sábado, 21 de diciembre de 2013

LA CARIDAD Y LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO (video)


En la Sagrada Familia se daba la
perfecta caridad, ¡imitémosles!

La vivencia de la caridad, como es evidente, tiene una gran repercusión en nuestra vida cristiana. El crecimiento y desarrollo de esta gran virtud “arrastra” consigo el crecimiento y desarrollo de toda la vida cristiana. Recordamos a continuación unas palabras del padre Antonio Royo Marín:

«Hay que tener muy presente que todo lo que se dice del aumento de la caridad vale también y puede aplicarse al crecimiento de la gracia en nuestras almas. Porque la gracia y la caridad, aunque son dos realidades perfectamente distintas, son de tal manera inseparables, que se infunden y desaparecen siempre a la vez y crecen o desarrollan siempre en el mismo grado. De suerte que lo mismo da hablar del aumento de la caridad que de la gracia y, por ende, de toda la vida cristiana. Todas las virtudes infusas están en conexión con la caridad, y ésta es inseparable de la gracia. Se trata, pues, del aumento o crecimiento de toda la vida cristiana».

La caridad, por tanto, puede crecer o disminuir. Quizás por eso San Pablo hablaba de la caridad como un «camino más excelente» (ver 1Cor 12,31), es decir, un recorrido en el que siempre se puede avanzar. Y Santo Tomás señalaba que es «condición de la caridad de la presente vida que pueda crecer, pues si no aumentara, cesaría el caminar».

La vida cristiana es camino, y debe ser ocasión de crecer siempre en la caridad. No olvidemos que nunca nos podemos “dormir en los laureles”, pues podemos disminuir o retroceder lo avanzando. Si, por el contrario, en el momento de nuestro tránsito el Señor nos halla creciendo en la caridad, entonces nos invitará a participar de su amor infinito en el cielo.

Ver video
...Queriendo justificarse, dijo a Jesús: «Y ¿quién es mi prójimo?» Jesús respondió: «Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: "Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva." ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?» Él dijo: «El que practicó la misericordia con él». Jesús le dijo: «Vete y haz tú lo mismo». Lucas 10, 25-37.

¿ QUÉ ES LA CARIDAD ?

- La Caridad es la virtud por la cual AMAMOS A DIOS Y AMAMOS A LOS DEMÁS. La caridad es lo mismo que el amor cristiano.

EL MANDAMIENTO MÁS IMPORTANTE

- Un día unos hombres preguntaron a Jesús: ¿Cuál es el mandamiento más importante de la ley de Dios? Y Jesús respondió:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.¨ Este es el mayor y primer mandamiento. El segundo es parecido a éste: ¨Amarás a tu prójimo como a ti mismo.¨
(Mt. 22, 37-40)

EL AMOR A DIOS ¿ POR QUÉ DEBES AMAR A DIOS ?

- Porque Dios es toda bondad, toda belleza, toda sabiduría... porque es Dios.
- Porque Dios es tu Padre, Dios te creó.
- Porque Dios te ama a ti infinitamente. Tanto te amó, que mandó a su propio hijo al mundo a morir en la cruz, para que tú pudieras salvarte, para que tú pudieras entrar al cielo.

¿ CÓMO DEBES AMAR A DIOS ?

- Debes amar a Dios POR ENCIMA DE TODAS LAS DEMÁS COSAS.
- Esto significa que en tu vida no prefieras las cosas materiales, las personas, la salud, la comodidad, la felicidad humana... más que las cosas de Dios: cumplir su voluntad, cumplir sus mandamientos, orar y estar cerca de Él.

Pongamos unos ejemplos:

- Juana tiene 20 años y se ha enamorado de Carlos; él le pide casarse. Juana después se entera de que Carlos es divorciado. Ella lo ama mucho, pero ama más a Dios que a Carlos, y no está dispuesta a desobedecer y ofender a Dios, pues sabe que la ley de Dios no permite unirse a alguien que ya está casado con otra persona. Esto es amar a Dios sobre todas las personas.

- Una persona que va a misa, a pesar de que le queda lejos o está cansada... ama a Dios más que a su comodidad.

- Una persona que defiende su fe católica ante sus amigos que siguen a los de las sectas... ama a Dios más que a sus amigos.

- Una persona que dice la verdad, aunque sabe que tendrá problemas si la dice... ama a Dios más que a sí misma.

PECADOS CONTRA EL AMOR A DIOS

Algunos ejemplos:
- Creer en supersticiones.
- La idolatría --- que es adorar a dioses falsos.
- Creer o participar en adivinaciones, en magia o hechicería.
- El sacrilegio --- que es faltar al respeto a las personas, cosas o lugares consagrados a Dios.
- El ateísmo--- que es decir que Dios no existe.

LA CARIDAD CON EL PRÓJIMO

La segunda parte del mandamiento más importante, nos habla de la CARIDAD con el prójimo.
- Tus prójimos son TODOS LOS DEMÁS: tu esposo/a, tus hijos, tus suegros, tus parientes, los amigos, los vecinos, los compañeros de trabajo, los empleados, el jefe... Tus prójimos
son también los que no te caen bien, los que te han hecho algún mal, los que hablan mal de ti...
¡ Dios te pide que los ames a todos !

¿ CÓMO DEBES AMAR A LOS DEMÁS ?

- El mandamiento de Dios dice:
¨ Amarás a tu prójimo como a ti mismo ¨.
- Esto significa que debes tratar, hablar y hacer con las otras personas, lo mismo que harías contigo mismo.

- Los católicos debemos ver y amar en cada una de las otras personas a Cristo. Cuando al guien te pide un favor, es Cristo mismo quien te lo pide, cuando veas a una persona necesitada, es Cristo quien necesita de ti. Cuando perdones a alguien, es Cristo a quien amas.

- En el Evangelio Jesús nos dice: ¨En verdad les digo que cuanto hicieron con uno de mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron¨.

OBRAS DE MISERICORDIA

- No basta pensar que tengo caridad, que amo, no basta sentirlo, no basta decirlo. La caridad se demuestra haciendo obras.

- El catecismo nos enseña que hay 14 obras de misericordia que son las acciones para ayudar y demostrar el amor a nuestros hermanos.

OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES:

- Son las cosas que podemos hacer para amar a nuestros hermanos en sus necesidades del cuerpo. Recuerda, es a Cristo mismo a quien ayudas.

1) Visitar a los enfermos.
2) Dar de comer al hambriento.
3) Dar de beber al sediento.
4) Vestir al desnudo.
5) Dar posada al peregrino.
6) Redimir al cautivo.
7) Enterrar a los muertos.

OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES:

- Son las cosas que podemos hacer para amar a nuestros hermanos y acercar su alma a Dios.

1) Enseñar al que no sabe.
2) Dar buen consejo al que lo necesita.
3) Corregir al que se equivoca.
4) Perdonar las ofensas.
5) Consolar al triste.
6) Soportar con paciencia los defectos de las otras personas.
7) Rezar por los vivos y por los muertos.

TUVE UN SUEÑO...

Otra noche soñé que el Señor me decía: ¨Prepárate, porque pronto te llamaré a mi presencia¨. Entonces decidí que para presentarme ante Dios escribiría en un gran libro todo lo que había hecho en mi vida. Escribí muchas cosas, porque en realidad yo creo que había sido un hombre bondadoso, honrado, generoso ... un buen esposo, un buen padre. Escribí cada una de las obras buenas que realicé en mi vida; y cuál fue mi sorpresa que ¡no llené un libro sino dos!

Después vi mi muerte y el momento en que llegaba ante Dios. Él me esperaba sonriendo en la sala de entrada al cielo, atrás de su escritorio. Yo entré orgulloso cargando mis dos pesados libros. Después los puse ante Dios y le dije: Señor aquí están ¨todas las cosas buenas¨ que hice durante mi vida.
Entonces Dios, ni siquiera se molestó en abrir mis libros, solamente me dijo:

¨ Mi precioso y amado hijito, más que saber cuánto hiciste, me importa mucho saber CON CUÁNTO AMOR lo hiciste ¨.

Recuerda, al final de nuestra vida, seremos juzgados por el AMOR.

El AMOR es paciente, servicial, no tiene envidia, no es orgulloso, ni busca su propia ventaja. El amor no se irrita, no toma en cuenta el mal, no se alegra con la injusticia, sino que se alegra con la verdad. El amor todo lo perdona, todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera. El amor no acaba nunca.

PROPÓSITO DEL MES:

- Ten la costumbre todas las noches antes de dormir, de preguntarte: ¿Qué hice hoy por los
demás.... ? ¿ Con cuánto amor lo hice ?
Tal vez al principio te sorprenderás que muchas cosas las haces por hacerlas, las haces sin
amor. Trata cada nuevo día de decir:

¡ HOY TODO LO QUE HAGA LO HARÉ CON AMOR!

1 comentario: