jueves, 3 de febrero de 2011

UN CLIMA DE INCERTIDUMBRE REINA EN EGIPTO: NUNCIO APOSTÓLICO


VATICANO, 02 Feb. 11 (ACI/EWTN Noticias). El Nuncio Apostólico en Egipto, Mons. Michael Fitzgerald, señaló que en medio de la violencia y las multitudinarias protestas contra el régimen del presidente Hosni Mubarak, "nadie sabe exactamente lo que va a pasar y por ello vemos este clima de incertidumbre".

Durante estas dos últimas semanas El Cairo ha sido escenario de protestas que han reunido cientos de miles de personas, algunos hablan de dos millones, que exigen el fin del régimen de Mubarak que lleva más de 30 años en la presidencia y a quien los ciudadanos le reclaman las altas tasas de inflación, desempleo y pobreza.

En entrevista telefónica concedida a ACI Prensa el 1 de febrero, el Nuncio comentó que "aún no sabemos bien qué va a pasar en el futuro. Tenemos que esperar y ver". También resaltó "la voluntad de cambio que se ve en el país" expresadas en las protestas "por las condiciones sociales que han hecho que la vida sea muy complicada".

A esta situación, dijo, se suma "un sentimiento de insatisfacción respecto a la falta de derechos políticos y a la insatisfacción adicional tras las recientes elecciones".

Sobre la situación de los cristianos en medio de las protestas, el Arzobispo Fitzgerald comentó que "algunos, claro está, están preocupados, pero no he tenido noticias de ningún desastre real en ninguna parte del país en relación a los cristianos".

El Prelado destacó que en las protestas no se ha visto demostraciones anti-cristianas, como algunos temían, luego del ataque del pasado 31 de diciembre a la comunidad copta en Alejandría. Su líder, el Patriarca Shenouda III, ha expresado su apoyo a Mubarak y ha pedido a los creyentes no unirse a la protestas.

Signos de esperanza para cristianos

"No hay distinción religiosa. No están dividiéndose en cristianos y musulmanes, son solo ciudadanos egipcios", dijo el Arzobispo Fitzgerald y explicó que en los primeros días de las protestas cristianos y musulmanes se unieron para formar comités de seguridad cuando las fuerzas policiales inundaron diversas zonas de El Cairo.

Hasta el momento, los líderes católicos no han tomado posiciones sobre el régimen de Mubarak y sobre este asunto el Nuncio dijo que "se les da libertad a los ciudadanos para que decidan lo que quieren hacer".

Sobre la relación entre cristianos y musulmanes en medio de las protestas, Wael Farouq profesor islámico de la American University of Cairo, señaló que "hay una revolución guiada por la clase media que está exigiendo antes que nada la libertad política y religiosa".

En declaraciones al medio italiano Il Sussidiario.net, Farouq dijo que "los fundamentalistas (musulmanes) no tomarán control de la revuelta. Lo que sucede en estos días demuestra que el verdadero enemigo de la libertad religiosa en Egipto es el régimen de Mubarak, que quiere dividir a cristianos y musulmanes para controlar al país".

Para Farouq, Mubarak busca culpar a la Muslim Brotherhood (Hermandad Islámica) por las protestas, que en su opinión son claramente "una revolución secular".

"Los cientos de miles de personas que han salido a las calles claramente piden unidad entre cristianos y musulmanes. Uno de los lemas, por ejemplo, era 'cristianos y musulmanes, todos somos egipcios'", concluyó.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada