martes, 29 de enero de 2013

CRISTO FUE CONCEBIDO POR OBRA Y GRACIA DEL ESPÍRITU SANTO

  
 La Concepción de Nuestro Señor Jesucristo en el seno de la Virgen María se hizo de modo sobrenatural y milagroso. "Y por obra del Espíritu Santo se encarnó de la Virgen María", rezamos en el Credo.

   Veamos en alguna forma cómo se realizó este altísimo misterio:

a) El cuerpo de Cristo fue formado por el Espíritu Santo en las entrañas de la Virgen María, en el mismo cuerpo de la Santísima Virgen.

b) El alma de Nuestro Señor Jesucristo fue creada directamente por Dios y unida al cuerpo.

C) A este cuerpo y a esta alma se unió el Verbo Divino, en una sola persona: Jesucristo.

   San Lucas nos refiere en el primer capítulo de su Evangelio cómo se verificó este augusto misterio. El Arcángel Gabriel se presentó en Nazaret a la Virgen Santísima, y tuvo lugar entre los dos este diálogo sublime :


-El Arcángel: "Dios tes salve, llena de Gracia; el Señor es contigo; bendita tu eres entre todas las mujeres". Al oír tales palabras la Virgen se turbó y se puso a considerar qué significaría tal salutación. Más el Arcángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. He aquí que concebirás y darás a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo".

-María: "¿Cómo puede ser esto, pues yo no conozco varón?

-El Arcángel: "El Espíritu Santo descenderá sobre tí, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por cuya causa El Santo que de tí nacerá será llamado Hijo de Dios".

-María: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra".

   El Arcángel se retiró y en las entrañas de María se obró el misterio inefable de la Encarnación del Verbo.

   Es importante detenerse a considerar este misterio. Y entre otras cosas, caer en la cuenta de que todo sucedió en un único instante de tiempo: la formación del cuerpo, la creación e infusión del alma y la asunción de la naturaleza humana por parte de la Persona divina.

NECESIDAD Y FIN DE LA ENCARNACIÓN

   1.-La Encarnación era necearia en el supuesto de que Dios exigiera por el pecado una reparación digna de Él. Porque una reparación digna de Dios sólo puede darla un hombre-Dios.

   2.-El Hijo de Dios al encarnar se propuso varios fines:

a) El primero y principal fue reparar en una forma digna y adecuada la ofensa que el pecado causó a su Padre.

b) El segundo, fue la salvación del género humano, envilecido por la culpa. "Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores" (1 Timoteo 1,15).

c) El tercero fue darnos ejemplo de vida, esto es, presentársenos como modelo de todas las virtudes.


_____________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada