jueves, 23 de junio de 2011

JUEVES DE CORPUS CHRISTI (FIESTA DE PRECEPTO, AL MENOS EN MÉXICO)


La fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo se celebra el jueves siguiente a la fiesta de la Santísima Trinidad, dentro del tiempo ordinario. Surgió para afirmar la presencia real de Jesús en la Eucaristía en contra de graves errores de algunas personas, que negaban tal presencia y luego fue extendida a toda la Iglesia por el papa Urbano IV en 1264.

En México aunque sea jueves, es un día de precepto (en otros países cada lector debe investigar), es decir, que tenemos obligación GRAVE de ir a Misa (como si fuese domingo), para cumplir con el tercer mandamiento de la Ley de Dios.

Esta fiesta recuerda con toda solemnidad que Cristo está realmente presente en la hostia y el caliz, luego de la consagración, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Esta verdad es dogma de fe para todo católico.

Esta solemnidad no sólo nos invita a adorar la presencia sacramental de Jesús en el Sagrario, sino que nos lleva a reflexionar sobre el valor del Santo Sacrificio de la Misa y a vivir de acuerdo con la doctrina de Cristo y su acción salvadora.

El Concilio de Trento declara que muy piadosa y religiosamente fue introducida en la Iglesia de Dios la costumbre, que todos los años, determinado día festivo, se celebre este excelso y venerable sacramento con singular veneración y solemnidad, y reverente y honoríficamente sea llevado en procesión por las calles y lugares públicos. En esto los cristianos atestiguan su gratitud y recuerdo por tan inefable y verdaderamente divino beneficio. Recordemos que durante la Misa se renueva el santo Sacrificio del Calvario de manera incruenta.



____________________________________________________________________________________

EVANGELIO DEL DÍA:
"En aquel tiempo dijo Jesús a las turbas de los judíos: Mi carne verdaderamente es comida, y mi sangre verdaderamente bebida. Quien come mi carne y bebe mi sangre, en mí mora y yo en él. Así como vive el Padre que me envió, y yo vivo por el Padre; así, el que me come, también vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo. No sucederá como a vuestros padres que comieron el maná, y murieron. Quien come este pan, vivirá eternamente". Juan VI, 56-59.





HOMILÍA DE CORPUS CHRISTI DEL PADRE CASTELLANI 

Festejamos el Santísimo Sacramento del Altar: leemos un trozo de la promesa de la Eucaristía; y en la Epístola, su Institución narrada por San Pablo en la Primera a los Corintios: "Dominus Jesús, in qua nocte tradebatur...": "El Señor Jesús, la noche en que fue entregado...".

Los tres Sinópticos narran también la Institución; y comienzan con esa palabra de Cristo: "Desiderio desideravi hoc Pascha manducare vobiscum, antequam patiar.": Con deseo he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer. En hebreo, la repetición de una palabra hace el superlativo: "con deseo he deseado", como en castellano cuando decimos: "con mucho, pero mucho deseo"; significa "muchísimo deseo".

Con muchísimo deseo Cristo deseó la Institución de la Eucaristía en su Última Pascua y Cena. No deseó su Pasión: en el Huerto dijo: "Padre, si es posible, pase de mí este cáliz", y aquí dice: "Antes de que yo padezca". Eso no se puede desear, ese cáliz colmado de dolores, humanamente; y Cristo era humano. Deseó la Eucaristía porque era el Misterio del Amor, el signo y el sello de su amor a los hombres; no a los hombres en general, sino a cada uno dellos, a mí: particularmente a los suyos: "vobiscum" —con vosotros. Cristo tuvo aquí una enajenación mística y la expresó con gran sobriedad.

Si uno se asoma al Misterio del Amor de Dios humanado a través de esta frase, se asoma a un abismo: solamente Cristo pudo decir y hacer eso. Nosotros amamos a los hombres... Sí: Américo Ghioldi ama a toda la Humanidad en general, dijo en un discurso: eso es fácil; decirlo sobre todo. Pero si yo voy por la calle, digo cada cosa de cada uno de los pobres gatos que cruzo, que si me oyeran me correrían; después me corrijo, por supuesto; pero después; yo digo después: "Tienen un alma, Dios me manda amarlos"; o por lo menos digo: "Tienen dos pies como yo y caminan." Amar a la Humanidad en general es fácil; amar bien a los hombres particulares, a nuestros amargos hermanos los hombres, es difícil —sobre todo cuando uno ve la espléndida manada de siete autos juntos a toda velocidad por la Avenida Caseros. Hablo por mí.

Cristo amó a todos los hombres en particular, los presentes y los futuros —a mí en particular; y por eso instituyó un sacramento en el cual Él se hace humildemente comida, un pedacito de comida, para todos los hombres y para mí en particular.

Eso es tener una capacidad de amar inmensa, solamente posible a un Dios —a un Dios hecho hombre. Con gran deseo deseó poner ese sello a su amor, dar esa muestra incomparable. Nosotros no tenemos ese gran deseo de recibirlo ("Nosotros": hablo por mí), pero algún deseo tenemos, puesto que nos arrastramos a pie o en colectivo a la iglesia a recibirlo. Nosotros no podemos tener ese gran deseo con nuestras propias fuerzas; solamente podemos tener el deseo de tenerlo. Él lo puede dar; a veces lo da. Nosotros sin Él nada podemos.

—¿Ud. ama mucho a Dios? —Así lo espero: mucho o poco, no sé. Mi amor a Dios, si vamos a mirarlo de cerca, consiste en rezar una cantidad de oraciones vocales sencillas, en tener un constante propósito de no hacer daño a nadie, y en querer ser "honrado" lo más posible, sin serlo algunas veces. Ser honrado significa ser veraz con los otros y consigo mismo, no significa tan solamente no robar; y ser así veraz significa vivir en la realidad; en la realidad moral, que es la realidad propia del hombre. Todos los males que hay en el mundo universo vienen de que los hombres, de una u otra manera, nos salimos de la realidad real; nos inventamos otra realidad; a veces incluso le trazamos programas a Dios, de lo que debe hacer.

La Prudencia, que es la primera y la madre de las virtudes morales, consiste simplemente en discernir la realidad moral; pero ahora la palabra "Prudencia" significa algo como cautela, precaución, astucia, y a veces hasta pillería; ése es un mal sentido de la palabra; habría que llamar ahora a esa Primera Virtud Cardinal "discernimiento" o "discriminación". ¿De qué? De la realidad, o sea, del Ser. El que posee la virtud de prudencia, posee todas las otras virtudes; y el que no la tiene, no tiene ninguna otra virtud. Y las virtudes son para hacernos vivir en la realidad más real, sacarnos de todo error, imaginación o ficción. Veracidad.

Nuestro amor de Dios es prudente, a veces demasiado prudente —en el mal sentido; y a veces IMprudente. Hablo por mí. Una vez cuando yo oía sermones en vez de decirlos, oí un sermón en una Parroquia sobre el amor de Dios —creo que este mismo día de Corpus. El Predicador dijo literalmente: "Cuando uno ha cumplido todos los mandamientos, ¿ya ama a Dios? No todavía. Si además ha cumplido todos los consejos evangélicos, ¿ya ama a Dios? No todavía..." Yo, que estaba en primera fila, dije en voz alta: "¡Pero eso no es poco, canastos!" No sé si me oyó, mis vecinos me miraron enojados. Vuelto a casa, escribí una carta al Superior de esos Religiosos, diciéndole debía retirar de la predicación a ese Religioso; el cual después habló de no sé qué "arrobos cristianos" y "enajenaciones místicas", que yo nunca he tenido; y él tampoco probablemente. Yo le escribí al Superior que Jesucristo había dicho: "El que me ama, que cumpla los mandamientos; y entonces el Padre y yo vendremos y estaremos con él"; y desde entonces el negocio compete más bien al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo que a nosotros.

El Domingo siguiente fui a Misa esperando que el Superior hubiese retirado al Predicador; y lo veo adelantarse muy orondo y empezar otro sermón irreal. Yo me volví a una viejita a mi lado, y le pregunté: "¿Cómo se llama ese Padre?" "Es el Padre Superior", me dijo. "Aquí la hicimos", dije yo. No volví más a esa Parroquia, porque como me conocían, me iban a echar. Yo había firmado la carta: "Leonardo Castellani, Visitador clandestino de Parroquias."

Perdonen este cuento poco piadoso, pero el Cura Brochero decía que nunca había que predicar sin contar algún cuentito; pero éste no es cuentito sino sucedido de pe a pa. Ha sido para decir que el amar a Dios no puede consistir en tener "arrobos cristianos" ni "enajenaciones místicas". Si alguno de Uds. los tiene, mejor para él; yo no los tengo. Yo he llorado a veces leyendo una novela, pero comulgando jamás he llorado.

Para acabar, amar a la Humanidad es fácil, amar a este prójimo o a esta prójima es difícil —amarlo bien; y amar a Dios es fácil y difícil: es fácil entenderlo y es difícil hacerlo. El amor de Cristo hacia nosotros es un abismo, es una cosa inmensa: "Con gran deseo he deseado..." Pero el saber esto no ha de hacernos "antropomorfar" a Dios; Cristo es humano pero no es antropomorfo. "Antropomorfismo" significa hacer a Dios igual a nosotros o quizás un poquito inferior a nosotros: es un error o abuso mental. No hemos de pensar el amor de Dios como una camaradería entre iguales, o como el amor de mi padre y madre, ni como el amor de dos novios, ni como el amor ya firme y tranquilo de dos casados, ni siquiera como el amor de los Santos, que tienen arrobos cristianos y enajenaciones místicas. Es mayor que eso, es inmenso.

Pero así como es inmenso, así es también de inmensa su pérdida, si lo perdemos por nuestra culpa. El Evangelio del próximo Domingo trae la Parábola de los Invitados', y ella dice que los invitados a la cena que rechazaron la cena fueron pasados a cuchillo y la ciudad incendiada. Cristo no encontró nada mejor que una masacre para significar el rechazo del amor de Dios, la perdición eterna; y se quedó corto. "Quia Deus zelotes es Tu" —dijo el Profeta judío: "Porque Tú eres un Dios celoso." "Porque el amor es fuerte como la muerte y los celos son duros como el infierno" —dijo otro Profeta judío. Estos judíos...

No hemos, pues, de decir como Don Babel Manitto, un criollo que conocí cuando chico: "Dios es bueno; si no hace más el pobre, es que no puede." Podría ser que escarbando en esa opinión teológica, uno encontrara que Don Babel Manitto dijo más de lo que sabía; pero lo que él quiso decir es que Dios era un viejito lleno de buenas intenciones, como Illia, pero que no hacía nada, o hacía muy poco; pero el pobre seguía siendo bueno. Y así no es Dios. Es celoso, es omnipotente, es justiciero.

Hoy día es mejor ser deudor que acreedor: somos deudores de Dios, mejor así. Si a mí todo el mundo me dijera que soy un santo, a lo mejor yo me creía que Dios me debía algo. Por suerte en mi vida me han dicho muchísimas veces más que soy un chiflado, que no un santo.

Perdonen otra vez que en vez de hablar del amor de Cristo a nosotros haya hablado más bien del amor a Cristo de mí. Si alguno tiene mucho más amor que eso, lo cual es muy posible, bien, dichoso él. Yo lo que no quiero es darme pisto con lo que no tengo; ni tampoco hacer sermones "irreales" —ni tampoco sermones piola— nueva ola.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

9 comentarios:

  1. Gracias por poner el sermón, para los que no podemos ir a misa porque no tenemos la fortuna de tenerla en dónde vivimos, esto es una maravilla!! GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Alguien citó la carta Encíclica sobre la Eucaristía, del Papa Juan Pablo II, del año 2003, para querer decir que en esa Encíclica, el Papa decía que había que celebrarse el Corpus Christi, el Jueves. Eso llevó a que se re-leyera la Encíclica citada para buscar tal información, y para sorpresa, el Papa no habla en ese documento de la celebración del Corpus Christi. Y si habla de la doctrina dogmática de la Iglesia Católica respecto a la importancia que tiene la Eucaristía para la Iglesia. Dice que la Iglesia vive de la Eucaristía, y se explica desde la Eucaristia, para la que vive in persona Christi, en el sacerdote-celebrante de ese misterio, en cumplimiento del mandato de Cristo, para la salvación del hombre. Pero no dice nada respecto al Corpus Christi, ni en jueves, ni mucho menos, como precepto. En otros documentos, esa celebración se traslada para el domingo siguiente al Domingo de la Santisima Trinidad...

    ResponderEliminar
  3. En México, el Episcopado Mexicano estableció esta fiesta -el jueves- como día de precepto.

    ResponderEliminar
  4. Sip por donde le muevas el jueves de Corpus es día de precepto en México.

    ResponderEliminar
  5. En Sevilla, España, no es día de precepto.

    Dios os bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Aquí en argentina no se celebra hoy sino el domingo próximo.CÓMO AGRADECER A MIS HERMANOS MEXICANOS POR PONER UN SERMÓN DEL PADRE CASTELLANI!!!!...QUÉ ALEGRÍA QUE USTEDES TAMBIÉN LE CONOZCAN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre Castellani es el Chesterton hispano, son imperdibles sus obras como difíciles de conseguir. Saludos.

      Eliminar
    2. Yo no Le conocia, me ha temido fascinada con su escrito, bastante interessante t con mucha ensenianza, Dios lo bendiga siempre, me encanto.

      Eliminar
    3. Me siento afortunada de haber podido leer tan interessante articulo, me encantaria sobremanera recibir sua escritos de nuevo y porque no? Tambien conocerlo.
      .. Tive placer de leerlo. ... Dios nos siga bendiciendo abundantemente

      Eliminar