lunes, 26 de enero de 2015

EL CRISTERO ESPAÑOL, UN CASO POCO CONOCIDO


Don Francisco Indart era español de nacimiento, caballero cristiano, de alma templada y ardiente. En la campaña de Cuba se había conquistado, por sus cualidades militares, el grado de teniente en el Ejército Español.

Después de las hazañas de Cuba se radicó en tierras mexicanas, en donde fue un honrado y laborioso industrial. Siempre se mostró buen católico.

Iniciada la defensa armada, él personalmente, con sigilo y prudencia, estuvo cooperando sin abandonar la ciudad, ya recabando noticias, ya consiguiendo, aun entre los mismos militares callistas, parque, armas, etc., en las filas de la L.N.D.L.R.

Denunciado ante los perseguidores como persona de quien se sospechaba tener relaciones con los soldados de Cristo Rey, fue puesto en prisión el 18 de abril de ese mismo año 1928. En la cárcel cumplió cincuenta y cinco años de edad, y de allí logró fugarse dos o tres semanas más tarde y salió para la hacienda de El Naranjo, lugar entonces controlado por las fuerzas libertadoras cristeras, en donde fue capturado cuando el combate del 3 de junio y conducido a Colima para ser fusilado.

Puesto ya en el lugar de la ejecución, sin abatirse en lo más mínimo, habló así:

"Sabed que la sangre que vais a derramar en estos momentos no es sangre mexicana, es sangre española; mas gustoso la derramo por la Santa Causa de Jesucristo, mi Dios y Rey, y de Santa María de Guadalupe, y por el bien de México, mi Patria chica. Quiera el Cielo aceptar mi sangre, en expiación de los pecados de esta Nación. Ojalá que mi sangre fuese la última que se derramase por la Santa Causa, que vosotros blasfemáis. Mi sangre hablará a España, mi Patria, diciéndole: ¡Oh, España, patria mía! A ti me vuelvo en mis últimos momentos; la sangre que me diste, la derramé en México, porque mis hijos que quedan huérfanos moran en él, y quise derramarla porque México tiene sed de justicia, y tú, como madre mía que eres, ayudarás para que no quede burlada, y que pronto y muy pronto queden aplastados los traidores. Tú reclamarás mi vida; mas no ante México, sino ante estos malos mexicanos, traidores a su Dios, a quien persiguen, y a su Patria, a quien deshonran."


¡Viva Cristo Rey!
¡Viva Santa María de Guadalupe!
¡Muera, ante Dios y ante los hombres, el mal Gobierno de México!

Fuente: Los Cristeros del volcán de Colima.

viernes, 23 de enero de 2015

MASONES FRANCESES EXIGEN EL DERECHO A BLASFEMAR


Exigen la retirada del delito de blasfemia en la región de Alsacia-Moselle, único lugar en Francia con esa ley

Una semana después del atentado a contra la revista blasfema Charlie Hebdo, se ha sabido que los masones del Gran Oriente de Francia habían presentado en diciembre una propuesta legal para abolir el delito de blasfemia que existe en una de las regiones de ese país europeo. Han vuelto a reiterar su petición, planteándolo como una exigencia, tras lo ocurrido en París.
21/01/15
(Aci Prensa/InfoCatólica) Según informa el diario francés Le Figaro, el comunicado de los masones señala que «aunque los periodistas de Charlie Hebdo fueron las víctimas de quienes los acusan de haber dibujado caricaturas blasfemas, el Gran Oriente de Francia exige que todo sea ordenado para que el delito de blasfemia, que aún existe en el territorio de Alsacia-Moselle, sea suprimido de inmediato del derecho francés».
La norma castiga con un máximo de tres años de prisión a «cualquiera que cause escándalo blasfemando públicamente contra Dios o haya vejado públicamente a algún culto» o cometa «actos injuriosos y escandalosos» en algún lugar de culto.
El pedido de los masones se dio inicialmente el pasado 9 de diciembre, como una de las 25 propuestas para reforzar la «laicidad» en el país.


NOTA: CATOLICIDAD publicó un post donde se demuestra que detrás de la blasfema revista Charlie Hebdo está la propia masonería. Haz clic AQUÍ.

jueves, 22 de enero de 2015

AVISO A LOS SUSCRIPTORES


A quienes reciben nuestro blog en su correo electrónico:

Al post "LA ORACIÓN. CATECISMO EN VIDEOS. TEMA VEINTEse le cambió el enlace al video. Aquellos que no pudieron verlo, pueden hacerlo en YouTube AQUÍ o directamente en el blog ACÁ.

Atentamente 
CATOLICIDAD

miércoles, 21 de enero de 2015

LA ORACIÓN. CATECISMO EN VIDEOS. TEMA VEINTE.


Con este video retomamos la publicación de esta serie de videos editados y remasterizados por CATEQUISTAS CATÓLICOS, misma que quedó interrumpida medio año por necesidades particulares de sus editores, como informamos el 6 de julio de 2014. Ahora, publicamos el tema veinte de la serie. Como explicamos en el primer tema, el material está plenamente apegado al dogma y cuenta con la aprobación del entonces arzobispo primado de México. Está dirigido a niños y adolescentes pero también es útil y aprovechable para adultos. Seguramente muchos lectores adultos aprenderán aspectos que desconocían de su fe y de la historia sagrada.

Es muy aconsejable que los papás lo vean conjuntamente con sus hijos, pues es un material muy didáctico y con doctrina segura, para que lo utilicen como complemento en la catequesis familiar. Por supuesto, será de gran utilidad y apoyo didáctico, también, para el catecismo en grupos de iglesias y parroquias.


Agradecemos a CATEQUISTAS CATÓLICOS habernos dado la primicia de esta excelente serie y habernos notificado su reanudación. Como todo nuestro material, se autoriza la reproducción de los videos en otros blogs y páginas web católicas.

Para ver todo lo editado (las demás partes de la serie se irán publicando paulatinamente), basta hacer click en nuestra etiqueta: 


DE LA ORACIÓN EN GENERAL
Tomado del Catecismo mayor de San Pío X

254.- ¿De qué se trata en la segunda parte de la Doctrina Cristiana? - En la segunda parte de la Doctrina Cristiana se trata de la oración en general y del Padrenuestro en particular.
255.- ¿Qué es la oración? - Oración es una elevación de la mente a Dios para adorarle, darle gracias y pedirle lo que necesitamos.
256.- ¿De cuántas maneras es la oración? - La oración es de dos maneras: mental y vocal. Oración mental es la que se hace con solo la mente; oración vocal es la que se hace con las palabras, acompañadas de la atención de la mente y de la devoción del corazón.
257.- ¿Hay otras maneras de oración? - Hay otras maneras de oración, a saber: privada y pública.
258.- ¿Qué es la oración privada? - Oración privada es la que uno hace en particular para sí o para otros.
259.- ¿Qué es la oración pública? - Oración pública es la que se hace por los sagrados Ministros, a nombre de la Iglesia y por la salvación del pueblo fiel. Puede llamarse, asimismo oración pública  la oración hecha en común y públicamente por los fieles, como en las procesiones, en las romerías o en la Iglesia.
260.- ¿En qué se funda la esperanza de recabar de Dios por medio de la oración los auxilios y gracias que necesitamos? - La esperanza de recabar de Dios por medio de la oración las gracias que necesitamos se funda en la promesa de Dios omnipotente, misericordioso y fidelísimo, y en los merecimientos de Jesucristo.
261.- ¿En qué nombre hemos de pedir las gracias que necesitamos? - Hemos de pedir a Dios las gracias que necesitamos en nombre de Jesucristo, como el mismo nos lo ha enseñado y como lo practica la Iglesia, terminando todas las oraciones con estas palabras: per Dóminum nostrum Iesum Christum, esto es, por Nuestro Señor Jesucristo.
262.- ¿Por qué hemos de pedir a Dios las gracias en nombre de Jesucristo? - Hemos de pedir a Dios la gracias en nombre de Jesucristo porque siendo El nuestro medianero, sólo por medio de El podemos acercarnos al trono de Dios.
263.- ¿Por qué muchas veces no son oídas nuestras oraciones, siendo así que la oración tiene tanta virtud? - Muchas veces no son oídas nuestras oraciones porque o pedimos cosas que no convienen a nuestra salvación eterna o porque no pedimos como debemos.
264.- ¿Qué cosas debemos principalmente pedir a Dios? - Debemos principalmente pedir a Dios su gloria, nuestra eterna salvación y los medios de alcanzarla.
265.- ¿No es lícito pedir también a Dios bienes temporales? - Si, señor; es lícito pedir también a Dios bienes temporales, aunque siempre con la condición de que sean conformes a su santísima voluntad y no impidan nuestra eterna salvación.
266.- ¿A qué pedir a Dios lo que necesitamos, si ya lo sabe? - Aunque Dios sepa lo que necesitamos, quiere, no obstante, que se lo pidamos para reconocerle como dador de todo bien, atestiguarle nuestra humilde sumisión y merecer sus favores.
267.- ¿Cuál es la primera y mejor disposición para hacer eficaces nuestras oraciones? - La primera y mejor disposición para hacer eficaces nuestras oraciones es estar en gracia de Dios o desear, al menos, ponerse en tal estado.
268.- ¿Que otras disposiciones se requieren para bien orar? - Para bien orar se requieren especialmente recogimiento, humildad, confianza, perseverancia y resignación.
269.- ¿Qué quiere decir orar con recogimiento? - Quiere decir pensar que hablamos con Dios, por lo cual hemos de orar con todo respeto y devoción, evitando cuanto es posible las distracciones, esto es, todo pensamiento extraño a la oración.
270.- ¿Disminuyen las distracciones el mérito de la oración? - Si, señor; cuando nosotros mismos las procuramos o bien no las desechamos con diligencia. Mas si hacemos lo posible para estar recogidos en Dios, no menoscaban el mérito de nuestra oración, antes pueden acrecentarlo.
271.- ¿Que se requiere para hacer oración con recogimiento? - Antes de la oración debemos alejar todas las ocasiones de distracción, y  durante ella pensar que estamos delante de Dios, que nos ve y escucha.
272.- ¿Qué quiere decir orar con humildad? - Quiere decir reconocer sinceramente la propia indignidad, impotencia y miseria, acompañando la oración con la compostura del cuerpo.
273.- ¿Qué quiere decir orar con confianza? - Quiere decir que hemos de tener firme esperanza de ser oídos, si ha de ser para gloria de Dios y nuestro verdadero bien.
274.- ¿Que quiere decir orar con perseverancia? - Quiere decir que no hemos de cansarnos de orar, aunque Dios no nos oiga inmediatamente, sino que hemos de seguir orando con más fervor.
275.- ¿Que quiere decir orar con resignación? - Quiere decir que nos hemos de conformar con la voluntad de Dios, pues conoce mejor que nosotros cuanto nos es necesario para nuestra salvación eterna, aun en el caso que no sean oídas nuestras oraciones.
276.- ¿Oye Dios siempre las oraciones bien hechas? - Sí, señor; siempre oye Dios las oraciones bien hechas, pero siempre en el modo que El sabe que es provechoso para nuestra eterna salvación, y no siempre según nuestra voluntad.
277.- ¿Que efectos produce en nosotros la oración? - La oración nos hace reconocer nuestra dependencia de Dios, supremo Señor, en todas las cosas; nos hace pensar en las cosas celestiales, nos hace adelantar en la virtud, nos alcanza de Dios misericordia, nos fortalece contra las tentaciones, nos conforta en las tribulaciones, nos socorre en nuestras necesidades y nos impetra la gracia de la perseverancia final.
278.- ¿En qué ocasiones especialmente hemos de orar? - Hemos de orar especialmente en los peligros, en las tentaciones, en el trance de la muerte; además, hemos de orar frecuentemente, y es bien que esto se haga a la mañana, a la tarde y al principio de las acciones más importantes del día.
279.- ¿Por quiénes hemos de orar? - Hemos de orar por todos, a saber: por nosotros mismos, por nuestros padres, superiores, bienhechores, amigos y enemigos; por la conversión de los pobres pecadores, de los que están fuera de la Iglesia y por las benditas almas del purgatorio.


martes, 20 de enero de 2015

EL PAPA FRANCISCO Y LOS LEPÓRIDOS

  • Puntualizaciones sobre una entrevista del Papa
  • Francisco es el mayor de cinco hermanos
  • Ha encomiado a las familias numerosas



Es fundamental distinguir que una cosa es el MAGISTERIO DE LA IGLESIA y otra muy distinta una declaración coloquial e informal dada en una entrevista por el papa Francisco, misma que no pertenece al Magisterio. Lo primero (el Magisterio) refleja la doctrina de la Iglesia, lo segundo (la entrevista) es una mera opinión personal -contestada sobre la marcha- que puede ser imprecisa y limitada. Naturalmente la Prensa -como ya es una constante- manipulará y presentará el asunto a su modo y conveniencia.

El hecho es que REALMENTE no hubo tal dizque "exhortación" general a los católicos a no reproducirse "como conejos", como señalan los diarios. Lo que hubo fue una mera respuesta improvisada a una pregunta de la Prensa. El mismo tono coloquial -muy personal y argentino de Francisco- que ha sido considerado justamente como inadecuado por personas de familias numerosas a las que les molestó el término "conejos", resulta opuesto al que se emplea en el Magisterio oficial de la Iglesia donde con todo cuidado y precisión se enseña la doctrina católica sobre fe y moral. La frase "tener hijos como conejos" ha sido históricamente usada de forma a veces muy despectiva hacia matrimonios católicos que han optado por la vida de manera RESPONSABLE y CONSCIENTE, pues saben que en el matrimonio existe un deber de fecundidad y que el fin primario de este sacramento es la procreación y educación de los hijos. La generosidad al cumplir este deber siempre ha sido encomiada por la Iglesia Católica, de ahí que la coloquial expresión de Francisco -que no se trata de ninguna "exhortación" a todos los católicos, como publicaron los medios ni de ninguna declaración magisterial- diciendo que para ser buenos católicos no es necesario reproducirnos como conejos, resulta realmente confusa, imprecisa e infortunada, aunque se refiera solamente a que en ocasiones es lícito y conveniente el uso de métodos naturales. El Papa actual es muy aficionado a improvisar, y así le va, pues de inmediato sus imprecisas o ambiguas expresiones dadas en entrevistas son manipuladas o tergiversadas por la prensa anticatólica, que es la dominante. Y lo grave es que una inmensa cantidad de católicos no acuden a las fuentes del Magisterio de la Iglesia sino que lo permutan por esas entrevistas imprecisas -y manipuladas en los medios- para contrariar la doctrina de la Iglesia. Esto deberían hacérselo ver al Pontífice sus colaboradores cercanos.


EL PAPA HA ENCOMIADO A LAS FAMILIAS NUMEROSAS

No es verdad que en su opinión personal el papa Francisco condene las familias numerosas. Por el contrario, ha dicho anteriormente que "la familia numerosa es una célula más rica, más vital, y el Estado debe tener todo el interés en invertir en ella” (28 de diciembre de 2014, encuentro en el Aula Pablo VI con la Asociación Nacional de Familias Numerosas de Italia con ocasión de su 10° aniversario). Y tan no las condena ni las considera efecto de actitudes de lepóridos (conejos) que el mismo papa Francisco es el mayor de cinco hermanos (tres varones y dos mujeres). Quienes creen que considera "conejil" toda familia numerosa, estarían falsamente suponiendo que así considera a la propia el mismo papa, lo que resulta totalmente absurdo e ilógico.


NUNCA DIJO QUE DEBAN SER SÓLO TRES HIJOS

Conviene precisar que tampoco es verdad que haya dicho que el número de hijos deba ser sólo de tres, como maliciosamente pregonaron muchos medios informativos. Lo que indicó es que tres hijos es el mínimo que "los expertos dicen que es importante para mantener la población". Asimismo, recordó que sólo los métodos naturales pueden ser empleados por los católicos (pues los artificiales están condenados por la Iglesia ). A lo que conviene puntualizar, que esto -como lo enseña el MAGISTERIO DE LA IGLESIA- es así únicamente cuando existen SERIAS razones para ello, no en cualquier caso como egoístamente se acostumbra muchas veces.

Terminamos con la idea inicial: Debemos distinguir entre el Magisterio de la Iglesia y las declaraciones improvisadas y coloquiales dadas en una entrevista de prensa, las que siendo opiniones personales no tienen valor magisterial ni gozan de la infalibilidad de las eseñanzas ex cathedra de un Pontífice, pues -dada su improvisación- puede haber en ellas desde errores hasta meras imprecisiones o ambigüedades que generen confusión, como ha sido éste el caso.

Finalmente, sabiendo que nos leen en el mismo Vaticano (no menos de treinta y tantos internautas), exhortamos a los colaboradores cercanos al papa Francisco a que hagan de su conocimiento el desconcierto que generan las respuestas improvisadas, en entrevistas coloquiales, confusas e imprecisas, y que provocan mal entendidos en los católicos sencillos. Mismas que además son aprovechadas maliciosamente por la prensa anticatólica y que requieren explicaciones y precisiones, como las aquí señaladas en este escrito, que llegan -lamentablemente- sólo a una minoría cuando el daño propagado por los grandes medios ya está hecho de manera generalizada. El propio Francisco lo pide, pues ha dicho sobre la Curia: "Lo que sí he encontrado es ayuda y gente leal. Por ejemplo, a mi me gusta cuando una persona me dice: 'Yo no estoy de acuerdo', y esto lo he encontrado. 'Yo esto no lo veo, no estoy de acuerdo, yo se lo digo y luego haga lo que quiera': alguien que te dice eso es un verdadero colaborador, y eso lo he encontrado. Pero esos que te dicen: «Ay, qué bonito, qué bonito, qué bonito», y luego dicen lo contrario en otra parte, todavía no me he dado cuenta. Quizás hay alguno" (conversación con los periodistas que le acompañaban en el avión que le llevaba de vuelta a Roma después de haber participado en la JMJ de Río de Janeiro). Hacemos esta exhortación también con base en las propias palabras del papa Francisco: "Cuando el ternero tiene hambre, va con la vaca, va a su madre, a beber la leche; pero la vaca no se lo da rápidamente: parece que se lo quiera tener para ella. ¿Y que hace el ternerillo? empuja con su hocico las mamas de la vaca para que salga la leche. ¡Es una bella imagen! Y os pido por favor, de importunar a los pastores, molestar a los pastores, A TODOS NOSOTROS pastores, para que nosotros os demos la leche de la gracia, de la doctrina y de la guía". (Papa Francisco 12-V-14. Ver video AQUÍ)

En tiempos de extrema confusión como el nuestro, en el cual domina la sed de novedades, debemos recordar la exhortación del Apóstol San Pablo: “manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido” (2 Tes. 2, 14). Pidamos a Nuestra Señora la gracia de tener una constante fidelidad a la Iglesia, Una, Santa, Católica, Apostólica y Romana, la única verdadera Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo.