jueves, 11 de agosto de 2016

A 71 AÑOS DEL TERRORISMO NORTEAMERICANO CONTRA LA POBLACIÓN CIVIL DE NAGASAKI

Otra bomba estaba lista para usarse contra Japón, la cual se lanzaría el 17 de agosto si Japón no se hubiera rendido antes



Este 9 de agosto se cumplieron 71 años de la segunda bomba atómica arrojada por Estados Unidos, esta vez sobre Nagasaki; ciudad japonesa que ya para entonces contaba con una rica historia de mártires cristianos del siglo XVI y XVII. El día del lanzamiento de “Fat Man” –nombre del proyectil–, la pequeña comunidad católica japonesa perdió en Nagasaki dos tercios de sus miembros.

Tras la destrucción de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, el alto mando militar estadounidense liderado por el presidente Harry Truman –a quien se le suele vincular con la masonería–, puso la mira sobre Kokura para forzar la rendición de Japón; sin embargo el mal tiempo hizo que se cambiara por Nagasaki (quizá porque era la población más católica de Japón).

En ese entonces Nagasaki tenía unos 240 mil habitantes. Un error de cálculo de los aviadores estadounidenses hizo que la bomba no cayera en el centro de la ciudad; pero el efecto igual fue devastador y asesinó de manera inmediata a unas 75 mil personas. En los días siguientes murió un número similar a causa de heridas y enfermedades ocasionadas por la radiación.

Historia de la comunidad católica

Nagasaki fue desde el siglo XVI centro importante del catolicismo en Japón, impulsado por los misioneros jesuitas y franciscanos. Sin embargo, la persecución que vino casi de manera inmediata fue recordada en 2007 en el libro de las memorias del Cardenal Giacomo Biffi –fallecido este año–, y donde expresa el fuerte impacto que tuvo en él en 1945 la noticia de las bombas atómicas lanzadas sobre Japón.

"Ya había escuchado hablar de Nagasaki. La había encontrado repetidamente en el ‘Manual de historia de las misiones católicas’ de Giuseppe Schmidlin, tres volúmenes publicados en Milán en 1929. En Nagasaki desde el siglo XVI surgió la primera consistente comunidad católica del Japón”.

“En Nagasaki –señaló– el 5 de febrero 1597 habían dado la vida por Cristo treintaiséis mártires (seis misioneros franciscanos, tres jesuitas japoneses, veintiséis laicos), canonizados por Pío IX en 1862”.

Sin embargo, “cuando se retoma la persecución en el 1637 fueron asesinados hasta treinta y cinco mil cristianos. Después la joven comunidad vive, por decir así, en las catacumbas, separada del resto de la catolicidad y sin sacerdotes; pero no se extingue”.

Así, en 1865 “el Padre Petitjean descubre esta ‘Iglesia clandestina’, que se le dio a conocer después de haberse asegurado que él era célibe, que era devoto de María y que obedece al Papa de Roma; y así la vida sacramental puede retomarse regularmente”.

Casi veinte años después, en 1889 “se proclama en Japón la plena libertad religiosa, y todo reflorece. El 15 de junio de 1891 es erigida canónicamente la diócesis de Nagasaki, que en el 1927 acoge como pastor a monseñor Hayasaka, que es el primer obispo japonés y es consagrado personalmente por Pío IX. Del Schmidlin venimos a saber que en el 1929 de 94.096 católicos nipones unos 63.698 son de Nagasaki”.

Es decir que 16 años antes de la hecatombe atómica, vivían en Nagasaki un poco más de 63.000 fieles. Así, con luego de este breve resumen del catolicismo en esta ciudad, el Purpurado escribe:

“Podemos bien suponer que las bombas atómicas no hayan sido tiradas al azar. La pregunta es por lo tanto inevitable: ¿Cómo así se escogió para la segunda hecatombe, entre todas, precisamente la ciudad de Japón donde el catolicismo, aparte de tener la historia más gloriosa, estaba más difundido y afirmado?”


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada