domingo, 23 de abril de 2017

TRES DEFECTOS QUE HACEN INÚTILES GRAN PARTE DE LAS CONFESIONES



 por Padre Juan Manuel Rodríguez de la Rosa

Queridos hermanos, deseo hablarles de tres defectos que hacen que la mayor parte de las confesiones sean inútiles, por no decir sacrílegas; una la falta de luz de en el examen de conciencia, es decir la ceguera en cuantos a nuestros pecados; segundo, la falta de sinceridad en manifestarlos, y por último, una verdadera falta de dolor de contrición, de sincero arrepentimiento.

Falta de luz en el examen de conciencia

El principal inconveniente que tiene el hombre es la falta de conocimiento de uno mismo, lo que supone un gran obstáculo para la confesión; y la razón de ello es que no nos examinamos con la suficiente madurez y tiempo debido; que cuando nos examinamos lo hacemos mayormente de nuestras preocupaciones personales, y que rara vez nos examinamos de nuestras obligaciones.

El examen de nuestros actos debería ser constante. Nuestra vida debería ser un examen y una censura continua y secreta de nuestras acciones, deseos y pensamientos. Pero es la inconstancia lo que predomina en nosotros, los deseos desordenados se nos acumulan en nuestro corazón, así como, envidias, temores, esperanzas, alegrías, pesares, odios y amores, y de esta forma todas estas pasiones convierten en nuestro corazón en un abismo difícil de sondear y del que nunca vemos más que la superficie.

Es sumamente necesario una continua vigilancia sobre todas muestras acciones para poder disponernos a hacer una verdadera confesión. Esta continua vigilancia es la que nos dispone adecuadamente para una buena confesión. Es necesario acostumbrarse a tomar en cuenta de forma continuada nuestras acciones, a entrar en juicio con nuestro corazón en esos momentos de tranquilidad y silencio del día, que son los más apropiados para ello. Qué importante es el examen diario, al final de la jornada, presentar en nuestras manos nuestra alma al Señor, pensar en su presencia, el uso que hemos hecho del día que ha pasado. Así, con estos exámenes diarios de nuestra conciencia nos vamos familiarizando, por decirlo así, con nosotros mismos, y nos disponemos para llevar al confesionario un corazón probado y unos pecados mil veces examinados.

No basta el breve examen de conciencia que muchos hacen antes de la confesión. Si somos sinceros aceptaremos la realidad, que para muchos su vida es una vida llena de continuos olvidos de uno mismo, de placeres y cuidados personales; un continuo huir de uno mismo, de evitar reflexionar sobre la propia vida y estado. Nunca la luz iluminará su corazón para conocer su verdadera realidad. He aquí el primer gran defecto de las confesiones, no emplear el debido y necesario tiempo para un correcto examen; únicamente el breve tiempo anterior a la confesión. Cada día debería ser un examen que nos dispusiera a ella.

La realidad es que el examen de conciencia suele hacerse más bien según las preocupaciones de nuestro amor propio. Nos examinamos de nuestras propias preocupaciones. ¿Qué es examinarse? Es poner a un lado los mandatos de Dios, y en el otro la parte de nuestra vida que no los ha seguido; ver en cada una de nuestras acciones lo que el Evangelio manda, permite o prohíbe, y compararlas con nuestras acciones. Pero la realidad es que en el examen de conciencia se sustituyen estas santas reglas por las preocupaciones del amor propio.

Junto con lo anterior, otra causa que hace inútil la confesión, es que muchos no hacen examen de conciencia según sus obligaciones. Pocos hacen el examen con las luces de la fe y con las reglas del Evangelio; cada uno presenta en las confesiones sus preocupaciones, en vez de presentar sus pecados. Es necesario confesarse de los defectos en el cumplimiento de las obligaciones personales, de padre de familia, de persona pública, etc. Muchos no conocen en sí mismo más que sus defectos personales.

Cuántos son los que viven en aquel género de vida que condena Jesucristo en los Santos Evangelios, y luego no tienen casi nada que decir en la confesión; les cuesta trabajo acusarse de algo pecaminoso, y reducen la confesión de un largo periodo de su vida a unos solos instante, los que se emplean para acusarse de los pecados o faltas cometidos en un día. Más un alma justa confiesa, con la amargura de su corazón, lo que son algunas leves imperfecciones, y aún en sus virtudes encuentra materia de acusación y penitencia, y parece que nunca acaba de referir sus flaquezas. ¿De dónde proviene esta diferencia entre ambos penitentes? De que uno vela continuamente en la guarda de su corazón, y el otro no se examina hasta el momento de ir a confesarse. El uno se juzga a la luz de la fe, y el otro con las preocupaciones de su amor propio. El uno conoce todas sus obligaciones y las reflexiona; el otro no se examina más que acerca de algunas obligaciones más palpables y conocidas, de las que ignora su extensión y consecuencias.

Falta de sinceridad en manifestar los pecados


Es una gran verdad el que para muchos su vida con un verdadero disfraz y que nunca son como se manifiestan. Les cuesta mucho confesarse culpables. Para muchos la confesión les hace sentir descubiertos en la farsa de su vida y sienten que su falsa y vana imagen se desfigura. El disimulo lo llevan a la misma confesión. Son los que no caminan a Dios por el camino derecho, y que no llegan a la penitencia con la rectitud y sencillez de corazón que cura y sana la herida descubriéndola, poniéndola de manifiesto.

El primer defecto de sinceridad consiste en no usar de expresiones claras. Mezclan la información del pecado con la propia soberbia, no manifiestan del todo su conciencia; pecan de falta de rectitud y de sinceridad. No usan expresiones claras, callan los motivos y principios por los que pecaron. Habría que recordarles a tales penitentes que vienen al tribunal de Jesucristo que los conoce muy bien, que es el invisible testigo de todas sus acciones y vida secreta; que lee el corazón como un libro abierto lo más vergonzoso que se oculta en él.

Un segundo defecto de sinceridad consiste en no declarar los motivos y los principios de las acciones realizadas. Se dicen las acciones pero no sus motivos; se refieren los pecados, pero no se manifiesta la consecuencia. Hay que considerar todo lo que hacemos según el motivo por lo que lo hacemos, y pesar nuestras acciones dentro de nuestro corazón. El corazón es el que decide todo en el hombre; pero este corazón es el que nunca descubren algunos en la confesión.

Ocurre que estos penitentes se confiesan, por ejemplo, de haber hablado mal del prójimo, pero no dicen que la razón ha sido la envidia que sienten hacia él; se confiesan de los enfados con tal persona, pero nada dicen de las propias aficiones frívolas y pecaminosas que son la casusa del enfado. En fin, no cuentan los secretos combates que pasan entre la flaqueza de la carne y el corazón. Suele ocurrir en estos casos, con estos penitentes, que la mayoría de las veces es el confesor quien tiene que adivinar el estado del alma del penitente.

Un último defecto de la falta de sinceridad está en las acciones dudosas, que siempre se exponen a favor del penitente. Lo que ocurre, verdaderamente, es que no quieren romper definitivamente con las pasiones personales, y a su vez quieren tener la conciencia tranquila: En este estado de infidelidad lo que se busca es una sentencia a su propio favor y para ello se exponen los hecho de tal forma que el confesor no los condene. Se falta a la sinceridad en las expresiones que usan, porque las mitigan; en los motivos, porque no los dicen; en las dudas, porque se exponen a su propio favor. Siempre se manifiestan con una falsa apariencia, ocultando la propia realidad de la persona y manifestando lo que querrían ser; manifiestan una conciencia que en realidad es falsa. De esta forma, es imposible que sientan el alivio que siente el alma compungida de verdad, la paz del alma, la serenidad de conciencia, que en definitiva son los frutos de la confesión sincera y perfecta.

Falta de dolor de un verdadero arrepentimiento

El dolor es el alma y la verdad de la confesión. Lo comentado anteriormente, siendo importante, no son más que disposiciones exteriores de la penitencia. El dolor de contrición es un movimiento de la gracia de Dios y no de la naturaleza. Es necesario que surja en el penitente una verdadera detestación del pecado, un verdadero dolor interior fruto de la acción del Espíritu que ilumina al penitente con la luz de la fe para que descubra en su pecado la ofensa cometida a Dios y las desgracias que se derivan del pecado. A su vez, este dolor ha de ser principio de un nuevo y sincero amor que haga aborrecer la culpa.

La mayor parte de los penitentes van a la confesión con la turbación de su amor propio en el que no tiene parte el Espíritu Santo. Sienten más bien la turbación y preocupación de confesar de sus pecados, más que dolor por la ofensa a Dios. Confunden su soberbia con su arrepentimiento; el malestar que sienten de confesarse con el sincero arrepentimiento que es necesario para ello; confunden la inconveniencia de confesarse con el dolor de sus pecados. Se hallan soberbios y confusos y creen estar motivados y penitentes.

El verdadero dolor de los pecados supone una sincera resolución de acabar con los desórdenes que llevan a pecar, y empezar una vida santa e irreprensible. La pregunta del Jesucristo a los enfermos: ¿Quieres sanar? nos puede parecer inútil, pues es lo que desea el enfermo. Más no todos quieren sanar de la enfermedad de su alma. Cuando el penitente se dirige a la confesión ha de darse testimonio a sí mismo de que real y verdaderamente desea sanar; esto es, que quiere renunciar a sus pasiones y seguir el camino de piedad. La conciencia no puede engañarse a sí misma, y conoce muy bien si el propósito de una nueva vida es verdadero; los preludios de una conversión y de una sincera renovación de costumbres tienen unas propias manifestaciones que no dejan lugar a dudas.

Queridos hermanos, estas son los principios más comunes que hacen inútil el sacramento de la penitencia. Nos falta luz en el examen de conciencia, sinceridad en manifestar los pecados y dolor en el arrepentimiento. Entremos dentro de nosotros mismos, acordémonos delante de Dios que toda nuestra vida y de la historia secreta de nuestra conciencia. Repasemos el número de confesiones realizadas, muchas repetidas y muchas inútiles. Las pasiones de hoy en el alma son llagas de la infancia que han envejecido con uno mismo. Hoy muchos son tan sensuales, soberbios y disolutos como en el principio de su vida. Nada han cambiado, ni sus reiteradas confesiones lo han conseguido; eran confesiones inútiles. La vida los ha llevado de un lado para otro, pero su vergonzosa pasión les ha seguido a donde han ido.

¿Terminaremos diciendo?: Mi vida es un continuo pecado, distinto sólo por los distintos estados y circunstancias. ¡Dios no lo quiera! Sabemos qué hacer para evitarlo.

Ave María Purísima.

viernes, 21 de abril de 2017

SE BUSCAN FAMILIAS CONFORME AL CORAZÓN DE CRISTO


La familia está fracturada, y no es solo por la ideología de género, sino porque no tenemos raíces profundas de fe. Está fracturada, porque tenemos volteados nuestros valores y prioridades, trabajamos sin descanso por una casa, un carro y unos bienes perecederos, y ponemos nuestro corazón y nuestras metas en esas cosas pasajeras y superfluas.

La familia está herida porque no le inculcamos a nuestros hijos el amor a Dios y al prójimo, porque no aceptamos que nuestros hijos sean personas con defectos y necesitados de corrección. Porque no toleramos que se les llame la atención, y nos comportamos como fieras cuando algún profesor los llama al orden. Estamos heridos, porque le huimos a la palabra sencillez, porque no aceptamos la austeridad ni la pobreza, porque creemos que tenemos el derecho de ser servidos, pero no nos gusta servir. Porque criamos hijos orgullosos y soberbios al haberles puesto el mundo en bandeja y les robamos la capacidad de aceptar la frustración y la dificultad.

La familia está herida porque no sabemos perdonar, porque no sabemos hablar sin herir al otro, porque le pedimos a los nuestros una perfección que no tenemos. Porque caímos en la trampa de considerar el matrimonio algo desechable.

La familia está herida, porque sacamos a Dios de nuestro corazón, porque relativizamos la verdad, porque nunca hay tiempo para orar, porque aceptamos la infidelidad, el maltrato verbal y físico, porque humillamos a nuestro cónyuge delante de nuestros hijos o nuestros amigos. Porque guardamos silencio ante el pecado y la maldad.

Definitivamente, es tiempo de ser mejores familias, es tiempo de reconocer humildemente nuestros errores, es tiempo de dar lo mejor de nosotros mismos. Es tiempo de abrir las puertas de nuestros hogares de par en par, para dejar entrar a Dios.

Es tiempo de dedicarle tiempo a nuestros hijos, de decirles aquí estoy, de enseñarles más que con palabras con obras, que aunque la vida sea dura, siempre podrán contar con nuestra ayuda. Es tiempo de volver al primer amor, de llenar las tinajas de vino que se agotaron cuando le dijimos a nuestra esposa (o nuestro esposo) que estaríamos juntos en la salud y la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza.

La familia no ha sido lastimada tan solo con estas nuevas doctrinas e ideologías que tanto nos alarman en estas semanas, tal vez tú o yo como padres, nos hemos encargado de abrir heridas en eso que decimos amar con toda nuestra alma. Tal vez, hemos perdido el norte por estar buscando las cosas de abajo y olvidado las de arriba.

Si, tal vez, se nos olvidó, que la meta es el cielo.

Dios nos bendiga y nos ayude a ser mejores familias, lugares donde reine el amor de Dios. Donde se ame al Señor por encima de todas las cosas... Familias conforme al corazón de nuestro Creador.

Felipe Gómez.

martes, 18 de abril de 2017

MI PADRE: MI HÉROE



Si ellos olvidan, no lo hagas tú. Como trates a tus padres ancianos, será el ejemplo que tus hijos seguirán para tratarte a ti. 


Ver también (haz clic): ¿CÓMO ERES COMO HIJO?
Fuente: victormanuelleVEVO. Facebook. 

lunes, 17 de abril de 2017

ABSOLUTA INCOMPATIBILIDAD ENTRE LA MASONERÍA Y EL CATOLICISMO: MONS. VALENZUELA, ARZOBISPO DE ASUNCIÓN, PARAGUAY

"NO SE DEJEN ENGAÑAR"

Paraguay. El arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, hizo un llamado de atención durante la misa crismal, el pasado día 13 de abril (2017), asegurando que “no se puede ser católico y masón a la vez” ya que la masonería es absolutamente incompatible con la fe cristiana.

Durante la celebración, hizo un llamado de atención muy especial sobre la autenticidad de la fe católica y haciendo mención especial a la asamblea de la Conferencia Masónica Interamericana (CMI), que se realizará esta semana en Asunción.

En ese sentido, expresó: “En estos días se tendrá en Paraguay un encuentro internacional de la masonería, le recuerdo a los cristianos que no se puede ser católico y masón porque son incompatibles para la fe cristiana los principios de la masonería”.

El monseñor Valenzuela pidió las familias y jóvenes que “no se dejen engañar por quienes digan lo contrario”, asegurando que “la apostasía es negar la propia fe cristiana”.

A su vez, mencionó que junto con el sincretismo (la presunción de conciliar doctrinas o religiones diferentes), constituye un alejamiento práctico y doctrinal de la comunidad, además que al considerarse como un pecado gravísimo exige la renuncia a la masonería y al sincretismo religioso para acercarse a los sacramentos de la Iglesia.


domingo, 16 de abril de 2017

¡CRISTO HA RESUCITADO!


Pasado el sábado, María Magdalena y otras piadosas mujeres fueron muy de madrugada al sepulcro. Llegadas allí observaron que la piedra había sido removida. Entraron en el sepulcro y no hallaron el cuerpo del Señor, pero vieron a un ángel que les dijo: «Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí».

Como Jesús resucitó, entonces sabemos que venció a la muerte y al pecado; sabemos que Jesús es Dios, sabemos que nosotros resucitaremos también, sabemos que ganó para nosotros la vida eterna y de esta manera, toda nuestra vida adquiere sentido.

Esta es la noche de la que está escrito: Y la noche será tan clara como el día, y la noche resplandecerá para alumbrarme en mis delicias. La santidad de esta noche ahuyenta los pecados, lava las culpas y devuelve la inocencia a los caídos, y a los tristes la alegría; destierra los odios, prepara la concordia y doblega el orgullo.

Alegraos todos. No es vana nuestra fe. Cristo resucitó. ¡Aleluya, aleluya!

Felices pascuas de resurrección a todos nuestros amigos-lectores. Propongámonos, a partir de hoy, hacer un gran esfuerzo, con la ayuda de Dios y de la Santísima Virgen, para no volver a incurrir jamás en pecado mortal. Pidamos la perseverancia final y ser fieles, a toda costa, por encima de los enemigos internos y externos, a Cristo y a su verdadera Iglesia.

Cristo resucitó. ¡Aleluya, aleluya!


sábado, 15 de abril de 2017

ESPAÑA CATÓLICA



SÁBADO SANTO: DÍA DE LUTO Y MEDITACIÓN PARA LA IGLESIA


Es el día del silencio: la comunidad cristiana vela junto al sepulcro. Callan las campanas y los instrumentos. Se ensaya el aleluya, pero en voz baja. Es día para profundizar. Para contemplar. El altar está despojado. El sagrario, abierto y vacío.
La Cruz sigue entronizada desde ayer. Central, iluminada, con un paño rojo, con un laurel de victoria. Dios ha muerto. Ha querido vencer con su propio dolor el mal de la humanidad.
Es el día de la ausencia. El Esposo nos ha sido arrebatado. Día de dolor, de reposo, de esperanza, de soledad. El mismo Cristo está callado. Él, que es el Verbo, la Palabra, está callado. Después de su último grito de la cruz "¿por qué me has abandonado"?- ahora Él calla en el sepulcro. Descansa: "consummatum est", "todo se ha cumplido".
Pero este silencio se puede llamar plenitud de la palabra. El anonadamiento, es elocuente. "Fulget crucis mysterium": "resplandece el misterio de la Cruz."
El Sábado es el día en que experimentamos el vacío. Si la fe, ungida de esperanza, no viera el horizonte último de esta realidad, caeríamos en el desaliento: "nosotros esperábamos... ", decían los discípulos de Emaús.
Es un día de meditación y silencio. 
Eso sí, no es un día vacío en el que "no pasa nada". Ni un duplicado del Viernes. La gran lección es ésta: Cristo está en el sepulcro, ha bajado al lugar de los muertos, a lo más profundo a donde puede bajar una persona. Y junto a Él, como su Madre María, está la Iglesia, la esposa. Callada, como él.
El Sábado está en el corazón mismo del Triduo Pascual. Entre la muerte del Viernes y la resurrección del Domingo nos detenemos en el sepulcro. 
Cristo se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo...se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, es decir hasta conocer el estado de muerte, el estado de separación entre su alma y su cuerpo, durante el tiempo comprendido entre el momento en que Él expiró en la cruz y el momento en que resucitó. Este estado de Cristo muerto es el misterio del sepulcro y del descenso a los infiernos (al Seno de Abraham). Es el misterio del Sábado Santo en el que Cristo depositado en la tumba manifiesta el gran reposo sabático de Dios después de realizar la salvación de los hombres, que establece en la paz al universo entero.

viernes, 14 de abril de 2017

LA MEJOR MANERA DE ENTENDER LA PASIÓN DEL HIJO ES A TRAVÉS DE LOS OJOS DE LA MADRE




Las últimas caricias fueron las de su Madre. Sus manos se dedicaron a la dulce tarea de recomponer en lo posible, lo que habían hecho con su Hijo. Le bajó sus ojos, que no se habían cerrado. Quitó las espinas que lo habían coronado y las sostuvo en sus manos junto con los clavos. Tomó el cuerpo de su Hijo y lo acercó hasta el regazo. Era el cuerpo de ese Niño que acunó entre sus brazos y dormía ya tranquilo después de tanto sufrimiento. Tenía el peso de la Entrega y el precio del pecado. Tenía el peso de los hombres a quienes tanto había amado y la marca de aquel beso que el amigo le había dado. Quién diría que ese Niño iba a ser tan castigado, que solo su castigo nos vería perdonados. ¿Por qué le es tan difícil a los hombres, ser amados?  Siguió con sus manos ungiéndolo en llanto y recorrió la ruta que las heridas marcaron, llegando hasta la gruta que se abrió en su costado. Allí se detuvo. No pudo evitarlo. Sus manos temblaban de solo tocarlo. Y pronto llamaron sus labios a besarlo. Los latidos lo habían hace un rato dejado, pero aún lejos se oía:“Tengo sed de abrazarlos". Era el corazón de su Hijo: “Madre ahí tienes a tus hijos, Tú puedes abrazarlos, Tú puedes decirles lo que su amor me ha costado; Tú puedes mostrarles el grueso de los clavos; Tú puedes acercarles el beso del costado. Tal vez, a ti te acepten, Madre del Crucificado".

jueves, 13 de abril de 2017

JUEVES Y VIERNES SANTOS

NO OLVIDES QUE OBLIGA GRAVEMENTE AYUNAR Y ABSTENERSE DE CARNE ESTE VIERNES.



TEMAS PARA ESTA SEMANA SANTA

ATENTO AVISO


Estimados amigos-lectores, a fin de vivir más intensamente esta Semana Santa publicaremos nuestro siguiente post hasta el domingo de Resurrección (mientras pondremos sólo enlaces). Existe abundante material apropiado para estas fechas en CATOLICIDAD. Para que puedan consultarlo y aprovecharlo durante estos santos días ponemos a continuación este ÍNDICE TEMÁTICO. Seguramente obtendrán grandes frutos espirituales del mismo.

Recordemos que el próximo Viernes Santo obligan el ayuno y la abstinencia de carne bajo pena de pecado grave. Procuremos seguir los oficios y la liturgia durante estos días evitando actividades profanas. Integremos a nuestra familia en la debida piedad de los días santos. No olvidemos realizar la Confesión anual -que prescriben los mandamientos de la Santa Iglesia- en estas fechas. Que Cristo nos alcance nuestra conversión espiritual para no pecar más y perseverar hasta el fin para poder salvos.

¡Tengan ustedes una Santa semana!

LA SEMANA SANTA, DÍA A DÍA

VÍA CRUCIS EN ALTA RESOLUCIÓN

VÍA CRUCIS EN VIDEO

VIERNES SANTO: JESÚS EN EL CALVARIO

A LA VIRGEN DE LA SOLEDAD DEL SÁBADO SANTO

SUFRIMIENTOS MORALES DE CRISTO por el Cardenal Newman

VIERNES SANTO, SEGÚN LAS VISIONES DE ANA CATALINA EMMERICH (Resumen 1era. Parte)

2a. PARTE: LA PASIÓN, SEGÚN LAS VISIONES DE ANA CATALINA EMMERICH (Resumen)

3a. PARTE: LA RESURRECCIÓN, según las visiones de la Beata Ana Catalina Emmerich (Resumen)

MI CRISTO ROTO (AUDIO Y TEXTO)

ROMANCERO DE LA VÍA DOLOROSA de Fr. Asinello (AUDIOS).

REFLEXIÓN CUARESMAL

REFLEXIÓN ESPIRITUAL PARA CUARESMA por San Máximo Confesor, Abad y Relato sobre la misericordia de Dios

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN

NO OLVIDES LA CONFESIÓN EN LA CUARESMA Y LA COMUNIÓN PASCUAL (Mandamientos)

ATTENDE DOMINE (Canto Penitencial)

CORONA DE LOS 7 DOLORES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

LA EDAD EN QUE OBLIGA EL AYUNO Y LA ABSTINENCIA

EL MARTIRIO DEL CARDENAL MINDSZENTY Y LA ABSTINENCIA

Ver la película LA PASIÓN de Mel Gibson: LA PASIÓN DE CRISTO, EL FILME

Ver el filme EL MÁRTIR DEL CALVARIO con Enrique Rambal

CINCO PASOS PARA REALIZAR UNA BUENA CONFESIÓN

LA PASIÓN DEL SEÑOR por Fray Luis de Granada 

EVANGELIO DE LA PASIÓN 

LA "LEGALIDAD" DEL CRIMEN DEL CALVARIO

EL INICUO JUICIO A JESÚS

LA ROCA FRIA DEL CALVARIO

LA VIRGEN QUE LLORA Y RIE

A LAS PENAS DE JESÚS CRUCIFICADO, Saeta del Siglo XVII

LA PEDRADA de José María Gabriel y Galán (Poesía)

CONTEMPLANDO A CRISTO CRUCIFICADO

¿DÓNDE ESTÁN LAS RELIQUIAS DE LA PASIÓN?




RECORDATORIO DE ORACIÓN DE LOS DÍAS TRECE DE CADA MES

Cada día trece de mes, fecha de las apariciones de la Virgen en Fátima, los lectores y editores de este sitio rezaremos cinco minutos y pediremos por estas intenciones:

1) Por las peticiones particulares así como por las necesidades espirituales y materiales de todos y cada uno de los lectores de CATOLICIDAD.

2) Por el fin del proceso de "autodemolición" en la Iglesia Católica.

3) Por la intención de que, tal como lo pidió la Virgen en Fátima, el Papa finalmente consagre Rusia al Inmaculado Corazón de María y pida la conversión de ese país al catolicismo, nombrando -para ello- a esta nación de manera explícita, en unión con todo el episcopado mundial.

4) Por la reparación a Dios de nuestros pecados y por la de todas las ofensas que recibe, particularmente por las blasfemias que se profieren o los sacrilegios que se realizan.

5) Por la conversión de los pecadores, especialmente los más necesitados de la misericordia divina.

6) Por que se multipliquen las vocaciones sacerdotales y los sacerdotes vivan una vida de santidad conforme al Corazón de Cristo.

7) Por el triunfo del Inmaculado Corazón de María y la implantación del Reinado Social de Cristo en nuestras naciones.

8) Por la paz mundial, no como la da el mundo sino como la da N.S. Jesucristo y por el triunfo de la vida en las legislaciones.

9) Por la salvación propia y la de nuestros familiares, amigos y conocidos.

10) Por todas las necesidades de la Iglesia.

Bastará rezar:

-Un Señor mío Jesucristo: 
  • "Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, me pesa de todo corazón haber pecado, porque he merecido el infierno y perdido el cielo, y sobre todo, porque te ofendí a ti, que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendarme y alejarme de las ocasiones de pecar, confesarme y cumplir la penitencia. Confío me perdonarás por tu infinita misericordia. Amén."
-Un Padre Nuestro
-Tres Aves Marías pidiendo que la Virgen nos preserve del pecado mortal durante las tentaciones (ver AQUÍ).
 -Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.
(Nota:  Todo católico debe saber de memoria las oraciones anteriores, al igual que el Credo. Si alguien no las sabe, puede aprenderlas haciendo click AQUÍ)
-La oración de la Virgen de Fátima: 
  •  "Oh Jesús mío, perdónanos y líbranos del fuego de infierno, lleva al Cielo a todas las almas, socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia".
-Finalizando así: 
  • "Señor: te pedimos por todas las necesidades de la Iglesia, por la Consagración de Rusia tal como se pidió en Fátima, por el triunfo del Inmaculado Corazón de tu dulcísima Madre, por la implantación de tu Reinado Social y de tu Paz en nuestras naciones, por la santidad de los sacerdotes y por el aumento de las vocaciones sacerdotales, así como por el triunfo de la vida y la familia en nuestras legislaciones. Te ofrecemos nuestra vida entera en reparación de los pecados propios y de las ofensas que se hacen a tu sacratísimo nombre, así como por los graves sacrilegios que se realizan en todo el mundo. Finalmente ponemos en tus manos, por intercesión de la Santísima Virgen María, todas las necesidades espirituales y materiales, tanto propias como las de nuestros familiares, amigos y conocidos, y las de nuestros hermanos lectores y editores del blog CATOLICIDAD.
  • - Inmaculado Corazón de María, encadena a tu Corazón a toda la familia mía.
  • -Inmaculado Corazón de María, sed la salvación del alma mía.
  • -Santísima Virgen de Guadalupe, salva nuestra Patria, conserva nuestra fe y defiéndenos de los falsos pastores.
  • -San Miguel Arcángel, ampáranos de las asechanzas del demonio.
  • -San Pío V, ruega por nosotros. Amén".

lunes, 10 de abril de 2017

¿CÓMO VIVIRÁS ESTA SEMANA SANTA?

¿Semana de vacaciones o de luto?

Queridos católicos:

El Jueves Santo, el Viernes Santo y el Sábado Santo forman el Triduo Sacro. Son los días de la Semana Santa, de la semana más importante de la historia de la humanidad. Porque de nada hubiera servido la Creación si no hubiera habido la Salvación.
.La Semana Santa es la semana de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Pasión significa sufrimientos, muerte de Cristo en la Cruz. La Pasión, la Redención, la Salvación y la vida eterna para nosotros están vinculadas. Sin los sufrimientos, sin la Cruz y sin la muerte de Cristo no hay Salvación para ti.

Cristo se hizo nuestro cordero que carga con nuestros pecados. Cristo quiere “morir a fin de satisfacer en nuestro lugar la justicia de Dios, por su propia muerte”, dice Santo Tomás de Aquino en su Suma Teológica (III, 66, 4).

Cristo acepta ser maltratado para que tú no lo seas eternamente; Cristo acepta ser flagelado para que tú no seas flagelado por los demonios y el fuego en el infierno.

Cristo acepta gustar la tremenda sed de la Crucifixión y la muerte amarga de la Cruz, para que tú no padezcas la sed eterna de felicidad. Cristo acepta ser deshonrado en la Cruz para que tú no seas deshonrado y confundido en el día del Juicio final.

Y tú, hijo, ¿qué haces en esos días de la Semana Santa, mientras que tu Señor está muriendo en tu lugar para salvarte? ¿Cómo los empleas? ¿A dónde vas? ¿Por qué los profanas?

Si en esos días tu patrón te dispensa de trabajar porque es Semana Santa, semana de luto, semana de la muerte del Hijo de Dios, tú deberías saber muy bien que esos días santos no son días de vacaciones, ni de disipación, ni de playa. Son días de penitencia, de oración y de lágrimas.

El Hijo de Dios hecho hombre está luchando contra el demonio y la justicia divina para librarte. Sí, para librarte a ti y a tu familia del más grande peligro que pueda existir: el de la perdición eterna. Sábelo, incúlcalo en tus hijos, para que sean agradecidos con su Salvador.

Es Dios mismo quien te lo dice: “Sin efusión de sangre no hay remisión de pecados.” (Hebreos 9, 22). Y esa sangre que borra tus pecados es la de tu Bienhechor: Nuestro Señor Jesucristo. Sobre todo no digas que no has pecado y que no necesitas del perdón. Si lo dijeras manifestarías tu gran ceguedad e ignorancia.

Ningún hombre puede conseguir por sí mismo el perdón de sus pecados. Debe buscarlo en otra parte: ¿dónde? en la Sangre del Hijo de Dios, que murió en la Cruz el Viernes Santo. San Pablo dice: “En Él, por su Sangre tenemos la redención, el perdón de los pecados...” (Efesios 1,7).

El hombre no puede ofrecer sacrificio propiciatorio por sus pecados. Nuestro Señor Jesucristo se hizo propiciación por nuestros pecados. Él se ofrece el Viernes Santo en sacrificio propiciatorio por ti. Sólo mediante la sangre de Cristo puedes purificarte, puedes liberarte de las cadenas del pecado y de la tiranía del demonio.

Y en estos días, durante los cuales Cristo está en los tormentos de la Cruz para merecerte la Salvación, tú, pecador necesitado, tú te vas a la playa, a pasearte, a divertirte, quizás a acumular más pecados a los que ya hayas cometido. ¡Despierta, hermano mío, despierta de tu letargo! ¡Sé agradecido con tu Bienhechor! ¡Actúa como católico verdadero!

Ve al templo a ver y a escuchar lo que en tu lugar está padeciendo Cristo. Sábelo que la ingratitud atrae el castigo de Dios, más que Su misericordia. No seas, pues, ingrato, sino agradecido.

La gratitud cristiana consagra el Triduo Santo para conocer más lo que hizo Nuestro Señor Jesucristo por nosotros e incitarnos a la penitencia, a la sincera conversión y enmienda de nuestra vida tibia y mediocre
.

El Jueves Santo es el día en el que el Señor Jesús, antes de ir a Su Pasión, te dejó el Memorial de Su muerte, la renovación incruenta del sacrificio del Calvario. Para aplicar los frutos de Su Pasión a tu alma, instituyó el sacramento de su amor, que es la Santa Eucaristía, y el sacerdocio para consagrarla. Él dijo: “haced esto en memoria mía”, para recordarnos lo que padeció por puro amor hacia los ingratos que somos; para comunicar a nuestras almas la santidad y el remedio contra el pecado, mediante la digna recepción de su Cuerpo. Y tú ¡irías a divertirte en ese día! No sabes que Cristo dijo: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y Yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre está en Mí y Yo en él” (San Juan 6, 54-56). Y tú que pretendes ser discípulo de Cristo ¿por qué te privas del Pan celestial que sana, purifica, santifica y pacifica tu alma y tu hogar? Si por tu propia culpa no aprovechas el remedio que Cristo te ofrece, ¿por qué te quejas de tener problemas en tu vida, en tu familia y en tu trabajo?

El Viernes Santo es para que implores con la Iglesia, y en ella, misericordia para ti mismo y para todo el género humano. El Viernes Santo es para que participes en las exequias de Cristo, escuchando el Evangelio de la Pasión y las Siete Palabras, que son las últimas recomendaciones de Cristo, Nuestro Redentor.

Aprovecha el Viernes Santo para confesar con lágrimas tus iniquidades, para lavar tu alma de la lepra del pecado con la Sangre de Cristo, para participar en la Pasión de tu Salvador, para tener parte con Él en Su victoria.

El Viernes Santo sufrió Cristo para merecerte el ser librado del pecado, que es el más horrible cáncer que pueda existir, y del infierno, que es la más grande de las desgracias. Y tú, ¿irías de vacaciones con tantos otros neopaganos, quizás para morirte en el camino de la ingratitud?

El Viernes Santo es para que reces el Vía Crucis, medites lo que hizo y padeció por ti tu Señor; para darte cuenta de lo que merece el pecado. Lee los últimos capítulos de los Evangelios de San Mateo, de San Marcos, de San Lucas y de San Juan, o ve la película La Pasión de Cristo, de Mel Gibson, para que te des cuenta del precio que Cristo pagó para librarte del poder del pecado y del demonio, para hacerte hijo de Dios y heredero de la vida eterna. Puedes también leer y meditar los libros Reflexiones sobre la Pasión de Jesucristo, de San Alfonso María de Ligorio y La Pasión del Señor, de Fray Luis de Granada, o Las Siete Palabras de Cristo, de Antonio Royo Marín.


El Viernes Santo es día de abstinencia, ayuno y de penitencia, de silencio y de lágrimas, y no día de playa y placeres.
.
El Sábado Santo es día de luto. Hombres y mujeres deberían vestirse con ropa de luto, para acompañar a la Santísima Madre de los Dolores. El Sábado Santo debería servir para meditar con espanto lo que merece el pecado, porque si al Justo que cargó con nuestros crímenes así se le castiga, ¿qué será del culpable si muere con sus pecados?

En resumen, hermano mío, escucha a Dios mismo que dice a cada uno de nosotros: “No tardes en convertirte al Señor, ni lo difieras de un día para otro; porque de repente sobreviene su ira, y en el día de venganza acabará contigo.” (Eclesiástico, 5, 8).

Católico, aprovecha la Semana Santa para convertirte al Señor, porque la sincera conversión y el verdadero arrepentimiento aseguran el perdón de los pecados, dan paz al alma y, finalmente, la vida eterna que pedimos para ti.

Un Sacerdote Católico