lunes, 16 de julio de 2012

LA PENA DE DAÑO (SER APARTADO DE DIOS) ES LA MÁS GRAVE EN EL INFIERNO: SAN JUAN CRISÓSTOMO

LA AUTOEXCLUSIÓN DE LA COMUNIÓN CON DIOS




"En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, y dentro son lobos rapaces: por sus frutos los conoceréis. ¿Por ventura cogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así todo árbol bueno lleva buenos frutos; y el mal árbol lleva malos frutos. No puede el árbol bueno llevar malos frutos, ni el árbol malo llevar buenos frutos. Todo árbol que no lleva buen fruto, será cortado y metido en el fuego. Así, pues, por los frutos de ellos los conoceréis". (Math. VII. 15-20)



Que las penas del infierno duran toda la eternidad es un dogma de fe.

El Concilio IV de Letrán (1215) declaró: «Aquellos [los réprobos] recibirán con el diablo suplicio eterno» Dz 429; cf. Dz 40, 835, 840.

La Sagrada Escritura pone a menudo de relieve la eterna duración de las penas del infierno, pues nos habla de «eterna vergüenza y confusión» (Dan 12, 2; cf. Sap. 4, 19), de «fuego eterno»; (Judith 16, 21; Mt 18, 8; 25, 41;), de «suplicio eterno» (Mt 25, 46), de «ruina eterna» (2 Tes 1, 9). El epíteto «eterno» no puede entenderse en el sentido de una duración muy prolongada, pero a fin de cuentas limitada. Así lo prueban los lugares paralelos en que se habla de «fuego inextinguible» (Mt: 3, 12; Mc 9, 42) o de la «gehenna, donde el gusano no muere ni el fuego se extingue» (Mc 9,46 s), e igualmente lo evidencia la antítesis «suplicio eterno - vida eterna» en Mt 25, 46. Según Ap 14, 11 (19, 3), «el humo de su tormento [de los condenados] subirá por los siglos de los siglos», es decir, sin fin; (cf. Ap 20, 10).

La escolástica distingue dos elementos en el suplicio del infierno:

a) La pena de daño (suplicio de privación). Constituye propiamente la esencia del castigo del infierno, consiste en verse privado de la visión beatífica de Dios; cf. Mt 25, 41 : «¡Apartaos de mí, malditos!»; Mt 25, 12: «No os conozco»; 1 Cor 6, 9: «¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios?»; Lc 13, 27; 14, 24; Ap 22, 15; (San Agustín, Enchir, 112).

b) La pena de sentido (suplicio para los sentidos). Consiste en los tormentos causados externamente por medios sensibles (es llamada también pena positiva del infierno). La Sagrada Escritura habla con frecuencia del fuego del infierno, al que son arrojados los condenados; designa al infierno como un lugar donde reinan los alaridos y el crujir de dientes... lugar de dolor y la desesperación. Ahí, en el infierno, el alma condenada sufrirá sensiblemente y esperará, además, la resurrección de su cuerpo que le será motivo de sufrimiento suplementario. La cuantía de la pena de cada uno de los condenados si bien es eterna, es diversa según el diverso grado de su culpa.

San Juan Crisóstomo, refiriéndose a las palabras de Cristo: "Todo árbol que no lleve buen fruto, será cortado y metido en el fuego", señala la superioridad de la pena de daño. La persona condenada comprenderá entonces, con una clara evidencia, que su fin era llegar a su Creador y que en Él encontraría toda su razón de ser, su realización y su plenitud, y sin embargo se sabe rechazada eternamente:

"Si alguno considera esto con atención, encontrará dos penas: una en el ser cortado y otra en el ser quemado. El que es quemado es también separado del reino, y por ello su pena es doble. Algunos sólo temen el infierno, pero yo digo que la pérdida de aquella gloria es mucho más dolorosa que la pena del infierno. ¿Qué mal (grande o pequeño) no experimentaría un padre por ver y tener consigo a su hijo amado? Consideremos esto respecto de aquella gloria. No hay hijo alguno tan grato para su padre como la adquisición de aquellos bienes, y el renunciarse para poder estar con Cristo. La pena del infierno es insufrible, es verdad, pero aun considerando diez mil infiernos, nada se podrá decir respecto a la pena que produce la pérdida del cielo y el ser aborrecido por Cristo". (Homiliae in Matthaeum, hom. 23,7).

El temor al Infierno es algo saludable, pues aleja al alma del pecado mortal, si bien es más perfecto quien de él se aparta por puro amor a Dios. Cristo habla del Infierno con términos que nos hacen estremecer. Es un castigo eterno sin remisión posible, pues ahí ya la caridad está destruida y no puede ser reedificada. Sólo prevalecerá el odio por los siglos de los siglos. Y si bien los tormentos serán terribles, sin duda la pérdida de Dios, y el rechazo que Dios hace del pecador, constituirán la pena más grave para el condenado. Ahí cobrará cabal conciencia de la autoexclusión irreversible que ha hecho de la comunión con Dios. Entenderá claramente lo que hubiera sido la visión beatífica y será consciente de la culpabilidad de su propia exclusión.

Por ello, considerando todo lo anterior, pidamos a Dios ser conscientes AHORA del daño de esa terrible autoexclusión del condenado; busquemos meditar profundamente en esa gravísima situación que actualmente, con gran superficialidad, ignoramos y pasamos por alto.

La vida es el tiempo que disponemos para decidir nuestra eternidad. Sin embargo..¡es un tiempo limitado!

Cristo murió por amor a ti. Acércate a un crucifijo. Contémplalo. Correspóndele, pues, y no te autoexcluyas eternamente de su comunión.

¿La ruta? ¡La oración frecuente, el Sacramento de la Penitencia y la Eucaristía!



Todo condenado culpablemente se autoexcluyó de la visión beatífica
__________________________________________________________________________________________________

1 comentario:

  1. Que verdades tan tremendas son las penas de daño porque pensar que no hemos de ver a Dios nunca es algo mortal es morir a la vida y morir en el mas alla por siempre. Si tenemos tiempo mientras vivamos preguntemonos como quiero vivir y como querre morir, que obras buenas me llevo, Atencion todavia hay tiempo aprovechemosla para agradar a Dios en lo infinito de su esencia divina.

    ResponderEliminar