viernes, 28 de febrero de 2014

EL PADRE PÍO NIEGA LA ABSOLUCIÓN A MUJER QUE VIVE EN AMASIATO (VIDEO). A PROPÓSITO DEL IMPEDIMENTO DE QUE LOS DIVORCIADOS EN AMASIATO COMULGUEN

  • QUIEN ESTANDO LEGÍTIMAMENTE CASADO ANTE DIOS SE LLEGA A DIVORCIAR Y CONTRAE NUEVO "MATRIMONIO" CIVIL, EN REALIDAD VIVE EN AMASIATO Y NO PUEDE COMULGAR.
  • ADEMÁS, COMETE PECADOS MORTALES DE ADULTERIO Y DE FORNICACIÓN.
  • DEBE SER CONSIDERADO UN PECADOR PÚBLICO EN TANTO NO ABANDONE ESA CONDICIÓN.
  • QUIEN MUERE EN ESE ESTADO (SIN ARREPENTIRSE), PERDERÁ ETERNAMENTE SU ALMA.

Ver video: La artista que se confesó con el Padre Pío



1) Quien ocasionalmente tiene una relación sexual -siendo entre dos personas solteras- peca gravemente como fornicario.
2) Si la relación OCASIONAL del soltero es con una persona casada ante Dios, el pecado es más grave: de adulterio y de fornicación. 
3) Cuando esa relación es permanente entre dos solteros, se vive una situación pecaminosa de "amor libre" o concubinato y se considera a quienes lo practican como pecadores públicos.
4) Cuando un casado(a) por la Iglesia tiene un(a) amante (se entiende que de manera habitual) es un(a) fornicario(a), adúltero(a) y se considera un(a) pecador(a) público(a). (Si la o el amante es casada(o) hay un agravante por el doble adulterio).
5) Quien estando casado(a) por la Iglesia, se divorcia civilmente y dizque vuelve a contraer un falso matrimonio civil, incurre exactamente en la misma situación señalada en el inciso anterior pues su falso matrimonio es en realidad un amasiato: es un(a) fornicario(a), adúltero(a) y se considera un(a) pecador(a) público(a). (Si la o el amante es casada(o) hay un agravante por el doble adulterio).

Como puede observarse no hay diferencia alguna entre el caso 4 y el 5, ambos viven en amasiato pues un casado por la Iglesia, divorciado y dizque vuelto a "casar", en realidad sigue casado ante Dios en un único y verdadero matrimonio. El divorcio es una falacia y no tiene ningún poder para romper un matrimonio legítimamente contraído ante Dios y la Iglesia. Las leyes de los hombres no tienen ningún poder ni valor sobre las leyes de Dios. El nuevo matrimonio es falso y sin valor alguno, pues el matrimonio contraído ante Dios sigue plenamente vigente. Las leyes humanas son ilícitas e inválidas si van contra la Ley de Dios. Dice la Palabra de Dios: "Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" Hechos 5: 29.
Cardenal Kasper

De ahí la gravedad que el cardenal y "teólogo" Kasper -reconocido por su modernismo- haya planteado en Roma la posibilidad de, en algunos casos excepcionales, dar la Eucaristía a los divorciados dizque vueltos a casar. Pues quien es un pecador público que voluntariamente permanece en tal condición, no puede EN NINGÚN CASO recibir  -pues está en pecado grave- el Cuerpo de Cristo, pues como dice San Pablo -divinamente inspirado- quien lo hace: COME Y BEBE SU PROPIA CONDENACIÓN.

No hay circunstancia -por lacrimógena y extrema que se quiera imaginar- que permita y autorice el sacrilegio. Quien lo permite es tan culpable como el que lo realiza o quizá más, pues debe conocer que la moral y las enseñanzas de la Iglesia no pueden ser modificadas.

No hay nada original al decir esto. Lo dijo ya la Iglesia en varias ocasiones. Basta recordar lo que define el Concilio Vaticano I:
"La doctrina de la fe que Dios ha revelado, no ha sido propuesta como un hallazgo filosófico que deba ser perfeccionado por los ingenios humanos, sino entregada a la Esposa de Cristo como un depósito divino, para ser fielmente guardada e infaliblemente declarada. De ahí también que hay que mantener perpetuamente aquél sentido de los sagrados dogmas que una vez declaró la santa madre Iglesia y jamás hay que apartarse de este sentido so pretexto y nombre de una más alta inteligencia." (D, 1800).
Y -como explica un religioso- claro está que para guardar el depósito, para custodiar los sagrados dogmas, hay que tener fe. Sin fe, los dogmas son verdades históricas pasajeras, que pueden ser remodeladas a gusto del primer chiquilicuatre que meta sus patazas en el trabajo teológico. Un teólogo que no tenga fe en los dogmas es como un matemático que no confíe en la tabla de multiplicar, pero con el agravante de que el matemático será considerado como un ignorante y puede salvarse; mientras el teólogo sin verdadera fe, si no rectifica, llegaría a condenarse.

No puede haber excepción alguna:
-El matrimonio religioso es indisoluble y subsiste hasta la muerte de algún cónyuge.
-El casado por la Iglesia Católica que vive conyugalmente con quien no es su legítima mujer (esté o no dizque "casado" civilmente) vive en adulterio y es un pecador público mientras no cambie su condición. Cristo dijo: "Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre" Mt. 19:6.
-Quien permita comulgar a un pecador público, sabiendo que lo es, comete y permite un sacrilegio y hace que el comulgante coma y beba su propia condenación.


De ahí que nadie pueda permitir en nombre de lo pastoral ir directamente contra las mismas enseñanzas de Cristo que la Iglesia siempre ha custodiado y transmitido. Incluso, hasta en el hipotético caso que un Papa se dejase engañar por estos téologos modernistas y lo permitiera (naturalmente sin hacer uso del don de la infalibilidad que exige ciertas condiciones para que se dé), ni siquiera -en esa supuesta hipótesis- él tendría autoridad para ello y su permisión carecería de todo valor y sería nula e írrita, pues "El Romano Pontífice, como todos los fieles, está subordinado a la Palabra de Dios, a la fe católica, y es garante de la obediencia de la Iglesia y, en este sentido, "servus servorum". No decide según su arbitrio, sino que es portavoz de la voluntad del Señor, que habla al hombre en la Escritura vivida e interpretada por la Tradición; en otras palabras, la "episkopé" del Primado tiene los límites que proceden de la ley divina y de la inviolable constitución divina de la Iglesia contenida en la Revelación" (Tomado del documento "EL PRIMADO DEL SUCESOR DE PEDRO EN EL MISTERIO DE LA IGLESIA", texto decisivo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, firmado por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger).


DIFÍCIL ES ESTA DOCTRINA, PERO ES LA REVELADA POR DIOS. 

Tan es así, que en la reciente presentación de un libro, el cardenal Müller, a pesar de su propio modernismo (ver haz click), también hizo declaraciones sobre el tema de la readmisión a la comunión de los divorciados vueltos a casar. Señaló que el verdadero problema es el divorcio y reafirmó lo dicho en L’Osservatore Romano el 23 de octubre de 2013, destacando que no expresa una opinión personal sino la doctrina de la Iglesia: la indisolubilidad del matrimonio, por lo que no se puede aceptar el divorcio.

Por tanto, la propuesta del cardenal Kasper de readmitir a los sacramentos a los divorciados vueltos a casar civilmente, es inaceptable porque supone legitimar el divorcio y negar de hecho la indisolubilidad del matrimonio.

Tampoco puede aceptarse que se afirme que la doctrina no se toca y que la pastoral debe estar guiada por la misericordia. Sobre esto, Müller dice que pastoral y doctrina son la misma cosa, pues Cristo como pastor y como maestro es siempre el mismo; y la doctrina no es una teoría hecha por los teólogos sino la palabra de Cristo, por lo que la doctrina no se puede cambiar. Ha añadido que atender a la situación de la familia de hoy no puede hacerse contra la voluntad de Cristo, porque “la misericordia de Dios no puede nunca ser contraria a la justicia de Dios”.

Son declaraciones importantes ante la confusión producida por la propuesta de Kasper, y que -aunque vengan de otro modernista- vuelven a repetir y poner de manifiesto de forma clara la doctrina de la Iglesia, no porque lo diga Müller sino porque repite la doctrina perenne. 

Kasper quiere abrir una rendija y hacer excepciones para permitir el sacrilegio. Bien sabe que abierta la rendija, en la práctica la puerta acabaría abriéndose de par en par -como ya se practica en varias partes de Alemania- y el sacrilegio quedaría autorizado para permitir que esos desdichados beban y traguen su propia condenación.

Y lo peor: a eso le llama misericordia, cuando la verdadera misericordia es buscar la conversión del pecador para que pueda ser salvo.

Ver también (haz click): 1)¿PUEDE DIOS PERDONARME SI NO HAY UN CONFESOR?  
2)¿COMULGAR SIN CONFESARSE?  2) EL PLAN DE DIOS SOBRE LAS FAMILIAS

26 comentarios:

  1. Muy claro y necesario este post.
    Muy apegado a la doctrina de la Iglesia Católica.
    Ojalá quienes viven en una situación irregular obedezcan las enseñanzas divinas y se reconcilien con Dios por el bien eterno de sus almas. Oremos mucho por ellos. Que abran sus ojos y oídos a la Verdad y no demoren más poniéndose -mientras tanto, mientras no se conviertan- en ese grave trance de poder condenarse eternamente. La misericordia es hacerles ver su error con caridad y amor.

    Gracias, Catolicidad.

    ResponderEliminar
  2. El matrimonio sea tenido por todos en honor; el lecho conyugal sea sin mancha, porque Dios ha de juzgar a los fornicarios y a los adúlteros. (Heb 13,4)
    ¿Qué tipo de pastoral sería aquella que deja al pecador en un pecado que es incompatible con la salvación?

    ResponderEliminar
  3. Cristo dijo lo que dijo. Ante los ojos de Dios, quien se casa por la Iglesia, se divorcia y vuelve a "casarse" es un adúltero. Y a quien no le guste que se diga así, que le pida explicaciones a nuestro Señor y Salvador, que fue quien usó esa palabra.

    ResponderEliminar
  4. Excelente y muy bien fundamentada explicación. Cuidado con el modernismo infiltrado en la Iglesia!!!

    ResponderEliminar
  5. La Santa Iglesia fue infiltrada en la década del 60`. El modernismo/progresismo/ globalización de gran parte de la política vaticana o la pedofilia y la homosexualidad de muchos sacerdotes es fruta de esta infiltración satánica.
    Así que nada bueno o santo puede esperarse de personajes nefastos como Kasper. Ya es una verguenza que sea sacerdote.
    Les recomiendo el libro ¨El Último Papa¨ de Malachi Martin,
    Que Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Menos mal que al menos por Internet, encontramos la doctrina de siempre de la Iglesia en estos tiempos de turbulencias para la fe, que propician algunos cardenales... y no digo más.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. Hay modernistas que se creen más misericordiosos que la misma Misericordia subsistente, que se hizo hombre para pagar por nuestras ofensas a Él mismo... y mediante semejante precio... La audacia de la estulticia es infinita... Claro, como no tienen Fe, no creen que exista la Misericordia misma subsistente, es decir, Dios; o, peor, en algunos casos, son sus enemigos declarados y quieren destruir su Obra: no podrán, punto... Espero que el señor Kasper, que dice que no se necesita a Jesús para salvarse, sea un estulto muy raro o que la Misericordia misma subsistente tenga misericordia de él (¡¡¡!!!)

    ResponderEliminar
  8. Tengo una buena amiga alejada de la Iglesia, he tenido infinitas conversaciones sobre Dios con ella, pero no confía en la Iglesia, ni cree en un Dios misericordioso. Esta amiga está bautizada pero no se ha confirmado y su pareja está en la misma situación que ella. Yo, como católica ¿les debería de recomendar que se casen por la Iglesia para no estar en el pecado de fornicación? ¿Que sentido tendría que se confirmase para casarse si no cree en la Iglesia?

    Lo mismo se me plantea esta otra pregunta, otra amistad que no cree en la Iglesia pero quiere confirmarse para ser madrina de boda de su hermano. ¿Debería pararle los pies y decirle que no se confirme si ella no cree nada en la Iglesia? ¿Es pecado recibir el sacramento de la confirmación sin creer en la Iglesia?

    Da la casualidad que tuve estas dos conversaciones la semana pasada y tuve dudas.

    Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada María:

      Primero que nada, una disculpa por el retraso en contestar.

      Necesitaríamos más información de cada caso. ¿Qué entender lo que llamas "no confía en la Iglesia" y que "no cree en un Dios misericordioso"? Si están bautizados pero han dejado de ser católicos o si son ateos, por supuesto no deben casarse por la Iglesia. En cambio, si siguen siendo católicos y creen en Dios, pero desconfían de algunos sacerdotes como personas, es otro asunto y deberían casarse por la Iglesia. Si desearan hacerlo deberán manifestar sus posturas exactas con el sacerdote y él decidirá si pueden o no realizar un matrimonio religioso. A la mejor sí creen en Dios pero tienen dudas -obviamente sin razón- de su misericordia. Esto se los puede aclarar el sacerdote. No podemos darte una respuesta absoluta para un caso concreto sin conocerlo más a fondo. Sólo te damos los principios generales.

      En cambio, SI AMBOS no creen en la Iglesia o en Dios resulta absurdo pedirles que se casen religiosamente. De cualquier modo, habitualmente quienes están en ese caso no lo harán. Quien se casa por la Iglesia Católica debe pertenecer a Ella (con excepción de los matrimonios mixtos, por ej. entre católica y protestante) y creer en el sacramento que va a realizar. Si REALMENTE ambos no creen, no les aconsejes realizar el matrimonio religioso.

      SEGUNDO CASO: Esto mismo aplica para el sacramento de la Confirmación, si REALMENTE no cree en él tu amiga, no debe realizarlo. Quien no cree en la Iglesia, tampoco creerá en sus sacramentos. Recibir la Confirmación -sin creer en ella- por mera cuestión social (para poder ser madrina) es un gravísimo pecado. Si tienes oportunidad hazle ver la importancia de creer en la Iglesia y ser parte de Ella, así como en qué consiste ese sacramento. Que vea que no es un juego y no debe hacerlo a la ligera. No debe jugar con las cosas de Dios de manera frívola por mera cuestión social.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Gracias. Como siempre una respuesta impecable.

      Dios os bendiga

      Eliminar
  9. Excelente esta página, desde que la encontré no he dejado de seguirla muy recomendada. Soy de Venezuela, lastima que algunos pastores se han desviado de la verdadera fe. Hay que orar por ellos. La verdad no se discute, la iglesia verdadera es la católica, la sagrada escritura y las enseñanzas (tradición) (ver credo de Nicea) todo lo demás es obra del maligno.

    ResponderEliminar
  10. María, estimada hermana: En dos o tres días publicaremos y responderemos sus preguntas.

    ResponderEliminar
  11. Hola.. yo me case por el civil con un no-catolico, y yo soy catolica y deseo casarme por la Iglesia el problema es que mi esposo es divorciado,,,pero nunca se caso por la Iglesia solo por el civil..es posible recibir este sacramento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible sólo si se está casado por la Iglesia Católica.

      Eliminar
    2. Primero tienen que arrepentirse de haber convivido y por lo tanto de haber vivido en pecado. Luego, dejar de convivir y empezar a vivir en gracia antes de casarse para toda la vida.
      El esposo de esta señora en lo civil, deberá ser bautizado o confirmado si no ha recibio estos sacramentos.
      Y recién ahora con arrepentimiento, sacramentos cumplidos y en gracia; casarse antes Dios para toda la vida.
      Lo que Dios une el hombre no puede separarlo.
      Saludos

      Eliminar
    3. MUY BUENOS DIAS soy andry
      soy una mujer casada por la iglesia y mi esposo abandono mi hogar ya hace 6 años hace un año encontre a un hombre soltero y aun no convivimos pero hemos pensado hacerlo el es un gran y buen hombre con muy buenos valores y un gran corazón... ustedes por amor a Dios y Nuestra Madre de Dios que debo hacer? ya que estaba en asesoria para realizar mi separacion por la iglesia y volver a realizar mi vida...

      Eliminar
    4. Estimada Andry:
      Usted nos dice que se casó por la Iglesia. Luego señala que estaba en "asesoría para realizar mi separación por la Iglesia". Lo primero es claro. Lo segundo, suponemos que se refiere a ver si su matrimonio eclesiástico fue válido. Luego nos pregunta qué debe hacer.

      El asunto es el siguiente. En la HIPÓTESIS de que su matrimonio no fue válido, ello le corresponde a un tribunal eclesiástico determinarlo. En caso de que así lo determinase usted sería -siempre lo fue- una persona soltera y podría iniciar una noviazgo lícito con miras al matrimonio eclesiástico. Esto es que podría contraer matrimonio ante la Dios y la Iglesia.

      En cambio si el matrimonio eclesiástico fue válido (como comúnmente lo es), no hay mucho que pensar. Usted está -en este caso- casada con su legítimo esposo hasta que la muerte los separe y ello le impide moralmente cualquier otra relación de noviazgo o de un "matrimonio" civil. Ante Dios, un "matrimonio" civil efectuado tras un divorcio civil de alguien que se haya casado antes por la Iglesia, es absolutamente inválido. No hay divorcio válido ante Dios y la Iglesia si usted ya recibió VERDADERAMENTE el sacramento del matrimonio. En este caso es totalmente pecaminosa cualquier relación pues usted permanece casada ante Dios.

      Cristo dice: "Si uno se divorcia de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro comete adulterio". (Mc.X, 11-12).

      Por amor a Dios usted debe permanecer fiel a su primer y legítimo matrimonio, a menos que realmente hubiese fundamentos verdaderos para señalar que su primer matrimonio no fue tal, que fue nulo y que no existió. Buscar la declaración de nulidad debe realizarse con recta intención, motivos reales y suficientes y ser sancionada oficialmente por un tribunal eclesiástico. Es decir, no debe buscarse a toda costa ni dando elementos falsos para engañar al tribunal, pues a éste podrá llegar a engañarse pero a Dios no. Y un dictamen sobre falsas bases no tendría validez.

      Le suplicamos leer el siguiente escrito donde ya hemos explicado ampliamente la indisolubilidad de un matrimonio legítimo y las graves consecuencias de dizque intentar "rehacer" la vida tras una separación. Le rogamos no lo deje de leer por ningún motivo. El enlace es el siguiente:

      http://www.catolicidad.com/2009/06/rehacer-tu-vida.html

      Es fundamental su lectura porque del seguimiento de la Voluntad de Dios depende no poner en grave peligro la salvación eterna del alma.

      Pedimos a Dios actúe usted conforme a la Voluntad Divina. Que el Señor le dé las luces y la disposición para ello pese las dificultades que implica. Recuerde que muchos católicos han llevado esta doctrina fielmente, no es usted un caso único. Esto le permitirá vivir en gracia de Dios, recibir sus múltiples bendiciones en esta vida y sobre todo alcanzar, así, la bienaventuranza eterna en su compañía.

      Un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      P.D. Además del enlace y el escrito que le recomendamos ya, sería bueno releyera con detenimiento de nuevo el post de arriba también (el del Padre Pío).

      Eliminar
  12. entre nuestro matrimonio ante la iglesia los dos cometimos aduletrio y antes del divorcio le pedi a mi esposo rectificaramos y reiniciaramos una vida nueva sin infidelidades el no acepto y ahora el ya se volvio a casar..yo tengo un novio que esta divorciado por situaciones irrecoinciliaables,,,se supone que debo quedarme sola hasta el dia que dios me lleve,,,o puedo rehacer mi vida....mi situacion la cual terrenalmente es asi y ya no hay cambio ni marcha atras me ha alejado de la comunion por ser pecadora por ser divorciada,,,aunque acudo ala santamisa de corazon y rezo el rosario casi a diario por que amo a mi dios y ami madre la virgen maria..quiisera volvera comulgar ya que el sentirme pecadora irrecoiniliable segun los escritos de nuestros sacerdotes me hace vivir una agonia sin fin...no puedo enderezar bien mi vida por qu e tengo la etiqueta de pecadora ganadora del infierno ...y en mi alma pienso si dios nuestio padre es infinitamente misericordioso por que me etiquetan en la iglesia como pecadora y para salvar mi alma tengo entonce que vivir sin un companero de vida , anhelo tener en este valle de lagrimas tener un companero de vida pero con l a bendicion de mi dios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor lea este escrito: http://www.catolicidad.com/2009/06/rehacer-tu-vida.html

      Lamentablemente su situación no es fácil. El matrimonio es indisoluble. Culpablemente ambos lo destruyeron en la práctica, pero éste sigue vigente ante Dios. Ambos permanecen legítimamente casados y siguen siendo esposos. Dios perdona toda falta siempre que exista arrepentimiento (contrición) y propósito de no pecar más. La infinita misericordia de Dios es para el pecador arrepentido, no para quien desea seguir en pecado. Dios puede perdonar el haber destruido el matrimonio si hay ese arrepentimiento, pero no perdona el que se viva permanentemente en adulterio. Ni usted ni su esposo pueden volver a tener OTRA pareja, pues su matrimonio sigue vigente y el hombre no puede ni debe separar lo Dios unió indisolublemente. Ustedes aceptaron voluntariamente esa unión y esa condición del matrimonio (su indisolubilidad) al realizar el santo sacramento del matrimonio ante Dios y su Iglesia. Pueden reconciliarse y volver a vivir conyugalmente, pero no dizque rehacer su vida con otra persona que no es su legítimo cónyuge. Hacerlo, es vivir en rebeldía con el compromiso que prometieron ante Dios el día de sus nupcias, es vivir en estado de pecado y exponer y arriesgar toda su eternidad. Hace muy bien en asistir al templo y en rezar el rosario, acercarse a Dios es no solo conveniente sino necesario. Pídale su gracia para vivir como Él pide y quiere. Dios la ama y si lo busca con sinceridad y se lo pide, le dará las gracias para lograrlo. No es fácil, pero la vida nunca lo ha sido y existen muchos caminos y maneras de vivir feliz, en la medida que esto es posible en este valle de lágrimas.

      Dios la ama mucho y espera lo mismo de usted para con Él. Por encima de nuestros deseos debemos ponerlo a Él primero y obedecerlo EN TODO, si realmente es verdad que lo amamos sobre todas las cosas como nos exige el primer mandamiento de su Ley. Deje a su "novio" (que además también es casado, lo que lleva a un doble adulterio) y acérquese plenamente a Dios a través del sacramento de la confesión (ver: http://www.catolicidad.com/2012/03/cinco-pasos-que-se-requieren-para.html). Una vez hecho esto podrá comulgar y recibir de nuevo a Cristo realmente presente en la hostia consagrada, esto le ayudará a obtener gracias para seguirle siendo fiel alejada de cualquier relación indebida y de cualquier potencial adulterio.

      Comprendemos su difícil situación, pero considere que no es la primera mujer ni será la última que deberá afrontar la misma con valor cristiano y con absoluto amor y obediencia filial a Dios. Cuenta, por supuesto, con nuestras oraciones para que tome la decisión que usted sabe que debe tomar. Encomiéndese mucho a la Sma. Virgen María para que la ayude.

      Un abrazo en Cristo y gracias por consultarnos.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  13. Tengo una pregunta, me siento muy mal por mi situación actual vivo en terrible pecado, estoy casada por la ley de los hombres más no por la iglesia. Si le soy infiel a mi marido, estoy cometiendo un pecado mortal para Dios?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cásese por la Iglesia con él, si realmente lo ama, o déjelo si no; ésa es la solución. Siendo católica, está cometiendo pecado mortal tanto con su pareja (que no es su marido), igual que si decidiera tener relación sexual con otro. Por supuesto, es peor la promiscuidad de hacerlo con varios. ¿Dónde queda su dignidad como mujer? Además, lo más importante: ¿no ha meditado la gravedad de ofender a Dios al que todo debemos y a quien debemos obedecer para poder llegar un día a estar ante su eterna presencia? Se siente mal porque su conciencia aún se lo dice, gracias a Dios. De no hacerle caso, un día ni su conciencia actuará ya, pues nos acostumbramos al mal y a convivir con el pecado. Está usted todavía a tiempo de reaccionar y componer su vida. Hágalo ya, no deje pasar los días.
      Le recomendamos escuchar estos audios:
      http://www.catolicidad.com/2009/08/mi-cristo-roto.html

      y leer lo siguiente:
      http://www.catolicidad.com/2009/05/el-pecado-mortal-sus-consecuencias-y.html

      Reaccione ahora, estimada hermana. Después tal vez nunca lo haga y pierda su alma para la eternidad. No sabe si tendrá luego otra oportunidad y las disposiciones para poder cambiar y ser salva.
      Dios la bendiga y el Espíritu Santo la ilumine y le dé la fortaleza para hacer lo que debe. Ánimo. Dios la está llamando y la ama particularmente.
      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  14. ... Una consulta: pero sí se pueden confesar los otros pecados? Los concubinos no podrán confesar esta situación porque seguirán haciéndolo pero ... pueden confesar el resto de sus pecados? no se le puede negar la confesión no? Caso contrario, si uno de los que viven en concubinato mueren se van al infierno, al menos la "mochila" seria menos pesada y purificarían en el purgatorio su adulterio, pero no el resto de los pecados. No se merecen el perdón de los pecados confesos? Gracias! Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que no. La confesión, el arrepentimiento y el propósito de enmienda -requisitos para la validez del sacramento de la Confesión- son de TODOS LOS PECADOS, nunca podrá ser parcial. Confesar unos pecados, no confesar otros y tener la intención de continuar pecando, es burlarse del Sacramento y cometer un sacrilegio si esto se hace. Además, sería totalmente inválido y NINGÚN pecado quedaría perdonado.

      La contrición debe ser integral (de todos los pecados cometidos), lo mismo que el propósito de enmienda. Además, el adulterio lleva al infierno y no al purgatorio.

      En resumen: No es posible lo que sugiere, pues sería un Confesión totalmente inválida, ningún pecado se perdonaría y se cometería otro más: el de realizar una Confesión sacrílega.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  15. Me gustaria saber, si una persona que no esta casada por la iglesia, solo por civil le es infiel a su esposa pero no teniendo relaciones sexuales es adulterio para la iglesia Catolica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un católico no se casa por la Iglesia sino sólo por lo civil, en realidad no está casado. Comete pecado mortal al vivir en concubinato. Y si tiene relaciones sexuales con otras mujeres que estén solteras, comete pecado GRAVE de fornicación, no de adulterio. En ese caso no hay verdadera infidelidad al no estar casado eclesiásticamente (por medio del sacramento del matrimonio) que es el único y verdadero matrimonio para el creyente (el matrimonio civil es sólo para efectos legales ante el gobierno).

      Eliminar