martes, 9 de junio de 2009

¿SUFRES? ¿REQUIERES CONSUELO?

.

Escucha a Jesús y platica con Él

No es menester, hijo mío, saber mucho para agradarme; basta que me ames con fervor. Háblame sencillamente, como hablarías al más íntimo de tus amigos, o a tu madre, o a tu hermano.
¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera? Dime su nombre, bien sea el de tus padres, bien el de tus hermanos y amigos: dime al punto qué quisieras hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho; no vaciles en pedir; me gustan los corazones generosos, que llegan a olvidarse en cierto modo de sí mismos para atender a las necesidades ajenas. Háblame con sencillez, con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer, de los extraviados que anhelas volver al buen camino, de los amigos ausentes que quisieras ver otra vez a tu lado. Dime por todos una palabra de amigo, entrañable y fervorosa. 
Recuérdame que prometí escuchar toda súplica salida del corazón, ¿y no ha de salir del corazón el ruego que me dirijas por aquellos que tu corazón ama especialmente?
Y para ti ¿no necesitas alguna gracia? Hazme, si quieres, una lista de tus necesidades y léela en mi presencia.
Dime francamente que sientes soberbia, amor a la sensualidad y al regalo; que eres tal vez, egoísta, inconsciente, negligente..., y pídeme luego que venga en ayuda de los esfuerzos, pocos o muchos, que haces para sacudir de encima de ti tales miserias.
No te avergüences, ¡pobre alma! ¡Hay en el cielo tantos justos, tantos santos de primer orden, que tuvieron esos mismos defectos! Pero rogaron con humildad..., y poco a poco se vieron libres de ellos.
Ni menos vaciles en pedirme bienes espirituales y corporales: salud, memoria, éxito feliz en tus trabajos, negocios o estudios; todo eso puedo darlo, y lo doy, y deseo que me lo pidas en cuanto no se oponga, antes favorezca y ayude a tu santificación. Por hoy, ¿qué necesitas? ¿Qué puedo hacer en tu bien? ¡Si supieras los deseos que tengo de favorecerte! ¿Traes ahora mismo entre manos algún proyecto? Cuéntamelo todo minuciosamente. ¿Qué te preocupa? ¿Qué piensas? ¿Qué deseas? ¿Qué quieres haga por tu hermano, hermana, por tu amigo, por tu superior? ¿Qué desearías hacer por ellos?
¿Y por mí? ¿No sientes deseos de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer algún bien a tus prójimos, a tus amigos, a quienes amas mucho y que viven quizá olvidados de mí? Dime qué cosa solicita hoy particularmente tu atención, qué anhelas más vivamente y con qué medios cuentas para conseguirlo. Dime si te sale mal tu empresa, y Yo te diré las causas del mal éxito. ¿No quisieras que me interesase algo en tu favor? Hijo mío, soy dueño de los corazones, y dulcemente los llevo, sin perjuicio de su libertad, adonde me place.
¿Sientes acaso tristeza o mal humor? Cuéntame, cuéntame, alma desconsolada, tus tristezas con todos sus pormenores. ¿Quién te hirió? ¿Quién lastimó tu amor propio? ¿Quién te ha despreciado? Acércate a mi Corazón, que tiene bálsamo eficaz para curar todas esas heridas del tuyo. Cuéntamelo todo, y acabarás en breve por decirme que, a semejanza de Mí, todo lo perdonas, todo lo olvidas, y en pago recibirás mi consoladora bendición.
¿Temes por ventura? ¿Sientes en tu alma aquellas vagas melancolías que, no por ser infundadas, dejan de ser desgarradoras? Échate en brazos de mi Providencia. Contigo estoy; aquí, a tu lado me tienes; todo lo veo, todo lo oigo, ni un momento te desamparo.
¿Sientes desvío de parte de personas que antes te quisieron bien, y ahora, olvidadas, se alejan de ti sin que les hayas dado el menor motivo? Ruega por ellas, y yo las volveré a tu lado, si no han de ser obstáculo a tu santificación.
¿Y no tienes tal vez alguna alegría que comunicarme? ¿Por qué no me haces partícipe de ella a fuer de buen amigo?
Cuéntame lo que desde ayer, desde la última visita que me hiciste, ha consolado y hecho como sonreír tu corazón. Quizá has tenido agradables sorpresas, quizá viste disipados negros recelos, quizá recibiste faustas noticias, alguna carta o muestra de cariño; has vencido alguna dificultad o salido de algún lance apurado. Obra mía es todo esto, y Yo te lo he proporcionado: ¿por qué no has de manifestarme por ello tu gratitud y decirme sencillamente, como hijo a su padre: ¡Gracias, Padre mío, gracias! El agradecimiento trae consigo nuevos beneficios, porque al bienhechor le agrada verse correspondido.
¿Tampoco tienes alguna promesa que hacerme? Leo, ya lo sabes, en el fondo de tu corazón. A los hombres se les engaña fácilmente, a Dios no; háblame, pues, con toda sinceridad. ¿Tienes firme resolución de no exponerte ya más a la ocasión aquella de pecado? ¿De privarte de aquel objeto que te dañó? ¿De no leer más aquel libro que avivo tu imaginación? ¿De no tratar más a la persona que turbó la paz de tu alma? ¿Volverás a ser dulce, amable y condescendiente con aquella otra a quien, por haberte faltado, has mirado como enemiga?
Ahora bien, hijo mío: vuelve a tus ocupaciones habituales; al taller, a la familia, al estudio...; pero no olvides los quince minutos de grata conversación que hemos tenido aquí los dos, en la soledad del santuario. Guarda en cuanto puedas silencio, modestia, recogimiento, resignación, caridad con el prójimo. Ama a mi Madre, que lo es también tuya, y vuelve otra vez mañana con el corazón más amoroso, más entregado a mi servicio. En mi Corazón hallarás cada día nuevo amor, nuevos beneficios, consuelos nuevos.

(Se recomienda leer esto, preferentemente, ante el sagrario o cuando tenemos necesidad de platicar con Cristo nuestras preocupaciones y penas. Este escrito es conocido como "Quince minutos con Jesús sacramentado").

25 comentarios:

  1. Recuerdo este hermoso coloquio de amor con nuestro Senor en mi pueblito de donde naci. Fueron consuelos muy grandes que recibi de mi Senor Jesucristo.

    ResponderEliminar
  2. hace aprocimadamente 30 años leia esta oracion con mi padre era hermoso escucharlo un dia desaparecio el libro yo viaje ala ciudad enbusca de empleo y no supe mas de a quel santo libro nadie dava cuenta hoy 18 de mayo del 2012 4pm meciento sola sin padre sin empleo prendo el computador aber q encuentro y la sorpresa encontre a DIOS Y A PAPA fue como horar de nuevo con el A DIOS GRACIAS MIL GRACIAS POR ESTE REGALO

    ResponderEliminar
  3. Hola a Todas y Todos.
    Es hermoso me hizó sentir muy bello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por proporcionarme
      Esta bella conversacion con
      Jesus Sacramentado, recor-de a mi madrecita + fueron
      estos quince minutos para
      ella el aposento de su vida
      terrenal y se que mas alla de
      los umbrales de la muerte lo
      tiene a su lado.

      Eliminar
  4. Sencillamente hermoso, gracias Catolicidad por este regalo... Que toda la gloria sea para el Señor!

    ResponderEliminar
  5. Es precioso este escrito. Cuando me siento sola y triste, lo leo y me devuelve las fuerzas.
    Felicidades por la web tiene mucho material y muy útil.

    ResponderEliminar
  6. realmente hermoso es como si Jesus me estuviera aliviando del dolor que siente mi corazon. por algo que vivi el domingoy el lunes. de verdad Gracias papito JESUS muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por estos 15 minutos con Jesucristo me gusta mucho su pagina tiene mucha devocion cristiana gracias por este regalo de parte de su amiga Maricela Munguia Camarillo.

    ResponderEliminar
  8. Me hizo llorar...me siento triste y siento que todo lo que hago sale mal...pero oro y oro, con la esperanza de que algún día con el favor de Dios veré la verdad detrás de todo lo que percibo...Bendito y Alabado sea por siempre el Santísimo y Divinísimo Sacramento del Altar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animo, verás que saldrá la luz. Piensa que Dios está contigo.

      En comunión de oraciones
      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  9. señor mio se que estas en todas partes yo soy pecadora y por eso quiero hacer como tu dicer todo a mi modo pero desde hoy me olvido de todo lo malo y me abandono en ti que agas de mi vida y la de mi familia lo que sea tu bolinta me abandono en ti poque yo se que solo tu puedes mejorar mi vida .
    jesus ayudame dejo mi vida en tus manos apiadate, si es cirto me he oplvidado de ti

    ResponderEliminar
  10. Gracias papito Dios no tengo palabras como expresarme a Ti pero yo se que Tu conoces mi interior y mis pensamientos y tu me entiendes.
    Gracias mi Señor por salir a mi encuentro cuando mas te necesito en estos momentos, aunque no merezco llamarme hija tuya, pero aqui estas dandome la respuesta de lo que estoy pasando. Señor mis pecados tu los conoces ten piedad y misericordia de esta pecadora.
    Mi Dios derrama bendiciones a catolicidad que es el medio que nos pone en comunicacion contigo
    Animo sigan adelante cdc.





    ndome la respuesta a todo lo que estoy pasando gracias mi zsrñor

    ResponderEliminar
  11. Buenos dias

    Soy un hombre con 39 de edad y vivo en Bogota Colombia , les escribo para comentarles lo que em sucede en mi vida. Soy una persona muy timida, tanto para enfrentarme al publico, algúnos tipos de situaciones ó para acercarme a las mujeres, con decirles que nunca he tenido una compañera sentimental ni sexual.

    los sintomas que padezco cuando tengo este tipo de situaciones es mucha ansiedad, sudoracón, a veces dolor de cabeza, me pongo rojo, las palpitaciones de mi corazón se aceleran.

    Tambien soy una persona muy miedosa, me da miedo arriesgarme, temor al fracaso, no tolero la fustración.

    Por motivos de estos sintomas ó problemas emocionales que padezco esto ha hecho que yo viva estancado en mi vida en casi todas mis aereas, ya que he casi nada practicamente, nunca termine una carrera debido que cuando me tocaba hacer expocisiones en clase esto se volvia un martirio para mi y lo mismo participar en clase, por eso decide retirarme, tambien llevo mas de 15 años trabajando en los mismo. en fin. El hecho es que me siento muy fustrado é infeliz, he tenido pensamientos suicidadas porque considero que ya no vale la pena siguer adelante, porque ya se fueron los momentos mas bonitos y productivos de mi vida, que fue mi juventud, tambien el hecho de no haber quemado la etapa del amor y el sexo, que es algo muy normal en la juventud, esto hace tambien sentir miedo a que a duras penas llegue a conocer una sola mujer en mi vida y ser infeliz el resto de mi vida por no haber quemado esa etapa de la vida.

    Hace poco comenze tratamiento psiquiatrico y psicologico, pero las sesiones del tratamiento psicologo solo fueron 5, ya que el seguro social no autorizo mas.

    Este es mi diagnostico medico: Trastorno fobico de ansiedad, no especificado. Tambien sufro de asma bronquial, rinitis, conjuntivitis, gastritis (aunque esta ulitma ya no me ha afectado tanto como en años anteriores).

    Y considero que el miedo que le tengo al acercarme al sexo opuesto se llama " timidez amorosa" porque padezco casi todos los sintomas de ese transtorno psicologico. Es un trastono psicologico no muy conocido.

    Tiempo desde que percibo estas situaciónes: los problemas emocionales (desde niño), el asma (me comenzo a los 4 años en adelante hasta los 17 años, me cure, pero me luego me volvio hace como 5 años atras,) rintis y gastritis (tambien desde joven, pero no recuedo a que edad), la gastritis (como a los 23 años aproximadamente).

    Les agradezco me colaboren mucho, porque realmente me quiero acercar nuevamente a Dios pero me ha sido dificil, porque a veces dudo de que exista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano:

      Es importante hacer las distinciones debidas. Uno es su problema emocional y de salud y otro el aspecto moral y religioso.

      También es importante señalar, antes de todo, que no es "normal" una etapa de sexo en la juventud como muchos creen y practican, pues la sexualidad fue puesta por Dios en el hombre para un fin reproductivo en el matrimonio. Hacer uso de sexo fuere del matrimonio será común en una sociedad paganizada, pero no es normal en cuanto a su moralidad. Luego no tiene nada de malo el no practicar el sexo si no se es casado, sino todo lo contrario. Esto es una virtud si se hace por amor a Dios y para seguir sus leyes. Una esposa cristiana, si es realmente católica, valorará mucho que su marido llegue virgen al matrimonio.

      Los momentos "más bonitos" y productivos de la vida no son tales o cuales, referidos a una edad. Durante toda la vida existen momento bellos y felices, y cada etapa tiene su particular encanto. No crea en esos mitos que le han hecho creer. Hay ancianos que dicen ser más felices en su edad actual que en otras etapas. Otros lo habrán sido más en otra, pero eso no tiene reglas y siempre se puede vivir bien o mejor. La sabiduría está en vivir cada etapa y no estar añorando lo que ya pasó o lo que no fue o lo que pudo ser. Manera de vivir bien o mejor, siempre habrá. Eso dependerá de nosotros mismos. Hay que aprovechar el presente para ser mejores y sembrar para el futuro.

      Creemos que usted debe distinguir dos problemas que mezcla: unos son sus problemas de salud (tan comunes en cualquier ser humano) como asma bronquial, rinitis, conjuntivitis, gastritis y otro, muy distinto, su inseguridad (que también es común en muchos seres humanos, pero que en su caso particular no ha podido ser superada y ha llegado a aspectos graves que requieren una solución). Esto último sí es importante que lo trabaje y pida ayuda profesional. Si no tiene los medios económicos suficientes, tal vez en su parroquia (o en otra) el párroco pueda recomendarle algún psicólogo que haga la buena obra de atenderlo cobrando poco o gratuitamente. Lo importante es atenderse y buscar un buen facultativo que tenga principios morales para que procure remedios y caminos eficaces, y no "soluciones" falsas que violan la moral. Tal vez no sea fácil lograrlo, ni todo mundo tiene un conocido que haga esa buena obra, pero si usted lo busca y pone empeño en ello, seguramente lo logrará. Le damos solo una idea, pero hay varios caminos para intentar esto. El asunto está en no cruzarse de brazos sino buscar soluciones y medios reales. Impóngase ese objetivo -de lograr quien lo ayude- y ponga los medios. La solución no llegará por sí sola.

      Por otra parte, el abatimiento trae depresión y con ella vienen ideas negativas. Es esto un caldo de cultivo que el demonio aprovecha para traerle dudas sobre la existencia de Dios y pensamientos suicidas. La existencia de Dios es indudable, la mayoría de la humanidad lo ha intuido racionalmente en el devenir de toda la historia y existen grandes sustentos que las ciencias como la filosofía y la teología nos lo comprueban. Ni que decir de la Revelación dada por el mismo Dios. Lea usted, por ejemplo, este post que habla de las pruebas de la existencia de Dios, se lo recomendamos: http://www.catolicidad.com/2009/05/la-indudable-existencia-de-dios.html

      Continúa abajo....

      Eliminar
    2. El aspecto religioso es distinto del problema emocional de inseguridad pero se interrelaciona de algún modo y es más importante que ése. Si se alcanza a comprender que el hombre ha sido creado para llegar a Dios, amándolo, obedeciéndolo y sirviéndolo en esta vida para así poder salvar su alma y alcanzar la bienaventuranza con Dios por toda una eternidad, las perspectivas cambian y los propios problemas alcanzan su real dimensión que no es tan grande como muchas veces creemos. Y permite, esto, sobrellevarlos primero y ayudarse en la búsqueda de reales soluciones. Si comprendemos que el mayor mal es estar lejos de Dios y en peligro de perdernos eternamente, los demás problemas -por serios que sean- toman otro tamaño y otra jerarquía. Esto, además, nos favorece psicológicamente aunque no sea precisamente el fin de ello. Diríamos, entonces, que es una excelente añadidura.

      Saberse amados de Dios, saber que vivimos en su gracia (para ello es fundamental la frecuencia del sacramento de la Penitencia o Confesión) y que somos sus amigos, abre ciertamente una perspectiva a la trascendencia del ser humano que lo distingue del ser irracional o del vegetativo. Cuando el acercamiento a Dios se profundiza con el tiempo, esa perspectiva se ensanchará más y más con el crecimiento interior y espiritual. La vida diaria de oración y de frecuencia sacramental (Confesión y Eucaristía) irá dando sus grandes frutos y transformando al hombre a una dimensión superior que es la vida sobrenatural de la gracia que será más y más abundante. Cuando el hombre se dirige a su fin (Dios) y pone los medios, esto se logra cada día más con un gran enriquecimiento interior que se multiplica si realmente lo buscamos. Como dijimos, los problemas de la vida cotidiana tomarán otra dimensión más aceptable y más manejable; pueden ofrecerse a Dios como expiación pero también se pueden solucionar con otra óptica más objetiva.

      Querido hermano, empiece usted con la siguiente práctica:
      http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Añada el rezo diario del Rosario y vaya a confesar sus pecados al confesionario:
      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Incremente, poco a poco, su vida de oración y confiésese habitualmente. Verá que Dios obra milagros interiores en usted.

      Todo mundo sufre problemas de salud, tarde o temprano. Atiéndase pero no se desanime. Los problemas de seguridad y emocionales deben ser tratados profesionalmente, busque la manera eficaz de hacerlo. En algunos países hay médicos católicos que atienden casos de personas que pueden pagar poco o nada. Búsquelos en su país, deben existir. Acérquese a Dios, verá todo con otra perspectiva y comprenderá que Dios lo ama mucho y que fue creado para Él. Saberse amado al grado de que dio su vida por usted en lo particular en una cruz, le permitirá alcanzar un día su fin: la salvación eterna, además de sobrellevar las penas de esta vida con más ligereza y abandonar toda estúpida idea contra la misma. Si Dios nos dio la vida, sólo Él es su dueño y dirá hasta que momento debemos estar aquí. Si realmente lo amamos y vivimos como desea, luego recibiremos de su misericordia el sumo bien: estaremos eternamente en su presencia viviendo de su amor por los siglos y siglos.

      Un fuerte abrazo y cuente con nuestras oraciones.
      Encomiéndese mucho a la Santísima Virgen María, Madre que tanto le ama.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  12. Muchas gracias por sus consejos y sus recomendaciones, lo empezare a poner en practica

    Dios los bendiga!!

    ResponderEliminar
  13. Hoy pude ir a realizar esta oración en el Santísimo. Me sentí de una manera que no puedo explicar. También recién conocí la oración de "Jesús, ocúpate tú de esto". Hoy mis queridos hermanos, deseo con todas mis fuerzas dar comienzo a una nueva etapa de vida, en la que espero que Dios me acompañe, que me enseñe a confiar plenamente en él. Mi proyecto de vida se quebró y me siento desolada y sin fuerzas: el hombre que había elegido para compartir mi vida y yo terminamos; mi proyecto de emprendimiento no es lo que desea y ahora estoy fuera; los amigos me han abandonado y me siento tan sola, sin ánimo sin planes. Oro y quiero ver que la vida vale la pena vivirla pero la tristeza me consume y no quiero hacer nada, he pedido a Dios que retire su aliento de vida de mi persona -tal como Tobit y Sara, quien después sería su nuera-, ¿Para qué sirvo si estoy tan deprimida y sin ganas de nada? Y Dios me sigue dando vida por lo que quiero abrazarla de nuevo, sentirme amada y amarme a mí misma...Son tantos cambios, tantas cosas que deseo que sucedan que pido un milagro para mi. Pido a mi amado Jesús que me de una señal, un consuelo para poder seguir adelante.
    Yo quiero hacer su voluntad, y sé que su voluntad es que sea feliz; que pueda compartir mi vida con IZR hasta que seamos viejitos y la muerte nos separe, encontrar un empleo que me motive y que nuevos amigos leales lleguen a mi vida. Sé que quizás esto tome tiempo, pero si en dos meses la vida me ha dejado sin todo esto, entonces confío en el poder Divino de que todo es posible si creo que todo es posible para Dios, que su plan es perfecto.
    Me pongo en manos del Padre, de Jesús y pido al Espíritu Santo que me de fortaleza y discernimiento.
    Gracias por los que oran, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te acompaña siempre, si tú lo deseas y confías en Él, si le abres la puerta de tu alma y lo buscas, y le amas sobre todas las cosas.
      Empieza un camino de acercamiento estrecho con tu Señor. Incrementa tu oración diaria, reza tu rosario. Acércate a los sacramentos (Confesión y Eucaristía). Inicia tu superación espiritual buscando a Dios sobre todas las cosas, lo demás vendrá por añadidura. Pídele a Dios lo que te convenga, no lo que tú crees que te conviene. Verás cuántas gracias llegarán si te abandonas a su voluntad y sólo ella buscas cumplir. Ten gran devoción por la dulcísima Virgen María, que Cristo nos dejó por Madre e intercesora.
      Te recomendamos veas este video con frecuencia, sobre todo en momentos de depresión: http://www.catolicidad.com/2009/11/jesus-te-hablatrae-un-mensaje.html


      Ánimo, hermana, mucho ánimo. Dios te ama.
      Un abrazo en Cristo y cuenta con nuestras oraciones.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias! Hoy me he sentido mucho mejor, sé que es también gracias a sus oraciones :)
      Que Dios los bendiga infinitamente ahora y siempre.
      Todo a Jesús para María, Todo a María para Jesús.

      Eliminar
  14. Dios les bendiga al personal de Catolicidad por ayudar y aconsejar.
    que a muchas personas nos sirven sus consejos.
    Gracias

    ResponderEliminar
  15. Yo ahora ando bastante perdido y parece como si estuviera abandonado. Tengo sentimientos de ansiedad fuertes y terribles pensamientos de suicidio. Siento bastante rechazo de todos y parece que no encajo en ningún sitio, como si todos estuvieran a otro nivel. Además por mis problemas de salud mental por traumas afectivos, no puedo realizar una vocación como la religiosa, y en las vocaciones del mundo me siento desencajado y desanimado.
    Sé que esto no es una página de psicólogos, pero es que los que tengo son de ayuda a corto plazo, que te dicen cosas positivas pero luego al día siguiente vienen las pruebas y es horrible todo. Y la oración me ayuda a despegarme del mundo, pero no a estar en el mundo, porque de tanto elevar mi alma al Cielo, tengo terribles deseos de ir allí y no hago más que pedir la muerte a Dios, pero yo no sé si es que rezo mal y no se me concede el tener un pensamiento normal, porque parece que el deseo de vivir aquí lo he perdido y estar un segundo en este mundo es terrible porque lo siento todo muy confuso, y cuando peco me siento aún más confuso porque mi corazón está muy inquieto, deseo ver a Dios y alejarme de este mundo corrupto, pero no puedo...es como la sensación de vivir en una pesadilla y a veces todo parece hasta irreal, creo que es síntoma de la ansiedad generalizada y depresión, que no puedo controlar y no sé cómo librarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano en Cristo:
      Lo primero que debemos buscar a toda costa es estar en sintonía con la voluntad de Dios. Si Dios te trajo a este mundo y te mantiene en él, es porque así debe ser y existen grandes razones para ello. No podemos pensar que la infinita Sabiduría puede equivocarse. La vida es un gran bien y es un gran don. También es una prueba para poder alcanzar la bienaventuranza eterna. Ciertamente no todo es felicidad en este valle de lágrimas.

      Debes recobrar el deseo de vivir y tener gratitud con Dios por haberte creado. No le pidas la muerte al Señor, sino que se haga sólo su Voluntad y no la tuya. Él sabrá cuánto y cuándo es el tiempo para cada uno de nosotros. Nuestra voluntad debe ser conforme y estar en sintonía con la suya. Cierto que los místico como Santa Teresa decían "muero porque no muero", pero se referían no al desprecio del don recibido por Dios, sino a su ansia de poseerlo y estar con Él y esto es válido así. No se trata de una inconformidad por la vida ni un desprecio al don de Dios ni querer rehuir de la prueba que en esta vida todos pasamos. Al contrario, es un ansia de llegar a Dios pero aceptando siempre su Voluntad y estar en sintonía con ella.

      La ansiedad y la depresión deben ser tratadas por especialistas, ciertamente. No dejes de atenderte por un buen médico en estos rubros, pero que sea capaz y ético. Preferentemente que sea creyente y católico. Ese tratamiento no es de corto plazo, hay que mantenerlo mientras sea necesario. Lo debes complementar con la guía de un buen sacerdote, pues hay que tratar tanto lo espiritual como lo sicológico. Busca un sacerdote sabio que sea buen consejero y que sea fiel a la doctrina y Tradición de la Iglesia para que sea tu DIRECTOR ESPIRITUAL. Agrega a esto la necesidad de una buena dosis diaria de ejercicio físico que te será de gran utilidad. Además la buena lectura (particularmente los escritos y vidas de los santos te serán de gran provecho). Procura no vivir aislado y relacionate con personas buenas y ten amistades que te puedan ayudar y dar consejos positivos. Y cualquier pensamiento contra tu vida, rechazalo de inmediato. Ora a Dios y a su Sma. Madre para que te ayuden a desechar cualquier tipo de pensamiento de ese tipo.

      Te recomendamos dos devociones diarias que te darán fortaleza: el santo rosario y las tres avemarías como se explican aquí: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Si por debilidad llegas a pecar, no caigas en confusión mayor porque eso busca el Maligno, por el contrario levántate rápido de esa caída, pide perdón a Dios en un acto de contrición perfecta (con dolor por haberlo ofendido y por ser Él es quien es y con propósito de enmendarte y confesarte a la brevedad). Acude con frecuencia al Confesionario. Ahí se lavan todas nuestras culpas con una Confesión bien hecha.

      Ánimo, querido hermano en Cristo. Sabes que cuentas con nosotros y que estarás en nuestras oraciones e intenciones. No dejes de mantener y vivir siempre con el pensamiento y el ideal de estar siempre en sintonía con la Voluntad de Dios. Él está dispuesto siempre a ayudarnos y a perdonar nuestras ofensas hacia a Él. La desesperación es diabólica. Hasta Judas pudo ser perdonado pero su desesperación hizo que se privara de la vida. Nosotros no podemos actuar así, sino aceptar en todo la Voluntad Divina. Él sabe mejor que nosotros mismos qué es lo que nos conviene, pues nos ama con amor infinito.

      Adelante, pues, y ánimo, mucho ánimo.
      Un fuerte y fraternal abrazo en Cristo.
      Con mucha estimación y afecto.
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  16. Servidor invoca el Santo Rostro de Cristo!

    ResponderEliminar
  17. Me case por Iglesia Catolica en Argentina, vine con mi mujer y mi hija por un futuro mejor a vivir a Canada, 5 anios despues mi mujer se fue con otro , se llevo mi hija y quede solo. Decidi siguiendo los consejos de un Sacerdote Franciscano quedarme a vivir en Canada par cuidar de mi hija ya que renia solo 7 anios, renumcie a volver y terminar mi profesion, vivir con mi madre , etc. Hoy estoy solo , me siento fracasado , mi hija mi quiere verme , perdi el trabajo , estoy enfermo de depresion, no le veo sentido a la vida , no fui perfecto , pero salve la vida de un amigo que se estaba ahogando cuando tenia 18 anios, mi hermano no me habla , mi madre murio estando yo aca en Canada, mi vida de chico fue pobre y sufrida, puse mucho esfuerzo para salir adelante y ayudar a mis padres y hermano , trabaje y estduie con mucha fuerza ,pero nada sirvio, fui traicionado por mi mujer, madre, hermano e hija....Porque Dios..porque?? Ya estoy viejo,solo , sin fuerzas y perdiendo mi fe y toda esperanza.Nada que quise lograr lo pude conseguir...y pensar que naci de casualidad ya que o se moria mi madre o yo en el parto y nos salvamos los dos...Que he hecho Dios para merecer haber vivido y vivir asi..?? Por favor alguien me de una respuesta , ya que siento q Dios no me escucha..Amen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano, esta vida es un valle de lágrimas y venimos a pasar una prueba para poder llegar a la visión beatífica eternamente. Algunas circunstancias nosotros mismos las provocamos y sin darnos cuenta -muchas veces- somos causa de ellas. Otras no. Es difícil distinguir cuándo es de un modo y cuándo del otro. Muchas veces tendemos a disculpar la parte de culpa que tenemos y no somos totalmente sinceros con nosotros mismos. De ahí la importancia de analizar las causas de nuestros errores y no repetirlos de nuevo.

      Cierto que a veces el prójimo no es justo con uno, pero ello no debe retirarnos de amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos. Lee y medita la historia del santo Job. Ahí encontrarás muchas enseñanzas.

      Nosotros debemos absoluta fidelidad a Dios, y ella no depende más que de nosotros mismos. No importa como sean los demás con uno. Dios siempre nos oye, pero debemos poner todo de nuestra parte. Esta vida es sólo un abrir y cerrar de ojos comparada con la eternidad que nunca finaliza. Si somos fieles a Dios hasta el final, seremos eternamente dichosos a su lado.

      Acércate más a Dios a través de la oración y los sacramentos (particularmente la Confesión con el sacerdote y luego de ella la Comunión). Vive una vida totalmente apegada a lo que Dios quiere. Te recomendamos el rezo diario del rosario y la devoción a las tres avemarías cada noche conforme a estas intenciones como aquí se explica: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Acógete a la Madre de Dios que es también Madre tuya y que mucho te ama y está ansiosa de interceder por lo que le pidas ante su Hijo, siempre que sea para el bien de tu alma. Procura lecturas de meditaciones espirituales, principalmente la vida y los escritos de los santos. Busca consuelo en Ella y en su divino Hijo. Nunca pierdas la esperanza y entrégate al amor de Dios como refugio.

      Un fuerte abrazo en Cristo y ¡ánimo! Mucho ánimo, querido hermano.
      CATOLICIDAD

      Eliminar