sábado, 22 de octubre de 2011

LOS CATÓLICOS LIBERALES PRETENDEN UN ACUERDO ENTRE LA JUSTICIA Y LA INIQUIDAD: PÍO IX

Hace 14 décadas ya estaban condenados los "católicos" liberales

Nadie puede servir a dos señores; porque aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro”. (Mateo 6, 24). El católico no puede seguir a Dios y al mundo o al demonio simultáneamente, ni a los enemigos de la Iglesia, como pretenden los "católicos" liberales. Escuchemos la voz de este Papa:

NADIE PUEDE SERVIR A DOS SEÑORES

“Aun cuando los hijos del siglo sean más hábiles que los hijos de la luz, sus ardides y sus violencias tendrían, sin duda, menos éxito si un gran número, entre aquellos que se llaman católicos, no les tendiesen una mano amiga.

“Sí, infelizmente, hay quienes parecen querer caminar de acuerdo con nuestros enemigos, y se esfuerzan por establecer una alianza entre la luz y las tinieblas, un acuerdo entre la justicia y la iniquidad por medio de esas doctrinas que se llaman católico-liberales, las cuales, apoyándose sobre los más perniciosos principios, adulan al poder civil cuando éste invade las cosas espirituales, e impulsan a las almas al respeto, o al menos a la tolerancia, de las leyes más inicuas. Como si absolutamente no estuviese escrito que nadie puede servir a dos señores.

“Ellos son ciertamente mucho más peligrosos y más funestos que los enemigos declarados, no sólo porque los secundan en sus esfuerzos, tal vez, sin percibirlo, como también porque, manteniéndose en el extremo límite de las opiniones condenadas, toman una apariencia de integridad y de doctrina irreprochable, incitando a los imprudentes, amigos de conciliaciones y engañando a las personas honestas, que se rebelarían contra un error declarado. Por eso, ellos dividen los espíritus, rasgan la unidad y debilitan las fuerzas que sería necesario reunir contra el enemigo”.

Pío IX. Carta al Presidente y miembros del Círculo San Ambrosio de Milán, 6 de marzo de 1873, apud I Papi e la Gioventù, Editora A.V.E., Roma. 1941 p. 36.
______________________________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada