sábado, 13 de junio de 2015

¡COMULGA EN GRACIA!



Discípulo. — Haga el favor, Padre, de explicarme la parábola de los invitados a las bodas, y de lo que sucedió con el que no llevaba el vestido nupcial.
Maestro. — Con mucho gusto. Escucha pues, con atención.

Narra el Santo Evangelio que un rey quiso celebrar con la mayor solemnidad la boda de su hijo, y preparó una gran cena, invitando a ella a sus parientes y amigos. Muchos presentaron sus excusas y evadieron la invitación, en vista de lo cual el rey ordenó a sus criados fueran por las plazas y por las calles de la ciudad e invitaran a cuantos encontrasen. Llena ya la sala y ocupados todos los puestos, revistó a todos los convidados, y, al ver a uno que no llevaba el vestido de boda, le dijo: “Amigo, ¿cómo has venido sin el vestido o traje de boda?” Y acto seguido, dirigiéndose a los criados, les dijo: “Llevadlo, atadlo y metedle en el calabozo”.

D. — Padre, ¿qué significa este vestido de boda que no llevó aquel pobre infeliz, y por qué le metieron en la cárcel, siendo, como era, pobre?
M. — Este banquete representa a la Eucaristía, o sea, la Sagrada Comunión. El rey que hace la fiesta, con motivo de la boda de su hijo, es el Eterno Padre; el hijo es Jesucristo, que se desposó con nuestra humana naturaleza. Los invitados son todos los hombres de la tierra.

Significa que Dios nos ha creado a todos para el cielo, y por esto nos invita a todos a ir por la senda de la fe, de la caridad, de la penitencia y de los Sacramentos; pero, de todos estos invitados, muchos no quieren creer: son los incrédulos; otros presentan excusas o se sirven de cualquier pretexto; éstos son los pecadores que difieren su conversión; finalmente, otros acuden al banquete, pero sin el vestido o traje de boda: son los sacrílegos, representados en aquel infeliz que fué retirado del banquete, atado y llevado al calabozo.

D. — ¿Entonces, para qué le forzaron a entrar al banquete?
M. — Cuando vió que era indigno debió oponerse, y presentar excusa, o pedir disculpa antes de entrar.

El hecho es bien claro; todo el que va a comulgar en pecado mortal se encuentra en las mismas condiciones de este infeliz, y por tanto en peligro de ser juzgado y condenado.

Además, Dios mismo lo ha dicho, por medio del Apóstol San Pablo: “El que come mi carne indignamente, come su misma condenación y se juzga a sí mismo”.

...¡Pobre del alma que, en pecado mortal, se acerca a sabiendas a recibir la Sagrada Comunión de manos del sacerdote!... Será para ella un veneno mortal.

Feliz, por el contrario, el que se alimenta de este Pan de Vida, teniendo el corazón limpio por una sincera contrición, tras haberse confesado; recibirá bendiciones y gracias entre los aplausos de los ángeles, y la Sagrada Comunión será para él prenda de la gloria eterna.

D. — ¿Tan numerosos serán los que comulgan sin vestido de boda, o sea en pecado mortal?
M. — ¿Quién puede asegurar que sean muchos? Lo cierto es que, desgraciadamente, abundan, y en todas las clases sociales.

¡COMULGAD BIEN!

Pbro. José Luis Chiavarino, NECESIDAD DE LA VESTIDURA NUPCIAL (sobre la Comunión).

TEMAS RELACIONADOS: 1)  ¿COMULGAR SIN CONFESARSE?  2) CINCO PASOS QUE SE REQUIEREN PARA REALIZAR UNA BUENA CONFESIÓN

8 comentarios:

  1. Ojalá pudiera un día confesarme y comulgar físicamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ud vive en España puede comulgar y confesar.
      http://www.alfonsogalvez.com/es/
      Padre Alfonso Gálvez

      LOS IMPULSOS DE DIOS EN LA VIDA DE UN SACERDOTE
      https://youtu.be/np8IVzSe-k0
      Entrevista al R.P. Juan Manuel Rodriguez de la Rosa, sacerdote de vocación tardía

      Eliminar
  2. Si falte un domingo a misa me tendre q volver a confesar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. La misa dominical obliga bajo pecado mortal.

      Eliminar
    2. Sí. La misa dominical obliga bajo pecado mortal.

      Eliminar
  3. 1-es obligatorio decir cuantas veces se cometio un pecado mortal ???
    2-comulgar teniendo pecados mortales sin saberlo es pecado mortal ?
    3-si me olvide algunos pecados en mi confesion pasada ,(sin callar) ya fueron perdonados
    espero sus respuestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AL No 1: Sí, es obligatorio decir el número de veces que se cometió un pecado mortal (si no se acuerda con exactitud, lo más aproximado posible)

      Al No. 2: Comulgar en pecado mortal es un sacrilegio. Debe saber que está en pecado grave para cometerlo. ¿Cómo está eso de "sin saberlo"?

      Al No. 3: Si por olvido involuntario no confesó un pecado mortal, éste quedó perdonado con la absolución; pero si luego lo recuerda, OBLIGA confesarlo en la siguiente ocasión señalándolo como un pecado olvidado.

      Eliminar
    2. La gente no sabe que está en pecado mortal, andan como zombies por la vida, lo más difícil es ver el pecado en nuestras almas.

      Eliminar