martes, 25 de octubre de 2016

EL JEFE DE CAMPAÑA DE HILLARY CLINTON PROPUSO CREAR UNA REVUELTA DE "CATÓLICOS" LIBERALES CONTRA LOS OBISPOS DE EE. UU.

Su objetivo es intentar cambiar la doctrina y la moral de la Iglesia Católica, pues Hillary ha dicho que se deben redefinir los dogmas religiosos tradicionales.
El jefe de campaña de Clinton propuso crear una revuelta de católicos «liberales» contra los obispos de EE.UU
El miércoles 11 de octubre se filtraron más correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton. En uno de ellos, su jefe de campaña, John Podesta, admite que está ayudando a poner en marcha un grupo «progresista» para infiltrarse en la Iglesia Católica y provocar una revuelta contra los obispos de EE.UU.
(LSN/InfoCatólica) En el e-mail, Podesta responde a la petición de un activista de izquierda para que se produzca una «primavera católica» en contra de los obispos de Estados Unidos por su oposición a política sanitaria de Obama, que ordena a las empresas contratar seguros que incluyen medicamentos anticoncepctivos y abortivos.
En su respuesta, Podesta indica cómo se formaron grupos de agitación para el cambio dentro del catolicismo con el fin de socavar las enseñanzas de la Iglesia, aunque señala que todavía no había un liderazgo adecuado para lograr esto.
«Hemos creado la Alianza de Católicos por el Bien Común para organizarse para un momento como este», escribe Podesta. «Pero creo que les falta el liderazgo para hacerlo ya... Como la mayoría de los movimientos "primaverales", creo que éste tendrá que ser de abajo hacia arriba».
El destinatario de los emails de Jon Podesta, Sandy Newman, fundador de Voices of Progress, le escribió explicándole que la oposición de los obispos a ley sanitaria de Obama «aunque el 98% de las mujeres católicas (y sus parejas) han usado métodos anticonceptivos, me ha hecho pensar... Se necesita una "primavera católica"  en la que los propios católicos exijan el fin de una era de dictadura medieval y el comienzo de una pequeña democracia y de respeto por la igualdad de género en la Iglesia Católica».
En el cruce de emails se valora la posibilidad de usar a la Catholic Health Association (CHA), que agrupa a más de 1200 centros e instituciones sanitarias"católicas" en su batalla contra los obispos. La CHA apoyó la ley sanitaria de la administración de Obama situándose en contra del magisterio de la Iglesia. De hecho, el presidente de los EE.UU apeló a esa asociación en la batalla legal que las Hermanitas de los Pobres están librando para no verse obligadas a acatar una ley que atenta contra su conciencia.  N. de la R.: Todo lo anterior va en la linea del pensamiento de Hillary que ha dicho: "Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada