viernes, 23 de mayo de 2014

¿SABES SI TUS HIJOS SUFREN BULLYING?, ¿SABES SI TUS HIJOS SON QUIENES LO COMETEN?

LA CRUELDAD Y LA VIOLENCIA SE HAN INCREMENTADO EN LOS PLANTELES EDUCATIVOS DE TODOS LOS NIVELES ESCOLARES



CATOLICIDAD. La Comisión Nacional de Derechos Humanos informó que se ha incrementado la violencia en las escuelas mexicanas, en especial las agresiones físicas entre estudiantes y el abuso sexual de parte del personal académico hacia los alumnos. Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) México ocupa el primer lugar a nivel internacional con mayores casos de bullying en el nivel secundaria, aunque el bachillerato no está exento, pues siete de cada 10 -en mayor o menor medida- lo sufren. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) documentó que, en el 2011, 30% de los estudiantes de primaria declaró sufrir algún tipo de bullying; en el 2013, el porcentaje se colocó en 40 por ciento. El reciente caso de bullying, que llevó, en manos de sus compañeritos, a la muerte de Héctor Alejandro Méndez Ramírez, de 12 años de edad, en Escuela Secundaria Número 7 en Ciudad Victoria, Tamaulipas, ha causado conmoción en el país.

Los patrones de violencia de la sociedad se están reflejando en la población estudiantil. Lo delicado de este asunto es que se da desde el nivel preescolar y se agrava porque algunos planteles ocultan el problema en lugar de tomar las medidas preventivas y correctivas necesarias. Y si bien es malo ser unos padres sobreprotectores, también lo es estar desinformado de esta situación que pudieran estar sufriendo nuestros propios hijos.

Últimamente las noticias de este problema se han reproducido constantemente en los medios informativos y demuestran que la gravedad del mismo no es exclusiva de México. Incluso hay casos extremos, en varios países, que han terminado en que las víctimas toman la falsa solución del suicidio, lo que debería hacer pensar a todos.

A los padres de familia que muchas veces están desinformados porque sus hijos no tienen la confianza para tener con ellos la debida comunicación. A los directivos de planteles educativos y a las autoridades para implementar programas que eviten y corrijan estas agresiones que hacen vivir una situación tormentosa a muchos alumnos. A los niños y jóvenes escolares para que sean conscientes del terrible daño que pueden estar causando.

Es pues necesario que los padres de familia tengan la debida comunicación con sus hijos para reconocer cuando existan casos graves o extremos. También es importante no sobredimensionar los conflictos naturales que puedan tener los hijos ni llegar al sobreproteccionismo que hace inútiles a éstos. Hay que analizar cada caso con objetividad y mesura. Tan pernicioso es un extremo como el otro. En todo caso, es importante el apoyo y comprensión de los progenitores y familiares. No olvidemos que no siempre el bullying se manifiesta con heridas y daños físicos, muchas veces son peores los daños emocionales en las víctimas y éstos pasan desapercibidos al no ser vistos. A veces es necesario tomar la decisión de cambiar de colegio a algún hijo y ver si requiere ayuda psicológica.

Por otra parte, es fundamental también ver el otro lado de la moneda. Muchas veces resulta que son nuestros propios hijos quienes cometen estos abusos molestando, acosando y hasta golpeando a otros compañeros suyos o al menos aprobando estas actitudes, haciéndose cómplices de las mismas. De ahí la importancia de haberlos educado en los principios morales del amor al prójimo y de reconocer que no siempre -si se impartieron- fueron asimilados adecuadamente por los nuestros. Creemos generalmente que nuestros hijos son las víctimas cuando muchas veces resultan los victimarios, pero por esa cerrazón y mal entendido amor de muchos padres, esto no es aceptado pues suponen a sus hijos casi perfectos e incapaces de cometer ningún mal ni abuso alguno. Si muchos padres abrieran los ojos y conocieran los defectos REALES de sus hijos no habrían muchos casos de bullying que han llevado a algunos jóvenes hasta la fatal y errónea medida del suicidio o a una gran cantidad de ellos a vivir un infierno en vida mientras estudian.

También es fundamental que los padres de familia y los propios alumnos se organicen y supervisen si las escuelas tienen implementados programas para prevenir y/o corregir este tipo de abusos. Cuando son los propios alumnos quienes toman conciencia de la gravedad de estos hechos y se organizan y apoyan estos programas, es cuando éstos tienen gran efectividad.

Sin duda, la escuela laica y atea es responsable, en gran medida, de la pérdida de valores, así como la deficiente formación religiosa en muchos hogares y hasta en escuelas que se dicen "católicas". Si estamos inmersos en una sociedad que no respeta la vida ni siquiera de los más indefensos: los no natos, ¿cómo queremos que no exista esta violencia?.

¿Tú que estás haciendo al respecto?... ¿Sabes si tus hijos sufren bullying?... ¿Has investigado, si por el contrario, son ellos de los abusadores?... ¿Supervisas si sus escuelas tienen programas realmente eficaces contra el bullying?... ¿Has prevenido -con la delicadeza debida según su edad- individualmente a cada uno de ellos de cómo reconocer y reaccionar ante un abusador sexual?... ¿Has platicado en familia y orientado a tus hijos sobre el tema del bullying?... ¿Has generado un clima para que te tengan la confianza suficiente de hablarte si se presenta un problema de este tipo?

A continuación ponemos un video con la entrevista a un chico que sufría muchos abusos de sus compañeros y que se volvió viral en internet:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada