martes, 6 de marzo de 2018

PECADOR CONTEMPLA (video sobre una antigua canción castellana del siglo XVII)

Hace siete años publicamos este post y creemos conveniente volverlo a poner en nuestro blog en esta época de Cuaresma. Será de gran provecho meditar en él.

¿Qué nos espera al final? En el siglo XVII lo tenían bastante claro, pero hoy muchos necios no meditan en esto ya. Escucha con atención la letra y reflexiona en ella: ante la Justicia perfecta de Dios no valdrán falsos pretextos.
Excelente interpretación de Joaquín Díaz.



PECADOR CONTEMPLA

Pecador contempla / el día final
en que han de dar cuenta / los
hijos de Adán.
En un verde valle
que es de Josefat
envuelto en pavesas
el mundo verás.

Acabado el mundo
debes contemplar
que el cuerpo y el alma
su unión buscarán.

Llamará Dios a Juicio
a todo racional
para que den cuenta
del modo de obrar.

Dime, pecador
si en gracia no estás
cuando Dios te llame
a su tribunal.

Tu seno de culpas
allí se verá
y aun las más ocultas patentes
serán.

Tu ángel de la guarda
allí te acusará
y María Santísima
no te amparará*.

Allí el Juez severo
gran cargo te hará
de tu mala vida
tú responderás.

No habrá allí disculpas
ni se admitirán
descargos a nadie
de su mal obrar.

Dime, miserable,
¿de quién te valdrás
si allí al más justo
temblar le verás?

Llorad vuestras faltas
gemid y clamad
que si grave es la culpa
el infierno es más.

Es píldora amarga
dorado disfraz
que se vende azúcar
siendo rejalgar**.

Es serpiente astuta
dragón infernal
basilisco que mata
con solo mirar.


* Pues ya ha pasado el tiempo del perdón y el arrepentimiento y procede sólo el de la justicia.
** Rejalgar = Combinación muy venenosa de arsénico y azufre (mineral).

1 comentario:

  1. Totalmente cierto: Y muy ingeniosa porque redacta perfectamente el Juicio Final.
    Muy útil para meditar nuestro proceder y así tomar acciones para corregir nuestra actitud tan despreocupada
    y "Con lo que nos dicen que Dios es amor y que todo lo perdona por amor."
    Por eso nadie se enmienda y se vive despreocupadamente y sin pensar en las consecuencias de nuestros actos.
    Es hora de despertar de este letargo que se vive actualmente.

    Cristo Rey y María Santísima nos ayuden a encontrar el camino a la salvación.

    ResponderEliminar