domingo, 5 de septiembre de 2010

LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS: "LA GENERALA" QUE VENCIÓ A HUITZILOPOCHTLI


La Virgen de los Remedios es una advocación mariana que fue divulgada por la Orden de la Santísima Trinidad, los Trinitarios, congregación fundada por San Juan de Mata y San Felix de Valois, y aprobada por el Papa Inocencio III; extendiéndose a partir del siglo XIV por Europa y América. Numerosas ciudades han tomado a esta advocación como su patrona, y muchas iglesias y templos están consagrados a su nombre.

De acuerdo con la tradición histórica, Juan Rodríguez de Villafuerte, uno de los hombres de Hernán Cortés, trajo a territorio americano esa imagen de la Virgen de los Remedios “para su consuelo”; era un regalo de su hermano que al entregársela le había dicho que tuviera mucha confianza porque a él le habría librado de los peligros de las batallas en que se había hallado y esperaba que le sucediera lo mismo en el Nuevo Mundo .
.
VENCIÓ AL SANGUINARIO HUITZILOPOCHTLI

Estando Hernán Cortés en Tenchtiltlan y buscando erradicar el demoniaco culto que los aztecas profesaban al ídolo Huitzilopochtli al que en verdaderas orgías de sangre ofrecían sacrificios humanos y extraían los corazones aún palpitantes de las víctimas en su honor. Subió las escaleras impregnadas de sangre humana del Templo Mayor, hasta donde se hallaba el falso dios y empujando el monolito desde las alturas lo hizo rodar por las escaleras mientras se deshacía en múltiples pedazos ante la alarma del pueblo azteca que, horrorizado por lo que consideraba un "sacrilegio", pensaba que ocurriría un gran cataclismo como consecuencia del mismo. Grande debió ser su asombro al comprobar que nada de eso ocurrió. Entonces, Cortés ordenó a Rodríguez de Villafuerte que colocara la imagen de la Virgen de los Remedios en el altar del ídolo, donde solían efectuarse los sacrificios humanos, mostrando que a quien deberían invocar sería ahora a la Santísima Virgen María en lugar del monolito diabólico que exigía, según las creencias aztecas, un baño continuo de sangre humana en su honor. Allí fue expuesta la imagen de la Virgen de los Remedios por unas semanas hasta que estalló la guerra con los aztecas. Así la dulcísima Virgen vencía, gracias a la audacia y el valor de Cortés, al falso dios sanguinario que terminó totalmente destruído.

Luego, durante la derrota del 30 de junio de 1520, Cortés tuvo que retirarse precipitadamente de Tenochtitlan y a esa fecha se le conoce como la Noche Triste. La escena según cuentan los cronistas, fue espantosa: mientras intentaban huir por la calzada de Tlacopan (Tacuba) muchos de los españoles habían caído prisioneros y podían divisarse como eran sacrificados por los aztecas. Exhausto y desmoralizado, el conquistador y sus hombres llegaron a un pequeño cerro y decidieron pernoctar en ese lugar. Se dice que la Virgen se les apareció acompañada por Santiago -Patrón de España- y los abatidos conquistadores encontraron un remanso de paz, confiando en que la Madre de Dios los conduciría a la victoria definitiva. Un año después caería Tenochtitlan..

Pero durante ese retiro en la Noche Triste, abandonaron todo lo necesario para facilitar la salida y por ese motivo la pequeña imagen fue escondida bajo un maguey. Probablemente se perdió su ubicación porque durante años no se supo nada más de aquella imagen labrada de madera.
.
Hacia 1540, un indio cacique, de nombre Juan de Águila caminaba por los parajes cercanos al pueblo de Tacuba y vio a la Señora en el cielo “que con voz sensible le decía, hijo, búscame en ese pueblo”. Poco tiempo después, debajo de un maguey, Juan de Águila (Juan Ce Cuautli) encontró la vieja estatuilla de madera que había desaparecido desde 1520. La llevó a su casa en san Juan Totoltepec, una villa cercana donde expertos -como el cronista Ricardo Poery- consideran se localiza el verdadero árbol de la Noche Triste: un multicentenario, gigantesco, majestuoso y muy bien conservado sabino o ahuehuete, donde Cortés lloró su inicial derrota(1). La noticia del hallazgo de la imagen llegó a los españoles, quienes la habían venerado desde el principio de la conquista, así como también, los nativos, quienes encontraron en ella consuelo en medio de sus dificultades, por ello erigieron primero una ermita en este cerrito llamado Otomcapulco hoy renombrado como de los Remedios.

Algunos años más tarde, la devoción a Nuestra Señora de los Remedios se fue extendiendo poco a poco por todas partes y las autoridades civiles construyeron en 1575 el santuario donde hoy es venerada la imagen en el actual municipio de Naucalpan.

Durante la época colonial, la gente recurría a la Virgen de los Remedios “en las faltas de lluvias a su tiempo, las epidemias de tabardillos, sarampiones y otras semejantes”. Durante años su imagen recorrió la Calzada México-Tacuba para proteger al pueblo de las terribles epidemias, inundaciones o temblores que de vez en cuando azotaban a la ciudad. En las vistosas y multitudinarias procesiones, las autoridades eclesiásticas y civiles -incluyendo al propio virrey y sus consejeros- trasladaban a la Virgen desde su santuario en las afueras de la ciudad para colocarla durante meses en la catedral de la Ciudad de México.

LA GENERALA
.
La Virgen de los Remedios, asociada a la Conquista, sería por esencia la Virgen española y la patrona de los indígenas, que al abrazar la alianza hispana la tomaron por especial protectora. Va a suplir, como en muchos sitios, al culto prehispánico y va a establecer la protección de los cuatro nuevos puntos cardinales con la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac, la Virgen de la Piedad al sur y al oriente Nuestra Señora de la Bala. Curiosamente durante la guerra de independencia, muchos partidarios de la insurgencia la contrapusieron a la Virgen de Guadalupe pues decían que ésta última era mexicana y la Virgen de los Remedios era "gachupina". Absurda contraposición siendo que sólo son dos advocaciones de la misma Virgen María. El culto a la Virgen de los Remedios es tan mexicano por asimilación como lo es el culto a la advocación Guadalupana por nacimiento.

El virrey Francisco Xavier Venegas le dio grado militar y desde entonces se le conoce como “La Generala”. Las monjas del convento de San Jerónimo la vistieron con los blasones y la banda correspondiente, y el niño Jesús -que carga en sus brazos- también fue vestido según la usanza.
.
ES LA IMAGEN MARIANA MÁS ANTIGUA EN AMÉRICA

Esta imagen es la más antigua del continente americano, hecha en el siglo XVI por un desconocido artesano español, es de madera estofada y mide 27 cm. de alto. Se le sobreponen diversos vestidos y coronas; una luna bajo sus pies aparece como parte del pedestal.

El primero de septiembre, fiesta principal de Nuestra Señora de los Remedios, aproximadamente 10,000 personas la visitan mientras que alrededor de 6,000 personas visitan el Santuario cada domingo para rendirle homenaje.

Al erigirse la diócesis de Tlalnepantla en 1964 el santuario quedó en la misma. El 19 de octubre de 1974 el Obispo fray Felipe de Jesús Cueto hace la coronación Pontificia de la Virgen de los Remedios como Reina del clero diocesano y el 23 de octubre de 1991, Manuel Pérez Gil, primer arzobispo de Tlalnepantla, por decreto de S.S. Juan Pablo II, la proclama patrona de la arquidiócesis de Tlalnepantla. El 23 de octubre de 1999 se eleva el santuario a Basílica.

Vale mucho la pena visitar esa Basílica y conocer a la dulce "Generala". Aunado al gran interés histórico, desde ahí se tiene una espectacular vista del Valle de México. Y se pueden apreciar dos monumentos de tamaño colosal: Un Cristo Rey de once metros que, con su cetro detenido por un águila a sus pies, ve hacia el Valle de México y lo bendice. De igual manera es magnífico el monumento de un San Miguel Arcángel que atraviesa con su lanza al dragón (satanás) y que se encuentra casi al frente de la basílica sobre la cima del cerro de los Remedios. Todas estas obras se deben al esfuerzo de Mons. Eleuterio Flores (que, al menos en privado, siguió oficiando la misa tradicional hasta su muerte, ocurrida en 1983), todavía muy recordado con gran cariño por su feligresía y la gente de la región, cuya humilde tumba se localiza precisamente en el atrio de la Basílica a la que dedicó gran parte de su vida.
.
Es de gran interés, el cercano acueducto flanqueado por dos enormes torres en espiral que sirvieron como respiradero. Fue construido por el virrey Marqués de Duadalcazar en 1616. No obstante, otras fuentes indican que su construcción se realizó en 1650. Surtía agua tanto al santuario como al pequeño pueblo. La arquería es esbelta y de magníficas proporciones.

Es pues obligada la visita a la Basílica para los habitantes de la zona metropolitana y viajeros que acuden a la capital mexicana: Está en la zona conurbada en el municipio de Naucalpan, Estado de México.
.
Así se podrá conocer a la imagen más antigua en América de la dulcísima Virgen María, que en su advocación de los Remedios venció a Huitzilopochtli, la misma Virgen que en su advocación de Guadalupe forjó una Patria al unificar a los habitantes -de cualquier origen- de esta tierra en la verdadera fe de Jesucristo, al aparecerse al indio Juan Diego y convertirse en símbolo de unidad nacional.

. (1) Habitualmente se había creído que ese ahuehuete era el de Popotla (actualmente destruído y sin vida), pero al parecer esta creencia ha sido errónea, pues resulta absurda una ubicación cercana a aliados de los aztecas y todavía no tan lejos de Tenochtitlan, lugar de donde huían los españoles. El cerrito Otomcapulco -hoy conocido como de los Remedios y donde se ubica la Basílica de Nuestra Señora de los Remedios- hasta donde Cortés llegó, se encuentra junto al pueblo de San Juan Totoltepec donde se ubica el multicentenario ahuehuete que se considera es el verdadero donde el conquistador lloró.

Fuentes: Wikipedia, CATOLICIDAD, México Desconocido y flickr
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

20 comentarios:

  1. Gracias por emseñarnos a muchos, los Milagros de nuestra Madre, en América.
    He leido esta entrada, con suma atención, me atrapó cada párrafo.
    Más aprendo y más me convenzo que Maria es la gran conquistadora de nuestra querida América.
    Ella fue ganando los territorios a traves de los corazones. Con cada milagro, clavó la bandera de la Patria Celestial, en nuestro territorio.
    Un abrazo desde San Juan Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Y me quedó algo en el tintero, por eso vuelvo.
    Vuestra entrada nos muestra la gran Sabiduría y Amor que anida en cada victoria Mariana.
    Virgen de los Remedios, venció ídolo Huitzilopochtli, una mujer santa dadora de vida se impuso a un demonio destructor sediento de sangre.

    Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía.
    Amén.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosa historia la de la Virgen de los Remedios, La Generala.

    Poco conocida de muchos. Vale la pena difundir este post a través de otras páginas web y blogs católicos o correos electrónicos.

    Esta historia muestra la conquista espiritual a favor de las almas que serían llevadas a la verdadera fe de la Mano de Nuestra bendita Madre de los Cielos. Ahí se observa su maternal ternura que busca nuestra salvación.

    ¡Bendita sea!

    ResponderEliminar
  4. Estupendo reportaje. Los felicito muy de veras!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Se me hace un poquito injusto como degradas la cultura azteca, lo admito, eran sanguinarios pero tenian muchas cosas aun mejores, y que sobre la conquista? ya se les olvidaron los tormentos, las torturas, als violaciones a los indigenas mexicanos??? y todo eso lo hicieron en nombre de Dios y la virgen.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu opinión. Nosotros no negamos los abusos que se cometieron de lado de los conquistadores. Tampoco olvidamos la gran labor misionera que heroicamente realizaron los frailes para ayudar al indio en lo material, por un lado, y catequizarlo y prepararlo para el camino hacia el cielo en lo espiritual, por el otro. Lo dicho sobre la cultura azteca son realidades históricas. Y la historia debe ser objetiva.

    Para los propios indios fue un alivio desprenderse del pandemonium de sus sangrientos y criminales ídolos. Existen escritos de esos primeros frailes que se admiraban de la bondad y cualidades de nuestros indios luego de despojarse de ese lastre y de aceptar el Evangelio de Cristo.

    Un abrazo en Cristo
    Atte:
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestros ancestros no son indios, son indigenas Aztecas, Toltecas, Olmecas, etc. y hablo en presente porque aún existen en nuestros pensamientos, en nuestras almas, en nuestra sangre

      Por todo lo demás estoy de acuerdo, al principio no me gustó leer la forma en que se expresan pero no cabe duda que era doloroso para muchas personas perder a sus seres queridos por un sacrificio espiritual hacia sus Dioses, no me agrada que digan Dioses Falsos, para Ellos eran sus Dioses Verdaderos, así fueron educados y lo mismo podrían decir de nosotros los Musulmanes, Budistas, etc., no que no puedo negar de manera particular es la Existencia de una Mente Suprema y Creadora de todas las maravillas que nos rodean, a la cual le llamamos Dios

      Con Todo Respeto

      Fernando Arroyo

      Eliminar
    2. Estimado Fernando: El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española señala como uno de los significados: "INDIO/DA: 3. adj. Dicho de una persona: De alguno de los pueblos o razas indígenas de América". Y también: "4. adj. Perteneciente o relativo a los indios de América. Traje indio. Lengua india."
      En cuanto a sus "dioses", naturalmente que eran OBJETIVAMENTE FALSOS. Que SUBJETIVAMENTE ellos consideraran a su ídolos como dioses no significa que realmente lo sean.
      Lo que subjetivamente crean los musulmanes, budistas, etc. Queda en eso: en creencias subjetivas.
      La realidad OBJETIVA es la que importa. El cristiano cree en el Dios verdadero.

      Gracias por tus comentarios. Un abrazo.

      Eliminar
  7. P.D. Un buen ejemplo -entre tantos- de la labor de la Iglesia es Fray Juan de Zumárraga. En este enlace se menciona de manera resumida su labor:

    http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2010/12/el-misterio-de-la-virgen-de-guadalupe.html

    ResponderEliminar
  8. Mejor investiguen antes de opinar y hacer reportajes amarillistas sin respaldo alguno, y todavia denigrando mencionando la palabra INDIOS, cabe resaltar que los conquistadores realisaron mas actos sanguinarios que los mismos pueblos prehispanicos, robandose los tesoros del continente para regalarlos al baticano y consguir la expiación de sus pecados, comprando el perdon, mientras mas riquesas des a la iglesia mas fiel eres.

    ResponderEliminar
  9. A un lector que le parece ofensivo el término "indios" al referirse a los habitantes prehispánicos:

    Con mucho gusto publicamos los mensajes que no concuerdan con nuestra opinión, siempre que se sustenten en argumentos serios y no con simples e imaginarios inventos, y en retórica injuriosa. En el caso suyo haremos una excepción.

    La realidad histórica es que el oro de América fue a parar a la corona española. Lo demás que usted dice son cuentos sin el menor fundamento.

    El uso de la palabra "indio" será denigrante para usted, no para nosotros; pues con ese término se les bautizó por considerarse que se había llegado a las indias. Y todavía ahora se emplea sin ningún sentido peyorativo.

    Usted es víctima de la propaganda "indigenista" de algunos extremistas que en lugar de ver la historia de manera objetiva (analizando lo bueno y lo malo de unos y otros) ve todo negro y de manera parcial sólo de un lado. La historia no es un "cuento de buenos y malos" como se la enseñaron en la escuela y de la que no ha podido usted salir, lamentablemente. Es tiempo ya de madurar y abandonar esos conceptos maniqueos y ver la realidad histórica como fue y de manera integral, y no como la aprendió de maestros extremistas en el aula de su escuela.

    En realidad, México tuvo como génesis la fusión de ambas culturas con todas sus cualidades y defectos. Con algunas excepciones (pequeñas comunidades indígenas que existen), nuestro pueblo es resultado de esa fusión que generó una nueva raza y cultura que conforma el México de hoy. No querer verlo así es maniqueísmo puro y cerrar los ojos a la realidad. Renegar de nuestros orígenes, además de anti-histórico es absurdo e infantil.

    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  10. Este reportaje tiene muchas incosistencias historias, por ejemplo, esta sabido que Cortes era un español enclenque, es imposible que el hubiera empujado el monolito de Huitzilopchtli que pesaba mas de media tonelada de roca, ademas, esta bien sabido que era un militar oportunista y de bajo rango, que lo unico que queria era oro y joyas, no tanto implementar la fe catolica en los Mexicas (los aztecas son otra raza distinta, ven otro error) y buscarse una posicion con el Rey Carlos V de España, quien no sabia nada sobre Cortes. Y no es por ofender, pero les recuerdo, que TODOS los templos catolicos (los remedios, la basilica antigua, la catedral metropolitana) fueron contruidos por manos INDIAS como dicen ustedes, a punta de latigazos y hierros al rojo vivo, yo no veo la bondad de la virgen en azotar a un indigena.

    ResponderEliminar
  11. Vamos por partes. En primer lugar se trata de un artículo breve en donde no todo se detalla. Que Cortés haya arrojado el monolito no significa que necesariamente lo haya hecho solo sin ayuda de nadie.

    En segundo, sería bueno que leyeras los documentos históricos para que no repitas sólo lo que te dijeron los maestros en la escuela. En algún futuro post demostraremos que a Cortés sí le interesaba la evangelización de las tierras conquistadas. El solo hecho que aquí se relata lo prueba. Naturalmente que también buscaba el oro, nadie ha dicho que era un santo franciscano.

    En tercero, que haya habido encomenderos que cometieron abusos no prueba que los templos se construyeron con hierros al rojo vivo. ¿Pruebas históricas que lo demuestren? Naturalmente no presentas ninguna, solo repites de memoria lo que escuchaste en la escuela de algún maestro hispanofobo y radical.

    En cuarto lugar, SUPONIENDO SIN CONCEDER que así hubiese sido...¿Qué tiene que ver la bondad de la Virgen con la crueldad humana? Tu comentario es absurdo y exhala radicalidad antirreligiosa.

    En quinto lugar, que los indios los hayan construido es algo que nos enorgullece a todos los mexicanos que no somos anti-indigenistas, sino que amamos las dos razas de las que venimos. ¿O tú eres indígena puro? México es la fusión de esas dos razas, al parecer tú reniegas de una de ellas.

    Dices que los mexicas eran una raza distinta de los aztecas. Copiamos lo que dice la enciclopedia para que salgas de tu error:

    "En el siglo XIV, después de una peregrinación de más de un siglo los Aztecas arriban a la cuenca del valle de Anáhuac o México para asentarse primero en sus orillas y después en un islote de donde salieron para crear el grandioso Imperio Azteca. Cuando llegaron eran conocidos como los Aztecas, que quiere decir: "los que vienen de Aztlán", que quiere decir "lugar de garzas". Y cuando por fin se establecen, reciben el nombre de Mexicas, que, según algunos autores, quiere decir: "Hijos de la Luna" (por extensión del significado de la palabra Mexihco, MEtztli-luna, XIctli-ombligo, CO-lugar, "El lugar del ombligo de la luna" o sea el vientre o el lugar de parto de la luna)."

    Como verás, sería bueno que no hablases solo de memoria, de aquello que escuchaste en el salón de clases; hay que fundamentar lo que se asegura y empezar a cuestionar un poco siquiera la historia oficial distorsionada que te enseñaron y has creído a pie juntillas.

    Un saludo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  12. Me encanto ..realmente..No se habla aka si no ,de una fe...de una raza..Hermosa..que nos pertenec a todos..Soy venezolana..pero realmente..me gusta leer..y realmente bellos los mexicano me encanta su cultura ,su historia...

    ResponderEliminar
  13. Para exaltar la grandiosidad de una imagen mariana no hace falta ofender la memoria de nuestros antepasados indígenas. Qué vergüenza como católico leer las diatribas y mentiras que dan inicio a este artículo. Pena ajena en verdad. Una de las más grandes dificultades para fortalecer y terminar de definir nuestra identidad como mexicanos son las posiciones extremas: de un lado quienes quieren borrar o negar lo que de españoles tenemos y del otro persosnas como el autor de estas zarandajas que pretenden denigrar y subestimar la grandeza de nuestros antepasados. Somos mestizos por excelencia y el día que deje de haber fanáticos de ambos bandos, comenzaremos a andar como el gran pueblo que debemos ser. Más mesura y más espíritu fraternal si en veradad queremos evangelizar en el amor a Dios y a María su madre.

    ResponderEliminar
  14. No se trata de ofender "memorias", sino ser objetivos. Las orgías de sangre ante Huitzilopochtli son ciertas históricamente.

    Pasada la conquista los mismos indígenas entendieron la diferencia de un Dios real y misericordioso contrario a los ídolos sedientos de sangre humana; misma que corrió incesantemente, esclavizando a los habitantes de estas tierras. La transformación admirable de su espíritu, luego de su evangelización, se menciona en las mismas crónicas, lo que habla muy bien de ellos.

    En ninguna parte de este artículo se niega lo que de grandioso existió culturalmente en los distintos pueblos prehispánicos (astronomía, arquitectura, literatura, etc.).

    Aquí se habla particularmente de la salvaje religión azteca y del espíritu imperialista de ese pueblo, aborrecido -por lo mismo- de las distintas etnias prehispánicas, que por ello se unieron a los mismos conquistadores para derrotarlo.

    En efecto, mal haríamos si renegáramos de nuestros antepasados (españoles e indios), pues somos un pueblo mestizo, como usted bien señala, y ese mestizaje tiene un significado teólogico en la visión metafísica de la historia patria, que halla su gran cohesión en la aparición de Santa María de Guadalupe. Sin embargo, esto no debe llevarnos a cerrar los ojos ante la realidad histórica. Muy particularmente la cultura azteca tenía mucho de brutal y antinatural. Ante los hechos mismos sobran las objeciones, a menos que queramos seguir siendo engañados por una mitología oficial del pasado donde todo es bello y bueno y deseemos, así, ignorar la realidad y la verdad histórica.

    Un abrazo y gracias por su comentario.
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, hermanos de catolicidad, que nos vayamos entendiendo. Noblemente reconocen los logros científicos y espirituales de los pueblos mesoamericanos, aunque al hace juicios se aprecia un evidente desbalanceo: ¿imperialismo azteca? innegable, en su propias palabras "ante los hechos sobran las objeciones", ¿Imperialismo español?, ustedes dirán... recuerden que de manera no muy amable ni piadosa colonizaron y evangelizaron casi todo un Continente, colonización y evangelización bajo la fuerza de las armas y con el crímen y el estrupo dolorosamente presentes. Esto también es un hecho y poco valdría el mayor esfuerzo por negarlo... pero eso no nos lleva a ningún lado. Lo único que cobra sentido es la realidad y nuestra realidad está en el ahora y aquí, somos mestizos y por tanto, nuestros ancestros, españoles, americanos y negros nos merecen el mayor respeto, no hacerlo así va en contra de la Unión a la que debemos aspirar como Nación. Por otra parte como hombres y mujeres que viven el Siglo XXI no podemos juzgar la visión cosmogónica de hombres y mujeres del Siglo XVI, podemos estudiarla y analizarla, pero no emitir juicios de valor al respecto , ésto sin olvidar que el fenómeno del sacrificio humano es común a una gran cantidad de culturas, europeas incluídas, en algún momento de su desarrollo cultural. Y eso no significa baldón para ninguna de ellas. Comprensión es la palabra clave, hermanos. Recuerden al Cristo que impidió una lapidación... Saludos.

      Eliminar
  15. No conocía la historia de la Vírgen de los Remedios. Me encantó!!!
    Tenemos en México un tesoro en la protección de Nuestra Soberana Reina, la Santísima Virgen María.Compartiré esta historia con amigos y familiares para que la conozcan y veneren. Su blog es excelente!!! Felicidades!!!! Dios los siga fortaleciendo e iluminando.

    ResponderEliminar
  16. Hola, el debate esta bueno...siganle. Los quiero.

    ResponderEliminar
  17. Según el tradicional almanaque Rojas y Hermanos de Venezuela, Nuestra Señora de los Remedios, se celebra el 5 de septiembre. ¿Habrá alguna ciudad del mundo, que celebre en esa fecha la advocación mariana?.

    ResponderEliminar