jueves, 25 de junio de 2009

¿REHACER TU VIDA?



Autor: Lic. Oscar Méndez Casanueva

“Rehacer la vida” de los matrimonios divorciados. He ahí el incontenible slogan, el nuevo “dogma” laico que actualmente fluye de boca en boca y que el sólo hecho de contradecirlo convierte al osado que a ello se atreviere, en merecedor de todas las penas, sanciones y calificativos condenatorios. Opinar en contra del divorcio es ir -dicen- contra el progreso, la modernidad y los derechos del hombre.

Sin embargo, quien en un ejercicio de individualidad, empleando su criterio, logre abstraerse de las máximas materialistas de una sociedad masificada -que paradójicamente se cree libre-, empezará por efectuarse, entre otros, estos fundamentales cuestionamientos: “Pero...¿en verdad rehacen su vida los divorciados?”... “¿qué han hecho primero para deshacerla?” Porque -reflexionará- “sólo se intenta rehacer lo que previamente se ha deshecho”. Y, se preguntará si, en ese intento, realmente se estará rehaciendo o deshaciendo, aún más, no sólo la propia vida sino también la ajena. Sin embargo, hoy en día, pocos se lo cuestionan; y por lo mismo ¡cuántos se internan en una ingenua y peligrosa aventura, muchas veces sin retorno!

Ciertamente, para deshacer una vida hay mil fórmulas por demás eficientes. Germinan muchas veces en nuestras mentes, en nuestro criterio, desde niños; toman forma y se desarrollan durante la juventud, para eclosionar finalmente en la etapa adulta. Se componen de múltiples factores. Entre ellos sobresalen la ausencia de sólidos y auténticos principios, así como una pobre visión, horizontal y laica, de la existencia.

Ahí, donde se ha perdido el enfoque trascendente del ser humano, donde prevalece “lo material” sobre lo espiritual, ahí florecen y se desparraman los frutos de una sociedad que nos bombardea, hasta la saciedad, con sus criterios materialistas y masificantes.

La elección

Y si bien es cierto que el daño se inicia con esos criterios -que como hemos dicho, muchas veces se absorbieron en la niñez, o cuando menos en la etapa juvenil-, este mal se concretiza de una manera formal, por primera vez, en el momento del noviazgo. Pues son esos mismos criterios los que regirán la elección del futuro consorte.

Sin escalas de valores bien establecidas y jerarquizadas, tanto en la novia como en el novio, que constituyen elementos fundamentales para analizar la genuina compatibilidad, y sin un verdadero análisis de las características trascendentes de las partes, necesariamente mal se inicia un posible futuro matrimonio. Y así, considerando como factores principales “lo físico”, “la química” -como hoy le llaman a la atracción- y el ser “buena onda”, se embarcan los dos hacia océanos desconocidos y peligrosos.

Sin embargo, hay algo muy íntimo en su interior que les avisa que están edificando sobre cimientos inseguros. Y así, se curan en salud, pues luego de magnificar su amor, señalan que en el caso de que éste llegase a desaparecer, existe la alternativa del divorcio. Y de esta manera, se dirigen al altar llenos de ilusiones y optimismo, pero paradójicamente con el virus de un fracaso activado y virtualmente aceptado de antemano.

Triunfo o fracaso

Ya en la vida matrimonial, se iniciarán las adaptaciones, los ajustes y hasta las confrontaciones, derivadas de los diversos caracteres, criterios, gustos y sobretodo de los distintos valores morales y religiosos. Aflorarán, en uno u otro sentido, las particulares mentalidades provenientes de la educaci
ón y de la clase social de cada uno, con la envoltura de las virtudes y defectos específicos de cada cual.

En este proceso se podrá salir o no victorioso, de acuerdo con la formación, criterio y sentido sobrenatural de ambas partes. A veces se requerirán verdaderos ejercicios de virtud y prudencia extrema. Ello incidirá en mil beneficios para toda la familia: padres e hijos.

Ciertamente, las gracias de Dios no faltarán cuando existe buena voluntad. El amor profundo y sobrenatural vencerá sobre todas las vicisitudes y gozará de mil alegrías y beneficios. No será derrotado ni por el falso amor propio -egoísmo puro- ni por el materialismo hedonista, que finca su relación, principalmente, en la comodidad y la sexualidad. Su fundamento será el genuino cariño entre ambos, con ese sentido de eternidad que pone, primero, al amor y la obediencia a Dios por encima de todo y que conlleva, como consecuencia inevitable, al máximo bien del consorte y de los hijos. El verdadero amor sabe que lo demás, de una u otra manera y dimensión, se dará como añadidura.

Por el contrario, múltiples elementos contribuyen hoy en día, para la destrucción del matrimonio. Los medios de comunicación -con su determinante influencia para la creación de mentalidades- no cesan de presentarnos a la infidelidad, la pornografía, el amor dizque libre, el aborto y la “pequeña” -exigua- familia como modelos de vida. Ni que decir de la violencia, la brecha generacional, la drogadicción, la incomunicación familiar, la escuela laica y demás factores que también inciden negativamente en la célula esencial de la sociedad.

El divorcio

Cuando no hay una adecuada preparación para el matrimonio y una elección responsable, cuando no hay un sacrificio del “yo” en favor del “tú” y del “nosotros”, cuando no se está dispuesto a todo lo positivo en favor del cónyuge y los hijos, cuando prevalece el amor propio, el egoísmo y la soberbia -con su disfraz de dignidad-, cuando se tiene abierta la puerta -en algún rincón de la mente- al divorcio, cuando no se ha alojado a Dios en el hogar, estos
factores combinados de una u otra manera, estarán activando, sin lugar a dudas, un fracaso matrimonial.

Naturalmente, la culpa principal siempre se atribuirá a la otra parte, sin reconocer o, en muchos casos, ni siquiera adivinar la propia. Y a esa parte que se dice tan buena, tan inocente, que en ocasiones llega hasta aceptar (o no puede dejar de reconocer) cierta culpa, ¿qué le queda? Según ella: “rehacer su vida”, puesto que se considera de alguna manera una víctima. Y efectivamente, lo es pero de sí misma, aunque también es victimaria -en la parte proporcional que le corresponda- de su familia: de su cónyuge y sus hijos, con todas las consecuencias morales y sociales que ello implica. Todo ello, evidentemente, sin detrimento de la responsabilidad de la otra parte (1).

Papeles, viles papeles

Y así, con el divorcio creen destruir un vínculo que libremente aceptaron y que Dios santificó y estableció hasta la muerte de algún cónyuge. Y si bien es cierto que el Estado puede regular los efectos civiles de la institución matrimonial, éstos deben respetar el orden señalado por su Creador. Por lo tanto, no puede -ni es válido- legislar sobre aquello que es de institución Divina. El Estado carece de facultades -aunque se las atribuya- para disolver un verdadero y legítimo matrimonio. Así, lo que Dios unió no lo puede separar el hombre, aún cuando éste expida mil actas con sellos oficiales o establezca todas las legislaciones que le vengan en gana. Finalmente, estas leyes y estas actas de divorcio serán sólo papeles sin valor alguno. ¡Papeles, viles papeles!

Y con ellos pretenden legalizar el consecuente y quizá los subsecuentes amasiatos (las cosas por su nombre, aunque suenen duro). Con estos papeles consuman la destrucción que iniciaron poco a poco, quizá antes de elegir novia o novio, en el momento mismo que aceptaron la idea de que el divorcio era “un derecho” y “una solución”.

Es la gran tentación y el gran error: El “rehacer” que dio la opción previa de deshacer. El “rehacer” que impidió poner TODO de nuestra parte. El “rehacer” que lleva implícito el virus ya activado que obliga a creer que si las cosas salen mal nuevamente, existe la posibilidad de rehacerlas una y otra vez. ¿O habrá quien le pueda poner un límite a ello? ¿en función de qué?

Este virus infecta también al que se casa con el divorciado, ya que al aceptar el efecto (el nuevo y falso matrimonio) acepta también la causa (el divorcio). Ahora son dos: ambos con el mismo virus. El efecto se multiplica en ellos y muy probablemente alcanzará a sus actuales y futuros hijos que acabarán viendo normal lo que es irregular y considerando al divorcio como una posible opción -dirán que “en caso necesario”- para su futuro. Sin embargo, ellos serán las primeras víctimas. Cualquier director(a) de escuela, cualquier trabajador(a) social lo sabe sin necesidad de ser psicólogo(a): ahí donde hay un niño con problemas o donde se encuentre un joven delincuente, ahí existe un matrimonio destruido.

¿Verdadera reconstrucción?

Por otra parte, este “rehacer” impide una genuina reconstrucción, ya que el divorciado crea nuevas estructuras familiares que lo atan y lo arraigan y que sólo destruye en caso de nuevos fracasos, para crear otras más que vuelven a arraigarlo por tercera, cuarta o quien sabe cuántas veces más. De esta manera, el cónyuge legítimo -el que no “rehizo” su vida- se ve impedido a verdaderamente tratar de reconstruir su matrimonio alguna vez, pues se topará con estructuras espurias, con amasiatos dizque legalizados, que frustrarán cualquier posible intento de rehacer (ahora sí realmente) su legítima familia.

Dichas estructuras, por su propia naturaleza, anclan a la pareja en su nuevo modus vivendi, que la aleja, además, de la amistad divina y pone en peligro el fin para que fue creado todo hombre: la posesión eterna de Dios.

Quien violenta las leyes que Él ha dispuesto, quien vive en un esquema permanente de pecado, engañará a todos -incluso a sí mismo-, pero no a Dios, colocándose y colocando a “su pareja”, en el enorme riesgo de morir como se está viviendo. En tal caso, se habrá perdido Todo (así, con mayúscula) por nada.


75 años de vida (promedio)/ eternidad = ?

¿Habrá mayor locura o mayor inconsciencia que esto? ¿Qué duración tiene la vida, que no alcanza a medirse ni siquiera como una millonésima parte del tiempo en relación con el rechazo o la aceptación, por toda la ETERNIDAD, de parte del Creador? ¿Valdrá la pena el riesgo? Si no es suficiente freno el amor a Dios, que al menos lo sea el temor a su justo y definitivo juicio.

Analizando y reflexionando todo lo expuesto, se impone de nuevo el cuestionamiento inicial:
Estos matrimonios destruidos, realmente... ¿rehicieron o deshicieron su vida y la de los suyos?


(1) NOTA: No es nuestra intención analizar en este escrito aquellos casos en que la culpa es abrumadoramente imputable -real y objetivamente- a un cónyuge, pues ciertamente no son los más comunes, aunque sí los que más se esgrimen en favor del divorcio y en los que la mayoría de los divorciados engañosamente dicen estar. Ciertamente, la misma Iglesia acepta, en situaciones extremas, la separación, más no la falsa disolución de un vínculo para volverse a casar.

Por otra parte, es conveniente señalar, por la confusión que existe, que se trata de un caso muy distinto al divorcio, el hecho de declarar nulo un matrimonio que en realidad nunca existió por causa de algún impedimento

* Este escrito fue publicado originalmente en la extinta revista "Cristiandad.org" y publicitado, ampliamente, por "Catholic.net". Ha habido quien, luego de leerlo, ha modificado su situación familiar y la ha reconciliado con la moral católica.
Para propagarlo en inglés: http://www.catholicityblog.com/2015/12/rebuilding-your-life.html. PUEDE REPRODUCIRSE -COMO TODO NUESTRO MATERIAL- CITANDO LA FUENTE.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

183 comentarios:

  1. Conocí a una persona que se separó. Casado por la iglesia, católico, practicante, al año y medio de matrimonio, se separó queriendo obtener ahora la nulidad matrimonial. La relacción llegó hasta malos tratos por parte de su mujer dejando a este hombre sumido en la miseria.
    Ante estas situaciones de maltrato, qué considerá la Iglesia que debe hacerse?.Es posible el perdón de DIOS, a esta persona, si rehace su vida y a la pareja con la que elija hacerlo?
    Muy interesante la web y este artículo.
    QUE DIOS LES BENDIGA!

    ResponderEliminar
  2. En cuanto a la posible nulidad hay que considerar que la Iglesia, con la declaración de nulidad, no anula matrimonios sino declara, en ciertos casos, que no hubo matrimonio desde su origen derivado de que hubo algún impedimento. Hay que considerar lo que se señala en el escrito cuya dirección damos:

    http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2010/02/el-papa-pide-rigor-al-analizar-las.html

    Un matrimonio verdadero es un sacramento indisoluble. No puede alguien ir contra un vínculo que Dios unió hasta la muerte de alguno de los dos cónyuges.

    En algunos casos se permite la separación (conviene asesorarse de un sacerdote sabio, prudente y que sea fiel a la doctrina de la Iglesia) pero no que se elija una nueva pareja. Objetivamente eso es un adulterio. Cierto que es una penosa y difícil situación, pero si el hombre pone los medios, Dios no se dejará ganar en generosidad y nos dará sus gracias de tal modo que siempre serán suficientes, pues no pide más de lo que el propio hombre puede dar si acude a la ayuda y la gracia divina.

    Un abrazo en Cristo
    Atentamente
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  3. Estoy pasando por un momento muy difícil... este artículo fue como caldo de pollo para mi alma!! Muchas gracias, Dios los bendiga por tan bonita y noble labor!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario. Reza mucho a Dios para que te ayude y encomiéndate, con mucha confianza, a su dulcísima Madre, que también es tuya.

    Te recomendamos este enlace:

    http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2009/06/sufres-requieres-consuelo.html

    Un abrazo en Cristo, con mucho afecto.
    Atte
    CATOLICIDAD

    P.D. Cuentas con nuestras oraciones, también.

    ResponderEliminar
  5. buenas noches soy un hombre ase 1 mes que ya no veo a mi novia ya que nos disgustamos, ella me reclama mucho e que yo soy muy celoso, y aveses posesivo, claro lo reconosco pero ella tambien es asi solo k ella no lo quiere reconocer bueno el caso, es que ella esta decidida a separarse de mi y yo no quiero reconocer sobre nuestra separacion,ya que ella esta enbarazada lleva cuatro meses,y yo soy el padre del bebe solo pido un consejo si esta bien la decicion que ella ha tomado, yo respetare su decicion.

    ResponderEliminar
  6. Estimado hermano:

    Los datos que nos proporciona son insuficientes para darle una opinión.

    Sin embargo, podemos aconsejarle lo siguiente:

    Deben evaluar AMBOS, de manera SINCERA Y OBJETIVA si vuestra relación está cimentada en valores, cualidades y características que les permitan realizar -en un futuro- un matrimonio con éxito. Esto deben hacerlo ustedes o bien pedir consejo de alguien que tenga BUEN CRITERIO y que los conozca a ambos, para que juzgue y aconseje. Tal vez algún sacerdote que sea sabio y con buen criterio (pero que tenga realmente ambas cualidades, pues no todos las tienen aunque sean personas buenas y santas).

    Naturalmente no deben vivir una relación donde exista la sexualidad fuera del matrimonio. Si -como señala- viene un hijo en camino, se casen o no, ambos deben seguir viendo por él, por su preparación moral y religiosa, por su educación y formación, por sus estudios, apoyándolo en todo momento y viendo por sus necesidades económicas y materiales, pero ante todo las espirituales y afectivas.

    Si lo que los une es únicamente el hijo que viene y no hay una verdadera integración y empatía entre ambos, no debe ser este hijo la única razón para formar un futuro matrimonio que va a ir a un fracaso casi seguro. El matrimonio debe realizarse sólo cuando hay seguras convicciones de que se está fundamentando en cimientos sólidos (mismos valores morales y religiosos, educación similar, simpatía mutua, atracción, empatía, etc., etc.). Por supuesto que si no hay problemas en la relación (o se superan éstos con facilidad, lo que no es común ni fácil), es mejor que un hijo viva con ambos padres.

    Si la decisión ya la tomó de manera definitiva ella, quizá poco puede usted hacer ya.

    Si puede revertirla (y si realmente conviene cambiarla), quizá puedan mantener otro tiempo de noviazgo para analizarse mejor y ver si conviene casarse o no (ignoramos cuánto llevan de conocerse y tratarse, y cómo ha sido esa relación). Pero eviten vivir juntos o mantener relaciones sexuales, pues la moral lo reprueba y se ofende a Dios. En cambio, si el conocimiento actual les permitió conocerse lo suficientemente bien y tomar una decisión en el sentido de terminar. Es lo mejor hacer esto y no prolongar lo que no conviene o es inútil prolongar.

    Sea lo que sea, o la decisión a la que ambos lleguen, es importante evitar el grave defecto de los celos. Venga de una u otra parte, o de ambas. Este defecto, cuando es muy grave o recurrente, destruye toda relación. La actual o futuras. Luchen contra él.

    Finalmente le reiteramos la grave responsabilidad de seguir viendo por el hijo que viene y responsabilizarse de él, haya o no matrimonio, terminen o no con su relación de noviazgo. No olviden bautizarlo en el primer mes de existencia así como que reciba instrucción religiosa cuando vaya creciendo. Ambos, de un modo u otro, serán responsables de que llegue un día a gozar de Dios eternamente.

    Le agradecemos su confianza
    Reciba un fuerte abrazo en Cristo.
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  7. bueno pues es muy poco el tiempo que nos conocimos, la relacion de noviazgo solo duro 6 meses, yo he intentado a cercarme a ella y a iniciar de nuevo nuestra relacion por que la amo y no quiero dejar solo ami hijo he visitado a sus padres y ellos me la niegan, le he hablado por celular,y algunas veses no me contesta, la he citado para tener una platica para tratar de resolver nuestra relacion, pero ella no da ningun paso, y claro ya despues de aver embarazado a mi novia su padre hablo conmigo y con ella y desde esa vez ya no huvo relaciones, el bebe no me ata para casarme con ella lo quiero aser por que en verdad estoy enamorado der mi novia, bien se dice que cuando hay amor en ambos lados los dos asen algo para solucionra el problema en mi caso no es asi, y ella ya esta decidida a no resolver nada, gracias por escuchar mis problemas y yo seguire luchando para sacar adelante a mi hijo y que no le falte nada si su madre ya no quire nada conmigo yo asepto su decicion pero en verdad gracias por orientarme aserca del bebe y claro jamas lo voya dejar solo siempre voy a ver por mi bebe. asta pronto

    ResponderEliminar
  8. Estimado amigo:

    Gracias por su respuesta y su confianza. Por lo que nos cuenta, ella ya no está dispuesta a reanudar su noviazgo. Parece una decisión definitiva. Si es así, nada puede hacerse ya.

    Nos da gran alegría escuchar que usted hará todo por sacar a su hijo adelante. Espiritual, afectiva y materialmente. Hágaselo saber a ella.

    De cualquier modo, busque controlar el defecto de los celos y de ser muy posesivo, pues ello le afectará en una futura relación. Los celos todo lo destruyen y el impedir ejercer una libertad bien entendida hace insufrible cualquier relación. Hay que aprender de nuestros errores pasados para no repetirlos. No vuelva usted a tropezar de nuevo -en un futuro- con la misma piedra.

    Cuente con nuestras oraciones y ¡ánimo!. La vida sigue y hay que vivirla de conformidad a lo que se presenta, buscando superarnos -en todos los ámbitos- siempre. Acérquese más a Dios. Ore diariamente y acuda a recibir con frecuencia el sacramento de la Confesión o Penitencia, para que también pueda comulgar seguido. Esto, le dará mil gracias y fuerzas para seguir, y sobre todo tendrá la gracia santificante y a Dios con usted.

    Le suplicamos una oración por nosotros.

    Un fuerte abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  9. Wow tremendo articulo, Dios les bendiga. Estoy casada por la iglesia hace 6 @ños y medio y tengo un hijo d 5 llevo un año d separada y un mes d divorviada ha sido sumamente dificil y doloroso este proceso, senti hasta perder la fe. Este articulo relata, expone mi sentir. Creo en Dios y en el matrimonio y aunq mi.esposo a sido tomado, engañado, y cegado por el padre d la mentira oro cnstantemente para q sus ojos espirituales sean abiertos a la luz y verdad d Dios. Aunq me consideren loca, por estar orando por algo q a los ojos humanos es imposible y no existe, mi matrimonio, pero para Dios si existe el guarda el pacto, soy fiel a mis votos matrimoniales aunq mi esposo haga caso omiso. Ese dia llegamos dos al altar a casarnos peto salimos tres y Dios y yo continuamos. Esta lucha es fuerte, se sufre mucho, pero es peor dejar el alma d mi esposo en manos d quien quiere q se pierda. Dios, Jesus y Maria estan cnmigo, solo espero y confio el milagro q Dios hara en mi esposo, en mi y en mi matrimonio para su gloria y honra...

    ResponderEliminar
  10. Estimada hermana:

    Verdaderamente es admirable su postura de fidelidad a Cristo. Naturalmente la lucha es muy dura cuando somos fieles a nuestras convicciones. Aférrese a Dios que Él nunca abandona a quien le busca. Habrá momentos de aridez y de prueba, pero usted siga siempre siéndole fiel a Dios y a sus votos matrimoniales. Permanezca siempre así. Dios le premiará, sin duda.

    Nos unimos a sus oraciones por su esposo, Dios lo ilumine y él acepte su luz para rectificar la senda que tomó. Tal vez llegue abrirse a
    esas mociones divinas y descubra lo que ha perdido, y a lo que debió ser siempre fiel. Dios lo ayude y rectifique la mala senda que pone en grave peligro su alma. Oremos por esa intención que la oración es muy poderosa.

    Sabemos de un conocido que separado de su legítima esposa anduvo de aquí para allá y en el último trecho de su vida volvió con ella que siempre lo esperó. Todavía llegaron a vivir varios años de felicidad conyugal. Él ya murió.

    Sin embargo, nuestra fidelidad a lo que Dios unió no está fincada en lo que haga o vaya a hacer la parte que ha sido infiel a su compromiso. Esa fidelidad nuestra es -y debe seguir siendo- muy superior; es un SÍ a Dios y a nuestras más íntimas convicciones, pues sabemos que Dios no nos fallará y debemos vivir conforme a su normas. El hombre puede fallar, Dios nunca.

    Gracias por su testimonio de vida y la dulcísima Virgen María sea siempre su apoyo en estas tribulaciones, para que siempre sea usted fiel a Dios.

    Un abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  11. Agradecemos a una lectora sus confidencias. De antemano sepa que cuenta con nuestras oraciones.

    Ciertamente lo escrito en el artículo de arriba (¿Rehacer tu vida?) y los comentarios de CATOLICIDAD corresponden a la postura católica.

    Dios nunca nos deja si nosotros no lo dejamos primero. Búsquelo a Él y asesórese de un buen sacerdote que sea fiel a la doctrina católica.

    Le aconsejamos leer este post:
    http://catolicidad-catolicidad.blogspot.mx/2009/06/sufres-requieres-consuelo.html

    Usted nos agradece el artículo y nosotros, a usted, sus confidencias.

    Un abrazo en Cristo. Que la Sma. Virgen la proteja y el Espíritu Santo la ilumine para tomar la decisión correcta. Abra su corazón a Cristo.

    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  12. Bien cierto lo que dice el artículo, especialmente que todas las diferencias florecen y parecen amenazar el matrimonio. Con todas las diferencias del mundo...es posible que el matrimonio resista? Es el Sacramento cimiento suficiente de Union?
    Llevamos casados por la Iglesia 12 anos, tenemos dos hijos. ambos queremos continuar juntos. Nunca nos separamos (literalmente, vivimos juntos las 24 hrs,) si, realmente estamos 'juntos', pero sufriendo juntos un desgarre: Provenimos de paises, raza,idiomas y culturas diferentes,y de clases sociales opuestas. en realidad esto ultimo es el mayor problema. Nuestros valores, sin embargo, hasta el momento, parecen coincidir, ambos cristianos y la convivencia es buena aunque psicologicamente parecemos depender totalmente del otro, no tenemos a nadie mas ni ningun apoyo practico cerca. Yo (mujer) abandoné mi familia, pais, y lengua, excepto la religión católica, de ahi que nos casaramos por la Iglesia Catolica a la que él mas tarde se ha querido incorporar en su pais, con su lengua, ...
    Hay poco dialogo entre nosostros, como si las palabras ya, independientemente del lenguaje, no significaran mucho o fueran a causar una tensión...solo en lo mas abstracto y en lo mas practico coincidimos pero no hablamos del paso intermedio, distintas mentes e ideas tenemos uno y otro en politica,etc.. y cómo transmitir algo a los hijos? pues vamos con prudencia (o quiza excesiva pasividad) y sin querer adelantarnos uno al otro, quiza por terrenos : yo lo religioso (poco a poco)que es todavia 'alien' para él como converso. Mi marido lo cultural..que es doloroso para mi no ver a mis hijos con el idioma y costumbres mias. Quiza esto parezca poco natural? .
    Vamos al dia a dia sin posibilidad de proyectar mucho, y se nos presentan retos que no esperabamos (hasta ahora la PROVIDENCIA ha permitido que practiquemos la fe). Queremos lograr mantenernos juntos y dentro de la Iglesia. Problema: aislamisnto,incomprension y los hijos dirigen demasiado las riendas en casa, cuando, por evitar un choque, ninguno de los dos las tomamos bien. Con familias y parroquia / amigos esto es un problema, nos mantenemos en contacto pero algo aislados de todos. Asi nuestros hijos se ven privados de tios, abuelos,..y aun acudiendo a parroquia y colegio, bastante aislados en nuestro reducto familiar. Una no se socializa bien fuera del hogar, el chico si, es dificil para ellos estar encerrados en la familia, quieren salir ya! . Tememos por ellos, pues tenemos pocos medios
    No se si eramos conscientes cuando nos casamos de quien era el otro o si uniamos quiza agua y aceite..Quiza, sin embargo, todas las diferencias podran ser salvadas con mucho sufrimiento o quiza nos quedemos solos pues nadie mas quiere compartirlo ? . Confiamos en Dios y que nos ayude a proteger y promover a los ninos y a alcanzar mayor independencia psicologica que nos permita prosperar a cada uno de los conyuges en otras areas de la vida (profesioal,etc) para enriquecer nuestra familia
    Pido muchas oraciones

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por confiarnos su experiencia.

    Les aconsejamos, como matrimonio, leer y comentar conjuntamente la encíclica Casti Connubii.

    http://www.vatican.va/holy_father/pius_xi/encyclicals/documents/hf_p-xi_enc_31121930_casti-connubii_sp.html

    Cierto que las culturas, las clases sociales, etc., son factores muy importantes en el matrimonio. Sin embargo, ante los hechos consumados, ahora deben buscarse los medios para que estos factores sean -en la medida posible- superados para bien y para la estabilidad de vuestro matrimonio.

    Estamos ante un sacramento indisoluble y hay que buscar todos los medios para que sea lo mejor. Ciertamente la fe es un gran vínculo que puede estrecharlos más. Acérquense juntos a los sacramentos, recen unidos el rosario, estudien su fe conjuntamente y comenten ésta, etc. Estos elementos, sin duda, ayudan tanto en un plano sobrenatural como natural en la unidad de la pareja. Desde la fe se puede, después, pasar al diálogo en otros aspectos, poco a poco. Es una tarea a mediano y largo plazo, pero hay que ir poniendo los cimientos para luego construir en ellos.

    Encargue al Inmaculado Corazón de María a su familia ("Inmaculado Corazón de María encadena a tu corazón a toda la familia mía"). Pídale diariamente esto.

    Con mucho afecto rezaremos por ustedes. Además cuentan con la oración de todos los lectores que se han sumado a la oración que mensualmente hacemos los días 13s.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME DIVORCIE HACE 7 AÑOS, una amiga que esta muy apegada a la iglesia dice que eso de no volverte a casar es mentira, uno lo puede volver a realizar y mi ex marido se volvió a casar y divorciar (lleva dos divorcios con el mío) y también es un hombre muy apegado a la religión la hereje soy yo y sigo sin casarme por eso que aprendí de pequeña

      Eliminar
    2. Pues su amiga esta totalmente equivocada. Cristo dijo: "Si uno se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio" Mc X 11-12. ¿Creerá saber su amiga más que Cristo?. Pues que bien hace usted en seguir lo que aprendió de pequeña. Esto deberían saberlo bien -y actuar consecuentemente con ello- quien dice estar apegado a la religión. Hay que estar apegados a Dios y seguir realmente sus enseñanzas.
      Un abrazo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  14. Lei la encíclica Casti Connubii. Gracias, allí se refiere el matrimonio mixto como una falta por parte de un católico por poner en peligro a su FE. Dado que tuvimos dispensa para hacerlo, habia entendido esta como una aprobación. Por eso les pido perdon y oraciones por esta temeridad y mi arrogancia,
    al suponerlo como una llamada personal mia y una ayuda al ecumenismo, que no pense que la Iglesia deploraba, todo lo contrario. En esto me han aclarado mucho. Confie en que mi FE no se perdería. Aun bautizada y educada en el Catolicismo toda la vida fue curiosamente después de casada cuando me convertí.
    Anteriormente me sentia perdída sin que nadie me ayudara demasiado solo una amiga, muy católica y muy buena, casada con un hombre muy comprometido con la FE, fue la unica que me hablo y me animó a renunciar a mi 'enamoramiento' de un no-católico. Ella me advirtió de la dificultad que para él sería establecer una vida con una persona cuya fe repudie. Lo entendí, y abandone el recién 'noviazgo'. Quiza hubiera yo buscado el consuelo de la Iglesia, de un grupo de oración o de un confesor en estos días podría haber tomado otro camino..pero he leido por ahi en su blog que 'hubiera ' no existe. Y confesé, asistí a Misa..hablé con personas de fe..alguna vez durante ese tiempo.Un día sonó el teléfono: llamada del extranjero explique que tenia un nuevo trabajo y que no veia futuro con él( en lo que estuvo él de acuerdo) y dandome la enhorabuena me animó a quedarme en mi pais y con mi familia, mi cultura, etc... que el poco comprendía. Nos despedimos para siempre, pero en menos de un mes se presentó en mi casa .. Entonces se hablaba mucho en contra del enamoramiento..y yo, sumergida en el, solo me aferre a la creencia de una unica posibilidad de Matrimonio era por la Iglesia Católica; contacté a un amigo sacerdote para decirle la situacion y el nos dijo lo de la dispensa y celebró nuestra boda .... si no nos hubieran otorgado un permiso para casarnos por la Iglesia Católica, me habria casado?? Creo que No. Agradezco que la Iglesia nos permitiera casarnos y que haya recibido también a mi marido recientemente . Les agradezco de nuevo su ayuda y sigo encomendandome a sus oraciones.

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto que cuenta con nuestras oraciones. Gracias por comentarnos su experiencia.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  16. A una amable lectora:

    Agradecemos su comentario y su confianaza. Ciertamente ha sufrido usted mucho desde pequeña. Es lamentable lo que nos comenta que vivió con su esposo. Esto pudo preverse con más tiempo y conocimiento durante el noviazgo. Una relación de unos cuantos meses garantiza muy poco para el futuro. Le aconsejamos platicar con un buen sacerdote que sea fiel a la doctrina de la Iglesia. Nos alegra que tenga una enorme fe en Dios. Acérquese más a Él y busque comprender lo que Dios nos pide, cuál es su Ley y su Voluntad. Un buen sacerdote puede aconsejarla.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  17. Muy convincente y claro, para que nadie se llame a engaño.

    ResponderEliminar
  18. MUCHAS GRACIAS POR EL ARTICULO, ES MUY INTERESANTE Y LO PONE A PENSAR MUCHO SOBRE EL MATRIMONIO...

    ESTOY SEPARADA DE MI ESPOSO 10 MESES, TENEMOS DOS HIJOS DE 8 Y 6 AÑOS Y ELLOS SON LOS QUE ESTAN SUFRIENDO AL IGUAL QUE YO. PERO EL YA SE FUE A VIVIR CON OTRA PERSONA PORQ ESTAN ESPERANDO UN HIJO, EL NO HIZO NADA PARA ARREGLAR,REPARAR LO Q SE ESTABA DESTRUYENO.

    SOLO LE PIDO Y ORO A DIOS PARA Q ESTE MATRIMONIO SE PUEDA REPARAR. AMEN..

    ResponderEliminar
  19. Hola y gracias por el articulo: en noviembre del año pasado me separé de mi esposa, tengo una niña de 13 años, el matrimonio duró 15 años, me salí de mi casa por el motivo de que mi esposa asistia todos los días con sus hermanas y su mamá, anteriormente mi hermano se divorció, el cual estaba casado con la hermana de mi esposa, de ahi se vinieron muchos problemas, tenia que soportar todos los malos comentarios de su familia hacia mi hermano y mis demás familiares, despues por redes sociales mi esposa encontró a uno de sus exnovios el cual no perdio el tiempo en cortejar a mi esposa, le hacia regalos y le mandó flores un día, al día siguiente que me fui, regresé y me dijo mi esposa estar confundida que no sabia que queria, me fui a vivir con mis padres y despues de 3 meses me enteré que ella saliá con él, ella nunca me busco, y las pocas veces que nos vimos no me exptreso su amor, sino mas bien quien la iba a mantener, yo estoy saliendo con otra mujer, no me siento bien en la pocision que estoy, en este momento me estoy evangelizando y refugiandome en la oración para estar tranquilo. Desde que me salí siempre he visto por mi hija (en lo economico y en lo moral) y aun así su mamá me demando, bendito dios que llegamos a un acuerdo con facilidad, pero mi alma no esta tranquila. gracias por este espacio, es muy bonito y nos hace reflexionar, pero es una lastima que la madre de mi hija no pience igual.

    ResponderEliminar
  20. Qué bueno que se esté refugiando en la oración, por ese medio Dios nos infunde fuerzas y recibimos muchas gracias de ÉL. Asimismo, lo felicitamos por estar pendiente de su hija (en lo económico y en lo moral), eso es indispensable. Suponemos que esos planos abarcan también el afectivo y el emocional, por supuesto.

    Por lo demás, es fundamental estar conscientes que seguir la Ley de Dios es una obligación que no depende -de ninguna manera- ni de lo que haga, ni de lo que piense el otro cónyuge. Cualquiera de las partes que sea infiel a la otra y busque una nueva relación, está fallando al compromiso contraído ante Dios en el sacramento del matrimonio. Quien obre así por cuenta propia, deberá dar cuenta a Dios de ello el día que por Él sea juzgado. Tampoco la otra parte podrá hacer lo mismo y argüirle a Dios -en ese momento- que sólo hizo lo que el otro cónyuge infiel también realizó.

    Por supuesto que no se siente bien en la posición en la que está. Si ella ha obrado mal, seamos sinceros: usted también. Nos comenta que se está evangelizando, pues bien, esto es así (usted también ha tenido errores y fallas) y hay que tenerlo presente y ser muy sincero con uno mismo.

    Seguramente el hecho que su esposa asistiera diario con su familia era una actitud equivocada y excesiva, y debió ser pesado para usted, pues así no daba el debido tiempo que requiere una relación matrimonial. Ella debió buscar un equilibrio correcto entre su antigua familia y la que constituyó con usted. Sin embargo, consideramos que usted se precipitó al separarse por ello. En realidad era una falta seria de criterio de su esposa, pero no era una falta intrínsecamente mala, por lo mismo lo importante era manejar bien esta circunstancia y dialogando hacerle ver lo que eso afectaba su relación. Sabemos que se dice fácil y no siempre lo es, pero se pueden recorrer diversos caminos para llegar a ese buen fin. Hay diversas opciones a analizar según las circunstancias particulares de cada pareja. Así, por poner un ejemplo si dialogando varias veces (y con diversas estrategias correctas) no lo entendía, se puede acudir a buscar apoyo en otras personas que tengan ascendencia en ella y puedan aconsejarle bien. Es cuestión de analizar con quien y pedir ayuda a quien pueda darla. Incluso, se puede negociar que ambos acudan con un buen orientador familiar (de buen criterio católico) y seguir sus buenos consejos...en fin, hay muchos caminos.

    El retirarse de ella pone a usted y pone a ella en peligro de buscar afecto en otra parte. Y en ambos casos es indebido. Además, por más que vea usted por su hija, nunca será igual dentro de un hogar unido, donde el esposo y la esposa conviven y llevan una relación diaria y atienden a todo lo que a su hija hace falta. A los 13 años es muy importante esa presencia -de ambos- pues vuestra separación sin duda le afectará gravemente. No se sabe hasta dónde y cómo eso pueda llegar a ser. Pero de que es un hecho que la marcará es indudable. ¡Dios sabe hasta donde!

    No olvide que en el 99.9% de las separaciones, la culpabilidad es compartida en algún porcentaje. ¡Esto significa que finalmente ha habido errores de ambas partes!. Entonces, el primer paso es no atribuir toda la culpa a la otra parte y empezar por analizarse uno -a sí mismo- con toda honestidad. Pregúntese ¿qué errores usted cometió?. ¿Cuáles fueron sus defectos?. ¿Qué hacía que ella deseara pasar más el tiempo con los suyos que con usted?. En fin, analice todas las circunstancias con mucha objetividad.

    sigue...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...viene de arriba

      Llevan poco tiempo separados, creemos que no es difícil reconstruir su matrimonio. Dele a leer este artículo a ella. Vuelvan a reencontrase poniendo TODO de su parte y diciéndole lo que ve que ha hecho mal usted y piensa corregir. Un encuentro para sólo hacerse reproches está condenado al fracaso. Un encuentro en el que demuestre que usted es crítico de sí mismo, abre la puertas. Le decíamos: Dele a leer este artículo a ella. Hágale ver que el sacramento del matrimonio sólo se rompe con la muerte. Esgrímale todos los argumentos de este post. Dizque "rehacer" sus vidas es en realidad deshacerlas y poner en peligro su salvación eterna. Hágale ver que la hija de usted los necesita a los dos y ¡juntos!

      Hagan un ejercicio: cada quien diga lo que ha hecho mal sin decirle al otro en que éste ha obrado mal. Digan cómo van a solucionar los PROPIOS errores. Y si se les dificulta acudan con un orientador familiar católico que los ayude. Para reconstruirlo nunca se debe partir del falso principio: "yo estoy bien, sólo tú eres la que está mal".

      No lamente que la madre de su hija no piense igual, usted puede convencerla de que piense bien, pero implica primero en usted un cambio profundo y radical de actitud y del manejo de los problemas. Si usted tiene primero ese cambio, podrá hacerle ver las cosas como en este post se enfocan. Créalo. Intenten ponerse cada quien en los zapatos del otro. Y si pueden, si las circunstancias llegan a hacer esto factible, en un futuro próximo: oren JUNTOS el Rosario. No imagina cómo ayuda esto. Vayan a un templo a hacerlo o en otro sitio íntimo que acerque a Dios.

      Su matrimonio no duró 15 años como dice. Tengan presente que su matrimonio dura mientras ambos viven. Aún cuando se separen, el matrimonio y el sacramento siguen uniendo sus vidas. Hicieron un compromiso ante Dios y sus correspondientes promesas. No se pueden deslindar de ello. Esto debe ser muy claro para el creyente. Ambos siguen casados y casados entre sí. Luego, busquen y agoten todos los caminos -que son muchos- para recomponer la relación.

      Hagan todo por ustedes mismos, por su hija y por su compromiso con Dios.

      Cuente con nuestras oraciones y las de los demás amigos-lectores de este blog.

      Le enviamos un abrazo con mucho afecto y simpatía. Verá que es posible ir recomponiendo su relación. Pídaselo mucho a Dios y a su dulcísima Madre la Virgen María. La oración tiene gran poder.

      Mucha suerte y ánimo.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. P.D. Y no olvide una palabra muy cristiana que debe vivir profundamente todo católico: el perdón. ¡Hay que saber pedir perdón y perdonar! Con sencillez, sin autosuficiencia, de corazón y con amor.

      Ah! y además, con las atenciones que le tuvo de novio, enamórela de nuevo. Es un buen reto...¿no?

      Eliminar
  21. Aunque no van dirigidos a mí, me han encantado los consejos y comentarios que da este blog al lector de arriba.

    Reynaldo

    ResponderEliminar
  22. ESTOY DE ACUERDO Y CONCIENTE DE QUE EL MATRIMONIO ES INDISOLUBLE, YO SOY CATOLICA Y HACE 4 AÑOS CONOCI A UNA PERSONA DE LA CUAL ME ENAMORE, EL ES DIVORCIADO Y CUANDO ME PIDIO CASARME, YO SUFRI MUCHO, PORQUE COMO CATOLICA SABIA QUE NO PODRIA CASARME POR LA IGLESIA(SIENDO ESTE MI SUEÑO)Y SABIA QUE AL CASARME VIVIRIA EN ADULTERIO, LUCHE MUCHO, CON MI CORAZON, Y CON LA RAZON, MUCHAS VECES LE PEDI A DIOS QUE NO QUERIA OFENDERLO CASANDOME CON UN DIVORCIADO Y QUE SUCEDIERA ALGO QUE ME ALEJARA DE MI PAREJA PARA NO CASARME CON EL, EL TENIA YA 9 AÑOS DE DIVORCIADO Y ESO FUE ALGO QUE LE HIZO PERDER LA FE, CUANDO NOS CONOCIMOS, YO LO LLEVABA A MISA Y POCO A POCO SE FUE ACERCANDO A LA IGLESIA, NOS CASAMOS HACE 3 AÑOS POR LO CIVIL SOLAMENTE, PERO MI ALMA SUFRE, PORQUE ESTOY OFENDIENDO A DIOS, CUANDO VOY A MISA EL HECHO DE NO PODER ACERCARME A COMULGAR ES ALGO QUE ME LASTIMA, EL ES BUENO CONMIGO Y SOY FELIZ A SU LADO, PERO POR OTRA PARTE MI ALMA NO PUEDE ESTAR EN PAZ. AYUDENME POR FAVOR, AGRADECERE SU COMENTARIO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana contestaremos, hoy no disponemos ya de tiempo.

      Eliminar
    2. Lea las 20 divinas promesas específicamente la promesa 7.

      www.angelfire.com/rnb/misericordia


      Eliminar
    3. Naturalmente que el perdón se obtendrá por ser dócil a las gracias que Dios dará y, como consecuencia, luego de apartarse de la vida de pecado, arrpintiéndose, haciendo propósito de no pecar más y confesando los pecados al sacerdote.

      Eliminar
    4. Estimada hermana:

      Ante todo usted estuvo siempre consciente que un matrimonio civil con una persona casada anteriormente por la Iglesia no tiene ningún valor para el creyente, pues el único matrimonio válido es el del sacramento del matrimonio que se contrae ante Dios y dura hasta la muerte de alguno de los cónyuges. Usted lo dice muy bien con todas sus letras: "sabía que al casarme (por lo civil) viviría en adulterio". Y en efecto, así es.

      Su "pareja" sigue casado por la Iglesia Católica ante Dios en real y verdadero matrimonio aunque viva separado de su legítima esposa (por la razón o causa que sea). La relación de ustedes no es correcta por ello y además impide una futura y potencial reconstrucción del hogar de él con su legítima esposa.

      Usted señala que luchó con su corazón y le pedía a Dios que sucediera "algo" porque no quería incurrir en esa situación que es una ofensa a Él. Sin embargo, usted no puso TODO de su parte. No basta rogarle a Dios, sino que debemos, también, poner lo que a nosotros corresponde. Las pruebas que surgen en la vida deben de ser afrontadas con respuestas de nuestra voluntad personal. El mérito o la falta surgen de la decisión de cada quien, esto es -repetimos- de la voluntad, del libre albedrío puesto a prueba durante las tentaciones. En el Padrenuestro pedimos que no nos deje Dios caer en la tentaciones, no le pedimos que nunca se presenten éstas sino no ceder a ellas. Se pide a Dios su gracia y que nos dé la fuerza por encima de nuestra debilidad para vencerlas. Las tentaciones son parte de nuestra naturaleza caída que se inclina al mal. La virtud es la que sale airosa de la tentación y eso nos gana méritos para el Cielo.

      En resumen, no basta pedir que Dios haga "algo" (que nos quite la tentación), sino debemos pedirle fuerza para resistirla y poner todo de nuestra parte para no incurrir en falta.

      La responsabilidad de nuestras caídas es personal, pues no pusimos TODOS los medios para no incurrir en ellas. Ninguna tentación es superior a nuestras fuerzas. Si ponemos completamente lo que de nosotros depende y rogamos la asistencia de Dios para fortalecernos, ciertamente saldremos adelante de cualquier tentación o situación de pecado.

      Ciertamente vivir una relación pecaminosa impide el acercarse a recibir los sacramentos de vivos -entre ellos la Eucaristía- mientras tal relación subsista. Naturalmente que a un creyente con fe esto es algo lastimoso, pues siempre está consciente que con una relación ilícita se pierde de dos cosas valiosísimas:

      1) El estado de gracia santificante y amistad con Dios
      2) La recepción de Cristo en la Eucaristía con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad que exige precisamente recibirlo en gracia santificante (esto es, sin ningún pecado mortal).

      Sin la primera, ponemos en riesgo nuestra salvación eterna y la de la otra persona, pues si morimos en ese estado sin arrepentirnos viviremos eternamente separados de Dios. El mal se lo busca uno mismo y se lo provoca tanto a sí como a quien se dice amar. ¿Cómo si amamos realmente a ese persona ponemos en juego toda su eternidad? ¿Cómo si nos amamos a nosotros mismos nos arriesgamos vivir eternamente sin el amor de Dios? ¿Y cómo si decimos amar a Dios sobre todas las cosas en realidad preferimos una relación humana ilícita por encima de Él y de sus mandamientos que amorosamente nos manda?

      sigue abajo...

      Eliminar
    5. Por otra parte, qué bien que haya acercado a su pareja a Dios, pues el Señor no tiene la culpa de que el matrimonio haya sufrido una separación. En todo "rompimiento" (si así se puede llamar, pues el sacramento siempre subsiste en vida de un matrimonio legítimo) siempre hay un porcentaje de culpa de las dos partes (salvo verdaderas excepciones). Las personas separadas siguen siendo católicas y si no se vuelven a unir puede vivir una vida sacramental si se está en Gracia de Dios. Incluso, en una unión ilícita el carácter de católico subsiste. Ese católico lo sigue siendo mientras profese la verdadera fe, aunque su fe -lamentablemente- es una fe muerta. No por eso debe alejarse más de Dios. Incluso, si tiene hijos debe educarlos dentro de esa verdadera Fe para beneficio de ellos, pues la Fe y las buenas obras les ganarán el Cielo que es el sumo bien que podemos desear para cualquiera, empezando por uno mismo.

      Cuando se vive una relación ilícita sólo hay una solución, pues debe prevalecer la lógica (y sobre todo la voluntad de obedecer a Dios y amarlo por encima de todo) al corazón y al sentimiento: terminar con ella por el bien de ambos. E incluso para no interferir una potencial reconciliación del matrimonio legítimo, se dé o no esto en la práctica, pues es algo imposible de adivinar.

      En casos muy, muy extremos -cuando hay hijos y una serie de circunstancias difíciles- se puede llegar a tolerar el vivir bajo un mismo techo pero sin cohabitar ni tener ninguna relación amorosa, y que no exista peligro de pecado (acción, pensamiento o deseo). Para ello -en estos muy excepcionales casos- deberá pedirse autorización a un sacerdote sabio y de buenos principios conformes a la doctrina y la moral de la Iglesia Católica.

      Sabemos que es un situación difícil y una decisión nada fácil el terminar este tipo de relaciones ilícitas pues la costumbre, el afecto y otras circunstancias lo hacen muy dificultoso, pero reconozcamos que uno mismo genera esas circunstancias por no haberlas parado en un principio y por haberlas dejado correr hasta el nivel en el que se encuentran hoy en día. Debemos desbaratar lo que provocamos culpablemente.

      Le aconsejamos rezar diario su santo rosario y abrirse a la voz de su propia conciencia que desde ahora ya le está hablando. Usted extraña esa cercanía con Dios. Lamentablemente no puede comulgar sacramentalmente. Hacerlo sería un pecado peor: un sacrilegio. Lo cometería el receptor e incluso el otorgante si está enterado de su situación. Por ahí no hay modo lícito. Ni lo piense.

      Puede (y es muy importante que lo haga, eso sí) orar mucho y acercarse espiritualmente a Dios. Eso la ayudará en un momento dado a regresar plenamente como lo hizo el hijo pródigo de la parábola. El peor mal que se haría usted misma es alejarse totalmente de Dios en todo. Usted es una buena persona a quien Dios ama mucho, sólo espera que usted dé el paso decisivo y salga de ese error y situación de pecado en que vive para entregarle nuevamente su Gracia que le permitirá alcanzar la bienaventuranza eterna a su lado.

      Rogamos mucho por usted. Pida luces al Espíritu Santo y la intercesión de nuestra dulcísima Madre la Virgen María.

      Un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      P.D. Le aconsejamos que relea el post de arriba varias veces y medítelo seriamente ante Dios y su conciencia.

      Eliminar
  23. Hola.. antes que nada gracias por concederme este humilde espacio. Necesito despejar una dudas y considero que aquí es el lugar correcto para hacerlo. Y estas dudas son sobre el matrimonio. Se que se trata de una unión indisoluble, en la que Dios con su amor sella el alma de dos personas y esa unión, no debe intentarse ni puede ser separada por el hombre. Pero que sucede cuando una pareja casada se separa por culpa por ejemplo de la infidelidad. Desde luego no se debe llegar a esa instancia si se conocen y respetan los preceptos y doctrinas que dicta la Iglesia Católica al respecto, pero cuando sucede?. Me refiero a que debe hacer y cual debe ser la postura que debe tomar la parte que permaneció fiel?. Debe perdonar lógicamente, pero para no caer en el mismo pecado que su pareja debe permanecer solo por el resto de su vida?. Debe pagar con soledad por el pecado de su pareja por siempre hasta el fin de sus días?. Esta forzado/a a permanecer en contra de su voluntad con su pareja que tanto lo lastimo?. Son dudas que me gustaría despejar, desde luego.. si estoy en algún error espero que me lo remarquen y corrijan. Desde ya.. gracias por su respuesta, que Dios los bendiga. Saludos!!.

    ResponderEliminar
  24. Estimado lector:

    Algunos aspectos primero:

    1) El sacramento del matrimonio es SIEMPRE indisoluble en vida de los cónyuges. Este principio no tiene excepciones.

    2) Los problemas en un matrimonio por lo general, son culpa -en mayor o menor medida- de ambos cónyuges.

    3) Los casos excepcionales donde la culpa es exclusiva o mayoritariamente de una parte son los menos.

    A sus preguntas: El caso de cada matrimonio debe analizarse en concreto para dar un consejo o una opinión. Por ejemplo, cuando existe una infidelidad no siempre puede aconsejarse lo mismo. Cada persona (cada cónyuge) y cada situación tienen muchos aspectos particulares que deben considerarse. En algunos casos es aconsejable el perdón (por ejemplo, cuando hay verdadero arrepentimiento e intención genuina de reformarse) y en otros no (cuando, por ejemplo, el esposo -o la esposa- es un pícaro de siete suelas confirmado y es evidente el desamor a la mujer y el deseo de permanecer como es: un mujeriego empedernido y un esposo totalmente desobligado).

    Por supuesto, como norma debe aconsejarse el que debe buscarse siempre la manera de salvar la relación. Muchas veces esto es posible, pero lamentablemente no se intenta. Cristo nos enseñó el camino del perdón y ¡cuántas faltas nos perdona!, pero muchos cónyuges no están dispuestos a ello. Si muchas veces no hay disposición ni costumbre de perdonar una ofensa leve menos lo estará para perdonar una grave, cuandoésta llegare a presentarse y pudiera tener remedio y solución a favor de ambos.

    Ahora bien, si el adulterio (por seguir con el ejemplo) es causa de poderse separar, esto no permite a la otra parte el incurrir en el mismo pecado, de ninguna manera. Hay que atender al punto No. 1. Es verdad que el cónyuge inocente sufre por por culpa del otro, pero la injusticia la comete el culpable de la misma manera que un hijo sufre la injusticia de un mal padre, sin que éste deje de ser su padre por ello. Tampoco el mal cónyuge deja de serlo por su mal comportamiento.

    El sacramento del matrimonio es indisoluble en vida de los cónyuges. De ahí la importancia de la buena elección, del conocimiento del espíritu de la otra parte durante un noviazgo razonable, y la búsqueda de valores comunes en la otra parte. La mayoría de los fracasos resulta indudablemente por una elección superficial y ligera o por no construir una relación como Dios manda durante el mismo. No se buscan en la elección los valores morales, los mismos principios religiosos, la empatía en gustos y pareceres, el mismo nivel de educación, etc., etc.

    La mayoría de los matrimonios no fracasan por culpa sólo de una de las partes. Hemos expuesto esos casos extremos por su pregunta, pero por lo general el problema y la culpa son compartidos, pues no hay una buena preparación para el matrimonio en muchos, empezando por el cultivo de los propios valores y siguiendo en elegirlos en la otra parte. Pero incluso en esos casos (y sin que sea lo óptimo), muchos han podido salir adelante y han reconstruído estructuras y valores que les han permitido vivir un matrimonio estable.

    sigue abajo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En fin, el tema es complejo. Para finalizar reiteramos que el matrimonio no deja de serlo ni aún en el caso extremo de que un a parte tuviese íntegra la culpa de una mala relación. El cónyuge inocente sufriría una injusticia por culpa del otro, pero esa injusticia (en el caso de la infidelidad) no hace lícita la misma conducta pecaminosa en el cónyuge inocente. La virtud y la moral deben permanecer en la parte inocente; naturalmente que si lo pide, Dios dará fuerza para llevar en paz tal injusticia del otro y será motivo de santificación para quien sabe y cree -en esta época de incredulidad donde pocos quieren ser fieles- lo importante que es vivir conforme a la voluntad de Dios sobre todas las cosas, para un día glorioso llegar a Él y ser bienaventurados a su vera toda una eternidad. Muchas mujeres cristianas han dado este testimonio de fidelidad a Dios en la historia y así han alcanzado a Dios. Hoy en día, que prevalece solo el egoísmo, esto les parece incomprensible a muchos. Hablar de sacrificio, fidelidad, aceptación de la la Ley de Dios resulta un lenguaje inaudito en estos tiempos. Pero vendrán mejores luego, porque el peor mal tendrá un punto de retorno en la sociedad, cuando ésta advierta su propio grado de descomposición.

      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  25. Gracias por sus adecuadas respuestas, en verdad me sirven para aclarar muchas de mis incógnitas. En el caso de que la reconciliación del matrimonio ya no sea posible, ahora entiendo que el rol que debe jugar la parte afectada es el de pura obediencia a Dios, indiferentemente de lo que haga en el presente y futuro la parte que cometió la falta. De seguro al ofrecer mayúsculo sacrificio con tal de no contradecir la palabra de Dios, Él algún día le retribuirá a su alma todos los premios y bendiciones merecidos. Gracias por compartir su sabiduría conmigo, muchas bendiciones.. que Dios los guarde. Saludos!!.

    ResponderEliminar
  26. Muy lindo el articulo, aunque me surgen algunas dudas. Estoy casada por la iglesia hace 7 años y medio, tengo un hermoso hijo de 2 años. Llevo dos años de separada y un año de divorciada. Cuando mi bebe tenía solo 3 meses de nacido, me entere de la infidelidad de mi esposo, con una compañera de su trabajo, esta mujer también esta casada por la iglesia. Al confrontarlo, el eligió irse de nuestra casa para poder continuar su romance con esta mujer, diciéndome que estaba completamente enamorado, que ella era el amor de su vida. Desde ese día mi vida se convirtió en un infierno, ya que cuando él iba a visitar a nuestro hijo, me agredía verbal y en algunas ocasiones físicamente. Me ha dicho palabras muy feas e hirientes, como “que no soy lo suficientemente mujer para él, que no me ama, que fui su peor error, que soy fea, gorda, mal vestida, etc, etc.”… Y es ahí, cuando me surge mi primera duda: ¿ Ante estos sentimientos que mi esposo manifiesta hacia mí, ante este maltrato, debo seguir siéndole fiel, y esperar a que algún día recapacite, se aburra de la otra mujer, me ame y quiera volver a casa?... Por otro lado, como le explico a mi pequeño hijo esta situación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana, precisemos:

      El asunto no está en que usted esté obligada a esperar sentada que su esposo algún día recapacite y vuelva con usted. Si lo llega a hacer él (si recapacita y desea volver), de usted dependerá aceptar vivir con él o no.

      En tal caso, ¿sería conveniente aceptarlo? En principio sí, sería ACONSEJABLE si realmente existe un verdadero arrepentimiento y él cambia verdaderamente su trato hacia usted.

      Hay dos posibilidades:

      a) Que su esposo no cambie ni vuelva nunca
      b) Que su esposo quiera volver en un futuro

      De cualquier forma, usted no puede volver a contraer legítimo y verdadero matrimonio. La sexualidad (siguiendo sus propias leyes morales) sólo puede ejercerse en el matrimonio sacramental y nunca fuera de él. Una nueva relación -aunque hubiese un nuevo "matrimonio" civil- esta vedada, pues el católico sabe que sólo hay un matrimonio legítimo y verdadero mediante el sacramento. El dizque "matrimonio" civil no tiene un verdadero valor para el creyente. Y si se acude a él junto con el matrimonio religioso es sólo para efectos civiles. Luego, cualquier relación -con o sin matrimonio civil- es ílicita y pecaminosa, y constituye un adulterio (para quien haya sido casada o casado por la Iglesia) y un pecado de fornicación.

      la fidelidad es a Dios por el compromiso que adquirió usted al casarse por la Iglesia. El vínculo subsiste hasta que la muerte los separe. Si su marido no es fiel a él, eso no le da a usted derecho de tampoco serlo. El compromiso es ante Dios y la fidelidad es al vínculo matrimonial, independientemente de que el marido se porte como un granuja.

      Como verá, no se trata de que usted esté obligada a estar sentada esperando un cambio al mal comportamiento del marido, pues este cambio puede llegar o no llegar. Y si llega, deberá usted evaluar si realmente es un cambio verdadero y por ello CONVIENE el perdón.

      Lo que le está vedado a usted -independientemente de lo que hace actualmente su esposo, o de si llega o no a cambiar en un futuro- es romper el compromiso que usted adquirió ante Dios, pues el sacramento del matrimonio es hasta que la muerte los separe. El hombre no puede destruir lo que Dios unió.

      En resumen, su conducta y su compromiso ante Dios no están sujetas a lo que haga o deje de hacer su esposo, ni ahora ni en un futuro, sino al compromiso que contrajo usted ante Dios mismo, esto es al vínculo que es inquebrantable mientras vivan los dos que lo contrajeron.

      Naturalmente que es difícil esto, pero nunca ha sido fácil el camino de salvación que nos llevará a Dios. El hombre debe pasar muchas veces pruebas sumamente difíciles, pero con la ayuda de Dios, de los sacramentos y la oración es posible. Todo ello exige de una heroicidad y una decisión de serle fiel a Dios a toda prueba, pero con su ayuda todo podemos. Cuántas mujeres en la vida real y en el transcurso de la historia han dado este formidable testimonio que ahora, con el alejamiento de la sociedad de Dios hay tantas que no están dispuestas a ello. ¡Qué triste y lamentable! Han perdido el verdadero enfoque de la Vida que es amar a Dios sobre todas las cosas, para luego gozar de Él eternamente.

      En cuanto a cómo explicarle a su hijo, dependerá de la edad que tenga. La verdad puede dosificarse, pero llegará el momento de explicarla toda. Entonces le hará usted ver su fidelidad a Dios y su entrega (que tuvo en el cuidado y educación de su hijo). Esto será un testimonio que también le ayudará a él para su propia vida, para vivir conforme a la Voluntad de Dios y admirará más a una madre como usted.

      Esperando que esto le sea de utilidad y no dude en serle siempre fiel a Dios, le enviamos un afectuoso saludo en Cristo.

      Oraremos por usted y a usted le rogamos que lo haga por nosotros.

      Que la Sma. Virgen la ayude y la llene de bendiciones. Encomiéndese mucho a nuestra dulcísima Madre.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Muchísimas Gracias por su respuestas y por sus oraciones las cuales les agradezco mucho, sobretodo por mi hijo, para poder educarlo sola y que cuando crezca sea un hombre de bien; y por mi esposo a quien espero Dios ilumine y tome la mejor decision para su vida. Muchas Gracias.

      Eliminar
  27. Buen dia. mi pregunta es la siguiente hace un dia me encontro por internet mi primer amor, cuando tenia 18 años, eso me dejo perurbada porq fue un amor intenso. donde matuve rlaciones sexuales con el el. luego me mude y no lo vi mas, nunca se termino. ese reencuentro me puso a recordar esos bellos momentos q vivi y me senti enamorada de nuevvo, aparte el me dijoq llevaba años buscandome, el quiere q nos veamos, yo no quiero porq el vive con su mujer y tiene dos hijos uno de ellos de 9 meses, el dice q la ama pero a mi no me ha olvidado han pasado mas de 20 años. estoy confundida. siento algo en m corazon, me podria ayudar, yo estoy soltera con un hijo de 13 años. aunque el me dice q no se ha casado por la iglesia para mi es una familia... por favor aconsejeme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana en Cristo:

      Analice lo siguiente:

      1.- El ya tiene una familia con dos hijos, aunque dice estar -había que ver si eso es cierto- no casado por la Iglesia.

      2.- Ama a esa familia.

      3.- Seguramente su deseo -de él- no es desbaratarla y si le viniera eso a la cabeza, no se le debería recomendar. Por el contrario, lo que debería hacer es consolidarla y casarse por la Iglesia para ello, pues es una estructura que está operante y con hijos a los que no debe abandonar por seguir una nueva experiencia.

      4. Es casi 100% seguro que si inicia usted un trato con él lleguen a una relación amorosa y de ahí, por supuesto, a una relación de amantes. Esto sería pecaminoso y ofensivo a Dios, pues es pecado todo trato sexual fuera del matrimonio religioso. Vivir una relación así pone en peligro su salvación eterna.

      5. Si -lo que parece muy improbable- él abandonara a su actual familia y dejara a sus hijos, ello caería sobre la conciencia de usted al destruir esa estructura, que si bien no vive como Dios manda por no estar casados por la Iglesia, es una estructura bien avenida y que funciona bien y en la que hay hijos. Por lo tanto, sólo les falta formalizar esa unión con el sacramento del matrimonio. Eso es lo que debe aconsejárseles, no que la destruyan.

      Por todo ello no es aconsejable que siga tratando por internet a esa persona. Si usted lo vuelve a ver (en persona), seguramente recordarán viejos tiempos y eso los llevará a la intimidad que entonces tuvieron. Eso sería pecaminoso para ambos.

      Lo más probable es que él no quiera destruir su actual familia y busque solamente vivir con usted una relación amorosa de amantes recordando esos viejos tiempos. Esto es muy peligros para el alma de usted. Y en el improbable caso que él abandonara a su familia actual, sobre la conciencia de usted caería el destruir un familia bien integrada con hijos a la que sólo les falta ser consolidada por el sacramento del matrimonio.

      Comprendemos que ese encuentro haya removido en usted viejos sentimientos e ilusiones de cuando tenía 18 años, pero no se deje llevar sólo del sentimentalismo. Ignoramos porqué terminaron entonces pero sería bueno que lo recordase usted también y no sólo lo que tuvo eso de bello.

      En estas circunstancias debe prevalecer el buen juicio, el criterio y no lo emocional solamente. Su conciencia seguramente le hará ver lo inconveniente de ver de nuevo a esa persona. Siga la voz de ella y no se ponga en ocasión próxima de pecar o de cargar en su conciencia con la destrucción de otro hogar bien integrado. Si en verdad busca el bien de él, mejor despídase por mail y aconséjele que formalice esa familia con el sacramento del matrimonio y procure no hacerle ver la emoción que este encuentro virtual -en internet- le ha provocado. Aunque de antemano le advertimos -para que no caiga en su juego- que es muy probable, conociendo la psicología chantajista de muchos hombres, que le diga que el sólo con usted contraería nupcias eclesiásticas. Es fundamental no creer estos chantajes ni caer en esa trampa o en otra parecida, pues es seguro que él intentará -con mil argucias- lograr una cita con usted a cualquier precio y por cualquier medio. Después de ello, no vuelva nunca a contestarle un mail o algún mensaje. En esto hay que sacar el carácter y actuar de un modo firme y definitivo.

      Sabemos que es una decisión que le costará trabajo, pero así seguirá su conciencia y obrará meritoriamente ante Dios. Pídale fuerzas para ello a nuestra dulcísima Madre la Virgen María. Sigamos el mejor camino -el que nos señala nuestro propio juicio intelectual y la voz de la conciencia- por encima de cualquier aspecto emotivo, pues lo emocional debe estar sujeto a lo intelectual y a lo moral. Además, obrando así no dará mal ejemplo a su hijo de 13 años, pues esto es también muy importante. El ejemplo suyo es vital en la vida moral de su hijo, pues arrastra más que mil palabras.

      Pediremos por usted para que Dios y su Santísima Madre la iluminen y ayuden a obrar con conciencia para bien de ambas partes.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  28. GRACIAS POR SU RESPUESTA, MUY ACERTADORA, MI RAZONAMIENTO EM DECIA ESO, PERO MI CORAZON QUERIA SEGUIR ESA RELACION SIN IMPORTAR NADA. A VECES NO REFLEXIONAMOS
    EN NUESTRA ACCIONES, Y ASI EVITARÍAMOS CAER EN TENTACION, COMO ME APSO A MI QUE A PESAR DE MI CONOCIMIENTO SEGUIR CONVERSAMDO CON EL EN MESSENGER Y AL RECORDA VIEJOS TIEMPOS TUVIMOS LOS DOS PENSAMIENTOS Y ACTOS IMPUROS, POR LO Q ME SIENTO DE LO PEOR, AGRADECERIA SU ORACION POR MI PARA PODER ACERCARME AL SACRAMENTO DE LA RECONCILIACION.
    DIOS LOS SIGAN BENDICIENDO Y SU ESPIRITU SANTO LE SIGA DANDO DONES Y ASI SIGAN AYUDANDO A TANTAS HERMANOS QUE ESTAMOS DESORIENTADOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana en Cristo:

      A usted le agradecemos su confianza. Le aconsejamos vaya pronto -lo más rápido posible- al confesionario y reconcíliese con Dios. Cristo la espera ahí, con el poder del sacerdote que obra en su nombre. Nuestro Señor la acogerá con los brazos abiertos, pues siempre está lleno de amor con el pecador realmente arrepentido.

      No demore, Él la está eperando.

      Le damos esta dirección para que realice una excelente confesión de acuerdo a lo que ahí se explica:
      catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Y luego, siga frecuentando los sacramentos y la oración con perseverancia. Rece, cuando menos, diariamente las tres aves marías y si se anima, también, el rosario.

      Vea esto:
      catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Verá como todo esto cambiará mucho su vida.

      Muchas gracias por escribir. Seguimos orando por usted y le pedimos haga lo mismo por nosotros.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  29. Hola, que belleza todo lo que he leeido, le doy gracias a DIOS por Uds. y que sigan ayudando a tantas personas necesitadas. Mi caso es el siguiente. Estoy casada por la iglesia hace 9 anos y tengo de relacion 19 anos, mi esposo es menor que Yo 12 anos, empeze la relacion con el cuando el tenia 18 anos, YO ya tenia una hija de mi primera relacion. Nos enamoramos aunque el principio fue dificil por la diferencia de edades, me sentia enamorada feliz, el siempre tubo bellos detalles paraconmigo y me senti realizada como mujer.Al paso de los anos tuve mi hijo que ahora tiene 15 anitos, pero mi matrimonio ha estado en la cuerda floja en varias ocaciones por infidelidad, el viajo a su pais y de ahi surgio una relacion con una joven con la cual se vieron varios anos y hace ano y medio tubieron una nina, cuando YO me entere me escape de morir, me encerre en un cuarto y solo lo que hize fue hablar con DIOS le pedia direccion, luz, sabiduria, y fortaleza me sentia morirme tenia ganas de matarlo como ser humano que soy, pero DIOS me ayudo y puse en orden mis pensamientos recordando uno de sus mandamientos AMAR A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y AL PROGIMO COMO A MI MISMA. y tome la decision de Perdonarlo como EL nos manda lo sentia en mi corazon, hable con el, y quedamos deacuerdo, porsupuesto le pedi que fuera onesto y fiel, pues estuvimos por nuestro Pais y el no fue a ver a la bebe estando esta de dos meses, creo que porque Yo estaba con el y por lo el me prometio, sinembargo meses despues me doy cuenta que siempre estuvo en comunucacion por telefono con ella o sea que " me desconcierta " me da tisteza en el alma porque es ta falso, siendo que estamos en los caminos de DIOS y tenemos conocimientos un poco mas que aquellas personas que solamente asisten a misa los domingo, somos miembros de la eocaristia, hemos estado en viarios retiros y el es un hombre de bien y lo que dice es que le pide a DIOS fuerzas para no caer pero Yo le digo que no pone de su parte, porque no me falta solo a mi, sino a DIOS tambien porque el me juro amor y fidelidad ante DIOS. Bueno eso y todavia mas hace un ano estamos separados por el trabajo el tuvo que ir a trabajar a otro Estado y vino a vernos despues de 4 meses, todo hiba bien ,el participo en unos retitos por donde estaba y YO muy contenta, pero 3 meses despues recibo una llamada del area de donde el esta trabalando y una vos de mujer me dice tu esposo te engana y le tiene un aprtamento puesto y se llama fulana...pues me puse muy mal ese dia era Domingo y me toco el servicio como miembro de EUCARISTIA, le ofreci al SENOR lo que estaba pasando y le pedi otra vez, sabiduria, fuerzas para saber lo que debia de hacer.No es facil se que por fiel a Dios voy a estar con el, y por que lo Amo hasta que la muerte nos separe. Pero ese dia despues de misa hable con el y le dije lo que habia pasado y me lo nego, pero luego lo acepto y le dije que decidiera si se queria quedar por ahi o que se viniera de inmediato y se vino a los dos dias, dice el que se disculpo con esa persona que el me quiere sino hace tiempo me hubiera dejado. Yo derrepente tambaleo en mi fe, y les pido mucha oraccion por el para que el Sr. lo renueve y lo transforme siendo un esposo fiel, Yo sufro mucho pero lo amo y estare con el hasta la muerte, Dios lo bendiga, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana:

      Muchas gracias por su comentario y por la confianza que nos tiene. No debe tambalear nunca en su fe, los graves errores de su esposo son culpa de él y no de Dios. Por el contrario, aférrese más a Cristo y a su fe católica. En sus principios hallará fuerza en esta vida. Sin Dios estamos perdidos. No hay peor pérdida para el católico que la pérdida de su fe. Con la FE podremos dar la lucha a toda adversidad en esta vida. Con la Fe y las buenas obras podremos alcanzar la bienaventuranza y, así, gozar eternamente de Dios en la otra. Sólo Dios debe bastarnos. Rechace cualquier tentación que le haga el maligno contra la fe.

      Cuente con las oraciones que nos solicita. Con mucho gusto pediremos por usted y por su esposo. Le rogaremos a la dulcísima Virgen que interceda ante Dios para que todo se solucione favorablemente. Ciertamente, si se le pide, Dios puede tocar el corazón de su esposo y mandarle más gracias y mociones, pero también es necesario que su esposo las acepte, porque Dios no impone y respeta el libre albedrío. Ojalá sea así. No deje de orar mucho.

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      P.D. Le recomendamos mucho esta oración:

      catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2009/06/oraciones-para-pedir-la-fe.html

      Eliminar
  30. hola les pido el favor en ponerme en oracion tengo una dificultad con mi esposo estoy pasando por una cituacion dificil es que mi esposo y yo nos entendemos muy bien que digamos osea cada vez que nos ponemos hablar el dice muchas palabras que me ofenden y ami me llena de mucha tristeza y pues yo ante esa cituacion me pongo rebelde grocera me lleno de rabia y mal humor con todos en mi hogar ayudenme por favor regalemen un concejo gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás en nuestras oraciones y en las de los lectores el próximo día 13.

      Te aconsejamos que procures hablar directamente con tu esposo, así, de manera clara y sencilla como lo estás haciendo. Platiquen en un lugar especial: invítalo a tomar un café o a comer en un sitio donde nada los interrumpa. Abre tu corazón con sinceridad y reconócele lo que haces mal. Hazle ver lo que te ofende a ti y te entistece. Procuren hablar sin rencores ni reclamos sino sólo analizando lo que sucede como si se tratase de terceras personas y no de ustedes. Luego, pónganse un objetivo: eliminar cada quien al menos uno o dos de los defectos que al otro resultan difíciles. Y de ahí en adelante luchar contra esos defectos propios.

      Lo importante es procurar dar y no sólo exigir de la otra parte. Es importante romper el silencio y buscar incrementar una comunicación positiva y presentar todo sin tono de reclamo sino de análisis que intenta corregir por ambas partes. Dile todo de manera afectuosa y hazle ver que lo que te molesta es difícil precisamente porque lo amas. Y procura no ser grosera ni pagar un mal con otro.

      Si intentan rezar juntos (por ejemplo el rosario) verás que eso ayuda mucho. Pónganse esa meta.

      Mucha suerte!

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  31. Hola, muy hermoso todos los consejos que dan, en verdad creo que lo dicta el espiritu santo. Estoy casado por la iglesia y tengo un hijo de 6 años, mi esposa me es infiel hace 3 años con el mismo hombre, sali de la casa hace mas de un año porque no aguante la situacion. Tuvimos varios intentos de reconciliacion fallidos pero ella nunca se alejo de su amante. A mi hijo nunca le hice faltar nada, y a ella tampoco, manteniamos, aunque separados una relacion amistosa y algo mas, pero ella a escondidas seguia su relacion. Y no se decidia por ninguno de los dos. hace dos semanas atras me dijo que se decidio por el otro. Esta bien le dije y me aleje. Al dia siguiente el otro ya se alejo. Estuve apoyandole nuevamente pero ella se encaprichaba y sufria por su amante. A pesar de mi apoyo incondicional ella soberbia me seguia tratando mal. Entonces me aleje de ella. Se mudo con sus padres y ahora me dice que los abandone y que todo lo que paso es mi culpa. Hace cuatro meses volvi a estar en comunion con cristo y tratando de seguirlo. Ella no muestra señales de arrepentimiento y asi no quiero volver a vivir con ella. Me chantajea diciendo que no le voy a ver a mi hijo, y que mi culpa es todo lo que paso. Si vuelvo con ella se que me alejara nuevamente de Dios. He decidido a pesar de todo mantenerme fiel al matrimonio, pero separado orando y esperando el milagro de su conversion. Quisiera saber si es correcta mi posicion. A mi hijo no le faltara nada.

    ResponderEliminar
  32. Es muy importante que usted se haga cargo no sólo de las necesidades materiales de su hijo. Debe verlo y convivir con él y ver por su formación moral y religiosa. Esto no implica que necesariamente regrese con su esposa.

    Lo felicitamos por acercarse a Dios. Lo que no nos queda claro es porqué una eventual reconciliación lo alejaría de Él. Tampoco comprendemos en qué se fundamenta ella para asegurar que todo es culpa de usted. ¿Por qué dice esto?

    Una infidelidad es motivo de lícita separación, mientras no sea perdonada y se hayan reiniciado las relaciones sexuales del matrimonio. En este aspecto no nos queda muy claro qué sucedió. ¿Usted se separó luego de las infidelidades sin haberla perdonado ni reiniciado vida conyugal? Sí fue así, tiene derecho a ello.

    Recuerde que a veces cada quien tiene una perspectiva distinta de un hecho, pero si todo es estrictamente como lo señala (o si no falta alguna información y usted no reinició vida conyugal), todo parece indicar que usted ha obrado correctamente. Aunque evidentemente sería importante conocer lo que dice la otra parte, para tener un panorama completo y poder opinar con mayor certeza. Así como saber si hubo vida conyugal entre ustedes luego de las infidelidades de ella, lo que implicaría un perdón a las mismas..

    ¿O usted sólo se separó por el mal trato que nos comenta sufrió? En tal caso, habría que medir la dimensión de éste y en qué consistía.

    No queda claro porqué opina su esposa que ella fue abandonada.

    Consideramos que sería conveniente que se acercase con un buen moralista, a un sacerdote católico que sea fiel a la doctrina de la Iglesia (pues no todos lo son) y pudiera comentar con él todo esto, con mayores elementos a los que nos da, para que le dé una opinión y un consejo con mayor conocimiento, y que él pueda hacerle todas las preguntas pertinentes. Es muy difícil dar un juicio con sólo los elementos que se nos proporcionan en un párrafo.

    Gracias por escribir
    Cuente con nuestras oraciones en tan difícil situación.
    Acérquese mucho, pero mucho, a Dios para que lo fortalezca y lo sostenga en la fe y en sus mandamientos. Los sacramentos (Confesión y Eucaristía) y la oración constante (particularmente el Rosario y la devoción de las tres aves marías diarias pidiendo no caer en pecado mortal) le darán gran fuerza.
    Ver: catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola catolicidad,muchas gracias por la respuesta tan rapida. Para agregar mas elementos sobre mi situacion les hago un resumen de mi vida de los ultimos años. Por motivos de trabajo siempre viaje mucho, aunque a partir de fines del 2009 se acentuo dejando a mi familia varios fines de semana al mes. A principios del 2010 mi esposa conocio a un hombre que se convirtio en su amante. Lo descubri, nos discutimos. Ella me dijo estar arrepentida, le perdone y continuamos juntos. Hasta que a principios del 2011 descubri que seguia encontrandose con su amante. A mediados de ese año discutimos y sali de la casa porque aunque le perdonaba ella continuaba con su infidelidad. Fui a vivir con mis padres. A partir de ahi mi vida no fue de lo mas cristiana, pero me mantuve fiel a mi matriminio. Ella nunca se dejo totalmente de su amante pero tampoco se veia con el frente a nuestro hijo. Ademas ella salia a fiestas con amigas de conducta muy indecorosa y les imito en muchas formas a ellas. Yo estuve siempre para apoyarlos a ella y a mi hijo a pesar de que no viviamos juntos.
      Ahora el otro hombre aparentemente tiene otra relacion y desistio de mi esposa.
      La discucion ultima creo que fue menor solamente y no el motivo para separarnos.
      Ella estaba con rabia porque dice que le deje justo ahora que me necesitaba, y que ella me engaño porque simpre viajaba mucho y les dejaba por mi trabajo.
      Mi esposa quiere que empecemos de nuevo la relacion, comio novios mas o menos y asi vayamos acercandonos nuevamente.
      Yo en cambio quiero empezar como amigos primero y despues ir avanzando porque tengo miedo que ella este haciendo por conveniencia economica, y que me vuelva a engañar. Yo deseo que me demuestre primero que va a dejar esa vida de salidas y fiestas antes de reiniciar nuestro matrimonio.
      Mi gran duda es si le doy o no una vez mas otra oportunidad de tantas que le di.
      Con respecto a mi trabajo ahora estoy libre los fines de semana y casi no viajo.
      O espero que cambie de vida como mencione arriba.
      Espero que el espiritu santo les ilumine para darme un consejo que me ayude en mi matrimonio. Yo estoy convencido de que Dios puede restaurar mi matrimonio, pero quiero hacer de mi parte lo correcto. Muchas gracias

      Eliminar
    2. Estimado amigo:

      Como le señalábamos anteriormente es difícil dar un consejo sin escuchar a la otra parte. Incluso usted no nos responde porqué una eventual reconciliación lo alejaría de Dios. Si entendemos bien, luego de que usted la perdonó, siguieron las infidelidades. Usted se separó y éstas continuaron. Hay que tener muy claro lo siguiente: una vez perdonadas las infidelidades, esto es si se reinicia vida conyugal (nos referimos sexualmente, para mayor precisión), las anteriores infidelidades no son ya causa de que sea lícita una separación. A menos que éstas se presenten de nuevo, como -si entendemos bien- fue su caso.

      Partiendo de que esto hay sido así, es perfectamente lícita la separación. Sin embargo, lo que es lícito no siempre significa que sea lo más conveniente. De ahí que alabemos en usted la excelente disposición para hacer lo que sea mejor y más correcto a fin de restaurar su matrimonio.

      Creemos que para reiniciar su relación sería muy conveniente establecer las bases y cimentar bien éstas, para no volver a caer en lo mismo. Proponga a su esposa varias cosas: a) alejarse de malas influencias (sus amigas de conducta muy indecorosa) b) dejar las salidas a fiestas si éstas son inconvenientes y sólo ir a las que sean correctas acompañada siempre de usted c) acercarse ambos a Dios, recurriendo con frecuencia al sacramento de la Confesión (o Penitencia) y rezando diariamente juntos el santo rosario. Esto último le dará fuerzas a ella (y por supuesto también a usted) para vivir una vida acorde con los principios morales del matrimonio y los unirá espiritualmente. No se imagina el excelente resultado de esto. Fincar su matrimonio en Dios de manera verdadera y genuina es la mejor solución. Hágaselo ver y subraye, lo que es cierto, que a ambos les ayudará a mejorar mucho y reiniciar con cimientos y bases profundas.

      Naturalmente no se trata de ponerla en una jaula de oro. Fomente usted que salga con amigas pero que sean buena influencia por sus principios y valores. Todo esto debe ser un proceso gradual y le permitirá a usted también mejorar en aquello que sea necesario y verificar que los propósitos de ella sean genuinos y estables. Ofrézcale que usted cambiará en aquello que ella le pida. No se puede pedir sin ofrecer también una mejoría de parte de uno. Hágale ver que cuando todo este proceso se consolide y su matrimonio se restablezca plenamente, usted la atenderá más y estará más pendiente de ella y sus necesidades. Así, por ejemplo, que estará con ella los fines de semana y no la descuidará más por motivos de trabajo, pues como nos indica ya no tiene necesidad de viajar los fines de semana.

      sigue abajo...

      Eliminar
    3. Viene de arriba...

      Ninguna infidelidad tiene justificación. Nada la exime de culpa, sin embargo sí tiene causas y muchas veces pudo haber motivo en ello de su parte. Analícelo sinceramente ante su conciencia y si fue así, propóngase eliminar esas causas (falta de tiempo, poca de atención, trato poco amable, etc). Vea ante Dios las fallas que usted también pudo tener, para evitarlas en un futuro. Sea en todo ello muy objetivo y sincero consigo mismo. Y dígaselo a ella.

      La FORMA de trato puede ser gradual de amigos a novios (analizando el avance) y finalmente -cuando se juzgue que hay ya las suficientes bases- de esposos. Preténadala, reconquístela y enamórela veraderamente de esa manera (gradual). Cuando retornen a vivir como marido y mujer, perdone sinceramente todo y sigan fincando su matrimonio sobre la mejor de las bases: Dios. Vivan cerca de Él. Oren juntos, continúen frecuentando los sacramentos (Confesión y Eucaristía). Sean un excelente ejemplo para su hijo y nunca pongan mal al cónyuge con él. El hijo de ambos es muy importante, edúquenlo en el amor de Dios y esto se consigue principalmente con el ejemplo. No olvide que el matrimonio tiene entre sus fines llevar a Dios a nuestros hijos y a nuestro cónyuge (la procreación y educación integral de los hijos y la ayuda mutua entre los esposos).

      Ciertamente es posible reedificar su matrimonio a condición que ambos pongan de su parte. No será fácil y rápido, pues lo que vale la pena lleva tiempo, esfuerzo y dedicación (y mucha inteligencia). Háblenlo y pónganse de acuerdo. No sea inflexible en todos los detalles pero manténgase amorosamente firme en lo sustancial.

      Si pueden recibir asistencia espiritual de algún buen sacerdote (que sea fiel a la doctrina de la Iglesia) sería excelente.

      Esperamos que estas consideraciones sean de utilidad y todo se resuelva finalmente como es su deseo. En verdad le felicitamos por su excelente disposición y generosidad para con lo que es mejor. Dios seguramente le ayudará y bendecirá si usted pone todo de su parte.

      Cuente con nuestras oraciones.
      Un fuerte abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  33. Muchas Gracias por vuestros sabios consejos, realmente estoy satisfecho con ellos. Ademas veo que les quedo claro mi situacion. Es exactamente como lo entendieron. Les ruego que oren por mi familia y que sigan ayudando a tantos matrimonios en cuanto esten a su alcance y con la sabiduria del Espiritu Santo. Nuevamente quiero resaltar la rapidez de vuestra respuesta.
    Muy agradecido me uno a las oraciones de catolicidad.

    ResponderEliminar
  34. Muchas gracias por el artículo, muy interesante. En general es muy reconfortante el sitio web. Quiero hacer una pregunta, espero me puedan dar respuesta. ¿Qué esperanzas de perdón de Dios puede tener una persona que decide iniciar una relación con una persona divorciada?
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano en Cristo:

      El perdón tiene como prerrequisito fundamental el arrepentimiento. Quien voluntariamente decide embarcarse para llegar a un remolino que lo atrapará, resulta absurdo que parta hacia el peligro con la esperanza en el alma. ¿Cuál esperanza si voluntariamente se arroja a ese gravísimo peligro? ¿Puedo yo arrojarme de cinco pisos con la esperanza de que no me suceda nada al estrellarme en el suelo?

      Cierto que existe la posibilidad -no la probabilidad- de que alguien dé marcha atrás y se arrepienta luego. Cuando ese arrepentimiento es sincero (lo que implica necesariamente romper cualquier relación ilícita) y se confiesan las faltas -los pecados- al sacerdote, Dios siempre perdona. ¿Pero qué probabilidad hay de esto si se ata a estructuras de las que lo más probable es que nunca se desate?

      Es ingenuo -para decirlo elegantemente- decidir el mal y el pecado con la la esperanza del perdón de Dios. Ese perdón sólo llegará con el prerrequisito del sincero arrepentimiento, el propósito firme de no pecar más y con la Confesión sacramental. Quienes se amarran a estructuras de pecado (como atar la vida a una persona dizque "divorciada", pero que en realidad tiene un vínculo indisoluble ante Dios con otra, por medio del sacramento sagrado del matrimonio) muy pocos y muy rara vez salen alguna vez de ellas.

      No se puede jugar así con el fuego ni arrojarse al precipicio con la esperanza de no perecer en él.

      Pidamos siempre a la dulcísima Virgen María la fuerza para huir a tiempo de las tentaciones. El maligno tienta con el anzuelo de una falsa esperanza diciendo "luego te arrepentirás y Dios te perdonará" o hará creer que la falta no es tan grave como realmente lo es. Allanará el camino, pero luego ata a estructuras de pecado de las cuales es casi imposible salir. Entonces ya tendrá atrapada a su presa. Sólo un milagro salvará a esa persona.

      La solución está en no dar el primer paso (pues debemos amar primero a nuestro Padre Dios y sus mandamientos antes que nada), y si se ha dado desandar de inmediato el camino andado acudiendo, además, al sacramento de la Confesión.

      Un abrazo fuerte en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  35. me case hace 20 años,tengo 2 hijos,somos consagrados a la santisima virgen,en 20 años yo trate de tener mucha pasciencia por que mi esposo le gustaba beber y amanecer en la calle,pero siempre tuve la esperanza que Dios lo iba a cambiar,ya que siempre que cometia un erro nos pedia perdon y decia que el diablo lo habia hecho caer de nuevo,pero yo siempre perdone,ahora dicen que vive con una mujer mas joven, yo le pregunte y el no lo nego y yo de rabia lo eche de la casa , dijo que yo deberia seguir aguantando. el dice que el no vuelve a vivir con nosotros solo si Dios quiere el vuelve, yo oro mucho para que el se arrepienta de todo lo que nos hace, desprecia y humilla, mi pregunta es Dios quiere que todos los hogares permanescan unidos, sera que mi esposo si vendra a vivir con nosotros de nuevo.yo quiero hacer la voluntad de DIOS,y que Dios me ayude para sacar mis hijos adelante por su camino,y encontrar la felicidad con Dios.
    Gracias por su ayuda,que Dios los vendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana:

      Por supuesto que Dios quiere que los matrimonios permanezcan unidos, pero también respeta el libre albedrío.

      Es su esposo quien debe considerar lo anterio, alejándose de aquella mujer y regresando a su verdadero hogar con usted. El dice que si Dios quiere volverá con usted. Y por supuesto que Dios quiere matrimonios bien fundados en su sacramento. El sacramento del matrimonio es indisoluble: no se puede romper, aunque él viva con otra siempre serán esposos usted y él hasta la muerte. Él vive en pecado grave si hace vida con otra, pone en riesgo su salvación eterna. El asunto no está en lo que quiera Dios para saber si él vuelve (pues es claro y evidente que Dios quiere buenos matrimonios bendecidos por Él), el asunto está en que su esposo haga lo que Dios quiere y ello sólo él lo puede decidir. Como le decíamos, Dios respeta el libre albedrío.

      El alcoholismo es un problema grave, pero por lo que usted escribe parece que esto no tuvo que ver en forma decisiva en que se haya ido.

      Por otro lado, tal vez usted pueda poner también de su parte para la reconciliación y que él deje a la otra mujer con la que vive en adulterio. Medítelo bien. Rece mucho por esto y ponga lo que haya que poner de su lado. Una actitud propositiva hace falta muchas veces, haciendo a un lado los reproches por justos que fueran. Intente platicar con él y hacerle ver todo esto y sobre todo el compromiso que adquirió ante Dios y la responsabilidad que tiene de sus hijos y de usted. Que él vea que será mejor todo al volver y que no será difícil para él un retorno donde serían sólo reproches, agravios y dificultades. Hay que poner puente de plata. ¿Nos explicamos?

      Suerte, y que Dios la ayude.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  36. mi esposo me ha hecho mucho daño, tanto que siento que ya no tengo fuerzas para seguir adelante. Todos los días le pido a Dios que me ayude, ya sea que lo cambie o que me de mas fuerzas para soportar. Me siento tan triste que ya no quisiera seguir viviendo, quisiera que Dios me llevara con el para no sufrir mas. Que puedo hacer para recuperar las ganar de vivir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida hermana en Cristo:

      Cuando existen dificultades como la que nos comenta hay 3 aspectos a tratar por usted:

      1) El problema mismo que se presenta.
      2) Nuestra actitud interna ante ese problema.
      3) Nuestra respuesta al mismo

      Sobre el primer punto es poco lo que nos dice. Sólo sabemos que su esposo le ha hecho mucho daño. No nos dice de qué manera ni cómo ha sido esto. ¿De dónde se deriva la actitud de él?, ¿por qué cree usted que sea así?, ¿qué alternativas existen para modificar la actitud de él? etc. En fin, no tenemos ningún dato que nos proporcione. Por eso poco podemos aconsejarle en este aspecto y cómo responder ante el problema (punto 3).

      En cuanto al punto 2, es importante mantener siempre un equilibrio interior (moral y psicológico) por grave que sean las circunstancias. Existen muchos factores que pueden impedir una buena resolución a nuestros problemas. La desolación, la depresión, el cansancio moral, la autodesvalorización de uno mismo, entre otros factores sólo nos traen sufrimiento, desmotivación y nada ayudan a resolver los problemas. Es muy importante que usted asuma y esté convencida de su gran valor como persona y como hija de Dios que es. Su dignidad como tal es superior a toda la creación material. Una alma creada por Dios tiene un valor que no alcanzamos a imaginar. Usted vale muchísimo por sí misma, debe creerlo realmente pues no son palabras sólo para animarla sino que buscan convencerla de una gran verdad. ¿Sabe la posibilidad matemática para que usted haya nacido? Es de millones de millones, pero es a usted en particular a la que Dios creó y por eso sólo ya es una criatura suya a la que Él ama de una manera especial y particular. Además, es una hija suya por que ha sido bautizada y es parte de su verdadera Iglesia, lo que le da una inmensa dignidad que también se acrecienta por ser una persona buena que ama a su Creador. Todo ello debe llevarla a revalorase como persona y tener muy claro el concepto que tiene de sí misma, que no debe partir de lo que digan o hagan los demás. Usted vale muchísimo y punto. Digan lo que digan, piensen lo que piensen, hagan lo que hagan los demás. Cada ser humano es único y Dios lo ama de forma particular, mucho más si es una persona buena -como usted- y hace la voluntad de su Creador y lo ama sobre todas las cosas.

      Claro que lo nos sucede nos afecta para bien o para mal, pero el modo de afrontar esto será muy distinto en quien asume y está consciente de su propio valer. Cuando existe tal conciencia muchas cosas cambian, para empezar nuestra propia relación con Dios que debe hacerse más estrecha y agradecida. Nos permite valorar, también lo que tenemos en la vida de bueno y no suponer como prevaleciente y único lo que nos hace daño o nos hace sufrir. Permite llevar nuestra propia cruz -que todo ser humano la tenemos de una u otra manera- con otra actitud distinta y más propositiva. La cruz de cada quien no es para que nos aplaste sino para saber cargarla y buscar soluciones a los problemas para que todo sea mejor. Ello implica un cambio de visión, dejar la autocompasión a un lado, pensar en alternativas y actitudes positivas ante los problemas, formas de solución (integrales o parciales), etc.

      sigue abajo...

      Eliminar
    2. Viene de arriba....

      No se encierre en usted misma y en su problema, coméntelo con personas positivas y de buen criterio (una amiga, un familiar, un sacerdote sabio y fiel a la doctrina de la Iglesia, etc). Busque vivir aquello que sea bueno y que le gusta a usted. Encuentre nuevos intereses en gustos honestos y legítimos que poco ha cumplido (como pintar, leer, ir a conciertos, visitar a amistades buenas, salir con ellas, etc,). Su vida no puede depender únicamente de lo que haga o no haga su marido. Naturalmente esto es muy importante y debe buscar alternativas de solución para que no siga haciéndola sufrir, tal vez dialogando con él o cambiando algunas actitudes suyas, en fin de ello poco podemos aconsejarle sin saber el problema bien. Pero debe empezar a tratar en primer lugar su actitud interna y revalorarse. Eso sin duda se reflejará también en el momento y la manera de poner en práctica las resoluciones que busquen modificar la actitud de su esposo.

      Dios quiere que sea una persona feliz (hasta donde humanamente se puede) y que busque el modo de hacer todo para que esto sea de la mejor manera. No significa que no vaya a haber problemas o que desaparezcan por sí solos y para siempre. El asunto está en la manera de manejarlos y de que no le afecten de una manera grave. Acérquese e más a Dios, platique con Él como el Amigo que es PARTICULARMENTE DE USTED. La práctica de los sacramentos (Confesión-comunión) le ayudará mucho en ello, así como la oración con confianza en Él, poniendo todo de su parte y dejando lo demás en sus manos y agradeciendo todo lo que Él la ama. La vida tiene muchos aspectos, pero lamentáblemente a veces nos enfocamos sólo a los que nos dañan y no sabemos buscar el mejor modo de llevarlos o solucionarlos.

      Usted vale inmensamente, sea consciente de ello, convénzase, dígaselo a usted misma constante y diariamente. Tome fuerzas de Dios y de su propia dignidad. Esa actitud le ayudará mucho. En cuanto a lo que hace su esposo analícelo con alguien que la ayude a como manejarlo y evitar que le siga dañando. A nadie le gustan las víctimas, su esposo será el primer sorprendido si usted asume una actitud de mayor dignidad y autovaloración al estar consciente de todo lo que vale. Ello no implica actuar con soberbia sino con seguridad y dignidad. No asuma la actitud de víctima sino la de una persona que vale y sabe razonar y exponer su razones con dignidad, serenidad y razón. Tal vez su esposo la tratará mejor si advierte que sus maltratos no le hacen REALMENTE tanto daño, pues tal vez lo que busca con su actitud es ser el dominador. Ya con esa seguridad en usted misma, con calma analice también la parte de errores que pueda haber de su parte en su matrimonio y trate también de solucionarlos. Cuando existen conflictos es difícil que el error sea 100% sólo de una sola parte.

      Por último le aconsejamos dos posts de este blog, acuda a ellos cuando lo necesite:

      http://catolicidad-catolicidad.blogspot.mx/2009/11/jesus-te-hablatrae-un-mensaje.html

      http://catolicidad-catolicidad.blogspot.mx/2009/06/sufres-requieres-consuelo.html

      Acérquese mucho a María, Nuestra dulcísima Madre del Cielo. Ojalá pueda rezar diario el rosario. Con mucho gusto pediremos a Dios por usted, ya sabe que somos sus amigos. Le pedimos que también ore por nosotros. Ponemos a usted y a su esposo en las intenciones de las oraciones que todos hacemos en este blog los días treces de cada mes..

      Fraternalmente, un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    3. Gracias por su respuesta tan rápida, trataré de seguir los consejos que me han dado, es difícil para mi, porque me siento deprimida y cansada; pero pondré todo de mi parte pasa salir de esto. Gracias, que Dios los bendiga.

      Eliminar
    4. Así se habla ("pondré todo de mi parte para salir de esto"). Suerte y ¡ánimo!.

      Dios la bendiga.

      Fraternalmente, un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  37. A una religiosa que amablemente nos escribe:

    Ciertamente cada caso tiene sus propias particularidades, pues en cada circunstancia hay que analizar diversos aspectos y no todas las personas son iguales ni reaccionan igual ante el divorcio de sus padres. Sin embargo, esto no impide señalar los principios morales y los efectos generales que establece la experiencia.

    Los niños tienen una gran agudeza en captar las situaciones indeseables, es cierto. Naturalmente que lo deseable es un matrimonio lo mejor posible y lo más bien avenido. Los comentarios que nos señala (de niños opinando que sería mejor que sus padres se separen por algún conflicto entre ellos), lamentablemente indican que hasta los niños se encuentran ya contaminados con la "cultura" predominante del divorcio, pues escuchan esto en muchas partes, empezando por parientes (adultos o no), amigos y compañeros de escuela (aspectos que los medios ayudan a reforzar, basta ver una telenovela). No es raro, pues que tengan esas lamentables opiniones, lo que no sucedía hace varios años cuando esa falsa "cultura" no era tan generalizada ni el divorcio tan constante. Es triste pues ya tienen desde pequeños el chip o el virus del divorcio activado en su mentalidad, lo que redundará negativamente cuando lleguen a adultos y se casen. Ante cualquier problema serio acudirán a él y destruirán sus matrimonios con mayor facilidad que en otros tiempos en que esta mentalidad no era tan generalizada. Es, pues, importante contrarrestrar y buscar revertir en ellos esta nociva influencia.

    Nos alegramos de su caso particular y Dios la bendiga por su labor.

    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  38. Mi pregunta es, soy amante de mi ex esposo, hace trece años me separe y seguimos como amantes, el vive con otra mujer, el sacerdote me dijo que estoy en pecado porque el corazon de el esta en otro lado, yo tengo dudas, que me aconsejan? Que Dios los bendiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la duda que nos expones:

      Estimada hermana, partimos que el matrimonio tuyo fue por la Iglesia. Hay que considerar que en un legítimo matrimonio eclesiástico, la Iglesia acepta la separación en casos necesarios (naturalmente sin que se puedan volver a dizque casarse).

      Habiendo ya tal separación, los derechos del débito conyugal SE SUPRIMEN mientras no haya una absoluta reconciliación y se reintegre el matrimonio. Es verdad que el matrimonio eclesiástico subsiste y ambos son legítimos esposos, sin embargo las relaciones sexuales no deben mantenerse en tal situación hasta que no haya de nuevo una reconciliación total y una reintegración completa. De realizarlas, sería un pecado no de adulterio (pues son legítimos esposos) sino de ejercer una sexualidad que está vedada durante la separación de un matrimonio. No deben actuar como si fueran amantes siendo verdaderos esposos.

      Si él ya vive en adulterio con otra persona (como nos indicas) es claro que la separación es un hecho formal. Creemos que esto fue lo que te trató de explicar el sacerdote. Luego, mantener trato carnal con él te está vedado por el hecho de la separación formal (aunque puede haber separación formal sin que él viva con otra, basta que sea un hecho el que ya no vivan juntos los cónyuges legítimos). Puedes, eso sí, buscar que se reintegre tu matrimonio (entendemos que estás casada por la Iglesia) y cuando se formalice de nuevo tu relación, por supuesto podrían vivir una vida conyugal sexual respetando las normas morales de todo matrimonio (ninguna contracepción artificial ni abortiva).

      En tanto esto (la plena reconciliación) no sea un hecho, cuando hay separación se interrumpe el derecho conyugal, esto es que te está vedado mantener relaciones sexuales con él. Además, una relación de esa naturaleza (como si sólo fueran amantes) muchas veces añade a su falta la del empleo de métodos anticonceptivos artificiales o microabortivos; es decir, que agrega una falta a la otra.

      El único camino sería, como hemos dicho, rehacer en la práctica de nuevo el matrimonio totalmente y de manera formal volver a vivir juntos. Ahí se recobran todos los derechos conyugales.

      Esperamos que lo anterior sea claro y te ayude a tomar una decisión moral correcta. Pensemos que debemos amar primero a Dios sobre todas las cosas y seguir su Voluntad para poder ser salvos. Pedimos al Espíritu Santo te ilumine y te dé fuerzas para vivir una vida correctamente católica. Pon todo de tu parte y pide a Dios esa fuerza complementaria, pues nuestra propia voluntad a veces no es suficiente sin su gracia.

      Gracias por consultarnos.
      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  39. Muchas gracias por su respuesta. Que Dios los bendiga!

    ResponderEliminar
  40. BUENAS TARDES, MI NOMBRE ES GUADALUPE, TENGO 31 AÑOS, ESTOY CASADO SOLO POR EL CIVIL DESDE HACE 15 AÑOS, EN ESTE MOMENTO MI ESPOSA QUIERE DIVORCIARSE DE MI, DURANTE MUCHO TIEMPO YO FUI INFIEL Y TUVE ABUSOS HACIA ELLA, HUBO MALTRATO FISICO EN ALGUNAS OCASIONES, DEBO RECONOCER QUE TUVE MUCHA CULPA, PERO HACE PAROXIMADAMENTE UNOS MESES TODO MARCHABA BIEN, LO DIGO PORQUE HABIAMOS ACLARADO TODOS LOS PUNTOS ANTERIORES, HABIAMOS DECIDIDO LLEVAR NUESTRO MATRIMONIO POR EL BIEN, PERO DESDE HACE 5 MESES POR CUESTIONES DE MI TRABAJO TUVE QUE ESTAR FUERA DE CASA, Y ELLA CONOCIO A UNA PERSONA Y DESDE HACE 3 MESES TIENE RELACIONES SEXUALES CON ESA PERSONA, HACE APROXIMADAMENET 10 DIAS, ME LO CONFESO, MI REACCION FUE LA DE DECIRLE QUE LA PERDONABA Y QUE POR FAVOR DEJARA A ESA PERSONA Y QUE REINICIARAMOS NUESTRO MATRIMONIO, ACUDIMOS CON EL SACERDOTE PARA UNA GUIA ESPIRITUAL, Y NOS RECOMENDO QUE VOLVIERAMOS A INTENTARLO, ELLA ACEPTO Y DIJO QUE TERMINARIA CON ESA PERSONA Y QUE INTENTARIA DE NUEVO A LUCHAR POR LO NUESTRO, PERO A LOS 3 DIAS TUVE QUE IRME DE NUEVO POR MI TRABAJO A OTRA CIUDAD, ELLA POR TELEFONO ME DIJO QUE NO PODIA HACERLO, QUE NO QUERIA HACERLO, QUE ELLA ESTABA ENAMORADA DE LA OTRA PERSONA, LA CUAL ES DE EUA., SINCERAMENTE NO CREO QUE SEA CATOLICO, Y ADEMAS QUE SOLO SE VEIAN 2 O 3 DIAS POR CADA 2 SEMANAS, YA QUE EL TRABAJA EN UNA COMPAÑIA, O SEA QUE NO SE PUEDE DECIR QUE HAYA UNA RELACION DE CONVIVENCIA DIARIA, Y POR LO TANTO SIENTO QUE PUEDA ESTAR CONFUNDIDA, DESGRACIADAMENTE NO ESTOY EN EL MISMO LUGAR QUE ELLA, REPITO POR MI TRABAJO, PARA QUE PUDIERAMOS ASISTIR A TERAPIA O BIEN A RETIRO MATRIMONIALES, ESTOY EN MUCHA ORACION DE VERDAD Y HE CAMBIADO RADICALMENTE, EL SEÑOR LO SABE, AHORA YO HE VENIDO DICIENDOLE A ELLA QUE A PESAR QUE NO ESTAMOS CASADO POR LA IGLESIA, NUESTRO MATRIMONIO ES PARA SIEMPRE, Y QUE DEBERIAMOS DE LUCHAR PORQUE ASI SEA, CON TODAS LAS ARMAS, QUE SON LA ORACION, LA FE EN DIOS Y ASISTIENDO A LA IGLESIA Y MUCHAS ACTIVIDADES, CAMBIANDO HABITOS, ETC., TENEMOS DOS HIJAS DE 14 Y 9 AÑOS, AUN SIGO LUCHANDO POR ELLO, ELLA AUN SIGUE COMUNICANDOSE CON ESA OTRA PERSONA, ESTOY DANDOLE ESPACIO DE IGUAL FORMA, YO ESPERO PRONTO REGRESAR A MI CASA Y PODER HACER QUE RECAPACITE, SOBRE TODO TRATANDO DE CONVENCERLA DE NUEVO A QUE VAYAMOS A RETIRO Y DEMAS, MI PREGUNTA ES, AUN SIN CASARNOS POR LA IGLESIA, DIOS NOS BENDICE, O MEJOR DICHO, AUN SIN ESTAR CASARDOS POR LA IGLESIA, ¿SI LLEGARA LA SEPARACION NUESTRO MATRIMONIO SIGUE SIENDO PARA SIEMPRE?, YO SEGUIRE EN PIE DE LUCHA, SANANDO Y TRATANDO DE QUE ELLA SANE IGUAL, HARE LO IMPOSIBLE PARA QUE NO SE DISUELVA ESTE MATRIMONIO, SOBRE TODO CON LA ORACION A DIOS PADRE, EL ROSARIO Y DEMAS MANDAMIENTOS QUE DIOS NOS DA, LOS CUALES POR DEJAR DE HACERLO, ES EL MOTIVO POR EL CUAL DEJAMOS QUE ESTO PASARA, AL ALEJARNOS DE DIOS. GRACIAS POR SU ATENCION, QUE DIOS LES BENDIGA, PIDO ORACION POR FAVOR. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano:

      Gracias por escribir y tenernos la confianza de contarnos tu vida y experiencias. Pasamos a contestar tu pregunta: Para un católico el matrimonio civil no tiene validez. Es decir, que si dos católicos contraen sólo matrimonio civil, ante Dios realmente no están casados. Para el creyente, el matrimonio ante la ley sólo tiene efectos legales. No hay sacramento. Ni matrimonio natural siquiera (como podría haber si unos ateos se casan civilmente). Para el católico el único matrimonio VERDADERO es el religioso (si se celebra, además, la ceremonia civil es para darle una protección jurídica, pero no para darle validez).

      Observamos que te resultan claras las causas de los males que sufren ambos. El alejamiento de Dios, la falta de oración, el incumplimento de los mandamientos, los llevó al estado actual. Lo que hay que hacer es subsanar todo esto. Es importante considerar que una relación sin matrimonio eclesiástico, es en sí misma pecaminosa. Se vive en pecado mortal pues no han recibido el SACRAMENTO DEL MATRIMONIO. Se puede ir a Misa pero les está prohibido comulgar y recibir a Cristo en la Eucaristía. Además, exponen su salvación eterna, pues si se muere en tal estado -sin arrepentirse- se condenarían eternamente. En cambio el sacramento católico del matrimonio bien llevado y cumpliendo con las Leyes de Dios, produce muchas gracias del Altísimo. De ahí la importancia de que vean y juzguen si realmente es posible recomponer su situación sentimental y en caso de que sea factible, entonces casarse como Dios manda ante la Iglesia (para ello deberían tomar un curso para conocer los deberes del matrimonio católico). Ojalá lo sea, sobre todo considerando que ustedes ya tienen dos hijas.

      Si la relación no se pudiese recomponer, no hay en realidad un compromiso, pues no ha habido un verdadero vínculo matrimonial para el católico cuando no ha existido matrimonio eclesiástico. El compromiso de vivir con el cónyuge hasta que la muerte los separe es sólo si hay sacramento del matrimonio. Éste es indisoluble y exige plena fidelidad mientras ambos vivan y debe estar abierto a la procreación.

      En resumen: Si no es posible la reconciliación y ustedes se separan, es factible un verdadero matrimonio eclesiástico con otra persona. Naturalmente, esto no excluye ninguna responsabilidad de amar, educar y mantener a tus hijas.

      Sea cual fuere lo que ustedes determinen (casarse por la Iglesia o separarse) no dejes de mantener tus buenos propósitos de acercarte a Dios a través de la oración y el cumplimiento de sus mandamientos. Y en cuanto regularicen la situación (casándose por la Iglesia o separándose) -no antes- acudir al sacramento de la Penitencia con regularidad (ver: http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html), ello les permitiría tener el enorme honor de recibir también a Cristo en la Eucaristía.

      Deseándoles lo mejor y que tomen la decisión más conveniente, esperamos que estas lineas te sirvan de orientación.

      Un fuerte abrazo en Cristo y gracias, de nuevo, por escribir.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  41. Muchas gracias por la respuesta, espero en Dios ella recapacite y podamos reconciliarnos, sobre todo que haya reconciliacion con Dios, pido oracion para que ella pueda abrir el corazon a muestro señor, y vea que lo mejor es reconciliarnos, por nuestras hijas y por nosotros mismo, espero en Dios que sea su plan igual y que esta situacion sea para fortalecer el vinculo, y asi poder recibir el sacramento del matrimonio, conitnuar con la vida que Dios nos pide, hasta que la muerte nos separe. Bendiciones, gracias

    ResponderEliminar
  42. hola ¡Tengo 51 años y 25 años de matrimonio por el civil pues tengo 3 años de divorciado, durante esos 25 años de matrimonio 10 años fueron de alcoholismo de mi parte y de todo lo que conlleva el ser alcohólico, factores detonantes para que mi esposa fuera teniendo resentimientos no expresados durante tanto tiempo, un día viví una experiencia espiritual y ella también, mi vida empezó a cambiara, me esforcé por ser distinto participe en apostolados junto con mi esposa, en platicas prematrimoniales, pre bautismales, retiros de iniciación, pascuas juveniles, catequesis, para esto ya llevábamos alrededor de 15 años de servicio, dentro de los cuales mi esposa en ocasiones se alejaba un poco y se interno en la medicina alternativa y servicio social a la comunidad pero ya fuera de la iglesia, aun así yo continuaba aferrándome al servicio parroquial con lo que podía y que no me hacia sentir que era falso mi testimonio, pues seguíamos discutiendo ya no igual que antes y continúe en la catequesis para niños, mientras tanto mi esposa se separo casi por completo de la iglesia y se interno en la investigación de las plantas medicinales y el uso de las redes sociales (internet), así transcurrieron alrededor de 3 o 4 años hasta que por fin sucedió lo que desde hacía años se veía venir, me entrego un aviso para que me presentara ante una dependencia del poder judicial, donde me pedía el divorcio por incompatibilidad de caracteres, eso a mí me cimbro no podía créelo, sentía que yo estaba cambiando y por que a estas alturas de nuestras vidas, sentía que ya lo estábamos logrando y eso me hacía sentir más la presencia de dios en nuestras vidas e inconscientemente veía como otros matrimonios se desmoronaban y yo sentía que el nuestro estaba edificado sobre rocas, pero el señor permitió que me sacudiera la vida, no quise pelear y negarme a su petición pues ya le había pedido que recapacitara, que pensara en nuestra familia y fue inútil, creo que durante mi alcoholismo le dañe mucho y ya no quería dañarla aferrándome a estar con alguien que te dice que no te ama, que te alejes que hagas tu vida y me aleje me dio el juez 15 dias para desalojar la que fuera nuestra casa y dejar mis hijos y solo verlos los fines de semana, actualmente sigo al pendiente de mis hijos y los apoyo en todo lo que puedo pero ellos ya empiezan a hacer su vida son jóvenes pronto ya no los veré tan frecuente.
    Yo por mi parte ahora tengo una relación es buena persona canta en un coro tiene dos hijos, su esposo los abandono la conocí en los momentos más difíciles de mi separación; en un templo donde acudía al santísimo a recárgame de fortaleza y no perder la cordura, Dios y esa persona me han ayudado a seguir adelante aunque en ocasiones siento que llevo una vida vacía, vivimos separados aunque nos vemos casi a diario, asistimos a misa pero no comulgamos y aunque parezcamos una familia nos falta lo más sagrado, sé que no hay justificación pero una vida de soledad es triste y nos apoyamos mutuamente: en conclusión la misma conciencia, los principios no nos permiten hacer una vida juntos y buscar ser felices.
    Oren por nosotros y por nuestros esposos: gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al lector que tiene 51 años y nos escribió anonimamente: Esa relación es incorrecta, relee este post y medítalo. Preciamente tú lo has dicho: sientes una vida vacía y no hay justificación. Dios no pide lo que no podemos dar. Luego, con su ayuda todo lo puedes. Te insistimos con la mejor intención: relee y reflexiona lo que dice este post. Si pides ayuda al Señor, oras, te confiesas y llevas una vida sacramental Él te ayudará para vivir como debes y estar lleno de Dios y satisfecho con tu vida. Pero para Confesarte debes terminar con esa relación ilícita.

      Acércate más a tus hijos, ellos siempre te necesitarán. Aunque crezcan siempre es necesaria la relación y orientación paterna para ellos.

      Cuenta con nuestras oraciones.
      Que el Señor te ayude a decidirte a obrar como Él pide.
      No olvides que esta vida es un suspiro comparada con la Eternidad y es necesario alcanzar la Bienaventuranza eterna.
      Para ello hay que cumplir con los mandamientos y la moral.

      Un abrazo en Cristo.
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  43. Hola!!!
    Buen dia!!! veo que tienen retroalimentación vivo en Leon Gto quiero ver si me pueden orientar sobre los matrimonios mixtos, que mas bien este caso sería de una parte catolica y un bautizado catolico que nunca fue practicante, incluso no tiene su documento de bautismo.
    Me podrian orientar sobre donde leer material al respecto, a quien acercarme, es posible una unión asi?. Que requisitos piden, como se realiza esto?, que restricciones tiene, etc? Gracias y bendiciones,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son totalmente desaconsejables los matrimonios mixtos, es decir entre un católico y una persona que aunque esté bautizada no sea católica y pertenezca a una secta o bien haya dejado de creer y practicar la fe católica, aunque sea buena y esté de buena fe en el error. El católico debe buscar convertirla y si no lo logra, lo aconsejable es retirarse de ella, aunque esto represente un gran sacrificio, mismo que Dios, ciertamente, evaluará. El católico tiene obligación de formar y educar a sus hijos en la verdadera religión (la católica) y de no hacer peligrar su propia fe. Por ello, si la Iglesia Católica llega a autorizar y tolera estos matrimonios en aquellos que se empecinan en celebrarlos, para ello exige lo siguiente: que el no católico jure y prometa que los hijos se educarán en la Iglesia Católica, que la fe del católico no sufra peligro por el matrimonio mixto y que el matrimonio se celebre en la Iglesia Católica. Naturalmente que existe el grave riesgo que el no católico, una vez ya casado, no cumpla sus promesas. Por otra parte, cuando la parte no católica es la esposa, la educación de los hijos es prácticamente más influyente de su parte, lo que hace difícil que los hijos reciban una verdadera educación católica, pues generalmente están con más frecuencia con la mamá que con el padre. El católico sabe que el fin primordial es servir y amar a Dios en esta vida, para luego verlo y gozarlo en la otra. El matrimonio mixto tiene mil inconvenientes para este fin, por lo que no se requiere de mucha ciencia para conocer éstos. Por ello, lo prudente es evitarlos y casarse siempre con alguien que esté en la verdadera religión, lo que ayudará a ambos a llegar más fácilmente a Dios, pues la mutua ayuda espiritual será un factor para ello. Además que la comunión e identificación de principios y verdades hace más fácil y agradable la relación matrimonial. Y lo más importante, entre ambos, con los mismos principios y con la misma fe, podrán educar a sus hijos dentro de la verdadera religión, inculcándoles los principios morales y la fe necesaria para alcanzar, finalmente, a Dios, que dispuso poner esas almas en nuestras manos para que las formemos y las pongamos, luego, en las suyas.

      Ahora bien, de persistir en buscar el matrimonio antes de lograr la conversión de la otra parte, que sería lo verdaderamente lógico y deseable, habría que tratar el caso particular de cada quien con su párroco, pues podríamos decir que casi no existen dos casos exactamente iguales. Debe, pues, de analizarse uno por uno de manera individual. Esta sería nuestra recomendación.

      Sin otro particular, le agradacemos su confianza y su pregunta.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  44. Verdaderamente me parece muy útil este escrito. Está lleno de sabias consideraciones. Hemos perdido la visión de la eternidad y de nuestro fin último. Este artículo nos hace recuperarla. Gracias Catolicidad.

    ResponderEliminar
  45. Un saludo, tengo 24 años, me case por la iglesia a los 19 años, me fui a vivir con el cuando tenia 17 y el 27 años, de este matrimonio tengo 2 hijos, lamentablemente cuando estaba embarazada (en el 2013) de mi segundo hijo, mi esposo me dejo y se fue con una mujer a la que dice amar, me hizo mucho daño, palabras hirientes las que no puedo olvidar por que en unas de sus tantas frases dijo que le importaba un c....o sus hijos y que si perdía mi bebe era por que tenia que pasar sabiendo que el era el causante de tanto dolor en mi pues yo lo amaba y quería pasar toda la vida con el y nuestros hijos, no quedando feliz con tanto daño hecho, me demando pidiendo el "divorcio" diciendo mentiras, estamos en ese proceso pero yo me siento atada a el por el sacramento del matrimonio, no quiero ofender a Dios pues para mi primero son los mandamientos y sagrada voluntad que lo que Dios ha unido no lo separe el hombre, no se en mi caso que se puede hacer, si la nulidad pues yo verdaderamente lo amaba. En estos momentos ya no lo amo ni lo quisiera volver a ver pues me ha traicionado de la peor manera y me abandono cuando mas necesitaba su amor. Quisiera saber que puedo hacer, muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana:

      La nulidad significa que NUNCA hubo un verdadero matrimonio religioso. La nulidad debe existir realmente, no es una solución a los matrimonios mal avenidos o separados. En lo que usted nos comenta no hay algún señalamiento que establezca una causa de nulidad a su matrimonio. En caso de que realmente existiera debe plantearse ante un tribunal de la Iglesia.

      En todo ello debe haber sinceridad y pureza de intención. Es decir, no debe buscarse a toda costa obtener una declaración de nulidad, sino ver si realmente ésta existió con un fundamento verdadero. Esto lo analiza un tribunal caso por caso cuando se le plantea cada uno.

      Comprendemos que usted ha sido víctima de un mal esposo, de un mal hombre. La injusticia de su proceder es otro asunto. Ello no hace nulo un matrimonio. Las causas de nulidad son otras, no la injusticia en el proceder de algún cónyuge.

      En casos de injusticia procede la separación, pero no se permite el que ninguna persona legítimamente casada pueda volver a tener vida conyugal con otra nueva persona ni que realice un matrimonio civil que no tendría valor alguno ante Dios. Quien lo haga comete adulterio, vive en pecado grave y pone en peligro eterno su alma. Relea, por favor, el post arriba.

      Usted tiene motivos muy grandes para vivir por sus hijos y para usted misma. Siga la voluntad de Dios y acérquese mucho a Él.
      La vida del católico es una vida de lucha. No es fácil ciertamente, por ello muchos claudican, pero el amor de Dios debe regir siempre nuestra vida. La duración de la misma es realmente insignificante comparada con la eternidad que nos espera. Y Dios nos ha hecho para pasar la prueba de esta vida conforme a sus mandamientos y enseñanzas. Una eternidad al lado de Dios espera como recompensa para quien persevera hasta el final.

      Ánimo, estimada hermana. Qué importante será para sus hijos que dé testimonio de su fe. El ejemplo es lo que realmente educa, por encima de cualquier palabra. El ejemplo ciertamente arrastra para lograr que ellos lleguen, también, a Dios.

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  46. A una lectora: En un par de días -aproximadamente- publicaremos y contestaremos su mensaje. Hoy no disponemos de tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estaré esperando, Dios los bendiga muchas gracias.

      Eliminar
    2. Leer, por favor, respuesta arriba.

      Eliminar
  47. Muy buen artículo!...
    No me casé por iglesia. Tuve un hijo, y me separé. Mi iniciación en la fe es muy reciente,
    pero tal cual refiere el artículo, yo tuve absoluta consciencia de poder primero, deshacer lo que
    aún no estaba hecho, por eso, asumí el liviano compromiso de estar y desear un hijo, con una
    persona que si bien "amaba", no éramos compatibles.
    Esa falta de valores y responsabilidad, me llevan hoy día a pagar todas las consecuencias,
    mi hijo sufre, yo sufro, y el padre se la pasa de jarana, sin comprender que nuestros errores y egoísmo,
    nos conminan a NO rehacer NADA, y dar extrema prioridad a nuestro hijo. Lo entendí a los golpes, con mi orgullo
    de rodillas.
    Nunca intenté siquiera entrar una persona "pareja/novio" a mi casa, ya que NO es natural para
    mi hijo, que un extraño ocupe ningún rol dentro de mi hogar, dónde existe una herida vincular disuelta por falta de compromiso y amorosidad. A pesar que se intensifica mi tarea, la edulcorada vida del padre de mi hijo, donde todo el tiempo
    hace alusión de sus derechos de REHACER SU VIDA Y TENER UNA NUEVA FAMILIA, tarde ó temprano deberá asumir los costes...!
    Le presentó una novia a nuestro hijo, y de un mes para otro se la instaló a vivir en su casa, diciendole cosas como que ella era buena, que la aceptará, la quisiera, la respetará porque lo quería, y lo cuidaba ¿?... y no sé cuántas tonteras más!...
    Mi hijo se espantó!... y le dijo- pero papá nunca me hablasté bien de mi mamá, y me obligas a que quiera, a alguien que NO CONOZCO!?... y decís que me cuida, alguien que ni siquiera le importo?!.... la verdad, que
    no entiendo!....

    Por el momento... no quiere ir a la casa de su papá en presencia de su novia. Ante la
    insistencia de su padre de "aceptar" la situación como "normal", y si NO lo haciera lo iba a llevar a un psicológo, mi hijo le dijo: Sabes qué pa!?... yo acepté todo, y nadie me preguntó nada, respeté la voluntad de todos, ahora
    respetame vos, respetame los tiempos que no me respetaste, no sé cuando, pero voy a volver a tu casa. Y quedate tranquilo
    porque sos mi papá y te quiero igual...

    No tengo nada que aceptar, sólo tengo que perdonar, y más me ayudará ir a la iglesia que a un psicológo!...

    P/D: Por suerte, éste año comienza su catecismo, y mi hijo es un nene muy espirítual con valores muy distintos a
    los de su padre y míos.... gracias a él, el sábado, y luego de 30 años de NO hacerlo, pude confesarme y volver a estar en gracia con Dios.... aún falta mucho!... pero estoy feliz por éste comienzo....

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un camino que inicia lleno de Dios, qué maravilla. La felicitamos sinceramente por usted y por su hijo. Ahora lo importante es perseverar.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  48. Separación:
    La separación de los cónyuges es la interrupción de la convivencia matrimonial. Es cuando los cónyuges viven en casas distintas y hacen vidas separadas. Sin embargo, esto no significa que haya desaparecido el vínculo matrimonial, los cónyuges siguen casados y no pueden contraer un nuevo matrimonio. Puede que la causa de la separación cese y la convivencia se restablezca. (CIC. no. 1155).

    En ocasiones se presentan circunstancias que justifican una separación. El Derecho Canónico vigente en el no. 1153 dice:“Si uno de los cónyuges pone en grave peligro espiritual o corporal al otro o a la prole – los hijos - o de otro modo hace demasiado dura la vida en común, proporciona al otro un motivo legítimo para separarse”. El peligro espiritual se refiere a cuando uno de los cónyuges abandona la fe católica para unirse a una secta y obliga al otro y/o a los hijos a hacer lo mismo, o no permite que su cónyuge practique su fe, o lo obliga a cometer algún acto inmoral. El peligro físico es cuando existe violencia - física o mental - en el trato con el otro cónyuge o los hijos, sea por enfermedad mental, o por vicios. El adulterio sistemático - de alguno de los cónyuges – atenta contra el deber a la fidelidad y podría ser, en caso muy extremo, motivo legítimo de una separación (Cfr. CIC. no. 1152).

    Divorcio

    En el caso del divorcio es la autoridad civil quien determina la disolución del vínculo matrimonial, por lo cual los esposos pueden contraer nuevas nupcias civilmente. Aún habiendo disuelto el vínculo matrimonial la autoridad civil – en este caso - los católicos siguen casados ante Dios y la Iglesia, no pueden volverse a casar. La autoridad civil no tiene poder para disolver el vínculo matrimonial. El divorcio atenta contra la indisolubilidad. Hay ocasiones en que los cónyuges se ven obligados al divorcio civil, como medio de protección de los cónyuges y de los hijos, tales como; el cuidado de los hijos, el sostén económico, la separación de los bienes. En estos casos en que el divorcio ayuda legalmente, la Iglesia no se opone. Pero, los cónyuges siguen casados delante de Dios y de la Iglesia, hasta la muerte de uno de los dos. Como consecuencia, a pesar de estar divorciados, no pueden volver a contraer un nuevo matrimonio, pues subsiste el vínculo.

    El divorcio sólo puede ser civil.

    La Biblia nos dice:
    “Se dijo también: ‘El que despida a su mujer le dará un certificado de divorcio’. Pero yo les digo que el que la despide –salvo el caso de unión ilegítima- la empuja al adulterio. Y también el que se case con esa mujer divorciada comete adulterio” (Mt 5, 31-32).
    “Todo hombre que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio. Y el que se casa con una mujer divorciada de su marido, comete adulterio” (Lc 16, 18).

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Jesucristo es muy claro y muy tajante respecto al divorcio, pues lo que Dios ha unido no lo podrá separar el hombre.
      También, es muy claro cuando nos dice que el que se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio. Y el que se casa con una divorciada, también comete adulterio.
      Casarse con una persona divorciada es un pecado, es un adulterio, puesto que esa persona tiene un legítimo esposo.

      El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice:
      El divorcio es una ofensa grave a la ley natural, pues rompe el contrato aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte.
      El divorcio también es inmoral porque causa un desorden grave en la vida de la familia y de la comunidad. Se dañan los esposos entre sí, se daña a los hijos enormemente, haciéndoles vivir situaciones de angustia. Se dice también, que es una “plaga social” por su efecto contagioso y porque destruye directamente a la base de la sociedad, la familia.

      Por esto, se debe tomar en cuenta que no es lo mismo el cónyuge que se esfuerza por vivir fiel al matrimonio, pero es injustamente abandonado por su pareja, que el cónyuge que por una falta grave de su parte, destruye el matrimonio.

      El divorcio daña a la familia y a la sociedad porque:

      El divorcio hace que la familia sufra mucho.

      Los hijos se quedan sin el amor y cariño de sus padres, ese daño lo resentirán toda la vida. Vivirán tristes por la desunión de sus padres.

      El esposo o esposa abandonado sufre por la traición del otro.

      Destruye la tranquilidad tanto del esposo o esposa abandonado, como de sus hijos.


      ¿Qué exigencias del matrimonio ofende?
      1. El divorcio ataca a la unión de los esposos, pues los separa por la ley civil, sabiendo que están casados ante Dios hasta la muerte.
      2. Ofende a la fidelidad, pues si los esposos se han divorciado por lo civil buscarán casarse con otra persona. En ese momento cometerán adulterio.
      3. Ofende al amor total que se deben de tener los esposos.
      4. Es una ofensa muy grave en contra de la indisolubilidad, pues ellos seguirán casados hasta la muerte. El divorciarse por lo civil, no significa que el matrimonio se haya deshecho.

      El Matrimonio Civil

      El matrimonio civil es el que se contrae ante la autoridad civil. Este matrimonio no es válido para los católicos, el único matrimonio válido entre bautizados es el sacramental. En ocasiones es necesario contraerlo –depende de las leyes del país – porque es útil en cuanto sus efectos legales. Los católicos casados – únicamente – por lo civil, deben casarse por la Iglesia.

      Eliminar
  49. Estimada hermana en Cristo:
    Han quedado borrados sus comentarios, tal como usted nos solicitó. Ánimo y adelante. Sólo recuerde no usar métodos artificiales de control natal -condenados por la Iglesia- como el preservativo. El propósito de enmienda implica necesariamente confesar todos los pecados y tener propósito de no volver a pecar de ninguna forma. Dios la ama y jamás se dejará ganar en misericordia. Si Dios nos perdona, también deberemos perdonarnos nosotros. Dios no quiere que tenga baja autoestima, si dio la vida por todos pero particularmente por cada uno, piense que usted estaba en la mente de Cristo cuando murió en la Cruz. Y esto no es una figura retórica, sino una realidad. Murió particularmente por usted para abrirle las puertas del Cielo y espera que usted se llene de esperanza, y comprenda el precio inmenso que tiene ante Él. Ha sido rescatada a muy alto precio por el inmenso amor de Dios. Luego, debe estar muy agradecida con Él y llena de autoestimación por que ese valor se lo da nada menos que Dios mismo. Usted vale mucho. No lo olvide. Si ama a Dios y le es fiel, deseche pensamientos negativos como lo que dice sobre Judas.
    Ánimo y mucho amor a Cristo-Dios y a su dulcísima Madre, la Santísima Virgen María.

    Un fuerte abrazo en Cristo y cuente con nuestras oraciones.
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  50. Gracias por esta forma de evangelizar.
    El pecado mortal mata la fe, la esperanza y el amor. Mata a Dios en nosotros, como yo lo he experimentado.
    Leer tanto el blog como sus respuestas a los comentarios me ha hecho reflexionar sobre mí misma: Mis padres fueron siempre muy religiosos y activos en la Iglesia, sin embargo, vivieron 19 años en adulterio y mi papá, que en paz descanse, vivió con una concubina sus últimos 20 o 21 años. Es feo pensar en eso a la luz de las palabras aqu escritas, porque él y su amante comulgaban todos los días. Incluso mi mamá y él comulgaban (su matrimonil civil no era válido porque mi papá estaba casado sacramentalmente).
    Teóricamente sabía las cosas, pero no había comprendido su magnitud dada la moral que se vivía en mi casa, no doble, sino múltiple.
    Recibí el sacramento del matrimonio hace casi 9 años, vivo bajo el mismo techo que mi esposo, somos amigos, pero hace unos cuatro años que estamos prácticamente separados, sin relaciones conyugales.
    Esto se deriva de que él me ignoró y despreció consistentemente desde el principio del matrimonio.
    Nuestros encuentros conyugales fueron esporádicos y obedecieron a mi intención de no divorciarme ante el primer obstáculo, pero yo no lo veo más que como amigo o socio. Para mí es difícil porque me siento sola, deprimida y, al mismo tiempo, como secuestrada. Sólo salgo de mi casa a trabajar, una vez a la semana, cuido a nuestros dos hijos pequeños y me aíslo para no hablar de mi matrimonio, por el que todos preguntan.
    Estando embarazada de mi hijo menor, le pedía a Dios morirme en el parto, porque no considero que esto sea un matrimonio.
    Alguna vez escuché que "el matrimonio debe ser la antesala del cielo," pero las dificultades han ido minando mi fe... Lo que me nace es huir del sufrimiento. A veces siento que sería mejor morirme porque mis hijos se contaminan con mi amargura, aunque lucho contra esos sentimientos.

    Mi esposo es buen padre, es responsable, pero aunque le pido a Dios que me ayude a verlo con otros ojos, no creo que sea posible.

    Muchas veces le propuse que viéramos a un guía espiritual, pero se negaba. Decía estar felizmente casado, pero apenas me hablaba, rechazaba mis abrazos..., si le comentaba algo que no me parecía, me decía: "Pues ahora ya estás casada y no hay nada que hacer." Me avergüenza decir que maté lo que sentía por él en defensa propia, aunque sigo queriendo su bienestar como padre de mis hijos que es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana:

      Lamentable lo que nos narra sobre sus padres. No debían comulgar en esas circunstancias ni vivir así, pero a usted no le toca juzgarlos. Dios es el Juez más perfecto y justo. Y hasta el último segundo de la vida el hombre puede realizar un acto de contrición perfecta (fundado en el amor a Dios y no en el miedo al infierno) y puede salvarse. Claro que no hay que dejarlo para ese momento final, pues no sabemos si tendremos las debidas disposiciones ya que generalmente la muerte es igual a como se vive.

      En cuanto a su matrimonio, es fundamental que AMBOS reciban ayuda de un orientador familiar (el Opus Dei tiene miembros que estudian esa licenciatura) o de un sabio sacerdote que sea fiel a la doctrina de la Iglesia. Deben tener sesiones individuales y en conjunto. Estamos seguros que se puede hacer mucho para reconstruir su relación matrimonial. Es evidente, por lo que usted señala, que ambos son personas buenas.El asunto está en que primero usted lo tenga como una prioridad y así se lo transmita a su marido hasta que lo convenza. Hay que proponerse esto hasta lograrlo. No será fácil que él acceda, por lo que nos cuenta, pero una mujer tiene mil armas para persuadir a su pareja si es insistente y le hace ver la importancia que esto tiene, pues es una demostración que él le importa a usted y que busca su bien y lo sigue amando. No caiga en depresión, evítela hasta donde pueda, pues sus hijos la necesitan mucho y deben ser un fundamento y un motivo muy grande en su vida para luchar y salir adelante siempre siguiendo los mandamientos de Dios para un día que tanto usted como sus hijos lleguen a la Patria Celestial. Ellos requieren mucho de usted, de la formación moral, cristiana y religiosa que les infunda los necesarios valores para que sean buenos católicos. Aunque su matrimonio hubiera fracasado -que todavía no es el caso, pues estamos ciertos y seguros que con un esfuerzo importante de ambos es rescatable- la vida sigue y hay muchos motivos para vivirla. Y usted ya tiene dos muy grandes: SUS HIJOS.

      sigue abajo...

      Eliminar
    2. ...Viene de arriba

      Por otro lado, no se ensimisme y se aísle de todo rumiando sola sus problemas. Acérquese a alguien de confianza y que tenga buen criterio (una hermana, una buena amiga, etc.). Procure salir con ella a veces a algún sitio que le guste. Busque aficiones (lectura, música, arte, conciertos, etc.). Procure hacer el bien en algún apostolado: Yendo a cárceles y hospitales, por ejemplo. Busque otros sentidos para su vida mediante su donación hacia los demás. Rumiar nuestros problemas sin buscar otras alternativas y las posibles soluciones a nuestra situación de nada sirve. Hay que buscar otros aspectos POSITIVOS que enriquezcan su vida, entre ellos el acercarse mucho a Dios. Él le dará fuerza. Hay lecturas espirituales, libros escritos por los santos, que le permitirán tener una filosofía más positiva y le ayudarán a lidiar con sus problemas y en mayor o menor medida solucionarlos. La oración nos llena de fuerzas espirituales. ¿Reza usted diario su Rosario? Si no, hágalo. En fin hay mucho por trabajar, luchar y superarse. Es claro que si Dios la trajo en esta vida es porque espera mucho de usted. Si se siente amada por Dios y comprende cuánto la quiere el Señor, cambiaría bastante su situación, pero muchas veces no comprendemos el gran amor especialísimo que tiene de manera particular por cada uno, es decir por USTED de una manera específica. Sí, Dios la ama y espera mucho, muchísimo de usted. Usted está siempre en su mente porque el amor de Dios se desborda hacia usted, aunque usted esto no lo tenga presente o no lo comprenda bien. ¡Ah! si comprendiéramos el amor que nos tiene, nunca nos sentiríamos solos.

      Hermana querida, hay mucho por lo que luchar y superarse espiritualmente y en otros muchos sentidos. El problema es que caemos en un círculo vicioso que nos consume y deprime y no sabemos, muchas veces, cómo salir de ahí. Por ello busque ese orientador familiar que necesitan tanto usted como su esposo. Tiene mucho por hacer y porque luchar. Sus hijos son una gran bendición que debe valorar aún más de lo que ya lo hace, y deben ser un gran motor en su vida. Piense mucho en ellos y peleé porque sean los mejores hijos y los mejores cristianos.

      Adelante, hermana y ánimo, mucho ánimo. Encomiéndese a la dulcísima Virgen María.
      Un fuerte abrazo en Cristo.

      Eliminar
    3. Gracias.
      En la mañana, al abrir los ojos, rezo a la Vírgen María, porque me siento sin fuerzas. La vida de mis hijos es un milagro de Nuestra Madre del Cielo, porque muchas veces el día se pasa sin que yo me sienta capaz de nada; sin embargo, al anochecer me doy cuenta de que alimenté y bañé a mis hijos, que las tareas están hechas, que jugamos y nos reímos, y todo por intercesión de la Virgen María.

      Eliminar
    4. En cuanto a sus sugerencias, sí vivo aislada, lejos de mi familia.
      Mi esposo trabaja desde la madrugada hasta la noche.
      No creo tener ese "encanto", ya que él me ignora y contradice como por afición.
      No hay quien cuide a mis hijos, de manera que mis únicas salidas con al trabajo o como responsable de ellos.
      Tengo 32, pero me siento de 80 años.
      En serio agradezco sus oraciones.

      Eliminar
    5. Por supuesto, cuente con ellas. Procure, además de lo ya dicho, iniciar una comunicación -mediante una actitud positiva y no de reclamo- con su esposo, platíquele lo que siente, pero hágalo a manera de análisis para mejorar su matrimonio y no a modo de queja. Pregúntele qué aspectos debería usted mejorar o qué le molesta a él. Pero háganlo en un clima de respeto y de búsqueda de soluciones. Usted también debe corregir los defectos suyos, pues todos los tenemos. Los problemas conyugales se presentan por ambas partes, los dos contribuyen a ellos y luego buscamos culpabilizar sólo a la otra parte. Es importante que realice también un análisis de sí misma, y hacerlo con plena honestidad. Luego de ello, dialoguen bajo estas premisas: a) No reclamos, sino análisis b) Sinceridad absoluta y una actitud positiva c) Analizar a las dos partes, sin que ello provoque sentimientos negativos y con apertura d) Buscar soluciones e) Mencionar primero, antes que nada, lo positivo de la otra persona f) Cuidar excesivamente las MANERAS y la FORMA al decir aquello que nos molesta, para no ofender ni lastimar a la otra parte. Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
    6. Buen dia en el Amor de Dios,mas que una respuesta una pregunta quiero formular...Cuando la relacion es constantemente faltada en infidelidad,maltrato físico y alcoolismo por parte de el y estan casado bajo el Sacramento del Matrimonio,y todo medio para restaurar esta relacion resulta ya innecesaria,que puede la otra parte hacer. ¿Puede reacer su vida?

      Eliminar
    7. Si rehacer su vida supone sólo separarse de su esposo, sí. Si "rehacer su vida" supone buscar una nueva relación con otro hombre, por supuesto que no. Pues como se explica en el artículo, el matrimonio es un sacramento que dura hasta que la muerte separa a los cónyuges. Cualquier relación, sea o no con matrimonio civil, es un adulterio (un amasiato). Un matrimonio fallido no es excusa para cometer el pecado de adulterio. Debemos vivir constantemente en gracia santificante, con fidelidad a los mandamientos y amando al prójimo. Con Cristo todo podemos, teniendo fe, siendo humildes, con la práctica constante de la oración y los sacramentos. El demonio vence al hombre cuando éste se fía a sus propias fuerzas. Como dice San Agustín: ""Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar, te enseña a que hagas cuanto puedes, y a que pidas lo que no puedes".

      Generar un relación adúltera pone en gravísimo riesgo la salvación del alma, pues se crea un estado constante de pecado grave muy difícil de terminar (que sería sólo a través de la separación y terminación de ese amasiato).

      Un abrazo en Cristo y ponga todo de su parte para ser fiel a Cristo, pidiendo ayuda a su Santísima Madre en lo que crea que no puede.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  51. Es muy triste ver que un matrimonio se acabe por errores del uno o del otro, pero es mas triste ver que un divorciado no pueda rehacer su vida, al querer ser feliz con otra persona, y he aqui las palabras muchas veces se contradicen en la santa biblia como si "estas libre de pecado tira la primera piedra", y se acusa al divorciado...creo en Dios sobre todas las cosas pero me pregunto nuevamente, tengo que creer en un libro que nunca me constara ( aun que suene a blasfemia), si sus enseñanzas son verdaderamente dadas por Dios y no escrita por el hombre para un control absoluto contra el mismo hombre?. En mi conciencia se que hay un ser supremo por que siempre lo he sentido, la misericordia de Dios es suprema y siento que a tal fin aun que yo sea divorciado y quiera rehacer mi vida hallare el perdon, voy a misa, me confieso, amo a mi familia y me siento feliz y le agradezco a Dios por haberme dado esa segunda oportunidad de conseguir a esa mujer que amo con toda mi alma, a la que hago y me hace feliz y no es capaz de hacerme lo que hizo la mujer con la que supuestamente me case engañandome en muchas oportunidades, y se que Dios es amor, y como hijo el lo unico que quiere es la felicidad, mi felicidad, nuestra felicidad y sabe que lo que impera es la fe en el, por eso muchas veces me pregunto sera que no merecemos esa segunda oportunidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo:

      No hay más contradicción que la que usted quiera imaginar. Pues es el mismo Cristo quien condena el adulterio pero espeta a quienes estén libres de culpa que tiren la primera piedra. ¿Dónde está en esto la contradicción? Defiende a la pecadora de aquellos que -con actitud farisaica- teniendo pecado la juzgan y la quieren apedrear. Y la salva para que pueda arrepentirse de su pecado, pues le dice finalmente "vete y no peques más". En ningún momento defiende el pecado de adulterio ni el de fornicación, por el contrario explícitamente los condena en otros pasajes. Sólo hace ver la hipocresía de quienes quieren apedrearla, pues no pueden ser jueces si están manchados también. Y no la salva para que siga pecando sino para que se arrepienta y deje de pecar. Como verá la supuesta "contradicción" no existe, solo la imagina usted sin fundamento alguno.

      Cristo nos dice -como relata la Biblia-:
      “Se dijo también: ‘El que despida a su mujer le dará un certificado de divorcio’. Pero yo les digo que el que la despide –salvo el caso de unión ilegítima- la empuja al adulterio. Y también el que se case con esa mujer divorciada comete adulterio” (Mt 5, 31-32).
      “Todo hombre que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio. Y el que se casa con una mujer divorciada de su marido, comete adulterio” (Lc 16, 18).

      Pero usted dice dudar de la Biblia -cuando le conviene, pues en el caso de la pecadora sí la saca a colación, creyendo erróneamente que le favorece-. Cree lo que le conviene de Ella y niega lo que no le favorece o no le gusta o no le conviene. Cree en el sacramento de la Penitencia que está enseñado en la Biblia y cree en que Dios es amor como dice la Biblia. Cree en la Iglesia fundada por Cristo, como se dice en la Biblia, pero no cree en aquellas partes que no le convienen donde Cristo señala que quien se divorcia y se vuelve a dizque "casar" comete adulterio. Cree en el Santo Sacrificio de la Misa que consta -¡precisamente en la Biblia!- que fue realizado e instituido por Cristo. Mejor sea honesto y diga que no quiere obedecer esas enseñanzas de Cristo, pues si cree en Él debe creer en su Palabra. Y en toda, no solo en aquello que le acomoda o le gusta, pues usted está tomando verdades como si fuera bufete y desechando las que le incomodan y estorban. O sea, que está realizando su propia religión y su propia iglesia. Dice que Dios lo perdonará necesariamente siguiendo sus propios principios y contra los que clara y específicamente Cristo estableció. Pero se engaña. Dios siempre perdona pero hay un prerrequisito insalvable: que haya arrepentimiento, esto es que haya contrición y además propósito de enmienda, es decir de abandonar la vida de pecado. Pensar que Dios es un ser bonachón que será cómplice y pasará por alto las faltas a la Ley moral que Él mismo estableció, sin ningún arrepentimiento por parte del pecador, es engañarse a sí mismo para permanecer en esas faltas. Y sí, Dios quiere nuestra felicidad, sobre todo nuestra FELICIDAD ETERNA, y esta vida es una prueba para llegar a ella. Dios no quiere una felicidad terrenal a costa del mal y del pecado. Si fuera así debería permitir robar al ladrón para que sea feliz, debería permitir asesinar al asesino para que disfrute su venganza y tenga felicidad, etc. Usted le exige a Dios que permita el adulterio para que usted sea feliz. ¡Vaya!

      sigue abajo...

      Eliminar
    2. -Viene de arriba...

      Dice que en usted impera la fe en Cristo, pero duda de su Palabra o escoge de ella lo que le conviene. Se dice "católico" y no cree en lo que la Iglesia -fundada por Él- enseña como Verdad revelada por Dios. Puede muy bien seguir yendo a Misa. Eso es excelente. Puede seguir orando. También excelente. Todo ello lo puede ayudar a finalmente entregarse a Cristo y seguir lo que Dios enseña. Lo que no puede o -más bien dicho- NO DEBE hacer, es confesarse si no tiene arrepentimiento de TODOS SUS PECADOS (incluyendo el de hacer vida conyugal con quien no es su legítima esposa ante Dios). El vivir en adulterio ciertamente es una falta grave. Confesarse sin esa intención de no volver a pecar sin arrepentimiento sincero de TODOS los pecados mortales, hace inválida y sacrílega la Confesión. No sólo no se perdona ningún pecado confesado sino que se comete un pecado peor: el sacrilegio. Y el alma queda peor que antes de esa inválida y falsa Confesión. Y más aún, si añade comuniones que serían gravísimo sacrilegio.

      Quien vive en adulterio tiene solo dos opciones para ser perdonado: O deja de vivir con la otra persona o si las circunstancias lo aconsejan (como cuando hay hijos) y tienen que vivir en la misma casa, deberá de suspender totalmente cualquier relación que es sólo lícita a los esposos. Deberá haber separación de lecho, no vivir más en la misma recámara y evitar cualquier relación sexual. Esto es, vivir solo como hermanos.

      Claro que esto no es fácil. Lo entendemos bien. Pero Dios no exige imposibles y pide que pongamos lo que podamos y le pidamos a Él lo que no podemos. Él lo concederá, pues no pide imposibles. Muchos casos de esposos fieles a Dios han tenido la fuerza para cumplir con los mandamientos de Dios. No será usted el primer caso, se lo aseguramos.

      Naturalmente es más fácil hacer una religión y una iglesia al propio gusto y tomar lo que nos gusta y conviene, rechazando lo que nos estorba. Pero será un autoengaño. Y Dios es infinitamente bueno pero también infinitamente justo. Dice usted tener fe en Él, si es así: demuéstrelo realmente.

      No podemos ni debemos engañarle a usted y decirle que obra bien, pues nos convertiríamos en aquellos ciegos que guían a otros ciegos, de esos que habla el Evangelio y que dice que todos caen al abismo. Al enfermo debe decírsele la verdad y no recetar aspirinas para el cáncer. El cáncer espiritual es más grave, pues pone en riesgo la vida eterna.

      Crea en la Palabra de Dios. En TODA. No se auto engañe más, escogiendo sólo lo que le conviene. Si no va a seguirla, al menos sea consciente de ello. No busque auto justificarse falsamente. Dios no perdona sin arrepentimiento y sin propósito de enmienda. El propio engaño es lo peor, pues nos impide salir de la mala situación que voluntariamente escogimos. Ojalá que por amor a Dios adecue su vida a los mandamientos divinos. Siga el ejemplo de tantos.

      Cuente con nuestras pobres oraciones pidiendo que Dios lo ilumine y reciba un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      P.D. Sobre el rompimiento con su verdadera esposa, no podemos opinar. No tenemos elementos. Pero generalmente en esos casos la culpa es de ambas partes, en mayor o menor medida. Resultan verdaderamente excepcionales aquellos en que sólo uno es absolutamente culpable. Lo curioso es que -por lo general- siempre vemos la culpa ajena sin querer ver la nuestra. Pero en el mejor de los casos, ni al cónyuge si fuese totalmente inocente se le permite romper la indisolubilidad del sacramento del matrimonio. Usted pide romperla y tener una segunda "oportunidad". En tal caso, ¿por qué no una tercera, cuarta o quinta o más? Así, adiós indisolubilidad, adiós sacramento, adiós promesas ante Dios, adiós matrimonio, adiós compromiso, adiós todo... Incluso la posibilidad de reconstruir -en un futuro- su verdadero matrimonio, si se llegaran a dar las condiciones, mismas que usted de antemano aplasta al crear una nueva e ilegal -ante Dios- estructura de pareja.

      Eliminar
  52. Hola Hermanos

    Confío plenamente en la gracia de Dios que tienen para dar respuestas. Yo me he separado de mi esposo luego de 1 año y medio de noviazgo y 7 meses de matrimonio por dificultades de convivencia debido a la falta total de interés por parte de él en consolidar pilares del matrimonio que son necesarios para continuar. Teniendo en cuenta una experiencia con él, en el noviazgo, de querer cambiar y demostrarme que así lo hizo, me había casado. Al poco tiempo me di cuenta que no fue así, y volvieron las agresiones y maltratos psicológicos por lo que decidí separarme.Hace mucho tiempo tengo un sentimiento muy fuerte por otra persona, con quien estuve después de separarme creyendo que mi matrimonio podría ser nulo, pero cuando me decepcionó se despertó en mi muchísimas dudas. Decidí amarle a mi esposo, por encima de lo que siento por la otra persona, porque creí que era la persona que Dios me dio, estaba segura en ese momento más ahora no lo estoy y el sentir algo por otra persona que no se me sale me confunde aún más. Si existe impedimento para considerar nulo mi matrimonio, lucharé y si tengo que reconciliarme con mi esposo, con quién actualmente hablo y me promete de nuevo un cambio, también lucharé! Sólo necesito saber que es lo que tengo que hacer y lo hago! Soy consciente que soy inmadura para estas cosas, el amor que le tengo a mi esposo no es igual al que le tuve cuando nos casamos y tengo miedo, primero: que no sea suficiente para estar con él hasta que la muerte nos separe, segundo: que me vuelva a engañar y que sea más difícil cuando vengan los hijos y tercero: que no sea la voluntad de Dios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermana en Cristo: No entendemos porque dice usted que creyó que su matrimonio podría ser nulo. Los defectos personales como las agresiones y maltratos psicológicos no son causa de nulidad. La nulidad significa que desde su origen un matrimonio no es válido por algún impedimento. Si existe una duda FUNDAMENTADA que pudiera existir ese impedimento, puede acudirse a un tribunal eclesiástico y si éste observa una posible causalidad de nulidad abriría un juicio que terminaría con una sentencia a favor o en contra de la validez de su matrimonio. Ahora bien, si no existe ninguna duda FUNDADA no tiene sentido acudir al tribunal.
      Mientras no haya un dictamen de nulidad debe presumirse la validez del matrimonio y actuar como persona casada. Esto significa que no debió iniciar ninguna relación amorosa y/o afectiva con otra persona. Ello es indebido. Lo que siente por esa persona no debe influirla en lo más mínimo para tomar una decisión. Haga a un lado cualquier sentimiento por él. No se confunda con eso.
      Generalmente, lo recomendable sería que regresara con su esposo, pues suponiendo que no exista motivo fundamentado para suponer que su matrimonio nunca existió, él es su legítimo esposo. Ahora que la separación la acepta la Iglesia si existen motivos graves, pero en ese caso no podría usted tener una nueva pareja al seguir casada, pues el matrimonio dura hasta que la muerte separa a los cónyuges.
      La felicitamos por su espíritu de lucha para hacer lo que sea correcto. Mantenga siempre esa postura.
      Debe usted considerar estos aspectos:

      -No debe buscar una nulidad si no existe un probable impedimento que haya hecho nulo su matrimonio desde su origen.
      -En caso de REALMENTE existiera algún posible impedimento, debe plantearlo ante un tribunal eclesiástico y ser totalmente sincera y veraz (lea los consejos que damos a otra persona en el siguiente comentario, abajo).
      -Usted debe considerarse casada y no puede iniciar una relación nueva con nadie, sin no existe un fallo de nulidad.
      -Si existen razones suficientes por su causa y gravedad, la separación de dos cónyuges es legítima.

      Por lo anterior debe usted:
      -Suponiendo válido el matrimonio (como parece) debe analizar si es posible volver con su esposo. La magnitud de sus defectos sólo usted los conoce, en esto no podemos opinar nosotros porque no lo conocemos ni podemos evaluar esto en un simple comunicado por internet. Pida consejo a familiares que lo conozcan y que tengan buen criterio y sean católicos fieles a la Iglesia. O acuda con un sacerdote sabio y, también, fiel a la doctrina de la Iglesia para que la asesore al respecto. Es importante ser sinceros en todo esto y analizar también nuestras fallas y defectos que pudieron incidir en el rompimiento, pues todos buscamos salir bien librados arrojando toda la culpa a la otra parte y por norma general todo conflicto es culpa de ambos, en mayor o menor porcentaje. Si hay reconciliación quite usted también los obstáculos de su parte, luche contra sus propios defectos que vician también las relaciones conyugales. Pregúntese si hizo todo lo que debió hacer antes de que terminaran y corrija lo que faltó corregir. Usted nos habla de que se siente inmadura, pero es el momento de dar todo y buscar un criterio correcto y objetivo, viendo realmente las culpas de las dos partes. Considere que ningún matrimonio es perfecto y que la vida conyugal -con cualquiera- no es regularmente todo como en la luna de miel o el noviazgo, pero con un esfuerzo serio de ambas partes pueden solucionarse muchos aspectos, salvo casos muy extremos. Por regla general, vale la pena.

      Cómo verá, no podemos darle una solución exacta y definitiva, pero sí darle algunos consejos generales. Es necesario que usted tome la decisión y, si duda, busque consejo con alguien de buen criterio católico y fiel a la doctrina de la Iglesia.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  53. A una amable lectora que nos escribe: Le rogamos esperar nuestra respuesta en unos días. En cuanto tengamos un poco de tiempo le contestaremos con mucho gusto. Atte Catolicidad

    ResponderEliminar
  54. Hermoso su articulo yo la verdad estoy consentimientos encontrados yo me casé con un cristiano evangélico, y el acepto casarse conmigo por la iglesia católica, estuvimos casados dos pero al año y medio cuando ibamos a tener nuestro hijo teníamos muchas peleas que el ya le entregó a Cristo y yo que le teníamos que bautizar, paso el tiempo y de 28 semanas yo me enferme mucho me dió preclampsia severa y sindrome de Hellp y la única opción existente para yo vivir fue que me hagan una cesaria de emergencia mi hijito vivió de 28 semanas por la gracia de Dios un mes en la clínica. Paso un año y nos divorciamos me imponían que yo sea cristiana pero yo tampoco era católica no se que era la verdad, yo decía ser católica pero nunca la viví a raiz de todo esto encontré a Dios y se que el es mi todo mi amor y el Con la Santísima madre me han ayudado hacer una CATOLICA con mucho orgullo, y practicar, bueno yo le he buscado, orado, pero el ya no quiere volver conmigo. Nunca me buscó ni nada ya han pasado dos años, yo hice un voto de castidad. le pido a Dios es me dé la gracia de ser madre tener hijos y formar un hogar santo. Recien este 5 de marzo no se como pero hace un mes y medio volví a tener contacto de un enamorado de mi infancia donde era muy sano, besitos sinceros, el está soltero y me pidió que seamos enamorados y que todo hagamos paso a paso igual yo tambien le comenté de mi voto de castidad. Pero yo no se que hacer la verdad yo le dije que sí. Pero necesito saber si estoy cometiendo adulterio pero él me hace muy feliz. Yo no he tenido pareja en dos años, mi esposo si ha salido con chicas y el me dijo que yo ya haga mi vida porque el en este momento no quiere estar con nadie.
    La pregunta concreta es puedo tener enamorado, o primero inicio la nulidad del matrimonio, yo orado mucho por un hombre que venga a mi vida y que despues de Dios yo sea la persona con quiera formar una familia el tiene 32 años y yo 31 años cumplo 32 años en Junio.
    Por favor necesito su guía porque me siento feliz de conocerle a él, porque me respeta mucho, pero en verdad me gustaría enamorarme y hacer paso a paso todo ordenado, amigos, enamorados, novios y esposos. A la espera de su ayuda muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo que nos cuenta no vemos que pudiese ser nulo su matrimonio, pero eso lo debe decidir no nosotros sino un tribunal eclesiástico con los elementos que usted les proporcione. Naturalmente debe ser usted verdaderamente sincera y no buscar A TODA COSTA la nulidad sino saber OBJETIVAMENTE si su matrimonio fue válido o no, siempre que exista un elemento para cuestionar esto. Muchas personas buscan un resultado determinado y no la verdad. Esto hace que se presenten elementos no objetivos y reales con tal de alcanzar una nulidad a toda costa. Recuerde que un fallo fundamentado en bases falsas vicia el proceso y aunque el tribunal fuese engañado y declarase la nulidad, ante Dios (y ante la Iglesia) no tendría valor alguno. Así que hay que ser sinceros y objetivos en todo esto. Podremos engañar a todos e incluso a uno mismo, pero a Dios -que será nuestro Juez algún día- no lo podemos jamás engañar. De ahí la importancia de ser sinceros y veraces.

      En tanto no se determine el resultado de un juicio, no le es lícito iniciar una nueva relación de noviazgo y mucho menos ir más allá. No se enamore de ninguna persona mientras no exista una declaración de nulidad, si es que llegase a tenerla. Mientras ésta no exista debe presumirse la validez de su matrimonio y debe actuar como persona casada. No abra rendijas ni expectativas que son incorrectas ante Dios y que puedan llevarla a una vida contraria a sus mandamientos. Pídale a la Sma. Virgen María que la ayude mucho y le recomendamos rezar diariamente esta devoción:
      http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Un abrazo en Cristo y gracias por escribir.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  55. Ke puedo hacer soy casada x la iglesia mi esposo me dejo x mi hermana desde ASE 16 años se podrá anular mi matrimonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los matrimonios no se anulan, sino que en caso de que hubiese alguna razón para ello, se declaran nulos, es decir que no hubo nunca matrimonio. En lo que usted señala no hay motivo de nulidad.

      Eliminar
    2. Así es hermana, quien vive con quien no es su legítimo esposo ante Dios, vive en adulterio. O sea, vive en pecado. No hay razón válida para ofender a Dios.

      Eliminar
  56. Buen día hermanos de Catolicidad, quiero pedirles un consejo. Tengo un matrimonio por la Iglesia desde hace 19 años, me case con plena consiencia pues desde antes de casarme yo servia en la iglesia en distintas actividades, siempre supe que mi matrimonio por la iglesia no se trataba solo de una firma en un papel, sino que en el momento del SI queda escrito ante Dios mi compromiso matrimonial. Pero mi esposo nunca asumio verdaderamente esa realidad, él es 11 años mayor que yo y se caso conmigo mas por compromiso y soledad que por un verdadero amor (ya que trisitemente tuvimos relaciones antes de casarnos, siendo yo menor de edad, y eso a él le preocupaba pues legalmente se considera una violacion) cuando nos casamos él habia estado tomando un día antes, iba medio crudo a la iglesia, nisiquiera se aprendio el rito de: Yo prometo serte fiel en lo prospero...en fin, fue el sacerdote quien tuvo que decirle las promesas matrimoniales, en realidad él nuca estuvo consiente del sacramento que asumia, ya que estando casados seguian saliendo de parranda incluso viendo (con excusas laborales) a sus exnovias y aceptando regalos de ellas. Nuestro matrimonio estuvo lleno de problemas, pobresa, violencia fisica, sexual, spicologica, patrimonial. Yo luche todos estos años por salvar mi matrimonio, logre hacer que mi esposo buscara unirse mas a Dios, y se hizo adorador, tambien ayuda en liturgia, pero sigue con su mal carcter, tiene problemas de violencia, ya que siempre reacciona alterado y violentamente, nuca ha querido acudir a buscar ayuda psicologica. Y ahora que ayuda en la Iglesia culpa de todo esto al diablo, dice que son ataques del diablo, porque estamos cerca de Dios (la verdad, creo que el diablo si puede atacar de muchas maneras, pero en nuestros problemas, el porsentaje de culpa que él tiene es minimo, ya que no podemos estar culpandolo por nuestros traumas internos y lavandonos las manos de nuestras actitudes diciendo que somos atacados y por eso actuamos asi, incluso si asi fuera Dios nos da la fuerza para vencer nuestras inclinaciones)el asunto es que los problemas han seguido, y el ultimo fue muy grave, mi esposo empezo a fenderme con plabra muy groseras y uno de mis hijos, (que ya tiene 16 años) lo encaro, pidiendole respeto para mi, se hicieron de palabra y estuvieron apunto de agarrarse a golpes, incluso mi esposo queria golpearlo con la hebilla del fajo, la cual esta hecha de fierro. Fue lo peor que puedo pasar, es terrible que un padre y un hijo se puedan pelar asi. (continua)

    ResponderEliminar
  57. (continuación) Hay un sacerdote en mi parroquia el cual es muy espiritual y fiel a la doctrina de la Iglesia, y que tambien conoce nuestra historia matrimonial; y me recomendo una separación pues hemos sobrepasado los limites y estamos dañando en extremo a nuestros hijos. Una psicolaga que me esta apoyando me recomedo lo mismo, me dice que una persona cambia solo cuando decide hacerlo, pero que mi esposo no lo ha decidido y no tenemos por que esperar a su lado a que lo haga, me dijo que soy responsable de cambiar la historia de mis hijos. Tambien algunos de los hermanos de mi esposo me han dicho que mejor nos separemos y por si fuera poco mi hijos tambien me lo piden a gritos.
    Yo hable con mi esposo y le expuse esto de la separacion, pero él me dijo, que para él una separacion no cuenta, que entonces mejor nos divorciemos y que si lo hacemos, él nunca va ha regresar a mí. Me propuso que le demos otra oportunidad y que va ha cambiar; tine una semana tranquilo portandoce con cautela, pero no le habla a mi hijo (con el que peleo) desde hace mas de 15 día, yo le dije que eso no es un cambia, que tiene que reconciliarse con nuestro hijo y que ambos deben pedir perdon, que el como su padre debe promover esta reconcilición, pero no lo hace, y anoche se acosto a dormir y mis hijas y yo estabamos platicando, él se molesto y nos grito que ya nos callaramos y dijo mas cosas, pero volvio a ser un grito de mucha ira, con columen muy alto y una descarga de violencia. Yo no veo un cambio en él, lo unico que noto es que esta trantando de no herir, pero no esta curando la heridas pasadas.
    Sé muy bien que la unica solucion en la separación ó divorcio como él lo quiere. Pero para ser honesta, me duele en el alma sufro mucho al pensar que esto se termino que ya no queda más, que todo los sueños que me forme cuando me case con él, se vinieron abajo, sé que es dificil de entenderme, cuando las personas que conocen mi historia me escuchan decir esto creen que estoy loca, como puedo sufrir al pensar en separarme de él, despues de todo lo que hemos pasado, pero la verdad me duele y duele mucho, pues yo dependo mucho emocionalmente de él, lo amo aun y yo no quisiera separarme, se que incluso seria capaz de morirme en la raya tratando de salvar esto. Pero tambien entiendo que no puedo lastimar mas a mis hijos y que ellos merecen vivir en paz. Tengo miedo de estar idealizando tanto a mi esposo y a mi matrimonio ,que pierdo la nocion de la ralidad y no me quiero dar cuenta que esto no es normal y no debe ser asi (pues es lo que todos me dicen). Yo amo a Dios, es mi fuerza y consuelo, pero no se que sigue despues de separame de mi esposo, no se que sigue para él y para mi, no se caunto mas me dolera, tengo miedo.
    Podria darme un consejo por favor, me siento perdida en un camino lleno de neblina, atrapada entre mis sentimientos y mi razón.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada y querida hermana en Cristo:

      Ante todo, una disculpa por el retraso en responder. Hemos estado llenos de trabajo.
      Sepa que comprendemos la dura y difícil situación por la que usted pasa. Es claro que los problemas de violencia son muy difíciles de superar si no hay un debido tratamiento o un alto muy decisivo de la parte afectada. Esto parece el problema mayor en todo lo que usted nos cuenta. Al parecer, por lo que usted señala, él también ha estado haciendo un esfuerzo para mejorar y esto hay que considerarlo. El que se haya acercado a Dios y a la Iglesia es una muy buena señal, pero es todavía insuficiente para resolver el problema si a eso no añade otros cambios. Incluso, usted nos comenta que está más tranquilo y portándose con cautela luego del grave enfrentamiento que tuvo con su hijo, aunque añade usted que no ve un cambio definitivo en él y al parecer sólo intenta no herir.

      ¿Qué pensar de todo esto? Es difícil opinar sin escuchar a la otra parte, para poder evaluar la posibilidad de que tenga un cambio más radical en el futuro. Es claro que su esposo ha tenido y tiene graves problemas. Notamos un cierto propósito de enmienda pero nos es difícil evaluar el grado del mismo sin hablar con él. La respuesta fácil -la que las personas liberales a priori le aconsejarían- sería decirle que se separe ya, pero no nos queda plenamente claro que está sea la única solución. Cierto es que la Iglesia permite la SEPARACIÓN sin la posibilidad de tener otra pareja o matrimonio, cuando hay razones suficientes y no puede ya recomponerse -al menos en un grado suficiente- una relación muy, muy dañada y en la que por serios y graves motivos sería peor seguir unidos. Aquí el asunto está en que su percepción puede ser objetiva o no serlo al 100% y estaríamos opinando sólo con base en ella.

      Naturalmente, lo mejor -cuando esto es posible- es buscar arreglar las cosas lo mejor posible, sin pensar que todo se resolverá al 100% y de una manera perfecta e ideal. Pero al menos de una manera en que los defectos se aminoren lo suficiente y sean tolerables. Debe usted analizarse también a sí misma y ver de qué manera puede usted contribuir a esto. En cuanto a la violencia quizá usted haya sido tolerante en exceso y no le ha puesto un hasta aquí definitivo y serio. Habría que advertirle en un momento de calma que no está dispuesta a tolerarla más si se trata de una agresión física (con la violencia verbal se puede ser menos severo pero tampoco aceptarla de ninguna manera) y poner un serio hasta aquí en ese sentido. Hay que sacar el carácter y ser firme en todo esto, buscando con inteligencia que su actitud no sea provocativa ni generadora de mayor violencia de él. Esa actitud debe ser de aplomo, seguridad y firmeza (sin perder la caridad). Explíquele en un momento especial (salgan a un sitio público como puede ser un restaurante o cafetería) y de manera tranquila, y hasta afectuosa, que esto no puede seguir así, que deben existir objetivos para corregir la situación y los medios para cumplir éstos. Elogie los esfuerzos que ha realizado pero hágale ver que todavía son insuficientes. Háblele de sus cualidades y no sólo de sus defectos. Mencione que usted hará lo que de su parte esté para ayudarlo y reconozca los que usted realmente tiene (errores y defectos) indicando que también luchará contra los mismos. Fíjense -entre ambos- esos objetivos a resolver, entre ellos sanear la relación con su hijo, evitar todo tipo de violencia y cualquier agresión verbal (entre los demás aspectos). Acuerden ver un orientador matrimonial católico (en la Universidad Panamericana pueden recomendarle alguno) y no le haga ver a él como el único culpable de todo. Es importante que él sienta que se crea un equipo entre ambos para resolver los problemas. El manifestarse como víctima usted y señalarlo como único victimario no ayudará. Con un correcto espíritu quizá logre que él acepte ir -ambos- con el orientador.

      sigue abajo...

      Eliminar
    2. Viene de arriba..

      Como arriba señalamos, sin conocerlo a él y sin haber visto lo que él siente y cree (con o sin razón) es muy difícil para nosotros darle una respuesta definitiva. Lo que resulta claro es que necesita ayuda para salir de muchos problemas que sufre quizá por experiencias vividas desde hace mucho tiempo antes de conocerla a usted. Valore la posibilidad de tomar actitudes más firmes pero con prudencia y caridad. Parece que usted no le puso un "hasta aquí" cuando todo esto se inició. Ahora es difícil pero quizá todavía esté a tiempo de ello. Si ha manifestado una mejoría y una actitud de cambio en alguna medida, quizá pueda incrementarse ésta. De ahí la gran utilidad que tendría ese orientador familiar católico. Es muy importante por sus hijos y por usted que todo esto cambie, pero hay que poner los medios correctos.

      No podemos saber si por estar usted demasiado dolida no aprecia la posibilidad de cambio en él, que al menos en cierta medida ha manifestado con algunos hechos. Como ya señalamos, en ciertos casos la Iglesia permite la separación (sin volverse a dizque casar) cuando mantener la relación resulta peor. No tenemos los elementos para opinar que éste sea el caso. Probablemente no. Quizá puede salvarse la relación con un plan y una actitud segura e inteligente, dando los pasos correctos. Es seguro que la labor del orientador (que conocerá a ambas personas y las escuchará) ayudará a ambos, pues muchas veces la persona que resulta agraviada con estos hechos no sabe cómo manejarlos para que se superen. O les aconsejará lo que proceda luego de los intentos que se han hecho o se pudieran seguir haciendo. Incluso, si él -a pesar de una actitud firme de usted- no quisiera asistir a ella, a usted le sería de gran utilidad. Ciertamente debe ser un orientador familiar católico y fiel a la doctrina del sacramento del matrimonio de la Iglesia, por eso aconsejamos los que pudieran recomendarle en la Universidad Panamericana.

      Cuenta con toda nuestra comprensión y con nuestras oraciones. Qué Dios la ilumine a resolver su situación de la mejor manera.
      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  58. A una lectora: De momento no disponemos de tiempo para responderle. Esperamos hacerlo en unos cuatro o cinco días aproximadamente.

    ResponderEliminar
  59. Muchas gracias, yo espero su mensaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, nuevamente, por la tardanza. Pronto le responderemos. No lo hemos olvidado.

      Eliminar
  60. Gracias sigo esperando su mensaje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mensajes arriba está ya nuestra respuesta, perdón por la demora.

      Eliminar
  61. Muchísimas gracias por su respuesta, es bueno escuchar la opinión de otras personas que pueden ver las cosas de manera imparcial y tal ves se dan cuenta de errores que yo no veo, tiene mucha razón cuando me dice que yo no puse un alto desde el principio cuando iniciaron las agresiones, y al permitirlo una ves lo seguí haciendo las siguientes ocasiones. Por supuesto que deseo salvar mi matrimonio y tratare de hacer todo lo que usted me ha recomendado, solo le pido que siga orando por nosotros pues realmente lo necesitamos mucho, yo pondré todo de mi parte y lo demás Dios lo dirá.
    Gracias y que Dios lo bendiga siempre.

    ResponderEliminar
  62. Soy casada hace 15 anos tengo 2 hijos, actualmente estoy separada porque el me agredia fisicamente, tuve que trabajar siempre y dejar a mis hijos al cuidado de mi familia el no aportaba aunque el siempre ha trabajado no con eso me amenazaba de muerte constantemente, hasta que la ultima agresion casi no me puedo parar y tuve que salir con mis hijos huyendo tiene restriccion pero yo le dejo ver a los ninos sin ningun problema ya que el con ellos no se mete, ahora mi hijo tiene problemas de drogadiccion y ya esta en un centro de rehabilitacion, mi hija tiene problemas emocionales, el me culpa y le dice a los hijos que soy una mala madre por haber escapado pero eso fue lo que la fiscalia y la comisaria me sugirieron por que no podian garantizar mi vida, estoy sola pero aunque amo mas que a mi propia vida a Dios no volvere con esa persona, y me siento profundamente triste por su articulo ya que aunque usted no crea esta historia un ser humano no puede ser torturado por 12 anos de su miserable vida y aumentele que mi padre maltrato a mi madre toda su viday por hay derecho a mi , entonces me pregunto que querra Dios que yo vuelva con el esposo que prometio protegerme hasta que la muerte nos separe o hasta que matandome a mi yo pueda tener descanso, perdoneme mi crudeza pero es asi como yo vivo todo el tiempo, solo quiero agregar amo Dios infinitamente pues es el unico que me ha amado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana en Cristo:

      En verdad es lamentable la terrible y dura experiencia que ha pasado. Si su integridad física y hasta su vida peligran no tiene usted ninguna obligación de volver con su esposo. ¿Por qué supone que ésa es la voluntad de Dios? Dios no le exige esto. Ni el artículo lo señala así. Hay razones válidas para una SEPARACIÓN. Lo que sí le pide es que considere que un matrimonio por la Iglesia no se termina sino con la muerte de algún cónyuge, por lo que siguen ustedes casados y no pueden volver a contraer nupcias. Ese amor infinito a Dios le permitirá conservar esa fidelidad a su Ley y encauzar todas sus energías en buscar el bien familiar de sus hijos que, también, la han pasado mal y han sufrido las consecuencias de todo esto. De la misma manera debe ver por usted y buscar su realización personal en aquello que le agrade -siempre que sea bueno y lícito- y le permita vivir una mejor vida que la que hasta ahora ha llevado. Hay muchos medios y caminos buenos donde usted puede buscar y alcanzar una realización mayor. Manténgase y mantenga a sus hijos cerca de Dios y de la frecuencia a los sacramentos, así como de la oración diaria. Le aconsejamos el rezo en familia -todos los días- del Rosario y de la sencilla devoción de las tres avemarías, que puede leerla aquí: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Ánimo, hermana, mucho ánimo y a buscar una vida tranquila y feliz, y llena de amor y atención con sus hijos que mucho la necesitan. Que Dios sea el motor de su vida y abandonándose a Él encuentre la paz y la dicha hasta donde es posible en este mundo, para después verlo y gozarlo por una eternidad por los siglos de los siglos.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  63. Una duda, mi hermana salio embarazada en su noviazgo, su novio se negaba a casarse, pero una religiosa amiga de la familia, le hizo ver sus responsabilidades.Se casaron por la iglesia y por lo civil, como el vive en la capital de nuestro estado y nosotros en provincia y ya que no contaba con una casa donde estuviera con mi hermana, convenimos que mi hermana permaneciera con nosotros durante su embarazo. El se marcho a el 3 día y regreso 4 meses después, estuvo otros 2 días y se volvió a marchar, regreso cuando nació mi sobrino y se volvió a ir, el caso es que pasaron 5 año y el seguía con la misma conducta. Mi hermana en un intento de solucionar las cosas se fue varias veces con el ala capital, pero la convencía de regresar con nosotros, un día se le ocurrió revisar su celular y descubrió que mantenía una relación con otra mujer, después de varias discusiones convinieron separarse. Hoy mi sobrino ya tiene 12 años y como yo soy el que mas convive con ellos, últimamente detecte ciertos cambios en la conducta de mi hermana, empezó a regresar mas tarde de su trabajo, se empezó a preocupar de su aspecto físico, vanidades de mujer de las cuales ya no se ocupaba mucho, ahora yo fui el que le checo su celular y descubrí que mantiene una relación sentimental con un hombre; en alguna ocasión la oí comentar que un sacerdote le dijo que su matrimonio por sus características podía ser anulado y que aun sin anular podía tener una relación con alguien mientras no llegaran las cosas muy lejos ( supongo que hablaba de tener sexo). Lo de la anulación me parece correcto, lo otro me da duda. me podría decir si eso es cierto o si mi hermana esta cometiendo una falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano: Mientras no haya sentencia de que un matrimonio fue nulo (que nunca en realidad existió) se presume su validez. El matrimonio no se anula. Si realmente hubo un impedimento SE DECLARA NULO. Eso debe demostrarse fehacientemente. El tribunal eclesiástico debe dictar sentencia a favor o en contra de la nulidad. Mientras no haya un pronunciamiento, se considera y presume válido el matrimonio. Además un proceso puede confirmar la validez del mismo. Sólo en el supuesto caso de que se dictamine la nulidad de un matrimonio (lo que significa que este nunca jamás en realidad existió), podría iniciarse una relación de noviazgo y más tarde contraer el sacramento del matrimonio. Por lo tanto, su hermana no puede tener lícitamente ninguna relación amorosa. Ella está -salvo dictamen contrario- casada válidamente y atada a un matrimonio ante Dios. Hacerlo es pecaminoso, igual que para cualquier persona casada.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  64. Me case con mi esposa por que la amaba y por amor aDios siempre he creado en un matrimonio santo y una familia igual entregada a Dios pero mi esposa comenzó a despreocuparse de la relación, le hable y trate por muchos medios de hacerle ver lo importante de nuestra relación y del juramento hecho a Dios sin embargo ella me fue infiel en repetidas ocasiones con hombres y también con mujeres y esto lo puedo decir porque la encontré con otras mujeres en situaciones vergonzosas, se volvió otra persona distinta a la que había conocido dos años antes de casarnos, igual seguía hablando con ella tratando de que entrara en razón pero comenzó a irse de la casa en repetidas ocasiones hasta que me abandono... Ahora tiempo después tengo una relación nueva, estamos esperando un hijo , mi nueva pareja es una mujer llena de valores que me ama y me ha demostrado que quiere un hogar entregados a Dios, quiero con todo mi corazón que mi hijo crezca en un hogar con papa y mama para darle unos buenos simientes cristianos y de amor a Dios.... Debo alejarme de mi pareja y que mi hijo crezca en un hogar donde sus padres no estén juntos?

    ResponderEliminar
  65. Además, me hes imposible demostrar todo lo que sucedió con mi esposa pues la sorprendí en muchas faltas graves pero de eso no tengo ni grabaciones ni cosas por el estilo así que no puedo pedir una nulidad con pruebas... La verdad de pensar en mi condenación y la de mi actual pareja es algo que a un creyente de Dios lo mantiene con mucha intranquilidad ,en ocasiones las situaciones no son tan sencillas de resolver

    ResponderEliminar
  66. A un lector: En cuanto dispongamos de un poco de tiempo le contestaremos. Saludos.

    ResponderEliminar
  67. Amigo me gustaría recibir respuesta a mi pregunta del 18 de junio, muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Goku:

      Ante todo una disculpa por la demora en responder, hemos tenido poco tiempo. Vamos, pues, a lo que nos señala:

      Ante todo, hay que aclarar que la nulidad de un matrimonio consiste en que en el momento de realizarse existió un impedimento para que el sacramento se realizase. Esto es, que nunca existió realmente matrimonio. No se trata de anular a posteriori lo que fue válido, sino de declarar que nunca lo fue, que nunca existió realmente ese matrimonio. Por lo mismo, las infidelidades de su esposa no constituyen un elemento para pedir la anulación. Ni con pruebas de esas infidelidades se anula un matrimonio. Éstas no constituyen en ningún caso un elemento para declarar nulo -que no existió- el matrimonio. Los impedimentos que hacen nulo a un matrimonio existen en el momento de que se celebró (aparentemente). Las infidelidades lo que permiten es la SEPARACIÓN de los esposos. Si, en cambio, hay perdón de la infidelidad y se sigue teniendo vida conyugal, ese derecho a la separación desaparece, a menos que hubiese una nueva infidelidad y no se perdonase ya ni hubiera vida conyugal nuevamente.

      La Iglesia permite, pues, en ciertos casos esa separación de los esposos cuando hay una causa grave para ello. Lo que no permite es -a ninguno de los dos- el buscar y encontrar una nueva relación porque el sacramento del matrimonio subsiste hasta las muerte de alguno de los cónyuges.

      Esta es doctrina enseñada por el mismo Cristo y ni siquiera el Papa ni ningún sacerdote puede modificarla. Y si alguno dijese lo contrario vendría a contradecir al propio Cristo y su autorización sería inválida y sin ningún valor. Lea el evangelio de San Marcos Cap. X, versículos 11-12.

      Luego, vivir con una nueva pareja es vivir en amasiato (aún cuando hubiese matrimonio civil, que no tendría ningún valor ante Dios) y cometer adulterio. Es vivir en un estado de constante pecado mortal que lo pone en riesgo de condenación eterna. Nada tiene que ver para ello si la nueva pareja es una persona llena de cualidades o no. Por ello, el católico que se ha casado y se separa, sabe que no puede tener una nueva relación ni un nuevo matrimonio que -en realidad- no sería tal. El buscar y tener una nueva pareja es responsabilidad del mismo, que sabe bien no debería haber comenzado esa nueva relación. Crea, de este modo, una nueva estructura que sólo le acarreará problemas morales de los que difícilmente saldrá. Luego, quien lo hace, tiene una grave responsabilidad por la nueva situación creada.

      sigue abajo...

      Eliminar
    2. Una vez que ya se incurrió en ese grave error, tiene estas alternativas: a) separarse de la nueva relación y asistir y ver por el hijo que viene. b) solicitar permiso que da el párroco -en ciertos casos y condiciones- para seguir viviendo como si fuesen hermanos, en el mismo hogar, en distinta recámara, sin ninguna relación conyugal ni ningún trato amoroso de esposos. Esto cuando hay hijo(s) de por medio y no existe ninguna posibilidad de recuperar la relación con la verdadera esposa (con la que contrajo el matrimonio del sacramento). Tal permiso tiene como mira el bien de los hijos primordialmente, por ello deberá analizarse caso por caso, de acuerdo con sus circunstancias particulares. c) seguir viviendo en adulterio, permaneciendo en un estado constante de pecado grave que pone en gravísimo riesgo la salvación de quienes viven en tal estado, pues generalmente como es la vida es la muerte.

      Ciertamente las situaciones no son fáciles en la vida y muchas veces nosotros las complicamos más al hacer lo quer sabemos no debimos haber hecho. Es muy importante, en todo esto, tener presente la educación moral y religiosa de su hijo, pues Dios nos los da para llevarlos al cielo. Y también es importante el buen ejemplo que les demos. Entonces, debe pensar en el bien del hijo que espera, en el bien de su actual pareja y en el suyo propio. Conforme a esto, debe tomar una decisión de las tres que se señalan. Y usted sabe bien cuál no debe tomar. Cierto, es difícil, muy difícil, pero la vida no es sencilla ni fácil y a veces nos obliga a tomar decisiones que cuestan pero que nos proporcionarán la tranquilidad de conciencia y nos mantienen en el camino para poder llegar a Dios, siéndole fiel hasta el final.

      Es preferible hablar con la verdad que endulzarle los oídos con mentiras agradables que lo llevarían a la ruina.

      Rogamos a Dios tome la decisión correcta. Cuenta con nuestras humildes oraciones.
      Un abrazo en Cristo.

      Atte
      CATOLICIDAD

      P.D. Dios que dicta las normas, da los medios para cumplirlas, siempre que se los pidamos y pongamos, también, todo de nuestra parte. Naturalmente se requiere de una vida con verdaderas convicciones para vivir cerca de Dios por medio de los sacramentos y la oración. Solos no podemos, con su ayuda todo es posible lograrlo.

      Eliminar
    3. Tal vez Goku debería haber rezado mas por su esposa que andaba por esos caminos extraviados. Mas que hablar para que reflexionen en esos casos es importante la oración para ayudar a que su alma no se pierda.

      Eliminar
  68. A una lectora: No podemos dar una opinión sobre la posible invalidez de un matrimonio aquí. Eso lo decreta un tribunal eclesiástico luego de una profunda investigación de cada caso en particular. Mientras no se demuestre la invalidez, se presume que fue válido.

    Un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Más madera!! gritaban desde las Organizaciones Políticas y Sociales….

      Bueno, puesto que lo pide la Onu y la Unesco y las modernas teorías pedagógicas, vamos a carbonizar la Familia tal como Dios la creó. La mente abierta de hoy exige otro tipo de modelo familiar, más acorde con los tiempos. Vamos a incinerar el sacramento del Matrimonio para que se case la menos gente posible. Y de paso, vamos a dar facilidades para que el divorcio se pueda implantar fácilmente, aunque le llamemos de otra forma. Total, da lo mismo. Hagamos Tribunales Eclesiásticos que descubran los entresijos nulos de todos los matrimonios cristianos que quieran separarse. Y aconsejemos a los interesados, qué deben declarar para que se les conceda la llamada nulidad. Y por cierto, que haya muchos Tribunales, pues esto requiere prisas, porque el marido moderno que quiere arrejuntarse tiene que ser tratado con la dignidad que se merece y no hacer esperar a la correspondiente esposa moderna que también quiere arrejuntarse con él. Mutatis mutandis, que decían en mi época. ¡Ah! y que comulguen todos pues ya hemos tostado también la Eucaristía, que no es otra cosa que un símbolo para compartir.

      https://fraygerundiodetormes.wordpress.com/2015/08/21/mas-madera/

      Eliminar
  69. Buenos días, me casé hace 7 años y hace medio he pedido la separación, desde el ppo del matrimonio todo ha ido fatal. Falta de relaciones sexuales por su parte, engaños por dinero, perdidas de trabajo por mala actitud suya,maltrato a mis hijos, al principio yo ni me planteaba la separación, hasta hace dos años sí. Él no esta bien, psicologicamente hablando, pero nadie ha dado con el problema, siempre hemos ido a terapias de pareja, de las cuales yo salia loca, visto a sacerdotes qeu me decian , que esta era mi cruz que debia abrazarla, como el entregarme a él, de hecho tenemos dos hijos que han sido un milagro, pues ya le comento la falta de relaciones. cuando las hemos tenido he sentido tal gran sentido del deber y obligación como esposa que creo que me ha generado un trauma con respecto al sexo.
    Ambos somos creyentes practicantes, estamos en un movimiento de la Iglesia, por eso esta decision de separarme y pedir la nulidad me ha generado un conflicto interno tremendo cuando decidi separarme, Yo que me he casado segun mis padres me han enseñado, con las normas de la Iglesia, y ahora me veo luchando para ver la luz en este conflicto. En este movimiento tienen mucho peso los catequistas y sacerdotes y me veo que no puedo actuar si no es con su consentimiento, primero por qeu mi marido solo les hace caso a ellos y segundo porque "formamos parte de un pueblo". Me siento coaccionada, y obligada a volver con el, y de verdad que en el año qeu llevamos separados estoy mejor que nunca, sola si, pero siento que el Señor esta conmigo. NO entiendo nada, yo no me case para esto pero veo que todo los pasos de la separación se han dado sin qeu yo iniciara nada. Yo lo pensé, y el derrepente un dia se fue de casa sin decir nada, y vi que claramente, por fin, se habia acabado, y a partir de entonces empece los tramites de separación por lo civil y este curso empezare con el proceso de nulidad. tengo un sacerdote que me esta ayudando mucho puesto que el supervisa expedientes en el tribunal de La Rota, me explica como es el proceso y me ayuda psicologicamente a desahogarme.
    Yo ante todo, estoy tranquila, ante situación alucinante, delante del Señor. Esto es lo que no entienden en mi movimiento, e intentan por todos los medios que vuelva, incluso habiendo llegado a las manos, ellos ven que mejor que volvamos a que no lo estemos, y yo solo de pensar que vuelve a casa, me crea muchisima ansiedad.
    Sigo yendo a las celebraciones,pero siento que poco a poco voy perdiendo mi sitio, la gente me mira como con pena y aunque ellos han visto mjor que nadie la situación, no entienden porque no vuelvo con el. NO quiero alejarme del Señor, quiero hacer su voluntad pero no se si puedo hacerla en este movimiento en el que llevo toda la vida. Yo no le quiero, no puedo luchar mas por mi matrimonio, y ya no quiero, lo he hecho sin el ver nada, el nunca ha pensado que hubiera problemas, por eso estoy desfondada, solo quiero seguir mi vida con mis hijos y olvidarme de el. se piensan que me he librado de mi cruz y no se dan cuenta que sigue estando ahí y estara hasta que me muera. Por lo menos he conseguido que no nos arruine mas a todos los niveles en que se puede arruinar a una persona.
    creo que el Señor esta conmigo en esta a situación pero tantas veces me fallan las fuerzas, y el apoyo qeu pense tener en mi movimiento brilla por su ausencia.
    gracias por dar la oportunidad de expresarlo.PPM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil es para nosotros opinar con sólo esta información. Sólo recuerde que la separación no le permite iniciar una nueva relación, a menos que REALMENTE su matrimonio desde el inicio haya sido nulo y legítimamente así se determine.

      ¿Y cuál es la causal de la nulidad? En lo que usted nos comenta no vemos alguna. Le encomendamos a Dios Nuestro Señor y a su Sma. Madre.

      Eliminar
  70. ¡¡Más madera!!
    21
    Viernes
    ago 2015
    Posted by fraygerundiodetormes in Artículos ≈ 3 comentarios
    mas maderaTodavía recuerdo con nostalgia aquella película titulada Los Hermanos Marx en el Oeste, que tanto me hizo reír en mi infancia. A pesar de que hace tantos lustros que no veo el cine, me ha venido este recuerdo a las mientes cuando varios de mis novicios -interesados en conocer la historia del post-concilio-, me pedían un ejemplo claro con el que ilustrarles dicho periodo. He de reconocer que ha sido como un flash espontáneo. Pero como son tan ignorantes, he tenido que empezar por recomendarles que vean el final de la película en los yutubes esos que ellos tienen siempre a mano. Cuando han regresado, ya he podido meterles mejor en la sesera el tema que nos ocupa. Pobrecillos.

    Para mí, Groucho Marx es el símbolo de la mayoría de la Jerarquía Católica, azuzada y empujada desde Muy Arriba, que desde los años 60 se dedicó a aumentar la velocidad de la locomotora, a base de echar al fuego los elementos constitutivos del mismo tren. Para que todo funcionara, era necesario que se le fuera echando más madera, incluso de los vagones -de ahí la famosa expresión-, para ganar de ese modo una gran velocidad ante la mirada atónita de los pasajeros.

    De forma análoga, la velocidad de la Iglesia por intentar estar en el mundo, a favor del mundo y con las bendiciones del mundo, ha ido aumentando exponencialmente conforme se iba quemando (destruyendo), el constitutivo mismo de la Iglesia, sus elementos más propios, sus estructuras más ancentrales, su misma forma de ser y una rica Tradición de la que debería ser Guardiana. Todo sea por la velocidad. Todo sea por la aceleración. Todo sea para que los del mundo vean que estamos con ellos y comprendan que, si hay alguien experta en Humanidad, es precisamente nuestra locomotora.

    -“Claro que hubo que establecer un orden de prioridades para echar al fuego”, explicaba yo ante los ojos de lince de mis jovenzuelos novicios.

    Primero hubo que echar al fuego la fe en la Sagrada Escritura, haciendo ver que casi todo era producto de cuentos de viejas, milagritos novelados, trolas unánimamente aceptadas y mentiras para mentes de la pre-modernidad. Una vez aceptado esto, y como consecuencia lógica, había que calcinar la divinidad de Jesucristo, puesto que ya no tenía sentido alguno. Eso de que un Dios se hiciera hombre es muy fuerte para la moderna antropología. Y claro está que esto conllevaba acabar con el cuento chino de la virginidad de María, inconcebible y escandaloso también para la moderna fisiología.

    ¡¡Más madera!! gritaban desde las cátedras de Teología más encumbradas….

    Claro está que en estas condiciones, es difícil pensar que este hombre Jesucristo hubiera tenido que verse obligado por su Padre a dar la vida por los pecados de los hombres. Así que se quemó el concepto de pecado y más aún el de pecado original. Resulta que para la moderna psicología, el concepto de pecado es algo que aparece en todas las religiones del mundo, en cuanto que expresa la auto-justificación del yo, que se exculpa de los condicionamientos inherentes a la estructura misma del cerebro humano nada más dejar de ser mono (¡toma ya!)
    https://fraygerundiodetormes.wordpress.com/2015/08/21/mas-madera/

    ResponderEliminar
  71. ¡Más madera!! gritaban desde las Universidades Eclesiásticas más progresistas….

    Pero claro, entonces resulta que eso de la Misa como Sacrificio es un bulo medieval que difícilemente puede ser aceptado por la mente moderna, que ve mucho más lógico el culto a los dioses de la antigüedad, cuando se adoraba al Sol y a la Mami-Tierra porque era lo que se veía con los ojos de la cara. Con lo cual se quemaron todas las consideraciones de la Santa Misa como sacrificio y se optó por la cuchipanda eclesial, francachela litúrgica o merendola dominical, según la zonas pastorales.

    Y ya puestos, vamos a incendiar el sentido mismo del sacerdocio católico. Pues no hará falta alguien que ocupe el lugar del Hijo en la Cruz, una vez ridiculizado el sacrificio del Altar. Todo fuera. A partir de ahora, -decían cínicamente-, el sacerdote es un hombre como los demás. En el vestir, en el actuar, en el trabajo… y si acaso, que sea un poquitín más vulgar que el resto de la gente, para que se vea bien que no es una persona consagrada. Y ya de paso, vamos a meterle el mechero a la Vida Religiosa, pues la oración ha dejado de tener sentido para un alma moderna, ya que la verdadera oración es ayudar al afligido y compartir con los pobres. Y por cierto, las monjas que se vistan sin esos hábitos tan llamativos. Y que se revisen las Constituciones, pues ya no estamos en tiempos de Santa Teresa (tan querida en este hipócrita año teresiano). Fuera rejas y fuera contemplaciones.





    https://fraygerundiodetormes.wordpress.com/2015/08/21/mas-madera/

    ResponderEliminar
  72. me case sólo por que estaba embarazada y me case por lo civil no estaba segura de pasar toda mi vida con el hombre que hoy estoy. Hoy el Está preso además que han habido muchas infidelidades Muchas oportunidades , hoy no quiero compartir más con él quiero perdonar todo lo que me hizo de todo corazón pero no quiero cumplir el sacramento de matrimonio con él, tengo una niña muy linda ya llevamos más de un año sin verlo por que esta preso. Quiero terminar mi estado civil con él pero temo que no pueda rehacer mi vida junto a más nadie por mi gran error de casarme sólo por estar embarazada. Ante los ojos de Dios estoy en un concubinato o un matrimonio estoy muy confundida. Antes creí que solo Dios reconocía el matrimonio eclesial pero hoy cientos de personas dcien que la biblia no justifica eso. Necesito su ayuda

    ResponderEliminar
  73. Si estuve casada sólo por lo civil y me divorcie, puedo casarme con la iglesia con otra persona , estoy super confundida y no quiero fallarle a Dios. Pero realmente mi primer matrimonio fue por que estaba embarazada. Quiero hacer las cosas bien, pero hoy escucho a mucha gente que solo el matrimonio civil basta ante los ojos de Dios, nunca lo hice con la intención de hacerlo ante Dios por que me gustaría cumplir con el sacramento pero no con muna pareja de mi matrimonio civil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si usted es católica y se casó solo por el civil y se divorció, en realidad nunca ha estado casada (aunque la ley civil diga que sí lo estuvo). El verdadero matrimonio para el creyente católico es el sacramento contraído ante la Iglesia y ante Dios. Es falso lo que le han dicho: el matrimonio civil del creyente no es válido ante los ojos de Dios.

      Puede, por lo tanto, contraer el santo sacramento del matrimonio (que ese sí es indisoluble y solo termina con la muerte de algún cónyuge) sin ningún problema.

      Atte.
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  74. Nesecito consejo: hace ya 6 años, que mi esposa se separo de mi por causas que a la mejor fueron provocadas por mi, a casua de un mal entendido fui implicado con un cargo de abuso sexual contra una menor, cuando ella se entero ella decidio irse de la casa en ese momento ella pensando el bien estar de nuestras hijas. Yo para demostrale a ella mi arrepentimiento, yo asumi los cargos y enfrente a la ley asi pagando los cargos que se me impusieron e inclusive el tener pagar psicologos para la menor afectada y para mi como parte de un proceso de recuperacion. Durante todo este tiempo he estado haciendo lo posible de lo imposible por restaurar mi matrimonio, cabe mencionar que yo en este tiempo no me he juntado con ninguna persona, puesto que creo que apesar de estar separado de ella le jure ser fiel, hace pocos dias ella me dijo que ya tenia otra pareja y eso me ha hecho perder toda esperanza y seguir luchando por mi reconcilacion con ella, espero un consejo de aliento o de que hacer gracias mis hermanos dios les bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano, es lamentable todo lo que nos comenta. Es comprensible que ella por temor, pensando en el bienestar de sus hijas, lo haya abandonado. Lo que es injustificable es que si están ustedes casados por la Iglesia (eso suponemos) haya buscado otra pareja y vivir en adulterio. Esto (lo hecho por ella) tampoco le permite a usted hacer lo mismo, pues ambos siguen casados sacramentalmente, es decir que ante Dios serán marido y mujer hasta que la muerte los separe. Está usted en todo su derecho de buscar reconstruir su matrimonio aunque ella esté con otra persona en adulterio (esté o no casada civilmente con él, para la la moral es lo mismo). Ofrezca a Dios sus sufrimientos en expiación por las faltas que haya cometido contra Él durante toda su vida y acerquése mucho a la práctica de los sacramentos (Confesión y, luego de ella, a la Eucaristía). Rece diariamente su rosario y la devoción de las tres avemarías diarias en la que se pide a la Virgen que le ayude y lo asista para nunca pecar mortalmente. Esta devoción puede leerla aquí:
      http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Busque consejo para llevar una vida recta de algún buen sacerdote que sea fiel a la doctrina de la Iglesia, pues ahora existen muchos que no lo son.

      Y ánimo, hermano. Mucho ánimo. Recuerde que lo importante en esta vida es ser fiel a Dios y alcanzar la perseverancia final que nos permita gozar eternamente de Dios.
      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  75. El pasado 8 de noviembre, cumplí un años de matrimonio, si es que se le puede llamar así. Ya que desde los primeros meses de estar casados, estuvimos separados, yo confiaba ciegamente en él y creí en la palabras de mi esposo, cuando me decía que no me preocupara por nada. Estuvimos casi dos meses sin una casa en dónde vivir y dormimos en casa de mis papás o de mis suegros. Él no Sr hace cargo responsablemente de los gastos de la casa. Y prefiere pasar más tiempo en su trabajo, con sus amigos y su familia a estar conmigo. Casi nunca estamos juntos, no se tiene comunicación, no tenemos los mimos planes a futuro, peleamos mucho y él decidió decirme una vez casados que no desea tener hijos.
    Yo no soy feliz, y tengo tanto miedo de divorciarme, por que la religión católica no lo acepta. La idea de ayuda psicológica es nula, ya que a él no le gusta acudir con especialistas.
    Podrían darme su opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra opinión es que su elección fue pésima. El noviazgo es un periodo que debe durar lo suficiente para conocer al futuro cónyuge. Es claro que usted no lo conoció bien.

      Ahora bien, si realmente EL NUNCA TUVO la intención de tener hijos en su matrimonio, si realmente se demuestra que ésa era su disposición, antes y durante la celebración del sacramento, esto sería un impedimento para la validez del mismo. Quede claro: no se trata que después de casado no haya querido tenerlos, sino que desde el momento mismo del sacramento haya faltado esa intención. Si eso se puede demostrar y hay certeza de que fue REALMENTE así, se podría solicitar la anulación para que se declare que nunca existió verdadero matrimonio. Naturalmente esto debe ser cierto objetivamente y ante ANTE DIOS. No se debe buscar a toda costa una declaración de nulidad por conveniencia o porque así nos gustaría y creemos que sería lo mejor. ¡No! La nulidad debe buscarse cuando REALMENTE existen elementos ciertos de que el impedimento fue real, es decir: que ciertamente existió un impedimento para la validez del matrimonio. Mentir a un tribunal eclesiástico y hasta lograr una falsa nulidad, resultaría un engaño perverso ante los hombres, pero a Dios no se engaña. Se cometería un pecado gravísimo que pagaríamos el día de nuestro Juicio ante el Señor. De Dios nadie se burla sin consecuencias, de ahí la importancia que exista honestidad en todo esto. Quien se casa excluyendo -DESDE LA CELEBRACIÓN MISMA DE LA CEREMONIA- TODA POSIBILIDAD de engendrar hijos y teniendo la intención de poner todos los medios para evitarlos, no cumple con las condiciones para que su matrimonio haya sido válido. Analice, objetivamente y con honestidad, bien su situación para saber si fue REALMENTE así.

      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
    2. LAS NULIDADES SON UNA BURLA.

      Eliminar
    3. En efecto, hay muchos abusos en esto. Sin embargo, hay que ver cuáles están sustentadas realmente en un matrimonio que ciertamente nunca existió. Que existan abusos y declaraciones sin sustento ni valor, no significa que siempre esto es así.

      Eliminar
  76. Hola, buen día, acudo a ustedes porque ya no se que hacer con mi matrimonio, realmente me encuentro muy confundida sobre todo por ser una persona que cree en él y que se caso con la firme convicción de que sería para siempre, así que comenzare relatando mi historia, mi esposo me fue infiel antes de cumplir 3 años de casados, ya teniamos nuestro primer bebé de 2 añitos, lo descubri, me pidió perdón, mas ahora recapitulo y me doy cuenta que nunca me dijo estar arrepentido, yo seguía dandome cuenta que seguía en comunicacion con esta persona, una compañera de trabajo, a los 6 meses de que descubro esto que rompio mi corazon y llegue hasta pensar en el suicidio de la depresion tan fuerte que sufría, lo corren de trabajo, para mi fue un gran alivio pues consiguio trabajo en mi cuidad natal, cerca de mi familia, nos venimos y todo bien, pero nuevamente descubro sigue comunicandose, todo esto él lo niega, yo ya estaba embarazada de mi segunda niña así que continuamos, como a los 2 años, descubro nuevamente que fue a verla!! ya me parecía mucha burla, lo enfrento y le digo que no pedimos seguir así, me pide perdon nuevamente, que esta niña tenía como problemas mentales, porque tenía bulimia, etc. Yo le pido que ingrese a un retiro de ACTS y accede, no sin antes dejarme una carta donde me dice que hubiera preferido que lo mande a la carcel, que esas cosas no funcionan en él etc, me sentí terrible, pero fue, yo sentí realmente que regreso siendo otra persona, se confesaba, comulgaba, ibamos a misa, todo muy bien, realmente sentí que volvió a crecer nuestro matrimonio, pero de una año para aca, lo noto raro de nuevo, no quiere ir a misa porque no vamos temprano y otros pretextos tontos, total que nuevamente descubro que me es infiel ahora con otra mujer!! de su nuevo trabajo! Me dice que ya termino eso, que no quiere que nos separemos, pero honestamente yo ya me canse, ya llegue a un punto que me parece demasiada burla para el sacramento del matrimonio y no lo entiendo, él viene de una familia catolica con buenos principios, parece no entender el daño que ocasiona, es un papá excelente, responsable en lo que respecta a lo economico, nunca nos ha faltado nada, pero ya se me hace una falta de respeto enorme!, yo se que algun día voy a perdonarlo, porque a mi no me gusta tener el odio guardado en mi corazon, pero ya no puedo confiar en él, como? le dije que buscara ayuda porque la vez que yo le busque y se fue al retiro, me dijo eso tan horrible, ya no dormimos en la misma habitacion, esto hace un mes, pero yo he pensado mucho y no le veo sentido continuar, creo que debe asumir alguna vez las consecuencias de lo que hizo, me duelen mucho mis hijos, pero tambien pienso que un día seran grandes y se daran cuenta, no quiero que mi hijo lo vea como algo normal para hacerlo a su esposa o mi hija algo facil de aceptar en su matrimonio, él esta como si nada, se porta bien conmigo, trata de arreglar las cosas siendo amable conmigo, pero yo siento un gran rechazo hacia él, no se si pueda permitir que un día me toque de nuevo, estoy demasiado lastimada, además que volvió a abrir heridas que yo sentia cerradas, estoy consiente de que me case para siempre, por lo que en caso de separarnos le seguiría siendo fiel ante Dios, ni siquiera pienso en "rehacer" mi vida con alguna otra persona, eso lo tengo bien definido, estoy muy confundida con respecto a correrlo definitivamente de la casa, pero a la vez, en mi corazon ,siento que es lo correcto, por favor si pudieran darme su opinion, gracias de antemano, que Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sumamente difícil dar un consejo certero por medio de un conocimiento parcial. Es verdad que una infidelidad le da a usted el derecho de estar separada (sin tratar de iniciar otra relación con otra persona que no sea su legítimo esposo). También debe considerar que una vez perdonada una infidelidad, el hecho de reiniciar trato conyugal hace que ese derecho prescriba a menos que exista una nueva infidelidad. Pero una cosa es lo tiene derecho a hacer y otra es lo que conviene. No siempre coinciden ambos aspectos. Hay que analizar las consecuencias prácticas de una separación en cada caso. Lo que sí consideramos importante es que esto debe tener una consecuencia seria y no que cada vez que quiera repita este modo de obrar su marido. Hay que ponerle un alto de una manera clara. Usted mejor que nadie conoce cómo es la relación en su matrimonio y cómo es él. ¿Existe alguna manera de poner un hasta aquí de manera radical sin llegar a la separación? Piense en esa alternativa, aunque como ya hemos señalado usted está en todo su derecho de separarse. También puede darse una separación por un buen tiempo en espera de que exista un verdadero arrepentimiento de él y un firme propósito de mantener la fidelidad conyugal. En fin, es una decisión difícil. Pida consejo de personas DE BUEN JUICIO -de criterio tradicional católico- que los conozcan a ambos y que sean imparciales. Ore mucho, pidiendo a Dios tomar la mejor decisión tanto para usted como también -lo que es muy importante- para sus hijos. Recuerde que cada caso es particular y no hay soluciones como recetas, por lo que a distancia es difícil aconsejar una solución a quien no está cerca de las personas y la familia.

      Que El Señor y su santísima Madre la asistan y la ayuden a discernir cuál es la actitud que usted debe asumir en su caso particular. Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
    2. Que recen juntos todos los días el rosario como una forma de darle una última oportunidad de que María restaure ese matrimonio. Tal vez eso debería ser lo que tendrían que hacer desde un principio TODOS los matrimonios.

      Eliminar
  77. Muchas gracias por tomarse el tiempo de leer mi problema, el detalle aquí es que la ultima vez que paso algo así, que es cuando se fue al retiro, le dije que era la ultima vez que podía pasar algo así, que su matrimonio ya no soportaba otra infidelidad, he consultado con sacerdotes y me dicen que le ponga un ultimatum, lo que no se, es cuantos entonces debo dejar pasar? esta haciendo ahorita lo mismo que las otras ocasiones, se porta muy bien, anda todo cooperativo en casa, pero despues que? volvera a pasar lo mismo? Es muy dificil,no hablamos casi nada, no duerme conmigo, yo he estado rezando muchisimo, rezo por él, pido su conversión, rezo por mi, por tomar la mejor decision, porque ambas son muy dificiles, estoy tratando de acercarme a las personas mas adecuadas en tratar este tema, muchisimas gracias de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para servirle. Cuente con nuestras oraciones.
      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  78. Buenos días, la verdad con el ritmo de vida actual uno muchas veces se olvida de la religión de ir a la iglesia de orar, etc y solo se acuerda de Dios en momentos difíciles o para pedir algo incluso perdón. Bueno mi historia es algo larga y delicada, soy divorciado hace 8 años, y estoy enamorado de una mujer que esta casada casi desde esa época durante todo este tiempo hemos tenido una relacion amorosa al margen de su matrimonio el cual siempre ha tenido muchos problemas separaciones, etc. pero ella siempre ha tratado de mantenerlo por sus 2 hijos, incluso ahora me dice que no puede hacer nada porque no va a divorciarse a pesar de haberlo pensado e intentado varias veces al final el desenlace ha sido el mismo. Bueno yo como en verdad la amo mucho, estoy dispuesto a seguir esperando el tiempo q sea necesario para estar con ella porque asi lo siento, en todos estos años hemos compartido muchas cosas desde laborales, personales familiares, de salud, en realidad es mi vida y estoy dispuesto a seguir esperando por ella. Quisiera saber su opinión.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado hermano en cristo vuestra situación es muy comun en momentos en los cuales alguien quien como en su caso y el mio estamos separados de nuestra pareja, te comprendo y entiendo tu nesecidad de recivir y querer dar amor pero recordemos y seamos verdaderos hombres concientes del daño que ocasionariamos al destruir este matrimonio recuerda bien que el demonio sabe bien como inducir la tentación atravez de nuestras debilidades,sentimientos,y nesecidades. Muchas de las veces dios nos provee de un amor grandioso que nos invita a entrgarlo pero la mayoría de las veces lo mal interpretamos al creer que es para buscar una pareja nueva cuando es todo lo contrario es para darlo a nuestra pareja que el mismo nos dio en sagrado matrimonio,y a nuestros hijos. Disierne bien no te dejes llevar por tus pasiones fisicas, dificil si lo se pues yo lo he vivido los ultimos 6 años pero no es imposible. Pide a nuestro señor sabiduría y guia. Si el te puso en la vida de esa mujer es por una razon y muchas de las veces es para que le ayudes a resolver esos problemas por los cuales ella pasa. El rosario es tu mejor arma y reza fervoroso la oracion de san Ignacio de Loyola (alma de cristo) te ayudara a protejer tus pensamientos de las tentaciones del maligno. Recibe un cordial abrazo y dios llene tu vida de su gracia y amor

      Eliminar
    2. De acuerdo en todo menos en que Dios puso esa mujer para que le ayude resolver sus problemas. ¡Nada! Él debe alejarse de esa mujer con la que fornica y comete adulterio. Nada que Dios la puso para que la ayude. Dios no puso nada...y menos para que peque con ella y la haga pecar.

      Eliminar
  79. No es nuestra opinión, sino su situación ante Dios. No nos lo dice usted pero suponemos que es casado por la Iglesia y divorciado civilmente. Ella -suponemos- está casada también por la Iglesia. Luego, su situación es muy grave ante Dios al cometer -ambos- adulterio, además de fornicación (ambos son pecados graves que quitan la gracia de Dios y nos llevan a la condenación eterna de persistir en ellos sin arrepentimiento). Usted trata de llevarla a que rompa su legítimo matrimonio al andar con ella. A usted no le importa destruir una familia donde hay hijos y dejar a éstos sin una familia integrada de padre y madre. Sin duda, su actitud es sumamente egoísta pues solo piensa en usted y lo que le gusta y desea hacer. Usted no tiene ningún derecho a destruir un hogar, un matrimonio, una familia. Ni a dejar a unos hijos sin su familia verdadera. Además, a usted parece no importarle vivir ofendiendo a Dios su Creador ni estar en estado de pecado grave que, de morir en él, lo llevaría a la condenación eterna y vivir por los siglos de los siglos apartado de Dios y pagando sus culpas. Es evidente lo que usted señala: solo se acuerda de Dios en los momentos difíciles. Y eso es por su mismo egoísmo, pues a Dios hay que amarlo siempre y vivir conforme a sus normas morales. Si usted no frecuenta nunca los sacramentos (no se confiesa) ni asiste a la iglesia, ni ora diariamente, vive como si no fuera hijo de Dios. Debemos comportarnos como hijos de Dios que en verdad aman a su Padre. No podemos vivir como cualquier ser irracional que no está consciente de la gratitud y obediencia que debe a su Creador y Redentor. Cristo murió por usted en la Cruz para que usted sea salvo si lo sigue y se acerca a Él. Es necesario llevar una verdadera vida diaria de oración (no solo cuando requerimos algo de Dios) y una vida sacramental (confesarse bien con frecuencia. En esta dirección se explica cómo: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html ). Procure iniciar con una sencilla devoción como es la práctica DIARIA de las tres avemarías pidiendo la ayuda a la Sma. Virgen para no pecar mortalmente, misma que puede ver en esta dirección: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

    Luego puede añadir el rezo del Rosario, además de acercarse a los sacramentos y vivir una vida de acuerdo con la moral cristiana siguiendo los mandamientos de la Ley de Dios y asistiendo a los sacramentos y a la iglesia.

    El egoísmo es una estado infantil que se mantiene en muchos adultos. Debe superar ¡ya! esa etapa y pensar en el bien de los demás. Principalmete en el de no llevar a otros a pecar ni pecar usted. Usted hace pecar a esa mujer y usted también ofende a DioS con esa adúltera relación por ambas partes. Es egoísmo puro y falta de autocontrol. Disfrutar usted sin importarle nada. NI ella a la que arrastra también al camino de su perdición eterna, la misma ruta que usted hasta ahora ha seguido. Es tiempo ya de parar esto y reflexionar seriamente qué ha hecho y qué está haciendo de su vida. ¿A dónde va? ¿A dónde le lleva todo esto? ¿A quién está dañando por pensar sólo en usted? E egoísmo es un rasgo infantil de la personalidad que es preciso superar. En fin, es el momento de ya madurar espiritual y sicológicamente. La vida tiene un sentido trascendente y parece que usted no lo ha advertido. Hemos sido por Dios para ser salvos ....si queremos. Su misericordia es infinita y está dispuesto a recibirlo y perdonarlo si usted tiene las debidas disposiciones de arrepentimiento y propósito firme de enmendarse.

    Es el momento de su vida para hacer un alto a un mudo intrascendente y reflexionar ¡ya!
    Dios lo espera con los brazos abiertos...lo demás depende de usted.

    Rezaremos para que el Señor lo ilumine y usted vea clara la necesidad de cambiar radicalmete su vida y convertirse en un ser mejor, y superarse espiritualmente. Ame a Dios, valore lo que Cristo hizo al morir por usted, arrepiéntase sinceramente de haberlo ofendido, cambie de vida y acuda al sacramento de la Confesión.

    sigue abajo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...viene de arriba

      Le enviamos un cordial abrazo en Cristo y le deseamos lo mejor de lo mejor. ¡Ánimo! Dios debe estar siempre presente en su vida, no solo cuando tenga una grave dificultad. El amor hacia Él debe ser constante y no acudir a Él solo como un remedio para sus necesidades.

      Eliminar
  80. Buenas noches, si se sufre abuso verbal que ya no es tolerable, donde probablemente el siguiente paso sea el abuso fisico, puedo separarme? No pensando en estar con otra persona, sino estar sola. La iglesia me excomulgaria por romper el voto de hasta que la muerte nos separe? No se que hacer, es una situacion desesperante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe consultar su caso particular con un sacerdote que sea fiel a la doctrina católica (no vaya con un modernista). No se puede responder esto así nada más con solo esa información, debe tratarse personalmente para poder tener un idea completa de cada caso y tener todos los demás elementos de juicio.

      En las rupturas matrimoniales no existe excomunión. Puede haber falta grave (pecado mortal) si se es culpable de ella (si usted la genera, si usted tiene la culpa -parcial o total- de esa separación) o si se separa sin una razón suficiente. Puede haber un estado permanente de pecado si después de separarse (justificadamente o no) vive conyugal y permanentemente con otra persona que no es su legítimo y verdadero cónyuge.

      Si hay una razón válida (el sacerdote le dirá si es su caso), puede haber separación temporal o para siempre (según sea la situación), pero no puede volver a tener relaciones ni dizque "casarse" civilmente.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  81. hola que tal, en mi caso estuve de novio 8 meses con mi pareja, ella es casada y separada pero hace bastante tiempo. se que en teoria nunca podria volver a casarse conmigo y es adulterio estar asi, terminamos y me dolio mucho. pero la extraño mucho y escuche sobre la nulidad matrimonial, lo loco es que desde que esta conmigo empezo a ir a misa conmigo y leer la palabra y a querer acercarse a Dios pues nunca lo habia echo y se siente muy bien por eso. ella se caso con su primer novio sin pensarlo bien y para poder irse de su casa pero no por verdadero amor y esta rrepentida de lo que hizo, hay alguna solucin en un caso asi? podria ella recibir la nulidad y poder casarse con conciencia de lo que hace y por verdadero amor? gracias de antemano y bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Ramiro: En lo que nos señalas no hay un motivo de nulidad. No deben permanecer juntos, pues es ofensivo gravemente a Dios y ponen -ambos- en peligro su salvación. Quien en verdad ama no arriesga la salvación del otro ni la propia. Qué bueno que busque a Dios, pero tú no eres el medio sino por el contrario un impedimento que debes remover para que lo alcance. Hazlo si de verdad la amas.

      Un abrazo e Cristo

      Eliminar
  82. UFF! DIFÍCIL Y DOLOROSO PARA MI LEER ESTO SOBRE TODO CUANDO UNO ESTUVO DEL OTRO LADO, ME REFIERO QUE UNO FUE QUIEN DEJO EL MATRIMONIO Y OPTO POR EL ADULTERIO... Y DESPUÉS DE AÑOS VE TODO EL DOLOR Y DESTRUCCIÓN TANTO PERSONAL COMO FAMILIAR, SEMBRADO,ARREPENTIRSE Y QUERER RESTAURAR, DEJANDO EL ADULTERIO ..NO SE PORQUE PERO A PESAR DE TODO Y A PESAR DE QUE MI ESPOSO ESTA CON OTRA PERSONA CREO QUE DIOS PUEDE HACER EL MILAGRO DE RESTAURAR MI MATRIMONIO... ES DIFÍCIL PERO CONFIÓ... ANIMO A LOS QUE ORAN QUE ESTO SI ES POSIBLE DIOS SI ESCUCHA ... NO CREAN QUE SI DIOS NO SE LOS DA EN EL MOMENTO NO LO VA HA RESTAURAR SI LO HACE CREAN EN RECUPERAR A SUS ESPOSA(O) PORQUE UNO EN EL OTRO LADO DE LA MONEDA ESTANDO EN ADULTERIO SOLO SE VA SECANDO Y MURIENDO EL ALMA ...SOLO PIDO SUS ORACIONES PARA QUE PUEDAN ORAR POR MI Y RECUPERE LO QUE YO SIN DIOS PERDÍ ..MI MATRIMONIO Y FAMILIA .. SALUDOS DIOS LOS BENDIGA .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuente con nuestras oraciones.
      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  83. hola estuve leyendo y me parecio interesnt kisiera un cnsejo justo hoy m pelee cn mi esposo smos un matrimonio joven yo de 21 y el de 24, yo lo amo y el tambien dice amarme yo m embaraza a los 16 y mi mamá nos pidio k nos csarams lo hicims, despues el se quizo casar xla iglesia durant el noviasgo ambos nos faltams el respeto en el primer mes el fui infiel y yo xvnganza hice lo mismo bsando a alguien mas cuando empzms a vivir jnts se lo cnfese y el empzo a vngarse en sus rdes sociales platcaba cn otras buscaba a sus ex una y otra vez les decia lo guapas k eran les marcaba pro antes d eso era super celoso prohibia mi forma d vestir cn kien salir etc lo djo d hacer d esa forma tan execiva pro yo empese y checaba su cel sus reds sociales y siempre encontraba algo nos separams fuims a un retiro y el prometio ya no hacerlo xk m ama y siempre m dce eso k yo soy la unica k solo le importo yo pro le volvi a encontrar csas y siempre juraba dejar de hacer eso y lo volvia a hacer hasta k lo corri seis meses separads y en ese tiempo invitab a otras a salir les mensajeab y segun stab en terapia con un psicologo sacerdote ademas d k esta viviendo con un sacerdote se tuvo k ir x cuestiones de trabjo m volvio a buscar m dijo k ivamos a regresar y que ivams a rescatar nuestro matrimonio m invito a ir uns dias con el m invito a salir m manda msj linds pro por todo lo que vi me da miedo cnfiar en el otravez y le cheke uns msje y a sus amigas les dice nena y no m parece estoy mal yo? por enojarme por eso? dice que yo tengo que hacer lo que el diga pro no m parece que si lo hiciera yo esta mal dice que no lo amo tengo prohibido tener amigos hombres en las reds sociales y el tiene como 4000 la mayoria mujeres a las cuales hay varias con las que se mensajeaba antes dice que yo soy la que arruina nuestro matrimonio xmis celos enfermizos pro m mlesta que diga que xk soy mujer tngo que aguantar todo xk el es el k manda y que si kiero seguir con el que ya no quiere reclamos pro si lo hago yo hasta m a golpeado que hago yo no kiero faltar a la promesa que hice ante dios pro es tan doloroso ser tratada de esa manera el sta en lo correcto? es instruido xsu padrino que es sacerdote va mas a misa k yo y comulga yo soy la que esta mal? necesito un cnsejo que hago?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brissa: Naturalmente es muy difícil hacer un diagnóstico sin escuchar a ambas partes. Pero podemos señalar lo siguiente:

      1. El pecado de infidelidad es muy grave tanto en el hombre como en la mujer. Si el lo cometió, eso no le permite a usted realizar el mismo pecado por despecho o por venganza. No olvide que es una grave ofensa a Dios y nadie -ni usted ni él- deben traicionar su matrimonio. Pero lo peor es la ofensa a Dios mismo al que todo debemos.
      2. Naturalmente ni uno ni otro debe estar flirteando por el celular o la Pc. Es indebido, aunque naturalmente es más grave el adulterio material. Éste último puede ser causa de legítima separación (no de divorcio y posterior relación nueva con otra persona sino solo de separación).
      3. Una cosa es el derecho a separarse y otra sí realmente conviene hacerlo. Lo aconsejable es siempre -en estos casos- tratar de buscar salvar el matrimonio.
      4. Perdonada una infidelidad, deja de ser causa lícita para separarse a menos que se presente de nuevo.
      5. No considere el flirteo como infidelidad, no es lo mismo. Aunque es indebido flirtear no es lo mismo que cometer una traición de adulterio contra el matrimonio.

      sigue abajo...

      Eliminar
    2. Viene de arriba...

      6. Si ambos han cometido pecado de adulterio, es importante analizar esto y proponerse de común acuerdo JAMÁS volver a realizar un pecado de este calibre contra Dios y contra el sacramento del matrimonio. Es probable que existe inmadurez en ambas partes que debe ser superada. Busquen mutuamente apoyarse en este sentido.
      7. La mujer debe ser recatada y modesta al vestir. Es una cualidad que la ennoblece y realza su feminidad. Debe hacerlo por amor a Dios y para no faltar al sexto mandamiento, en primer lugar y en segundo, debe guardarse para su marido. Al igual que éste también debe guardarse para su esposa.
      8. Por ser mujer no tiene que aguantar todo, la moral es para hombres y mujeres por igual. Establezca claramente con él aquello que no es correcto. El que tenga amistades del sexo contrario en la red no significa necesariamente algo malo, pero sí es indebido si hay algún tipo de flirteo aunque no se llegue a la infidelidad.
      9. Procuren salvar y luchar porque su matrimonio prevalezca. Hace falta una comunicación abierta y sincera por ambas partes, búsquela y procure que AMBOS lleguen a ella con una mentalidad abierta (para escuchar al otro) y positiva. Es claro que se casron muy jóvenes y con cierta inmadurez, pero es ya momento de adquirirla y poner una solución a lo que está fallando en esa relación.
      10. Busquen a Dios y hagan una vida de oración común diariamente. El Rosario rezado todos los días en conjunto les dará una mayor comunicación y una gran fuerza para superar sus dificultades.
      11. Abra usted también su criterio y busque ser objetiva al analizar los propios errores y pida lo mismo de él. Es muy fácil destruir todo echándose la culpa mutuamente sin tener la capacidad y la honestidad de analizar y buscar corregir los propios errores. Escuche sus puntos de vista de él con una mente abierta para ver en qué -en realidad- pueda tener razón.

      Esto último no lo podemos conocer nosotros, pues no conocemos más que una parte de la historia. Ignoramos totalmente la versión de él para tener una visión más objetiva.

      En todo esto, es fundamental esa honestidad de ambos y una comunicación sincera y sana, con una mente abierta al análisis y buscando las causas que provocan conflictos y poniendo las soluciones a esos problemas con todo lo que esta de nuestra parte. El análisis debe ser sin recriminaciones, con afecto y cariño, buscando la realidad de una manera objetiva.

      Es evidente que falta una vida espiritual más profunda a ambos. Es importante adquirirla. Acercarse con frecuencia al sacramento de la Confesión y una vez confesados acercarse a la Eucaristía. Una vida de piedad y oración enriquece a las dos personas en lo individual pero también como familia crea un ámbito de mayor cohesión, amor y afecto. Acérquense más -mucho más a Dios- y encomienden su matrimonio a la Sagrada Familia y busquen tomarla como modelo de vida. Disculpe la tardanza en responder.

      Un abrazo en Cristo, estimada hermana.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  84. He intentado comprender pero no logro ver mas allá del dolor que siento hoy. Me case solo por lo civil a los 19 esperábamos una bebé vivimos juntos 5 años en casa de su mamá y por diferencias con ella y con el decidí salir de ahí a los meses me buscó y después de un año me llevó a vivir con el, ya solos; poco menos de un año y después de ocho esperábamos a nuestro segundo hijo, el se empezó a alejar y a frecuentar a sus amistades y la bebida por lo que sentía yo que a nosotros su familia nos dejaba en segundo plano, incluso tenía mas atenciones hacia con su mamá y hermanos que para nosotros, esto causo mucha rabia en mi y me comencé a alejar de el, lo desantendía y en fin. yo por las noches lloraba pues me dolía y el mi cuenta pues ya no dormíamos juntos. Una noche comencé a sentirme muy mal, el médico indicó reposo absoluto para proteger al bb decidimos que nos quedaríamos mi niña y yo con mis papas, con el paso de los días y semanas lo sentía distinto, alejado, como con culpa. Por fin llegó el tan esperado día y sin problemas mayores llego con bien nuestro hijo, cuando le dije que ya había pasado todo y que regresaba a casa el ya no quiso. Me dijo que no me amaba y que no había problema yo me quedaba en la casa pero le diera tiempo de salir pues no quería hacerme daño al verlo salir. Y así fue solo que cambiamos de casa y cada quien por su lado a los días se quedo sin empleo y le propuse que se quedara y salíamos adelante juntos para lo que su respuesta fue un no estoy saliendo con otra persona lo nuestro no funciona y se fue. Sigue viendo a sus hijos y hace tres meses comenzó a buscarme pero yo digo y siento que es solo para intimar. Aun lo quiero y de igual forma mi niña y ha cambiado mucho ella quisiera tener a si papi con ella. ¿Que debo hacer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto dispongamos de un poco de tiempo le responderemos. Le rogamos estar al pendiente. Gracias de antemano.

      Eliminar
  85. Buenas tardes soy Jose tengo 29 años quisiera un consejo segun a la voluntad de Dios para hacer las cosas bien tengo una hija de 4 años con una persona pero nunca nos casamos y terminamos separandonos hace 3 años y ahora e conocido a una mujer que estuvo casado solo por civil y ya se divorcio pero no tiene hijos y quiero saber si podemos casarnos y formar un hogar juntos con bendicion de Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El matrimonio civil puede a llegar a ser un matrimonio natural en los no creyentes. En cambio si tanto ella como usted nacieron católicos y siempre lo han sido, en realidad nunca estuvieron casados ninguno de los dos, pues para el católico el matrimonio civil no es válido como tal. Si ambos siempre han sido católicos y nunca contrajeron matrimonio eclesiástico, si nunca recibieron el sacramento del matrimonio, pueden -entonces- contraerlo lícita y válidamente.

      Eliminar
  86. Hola, buena tarde, esta es una consulta pues me encuentro confundida respecto a la voluntad de Dios y mi matrimonio, ya que estoy separada por 11 meses y mi esposo debido a conflictos unos meses antes después de 2 años de matrimonio(sin hijos) el término por abandonarme , sin embargo y puesto que solamente me case a la iglesia y por regirme solo en las leyes de Dios , ahora me encuentro confundida y después de dar muchas vueltas y apesar de tener el poderoso recurso no se ha definido mi situación y no se cuál pueda ser la voluntad de dios en lo que a mi respecta, pues he orado fuertemente para la restauracion y a pesar de que en el transcurso de ese tiempo si hubo diálogo para arreglar la situación , no se llegó a ningún acuerdo, de lo que sí es evidente hay mucho coraje resentimiento de parte de el argumentando que vivió los años más miserables de su vida a mi lado y que fui la culpable de toda la problemática , no hay perdón lo que sí reconozco es q de haber seguido así todo estaría destinado al fracaso por no construir en la roca ni tener a DIos como cabeza de mi matrimonio está separación me ha servido para reconocer que yo estaba cometiendo varios errores en lo personal y que las cosas no podían seguir así, sin embargo yo sí lo quiero pero el dice que ya no me quiere que lo lastime con mis actitudes, aunque se me hacia increíble que por ciertas actitudes término dejando y hasta estoy sospechando de una tercera persona , lo cual no me consta, pues ya fue demasiado tiempo, por lo que no se sí es una prueba , o se suscita esto para algún propósito de Dios en mi vida o mi matrimonio, el cual no tengo ni idea que hacer por que todos me dicen que rehaga mi vida y dar vuelta a la página , y no me quede esperando, pero la verdad es que yo sí esperó en Dios y en la restauracion pero no se sí sea su voluntad realmente, he escuchado de segundas nupcias y pero no tengo claridad si es lo que dios desea y siga mi camino estoy muy confundida pues poco se habla de restauración matrimonial y al menos pocos son los ministerios cerca de mi, no se a quien acercarme y me un buen consejo de que hacer , si luchar o simplemente dejarlo en manos de Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En breve les responderemos, en cuanto tengamos un poco de tiempo. Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
    2. Estimada hermana, una disculpa por la demora. Pero vamos a su cuestionamiento:

      Usted ve ahora claramente que, en efecto, cometió varios errores serios en la relación con su esposo. Seguramente él también tuvo los suyos. Aquí lo importante es tener una conciencia plenamente clara que el matrimonio es un sacramento a ante Dios y que es indisoluble. Lo que Dios unió no puede separarlo el hombre. Así, ustedes estarán casados hasta que la muerte de alguno los separe y no deben dizque "rehacer" su vida con otra persona. Eso es adulterio y vivir en pecado mortal con un altísimo riesgo de morir así y condenarse eternamente. Si el sacramento es por toda la vida (a menos que uno de los dos muriera), lo importante es rehacer ese matrimonio y vivir como Dios manda.

      En todo esto hay que ser uno muy sincero consigo mismo y con el cónyuge, aceptando con franqueza y humildad lo que hayamos hecho mal y poner así los cimientos para reconstruir bien esa relación. Si no hay esa humildad y esa nobleza para corregirse poco se logrará en la práctica. Por lo mismo, es muy importante que dialoguen con total honestidad sin reclamos y analizando con afecto aquello en que erró cada quien. Propóngase reconstruir su matrimonio, ciertamente es lo que Dios quiere y pide.

      Olviden los malos consejos de muchos que les dicen que pueden "rehacer" su vida sentimental con alguien que no es su legítimo cónyuge ante Dios. Si un matrimonio no pudiera reconstruirse -que no creemos ni esperamos que sea su caso- los dos no pueden volver a casarse, pues el matrimonio civil no tiene ningún valor para el católico. No es realmente válido y sólo sirve para efectos civiles meramente.

      Analice ante Dios sus errores, busque a su esposo y convénzalo -con una actitud honesta y seria- de que corregirá sus fallas y pondrá todo lo que esté de su parte para llevar un buen matrimonio. Lo importante es que ambos se acerquen a Dios y lleven una relación fiel a sus mandamientos. Estudie a fondo cómo debe ser un matrimonio católico. Puede leer la Casti Connubii del papa Pío XI en esta dirección: https://w2.vatican.va/content/pius-xi/es/encyclicals/documents/hf_p-xi_enc_19301231_casti-connubii.html

      Es muy importante que se encomiende a la Sma Virgen María, pídale humildad y fuerza para corregir los viejos errores y luz e inteligencia para rehacer bien su matrimonio. Acérquense ambos a Dios y pongan todo sus esfuerzo en esta empresa que será fundamental para toda su vida.

      Cuente con nuestra oraciones. Un abrazo en Cristo, querida hermana y ánimo, mucho ánimo en esta empresa.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  87. Gracias Señor Dios Todo Poderoso por permitirme encontrar esta página .. Me conforta leer las enseñanzas en nuestra Fe católica y sus consejos para cada situación de los creyentes. Gracias Señor Gracias....
    Tenemos 20 años de unión conyugal, 15 años casados por el Civil y 4 años por la Iglesia despues de haberle pedido a mi esposo que lo hiciéramos por no poder Comulgar ante Dios. Hace 4 meses me enteré que el ha estado llevando una vida poco honesta con mi persona por cuanto ha tenido aventuras fuera del hogar y le gusta el cibersexo... y tener amigas especiales.... Todo esto lo sé porque habia dejado escrita un código en un papel de trabajo y para mi sorpresa era de sus correos privados.... Con mucho dolor y despues de haber corroborado que desde hace 7 años es que había empezado a transitar ese camino, incluso durante el tiempo en que eretomamos la idea de casarnos por la Iglesia - tenía una amante y yo nunca me enteré. Igualmente ha pasado desde el año pasado para acá con otra persona.... Lo que me da mas tristeza es que Todo este tiempo y sobre todo desde que nos dimos el SI ante el Santísimo Sacramento del Altar, traté de acercarlo más a la Palabra de Dios y que fuera por lo menos 1 vez a la Iglesia...ya que no es practicante.... Por tal motivo, le escribi un correo decente donde le informé que sabía la verdad, porque no hallaba como enfrentarlo.... Desde ese dia decidi dejar el lecho conyugal y duermo en una habitacion separada e mi esposo, quien no ha querido hablarme porque dice que yo cometí el pecado de la desconfianza, niega nuestro vinculo matrimonial porque dice que la que se casó soy yo y no ha querido ni siquiera que vayamos a un consejero espiritual. Siento que realmente no debemos volver porque despues de saber toda su historia de infideldad reincidente y aplicacion de la ley del hielo total hacia mi y en mi propia casa me han dejado un vacio que solo Dios sabe, como he podido afrontar.... Solo pido que la Gracia de Dios me acompañe para mantenerme firme porque sé que ÉL ya esta costumbrado a vivir su vida como de soltero aunque esté casado... Lo que si puedo decir es que Gracias a Dios conocí la verdad porque estábamos ofendiendo a Dios con su DOBLE VIDA... PERDON SEÑOR PERDON

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciados Catolicidad, me gustaría poder recibir un consejo espiritual sobre mi reflexión del 29 de Junio 2016. Todavia y hasta la fecha sigo viviendo la misma situación.. SEPARADOS EN MI PROPIO HOGAR Y SIN UNA SEÑAL DE COMUNICACIÓN NI DE RECONOCIMIENTO POR PARTE DE MI ESPOSO.... QUÉ DEBO PENSAR???? ES MUY TRISTE SER IGNORADA POR TU COMPAÑERO DE 20 AÑOS DE VIDA CONYUGAL...... LE PROMETÍ A MI JESUS SACRAMENTADO NO FALLARLE EN LA BENDICION DEL MATRIMONIO Y AHORA ME SIENTO CULPABLE POR NO HABER SABIDO QUE MI ESPOSO SIMPLEMENTE SE CASÓ CONMIGO PARA QUE YO PUDIERA COMULGAR..... ES ESO PECADO??? ESPERO SUS CONSEJOS . GRACIAS POR LA ATENCION....

      Eliminar
    2. Estimada hermana, en breve contestaremos a su nuevo mensaje.

      Eliminar
    3. Estimada hermana, su situación es realmente difícil y nos hermanamos con usted en el sufrimiento que padece. El caso es complejo y difícil por lo que le aconsejamos buscar un sacerdote que sea tradicional y fiel a la doctrina de la Iglesia para que le guíe espiritualmente y la aconseje debidamente. Es importante tener más información que solo se logra mediante un trato directo y personal. Dar un consejo sin más elementos y sin hablar directa y personalmente sería aventurado e irresponsable de nuestra parte.

      Comprendemos que es difícil lo que está viviendo y oramos por usted al Señor. La felicitamos por su disposición de agradar en todo a Dios y por su fidelidad a Él. Esto es sumamente importante y meritorio. Conserve siempre esa gran cualidad. Acérquese más y más al Señor en oración. Pida consejo a un buen sacerdote fiel a la Iglesia y a sus enseñanzas. Pida dirección espiritual personal.

      Con afecto y solidaridad fraternalmente cristiana, estamos con usted y pedimos a nuestro Señor Jesucristo le dé fuerzas y a su Madre Santísima para que localice un buen guía que la asista y oriente para lo mejor. De cualquier modo busque no pensar todo el tiempo en su problema por medio de actividades positivas que le distraigan del mismo.

      Un fuerte abrazo y ¡ánimo!
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    4. P.D. Le recomendamos estos dos posts que le ayudarán a su consolación y discernimiento:

      http://www.catolicidad.com/2009/11/jesus-te-hablatrae-un-mensaje.html

      http://www.catolicidad.com/2009/06/sufres-requieres-consuelo.html

      Eliminar
    5. Muchas gracias por su amable respuesta y ayuda espiritual..... Gracias igualmente por las recomendaciones a leer..... Por favor oren para que el Señor restaure nuestros corazones, sobre todo el de mi esposo que me cerró totalmente la puerta de su vida por haberle dicho la Verdad..... Pido Perdón a mi Jesús Sacramentado porque cuando pudimos celebrar la Bendición matrimonial no tenía conocimiento de lo que estaba viviendo mi esposo en privado, aún así me secundó en la idea para que nos casáramos para que yo pudiera comulgar y me lo echó en cara.... ésto me hace tener sentimientos encontrados porque estaba casi como en un "YUGO DESIGUAL".... con el y no es cristianamente ilógico???? Gracias por escucharme de nuevo.....

      Eliminar
  88. Buenas noches... actualmemte estoy saliendo con una mujer que es muy catolica y que me encuetro totalmemte enamorado, yo me case por la iglesia hace un año y medio pero ya venia con problemas con mi novia porq nosotros viviamos en union libre y aun asi decidi casarme con ella. Al conocer a la nueva persona me enamore de ella y me aleje de mi esposa completamente hasta al punto de no llegar a quererla. Mi novia que actualmente tengo se siente muy mal porq siente se metio en un matrimonio pero me ama mucho. Ella muchas veces ha pensado en alejarse de mi porque piensa que es la voluntad de Dios y ya hemos hablado con sacerdote y psicologo para tener una relacion sana con Dios y me aconsejan que si no quiero a mi esposa que inicie el proceso de anulacion del matrimonio para poderme casar nuevamente y recibir la bendicion de Dios, ella aun asi se siente mal porq esta pecando conmigo pero quiere estar a mi lado... Que podemos hacer para no estar en contra de la voluntad de Dios y tener una buena relacion bajo su bendicion porque nos amamos, en el momento no tengo hijos. Agradezco sus consejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no hay una verdadera causal que demuestre fehacientemente que un matrimonio fue nulo, no debe buscarse la anulación de un matrimonio a toda costa. En esto hay que ser muy sinceros y honestos ante Dios. Se puede hasta engañar a un tribunal eclesiástico pero no a Dios.

      Mientras un matrimonio no se declare que realmente no lo fue, es totalmente inmoral e indebido tener otra relación con una persona. Es el hombre el que debe adecuarse a la voluntad y a los mandamientos de Dios y no buscar que éstos sean los que se adecuen a nuestro gusto y capricho.

      Si su matrimonio anterior fue válido debe regresar con su verdadera esposa, de otro modo están pecando tanto usted como su pareja. Y, además, se ponen mutuamente en peligro de perder su alma eternamente. No puede haber un amor verdadero si se pone en tal peligro a quien se supone que se ama.

      Lo ponemos en nuestras oraciones para que Dios le ayude a tomar una decisión tan trascendente que se ajuste a su voluntad.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  89. Mi hermana ha estado saliendo con un hombre divorciado que no es practicante... me preguntó si es pecado haberse besado con el... ella asegura que el matrimonio de el no fue válido porque no es creyente. Qué le digo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ella no es autoridad para determinar si un matrimonio fue nulo. Mientras la nulidad no se demuestre fehacientemente ante un tribunal canónico y éste lo dictamine así, la moral indica que siempre debe presumirse la validez de un matrimonio. Lo que ella supone que fue causa de nulidad debe ser analizada en el caso concreto y exacto por especialistas. Debe buscarse siempre la verdad objetiva, pues hasta un tribunal puede ser inducido a un fallo erróneo. En esto se requiere una absoluta sinceridad, porque a Dios no se le puede engañar aunque a los hombres sí.

      Insistimos, ella no tiene ninguna autoridad para juzgar si un matrimonio fue nulo y si la causa que supone es realmente un impedimento para la validez en el caso concreto. Por lo mismo debe actuar suponiendo la validez y no tratando a esa persona como novio.

      Eliminar
    2. Hoy en día el proceso para declara una nulidad es una burla del demonio.

      Eliminar
  90. Hola q tal, buenas tardes...ya hace un año tengo una relación con una persona muy buena, nos llevamos muy bien, hay mucho amor de ambas partes ya q ambos somos personas ya adultas, el hace mas de 20 años estuvo con una chica, la cual salió embarazada, el se caso con ella para responder, trataron de vivir juntos y solo casi un año duraron viviendo juntos, se separaron. y jamás se volvieron a ver, el trato de buscarlas hasta q dio con ellas para saber d su hija, para saber de sus hijas, jamas se volvieron a ver...queremos hacer una vida juntos, solo traigo esa inquietud si su matrimonio puede hacer anulado después de 20 años..? espero su respuesta y les mandoun abrazo y miles de benciones..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Adriana:

      En lo que nos relata -o al menos en lo que usted señala- no existe ningún motivo de nulidad. El tiempo transcurrido no afecta para declarar o no una nulidad ni es causa de ella. Si un matrimonio es nulo debe existir realmente una causal para ello, independientemente del tiempo de la separación. Si la hubiere, no importa el tiempo transcurrido. Pero debe quedar claro que éste (el tiempo transcurrido) nunca es una causa de anulación.

      Si no hay tal causal no debe vivir ni tener relación de noviazgo con alguien que está casado por la Iglesia. Recuerde que lo que Dios unió no debe separarlo el hombre. Vivir con un casado es mantener una relación que en realidad es un adulterio (y viviría en constante pecado grave, con riesgo de morir así y condenarse eternamente), aunque "pudiera" casarse civilmente. Para el católico, el verdadero y único matrimonio es el que se celebra ante Dios en el sacramento del matrimonio.

      Un abrazo en Cristo y la ponemos en nuestras oraciones para que Dios la ilumine y cumpla con su Voluntad.

      Eliminar
  91. HOLA BUEN DIA...

    Me encuentro pasando por un momento crucial en mi vida a los 31 años de edad., tengo un pequeño de 3 años de edad., hace mas de año y medio me reencontre con mi primer amor de secundaria, el cual tengo muy buenos reduerdos de el ya que fue un amor puro y sincero ya hace mas de 19 años atras.


    Duarante ese año y medio surgio una relación en la cual hubo aceptacion de su parte con mi menor de edad y yo a el con su hija de 9 años de edad., claro q ya estaba separado e iniciando el tramite de divorcio civil, por la iglesia se que no era posible.

    La relacion fue llena de muchisimo amor aceptacion apoyo moral y economico., nunca le pedi nada material el me hizo feliz con su amor, cariño, proteccion, apoyo fisico con mi niño ya que sufro de un problema de columna desde mi nacimiento.

    Todo fue maravilloso convivimos con ambos niños y los protegimos dandoles lo mejor de ambos ya que los dos trabajabamos.

    En agosto de este año el fue liquidado., se su empresa y perdio todo inclusive podria ser que el derecho de ver a su niña por la pension que el otorgaba.


    El señor vivia con su padre., y al ver la situacion su mujer de la cual nunca se divorcio se fue a vivir a esa casa con el suegro la menor y lo hizo modificar su manera de pensar ante nuestra relacion., por egoismo propio, celos y odio hacia mi criatura de un inocente que llevo en mi vientre de 7 meses de gestacion fruto de ese gran amor.

    Yo aun lo amo y el me a bandonada desde 2 meses atras viviendo su vida tranquila con su mujer y su niña olvidandose se esteser inocente.


    El lo sabe, y me hirio me dijo que yo buscara mi propia felicidad que desapareciera de su vida y que no queria conocer a su propia sangre.

    Ahora yo me quede con los 2 niños y me siento muy derrotada., no se que pensar o si para el propio dios esta accion este bien..


    Porque en 2 meses me operan aproximadamente., y se derramara la sangre de un inocente., siendo ellos un matrimonio feliz., ya que ella no le permite trabajar ni salir n hablar con nadie., solo lo quiere para ella y su hija., yo se que el tiene la culpa por la desicion., y se que soy una sacrilaga por amarlo asi sin limites., pero este ser no tiena la culpa de su mujer e hija.

    muchas gracias...... ojala y me puediera contestar algo que sane mi alma..

    YA QUENO SE SI VERDADERAMENTE EXISTA LA JUSTICIA DIVINA..... O YO SOY LA DEL PEOR ERROR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para poderte orientar correctamente, por favor explícanos que quieres decir con que llevas siete meses de embarazo y en 2 meses "me operan aproximadamente, y se derramará la sangre de un inocente". ¿Por qué se derramará la sangre de un inocente a los 9 meses?

      Eliminar