martes, 8 de enero de 2013

FALLECIÓ EL HISTORIADOR MEXICANO CELERINO SALMERÓN



A los 92 años de edad falleció el profesor Celerino Salmerón Hernández (10 NOV. 1920 - 1 ENE. 2013), reconocido historiador oaxaqueño y conferenciante polémico.

Don Celerino fue autor de diversos libros como "En defensa de Iturbide", "El General Guerrero" y el polémico -y más leído- "Las grandes traiciones de Juárez" que se puede localizar en internet.

Consagró su vida al magisterio y fue un apasionado de la investigación histórica. Sus tesis son afines a otros historiadores como Lucas Alamán, Mariano Cuevas, José Bravo Ugarte, Alfonso Junco y Alfonso Trueba. Denunció siempre los que calificaba como "los grandes mitos de la  Historia oficial". 

Descanse en paz.

_____________________________________________________________________________________________

12 comentarios:

  1. Recemos una jaculatoria por él. Su excelente pluma dinamitó las falsificaciones de la historia de México inventadas por el liberalismo.

    ResponderEliminar
  2. Don Celerino Salmerón fue un hombre extraordinario, maestro enérgico y capaz, generoso comunicador de sus conocimientos, militante católico que jamás se avergonzó de su Señor, padre amoroso, siempre defendió sus ideas con pasión y gran exposición en cualquier foro al que era invitado, criticado por su pasión, jamás fue denostado por mentiroso, lo que él publicó en sus libros nadie jamás lo pudo contradecir,abrevó en las fuentes de derecha, pero también en las liberales y de izquierda, reconociendo cuando los escritores escribían con verdad. Hoy estamos ciertos de que está en el cielo de los hombres justos a la vera del Señor. Permaneció firme como el yunque que es golpeado. Atentamente Jesús Aquiles Salmerón Sámano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, no hay ninguna obra o estudio que lo haya podido refutar. Sus tesis históricas estaban siempre muy bien fundamentadas en documentación irrebatible.

      José.

      Eliminar
    2. Un bello, justo y objetivo homenaje filial el de Jesús Aquiles.

      Eliminar
  3. En este sitio está su libro:

    http://www.slideshare.net/MurodelHonor/la-grandes-traiciones-de-juarezcelerino-salmern

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Me puedes mandar una copia?

      Eliminar
    2. En la dirección de arriba se puede bajar.

      Eliminar
  4. ♥ Gracias abuelito por decir y defender siempre la verdad,jamas voy a olvidar tus ultimas palabras ♥

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo,con mucho cariño al profesor y historiador Don Celerino Salmeron,de quien aprendimos,las verdades de nuestra historia,fue mi maestro el el Colegio Cristobal Colòn,mando mi mas sentido pesame a toda su familia,y lo tendremos siempre en nuestras oraciones.Por favor si me pueden decir donde comprar su libro,LAS GRANDES TRAICIONES DE JUAREZ" mi correo es r_antunag@yahoo.com

    ResponderEliminar
  6. IN MEMORIAM: AL AMANTE DE LA VERDAD
    escrito por Nemesio Rodríguez Lois

    Consideramos que la mejor manera de iniciar este comentario es citando al profeta Amós: “Yo no soy profeta, ni soy hijo de profeta; yo cuido vacas y cultivo sicomoros. Pero Yahvé me tomó de detrás del rebaño y me dijo: ‘Ve y profetiza a mi pueblo Israel’” (Amós 7, 14-16).

    Tales frases, pronunciadas por un personaje del Antiguo Testamento, pintan de cuerpo entero a un gran mexicano de nuestros tiempos que fue llamado a cumplir con la dignísima misión del educador aun a sabiendas de sus orígenes humildes y de que en su familia nadie había desempeñado antes encargo tan excelso.

    En el maestro don Celerino Salmerón, quien falleció a principios de enero, se repiten las mismas circunstancias del profeta Amós: Nació el 10 de Noviembre de 1920 en la pequeña población campesina de La Libertad, municipio de Tlachichilco (al noroeste del estado de Oaxaca) dedicando los primeros años de su vida tanto al pastoreo como a las labores del campo.

    Ni duda cabe que nada había que hiciera vislumbrar el futuro que al pequeño le esperaba. Al llegar la adolescencia, José Celerino pasó a estudiar al seminario de Chilapa de donde saldría para hacerse maestro.

    Y es entonces cuando el joven profesor de origen mixteco se dedica a leer libros de historia de México y al hacerlo se da cuenta del enorme fraude que es la historia oficial. Sin otro afán que defender y difundir la Verdad, Celerino Salmerón estudia, da conferencias y escribe. Y es así como en 1960 publica su primer libro “Las grandes traiciones de Juárez” en el cual desenmascara al ídolo máximo del sistema político mexicano.

    El libro se convierte en un auténtico éxito y, pocos años después, el maestro Salmerón publica otros dos: “En defensa de Iturbide” y “El general Guerrero ante la verdadera historia”.

    No hay duda, sin habérselo propuesto y como impulsado por una fuerza venida desde lo Alto, Celerino Salmerón se ha convertido en un profeta que sale en defensa de esa Verdad que, según el Divino Maestro, habrá de hacernos libres.

    Un hombre de lucha y de principios que salió siempre en defensa de la Verdad y de la Justicia sin importarle burlas, persecuciones y calumnias. El maestro Salmerón fue el primero que –durante la época más intransigente del sistema- tanto desde la plaza pública como desde las columnas de los diarios, empezó a corregir la historia patria.

    Cierto que ilustres historiadores como José Bravo Ugarte, Mariano Cuevas, Alfonso Junco o Alfonso Trueba lo habían hecho antes; pero no menos cierto que el primero que lo hizo a nivel popular y con un micrófono en la mano fue don Celerino Salmerón.

    Un hombre que sembró en el alma de varias generaciones de alumnos la inquietud no sólo por conocer la verdad histórica sino por construir un México más justo.

    Un hombre que dedicó más de medio siglo de su larga vida a un combate desigual en el que, aunque parecía tenerlo todo en contra, jamás claudicó. Un caballero cristiano que, al igual que Don Quijote, dejó la comodidad de su biblioteca para ir por esos caminos de Dios “desfaciendo entuertos” porque al maestro Salmerón no solamente se le veía desenmascarando a Juárez o rehabilitando la memoria de Hernán Cortés sino también combatiendo al comunismo ateo, a la masonería o al progresismo religioso.

    Un caballero sin tacha, a la usanza de los nobles caballeros de antaño, que sobre su sepulcro bien pudiera ponerse aquella frase que se encuentra en la urna que guarda los restos del Libertador de México: “Su alma descansa en el seno de Dios”.

    ResponderEliminar
  7. Gracias infinitas a Don Nemesio Rodríguez Lois por la publicación de este brillante artículo post morten, en memoria de mi amado padre Don Celerino. Nemesio fue uno de los alumnos más distinguidos de Don Cele, se conocieron allá por los años de 1961 ó 1962 en el Colegio Cristóbal Colón de las calles de Sadi Carnot en la colonia San Rafael y se guardaron por siempre mutuo respeto y admiración por las actividades que cada uno desempeñaba. Muchas gracias por este bello recuerdo. Jesús Aquiles Salmerón Sámano

    ResponderEliminar
  8. Don Celerino fue mi maestro en la Secundaria de 1976-79, en el Instituto Salamanca, localizado en la Colonia Hipodromo de la Cd. de Mexico. Lo recuerdo como un Hombre energico y lleno de pasion. Conservador mexicano que nos enseño una parte de la historia de Mexico que es poco conocida. Que descance en paz.

    ResponderEliminar