viernes, 20 de septiembre de 2013

HEREJÍA MODERNISTA DE LEONARDO BOFF

  • ¡NIEGA QUE CRISTO SE HIZO NUESTRO SUMO SACERDOTE!


El hereje Leonardo Boff -padre de la marxista "teología de la liberación"- ha dicho en reciente entrevista:

"Me siento bien en este papel de laico. A final de cuentas, Jesús no era sacerdote". (Vatican Insider).

El Concilio de Trento, en su Sesión XXII, sobre la Doctrina acerca del Santísimo Sacrificio de la Misa, definió:

El sacrosanto, ecuménico y universal Concilio de Trento, legítimamente reunido en el Espíritu Santo, presidiendo en él los mismos legados de la Sede Apostólica, a fin de que la antigua, absoluta y de todo punto perfecta fe y doctrina acerca del grande misterio de la Eucaristía, se mantenga en la santa Iglesia Católica y, rechazados los errores y herejías, se conserve en su pureza; enseñado por la ilustración del Espíritu Santo, enseña, declara y manda que sea predicado a los pueblos acerca de aquélla, en cuanto es verdadero y singular sacrificio, lo que sigue:

Cap. 1. [De la institución del sacrosanto sacrificio de la Misa]

Como quiera que en el primer Testamento, según testimonio del Apóstol Pablo, a causa de la impotencia del sacerdocio levítico no se daba la consumación, fue necesario, por disponerlo así Dios, Padre de las misericordias, que surgiera otro sacerdote según el orden de Melquisedec [Gen. 14, 18; Ps. 109, 4; Hebr. 7, 11], nuestro Señor Jesucristo, que pudiera consumar y llevar a perfección a todos los que habían de ser santificados [Hebr. 10, 14]. Así, pues, el Dios y Señor nuestro, aunque había de ofrecerse una sola vez a sí mismo a Dios Padre en el altar de la cruz, con la interposición de la muerte, a fin de realizar para ellos la eterna redención; como, sin embargo, no había de extinguirse su sacerdocio por la muerte [Hebr. 7, 24 y 27], en la última Cena, la noche que era entregado, para dejar a su esposa amada, la Iglesia, un sacrificio visible, como exige la naturaleza de los hombres [Can. 1], por el que se representara aquel suyo sangriento que había una sola vez de consumarse en la cruz, y su memoria permaneciera hasta el fin de los siglos [1 Cor. 11, 23 ss], y su eficacia saludable se aplicara para la remisión de los pecados que diariamente cometemos, declarándose a sí mismo constituido para siempre sacerdote según el orden de Melquisedec [Ps. 109, 4], ofreció a Dios Padre su cuerpo y su sangre bajo las especies de pan y de vino y bajo los símbolos de esas mismas cosas, los entregó, para que los tomaran, a sus Apóstoles, a quienes entonces constituía sacerdotes del Nuevo Testamento, y a ellos y a sus sucesores en el sacerdocio, les mandó con estas palabras: Haced esto en memoria mía, etc. [Lc. 22, 19; 1 Cor. 11, 24] que los ofrecieran. Así lo entendió y enseñó siempre la Iglesia [Can. 2]. Porque celebrada la antigua Pascua, que la muchedumbre de los hijos de Israel inmolaba en memoria de la salida de Egipto [Ex. 12, 1 ss], instituyó una Pascua nueva, que era Él mismo, que había de ser inmolado por la Iglesia por ministerio de los sacerdotes bajo signos visibles, en memoria de su tránsito de este mundo al Padre, cuando nos redimió por el derramamiento de su sangre, y nos arrancó del poder de las tinieblas y nos trasladó a su reino [Col. 1, 13].

Santo Tomás, en la Suma Teológica, III, q. 22, a. 1, enseña:

Cristo sacerdote
El oficio propio del sacerdote es el de ser mediador entre Dios y el pueblo, en cuanto que: por un lado, entrega al pueblo las cosas divinas, de donde le viene el nombre de sacerdote, equivalente a el que da las cosas sagradas’, conforme a las palabras de Mal 2,7: Buscarán la Ley de su boca, es decir, del sacerdote. Y por otro, ofrece a Dios las oraciones del pueblo, e igualmente satisface a Dios por los pecados de ese mismo pueblo. Por eso dice el Apóstol en Heb 5,1: Todo pontífice tomado de entre los hombres, en favor de los hombres es instituido para las cosas que miran a Dios, para que ofrezca ofrendas y sacrificios por los pecados. Y esto compete principalmente a Cristo, pues por medio de él han sido conferidos dones a los hombres, según palabras de 2 Pe 1,4: Por él, esto es, Cristo, nos hizo merced de preciosos y sumos bienes, para que por ellos os hagáis partícipes de la naturaleza divina. Él reconcilió también al género humano con Dios, según el pasaje de Col 1,19-20: En él, esto es, en Cristo, plugo (al Padre) que habitase toda la plenitud, y reconciliar por él todas las cosas. Por lo que a Cristo le compete de forma suprema ser sacerdote.


En los Anatematismos de San Cirilo, contra Nestorio, leemos:

Can. 10. La divina Escritura dice que Cristo se hizo nuestro Sumo Sacerdote y Apóstol de nuestra confesión [Hebr. 3, 1] y que por nosotros se ofreció a sí mismo en olor de suavidad a Dios Padre [Eph. 5, 2]. Si alguno, pues, dice que no fue el mismo Verbo de Dios quien se hizo nuestro Sumo Sacerdote y Apóstol, cuando se hizo carne y hombre entre nosotros, sino otro fuera de Él, hombre propiamente nacido de mujer; o si alguno dice que también por sí mismo se ofreció como ofrenda y no, más bien, por nosotros solos (pues no tenía necesidad alguna de ofrenda el que no conoció el pecado), sea anatema.


5 comentarios:

  1. Este é o problema com as heresias (e com as inverdades em geral): são ditas numa frase e demandam parágrafos para serem refutadas.
    Pela quantidade de blasfêmias que já proferiu e continua proferindo e pela demonstração de dureza de coração, Boff me parece condenado ao inferno, e se não receber uma graça muito grande antes de morrer, não vejo como poderá salvar-se.

    ResponderEliminar
  2. El prefecto de la fe, G. Müller, acaba de declarar que la "teología" de la liberación de Gustavo Gutiérrez no es marxista. Descubrió lo contrario de lo que al respecto sostuvo la Iglesia por décadas.
    http://www.aciprensa.com/noticias/el-arzobispo-muller-habla-de-la-teologia-de-la-liberacion-67001/#.UjyEI8ZLPlw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrá Mons. Müller la autoridad material pero no la autoridad moral para lo que dice.

      ¿Qué autoridad moral tiene quien sostiene que los protestantes y los católicos son miembros de la misma Iglesia de Cristo? Él ha dicho: "Por lo tanto, como cristianos católicos y protestantes, ya estamos unidos en lo que llamamos la Iglesia visible." (http://www.catolicidad.com/2013/02/mas-doctrina-sospechosa-de-mons-muller.html)

      ¿Qué autoridad moral tiene quien sostiene gravísimos errores contra la fe en los siguientes temas:

      -La virginidad de la Sma Virgen.
      -La Transubstanciación del pan y el vino en el Cuerpo y Sangre de Cristo
      -La UNICIDAD de la verdadera Iglesia de Cristo?

      Ver: http://www.catolicidad.com/2012/07/la-iglesia-en-manos-demuller.html

      ¿Puede ser juez quien es parte?

      Mons. Gerhard Ludwig Müller es coautor de un libro sobre "Teología de la Liberación" junto con el P. Gustavo Gutiérrez.
      Ver: http://www.catolicidad.com/2012/09/mons-gerhard-ludwig-muller-coautor-de.html

      Gracias por su comentario.
      Un abrazo en Cristo
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Oh si, si lo es... como cita Mazuelo-Leyton en su columna al libro La fuerza histórica de los Pobres del P. Gutierrez:

      "No se lleva a cabo sino al interior de la lucha revolucionaria que cuestiona radicalmente el orden social existente y postula la necesidad de un poder popular para la construcción de una sociedad verdaderamente igualitaria y libre. Sociedad en la que se haya eliminado la propiedad privada de los medios de producción, la cual, al permitir que una minoría se apropie del fruto del trabajo de la mayoría, engendra la división de la sociedad en clases y la explotación de una clase por otra"

      Sociedad en la que se haya eliminado la propiedad privada de los medios de producción????... vamos!!... Si esto NO es marxismo entonces yo soy blanca nieves y la luna es de queso... así de sencillo...

      Eliminar
  3. A un lector:

    Leeremos el libro que nos recomienda. Muchas gracias.

    Un abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar