lunes, 23 de julio de 2012

CONTRA LOS MALOS PENSAMIENTOS

"Si quieres servir a Dios, consérvate en justicia y en temor, y prepárate para la tentación"


Dice la psicología que las ideas llevan a los actos. De ahí que debemos estar luchando constantemente para rechazar los malos pensamientos. Por ello, la primera batalla que enfrentamos en nuestra guerra contra el pecado se libra en el terreno de la mente. Si no logramos vencer los malos pensamientos éstos toman la fuerza para transformarse en actos donde prevalece la pasión y el mal.
Es claro que para que haya pecado es necesario que exista una voluntad de pecar. Una cosa es tener tentaciones y otra caer en ellas. Así, por ejemplo, cuando yo supero un mal pensamiento que cruza por mi mente no he pecado, todo lo contrario, realicé una acción meritoria que fortalece mi voluntad. En cambio, cuando empiezo a consentir y recrearme con ese mal pensamiento, debilito mi voluntad, exponiéndome a caer en acciones torpes y malas. Por ello el pecado empieza cuando consentimos los malos pensamientos o los malos deseos en nuestra mente, esto ya constituye una ofensa a Dios. Cuando éstos se presenten, pidamos ayuda a Cristo y a su Santísima Madre para combatirlos y no caer en ellos.

ORACIÓN 

Señor, Dios mío, no te alejes de mí: Dios mío, cuida de ayudarme, pues se han levantado contra mí varios pensamientos y grandes temores que afligen mi alma. ¿Cómo saldré sin daño? ¿Cómo los desecharé?

Yo, dices, iré delante de ti, y humillaré los soberbios de la tierra. Abriré las puertas de la cárcel, y te revelaré los secretos de las cosas escondidas.

Haz, Señor, como lo dices, y huyan de tu presencia todos los malos pensamientos. Esta es mi esperanza y única consolación, acudir a Ti en toda tribulación, confiar en Ti, invocarte de veras, y esperar constantemente que me consueles.

ORACIÓN PIDIENDO LA LUZ DEL ENTENDIMIENTO

Alúmbrame, buen Jesús, con la claridad de tu lumbre interior, y quita de la morada de mi corazón toda tiniebla. Refrena mis muchas distracciones, y quebranta las tentaciones que me hacen violencia. Pelea fuertemente por mí, y ahuyenta las malas bestias que son los apetitos halagüeños, para que venga la paz con tu virtud, y resuene la abundancia de tu alabanza en el santo palacio; esto es, en la conciencia limpia. Manda a los vientos y tempestades. Di al mar: sosiégate; y al cierzo: No soples; y habrá gran bonanza.

Envía tu luz y tu verdad para que resplandezcan sobre la tierra, porque soy tierra vana y vacía hasta que Tú me alumbres. Derrama de lo alto tu gracia; riega mi corazón con el rocío celestial; concédeme las aguas de la devoción para sazonar la superficie de la tierra; porque produzca fruto bueno y perfecto. Levanta el ánimo oprimido por el peso de los pecados, y emplea todo mi deseo en las cosas del cielo: porque después de gustada suavidad de la felicidad celestial, me sea enfadoso pensar en lo terrestre.

Apártame y líbrame de la transitoria consolación de las criaturas; porque ninguna cosa criada basta para aquietar y consolar cumplidamente mi apetito. Úneme a Ti con el vínculo inseparable del amor; porque Tú solo bastas al que te ama, y sin Ti todas las cosas son despreciables.

Fuente de las oraciones: "Imitación de Cristo"
Visto en  Mercaba y Tradición y Patria
_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

30 comentarios:

  1. Antes tenia pecados mortales graves fui a confesarme, de ahí tengo malos pensamientos rezo y no puedo combatir mi lucha es en vano y perdí la esperanza; sin trabajo solo quiero que esto acabe para no avergonzar más a mi familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano: Esta vida es una batalla constante y una prueba que debemos pasar. No se puede ni se debe claudicar. El pecado no está en que te vengan malos pensamientos sino en que los aceptes. Y, disculpa, pero eso sí está en tus manos combatirlo. Te será difícil, en un principio pero a pesar de las derrotas puedes ganar la batalla finalmente. Ánimo y voluntad son necesarios. Dios no pide imposibles, somos nosotros los que nos declaramos derrotados. Hemos ya explicado que cuando se cae frecuentemente a pesar de la confesión, puede ser por una de estas circunstancias: 1) Te falta un propósito más firme de enmienda 2) No pones debidamente los medios para evitar las tentaciones (no huyes de las causas y ocasiones) 3) Eres una persona muy frágil para caer en determinado pecado 4) No oras lo suficiente 5) Una combinación de éstas. Analiza cuál o cuáles pueden ser y corrígelas. No te separes de ir con frecuencia al Confesionario, pues éste es una medicina para el pecador. Eso sí, realiza bien tu Confesión de acuerdo con la siguiente explicación: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      ¿Qué medios has puesto en práctica? ¿Ya iniciaste el rezo de las tres avemarías diarias pidiendo no pecar ese día como aquí se explica: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html
      ¿Estás rezando diario e Rosario para que la Sma Virgen te asista? ¿Acudes a Ella durante las tentaciones para que te dé fuerzas? Casi te podriamos asgurar que no empleas estos medios con la debida frecuencia. Muchas veces nos quejamos pero no ponemos los medios correctivos. Es más fácil darse por vencido, pero esa no es una actitud viril en el católico.

      La batalla dura toda la vida y paso a paso la iremos ganando. Ora, haz penitencia, huye de las ocasiones, rechaza las tentaciones con la ayuda de María en el momento que llegan. Invócala de inmediato.

      Ánimo hermano, ¡verás que sí se puede!
      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Jamás podemos tirar la toalla. Yo estuve años lidiando contra un mal muy potente en mi y como tú, pensé alguna vez que no era capaz de superarlo. Pero si eres constante, te agarras a Dios con fuerza, le clamas su ayuda y con frecuencia utilizas los Sacramentos, entonces un día te encontrarás liberado. Tú te metiste siendo tenaz (como lo fui yo) y tendrás que utilizar una buena dosis de tenacidad para salir, con la ventaja de que ahora necesitas, anhelas la libertad y deseas cambiar. No tires la toalla y lucha. Al que lucha, Dios lo asiste.

      Eliminar
  2. Buenas tardes, tengo una gran inquietud que no me deja tranquila. Le cuento que hace meses hice mi confesión general. Entre ellas incluí el haber tenido pensamientos impuros. pero me ha surgido la inquietud de saber si yo tenia que haber contado exactamente como fueron esos pensamientos. Debido a que me he recordado que tuve pensamientos impuros con alguien de mi mismo sexo y no se si eso agrava la situación o solamente con haber dicho que tuve pensamientos impuros ya me quedo perdonado ese pecado. La verdad me siento mal. Espero puedan responderme esa duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un agravante que sea con alguien del mismo sexo. Debe señalar esa omisión del agravante en una nueva Confesión. Si usted ignoraba eso y no lo calló por vergüenza, no se preocupe, basta acusarlo nuevamente. Si lo calló por pena sabiendo que debía decirlo, cometió una gravísima falta que también debe acusar.

      Eliminar
  3. Gracias por la orientación. Dios los bendiga

    ResponderEliminar
  4. Hola, para que un mal pensamiento sea pecado hay que tener una desordenada aceptación...ahora, ¿esa desordenada aceptación significa `` es así y punto´´? ¿cuando no hay ningún combate y se acepta ese mal pensamiento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los malos pensamientos generalmente llegan de manera involuntaria. Que lleguen no es pecado, si se se les rechaza y combate. Al contrario, rechazarlos es algo BUENO y MERITORIO. El pecado está en NO rechazarlos y aceptarlos voluntariamente.

      Con la invocación a la dulcísima Virgen María es más fácil rechazarlos.

      Eliminar
    2. Buenos días, tenía una duda respecto al mindfulness, que dice que debemos aceptar y dejar ir los pensamientos sin involucrarnos o dejarnos llevar por ellos. Esto es similar?. Es decir el dejar simplemente dejar ir mis pensamientos sin reaccionar a ellos.

      Eliminar
    3. Mindfulness es un concepto budista que acepta cualquier idea o pensamiento que llega sin juzgar si es correcto o no. Por el contrario, el católico debe ordenar su mente y su pensamiento. Así, si llegan pensamientos negativos (ira, envidia, deseos de hacer el mal, etc), debe rechazar éstos. Lo mismo que si los pensamientos son de orden sexual contrarios al sexto mandamiento. Por ello se le llaman malos pensamientos. El pecado no está en que lleguen sino en voluntariamente aceptarlos. El católico DEBE rechazar estos malos pensamientos en cuanto los advierta. Santa Teresa decía que la imaginación era "la loca de la casa" a la que se debería controlar.

      Eliminar
  5. Al hermano que dirige malas respuestas: Eso coméntelo y consúltelo en el confesionario. Es el lugar propio para ello. No son temas generales ni del interés de los demás lectores. No debemos sustituir, en todos los detalles muy personales, la labor pastoral del sacerdote en el confesionario.

    ResponderEliminar
  6. Tengo una pregunta y perdon por la honestidad pero quiero acabar con esta duda de una vez, Se que la masturbacion es un pecado y debo confesarme porque de verdad me arrepiento cada que lo hago, pero como todo joven me llega la tentacion y ahora que vivo solo es una lucha mas grande para evitarlo. Ahora, cuando me confieso solo le digo al padre que tengo pensamientos impuros jamas especifico de cuales son, ni mucho menos digo la palabra "masturbacion" durante mi confesion pues creo que el padre entiende a que me refiero. Esta bien confesarme de esa manera o que se debe decir, como se confiesa ese pecado de manera prudente ante un sacerdote?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre no tiene cómo entender lo que no se le dice. Son dos pecados distintos a) los malos pensamientos impuros y b) la autosatisfacción sexual o masturbación. Si cometió ambos, debe acusar los dos. ¿Cómo? Así, con todas sus letras, con los nombres que hemos señalado. Los pensamientos impuros no requiere detallarlos a menos que tengan algún tipo de agravante que debe acusarse por hacerlos éste más pecaminosos (como por ejemplo pensamientos impuros con personas del mismo sexo, por ser antinaturales).

      Ahora debe confesarse y acusarse de no haber especificado nunca -en ninguna confesión durante toda su vida- que cometió esa falta que usted -erróneamente- suponía debía inferir el sacerdote.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Tengo pesadillas horribles, que por desgracia las recuerdo más que los buenos sueños. Me llenan de miedo y me hacen preguntarme si soy una buena persona, porque cómo mi subconciente me puede hacer soñar estas cosas. Rezo, pero no sé qué más hacer para que no aparezcan. Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rece el rosario y practique la devoción de los cinco primeros sábados.

      Eliminar
  8. Me abruman los malos pensamientos sobre la Virgen María, incluso amándola mucho esas malas palabras que la tratan mal me acechan todo el momento en mi mente. Ayuda por favor, asisto frecuentemente a misa y rezo el rosario; pero aun así no logro librarme de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas malas palabras no provienen de tu voluntad, seguramente. Son inspiradas por el Maligno. Entonces hay que llevarle la contra, cada vez que te lleguen al pensamiento responde con tres o más alabanzas o jaculatorias que la alaben y digan lo contrario a lo que te inspira el demonio. Lo importante es tu voluntad y tu deseo de honrarla y manda al demonio al idem. ¿Ok?

      Eliminar
  9. A un lector que sufre de cierto tipo de malos pensamientos:

    Esos pensamientos son inspirados por el maligno, por lo mismo hay que apagar el fuego con agua. Cada vez que vengan repita usted (mental o verbalmente) esta oración tres veces:

    Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Amén.

    ResponderEliminar
  10. Me ha ocurrido algo y necesito consejo. He tenido un sueño feo, impuro, en el sueño yo sabía que eso era pecado y consentía, en el sueño. Luego hubo un momento confuso entre vigilia y sueño, donde continuó el consentimiento sabiendo que estaba mal. Al despertar plena y totalmente recordé lo ourrido y lo rechacé totalmente sin consentir para nada en él. Se que lo que ocurre en sueños no es pecado pero tengo dudas sobre ese momento dudoso entre sueño y vigilia, cuando no se está totalmente dormido pero tampoco plenamente despierto, ¿debo confesarme? Si es así, ¿cómo debo manifestarlo al confesor? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no está usted seguro si hubo o no conciencia y por lo tanto consentimiento, confiéselo. ¿Cómo? Así, exactamente como nos lo explica.

      Eliminar
    2. Muchas gracias. Ya me he confesado y recibí la absolución.

      Eliminar
  11. Padre hace tiempo cometia el pecado que atenta contra el 6to mandamiento en los placeres carnales de la mansturbacion,no podia librarme de esto sabiendo que lo que hacia estaba muy mal, asi que para salir de esto admiti los recuerdos de las horribles cosas que veia y que me torturaban, olvide lo que habia admitido y se convirtio en pensamientos tergiversados, malos e impuros, inventaba pensamientos que tapasen tales pensamientos, y creo que me segue yo mismo en mi mente,decidi seguir a Cristo, pero lo ofiendo tanto con estos pensamientos, quiero confesarme y no se si contarle todo esto al confesor ayudeme por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe confesar todo esto (incluyendo, por supuesto, los malos pensamientos). Los pecados contra el sexto mandamiento son faltas graves y como tales está obligado a acusarlos en la Confesión, pues de lo contrario ésta es inválida y sacrílega. No entendemos por qué tiene esa duda. Es clara esa obligación para la validez del sacramento la necesidad de confesar el número y la clase de pecados mortales cometidos desde la última confesión bien realizada.

      Eliminar
  12. Ayuda!! hace como 1 año y medio empezé a resar el rosario y a ayunar e ir a misa los domingos, a la hora santa y a hacer comuniones espirituales y empezé a pedir a Dios que me conceda el santísimo sacramento del casamiento pues he vivido en pecado con mi pareja desde hace años, pero hace como medio año comenzé a tener malos pensamientos impuros que de repente llegaron a mi cabeza y esos pensamientos llegan cada vez que me pongo orar y me siento muy triste porque antes no era asi y yo oraba con mucho amor y fe y ahora me siento apagada e incluso me alejé de la oración para no sentirme culpable, me siento fatal cada vez que llegan esos pensamientos hacia mi porque son justo cuando me pongo a orar, quiero seguir orando no me quiero volver alejar de Dios pero tampoco quiero que malos pensamientos lleguen a mi cabeza, yo lucho hay veces que lloro y me desespero y le pido a Dios que aleje de mi esos pensamientos, que lo unico que quiero es orar con paz que puedo hacer? yo he tenido pecados mortales de los cuales estoy arrependida solo quiero la bendición de Dios y conversión para mi alma y la de mi pareja.

    ResponderEliminar
  13. Hola soy Mujer y Quiero Por favor me Digan Que puedo hacer para superar estos Malos Pensamientos ... por que siempre en mi mente digo Dios mio llebame Contigo la verdad nose por que es... yo No Quiero Morir y Dejar ami bebe Solita por favor Necesito Ayuda Ayuda por favor como puedo acabar con este Mal Pensamiento se los Agradeceria mucho y me puedan ayudar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomendamos oír este video:
      http://www.catolicidad.com/2009/11/jesus-te-hablatrae-un-mensaje.html

      Y luego, emplear esta oración para pedírselo a Dios (cuantas veces sea conveniente):
      http://www.catolicidad.com/2009/06/sufres-requieres-consuelo.html

      Un abrazo en Cristo y ¡ánimo!

      Eliminar
  14. Hola. Buenas tardes
    Hace meses que tengo pensamientis feos sobre dios y yo habua investigado por internet que si dios podria perdoar esos pecadis y decia que el unico pecado que no perdona es el de brasflemia contra el espiritu santo y me asuste porque rapidamente mi mente me domino y mi mente queria pensar en hacer ese pecado y yo no quiero porque se que dios no me perdonara, y estoy asustado porque creo que cometi ese pecado, pero una duda si ese pecadi se comete me puedo ir por un mal camino y no por el bueno o que ara nuestro dios jesucristo para pagarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pensamientos que llegan no son pecado mientras no se acepten de manera voluntaria. Si tu no los quieres, si tu voluntad los rechaza en lugar de pecar tienes un mérito ante Dios. Cualquier duda sobre esto un buen confesor (que sea fiel a la doctrina de la Iglesia y no un modernista) te puede orientar, pues es necesario un diálogo personal.

      Eliminar
  15. Me es muy dificil evitar los malos pensamientos. Alludenme con su oracion. La lujiria. La omosexualidad. Una mente corrompida. Lucho amis 42 años con algo que me deje arrastrar casobtoda mi vida y me arrepiento de todo lo que hise. Pero ahora cargo con una mente dañada pues me deje sedisir por tantoa años de malos pensamientos. Mi oracion es tan poca. Alludenme los que lean esto porfavor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ése es el mal: la falta de oración. Podrías al menos empezar con esta devoción que es muy fácil y rápida: las tres avemarías diarias. Ver aquí en qué consiste: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Agrega a eso el rezo diario en la noche del Señor Mío Jesucristo como Acto de Contrición sincera.

      Al mes de que ya te acostumbraste, reza una decena diaria del Rosario y cada mes le vas agregando otra hasta rezar diariamente los cinco misterios del mismo.

      Pero es fundamental tomar la medicina mayor: la Confesión frecuente con el sacerdote. Para realizarla bien lee aquí:

      http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

      Por último, este escrito aplica para combatir todos los pecados de lujuria:
      http://www.catolicidad.com/2009/07/adicto-la-pornografia-12-pasos-para.html

      Pide a Dios que te ayude a cumplir sus mandamientos y pon tú los medios para ya no pecar.

      No pongas en grave riesgo la salvación de tu alma por toda la eternidad. ¿Has meditado REALMENTE en qué consiste la eternidad sin Dios y condenado?

      Cuenta con nuestras oraciones para que tomes una decisión firme de cambiar en todo lo que sea necesario.

      Un abrazo en Cristo.
      CATOLICIDAD

      Eliminar