jueves, 28 de enero de 2016

CONTRICIÓN Y PROPÓSITO DE ENMIENDA: INDISPENSABLES PARA LA VALIDEZ DE LA CONFESIÓN



Discípulo. — Padre, ¿es cosa importante tener dolor de los pecados?

Maestro. — El dolor de los pecados (arrepentimiento sincero de haber ofendido a Dios) es cosa no sólo importantísima, sino absolutamente indispensable para toda buena confesión. Sin él es imposible que exista el sacramento. No es posible que exista el sacramento de la Penitencia sin el dolor.

D. — Entonces, ¿todos aquéllos que ponen su preocupación en examinar los pecados, y se cuidan poco en excitarse al dolor, hacen buena confesión?

M. — Todos esos hacen confesión sacrílega o nula: sacrílega si advierten la propia falta de dolor; nula si no atienden a ello. Sin embargo, la buena voluntad que tiene de confesarse bien y la diligencia con que hacen el examen incluyen por lo general el dolor, por lo que no hay que inquietarse.

D. — ¿Qué hay que hacer para excitarse al dolor de los pecados?

M. — Debemos dar una mirada al infierno que hemos merecido con nuestros pecados, al Paraíso que por ellos hemos perdido. Miremos al Crucifijo, consideremos cómo Jesucristo agoniza y muere por nuestros pecados.

Pensemos que Dios es todo y nosotros nada; que podría abandonarnos de un momento a otro. Que muchos otros más jóvenes que nosotros... están en el infierno y que si nosotros estamos aún aquí, es porque Él nos ama y porque ha querido usar de su misericordia con nosotros...

D. — Padre, ¿de cuántas clases puede ser el dolor?

M. — Puede ser de dos clases: 

1) DOLOR PERFECTO, llamado también CONTRICIÓN (o contrición perfecta), y 

2) DOLOR IMPERFECTO, por otro nombre: ATRICIÓN (o contrición imperfecta). 

Quien se arrepiente de los pecados por solo temor de los castigos que pueden sobrevenir en ésta o en la otra vida, o sea movido por un amor interesado, ése tiene sólo atrición: ese dolor es moneda legal, más sólo de cobre. Por el contrario, quien se arrepiente por haber ofendido a Dios, nuestro Padre, o sea, movido de verdadero temor filial, ése tiene contrición perfecta, que es moneda de oro.

D. — ¿Es importante tener contrición perfecta?

M. — Importantísimo, porque ella, unida al propósito de no pecar más y de confesarse cuando le sea posible, obtiene inmediatamente, aun antes de confesarse, la remisión de los pecados y si uno muriese en ese estado se salvaría.

D. — ¿Y se puede comulgar sin confesarse, con sólo la contrición?

M. — Para comulgar se necesita necesariamente confesarse antes.

D. — Padre, ¿y si uno después cambia de propósito y no se confiesa, reviven aquellos pecados?

M. — No, el pecado perdonado no revive más, pero ese tal se haría reo de una grave omisión, de la que siempre se haría responsable. De consiguiente, siempre que por desgracia te ocurra haber cometido un pecado mortal, haz inmediatamente un acto de contrición perfecta, con el propósito de confesarte lo más pronto posible, a fin de tranquilizar tu conciencia.

D. — Padre ¿es necesario sentir el dolor de los pecados?

M. — No, no es necesario sentir ese dolor, como se siente el dolor de cabeza, el dolor de muelas; basta tenerlo de corazón (no es un dolor físico)...

D. —  ¿Y qué cosa es el propósito (de enmienda)?

M. — Es la voluntad resuelta de no pecar más y de evitar las ocasiones (de pecar). Es una consecuencia del dolor; pues es imposible concebir un verdadero dolor de los pecados sin que al mismo tiempo se tenga la resolución de no cometerlos más (y de no volver a ponerse innecesariamente en peligro próximo de ofender gravemente a Dios).

D. — ¿Cómo debe ser el propósito (de enmienda)?

M. — Debe ser eficaz, es decir de apartarse absolutamente, cueste lo que costare del pecado, dispuesto a perderlo todo antes que volverlos a cometer, y esto sin pretextos, sin equívocas o poco honestas intenciones... 

Confesarse y no enmendarse es el camino más seguro para condenarse(1).

D. — ¿De qué manera podremos perseverar en el propósito?

M. —1° Con no fiarnos mucho de nuestras fuerzas, sino pedir constantemente a Dios el auxilio de su gracia (y, a la vez, evitando las innecesarias ocasiones próximas de pecado mortal).

2° Imponiéndose (uno mismo) alguna penitencia cada vez que se cae en el pecado, la cual, al mismo tiempo que servirá para expiar en parte el pecado cometido, servirá también para hacernos más vigilantes en lo sucesivo.

3° Volviendo a confesarse cuanto antes se pueda, a fin de vencer al demonio y conseguir más fácilmente victoria en adelante... Nosotros estamos en continua lucha con el enemigo infernal, que siempre, de mil maneras y con todo género de pecados, nos tienta e inclina al mal. ¿Queremos salir siempre victoriosos? El remedio es infalible. Ahí está la panacea infalible y maravillosa: la confesión bien hecha y frecuente. Con ella no tendrá el demonio ningún poder sobre nosotros.

D. — Padre, ¿y aquéllos que siempre andan prometiendo y nunca cumplen lo prometido?

M. — Esos son pobres desgraciados que ciertamente acabarán mal, porque de Dios nadie se burla... De los que dicen que quieren enmendarse y no se enmiendan, está lleno el infierno(2).

D. — ¿Y aquéllos que dicen: no puedo, no puedo?

M. — Esos son todavía más desgraciados, es signo cierto de que son ya esclavos de las más vergonzosas pasiones.

D. — Me parece que si de veras se quiere, siempre se puede, ¿no es verdad, Padre?

M. — Sí, porque Dios nunca niega su gracia a quien la busca de corazón, y porque es muy grande el poder de nuestra voluntad(3).

D. — Así, pues, Padre, ¿de nada sirven las confesiones y las absoluciones sin el propósito firme y eficaz de evitar el pecado y las ocasiones próximas de pecar(4)?

M. — De nada sirven, porque aun cuando el confesor dijere cien veces: yo te absuelvo, Jesucristo, que lee en el corazón, diría otras cien: y yo te condeno.....

D. —Es, pues, muy cierto, el proverbio, que dice: Confesarse, ¿a qué conduce si la enmienda no produce?


CONFESAOS BIEN

Pbro. Luis José Chiavarino
_________________________________

NOTAS:

(1) EJEMPLO DE QUIEN NO TIENE UN VERDADERO PROPÓSITO DE ENMIENDA:

 Una joven se estaba confesando y cuando recibió la absolución, antes de marcharse pregunta al confesor:
— Padre, ¿puedo comulgar esta mañana?
— Sí, puede comulgar, y no sólo hoy sino mañana y en adelante, todos los días...
— ¡Ah, mañana no podré, porque esta noche estoy invitada al baile (que por el tipo del mismo tendré ocasiones próximas de pecado) y no puedo faltar!
— ¿Al baile ha dicho? Pero si acaba de prometer a Jesús no volver a ofender más y evitar las ocasiones de ofenderle...
— Padre, yo lo he prometido, pero con respecto a lo pasado, más no para lo venidero.
Eso es: muchas veces se promete por el pasado, o sea, no se promete nada; y así siempre se está al principio: confesiones y pecados, pecados y confesiones; pero confesarse y no enmendarse es el camino más seguro para condenarse.

(2) De mucho tiempo atrás una madre amorosa y muy temerosa de Dios, exhorta a su hijo, díscolo y vicioso, a mudar de vida. Este le prometía siempre, pero eran promesas de viento. Una víspera de Carnaval, la madre, más con lágrimas que con palabras, le conjuraba a que se convirtiera; él le dijo: “Bueno, estoy resuelto a seguir tus consejos, también estoy avergonzado y cansado de mi mala vida; ten paciencia por estos tres días de Carnaval, y después haré penitencia”. El desgraciado joven pensaba en esta forma pactar con Dios, preparándose con nuevos pecados a convertirse y confesarse. Más de Dios no se burla nadie. Pasó, los tres días en desarreglos y extravíos. El martes a las altas horas de la noche volvía a casa agotado por el prolongado baile, y pocos instantes después se sintió un estrépito en su cuarto; entraron apresuradamente los familiares y lo encontraron extendido sobre el pavimento, sofocado por un derrame de sangre. Así acabaron sus proyectos de conversión y sus falaces propósitos.

(3) Te lo pruebo con el siguiente hecho histórico:

El general Cambronne, muerto en el 1842, combatiendo como héroe en Waterloo, cuando aún era simple soldado, tomado del vino le dio un bofetón a su capitán. Juzgado por el Consejo de Guerra, fue condenado a muerte. El coronel, que sabía que era bravo soldado, se interpuso en su favor y le obtuvo la gracia; mas haciéndole venir ante él, quiso que le prometiera no emborracharse más. Cambronne le dijo: “Coronel a vos debo la vida, es muy poco lo que me pedís; así, para que mi propósito sea eficaz, juro que jamás probaré ni vino ni licor”. Pasaron veintidós años, había llegado a general, habiendo acompañado a Napoleón desde Canes hasta París, fue invitado a comer por su coronel, entonces, ya retirado. Aceptó, más durante toda la comida no probó el vino. El coronel, que todo había olvidado ya, le preguntó el porqué de no tomar vino, Cambronne entonces le recordó el hecho de hacía veintidós años y le manifestó la entera fidelidad con que había mantenido su juramento.

¡Oh, si en el propósito de la confesión se imitase la fidelidad de Cambronne! Y si se cumplen los juramentos hechos a los hombres, ¿por qué no se han de cumplir los que se hacen con Dios?

(4) Ponerse innecesariamente en ocasión próxima de pecar mortalmente ya constituye en sí mismo un pecado mortal. Quien por su profesión (por ejemplo, un ginecólogo) tiene necesidad de exponerse a las ocasiones de pecado, puede hacerlo pero debe tener el firme propósito de luchar contra las tentaciones (por ejemplo, auxiliándose de la oración mental o una jaculatoria durante las mismas) y evitar las caídas.

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER TODOS LOS CINCO PASOS NECESARIOS PARA REALIZAR UNA BUENA CONFESIÓN:
 http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html

4 comentarios:

  1. ¿Y qué hacer con los amigos no católicos? ¿Sería ocasión de pecado el ir con ellos? Porque es difícil rodearse de gente sana moralmente, y más en estos tiempos. Pienso que debería hacer las quedadas más cortas y a cosas simples que no puedan llevar a un peligro (o sea no ir a discotecas o lugares de mal ambiente) ¿no?
    O el hecho de ir con gente inmoral ya es ocasión de peligro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada caso hay que analizarlo en sí mismo. Ocasión próxima de pecar es lo que te lleve a ti a caer con facilidad en una falta contra Dios. Naturalmente hay sitios o tipos de personas que a la mayoría los pone en ese peligro, pero puede haber también -y de hecho los hay- no católicos que no te lleven a esa circunstancia.

      Eliminar
  2. Y escuchar el insulto de alguien o una mala palabra de alguien es ocasion de pecado? Porque de ser asi, el católico va a tener que ser antisocial al extremo para evitar las ocasiones de pecado lamentablemente, además que ni siquiera podes evangelizar a una persona por miedo de caer en ocasion proxima de pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano, ¿de dónde sacas que eso es ocasión próxima de pecado? No lo es. No hay que incurrir en escrúpulos.
      Un abrazo en Cristo

      Eliminar