lunes, 9 de junio de 2014

ANIMA CHRISTI


El enemigo al que se refiere esta bella oración -que se remonta al siglo XIV- es al maligno, esto es satanás. De hecho se puede rezar diciendo: "Del maligno enemigo, defiéndeme". Oración muy recomendable para todo momento, pero de manera particular para después de comulgar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada