sábado, 24 de diciembre de 2011

EL SENTIDO CATÓLICO DE LA NAVIDAD



¡Qué pena nos tiene que dar en estos días que se haya logrado difuminar totalmente, en todas partes, el sentido religioso de la Navidad! Se silencia olímpicamente que la Navidad es el Nacimiento del Hijo de Dios, del Creador, de nuestro Redentor, y se logra hacerlo de la manera más astuta y maliciosa: inundando todo con propagandas de regalos, de compras, de grandes almacenes; poniendo por todas partes el papá Noel consumista de los protestantes; explicando de mil maneras el sentido de la Navidad, que son las compras, el champán, la comida en familia, los regalos... ¿Y Nuestro Señor? Ah!, ¿pero existió? Por eso, nosotros no podemos olvidar esta importantísima fiesta, y dejar de celebrarla cumplidamente por lo que es, por lo que vale: por ser el aniversario de nuestra Redención, de la hora feliz en que, después de más de cuatro mil años de espera impotente, de gemidos de liberación, de sufrimientos y de pecados, nos llega por fin el Salvador prometido. ¡Por fin! ¡Ya era hora!! ¡¡¡Bendito sea Dios y su Santísima Madre!!! ¿Qué sería de nosotros sin esa Navidad?

Dejemos que el mundo se afane por lo suyo; dejemos que Herodes se turbe; dejemos que en Jerusalén nadie se dé cuenta de nada, que cada cual esté en sus negocios, en sus placeres, en sus caprichos. Nosotros hagamos como María y José: toda nuestra atención esté puesta en ese Niño que ha de nacer, y ha de cambiar tan profundamente nuestra historia por su nacimiento. Hagamos como los pastores, que dejan todas las ovejas en el campo y corren a lo único importante: ver con los propios ojos al Salvador recién nacido, a quien encuentran...¿en un palacio, rodeado de guardas, cuidado ricamente? No: en un pesebre, envuelto en pañales... Hagamos como los Magos, que se separan de todo, se van de su corte real, y todo lo sacrifican en aras de un Niño, al que deben buscar en Occidente, en la dirección de Jerusalén... Nadie les hace caso, pero ¿qué les importa? Ellos siguen su estrella, esa estrella que los conduce a Belén, y en Belén, a la casa en que encuentran a un Niño junto a su Madre y a San José, y sin embargo adoran en Él a Dios, ofreciéndole incienso, reconocen en Él al Rey del universo, ofrendándole oro, y confiesan su naturaleza mortal y pasible, presentándole mirra....

El niño del tambor, Raphael

Canción para la Navidad con José Luis Perales

Clásicos y populares de distintos países del mundo:

Villancico Ruso (V lesu rodilas' yolochka).

Villancico "Las barbas de San José", Español

Stille Nacht (noche de Paz) Alemania

Regensburger Domspatzen - Oh du fröhliche

Mireille Mathieu - LES ANGES DANS NOS CAMPAGNES

Come All Ye (Adeste Fideles) En arameo-Caldeo

Vamos pastores, vamos

Zamba de la Navidad
Regionalismo: changos = niños

Ven a mi casa esta Navidad con Luis Aguilé


NO DEJES DE LEER ESTA POESÍA PARA HOY (HAZ CLICK): NIÑO DIOS
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada