miércoles, 19 de junio de 2013

HIMNO DE LOS 51 JÓVENES BEATOS CLARETIANOS DE BARBASTRO QUE CANTABAN MIENTRAS SE ACERCABAN AL MARTIRIO. (Además: Video con su historia)



A continuación una antiquísima grabación del himno "JESÚS YA SABES" con el que entregaron su vida como testimonio de su fe en Cristo estos mártires que fueron asesinados por las milicias marxistas en España el 12 de agosto de 1936. (Recientemente notificamos sobre el filme que se acaba de estrenar sobre su historia, ver AQUÍ). Este himno fue cantado por ellos durante su trayecto al martirio. Tiene un valor incalculable, pues lo que ahí se dice y se canta fue firmado con la propia sangre y la vida de estos soldados de Cristo.

Consideremos que su cautiverio, su encarcelamiento, se debió simplemente al hecho de ser fieles al llamado de Jesús, a la Virgen, a la Iglesia, a España católica, a su Congregación querida, entregando sus vidas hasta el final y derramando su sangre joven. Eran vidas repletas de ilusiones. La mayor de ellas, de los seminaristas, era llegar a abrazar el sacerdocio; poder celebrar la Santa Misa, aunque sólo fuera por una vez. Pero el Señor les tenía preparada la palma mayor del martirio.

Vivieron momentos de verdadera angustia, pero también de mucha unión, paz y serenidad interior, porque, cuando alguien se entrega a Dios, Dios se le entrega a Él por completo. Dios toma en serio nuestra palabra. Ya antes les decían sus Superiores: “No se improvisan las grandes entregas, ni tampoco se improvisan las grandes caídas. Sean fieles en lo pequeño, aquí y ahora”.

Los milicianos marxistas los acusaban falsamente de tener armas en el seminario. Los perseguidores lo ignoraban, pero… sí, tenían el Arma más grande: ¡tenían a Jesucristo vivo en sus corazones! Por eso tuvieron la fuerza suficiente para morir perdonando a sus verdugos, y gritando con todas sus energías en los labios los nombres benditos de Jesús y María.

Finalmente, cabe señalar que en esta histórica y desgastada grabación que abajo ponemos a su disposición, se omiten dos estrofas que nostros sí reproducimos.

Verdaderamente emociona escuchar este himno cuya letra debe inspirarnos ese ideal de los mártires: ¡Por Cristo Rey hasta la sangre dar! No olvidemos que ser fieles en lo grande, sólo puede ser logrado siendo, antes -como ellos-, fieles en lo pequeño, pues los grandes logros o las grandes caídas se derivan de la fidelidad o del descuido de lo que consideramos erróneamente pequeñas cosas sin importancia. Ya lo dice la Escritura, quien es fiel en lo poco será fiel en lo mucho. Tomemos esta sabia enseñanza de ellos.


JESÚS YA SABES
Jesús ya sabes, soy tu soldado siempre a tu lado yo he de luchar, contigo siempre y hasta que muera, una bandera y un ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar.
Desde que mi alma, los lazos rotos, hizo sus votos ante tu altar, mi pecho siente sed infinita, mi frente agita gran ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar.
No me detengas en mi carrera, voy sin espera por Tí a luchar, que a nadie temo, nada me espanta pues me agiganta gran ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar.
Si en mi camino hueste maldita ¡atrás! me grita ¡atrás, atrás! Si me disparan sangrientas balas, dárame alas el ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar.

Con tus auxilios seré potente, David valiente contra Goliat. Saldré al combate y herida honda le haré con la honda de mi ideal.

¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar. 
Si el enemigo sus fuerza agota y en mi derrota soñando está, sabré pararle su golpe rudo con el escudo de mi ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar.
Pues ya lo sabes, soy tu soldado siempre a tu lado presto a luchar, contigo siempre y hasta que muera una bandera y un ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar.
Quizá en el campo, rotas las venas, sin sangre apenas me veas ¡ay! Mira aún entonces sobre mi frente resplandeciente ese ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar. 
Acaso me oigas sólo y tendido dar un quejido, mi postrer ¡ay! Jesús, entonces habré vencido, y habré cumplido con mi ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí Rey mío, la sangre dar. 
Virgen María, Reina del Cielo, Dulce Consuelo dígnate dar, cuando en la lucha tu fiel soldado caiga abrazado con su ideal.
¿Y qué ideal? Por Tí mi Reina, la sangre dar.

10 comentarios:

  1. Estos son sus nombres: Felipe de Jesús Munárriz, José Amorós, José Badía, Juan Baixeras, Javier L. Bandrés, José Blasco, José Brengaret, Rafael Briega, Manuel Buil, Antolín Calvo, Sebastián Calvo, Tomás Capdevila, Esteban Casadeval, Francisco Castán, Wenceslao Claris, Eusebio Codina, Juan Codinach, Pedro Cunill, Gregorio Chirivas, Antonio Dalmau , Juan Díaz, Juan Echarri, Luis Escalé, José Falgarona, José Figuero, Pedro García, Ramón Illa, Luis Lladó, Hilario Llorente, Manuel Martínez, Luis Masferrer, Miguel Masip, Alfonso Miquel, Ramón Novich, José Ormo, Secundino Ortega, José Pavón, Faustino Pérez, Leoncio Pérez, Salvador Pigem, Sebastián Riera, Eduardo Ripoll, José Ros, Francisco Roura, Teodoro Ruiz de Larrinaga, Juan Sánchez, Nicasio Sierra, Alfonso Sorribes, Manuel Torras, Atanasio Viadaurreta y Agustín Viela.

    ResponderEliminar
  2. Y el camino del martirio resulta, pese a sus verdugos, una marcha triunfal.

    "No había quien les hiciera callar, confesará más tarde uno de los asesinos. Por el camino iban cantando y dando vivas a Cristo Rey. Nosotros venga a darles golpes con la culata del fusil; y no creas que fuesen cuentos, porque uno, del golpe en la cabeza cayó muerto. Pero cuanto más les pegábamos , más cantaban y más fuerte gritaban Viva Cristo Rey":

    Jesús, ya sabes-soy tu soldado
    Siempre a tu lado- yo he de luchar
    Contigo siempre-y hasta que muera
    Una bandera-y un ideal.
    ¿Y qué ideal?
    ¡Por Ti, Rey mío-la sangre dar!

    ResponderEliminar
  3. Para quienes deseen profundizar en esta historia:

    Ver:

    1) http://panoramacatolico.info/articulo/los-martires-misioneros-de-barbastro-i

    y

    2) http://panoramacatolico.info/articulo/los-martires-misioneros-de-barbastro-ii

    ResponderEliminar
  4. Como antiguo postulante que fui de los claretianos y vivido dos años en el caserón de Barbastro donde estuvieron los mártires, me ha surgido una duda
    respecto al canto del "Jesús ya sabes...".Yo lo aprendí con la melodía que
    suena en el video en el que se narra el martirio. Por el contrario la melodía del "Jesús ya sabes..." cantado en solitario acompañado de armónium no se corresponde con la melodia cantada por los mártires barbastrenses, de acuerdo con la que aprendí allá por los años 1959 y 1960. Felicidades por el reportaje. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por la información. La versión que colocamos (con armonio) es la única que hemos encontrado, se trata de una grabación bastante antigua, lo que nos hace suponer que es la música original. Sin embargo, su comentario ya nos ha hecho dudar. Por nuestra parte, conocemos otra tercera versión de la música (con la misma letra) pero más marcial que suponemos es más reciente. Sólo que no hay grabaciones de ésta (o al menos, no las conocemos). Sería muy interesante saber porqué existen distintas versiones musicales con la misma letra (por lo menos ya sabemos de tres) y cuál fue exactamente la que entonaron estos mártires . Quizá algún otro lector nos pueda orientar. Lo que parece cierto es que la letra es la misma siempre.

      Un abrazo en Cristo
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  5. Por Tí Rey mío, la sangre dar. Ojalá, dado el momento, realmente estemos dispuestos a dar nuestra sangre y nuestra vida por Cristo Rey.

    ResponderEliminar
  6. Cristo no abandona al que tiene fe.

    ResponderEliminar
  7. Genial, desde que ví la película no pude olvidar esa canción

    ResponderEliminar
  8. Hola Alguien sabe como puedo descargar la cancion?? Es hermosaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grábala con tu celular poniéndolo junto a la bocina de tu PC

      Eliminar