martes, 6 de septiembre de 2016

EL VELO: RESPETO ANTE DIOS Y HONOR PARA LA MUJER (EXCELENTE VIDEO)


La costumbre de que la mujer se cubra la cabeza y el hombre la tenga descubierta, según se indica en el Código de Derecho Canónico de 1917 (Canon 1262 §2),[1] es una tradición de origen apostólico recalcada por San Pablo[2]. Como tal, está vigente sin que sea ordenada explícitamente en el nuevo Código. Esta omisión ha llevado, lamentablemente, a su desuso. Sin embargo, sería muy positivo que la mujer cristiana conozca el porqué de tal costumbre que nos viene desde los apóstoles y retomara su uso. De ahí la importancia de analizar todas las razones expuestas en este video. De hecho, en varios templos -particularmente donde se celebra el rito tradicional del Santo Sacrificio de la Misa- esta bellísima costumbre ha vuelto a tomar su lugar en la Casa de Dios. Hacemos votos para que se extienda, nuevamente, por toda la Iglesia, pese a las incomprensiones de algunos y hasta la oposición de otros que no aman las tradiciones milenarias de la Iglesia.



[1] Canon 1262 §2: "Los hombres en la iglesia o fuera de ella, cuando asisten a las funciones sagradas, estarán con la cabeza descubierta, a no ser que las costumbres legítimas de los pueblos aconsejen otra cosa; las mujeres han de tener la cabeza cubierta y vestir con modestia, sobre todo cuando se acercan a comulgar."
[2] "Mujer que ora (en público)...con la cabeza descubierta, deshonra su cabeza... ¿Es decente a la mujer hacer (en público) oración sin velo?": San Pablo, 1ª Corintios 11, 5 y 13.

Fuente: Adelante la fe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada