo lo bien que pueda a Dios le basta, pues Él ve su verdadera intención.

      Por el contrario, si dijo todos sus pecados REALES y no calló ninguno VOLUNTARIAMENTE, salga gozoso del Confesionario y dé gracias a Dios por haberlo perdonado y no vuelva ya a pensar en esa Confesión. Dios ya lo perdonó...¡y punto! No hay que darle más vueltas al asunto.

      Dios quiere que viva en paz. Solo de esta manera podrá crecer espiritualmente que es lo que Dios busca de usted para que al final de su vida alcance la perseverancia final y goce de Dios eternamente. ¡No se prive de todo esto por hacerle caso a los estúpidos escrúpulos que solo benefician al maligno! ¡No se deje tentar por ellos! Dios lo ama mucho, hermano en Cristo.

      Un abrazo en Cristo y ¡ánimo!
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    3. P.D. Es tan grave el pecado de desesperación que Judas se ahorcó. Así, el escrupuloso acaba dudando de su salvación, cree que ésta no es posible y termina en la desesperación entregándose a toda clase de pecados, pues tontamente dice que para qué los combate si se condenará infaliblemente. Todo este razonamiento es absurdo y diabólico totalmente. Los escrúpulos, por lo general, no se quitan de un día para otro, hay que estar combatiéndolos con constancia. Y hay que pedir ayuda a Cristo y a su Sma. Madre para luchar contra ellos. Cada avance es un batalla que irá triunfando, pero la guerra no dura un día. No hay que dejarse vencer ni dejar de luchar nunca. Verá que con esa ayuda finalmente ganará esa guerra.

      Eliminar
    4. Gracias de verdad, es cierto, el Demonio debe tener rabia porque los pecados que confesé eran de esos que uno piensa: "los confesaré antes de morir y así no paso vergüenza", pero gracias a las oraciones recibí fuerza para decirlos y me sentí luego mucho menos atado a esos pecados, pero el Diablo que anda como un león, parece como si me dijera: "pronto te acercarás y te comeré", porque me vienen a la mente pecados tan horribles que prefiero no mencionar, y me entra el pensamiento de que caeré en ellos y me condenaré, así que seguiré vuestro consejo y lucharé, de hecho creo que esta prueba la permite Dios para afianzar confianza, porque anoche lloré de temor pero le dije a Dios que me salvara y que pronto me deje unirme a Él, además esto me hace que cada vez tenga más asco al pecado, porque de tanto venirme tentaciones de que caeré en él, intento alejarme de todo pecado como me sea posible.
      Así que confiaré en Dios y pediré la virtud de la humildad para saber humillarme en el Confesionario y vencer todo escrúpulo de vergüenza.

      Gracias y Dios los bendiga.

      Eliminar
  74. Buenas! Una pregunta:
    Es pecado fumar marihuana? Tengo entendido que no. Pero quizás no consulté buena fuente.
    Espero una respuesta.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que lo es, va contra el quinto mandamiento al afectar la salud. Una droga adictiva, que como tal, te hace dependiente de ella, afecta la percepción de la realidad, provoca daños graves a la salud, es la puerta a drogas aún más dañinas y puede inducir un comportamiento descuidado y errático que afecta a la voluntad es algo dañino física y moralmente (todo ello sin considerar que puede producir graves accidentes al manejar o realizar determinadas actividades). Además, su adquisición es en provecho y beneficio de cárteles que cometen muchos crímenes aparte de traficar con ella. En este enlace puedes leer un pequeño resumen de sus efectos:
      http://www.drogaconsulta.com.ar/intro_consecuencias-mar.htm

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  75. A un lector que nos hace hoy una pregunta: Si es tu caso (porque a veces nos hacen solo preguntas teóricas), consúltalo con tu Confesor. Dependerá de varios factores que deberás explicarle. No hay una respuesta general, aunque no deja de ser siempre desaconsejable.

    ResponderEliminar
  76. Hola. ayer me confese de pecados mortales. el confesor me dio penitencia por varios dias y no empece a rezarlas ayer. voy a empezar hoy? seguro que eso no es pecado mortal? no tengo que hacer de nuevo mi confesion? porque tengo entendido que para que sea completa el penitente debe cumplir con la penitencia como fue dada, y yo voy a comenzarla un dia mas tarde. gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalmente cuando un confesar pone penitencia no establece la fecha en que debe cumplirse. No debe iniciarse o cumplirse necesariamente el día de la Confesión. Puede realizarse un poco después (siempre que se tenga esa intención de realmente hacerlo y luego se cumpla efectivamente). A menos que por algún serio motivo hubiese puesto formalmente una fecha o momento de realizarla, pero esto no es común. Pero no creemos que ese sea el caso, pues solo se trata de rezar oraciones.

      Eliminar
  77. hola. tengo una duda: si yo confieso "que tuve muchos pensamientos impuros" tuve de todo tipo. imaginaciones de terceras personas familiares juntas. basta con que diga "muchos pensamientos impuros"? le pregunte al padre y me dijo que si. que tenia que aclarar si yo tenia pensamientos impuros deseando a un casado, o a una persona de mi mismo sexo, etc. Pero estas imaginaciones eran sobre terceras personas familiares estando juntas. fue mala la confesion?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un agravante no se especificó en la confesión anterior, sin que esa omisión o explicación insuficiente fuera deliberada (por pena o mala fe sino solo por error o nervios o no pensarlo adecuadamente), basta que en la próxima confesión que tenga necesidad de hacer lo acuse como algo insuficientemente explicado en la confesión anterior. Por lo pronto queda todo perdonado, pero subsiste la obligación de aclarar algún agravante no especificado. La confesión resultaría inválida solo si intencional o deliberadamente se oculta el agravante que debe ser dicho, pues habría engaño y mala fe. Pero una insuficiente explicación de buena fe no hace invalido el sacramento. Basta aclararlo la próxima vez.

      Eliminar
  78. Hola. ¿está permitido ver una imagen del vientre de una mujer embarazada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo puede ver con naturalidad -como debe ser- no hay problema.

      Eliminar
  79. Buenas..tuve un pasado muy miserable de pecados..me confese de lujuria y pecados mas graves..pero me acorde a dia de hoy de mas pacados..fui a confesar y los queria decir pero mi confesor Sacerdote que ya me conoce me dijo que estuviese tranquilo que no me hace falta confesar mas que todos mis pecados son perdonados hasta este dia..que confie el la Misericordia de Dios y asi hago para no desobedecer y confiar siempre el el Señor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos por partes:

      Si alguien OLVIDÓ INVOLUNTARIAMENTE decir algún pecado mortal (o algunos) en su Confesión, éste o éstos quedaron efectivamente perdonados pero es OBLIGATORIO acusarlos la siguiente vez que requiera confesarse (señalando que olvidó decirlos la vez pasada). De esta obligación no puede eximirlo ningún sacerdote, pues no tiene nadie ese poder.

      A no ser que se trate de alguien muy escrupuloso que repita y repita una y otra vez los mismos pecados o diga pecados que realmente no lo son, solo en tal caso el sacerdote estaría aconsejando correctamente.

      Si realmente olvidó decir algunos pecados mortales, TIENE LA OBLIGACIÓN de acusarlos como pecados olvidados. Ningún sacerdote puede eximirlo de esa obligación. Si quien lo confiesa regularmente no quiere oír las faltas olvidadas, acuda con otro confesor. Si ese es realmente el caso, NO DEBE seguir el consejo que le dieron.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  80. Hola, si alguien prometió no usar más facebook y por el motivo que fuese, debe volver a usarlo, ¿peca?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si DEBE volver a usarlo, cualquier sacerdote puede levantarle la promesa.

      Eliminar
  81. El pleno consentimiento como tercera condición para que un pecado sea mortal, ¿implica decir/hacer/pensar algo pecaminoso con plena libertad, verdad? ¿cuando se dice algo ´a fuerzas´ o se dice sin antes pensar `si digo esto es pecado´, es señal de que no hubo pleno consentimiento?

    ResponderEliminar