jueves, 16 de agosto de 2012

VIDEO ACERCA DE LA COMUNIÓN EN LA MANO: "JESÚS ESTÁ EN EL SUELO" Y ARGUMENTOS PARA RECHAZAR DEFINITIVAMENTE ESTA PRÁCTICA

Ver video:



Sobre la práctica de distribuir la Sagrada Comunión en la mano de los fieles (autocomunión)
1 Proceso histórico a través del cual se introdujo Ilegalmente la Comunión sobre la mano
Hacia mediados de la década de los años 60, la comunión en la mano fue introducida sin autorización, contrariando la Ley vigente en una muestra de indisciplina e individualismo, en algunos países de Europa, especialmente los de mayoría protestante.
El 12 de Octubre 1965 el Consilium, organismo creado para poner en marcha las recomendaciones litúrgicas del Vaticano II, pidió en carta al Cardinal Alfrink que Holanda conservase el modo tradicional de distribuir la Santa Comunión.
No obstante, la Sagrada Congregación de Ritos concedió la nueva práctica a Alemania (6/7/1968), y a Bélgica (11/7/1968), pero, debido a las protestas por lo que era una claudicación ante la táctica de aceptar “hechos consumados”, el Papa suspendió tal concesión el 25 de Julio del mismo año.
Entonces el Papa Pablo VI, comenzó a buscar una solución definitiva a los problemas suscitados por quienes desobedecían sus órdenes, pidiendo la opinión de todos los obispos del orbe. La carta escrita por mandato suyo el 28 de Octubre de 1968, comenzaba diciendo:
“Sobre el modo de distribuir la comunión, la Instrucción Eucharisticum Mysterium del 25 de Mayo de l967 se ha limitado a indicar la posición de los fieles, quienes pueden estar de rodillas o de pie; sin embargo en diversos lugares, al menos desde hace dos o tres años, algunos sacerdotes sin la debida autorización ponen la Eucaristía sobre la mano de los fieles, quienes después se dan la comunión a sí mismos (autocomunión). Parece que este modo de obrar se difunde rápidamente.”
Luego de las necesarias consideraciones, corregidas personalmente por el Papa quien agregó al texto original la frase “sin la debida autorización” (lo que nos confirma por boca del Sumo Pontífice que la innovación era clandestina), la carta terminaba diciendo:
“Tratándose entonces de cosa tan grave en sí misma y en sus consecuencias, el Santo Padre Pablo VI desea conocer el pensamiento de cada uno de los obispos...”
No disciernen entre el Cuerpo de Cristo
y cualquier otro alimento
Como respuesta una gran mayoría de obispos, cercana a los dos tercios, expresó su decisión contraria a la nueva praxis, en concordancia con el pensamiento de la Santa Sede, la cual ordenó se componga una instrucción (Memoriale Domini) confirmando la ley vigente:
La Ley Universal de la Iglesia, prohibe la Comunión en la mano o autocomunión:
Instrucción Memoriale Domini
(Compuesta por mandato especial del Sumo Pontífice Pablo VI y aprobada por Él con la fuerza de la Autoridad Apostólica el 28 de Mayo de 1969 - La numeración corresponde al Enchiridion Vaticanum, Tomo 3).
1277 Este modo de distribuir la santa Comunión por el cual, el ministro pone por sí mismo la partícula de pan consagrado en la lengua de los que reciban la comunión, debe ser conservado, no solamente porque se apoya en el uso transmitido por una tradición de muchos siglos, sino, principalmente, porque significa la reverencia de los fieles cristianos hacia la Eucaristía...
Por lo demás, con esta manera de obrar, que ya se considera tradicional, se asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas de modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas, en las que “de modo singular está presente todo y entero Cristo, Dios y hombre, de manera substancial y permanente”; y finalmente, para que se guarde con diligencia el cuidado que la Iglesia ha recomendado siempre acerca de los fragmentos mismos del pan consagrado: “pues lo que dejas caer, considéralo amputado de tus propios miembros”.
Peligros de la comunión en la mano
Pues un cambio en un asunto de tanta importancia que se apoya en una antiquísima y venerable tradición, puede también traer consigo peligros, que se teme que quizá surjan si se administra la Sagrada Comunión el la mano, a saber:
El que se llegue a una menor reverencia hacia el augusto Sacramento del altar,
ya a la profanación del mismo Sacramento,
ya a la alteración de la recta doctrina.
1281 Prohibición de comulgar en la mano
Así, pues, teniendo en cuenta las advertencias y los consejos de aquellos a quienes “el Espíritu Santo ha puesto como obispos para regir” las Iglesias, en razón de la gravedad del asunto y la fuerza de los argumentos aducidos, al Sumo Pontífice no le ha parecido oportuno mudar el modo hace mucho tiempo recibido de administrar a los fieles la Sagrada Comunión. En consecuencia la Sede Apostólica exhorta vehementemente a los obispos, sacerdotes y fieles a que se sometan diligentemente a la ley ya vigente y otra vez confirmada (es decir la comunión en la boca).
3 La Iglesia no permite, sino que tolera la comunión en la mano, por ello, los que comulgan en la mano hacen uso de un Indulto
«La comunión en la mano se introdujo sin autorización. Pablo VI se opuso tenazmente a permitirla pero decidió otorgar un indulto sólo donde el uso estaba ya arraigado y esto con el propósito de "ayudar a las Conferencias Episcopales a cumplir su oficio pastoral, con frecuencia más difícil que nunca a causa de la situación actual"» (CM, p.118).
Pero si en alguna parte el uso contrario, es decir, el poner la Santa Comunión en las manos hubiera arraigado ya, la Sede Apostólica, ... confía a las Conferencias episcopales la carga y el oficio de sopesar las circunstancias peculiares, si las hay, con la condición sin embargo tanto de prevenir todo peligro de que penetren en los espíritus la falta de reverencia o falsas opiniones sobre la Santísima Eucaristía.
(Obsérvese que dice: donde la comunión en la mano “hubiera arraigado ya”, lo cual excluye que sea introducida en lugares donde hasta ese momento (1969) no fuera costumbre).
Con el indulto no se busca derogar la comunión en la boca. «No se concede un bien sino algo de suyo MUCHO MÁS IMPERFECTO (Comunión en la mano) que la ley general en vigor (Comunión en la boca). Esta concesión se debe a la decisión prudencial de tolerar un uso peligroso para evitar un mal mayor (la desobediencia generalizada)» (CM, p.126).
¡Con cuanto dolor el Papa Pablo VI habrá concedido este indulto, en contra de su parecer, para aquellos que desoyendo su exhortación NO quisieran someterse a la ley ya vigente y otra vez confirmada!
¿Se habrá acordado al hacerlo de las siguientes palabras de San Pío X pronunciadas en parecidas circunstancias?
“...hijos fieles del Papa, son aquellos que obedecen sus palabras y le siguen en todo, y no aquellos que buscan los medios para eludir las órdenes del Papa o para obligarle, con insistencia digna de mejor causa, a exenciones o dispensas tanto más dolorosas cuanto son más dañosas y escandalosas.
(Alocución Consistorial Il Grave Dolore (3), del 24/05/1914).
Los textos extraídos del libro “Comunión en la mano”, eximio trabajo de Mons. Juan Laise, Obispo emérito de San Luis, quien permaneciendo fiel a la tradición, prohibió en su Diócesis la nueva praxis, se identifican con la sigla: (CM...).
Las declaraciones de los Concilios
De Rouen: El Concilio de Rouén (año 650) prescribe: "A ningún laico, hombre o mujer, sea dada la eucaristía en la mano, sino en la boca.
De Bizancio: El Quinto Concilio de Constantinopla (año 691) prohibió a los fieles darse la Comunión a sí mismos (que es lo que sucede cuando la Sagrada Partícula es colocada en la mano del comulgante) y decretó una excomunión de una semana de duración para aquellos que lo hicieran en la presencia de un obispo, un sacerdote o un diácono.
Concilio de Trento
De Trento: El Concilio de Trento (Dogmático) en fecha 11 de Octubre de1551, (ses. XIII, c.8) dispuso:"Siempre ha sido costumbre de la Iglesia de Dios, en la Comunión Sacramental, que los laicos tomen la comunión de manos de los sacerdotes, y que los sacerdotes celebrantes comulguen por sí mismos; costumbre que por razón y justícia DEBE MANTENERSE por provenir de la Tradición Apostólica". (El texto se refiere a la comunión en la boca, pues hacía ya muchos siglos que había sido prohibida en la mano.)
Vaticano II: No se pronunció sobre la comunión en la mano (autocomunión).
Las opiniónes de los Santos, Padres y Doctores de la Iglesia 
Tertuliano: (160-220) "...cuidamos escrupulosamente que algo del cáliz o del pan pueda caer a tierra" (De corona, 3 PL 2, 99);
San Hipólito (170-235) "... cada uno esté atento... que ningún fragmento caiga y se pierda, porque es el Cuerpo de Cristo que debe ser comido por los fieles y no despreciado" (Trad. Ap. 32.).
Orígenes(185-254) "Con qué precaución y veneración, cuando recibís el Cuerpo del Señor lo conserváis, de manera que no caiga nada o se pierda algo del don consagrado. Os consideraríais justamente culpables si cayese algo en tierra por negligencia vuestra" (In Exod. Hom., hom. XIII, 3, Migne, PG 12, 391).
El mismo Pablo VI comenta así este último texto: «"Consta que los fieles creían y con razón,que pecaban, según recuerda Orígenes, si, habiendo recibido el cuerpo del Señor, y conservándolo con todo cuidado y veneración, algún fragmento caía por negligencia" (Mysterium Fidei, 32).
San Cirilo: (315-387) "... recíbela cuidando que nada de ella se pierda, porque dime: si alguno te diese unas limaduras de oro ¿no las guardarías con toda diligencia procurando no perder nada de ellas? ¿No procurarás, pues, con mucha más diligencia que no se te caiga ninguna migaja de lo que es más precioso que el oro y las piedras preciosas?").
San Efrén(306-373) "Comed este pan y no piséis sus migas... una partícula de sus migas puede santificar a miles de miles y es suficiente para dar vida a todos los que la comen" (Serm. in hebd. s., 4, 4).
San Basilio(330-379) afirma claramente que sólo está permitido recibir la Comunión en la mano en tiempos de persecución o, como era el caso de los monjes en el desierto, cuando no hubiera un diácono o un sacerdote que pudiera distribuirla. "No hace falta demostrar que no constituye una falta grave para una persona comulgar con su propia mano en épocas de persecución cuando no hay sacerdote o diácono"(Carta 93). Lo que implica que recibirla en la mano en otras circunstancias, fuera de persecución, será una grave falta.
S. Agustín: (354-430) “Sería locura insolente, el discutir qué se ha de hacer cuando toda la Iglesia Universal tiene ya una práctica establecida.” (carta 54,6; a Jenaro.)
San León Llamado el Magno, Sumo Pontífice entre 440-461, en sus comentarios al sexto capítulo de San Juan, habla de la Comunión en la boca como del uso corriente: "Se recibe en la boca lo que se cree por la Fe". El Papa no habla como si estuviera introduciendo una novedad, sino como si fuera un hecho ya bien establecido.
S. GregorioTambién llamado Magno, Papa entre 590 y 604, en sus Diálogos (Roman 3, c 3) relata cómo el Papa San Agapito obró un milagro durante la Misa, después de haber colocado la Hostia en la lengua de una persona. También Juan el Diácono nos habla acerca de esta manera de distribuir la Santa Comunión por ese Pontífice.
S. F. de Asís: (1182-1226) “Sólo ellos, (los sacerdotes), deben administrarlo, y no otros.” ( Carta 2ª, a todos los fieles, 35).
Sto Tomás: (1225-1274) "Porque debido a la reverencia hacia este sacramento, nada Lo toca, sino lo que es consagrado; de aquí que el corporal y el cáliz son consagrados, y así mismo las manos del sacerdote, para tocar este sacramento." (Suma Teológica: Pt. III, Q.82, Art. 3).
Es decir, se falta a la reverencia debida a este Sacramento, cuando lo tocan manos que no están consagradas; doctrina que fue luego confirmada por S.S. Juan Pablo II en Domenica Cenæ, como veremos luego.
San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".
Cuando estaba este santo pontífice en su lecho de muerte, en Agosto de 1914, y se le administró la Sagrada Comunión como Viático, no la recibió, y no le estaba permitido, en la mano: la recibió en la lengua de acuerdo a la ley y a la práctica de la Iglesia Católica.
S.S. Pío XII
Pío XII: “Hay que reprobar severamente la temeraria osadía de quienes introducen intencionadamente nuevas costumbres litúrgicas, o hacen renacer ritos ya desusados, y que no están de acuerdo con las leyes y rúbricas vigentes.”( Mediator Dei, 17.)
Pablo VI: El texto original de la ya mencionada consulta a los Obispos sobre la comunión en la mano, decía: “En nombre y por encargo del Santo Padre, me es grato comunicar...” Al leerlo, el Papa dijo al encargado de redactar la carta:
-¿Grato? ¡No me es grato para nada!
Y corrigió el texto de la siguiente forma:
“En nombre y por encargo del Santo Padre, es mi deber comunicar...”
En esa misma carta el Papa corrigió otra frase añadiendo de su puño y letra lo que está en negritas:
“Por mandato explícito del Santo Padre que no puede dejar de considerar la eventual innovación con evidente aprensión ...
La Instrucción Memoriale Domini, al citar a San Cirilo, afirma claramente que este cuidado deseado por el Santo (y los otros Padres), se ve mucho más eficazmente garantizado por la comunión en la boca, pues ésta "asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas de modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas... y para que se guarde con diligencia el cuidado que la Iglesia ha recomendado siempre acerca de los fragmentos mismos del pan consagrado". (MD – 1278)
La palabra "sagrado" significa separado, inaccesible, intocable. Sin embargo, "profano" significa lo opuesto, común para todos los humanos, manipulable, tocable. Así pues, la Comunión en la mano implica que se toque a Dios, Quien es digno de toda adoración y reverencia, de un modo que quizá sea impropio.
 Su Santidad Juan Pablo II no estuvo a favor de que se comulgue con la mano invocando el indulto.
Periodista: - Santo Padre, ¿Cuál es su opinión sobre la comunión en la mano?
A lo que el Papa responde: - Hay una carta apostólica sobre un permiso especial válido para esto. Pero yo le digo a Ud. que no estoy a favor de esta práctica, ni tampoco la recomiendo. El permiso fue otorgado debido a la insistencia de algunos obispos diocesanos.
Entrevistado por la revista Stimme des glaubens durante su visita a Fulda (Alemania) en Noviembre de 1980.
En su Carta “Domenica Cenæ”, de 24 de febrero de 1980, el Papa dice: “El tocar las Sagradas Especies y su distribución con las propias manos, es un privilegio de los ordenados”.
Y para que nadie interpretase de otra forma estas palabras, tres meses después, ante las cámaras de la televisión francesa, negaba la Comunión en la mano a la esposa del primer ministro Giscard d’Estaing.
En la Instrucción “Inestimabile Donum” de la Congregación para el Culto Divino, sancionada el día 17 de abril del mismo año de 1980, el Papa reitera: “No se admite que los fieles tomen por sí mismos (autocomunión) el pan consagrado y el cáliz sagrado, y mucho menos que se lo hagan pasar de uno a otro”.
 En la Argentina (lo mismo que México y múltiples países), la comunión en la mano se introdujo contrariando el espíritu y la letra de Memoriale Domini
Según lo establecido por el Concilio Vaticano II“los fieles “tienen la facultad y, a veces, el deber de expresar su opinión acerca de lo que mira al bien de la Iglesia” (L.G. 37).
Pues bien, en la República Argentina no se pidió el parecer de los laicos, en una clara actitud anticonciliar, quienes se vieron sorprendidos (cuando no escandalizados) por la introducción de una praxis que les era completamente ajena.
Mons. Juan Rodolfo Laise
Dice Mons. Laise, Obispo Emérito de San Luis, al comentar en su libro Comunión en la mano, el documento “El Pan Vivo” con que fue presentado entre nosotros este modo prohibido:
«Si la introducción de la comunión en la mano es "sin duda un signo de crecimiento de la vida eclesial" -"El Pan Vivo", p.5-, si "es motivo de alegría retomar esta genuina tradición" Ibid. p.16 o si "no se puede afirmar o priorizar que un modo sea mejor que otro" Ibid. p.18 ; no se entiende por qué en 1968 a Pablo VI "no le ha parecido oportuno mudar el modo hace mucho tiempo recibido de dar la comunión" y exhortó vehementemente a someterse a esta disposición; y mucho menos se entiende porqué en 1996 Juan Pablo II mantiene como norma dichas disposiciones. Si las afirmaciones de "El Pan Vivo" y los Fundamentos son ciertos, entonces Pablo VI se equivocó gravemente al no "redescubrir" las riquezas de ese rito. Es más, la prohibición estricta del s. X, que se mantuvo casi un milenio, fue un error pues pretendió erradicar para siempre algo valioso que recién ahora podemos "redescubrir", y esto sólo gracias a un indulto.
La respuesta es que la nueva praxis no ha sido querida por la Santa Sede, ni es parte de la reforma litúrgica posconciliar sino sólo ha sido permitida por la tenaz insistencia de algunas Conferencias Episcopales (sobre todo de países protestantes); y esto sólo después de una introducción totalmente abusiva, a la cual no fue posible resistir, a pesar de la quejas y prohibiciones de Roma.» (CM, p.135).
Pero en "El Pan Vivo" la confusión llega a su punto culminante, cuando dice:
"A fines de 1968, la Santa Sede hizo una consulta a los obispos del mundo acerca del tema de la comunión en la mano. Más de un tercio veía la posibilidad con buenos ojos. En 1969 la Instrucción Memoriale Domini estableció que, donde lo creyeran conveniente las Conferencias Episcopales, por más de dos tercios de votos de sus Obispos, se podía dejar a los fieles la libertad de recibir la comunión en la mano" (p.16).
Decir que "más de un tercio veía la posibilidad con buenos ojos", cuando Memoriale Domini dice "a partir de las respuestas dadas, es evidente que la inmensa mayoría de los obispos estima que de ninguna manera se debe cambiar la disciplina actual", es desvirtuar la realidad histórica y el pensamiento de Pablo VI; pero afirmar que "dicha instrucción estableció que, donde lo creyeran conveniente las Conferencias Episcopales, por más de dos tercios de votos de sus Obispos, se podía dejar a los fieles la libertad de recibir la comunión en la mano", es faltar a la verdad; lo que la MD estableció es que la ley que determinaba que la comunión debía darse solamente en la boca del fiel continuaba vigente y sin cambios. Concedió, es cierto, un indulto, pero no "donde lo creyeran conveniente la Conferencias Episcopales" sino donde el uso "hubiera arraigado ya(año 1969),poniendo serias condiciones.» (CM, p.74)
Por lo tanto no debió haberse pedido en 1996 el indulto para la República Argentina, país en el cual los fieles, permaneciendo unidos a tan venerada tradición y a la Ley Universal confirmada por Papa, comulgaba en la boca.
CONCLUSIÓN
HAY QUE COMULGAR EN LA BOCA
Porque la comunión en la boca significa la reverencia de los fieles cristianos hacia la Eucaristía. (1277- Memoriali Domini).
Comulguemos en la boca y de rodillas
Porque de esta forma se asegura más eficazmente que la Sagrada Comunión sea distribuida con la reverencia, el decoro y la dignidad que le son debidas de modo que se aparte todo peligro de profanar las especies eucarísticas. (1278 -Memoriali Domini).
Porque la comunión en la mano se presta más a la alteración de la recta doctrina. Dice Pablo VI en su ya mencionada carta a los Obispos: “El pueblo mal preparado y poco instruido recibiendo el pan eucarístico en la mano ¿no terminará por equipararlo al pan ordinario o al pan simplemente bendito?
Con lo cual la Doctrina Católica corre el peligro de “Protestantizarse”.
Porque quien comulga en la mano lo hace por la aplicación de un Indulto, es decir de una excepción a Ley Universal de la Iglesia; rechazando la vehemente exhortación de Pablo VI quien mandó someterse diligentemente dicha Ley, por él confirmada y todavía vigente. (1281- Memoriali Domini)
Porque: “Quien comulga en la boca, sigue puntualmente no sólo la tradición recibida, sino la voluntad expresa de los últimos Papas y evita así ponerse en ocasión de pecado al dejar caer por negligencia fragmentos que son el Cuerpo de Cristo. El Papa no acepta el uso de la comunión en la mano, pero da la posibilidad de disentir; quienes no lo siguen, obran legalmente pero contra la voluntad del Sumo Pontífice “. (CM Pag. 133).
Porque, preguntada la Congregación para el Culto Divino, “...si en las diócesis donde es posible distribuir la Comunión en la mano de los fieles, puede el Sacerdote obligar a los que se acercan a comulgar a recibir la Comunión en la mano y no en la boca”.
Responde lo siguiente“Aquellos que obligan a los que se acercan a comulgar a recibir la Santa Comunión únicamente en la mano, obran contra la regla”.
Y finaliza diciendo: Que todo el mundo recuerde, en todo caso, que la tradición secular es recibir la Hostia sobre la lengua. Que el Sacerdote celebrante, si existe peligro de sacrilegio, no distribuya la comunión en la mano de los fieles y que les informe las razones por las cuales actúa así”.(Boletín Oficial – Abril de 1999).
Advertencia
“Así como, de entre todos los sagrados misterios que el Señor nuestro Salvador nos encomendó como instrumentos certísimos de la Divina Gracia no hay ninguno que pueda compararse con el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, así también no ha de temerse de Dios castigo más grave de pecado alguno que, si cosa tan llena de toda santidad o, mejor dicho, que contiene al Autor mismo y fuente de la santidad, no es tratada santa y religiosamente por los fieles” (Catecismo Romano del Concilio de Trento, Parte II, cap. 4.)
COMENTARIO DE CATOLICIDAD:

UN INDULTO TÉORICO Y LIMITADO SE CONVIERTE EN UNA PROHIBICIÓN PRÁCTICA
"Si existe peligro de profanación, no se
distribuya la comunión en la mano". 179
Redemptionis Sacramentum. Este prin-
cipio vigente constituye una prohibición
práctica.
La comunión en la mano surge de la desobediencia a las leyes de la Iglesia. Debemos tener siempre presente que es ley vigente en la Iglesia comulgar en la boca y que la comunión en la mano es "solamente un indulto", un permiso extraordinario, introducido para no dejar fuera de la Iglesia a quienes abusivamente iniciaron esta desacralizadora costumbre contrariando las normas de la Iglesia, como explicó el cardenal Gut. Lamentablemente esto trajo una inaudita novedad: introducir el principio de la desobediencia como fuente de ley. Indudablemente, pese a las buenas intenciones, la praxis ha demostrado lo desatinado de este principio y de este indulto. No sólo no se contuvo en su desobediencia a los modernistas que en rebeldía ya practicaban la comunión en la mano antes del mismo, pues después de él continuaron introduciendo nuevos elementos contrarios a la norma litúrgica y también doctrinas contrarias al dogma, sino que también, luego, su uso se generalizó -en gran medida- a los demás países y lugares donde no se practicaba. De esta manera, fue peor el "remedio" que la enfermedad.

La desobediencia como fuente de ley es un mal principio, pues el desobediente, el rebelde, siempre exigirá más. El modernista nunca se contentará con lo logrado. La rebeldía no se contiene con permisividad. Los hechos lo han demostrado: no se frena el mal sino, por el contrario, se multiplica. Además, bien visto este asunto, el permiso teórico para ciertos países es en realidad una prohibición práctica pues "Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano.[179]" (REDEMPTIONIS SACRAMENTUM). Este peligro es constante (prácticamente imposible de evitar) con la comunión en la mano, pero nadie escucha lo mandado por la Iglesia: hacen oídos sordos a sus normas. Además, ¿cómo va a ser bueno practicar una excepción que introdujo la rebelión como fuente de ley y como una concesión a la rebelión desacralizadora?

Hacemos de nuevo el llamado que escribimos en otro post:


Católico: Si amas a Cristo, nunca -por ningún motivo- recibas la Sagrada comunión en la mano, pues ahí quedan partículas consagradas (donde está todo Cristo con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad) que caerán al suelo o en cualquier otro sitio, pues el seglar no purifica sus manos como lo hace -o debe hacer- el sacerdote al final de la liturgia, ni tiene las manos consagradas. Además, esta práctica ha mostrado que permite el robo de formas consagradas por parte de grupos satanistas que las ocupan para su profanación, aspecto que ha sido denunciado por la misma Roma. Además, propicia sacrilegios como los que se observan en el video (haz click AQUÍ). Por todo lo anterior, no contribuyamos -de ninguna manera- a esta costumbre desacralizadora que favorece todo tipo de profanaciones e irreverencias.



________________________________________________________________

93 comentarios:

  1. ¿Es idea mía o en el NO los sacerdotes ya no hacen la ablución luego de dar la comunión, como si me parece haberlo visto en el rito antiguo? Ni hablar de los ministros "extraordinarios" de la eucaristía que luego de repartir las hostias Consagradas a los fieles andan tocando todo desaprensivamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fuera después de repartir la Comunión... vale! Pero y antes de repartir.... ni se lavan!

      Eliminar
    2. Lo más grave es que luego de haber tocado el Cuerpo del Señor en la manos quedan partículas consagradas (donde está Cristo realmente) y anden tocando todo sin haberse purificado antes.

      Eliminar
  2. En cierta ocasiòn, fui a recibir la comuniòn, (nunca la recibo en la mano), y al momento de darme el Padre la Sagrada Hostia, se me cayò, revotò en la Patena y luego en mi zapato, hasta que finalmente cayò al suelo.
    Para mi fue un gran susto, igual el sacerdote se asustò. Pero yo recogì la Hostia con dos dedos y la llevè a mi boca.
    No tuvimos ninguna reacciòn màs y el sacerdote solamente me mirò sin saber què decir o decirme. ya que no fue culpa de ninguno de los dos, creo, haber dejado caerla.
    Yo quedè muy asustado e impresionado por este episodio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ocurrió algo similar. Yo tenía unos trece años y era monaguillo. Celebraba la misa un sacerdote de más de noventa. La Sagrada comunión se le cayó de la boca a una viejita. Ni la señora ni el sacerdote estaban en condiciones de recogerla. Yo la tomé en la mano solamente unos segundos y la puse en la patena. Se la presenté al padre y él le volvió a dar la misma forma a la señora.

      Eliminar
    2. Es correcto lo que hiciste, sin embargo debió también purificarse el sitio donde cayó así como las manos que tuvieron que tocar la sagrada forma.

      Eliminar
  3. En ese caso, lo que procedía es que el sacerdote la hubiese levantado y, además, purificado donde cayó y las partes que tocó.

    Sin embargo, si usted no sabía esto no se preocupe pues obró procurando hacer lo mejor.

    Un abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  4. Solo Dios sabe por que llegue a este blog, Gloria a Dios. He encontrado todas las respuestas a mis preguntas. Dios les bendice hermanos!

    ResponderEliminar
  5. Si hay algùn sacerdote leyedo este blog, por favor no dejen de limpiar y purificar la patena y platillos, es triste ver que hay quien (es) no lo hacen, no se si por terminar ràpido o porque motivo pero yo creo que el no hacerlo no es correcto. Dios inflame el corazòn de sus consagrados de amor y celo por El.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Excelente blog! He sido testigo en muchos lugares donde brujos, santeros o personas afines a esas practicas malditas, van a la Santa Misa a robarse el Cuerpo de NS Jesucristo, y se aprovechan de que algunos sacerdotes lo ofrecen en las manos. Los fieles al darnos cuenta de que no lo llevan a su boca, sino que la guardan, hemos hecho verdaderas persecuciones de estas personas hasta hacerlas comulgar. Es terrible la proliferacion de las practicas satanicas sobre todo en los jovenes. Debemos hacer algo, no es solo mision de la escasa jerarquia o de misioneros, los bautizados debemos hacer algo por defender nuestra Iglesia y difundir el Evangelio. Saludos desde Panama!

    ResponderEliminar
  7. Estimado amigo:

    Gracias por tu interesante comentario. Sólo un consejo: si alguien hurta una hostia consagrada, es mejor recuperarla a hacerle que comulgue con ella, pues seguramente no está en gracia santificante quien intentó hurtarla para fines inconfesables. O quien la recupere que comulgue con ella si está en gracia de Dios.

    Un fuerte abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados hermanos de Catolicidad: les felicito por su sitio, es muy interesante; en especial para aquéllos católicos que tenemos dudas con la modernidad de la Iglesia Católica actual. Tengo una duda y me disculpan si la pregunta resulta tonta, pero ruego me aclaren. De igual forma yo siempre he preferido que la hostia me la de el sacerdote en mi boca y nunca me ha gustado recibirla en la mano ni tampoco me he sentido cómoda que me la entregue otra persona distinta al sacerdote; pero les consulto... en la Santa Cena, cómo nuestro Señor Jesucristo habrá entregado el pan a los discípulos? Se dice que lo repartió y se los dio, pero no indica cómo, he aquí mi pregunta... de dónde surgió esta forma de entregar la hostia a los católicos? Lo consulto porque me gusta defender mi fe y la tradición de la Iglesia Católica con fundamento. Agradecería mucho su respuesta.

      Eliminar
    2. El Evangelio no dice explícitamente cómo Cristo dio la comunión a sus discípulos. El "tomad y comed" no significa que necesariamente se las diera en la mano, pues se puede tomar en la boca (como siempre la hemos recibido durante siglos). Quienes aseguran que fue en la mano no tienen una fundamento explícito sino una conjetura meramente. Además, consideremos que los apóstoles no eran unos simple fieles comunes sino que estaban encauzados hacia el episcopado del cual todos los obispos y sacerdotes del mundo durante todos los siglos de la catolicidad recibirían el episcopado y el sacerdocio. Esto es, que habría una sucesión con su origen precisamente en ellos: en el episcopado apostólico.

      Por otra parte, si usted ha leído este artículo completo puede ver (por las citas) que desde los inicios de la Iglesia se ha tenido un gran cuidado con las partículas donde está la Presencia Real de Cristo.

      En la siguiente respuesta que ya dimos queda esto bastante claro: http://www.catolicidad.com/2012/08/video-acerca-de-la-comunion-en-la-mano.html?showComment=1442907583340#c7180011768699878472

      Es la última respuesta en este mismo post, hasta abajo al día de hoy.

      En ella se habla que «La comunión en la mano no tiene nada que ver con la Iglesia primitiva, es de origen calvinista... Ni Lutero lo habría hecho», según explicó un experto: Mons. Schneider.

      Un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  8. A un amable lector que nos escribe:

    Disculpa hermano, pero el ejemplo que pones del Evangelio se refiere al alimento común no al sacratísimo Cuerpo de Cristo. No hay comparación ni analogía entre un asunto y el otro. Tu postura contradice todas las citas de concilios, de santos y padres de la Iglesia (arriba, en el post, las ponemos) por lo mismo no podemos publicarla. Comprendemos que obras de buena intención y amas a Dios sinceramente. Tu postura es, sin duda, efecto de la confusión reinante. Es claro que no percibes el riesgo de que Cristo caiga en cualquier parte o al suelo, o sea pisoteado. Incluso, que la experiencia muestra que esta forma de recibir la hostia consagrada ha propiciado robos sacrílegos de la sagrada forma.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que no hay diferencia entre recibir en la mano y en la boca.. porque la boca y la mano forman parte de un mismo cuerpo y si con las manos se obró mal también con la boca se murmuró.. recibir a Cristo en estado de gracia debe ser la prioridad, sea con la boca o con las manos teniendo siempre el debido cuidado de que no caiga al suelo porque también intentando recibir en la boca puede caer.. de todas formas uno humanamente hace todo lo posible para que no caiga si se tiene el amor debido a la eucaristía, porque de que sirve recibirlo solo en la boca si no lo recibes con Fe y por ende procuras recibirlo limpio de espíritu, con corazón lleno de amor.
    Yo creo que la verdadera reverencia es presentarse ante el Señor limpio por amor.. como? por los sacramentos que nos da en su iglesia.
    Acaso no se dan cuenta que lo que importa es la intensión del corazón.. a Dios le importa tu corazón! y no se puede pisotear a Cristo si no se lo hace con la intención del corazón.. y cada vez que pecamos lo rechazamos... ahí lo pisoteamos en nuestro corazón... la cruz donde lo crucificamos es la prueba! pero su inmenso amor lo perdona todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano:

      En primer lugar le agradecemos su interesante comentario. Coincidimos con usted cuando señala la necesidad de recibir a Cristo en la Eucaristía en estado de gracia santificante. Ello es esencial, pues no hacerlo así sería un sacrilegio. También coincidimos que es muy importante la intención del corazón y la devoción que debe existir en todo aquel que tiene el honor de recibirlo realmente presente en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. En todo esto -por supuesto- coincidimos.

      El asunto está en que eso que usted atinadamente alaba, no se contrapone sino por el contrario viene a ser un argumento a favor de no recibir la Sagrada Eucaristía en la mano.

      Los HECHOS y las INTENCIONES deben ser convergentes y no contrarias.

      Habrá quien con buena intención la reciba en la mano, no cabe duda. Pero quien esto hace es que no advierte que hay una incongruencia OBJETIVA, aunque subjetivamente no lo advierta ni lo perciba.

      Objetivamente existen los siguientes hechos:

      1) Cristo está presente en la más mínima partícula de una hostia consagrada.

      2) Cuando ésta se toma con la mano quedan partículas en ella.

      3) Como el seglar que comulga no se purifica las manos como sí lo hace el sacerdote (bueno, ahora no todos. Los modernistas ya no lo hacen) las partículas donde está todo Cristo con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad van a dar a todos lados (a objetos, a otras manos que saludamos, al suelo, etc.)

      4) Todo ello es indebido y contraviene el debido cuidado y respeto que Cristo merece. ¿Cómo no va a ser indebido que se pisen en el mismo templo las partículas consagradas que caen en el suelo?
      La irreverencia -por decir lo menos- es gravísima, analizando las cosas OBJETIVAMENTE.

      Es un enorme mal objetivo. Lo advierta o no el que así lo recibe (el fiel) o quien así lo otorga (el sacerdote). Esa irreverencia objetiva es independiente de la buena o mala intención de los sujetos.

      Como se verá, no es un asunto de analizar conciencias subjetivas o buenas o malas intenciones, sino de evaluar los HECHOS en sí mismos, desde un punto de vista objetivo.

      ¡Cuántas veces con la mejor intención en la vida hemos realizado actos que sin proponérnoslo han hecho un daño o un mal objetivo! El que no haya sido nuestra intención no evita ese mal OBJETIVO. Luego, no basta la intención del corazón en todo, pues esa intención subjetiva debe ser congruente con las acciones objetivas para que no se contrapongan.

      Por ejemplo: usted puede accidentalmente atropellar y privar a alguien de la vida al ir manejando. Seguramente no era ésa su intención, pero supongamos que lo hizo por un descuido. En este ejemplo el daño objetivo se realizó y seguramente la intención de su corazón no era efectuarlo. Pero de que se hizo, se hizo el daño objetivo. ¿Qué debe exigírsele a quien maneja? Es claro: ¡que maneje con todas las debidas precauciones pues no basta no tener la intención del corazón de no atropellar a nadie! La intención (de no atropellar) debe ser seguida de los hechos (tener todas las debidas precauciones). QUIEN QUIERE EL FIN PONE LOS MEDIOS. Al atropellar por descuido se cometió un ASESINATO, aunque sea sin la "intención del corazón". No es, entonces, excusable un descuido involuntario.

      Sigue abajo...

      Eliminar
    2. ...Viene de arriba

      Tampoco deja de ser un mal objetivo que el Cuerpo de Cristo caiga por todas partes e incluso se le pisoteé. Resulta gravísimo esto, pues se trata nada menos que de Dios mismo.

      Hay otros males objetivos. Los vean o no los vean. Más allá de la "intención del corazón" del que otorga la comunión en la mano. Está comprobado que se ha incrementado el robo de hostias consagradas para su profanación. Y eso lo dicen en la misma Roma y en otros lugares. ¡SON HECHOS OBJETIVOS!.

      Otro males, se alcancen o no a ver, es que se ha perdido la distinción entre el sacerdote y el laico. Durante siglos se dijo que sólo el sacerdote podía tocar el Cuerpo de Cristo por tener las manos consagradas (lea usted todas las citas del post, que son abrumadoras y contundentes). ¿Más males objetivos? Se ha incrementado la desacralización.

      En fin, para no hacer esto muy largo, la conclusión es lógica: hay que ser congruentes entre las "intenciones del corazón" y los hechos. ¿Por qué intenta divorciar lo que va íntimamente unido y relacionado?.

      Claro que a Dios le importa el corazón, pero un corazón amoroso no se limita a las intenciones subjetivas sino que hace congruentes éstas con los hechos. No debe haber hechos que desdigan de esas intenciones y menos aún cuando dichos hechos están diciendo OBJETIVAMENTE todo lo contrario.

      Si usted pisa un fragmento de hostia, lo está REALMENTE pisando, sin importar que lo haga o no con esa intención. De ahí que resulte ilógica su afirmación cuando dice: "no se puede pisotear a Cristo si no se lo hace con la intención del corazón". Por supuesto que OBJETIVAMENTE lo está pisando. Claro que si es con mala intención será mucho más grave y sería algo sumamente perverso y sacrílego.

      En cambio, tiene usted razón cuando señala la gravedad del pecado. Tan grave es que Cristo tuvo que morir en la Cruz para redimirnos. Todo ello es prueba de su inmenso amor. ¡Y nosotros nos atrevemos a ofenderle! Pero señalar esto muy atinadamente...¿acaso permite
      y hace loable todos los gravísimos males objetivos que hemos señalado, entre ellos el de pisotearlo conscientemente o no?

      Por último NADIE dice que se reciba a Cristo en la boca sin fe, sin espíritu limpio y sin amor. ¿Dónde se dijo tal barbaridad? Luego, el simple supuesto es absurdo y no viene a cuento, pues retuerce INJUSTAMENTE toda la argumentación que se ha expresado en el post. Por el contrario por la fe, el espíritu henchido de amor y agradecimiento a Nuestro Rey y Salvador es porque se pide que no se trate de esa manera nada menos que a ¡Dios mismo!

      Gracias por escribir y reciba un fuerte abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    3. Es verdad que el estado de gracia es lo único que nos permite recibir dignamente la santa comunión. Si embargo, como laico comprometido te puedo decir que el impedir que la gente reciba la eucarístía en su mano, es además de lo dicho por SS. Juan Pablo II q.e.p.d. privilegio del orden, tambien es por razones de seguridad y celo por el cuerpo de Cristo. Recordemos que en la hostia consagrada Cristo está presente en su cuerpo, sangre, alma, vida y divinidad y no debe ser objeto de sacrilegios como los que cometen algunos curanderos, que al recibir la hostia en la manos incluso argumentando que es para un enfermo, la parten en dos y solo comen la mitad, llevándose la otra mitad para usarla en algun altar de brujería.

      Recuerden que la iglesia recíbió en deposito la gracias de la fe y la responsabilidad de administrarla por medio de los sacramentos. Y por responsabilidad se incluye el vigilar celosamente que todo se haga con el respeto debido.

      Un abrazo en Cristo desde Reynosa, Tamaulipas, México.

      Eliminar
    4. Totalmente. Además, la Iglesia tiene un gran cuidado de las decisiones que toma.

      Eliminar
  10. El mensaje del 28 de septiembre de 2012 09:08, comete el gravísimo error del SUBJETIVISMO. Ellos dicen, en resumen, esta barbaridad: Las cosas son como las veo o como las siento, no como son en sí mismas. En verdad creen que la peor aberración es buena si está hecha con buena intención.

    Con este criterio borran los fundamentos de la teología moral para juzgar un acto. ¡Cuánta confusión!

    ResponderEliminar
  11. Recibimos un mensaje argumentando razones higiénicas contra la sagrada comunión en la boca: "el sacerdote no se pone guantes ni usa pinzas, entonces es inevitable que me provoque rechazo". Disculpe hermano, pero tantas razones se explican arriba en el post y son de tanto peso que ese argumento nos parece de lo más débil. El sacerdote se purifica las manos antes de celebrar. Es mucho más probable que los fieles que comulgan con la mano las traigan sucias o contaminadas. ¡Ellos tampoco usan guantes ni pinzas!

    Por otra parte, nadie ha dicho que la presencia real de Cristo sea permanente. Se sabe que dura de 10 a 20 minutos aproximadamente después de comulgar. Tampoco nadie ha dicho que Cristo sucumba ante las profanaciones -¿de dónde sacó eso?-, pero éstas no dejan de serlo. Y como tales, son algo gravísimo. Hay santos que han dado su vida por evitarlas. Recuerde como murió San Trasicio.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  12. Perdone mi ignorancia, estoy leyendo todo este blog, y lo ultimo que esta aquí esta algo confuso para mi. La persona dice que Nadie dice que La presencia real de Cristo sea permanente que dura de 10 a 20 minutos. Que confusión. Como Ud. Dice de donde saco eso? Explíqueme por favor mas sobre cuanto dura la presencia de Cristo. Yo en mi humilde saber tengo entendido que A nuestro Amado Señor Jesucristo, esta en la Eucaristía y lo recibimos y se consume en la sagrada Eucaristía en nuestra lengua y así Jesús esta con nosotros SIEMPRE que lo queramos tener, solo que si abrimos nuestro corazón al pecado es que Jesús Eucaristía se va. Que lo podemos tener siempre siempre en nosotros en nuestro cuerpo por que El es el alimento para nuesta ALMA y nuestro cuerpo también. Y en consecuencia Jesús esta en nuestras venas y el respira por uno. Y eso quiere Cristo de nosotros, ser otros Cristo para ayudar a la desgarrada humanidad que estamos viviendo en esta época que nos esta tocando vivir. Épocas duras de desacralizacion de lo sagrado. Espero que me conteste apreciable catolicidad de este venerable blog. Y gracias por abrirnos los ojos. Que el amor reine. Viva Cristo Rey!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano:

      Despejemos su confusión. Por medio de la transubstanciación efectuada por la consagración del pan y el vino, estas especies transforman su sustancia para ser REALMENTE el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

      "Enseña el santo Concilio, y abierta y sencillamente confiesa, que en el augusto sacramento de la Eucaristía, después de la consagración del pan y del vino, se contiene verdadera, real y SUSTANCIALMENTE [Can. 1] nuestro Señor Jesucristo, verdadero Dios y hombre, bajo la apariencia de aquellas cosas sensibles" (Cap. 1. De la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo en el santísimo sacramento de la Eucaristía. Concilio de Trento. Sesión XIII).

      Luego, no hay que confundir esta presencia real y sustancial de Cristo en la Eucaristía (su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad) con su presencia espiritual. Esta última se da -por ejemplo- cuando dos o más se reúnen en su nombre, y Cristo dice que estará con ellos.

      La presencia real, verdadera y sustancial según doctrina unánime de los teólogos, dura mientras no se corrompen las especies consagradas. Esto se calcula que sucede entre 10 ó 20 minutos luego de comulgar. De ahí que sea tan importante la acción de gracias durante ese lapso, pues Cristo está real y sustancialmente presente con nosotros con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Pasado este tiempo no hay más presencia real y sustancial, pero subsisten las gracias y los dones celestiales que se nos comunican por este admirable sacramento. Además, existe la presencia de la Santísima Trinidad en el alma del que está en gracia de Dios. No hay que confundir esta última con la presencia real y substancial de Cristo en la hostia consagrada (lo reptimos: con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad) que dura mientras no se corrompen las especies.

      Luego, lo que se va con el pecado es la gracia de Dios y no la presencia real de Cristo que sólo permanece en tanto las especies consagradas no se han corrompido. El pecado es incompatible con la presencia de la Santísima Trinidad en el alma. Presencia que no debemos confundir con la presencia real de Cristo en la hostia consagrada.

      Gracias por su pregunta. Le enviamos un fuerte abrazo en Cristo. ¡Viva Cristo Rey!

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  13. Gracias por tener la paciencia de contarme y explicarme todo esto con detalle. Soy catequista y deseo fervientemente que mis alumnos con sus familias amen la Sagrada Eucaristia. Mire nada mas que ignorancia yo tenia.
    Les envio bendiciones y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  14. Cuando dice : dura mientras no se corrompen las especies consagradas. Expliqueme esto por favor, a la mejor le parezco muy ignorante y valla que si lo soy. No tiene que publicar mi nota si Ud. no quiere pero digame que quiere decir eso, querra decir hasta que se deshaga la sagrada hostia en la boca? la palabra corrompen se me hace muy fea para usarla. Perdone mi ignorancia de nuevo. Gracias.

    ResponderEliminar
  15. La hostia consagrada, al comulgar, debe ser tragada y no esperar a que se deshaga en la boca.

    Termina la presencia real en el momento se deshace la hostia en el organismo. El término "corromper" no es feo ni incorrecto, es el que usan los teólogos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy sin querer me he encontrado este magnifico blog.
      Doy gracias a Dios por la buena doctrina. Y pido
      ayuda para que yo no me separe nunca de la Santa
      Iglesia y del Romano Pontifice. Muchas gracias

      Eliminar
  16. En mi parroquia vi hace unos meses. durante la Sta. Misa, una pareja joven que evidentemente no frecuentaba el templo. En el momento de la comunión, ella lo mandó a comulgar. Comulgó en la boca. Salieron rápidamente y yo detrás de ellos. Los detuve en el atrio. Él tenía la hostia consagrada entre los labios y los dientes, con la visible intención de llevársela. Les dije que era grave lo que habían hecho y le pedí que la comulgara, ya que la tenía en la boca. Pareció hacerlo. Ella me miraba sorprendida, sin saber cómo los descubrí. Les hablé sobre la dignidad del sacramento... Como ven, no es NINGUNA garantía comulgar en la boca. Soy religiosa, ministro extraordinario de la comunión, y si se deposita la hostia con suavidad en la mano no se desprenden partículas. Lo que se ve en el video con hostias sin consagrar, en todos los casos se las golpea contra la superficie. Cuando reparto la comunión verifico en cada caso en que se comulgue ante el altar, sin girar...Saludos y que el Espíritu Santo los ilumine en todo momento, en comunión con la única Iglesia de Cristo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada hermana, le agradecemos su comentario. Permítanos hacerle algunas observaciones.

      Primero, nadie ha dicho que sea absoluta garantía contra el robo de hostias la comunión en la boca. Cuando no existía la perniciosa costumbre de la comunión en la mano, también había quien robase sacrílegamente hostias, tras simular que comulgaban. Esto no es ninguna novedad ni se está descubriendo el agua caliente. El asunto está que ahora se ha incrementado y facilitado ese hurto con la comunión en la mano. Y esto, que es un hecho lamentablemente comprobado, lo ha dicho la propia Roma. Y aunque no lo hubiese dicho, la realidad habla por sí misma.

      En segundo lugar, su argumento es parecido al siguiente: No hay que combatir el alcoholismo, pues hay quienes mueren de cirrosis sin haber probado alcohol. Usted asegura que no hay que evitar facilitar el hurto de hostias porque hay quienes de todos modos las roban. Perdone que le digamos con toda sinceridad y sin ánimo de molestarla que su argumento resulta falso y absurdo.

      En tercer lugar, está comprobado lo que sucede en el video. Haga usted el experimento con guantes negros y hostias sin consagrar. No hay necesidad de "golpear" -como usted dice- la hostia. Experiméntelo usted. Realícelo de una manera habitual, y comprobará que en muchos casos sí quedan partículas. Tan esto es cierto, que incluso cuando se da en la boca debe usarse la patena, pues es un HECHO COMPROBADO, que del copón a la boca también caen partículas consagradas. Esto lo sabe cualquier acólito que haya ayudado a entregar la comunión y todo sacerdote que luego realiza la purificación. Es evidente que en muchísimos casos -si no es que en todos- quedan partículas consagradas en quienes comulgan en la mano. Eso sería más que suficiente para evitar la comunión en la mano y emplear siempre la patena. ¡Hoy en día hay tanta falta de respeto para lo más sagrado que muchos no la emplean y ni siquiera realizan la purficación de dedos y objetos que estuvieron en contacto con Cristo sacramentado!

      En cuarto lugar, nos comenta que usted tiene la precaución de verificar que se consuma la hostia frente al altar, pero le podemos asegurar que en muchísimos casos esta precaución no existe. Obsérvelo usted. Incluso hay videos que lo demuestran.

      En quinto lugar, usted pasa por alto todas las demás razones -de gran peso y valor- que aquí se esgrimen contra esa desacralizadora costumbre.

      Estamos plenamente convencidos de la necesidad de evitar la comunión en la mano en todos los casos. No hay razón alguna para ello que lo justifique.

      Le agradecemos su comentario. Gracias por escribir.

      Qué la Sma Virgen la llene de bendiciones.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. No veo en el video -cuando se pone la hostia no consagrada en la mano o en el guante- que se esté golpeando. Y sí quedan partículas.

      Eliminar
    3. Hermana, ¿podría usted garantizar plena y objetivamente que al distribuir la Comunión en la mano no se desprenden partículas de la Hostia? ¿Podría usted explicarme por qué durante cientos de años se utilizó la bandeja de la Comunión cuando se les distribuía a los fieles? ¿Podría usted decirme con sinceridad si no es más respetuoso y humilde recibir la Comunión de rodillas y en la boca que de pie y en la mano? Si es cierto que la boca es tan contaminada como la mano, ¿podría responderme por qué hemos de hacer pasar a Jesús por dos sitios contaminados en vez de hacerlo pasar sólo por uno? Si se digna responderme, puede escribirme a tarima111@hotmail.com

      Eliminar
  17. Quien quiere cometer un acto sacrílego lo hará recibiendo la Santa Comunión en la boca o en la mano. No veo ningún problema en recibir la Santa Comunión en la mano.

    ResponderEliminar
  18. Incurres en el mismo sofisma de la hermana que ya hemos refutado así:

    Ese "argumento" es parecido al siguiente: No hay que combatir el alcoholismo, pues hay quienes mueren de cirrosis sin haber probado alcohol. Asegurar que no hay que evitar facilitar el hurto de hostias porque hay quienes de todos modos las roban resulta falso y absurdo. Entonces, tampoco cierres tu casa ni tengas cuidado con tus posesiones, pues al fin y al cabo quien quiera robarte lo hará de todos modos.

    Dices no ver ningún problema cuando hemos expuesto un sin número de razones y ninguna -¡ni siquiera una!- de ellas la refutas con argumentos convincentes.

    No podemos convencerte a fuerzas. Gracias por escribir.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  19. SE LOS ENVIO, PUES IMPORTANTE SABERLO, PARA NO CAEER EN EL PELIGRO DE OFENDER A DIOS

    ResponderEliminar
  20. Lo importante es recibir al Señor con un corazón abierto y con mucho amor a Él y a los hermanos. Comulgar con Él para que pueda vivir en nosotros y seamos testimonio de su vida y de lo que nos enseñó en el Evangelio. Vino a liberar, a salvar y no a condenar a nadie.No cargó cargas pesadas sobre los hombros de las personas nos enseñó a ser compasivos y misericordiosos como su Padre Dios. En qué Dios creo en este año de la fe? En el que nos reveló su Hijo Jesús o en el que nos fabricamos nosotros?
    Que El Señor nos bendiga a todos y trasnforme nuestros corazones para que podamos recibirlo en esta Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, pero eso no le quita importancia a la veneración, el respeto y la manera en que debe ser recibido.

      Eliminar
    2. Gracias mil, anónimo del 6 de diciembre. Es importante que no olvidemos a qué vino Jesús, que de su misma boca hizo saber que reveló estas cosas a los pobres y sencillos, y las ocultó a los sabios y entendidos. En la comunión, debemos vivir en espíritu de comunión, y no de juicio y fiscalización. Somos hijos del Padre-Dios de Jesús, si somos hermanos de sus hermanos: comulgamos con él y con quienes compartimos la eucaristía.

      Esto lo podemos vivir a través de un diálogo realmente constructivo y fraterno, y no de una disputa que ridiculice las opiniones de los que tienen otro punto de vista, que también tiene fundamento. ¿De qué vale un supuesta reverencia a la comunión si no respetamos el santuario del corazón del hermano, de sus intenciones y de la presencia de Jesús en él? ¿No somos acaso templo del Espíritu? ¿Cómo se convierte el sacramento de la COMÚN-UNIÓN en un "privilegio" o en una excusa para la discriminación de quiénes tienen fe verdadera y quiénes no?

      Eliminar
    3. Si respetás el santuario de tu corazón respetás al Santísimo y por lógica NO lo tomás con la mano. A menos que lo tuyo sea pura palabrería y contradicción.

      Eliminar
  21. wow, que hermoso blog, Dios te bendiga abundantemente! Desde que vi el testimonio de catalina rivas acerca de la Santa misa, el Señor me concedió la gracia de ver la Santa misa con otros ojos, y la comunión es un momento indescriptible , tengo como proposito no volver a comulgar de nuevo en las manos, pero en mi parroquia, el sacerdote cuando hay poca asistencia, coloca la hostia y el vino consagrado en el altar para que cada uno la tome, entonces es valido de esa manera tomarla en las manos? no me siento a gusto en hacerlo, pero es eso o no comulgar ese día...que me recomiendas? :) Viva Jesús sacramentado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está prohibido por la Iglesia que cada uno tome la comunión por sí mismo. El sacerdote que permite eso está contra todas las disposiciones vigentes.

      No debes comulgar por ti mismo, aunque lo diga el cura de tu parroquia. Sería seguirlo en su desobediencia y rebeldía. Recuerda la frase de Cristo sobre los ciegos que guían a otros ciegos: ambos caen al abismo. De ninguna manera y por ningún motivo comulgues por ti mismo.

      Te aconsejamos ir a un templo donde se respete a Jesús sacramentado.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  22. Y qué pensáis que es mejor ¿no comulgar o comulgar en la mano? Hay parroquias donde sólo dan la comunión así. ¡Lo tienen establecido con carteles anunciadores a la entrada del templo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente es preferible NO comulgar en tales circunstancias e ir a templos donde se comulga en la boca. Dios llenará de gracias a quien busca recibirlo dignamente y con respeto. Hay que huir de los sitios donde existe esa desacralizadora costumbre y, aunque estén más lejos, buscar templos donde se respete la Eucaristía.

      Cristo presente en la Hostia consagrada lo merece TODO y estamos obligados a ello. ¿O no somos capaces -por mera flojera y comodidad- de buscar donde se le pueda recibir con dignidad a nuestro Dios y Señor, a nuestro Redentor que dio todo por nosotros?

      Jamás aceptemos la comunión en la mano. No hay nada más grande ni más sagrado que Cristo-Dios mismo presente REALMENTE con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
    2. Si un párroco establece que en su parroquia SOLAMENTE se distribuye la Comunión a quienes estén de pie, está violando las prescripciones oficiales de la Iglesia, por lo tanto desobedeciendo y en consecuencia quebrantando su voto de obediencia. La Instrucción Redemptionis Sacramentum (de obligatoria observancia) en el número 91 establece que no es lícito negarle la Comunión a un fiel que quiera recibirla arrodillado o de pie, disposición corroborada en Missale Romanum Institutio Generalis Nº 161 y en el Cód. Derecho Canónico canon 843.

      Eliminar
  23. No soy experta ni mucho menos, pero sobre el último comentario en el que mencionan la instrucción Redemptionis Sacramentum me surgió una duda, hace algunos años pasé un mes en Madrid, y cada vez que encontraba una Iglesia en la que hubiese misa entre semana me quedaba, usualmente atrás ya que cuando llegaba ya estaba empezada la misa y no me gusta interrumpir, en cierta ocasión no pude llegar al Altar para comulgar a la hora de la comunión porque además de que la Iglesia era realmente muy grande había poca concurrencia y la mayoría en las primeras bancas, de hecho otras dos personas también se encaminaban hacia el altar cuando el sacerdote volvió a subir las escaleras para terminar la celebración. Al terminar, y puesto que había escuchado la misa casi completa me permití acercarme a la Sacristía y solicitarle al sacerdote la comunión (algo que al menos en México aún se puede hacer), que no había podido recibir puesto que él había dado por terminada la fila de comulgantes, sin notar, al parecer que tres personas nos acercábamos con intensión de comulgar y él me contestó que las cosas no eran como antes, así que lo sentía pero no podía hacerlo ¿Es eso válido? o ¿Por alguna razón en España se decidió que no debía hacerse? ¿Entra este tipo de situación en la instrucción citada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Instrucción Redemptionis Sacramentum señala:

      "2. LA DISTRIBUCIÓN DE LA SAGRADA COMUNIÓN.

      [88.] Los fieles, habitualmente, reciban la Comunión sacramental de la Eucaristía en la misma Misa y en el momento prescrito por el mismo rito de la celebración, esto es, inmediatamente después de la Comunión del sacerdote celebrante"

      Sin embargo, hablando estrictamente, no está prescrito que no pueda otorgarse o esté prohibida la comunión fuera de Misa.

      Seguramente ese sacerdote aplicó el criterio a lo que es habitual, como dice la Instrucción, aunque tampoco hay algo que le prohíba salirse de lo habitual y también podría haber tomado la decisión de darte la comunión sin estar obligado a ello.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  24. La Oficina para las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice publicó en la Web del Vaticano, en italiano, lo siguiente...

    "Santo Tomás de Aquino hace referencia al uso de comulgar sólo sobre la lengua, cuando afirma que la distribución del Cuerpo del Señor pertenece sólo al sacerdote ordenado. Ello, por motivos diversos, entre los cuales el Doctor Angélico cita también el respeto hacia el sacramento, que “no es tocado por ninguna persona que no sea consagrada: y por eso son consagrados el corporal, el cáliz y también las manos del sacerdote, para poder tocar este sacramento. A nadie más le es permitido tocarlo excepto en casos de necesidad: si por ejemplo estuviese para caer por tierra, o en otras contingencias similares” (Summa Theologiae, III, 82, 3).
    A través de los siglos, la Iglesia buscó siempre que el momento de la Comunión se caracterizase por su sacralidad y suma dignidad, esforzándose constantemente por desarrollar del mejor modo gestos exteriores que favoreciesen la comprensión del gran misterio sacramental. Con la premura de su amor pastoral, la Iglesia contribuye a que los fieles puedan recibir la Eucaristía con las debidas disposiciones, entre las cuales figura el comprender y considerar interiormente la presencia real de Aquel a quien se va a recibir (cf. Catecismo de san Pío X, ns. 628 e 636). Entre los signos de devoción propios de los comunicantes, la Iglesia de Occidente también estableció el arrodillarse. Una célebre expresión de san Agustín, tomada en el n. 66 de Sacramentum Caritatis de Benedetto XVI, enseña que: «Nadie coma de aquella carne [el Cuerpo eucarístico], sin antes adorarla. Pecaríamos si no la adorásemos» (Enarrationes in Psalmos, 98,9). Estar de rodillas indica y favorece esta necesaria adoración previa a la recepción de Cristo eucarístico.
    Bajo esta perspectiva, el entonces cardenal Ratzinger afirmaba que “la Comunión alcanza su profundidad sólo cuando es sostenida y comprendida por la adoración” (Introduzione allo spirito della liturgia, Cinisello Balsamo, San Paolo 2001, p. 86). Por ello, opinaba que “la práctica de arrodillarse para la santa Comunión tiene a su favor siglos de tradición y es un signo de adoración particularmente expresivo, totalmente apropiado a la luz de la verdadera, real y substancial presencia de Nuestro Señor Jesucristo bajo las especies consagradas” (cit. en la Carta This Congregation de la Congregación para el Culto Divino e la Disciplina de los Sacramentos, del 1° de julio 2002: EV 21, n. 666).
    Juan Pablo II en su última encíclica, Ecclesia de Eucharistia, escribió en el n.61:
    “Al dar a la Eucaristía todo el relieve que merece, y poniendo todo esmero en no infravalorar ninguna de sus dimensiones o exigencias, somos realmente conscientes de la magnitud de este don. A ello nos invita una tradición incesante que, desde los primeros siglos, ha sido testigo de una comunidad cristiana celosa en custodiar este « tesoro ». […] No hay peligro de exagerar en la consideración de este Misterio, porque « en este Sacramento se resume todo el misterio de nuestra salvación”.

    A partir de la solemnidad del Corpus Domini del 2008, y en continuidad con la enseñanza de su Predecesor, el Santo Padre Benedicto XVI comenzó a distribuir a los fieles el Cuerpo del Señor directamente sobre la lengua y estando arrodillados”

    ResponderEliminar
  25. Hola me encanto el articulo, creo que si realmente fuéramos consientes de que es Cristo en toda su Divinidad, Alma y Cuerpo, en la Sagrada Hostia, sabríamos lo humildísimo que es Jesús al quererse quedar y ser recibido por nosotros tan indignos...me gustaría mucho que publicaran acerca de los cánones Romanos de Purificación de los vasos sagrados ya que en la Iglesia a la que asisto es raro que los Sacerdotes que celebran purifiquen ellos los vasos, siempre lo hacen "ministras" de la Eucaristía...a mi esto me causa muchísimo dolor....así como también seria bueno recopilar documentos y actuares de los Santos al respecto de la comunión de rodillas...gracias y saludos

    ResponderEliminar
  26. Hola,me encontre este sitio buscando otras cosas relacionadas y quede mucho muy satisfecha x los argumentos que se tienen de no recibir la Comunion en la mano.Tenia alguna nocion ,pero ahora YA LO SE CON EXACTITUD!!! Hace tiempo me toco ver que el sacerdote donde asisto a misa se cayo la hostia y la persona la recojio con sus manos y paso como un acto sin precedentes para los dos que lastima!!! Los felicito por su blog.

    ResponderEliminar
  27. Lo verdaderamente importante no es si comulgo con la mano o no, lo verdaderamente importante es qu esa comunión que recibo se traduzca en amor hacia los hermanos porque es comunión con Dios y los hermanos, de lo contrario caeríamos en el fariceismo. Atte: Hno. Alejandro. CSsR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandro:

      Resulta absurdo querer contraponer un aspecto con el otro. Lo verdaderamente importante es PRIMERO amar a Dios sobre todas las cosas Y SEGUNDO amar al prójimo como a ti mismo. ¿Por qué ha de ser menos importante amar a Dios que al prójimo, según tú?

      En este post hay múltiples razones que demuestran el respeto que implica recibirlo en la boca y la gravedad de exponer que las partículas caigan al suelo o a cualquier lado. Pasas fácilmente por alto todas estos fundadísimos argumentos. ¿Cristo presente realmente en la Eucaristía no merece el mayor cuidado y adoración para ti?. El amor a Dios, la adoración y el respeto que le debemos...¿en qué se contraponen a que entre los frutos de la comunión esté el amor hacia los hermanos?

      No hagamos juicios sin sustento, una aspecto no va en detrimento del otro, al contrario: se complementan muy bien. El amor y respeto a Dios se traduce verdaderamente en amor al prójimo también. ¿O acaso crees que por recibirlo irreverentemente en las manos no consagradas y exponiendo que caiga Cristo al suelo y se pisotee se va amar más al prójimo? No, ¿verdad?

      El amor al prójimo no es consecuencia del gravísimo descuido con la Eucaristía, ni se contrapone a nuestro amor a Dios y el deber de latría.

      No partamos de premisas falsas queriendo descalificar un aspecto con otro que lo complementa.

      Gracias por escribir.
      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  28. Yo siempre recibi la ostia en la boca nunca lo recibo en la mano ya que no me parece correcto recibir la ostia en la mano ya que es el sacerdote quien la da la ostia no nosotros..

    ResponderEliminar
  29. La ostia es el cuerpo de cristo y se recibe en la boca no en la mano..

    ResponderEliminar
  30. porque a las comunidades catecumenales del mundo se les permite comulgar en la mano, y si estan en desobediencia porque no se corrige esta practica. a DIOS se le sigue por obediencia, y si esto se practica asi en estas comunidades, yo no deberia seguir en ellas. pues creo fielmente en la presencia real de cristo y he sentido como cuando se puede hacer muchas migajas en mi mano el cuerpo de mi señor y trato de consumir hasta la ultima partecita de su cuerpo. pero seria un verdaadero sacrilegio que otros no lo sienta con el fervor con que yo comulgo, pues en las comunidades hay jovenes que no le dan el respeto que se merece el cuerpo del señor. gracias y espero su respuesta a este tema

    ResponderEliminar
  31. ...y no sólo para protejer el cuerpo de Jesús es conveniente comulgar en la boca,sino que estarán de acuerdo conmigo,en que comulgar sin arrodillarse,reduce o elimina la actitud de adoración que merece nuestro redentor.Si ante un rey de este mundo se hace un saludo con genuflexión,¿cuánto más merece nuestro Dios,cuando desciende de los cielos para encontrarse con nosotros?.Bendiciones para los que lo comprendan y para los que no.

    ResponderEliminar
  32. Me parece que el dar la comunion en la mano es un problema que se esta extendiendo mas en lugar de corregirse,yo he asistido a misa en varias iglesias y he visto con desilucion como la mayoria de la gente recibe la eucaristia en la mano y muchas veces sin el debido respeto, me gustaria saber que podemos hacer para corregir el dar la comunion en la mano, pues veo con tristeza que hay personas que miran con indiferencia este asunto y dicen que si la iglesia lo permite, por que no seguirlo haciendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. imprimí toda la explicación que dan en este blog, lo fotocopias y repartís a los que comulgan con la mano para que se informen.

      Eliminar
  33. No está enlazado el tema relacionado número 5).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Listo! Ya quedó subsanada esa omisión. Gracias por informarnos. Un abrazo.

      Eliminar
  34. Gracias por publicar artículos como este, pronto es la comunión de mi hija y me ha sido de gran ayuda.

    ResponderEliminar
  35. Hermanos de Catolicidad: He leído varios de sus artículos muy interesantes y éste es uno de ellos. En muchas iglesias de la ciudad de México, no sólo los sacerdotes dan la comunión en la mano, ( me acaba de pasar el domingo de Ramos pasado, hasta el padre me dijo: tome la hostia y dándome a entender que la mojara en el caliz, esto fué en un convento de monjas de clausura), sino que hay mujeres que ponen a los lados de los altares de las iglesias a dar la comunión, en unos casos la persona toma la comunión y en otros ésas mujeres dan la comunión. Si es un grave error el hacer esto, qué se puede hacer para evitarlo. Decirle al sacerdote: es su deber dármela Usted?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habiendo sacerdote es éste quien debe dar la Eucaristía. Ordinariamente sólo puede darla él.

      Eliminar
  36. Roma ha ordenado que nadie puede ser obligado a recibirla en la mano. Eso debe saberlo el sacerdote. Si no cumple con esa disposición, le aconsejamos que busque mejor otro lugar donde se obedezca.

    ResponderEliminar
  37. Buenos días

    Soy de Colombia y así como escribio el Sr el 23 de abril de 2014 sobre laicos (hombres y mujeres) que dan la comunión a otros Laicos, he visto en muchas iglesias aquí esto mismo. Quisiera por favor me dieran una guía al respecto pues a mi parecer el unico que está aútorizado a darla es el padre o el diácono creo si no se encuentra el padre, claro este último toma hostias previamente consagradas ya que no puede él consagrar: se puede aplicar lo indicado en este artículo sin embargo me gustaría saber si existe algún documento al respecto más específico. Un exorcista español que dio una charla en Colombia indico que no existe ningún documento en donde se diga que el Cura es el unico autorizado a entregarla y además que nosotros tambien somos sacerdotes (claro, por las mismas palabras del bautismo) y por esto estos Laicos que ayudan pueden entregarla.

    Gracias

    David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sacerdocio común de los fieles es DIFERENTE al sacerdocio jerárquico. La Iglesia enseña que se diferencian esencialmente y no en grado. El sacerdote en virtud del sacramento del orden sacerdotal que posee realiza el sacrificio de la misa y es el pastor que dirige al pueblo. En cambio, todos los bautizados somos sacerdotes porque, por la gracia, formamos parte del Cuerpo Místico de Cristo. Esto no significa que reciban el sacramento del orden sacerdotal EXCLUSIVO del sacerdocio jerárquico. La permisión a ministros EXTRAORDINARIOS de la comunión, como todo en esta época de crisis, ha caído en un permisivismo práctico que hace -lamentablemente- de algo que se denominaba como extraordinario algo verdaderamente ORDINARIO en las dos acepciones del término. Redemptionis Sacramentum (25-III-2004) señala «Como ya se ha recordado, “sólo el sacerdote válidamente ordenado es ministro capaz de confeccionar el sacramento de la Eucaristía, actuando in persona Christi”. De donde el nombre de “ministro de la Eucaristía” sólo se refiere, propiamente, al sacerdote. También, en razón de la sagrada Ordenación, los ministros ordinarios de la sagrada Comunión son el Obispo, el presbítero y el diácono, a los que corresponde, por lo tanto, administrar la sagrada Comunión a los fieles laicos, en la celebración de la santa Misa. De esta forma se manifiesta adecuada y plenamente su tarea ministerial en la Iglesia, y se realiza el signo del sacramento». La excepción EXTRAORDINARIA era sólo en ausencia o grave impedimento de ellos y señala que ni siquiera una breve prolongación del rito lo justificaría.

      Se abrió ligeramente la puerta y en la praxis se derrumbó ésta. Así se ha llegado al punto que en muchas partes sea habitualmente cualquier laico (que se supone deberían ser preparados y no cualquier persona como sucede y sólo en casos extraordinarios) quien distribuye la comunión mientras el sacerdote permanece cómodamente sin hacer nada en el altar. Es el problema de permitir algo extraordinario si no se tiene la manera de evitar y controlar que no se vuelva en un abuso ordinario, como lamentablemente ha sucedido. De ahí la importancia de no ir a templos en los que no se respeten las rúbricas y el sacerdote no sea fiel a lo que dice la Iglesia. La desacralización lleva a perder el respeto y debida veneración a tan grande Sacramento.

      Eliminar
  38. no entiendo temerle a dios es un pecado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosibel: Ve a esta dirección, ahí se explica ese tema ampliamente:
      http://www.catolicidad.com/2014/05/las-tres-especies-de-temor-por-fr.html

      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Rosibel. El temor a Dios sirve para nuestra salvación.

      Eliminar
  39. A una lectora: Por norma general no publicamos links de otros sitios, pues ello nos obliga a revisarlos y no disponemos de tiempo. Hacemos la excepción cuando éstos son conocidos de antemano por nosotros. Disculpe que no publiquemos su enlace.

    ResponderEliminar
  40. Agradezco que en mi pueblo todavia hay verdaderos sacerdotes y no hay problema con todo esto!. se purifican las manos antes y después de dar la comunión.. y nadie comulga en la mano! NADIE! realmente es una gracia enorme!
    Recemos para que nunca falten los sacerdotes santos!

    ResponderEliminar
  41. El Gravísimo problema de desacralizar y luego llegar a banalizar todo en una sociedad relativista lleva al colmo! , Mi hermana era "ministra de la Eucaristía" y en la Santa Misa repartía, el divino alimento. Una chica entró de improviso en la fila de la comunión y tomó la Eucaristía y en un dos por tres la partió a la mitad y se llevó a la boca esa parte y la otra mitad se la dio a su perro que llevaba amarrado, esto pasó en una ciudad dónde las mujeres jóvenes les "fascinan" los perros y ya ni les interesa casarse y mucho menos tener hijos, son "muy modernas", Lo monstruoso de este caso es que el mal va avanzando cada vez a mayor velocidad. Si el Magisterio, la tradición, los Santos padres, las Santas y santos modernos y los Papas se oponen a que cada uno "haga lo que le viene en gana" o se "salga con la suya al comulgar" , no nos extrañemos que cada día haya menos piedad en los católicos y parezcamos más una secta comercial norteamericana, brasileña o mexicana, que en la verdadera y única Iglesia de Jesucristo.

    ResponderEliminar
  42. "La primera Comunión", la realizó Nuestro Señor Jesús en la Última Cena dándosela a sus apóstoles. ¿la recibieron en la boca o en la mano?

    Cómo fue evolucionando la "FRACCIÓN DEL PAN" hasta llegar a la costumbre de recibir la "SAGRADA FORMA" en la boca.

    Soy partidario de la Comunión en la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "A quien Yo diere el pan mojado, aquél es [el traidor]. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote" (Juan 13,26). Un pan mojado no se da en la mano, sino en la boca.
      El apologista colombiano José Galat (85 años), en su programa Un Café con Galat, del canal católico internacional Teleamiga, repite cada vez que tiene ocasión que él es de ascendencia palestina, y que recuerda que su padre y su abuelo tenían la costumbre milenaria de poner en la boca de sus invitados el primer trozo de comida de la cena que se servía, como gesto de cercanía. Este ritual coincide con el texto de Juan (testigo ocular).
      Pregúntese cada uno: ¿Quién me creo yo para tocar con mi mano indigna al personaje más sagrado del universo entero? ¿Me atrevería en un acto protocolario a tocar por ejemplo a la reina Isabel de Inglaterra? Por supuesto que no, y ella no es sagrada como lo es Jesús. Sólo un patán lo haría, y ¡qué mal visto sería!

      Eliminar
  43. Estoy de acuerdo en ue no se de la comunion en la mano,pero tambien no estoy nada de acuerdo a que existan ministros que son padres de familia o viudos que esten autorizados a dar la comunion cuando es sagrada y yo soy de las personas que piensa que toda la autorizacion la tiene el padre puesto que tiene votos de castidad y para ello se entrego en cuerpo y alma a jesucristo........por eso yo no permito que un ministro me de la comunion ....

    ResponderEliminar
  44. Me ha parecido muy interesante todo lo aquí expresado y me permito hacer las siguientes preguntas esperando me puedan ser respondidas. 1.- Si el Sacerdote bajo los lineamientos que se han establecido de preparación y purificación para poder dar la comunión es quien puede hacerlo, porque se ha proliferado el que otras personas a parte de el también lo hagan (Ministros, Religiosas, etc.) 2.- Anteriormente el traslado de las hostias ya consagradas que se mantenian en el Sagrario también podían ser conducidas únicamente por el Sacerdote, inclusive en algunas iglesias se mantenían bajo llave, porque hoy en día las personas allegadas a la iglesia que ayudan en la misa, pueden hacer esto. 3.- En caso de saber de un Sacerdote que tenga la práctica de dar la comunión en la mano que se puede hacer para exponer esto ante la Iglesia, sobre todo porque es en donde mi hija esta recibiendo su catequesis y no quisiera que la confundieran con falsos argumentos. 4.- En los casos en que no se ha recibido la absolución de la confesión, que es lo mas correcto dejar de recibir la comunión hasta poder hacer la confesión con el sacerdote o aún así recibirla. 5.- En aquellos lugares donde las prácticas religiosas como la de dar la comunión en la mano, como aquí se ha expresado o alguna otra que se contrapone con lo que conocemos y hemos profesado como Fe Católica es preferible alejarse de ese sitio, para buscar una iglesia o sacerdote que siga llevando la normatividad que conocemos como correcta.
    Gracias por la atención y respuesta que se sirvan prestar a mis preguntas, les felicito por este Blog que me ha parecido un acierto para todos aquellos que deseamos estar mas documentados sobre nuestra religión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1 y 2. En algunos casos está permitido, pero lamentablemente el abuso es mayor. Esas permisiones finalmente condujeron a miles de abusos. Lo aconsejable sería volver al uso tradicional anterior. 3. Buscar otro sitio donde la preparen. 4. Si hay pecados graves y no se han confesado en el sacramento de la Penitencia NO se puede comulgar. Hacerlo sería un verdadero sacrilegio. Luego, hay que abstenerse de comulgar si no se han confesado. 5. De acuerdo totalmente con usted en este punto cinco.
      Un abrazo en Cristo.

      P.D. Le aconsejamos leer esto: http://www.catolicidad.com/2009/05/comulgar-sin-confesarse.html

      Eliminar
  45. -Alejandro Castillo-31 de marzo de 2015, 17:07

    Hola buenas tardes Padre! primero debo de darle las gracias por toda la información tan bien escrita, clara, precisa y sobre todo necesaria para toda persona que busque acercarse a Cristo, que usted (o ustedes) se ha (han) dado a la tarea de poner a nuestra dispocisión.

    Le (s) cuento brevemente de mí, me llamo Alejandro, tengo 30 años, vivo y soy de Culiacán. Desde mi adolescencia fui una persona muy inquieta, me interesaba por otras culturas, otras formas de pensar, otros credos,la psicología, el funcionamiento de la mente, sociedades secretas, y más cosas. Busqué la VERDAD en donde no se encontraba.

    Tenía muchas dudas y preguntas sobre mi religión católica. A los 22 años fui invitado a iniciarme en la masonería (por un amigo muy cercano, que lo conocí en la secundaría y a la fechas conservo). Me dio unos folletos, me recomendo que viera unos videos para "informarme" más sobre la masonería y me entreviste con un miembro de la logia. Me informaron del proceso de iniciación y me preguntaron que si quería iniciarme. Yo quedé en dar mi respuesta. Después, le dije que necesitaba tiempo, que no sabía. Nunca le dije NO. Con el tiempo empece a sentir la tentación de dar el sí, de aceptar. Pues veía que mi amigo, gracias a su pertenencia, conseguía buenos puestos en el gobierno y "palancas" con gente "importante", mientras que yo batallaba con mi empresa. Ni así me decidí.

    Después me atrajo mucho el tema del exorcismo, y es ahí cuando conocí los libros y pláticas del padre José Antonio Fortea. Y después los libros y entrevistas del padre Gabriele Amorth (hay mucha diferencia entre el primero y el segundo). Con los libros del Padre Amorth aprendí bastante sobre mi fé, salí de dudas, y me convencí que la religión católica es la única y verdadera.

    Ya después, en la busqueda del saber y aprender más encontré varias páginas de internet, incluido este gran blog, que visito casi a diario.

    El día de mi cumpleaños 30, decidí "regalarme" el ir a confesarme. Tenía más de 10 años que no lo hacía y no comulgaba (mis papás son casados católicos y son gente de misa todos los domingos). Sentía la necesidad de hacerlo. Me dirigí a la Catedral e hice mi confesión lo mejor que pude. Recibí la absolución (el sacerdote muy fiel y estricto) A la fecha me confieso cada 15 días, voy a misa todos los domingos. Y estoy en una lucha interior por hacer un cambio de vida, dejarme de malos hábitos, la vida pecadora...

    Me ha ayudado mucho este blog.

    Por otro lado sobre el tema de este post, dejeme contarle que el día de hoy (marzo 31, 2015) asistí a la Misa Crismal en la Catedral de Culiacán. Y a la hora de dar la comunión me acerqué a la fila que estaba más cerca de donde yo estaba y seguí ahí, pues ví que la estaba dando un sacerdote (busco tomar la comunión de manos del sacerdote) y en el momento de mi turno, me arrodillo (desde que volví a comulgar hasta la fecha comulgo de rodillas) y el sacerdote (jovén y que no lo conocía) me dice: "el Cuerpo de Cristo", yo le digo "Amén", y sostiene la comunión, esperando que me pusiera de pie. No lo hice. Finalmente me la dio un poco molesto, para después una vez yo de pie me dice: NO ES NECESARIO QUE SE ARRODILLE. Dentro de mí me dieron muchas ganas de contestarle y decirle que: -pues yo ante Dios me arrodillo-. Pero no lo vi conveniente, ni prudente ni mucho menos era el momento. Y eso paso en segundos, fue rápido. Sentí tristeza, "Agüite" por el sacerdote, sobre todo porque era la renovacion de los votos sacerdotales, en fin, eso es parte de los grandes problemas que enfrenta nuestra Iglesia.

    Reciba un saludo amistoso de un creyente más.
    Y ánimo!!
    Que la tarea que está (n) haciendo es sumamente valiosa.
    Adelante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado hermano en Cristo:

      Ante todo una felicitación muy sincera por el regalo que se hizo al cumplir 30 años. ¡No pudo ser mejor! Volver a los sacramentos luego de 10 años es una gran gracia de Dios. Lo mismo hay que agradecerle mucho el que no haya caído en manos de las logias. Son bendiciones por las que debemos bendecir mucho al Señor. Lo felicitamos en verdad por ese cambio de vida que está realizando, cada día será mejor. No interrumpa ni afloje nunca ese camino hacia el Señor.

      Lamentable la anécdota que nos cuenta de la comunión, pero así están las cosas ahora. Nos motivan mucho sus comentarios acerca del blog, Dios quiera que sirva a muchas almas este apostolado. Es lo que pedimos al Señor. Por ello rogamos a nuestros lectores nos hagan el favor de recomendarnos con sus contactos y amigos.

      Le agradecemos mucho sus comentarios y le enviamos un fuerte abrazo en Cristo. ¡Y ánimo, estimado hermano!
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Alejandro Castillo31 de marzo de 2015, 23:32

      Pues gracias Padre... aunque no tenga el gusto de conocerle en persona ni sepa su nombre, leí mucha sinceridad en su primer párrafo, lo cual me provocó una sonrisa.

      Oiga, leyendo las respuestas en el blog, me da la impresión de que es usted, quien contesta siempre. ¿Es esto así? también como que me huele que usted es un sacerdote jovén. De serlo sería bastante interesante. De no también, claro está.

      Sobre la comunión, desde diciembre del año pasado que volví a recibir la comunión, le comento que ningún sacerdote me ha dicho nada, ni me la ha dado de mala gana. Y he tomado la comunión en 4 párroquias. Al principio dentro de mí, me preocupaba el que dirán. Pues leyendo aquí, ví que hay gente que le ha pasado lo mismo que me paso a mi hoy. Así que las primeras veces, en la fila iba un poco preocupado por eso. Ya que también, debo decir que a la fecha no he visto a alguien que se arrodille para recibirla. Hay uno que otro que hace una profunda genuflexión, otros que inclinan la cabeza, pero la mayoría la recibe de pie. No me ha tocado ver que a alguien se la den en la mano..

      Pues Padre, que gusto entrar en contacto. Y me gustaría platicar más, cuando usted tenga tiempo.

      Alejandro Castillo

      alejandrocastilloo@hotmail.com

      Eliminar
    3. Estimado Alejandro: CATOLICIDAD es un equipo. Nuestra labor es anónima, pues no se trata de vender nuestra imagen personal ni quiénes somos, sino de difundir los principios de nuestra fe católica que es la que debe llevarse las palmas. Llevamos casi seis años en la red (se cumplen el 5 de mayo). Hay tantos sitios malos en internet que queremos poner nuestro granito de arena para que existan espacios buenos que procuren llevarnos a Dios. Aquí entre todos nos ayudamos: lectores y editores. Todos rezamos por todos e intercambiamos opiniones, material y experiencias. Su testimonio es de gran valor para todos, pues nos permite retroalimentarnos y ayuda a ver que sí se puede cambiar y dirigir bien el sentido de nuestras vidas hacia el Señor. En cuanto a la sinceridad, créanos que siempre habrá de nuestra parte. Si todos somos hermanos en Cristo, esto crea una fraternidad entre todos y los buenos hermanos debemos ser siempre sinceros. Estamos también a sus órdenes en nuestro correo: catolicidad@hotmail.com. A veces tardamos un poco en contestar, sobre todo cuando hay mucha correspondencia, pero siempre respondemos.

      De nuevo: un fuerte abrazo y gracias por escribir.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    4. Don Alejandro Castillo nos vuelve a escribir. Nos comenta y nos pregunta:

      "Ok Padre, lo comprendo. Conocen la página http://........ ?? ¿Qué opinión tienen?"

      Estimado hermano, no, no conocemos ese sitio. Suprimimos la dirección pues sería hacerle promoción y no sabemos si convenga o no, pues habría que analizarlo para lo que tenemos poco tiempo. Además, presenta la dificultad de estar en inglés.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  46. Alejandro Castillo8 de mayo de 2015, 13:27

    Qué tal Padre!

    Sirve de algo informar de un hecho particular o quejarse ante el Obispo?

    Pues paso de que me negaron la Comunión de rodillas!

    El miércoles pasado, mayo 06, en la misa de las 7am que ofició el rector de la Catedral de Culiacán, en el momento de la Comunión, al llegar mi turno, me pongo de rodillas (como lo hago siempre) y el sacerdote se me queda viendo y me dice: PONGASE DE PIE. Y pues..., yo para no crear un problema me puse de pie. Me dio "agüite".

    Yo voy a la Catedral a misa todos los domingos. conozco a los 4 sacerdotes de ahí, 2 padres de edad y 2 jóvenes.

    El rector me conoce, pues a veces platicamos y nos saludamos. Además de que siempre me había puesto de rodillas cuando el distribuye la Comunión y no había pasado nada. Mi boda será ahí, en noviembre.

    Qué me sugiere hacer?
    Hago algo?
    O mejor lo dejo pasar para evitar posibles represalias y/o malas caras?

    Gracias Padres y espero su respuesta cuando tenga un tiempo.

    ResponderEliminar
  47. Alejandro Castillo8 de mayo de 2015, 13:32

    Ah, este sacerdote rector, es jovén. 32 años y 9 años de ordenado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Alejandro:

      Ningún sacerdote tiene derecho alguno a negarle la comunión de rodillas.

      La INSTRUCCIÓN REDEMPTIONIS SACRAMENTUM dice:
      "[91.] En la distribución de la sagrada Comunión se debe recordar que «los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos».[177] Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohiba, debe ser admitido a la sagrada Comunión. Así pues, no es lícito negar la sagrada Comunión a un fiel, por ejemplo, sólo por el hecho de querer recibir la Eucaristía ARRODILLADO o de pie."
      Le aconsejamos hablar primero con el sacerdote y leerle el texto antes citado, así como recordarle lo dicho por san Pío X: "Los símbolos y promesas se reciben de pie (se refería a que los israelitas comieron de pie el cordero pascual, símbolo y promesa de la Eucaristía), más la realidad se recibe de rodillas y con amor". Si no hiciera caso, y considera usted que el obispo es de buen criterio y podría intervenir favorablemente, acuda después con él. Si no, ni caso tiene.

      Atte
      El equipo de
      CATOLICIDAD

      P.D. Como tal, le suplicamos dirigirse a CATOLICIDAD sin personalizar. Gracias por escribir.

      Eliminar
    2. Alejandro Castillo8 de mayo de 2015, 23:09

      Ya he leído de eso Padre... también sobre eso dice: "...Aún en aquellos países donde esta Congregación ha aprobado la legislación local que establece el permanecer de pie como la postura para recibir la Sagrada Comunión, de acuerdo con las adaptaciones permitidas a las Conferencias Episcopales por la Institución Generalis Missalis Romani n. 160, § 2, lo ha hecho con la condición de que a los comulgantes que escojan arrodillarse no les será negada la Sagrada Comunión."

      Bueno, por lo pronto este domingo no iré ahí. Ya después.... si hablaré con este sacerdote para ver qué paso.

      Sí claro lo de "personalizar" lo hice para que ustedes tuvieran mejores elemento para así dar una buena respuesta. Si gusta, borres mi segundo comentario.

      Gracias por su tiempo Padre.

      Eliminar
    3. Nos referimos con "no personalizar" a que te dirijas a CATOLICIDAD como equipo o como blog y no como persona particular (pues no es un blog personal). Puede ser: "Amigos de CATOLICIDAD:", "Estimados amigos", etc.
      Gracias de antemano por tu comprensión.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      El equipo de
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    4. Alejandro Castillo9 de mayo de 2015, 9:01

      Oh pues...
      Ok...

      Eliminar
  48. «La comunión en la mano no tiene nada que ver con la Iglesia primitiva, es de origen calvinista... Ni Lutero lo habría hecho»: Mons. Schneider.

    Mons. Athanasius Schneider, experto en Patrística y obispo auxiliar en Kazajistán, explicó en una emisora de Radio María cómo se comulgaba entonces.

    C.L./ReL13 agosto 2011 Fuente: http://www.religionenlibertad.com/la-comunion-en-la-mano-no-tiene-nada-que-ver-con-17082.htm


    Athanasius Schneider tiene 50 años, es ucraniano y desde 2006 ha ejercido como obispo auxiliar en dos diócesis de Kazajistán, una ex república soviética con un 26% de población cristiana, mayoritariamente ortodoxa pero con una pujante comunidad católica.

    Recientemente, monseñor Schneider, que es experto en Patrística e Iglesia primitiva, explicó en la emisora de Radio María en el sur del Tirol las diferencias entre la forma de comulgar en la Iglesia primitiva y la actual práctica de la comunión en la mano.

    Según afirmó, esta costumbre es "completamente nueva" tras el Concilio Vaticano II y no hunde sus raíces en los tiempos de los primeros cristianos, como se ha sostenido con frecuencia.

    En la Iglesia primitiva había que purificar las manos antes y después del rito, y la mano estaba cubierta con un corporal, de donde se tomaba la forma directamente con la lengua: "Era más una comunión en la boca que en la mano", afirmó Schneider. De hecho, tras sumir la Sagrada Hostia el fiel debía recoger de la mano con la lengua cualquier mínima partícula consagrada. Un diácono supervisaba esta operación.

    Jamás se tocaba con los dedos: "El gesto de la comunión en la mano tal como lo conocemos hoy era completamente desconocido" entre los primeros cristianos.

    Origen calvinista
    Aun así, se abandonó aquel rito por la administración directa del sacerdote en la boca, un cambio que tuvo lugar "instintiva y pacíficamente" en toda la Iglesia. A partir del siglo V, en Oriente, y en Occidente un poco después. El Papa San Gregorio Magno en el siglo VII ya lo hacía así, y los sínodos franceses y españoles de los siglos VIII y IX sancionaban a quien tocase la Sagrada Forma.

    Según monseñor Schneider, la práctica que hoy conocemos de la comunión en la mano nació en el siglo XVII entre los calvinistas, que no creían en la presencia real de Jesucristo en la eucaristía. "Ni Lutero", que sí creía en ella aunque no en la transustanciación, "lo habría hecho", dijo el obispo kazajo: "De hecho, hasta hace relativamente poco los luteranos comulgaban de rodillas y en la boca, y todavía hoy algunos lo hacen así en los países escandinavos".

    ResponderEliminar
  49. A un lector: Un experto en el tema lo refuta a usted: «La comunión en la mano no tiene nada que ver con la Iglesia primitiva, es de origen calvinista... Ni Lutero lo habría hecho»: Mons. Schneider. Lea la nota en el comentario inmediato superior.

    ResponderEliminar
  50. Hola!! Primero que nada los quiero felicitar por este sitio me encantó,las explicaciones son muy vastas.Bueno he de comenzar diciendo que soy mexicana y siempre recibí educación católica mediante colegios de religiosas marianas y guadalupanas, y aunque he de confensar nunca fui muy activa en mi Iglesia y me considero muy ignorante en este ámbito,total q la visita de una Sra. Testigo de Jehová a mi casa me obligó a investigar sobre mi religión a efecto de no caer en sus enredos xq en mi corazón sé que la religión católica es la verdadera.
    Bueno voy al grano, hace poco q me mudé a vivir a E.U. y me llamó la atención q en las iglesias que he visitado dan la comunión en la mano, al Principado pensé estos griegos la darán así x aquello de la influenza....jajajajaja...ahora se de acuerdo a estas explicaciones que no es lo correcto...y también ofrecen a los participantes un sorbo de vino de manos de las personitas que ayudan al padre que no se ni como se les diga...y mi pregunta es si el ofrecimiento del vino es algo correcto y autorizado x la iglesia? Yo nunca nunca había visto eso...agradezco su respuesta gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa:

      No, eso es incorrecto.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
  51. Gracias x su respuesta! Pero ahora que hago me niego a recibir el vino? Si no es correcto porque lo ofrecen? La Iglesia católica ha realizado algún pronunciamiento a través de algún escrito de que ese ofrecimiento no es autorizado? Ayudenme con eso x favor! Gracias!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ninguno de los documentos de la Iglesia se permite HABITUALMENTE a comulgar por las dos especies. El argumento sería al revés: que demuestren ellos en qué se fundamentan. No lo podrán demostrar.

      La fe católica enseña que, aún bajo cualquiera de las dos especies, está Cristo entero, y que se recibe un verdadero sacramento, y que, por consiguiente, por lo que toca a los frutos de la comunión, no se priva de ninguna de las gracias de la salvación al que sólo recibe bajo una sola especie (la hostia consagrada).

      Pero la solución está en acudir a otro templo donde exista fidelidad a las normas de la Iglesia. Busque sacerdotes fieles a la Iglesia y a su doctrina.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar