sábado, 10 de noviembre de 2012

LOS NUEVOS JUDAS por Anacleto González Flores*





Judas se ahorcó: pero dejó una numerosa descendencia. 

Judas puede reconocer entre sus descendientes a los herejes, a los apóstatas, a los que después de haber aprendido la doctrina del Salvador bajo la mirada de una madre o de un maestro cristiano, les han hecho traición y se han atrevido a hacerle la guerra a Cristo.

Sin embargo, no solamente aparece Judas entre los herejes, los apóstatas y los perseguidores; por desgracia aparece también entre los mismos católicos en muy distintas formas.

Porque se parecen mucho a Judas, los católicos que todos los días, saben que los niños y jóvenes están siendo apuñalados, descristianizados en los establecimientos laicos y sin embargo, después de haberle dado a Jesús un beso dentro del templo, entregan el alma de sus hijos en las manos del maestro laico, para que Cristo padezca nuevamente los salivazos y tormentos de sus verdugos.

Se parecen mucho a Judas, los católicos que saben que el periódico católico no tiene más medios de vida que se le pague puntualmente y a pesar de esto no le pagan nunca o le pagan tarde de manera que cuando pagan ya sobrevino la muerte. (Nota de Catolicidad: O los que -ahora- temen recomendar un blog católico entre sus contactos y amigos para no ser criticados de "mochos")**.

Y estos católicos se parecen a Judas, porque entregan a Cristo indefenso y desnudo en plena vía pública, después de matar a los periódicos que lo defienden en la mitad de la calle.

Se parecen a Judas los católicos que se han comprometido a pertenecer a una agrupación destinada a la defensa de los derechos de Dios y de la Iglesia y después de obtener tal compromiso, de desempeñar tal o cual cargo o de hacer tal o cual trabajo, se echan en brazos de la pereza.

Y se parecen a Judas, porque saben ellos que sin un esfuerzo serio de organización y de trabajo y de propaganda, Cristo seguirá siendo abofeteado fuera del hogar y del templo y entregado en manos de los sayones por los mismos que lo abandonan.

Se parecen a Judas los católicos que no hacen ni han hecho otra cosa en toda sus vida que criticar acerbamente a los que trabajan, porque contribuyen a que Cristo quede a merced de los soldados que lo persiguen.

Son Iguales que Judas, los católicos que todos los días pagan puntualmente la prensa impía y la compran, porque con su dinero están dando clavos y flagelos para que martiricen a Cristo.

Se parecen a Judas los Católicos que saben que tales o cuales individuos se dedican en especial a perseguir a Dios y a su Iglesia y sin embargo, los protegen para que prospere su negocio y para que vivan en una buena situación.

Judas se ahorcó. Hizo bien***. La tierra no lo hubiera soportado.

Todos los que forman parte de sus descendencia sea porque son como él o porque se parecen mucho a él, como un hijo se parece a su padre, deben pensar en hacer algo.

No les aconsejamos que se ahorquen, porque el suicidio es una infamia.

Les aconsejamos que hagan un examen de conciencia y que dejen de ser Judas.

CATOLICISMO DE PARALÍTICOS****

...Hasta ahora nuestro catolicismo ha sido un catolicismo de verdaderos paralíticos, y ya desde hace tiempo. Somos herederos de paralíticos, atados a la inercia en todo. Los paralíticos del catolicismo son de dos clases: los que sufren una parálisis total, limitándose a creer las verdades fundamentales sin jamás pensar en llevarlas a la práctica, y los que se han quedado sumergidos en sus devocionarios no haciendo nada para que Cristo vuelva a ser Señor de todo. Y claro está que cuando una doctrina no tiene más que paralíticos se tiene que estancar, se tiene que batir en retirada delante de las recias batallas de la vida pública y social y a la vuelta de poco tiempo tendrá que quedar reducida a la categoría de momia inerme, muda y derrotada. Nuestras convicciones están encarceladas por la parálisis. Será necesario que vuelva a oírse el grito del Evangelio, comienzo de todas las batallas y preanuncio de todas las victorias. Falta pasión, encendimiento de una pasión inmensa que nos incite a reconquistar las franjas de la vida que han quedado separadas de Cristo.



* Mártir mexicano asesinado en la persecución religiosa en México en 1927. Interpretado por Eduardo Verástegui en el filme CRISTIADA.
** «Los medios modernos de comunicación –escribió el mártir– aunque sirven generalmente para el mal, podrán ayudarnos, si a ellos recurrimos, para que nuestras ideas se abran paso con mayor celeridad, en orden a ir creando una cultura católica. No podemos seguir luchando a pedradas mientras nuestros enemigos nos combaten con ametralladoras».
*** Al decir que Judas hizo bien en suicidarse, utiliza una licencia literaria para hacer ver lo grave de su culpa, pues como luego señala: el suicidio es una infamia que nadie debe realizar (ni el propio Judas, que hubiese podido hacer un acto de contrición perfecto y ser perdonado en lugar de suicidarse).
**** Esta segunda parte corresponde a otro escrito de Anacleto, pero lo hemos ligado a la primera, pues se complementan.
Tomado de Gladium.
_____________________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada