martes, 17 de junio de 2014

¿REALMENTE EL MATRIMONIO ES PARA TI?

No hagas suposiciones antes de terminar de leer este artículo.



Después de haber estado casado solamente por un año y medio, he llegado a la conclusión de que el matrimonio no es para mí.

Conocí a mi esposa en la escuela secundaria cuando teníamos 15 años. Fuimos amigos durante diez años, hasta que decidimos que ya no queríamos ser sólo amigos. Recomiendo ampliamente que los mejores amigos se enamoren. Vendrán muchos buenos ratos de una relación así.

Sin embargo, enamorarme de mi mejor amiga no impidió que tuviera ciertos temores y ansiedades sobre el matrimonio. Entre más se acercaba el momento de decidir si nos deberíamos casar, más me llenaba de un miedo paralizante. ¿Estaba preparado? ¿Estaba tomando la decisión correcta? ¿Era Kim la persona más adecuada para tomar como esposa? ¿Podría ella hacerme feliz?

Entonces, en una noche que cambió mi destino, le conté estos pensamientos y preocupaciones a mi papá. Cada uno de nosotros tenemos momentos en nuestras vidas en que sentimos como si el tiempo se detuviera y todo a nuestro alrededor se acomodara perfectamente para marcar ese suceso especial que nunca olvidaremos.

Cuando mi padre respondió a mis inquietudes, fue uno de esos momentos para mí. Con una sonrisa en su rostro, dijo: "Seth, estás siendo totalmente egoísta. Así que voy a hacer esto realmente simple: el matrimonio no es para ti. No te casas para que te hagan feliz, te casas para hacer feliz a alguien más. Más que eso, tu matrimonio no es para ti, te casas para beneficiar a tu familia. No hablo de los suegros y familiares, sino de tus futuros hijos. ¿A quién quieres a tu lado para que te ayude a criarlos? ¿Quién quieres que sea una influencia diaria en ellos? El matrimonio no es para ti. No se trata de ti. Se trata de la persona con quien te casas.”

Fue en ese momento en el que supe que Kim era la persona con quien quería casarme. Me di cuenta de que quería hacerla feliz a ella, ver su sonrisa cada día, y hacerla reír todos los días. Yo quería ser parte de su familia, y mi familia quería que ella fuera parte de la nuestra. Y al recordar todas las veces que la había visto jugar con mis sobrinas, supe que ella era la persona con quien quería construir nuestra propia familia.

El consejo de mi padre era a la vez sorprendente y revelador. Iba en contra de la actual "filosofía de Wal-Mart”, que es: “si no te hace feliz, puedes regresarlo y llevarte otro nuevo”. La realidad no es así, un matrimonio verdadero (y el amor verdadero) no se trata de ti. Se trata de la persona que amas: sus deseos, sus necesidades, sus esperanzas y sus sueños. El Egoísmo siempre exige: "¿Qué gano yo?" Mientras que el Amor dice: "¿Qué más puedo dar?"

Hace algún tiempo, mi esposa me mostró lo que significa amar desinteresadamente. Durante muchos meses, mi corazón se había endurecido con una mezcla de miedo y resentimiento. Cuando la presión había aumentado a un punto en donde ninguno de los dos podía soportarlo más, las emociones estallaron. Tristemente fui insensible y egoísta con ella.

Pero en lugar de responder con más egoísmo, Kim hizo algo más que maravilloso, ella demostró un acto humilde de amor puro. Dejando de lado todo el dolor y sufrimiento que yo le había causado, amorosamente me tomó entre sus brazos y reconfortó mi alma.

Me di cuenta de que me había olvidado del consejo de mi padre. Mientras que el objetivo de Kim en el matrimonio había sido darme amor, mi contribución había sido solo pensar en mí. El darme cuenta de lo terrible que fui, me hizo llorar, y en ese momento le prometí a mi esposa que iba a tratar de ser mejor.

Para todos los que están leyendo este artículo ya seas casado, comprometido, soltero, o incluso si has jurado nunca casarte, quiero que sepas que el matrimonio no es para ti. Ninguna relación verdadera basada en amor se trata de ti. El amor siempre se trata de la persona que amas.

Y, paradójicamente, entre más amas a esa persona, más es el amor que recibes. Y no solo de tu pareja, sino también de sus amigos, su familia y las miles de personas que nunca hubieras conocido si el amor que puedes brindar hubiera permanecido centrado solo en ti mismo.

En verdad, el amor en el matrimonio no es para ti. Es para otros.

Fuente: Modestia en el vivir. Título original: El Matrimonio no es para Ti.

7 comentarios:

  1. Lala casate conmigo yo te amo y te quiero hacer la mujer más feliz del mundo perdoname por ser tan egoísta trataré de mejorar pronto te amo buenas noches mi amor 20 junio 2014

    ResponderEliminar
  2. A ver si por favor me pueden orientar en lo siguiente...

    Yo me voy a casar a finales de este año, ya tengo agendada la misa, y en la Catedral (donde será) me dieron una hoja donde vienen todos los requisitos para la celebración de ese sacramento, uno de ellos es el estado de vida de los padrinos, los cuales si son pareja deben estar casados por la Iglesia.

    Por ese requisito yo descarté a varias personas de mi familia, y quedamos mi novia y yo de acuerdo, de que solo escogeríamos a personas que cubrieran los requisitos, pues queremos hacer las cosas bien. Creo que los signos son importantes.

    Pues les compartimos esa hoja con nuestros familiares más cercanos, que son los papás, y las hermanas de ella, para que estuvieran enterados. Eso fue a principios de este año.

    Pues a sabiendas de ese requisito, resulta que el mes pasado una hermana de ella solita se apuntó para ser madrina de anillos, y le dió el dinero a mi novia, ella no vive en mi ciudad, aprovechó que estaba de vacaciones

    Yo no estoy de acuerdo que ella sea,por el detalle es que ella está en amasiato(ella nunca se ha casado por la Iglesia), pues está por lo civil con un hombre "divorciado" casado por la Iglesia, tiene un niño de 1 año y ya viene en camino uno más, ambos producto de esa relación. Ellos no viven en la ciudad de nosotros.

    Preguntas:
    1. ¿Estoy mal si no estoy de acuerdo que ella tenga ese rol en la celebración del Sacramento?
    2. ¿Dejamos las cosas así como están para no causar algún problema?
    3. ¿Qué nos sugiere hacer para salir lo mejor posible ante esta situación?

    Gracias como siempre, y saludos!! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una degeneración del vocablo “padrinos” es la utilización de este término para indicar la persona que cubre unos gastos, como “padrinos de anillos”, “padrinos de pastel”, “padrinos de fiesta”, o padrinos para un determinado objeto o utensilio dentro del templo, pues se ha identificado la palabra “padrino” con el de “subsidio”, “donador”, “colaborador en gastos”, siempre ligado al aspecto económico. Los padrinos a los que se refieren los requisitos son los llamados "padrinos de velación". El canon 1108 § 1 sanciona que para la validez del consentimiento matrimonial tenga que ser expresado por los contrayentes ante el Ordinario de lugar, o el párroco, o un sacerdote o diácono delegado por uno de ellos para que asistan, y además debe haber dos testigos. En el lenguaje de algunas naciones de Latinoamérica a estos testigos comúnmente se les llama “padrinos de velación”.

      Estrictamente no existe la "madrina de anillos" ni tiene ninguna participación litúrgica. Es simplemente la persona que les regala los anillos a los novios. Así, que no hay ningún problema, como si lo habría si fuera el caso de los "padrinos de velación", pues éstos deben estar casados por la Iglesia y llevar una vida honesta. Ahora que usted está en su derecho de aceptar o no ese obsequio por venir de una persona que vive en amasiato. Usted junto con su novia deben valorar la conveniencia o inconveniencia de ello en su caso particular. Pero, desde el punto de vista sacramental o litúrgico, no existe la "madrina de anillos" ni juega ningún rol en la ceremonia litúrgica por lo que no aplica una normatividad determinada.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  3. Amigos, como siempre, gracias por la respuesta y la opinión.

    Lo que mencionan en el primer párrafo, eso ya lo sabía, que los dos testigos o "padrinos de velación" son los meros meros, pues son quienes firman el acta matrimonial. Todos los otros, lazo, anillos, arras, biblio y rosario, pues son de pura "tradición". Pues desde hace mucho en todo México se hace eso.

    Como bien lo dicen ustedes, dichos padrinos no tienen ninguna participación litúrgica, digamos que eso sería en lo "legal", porque ya en la práctica, pues sí participan.

    Porque durante la Misa antes que se bendigan los anilos, los"padrinos", se ponen de pie, se acercan a donde están los novios y los entregan, en el lazo igual, en las arras también, y asi...

    Pues, creo que lo dejaré así, que sí nos los entregue ella, nimodo. Mi intención era que todos nuestros "padrinos" fueran personas que las tomaramos como un buen ejemplo a seguir, a eso me refería que para mí eran importantes "los signos".

    Una pregunta, los padrinos de velacion, ¿Deben ser un solo matrimonio? esque había pensado que fuera mi papá y el papá de ella.
    Otra cosa sobre la misma cuestión. Me han dicho y he leído que la mayoría de las parejas elijen como "padrinos de velación" a sus padres, ¿Ustedes recomiedan que dichos "padrinos" sean los padres? ¿O es más conveniente que lo sean otro tipo de personas?

    Gracias por el tiempo empeñado, y sus respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "padrinos de velación" se caracterizan por ser una pareja de esposos estable, casados por la Iglesia y con experiencia ya que se encargarán de servir como ejemplo y como consejo para la nueva pareja de esposos. Pueden ser los padres u otro matrimonio, lo aconsejable es según cada caso. Pida consejo a quien los va a casar, exponiendo su propia circunstancia.

      Eliminar
  4. algun correo electronico para unas consultas

    ResponderEliminar