lunes, 8 de febrero de 2016

LA TENTACIÓN DE LA MISERICORDIA por San Alfonso María de Ligorio


4 comentarios:

  1. "El demonio lleva los pecadores al infierno, no con los ojos abiertos, sino cerrados: primeramente los ciega, y después los lleva a penar enteramente en su compañía. (...) «Haz este pecado que después te confesarás». Este es el engaño con que el demonio ha llevado al infierno millares de cristianos. Porque es difícil hallar un cristiano que haga propósito de condenarse. Todos cuantos pecan, pecan con la esperanza de confesarse; y por eso se han condenado después tantos. «Pero Dios es misericordioso». Aquí tenéis otro engaño con que el demonio alienta a los hombres al pecado y a perseverar en él. Dice un autor, que más almas conduce al Infierno la falsa esperanza en la misericordia de Dios, que la justicia divina. Y así sucede, efectivamente, porque confiando ciegamente muchos en la misericordia de Dios, siguen en la senda del pecado, y se condenan miserablemente. «Dios, dicen, es misericordioso». Lo es en verdad: nadie lo niega. Sin embargo, ¿cuántos envía al Infierno cada día? Es misericordioso con los pecadores, pero solamente con aquellos que se arrepienten de haberle ofendido, y temen volverle a ofender. Más con aquellos que abusan de su misericordia para más ofenderle, es justo."

    (San Alfonso María de Ligorio, "Sermones abreviados para todas la Dominicas del Año").

    ResponderEliminar
  2. no quiero permanecer en el pecado k tantas veces cometí
    Pero reconozco que abuse de la misericordia d Dios
    Y entiendo que no es justo ser asi
    Ahora me siento triste. Desesperanzado..condenado..sin salvación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano:

      La vida del cristiano es luchar contra sus malas inclinaciones. Sean cuales fueran. Unos con unas y otros con distintas, pero todos combaten contra la naturaleza caída y sus propias y particulares debilidades.

      Entonces la vida es una guerra, y se pueden llegar a perder batallas, pero eso no significa que la guerra esté perdida.

      Naturalmente, el Maligno busca que caigamos en desasosiego, que nos demos por vencidos y perdamos toda esperanza. Es una de las peores y más grandes tentaciones que puede darnos: la desesperanza.

      Por el contrario, Dios nos dice que nunca nada está todo perdido. Que si caemos nos levantemos de nuevo y con genuina contrición y propósito de enmienda confesemos nuestros pecados ate el tribunal de la Penitencia. Naturalmente que ese propósito debe ser serio y nosotros estamos obligados a poner los medios para que en realidad lo sea, no exponiéndonos a las ocasiones de pecado.

      Entonces el cristiano debe decidir: O seguir la más grande tentación que es la desesperanza, la que llevó a Judas a no arrepentirse y colgarse de un árbol. O seguir a Dios que nos dice que nos perdonará siempre, en tanto exista esa genuina contrición y ese propósito de luchar firmemente contra el pecado, buscando con firmeza no pecar más.

      Seremos muy tontos, por decirlo suavemente, si caemos en la tentación de Satanás.

      Recuerda que muchos santos fueron pecadores grandes y alcanzaron finalmente la santidad. Mientras Pedro lloró su traición al Maestro, Judas no soportó y desesperó. No podemos ni debemos ser como Judas sino como Pedro.

      Cada caída exige levantarse de nuevo, con más ímpetu y más decisión aún. El demonio tienta con las ocasiones y nos facilita el pecado, para una vez caídos no haga ver -entonces sí- la maldad del mismo pero no para que nos arrepintamos sino para que caigamos en desolación y en la desesperanza.

      No le hagas el juego, querido hermano en Cristo, y no te sientas perdido nunca, porque no lo estás mientras tengas vida y puedes arrepentirte. Dios no nos dejará de su mano si con sinceridad damos esta guerra y nos levantamos si una batalla o varias las perdemos. Busca orientación para salir de ese pecado. Los medios generales son la oración frecuente (diaria) en especial del Rosario y las tres avemarías -también diariamente- pidiendo a la Virgen Santísima te ayude a no volver a pecar gravemente. Ve este post: http://www.catolicidad.com/2010/05/devocion-de-las-tres-aves-marias.html

      Naturalmente debes huir de las ocasiones próximas de pecado, porque el que no huye no tiene propósito de enmienda. Y si hay una caída... la levantada debe ser más rápido y con mayor decisión y firmeza.

      Dios te ama hermano, y nunca te abandonará si acudes siempre a Él. La lucha es difícil pero de la mano de María irás superando tus caídas. Encomiéndate mucho a Ella. Y nunca, nunca, por ningún motivo caigas en la desesperanza y en la desesperación, pues ello viene del Maligno que busca tu ruina. No olvides nunca, la misericordia de Dios está de tu lado porque te ama. Procura incrementar mucho tu amor a Él.

      Así que ¡ánimo! ¡Mucho ánimo! Y adelante, siempre de la mano de la misericordia de Dios y con tu genuina contrición y disposición de luchar contra tus malas inclinaciones con mayor firmeza y decisión. ¡Dios te ama!

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
    2. Por favor vaya a estos posts:

      http://www.catolicidad.com/2009/11/jesus-te-hablatrae-un-mensaje.html

      http://www.catolicidad.com/2009/06/sufres-requieres-consuelo.html

      Eliminar