domingo, 6 de mayo de 2012

MÉXICO INDIGNADO ANTE EL SACRÍLEGO ATAQUE A LA CATEDRAL DE CULIACÁN


MÉXICO, 5 de mayo de 2012. Existe una gran indignación en el pueblo católico mexicano luego de enterarse que antier fue cometido un artero ataque a la Catedral de Culiacán (capital del Estado de Sinaloa, al norte de México). Esta profanación la realizó un grupo de sacrílegos que por odio a Dios (Deus odium) se introdujo en la madrugada del 3 de mayo a la Catedral de Nuestra Señora del Rosario, donde hicieron destrozos en el altar y arrojaron las imágenes religiosas al suelo. Así, quedaron destruidas -total o parcialmente- o decapitadas figuras de la Santísima Virgen, de Nuestro Señor Jesucristo y de santos. Asimismo, destruyeron lienzos y, presuntamente, trataron de incendiar la Catedral prendiendo fuego a bancas, imágenes y diversos objetos religiosos, sin lograr -afortunadamente- lo que parece pudo ser su objetivo. Las alcancías fueron también destruidas, pero el dinero fue regado por el suelo por lo que se descarta como objetivo el hurto siendo que, además, ningún otro objeto se sustrajo.

Poco antes de las siete de la mañana pasada ya la profanación, los primeros feligreses se presentaron, pero al percatarse que las puertas de la basílica estaban cerradas y mientras bomberos se introducían, se hincaron en la entrada del atrio a rezar y desagraviar a Dios.

Es evidente que los sacrílegos profanadores intentaron dejar en claro que su motivación era antirreligiosa (Deus odium) y anti-católica, pues como ya se explicó no hubo hurto alguno.

Diversas autoridades religiosas y grupos de fieles católicos han señalado públicamente su reprobación a un acto que atenta contra lo que tiene de más sagrado el pueblo: su fe. Unas y otros han exigido una investigación exhaustiva de este criminal acto.  Se ha convocado a rezar a Dios en desagravio y por el propio arrepentimiento de los profanadores.

Por su parte, la Secretaría de Gobernación condenó y manifestó su rechazo al bestial acto. Aclaró que el gobierno federal se está coordinado con las autoridades locales y con la Diócesis de Culiacán para la investigación que ya se inció para detener a los culpables. El gobernador Mario López Valdez se sumó a la condena de actos tan reprobables que atribuyó al fanatismo y ordenó que protejan las iglesias de los 18 municipios en que se divide la entidad para evitar que se produzcan actos similares.

El Consejo de Analistas Católicos señaló que esta profanación denota una agresión a la Iglesia y a la fe de los fieles.

Apenas el viernes pasado el capellán de la Iglesia de Cristo Resucitado, de Culiacán, Simón García Casas, fue atacado a cuchilladas, dentro de su capilla, por un solitario agresor que le causó siete heridas de consideración. El sacerdote está ya fuera de peligro, pero aún se recupera del ataque.

Por su parte, la Arquidiócesis Primada de México condenó lo que denominó el brutal sacrilegio, a través de un comunicado en el que puntualizó que “este escandaloso acto de vandalismo ofende a Dios Nuestro Señor, a su Santísima Madre, a quien está dedicada dicha catedral, y a la fe de todos los católicos que ven así ultrajado lo que tienen por más sagrado”.

En el texto se señaló: “Las autoridades no pueden minimizar los hechos ni dejar sin castigo a los responsables”.

La Arquidiócesis Primada recordó los ataques a la Catedral Metropolitana de México por parte de fanáticos, por lo que “se hace solidaria del Sr. Obispo don Jonás Guerrero y de la Diócesis de Culiacán; eleva sus oraciones en desagravio, y pide la paz al Señor para ese pueblo tan noble y desgarrado por la brutal violencia”.

Fieles han organizado jornadas de oración y desagravio por los sacrilegios cometidos, a los que CATOLICIDAD se suma suplicando a sus lectores se unan, también, desde sus propios templos, hogares y países.


Fuentes: Varias.

ACTO DE DESAGRAVIO

Señor perdona:
Todos los sacrilegios.
Todas las irreverencias en la Iglesia.
Todo desprecio de los objetos sagrados.
Todos los que pasaron a las filas de tus enemigos.
Todas las profanaciones a objetos o imágenes sagradas.
Todo odio a tu Santo Nombre.

Humildemente te desagraviamos.
Te amamos por los que no te aman.
Te adoramos por los que de ti blasfeman.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Paráclito.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo Esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en un principio ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amén.

Ver video:

El día de hoy también publicamos este interesante tema (haz click): LA ÚLTIMA CARTA DEL GENERAL CRISTERO ENRIQUE GOROSTIETA o mira el post de abajo.
_______________________________________________________________________________________

3 comentarios:

  1. Desde Buenos Aires, me uno en oración de desagravio por este acto. Dios bendiga a toda la Diócesis de Culiacán!

    ResponderEliminar
  2. = Desde Puerto Vallarta!di0s bendiga San Miguel Culiacan

    ResponderEliminar
  3. Desde España, Dios bendiga todas las diócesis del mundo, y perdone a los sacrílegos y les ayude a encontrar a Dios. Amén.

    ResponderEliminar