martes, 29 de octubre de 2013

SATANISTAS DECLARAN: "HALLOWEEN ES LA FIESTA MÁS IMPORTANTE DENTRO DE LA IGLESIA DE SATÁN"





Historiadores y un arqueólogo, satanistas, expertos en sectas y testigos coinciden en identificar a Halloween y la noche del 31 de octubre, como incompatible con la Fe, Dios y la Iglesia.

Es Blanche Barton, líder de la denominada “Iglesia de Satán” quien en el portal web de esta entidad realiza una profusa alegoría de Halloween y una de cuyas afirmaciones hemos plasmado en el titular. Reconoce así la identidad, valor espiritual y desafíos que tiene para los satanistas la popularmente conocida como Noche de Brujas. En sus afirmaciones Barton reproduce las creencias que el fundador de esta organización, Anton Szandor LaVey, transmitió a sus discípulos en su principal obra que recopila escritos anteriores sobre el Demonio y prácticas de sus seguidores… la Biblia Satánica.


La contundente declaración del titular, unida al revelador testimonio de un ex sacerdote satánico recientemente publicado en Portaluz (pulse para ver), deberían bastar para que cualesquier católico tomara distancia de esta celebración. Sin embargo, la fuerza del mercado que obtiene billonarias ganancias con Halloween logra permear mentes y establecer sus argumentos…

¿Qué de malo tiene disfrazarse y que los niños pidan dulces?, dicen sus defensores en las redes sociales. Incluso, agregan otros, las populares diabladas (danzarines que portan máscaras demoníacas) de los países altiplánicos con sus bailes y fiesta expresan la devoción de la Fe y tienen también un origen pagano.

Pero la verdad es que –a diferencia de esas expresiones de religiosidad popular- Halloween no rinde culto ni a la Virgen, ni a Cristo, ni menos a los santos, cuyo día de celebración es el siguiente 1° de noviembre.

Las diferentes expresiones de culto al demonio y al mal que suceden en Halloween -claramente opuestos a la Fe, Dios y la Iglesia-, según confidencian los propios satanistas citados, tienen su origen antes de Cristo…

Origen

El sacerdote experto en sectas Manuel Guerra, en su "Diccionario enciclopédico de las sectas", confirma lo declarado por los propios satanistas señalando que Halloween es el "aquelarre más solemne e importante de las brujas, celebrado en la noche del 31 de octubre. Lo es por señalar el comienzo del Año Nuevo satánico".

Los historiadores Nicholas Rogers (Obra: Halloween: From Pagan Ritual to Party Night, pp. 11-21) y John Gregorson Campbell (Obra: The Gaelic Otherworld, pp.559-562), parecen confirmarlo. Señalan que la fiesta de Halloween surge como fusión de dos festividades paganas. Una, de hace dos mil quinientos años, según indican, es la celta Samhain para señalar el fin del año y adorar a su dios el "señor de la muerte", o "Samagin". Rogers y Campbell señalan que los celtas creían que la noche del 31 de octubre, al celebrar Samhain, “se abría la ventana que separaba a los muertos de los vivos, y que aquellos despertaban y se aparecían en los hogares para imponer sus demandas”. Líderes de esta festividad eran los sacerdotes Druidas, de quienes el arqueólogo Stuart Piggott, en su obra Los druidas (1968), dando crédito a las fuentes grecorromanas, señala que en esta celebración de culto al Señor de la Muerte los Druidas “realizaban sacrificios humanos”. 

Hasta el año 43 d.c., los Celtas continuaron con su celebración, pero entonces, al ser invadidas las tierras celtas de Britannia por los romanos, se funde la fiesta del Samhain con la celebración romana,  en honor a Pomona, diosa de la fruta o de las buenas cosechas. Según los estudios de Rogers, Campbell y Piggott, es en el siglo XVI que aparece por vez primera la denominación de Halloween (originalmente "All Hallow Even" o “víspera de todos los santos” ) para esta festividad de la noche del 31 de octubre.

En 1840 señala Rogers en su obra, emigrantes irlandeses inoculan la festividad en Estados Unidos, donde lo más visible, masivo (y comercial) de la misma, son los disfraces, decorados y esencia espiritual de la celebración. Pero sin dejar de ser -como sus protagonistas reconocen- festividad ceremonial propia y predilecta para los seguidores de Satán. Luego, como ocurrió con el jeans y la bebida Cola, Hollywood y los intereses del mercado se encargaron de expandirla por el mundo.

Las ganancias

Según la encuesta de gastos para Halloween que cada año elabora la Fundación Norteamerica National Retail (pulse para ver) la celebración dejará nuevamente billones de dólares en ganancias solo en los Estados Unidos este año 2013.

NRF estima que alrededor de 158 millones de consumidores de ese país participarán con un gasto promedio de 75 dólares por persona en decoración, vestuario, dulces y diversión. Se espera que el total de ventas ascienda a los 6.9 billones de dólares.

Para muestra sólo una cifra: La NRF proyecta que los estadounidenses gastarán US$ 1.960.000.000 en esqueletos de tamaño natural, telarañas falsas y otras decoraciones similares.

No hay un Halloween católico

La historia, los datos de testigos ex satánicos y los mismos satanistas que la señalan como devocional al Demonio (independientemente del escándalo de las cifras económicas despilfarradas en la celebración) son elementos claros que la participación (especialmente de niños, adolescentes y jóvenes) no colabora a la vida de fe. ¡No hay un Halloween católico!

Autoridades de Iglesia, como el Arzobispo de Turín, Monseñor Cesare Nosiglia, han señalado que los creyentes deben excluirse de esta festividad… "Tal fiesta no tiene nada que ver con la visión cristiana de la vida y de la muerte –enfatizó el prelado–. Y el hecho de que se celebre tan próxima a la fiesta de los santos y del sufragio por los difuntos es un riesgo, desde el punto de vista educativo, de desnaturalizar el mensaje espiritual, religioso, humano y social de estos momentos fuertes que la fe cristiana lleva consigo".

Coincidente con el arzobispo, Aaron Hostetter, joven columnista católico escribe al respecto de Halloween:

“¿Quieres saber cuál es la verdadera belleza de fiesta que un católico está llamado a celebrar el 31 de Octubre? …Que es la Víspera de la Fiesta de Todos los Santos. Celebramos a miles de mujeres y hombres que en más de 2000 años de historia de la iglesia proclamaron, testimoniaron y murieron por la verdad de nuestra Fe: Jesucristo”.

Dí NO al Halloween. El católico ilustrado que conoce todo esto no puede ser un borrego manipulado por intereses comerciales que ignorando el verdadero significad de este "festejo", quieren imponérnoslo en su beneficio. Lo triste y penoso es que hasta algunos colegios que se denominan católicos hacen el juego a todos estos intereses con el lamentable silencio de los padres de familia.

Fuentes: Portaluz y Catolicidad.




2 comentarios:

  1. Siete razones para no celebrar el Halloween:

    1. NO es una actividad catòlica. Los católicos, nunca celebraremos una noche dedicada a la exaltación de la brujería en ninguna de sus formas.

    2. Va contra las enseñanzas de Jesús. Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad. Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que “el que no está conmigo está contra mí”. Hay innumerables referencias bíblicas donde se condena el uso de toda estas clases de mal.

    3. NO es una tradición latinoamericana. Como ocurre siempre que se importan actos culturales diferentes a los nuestros, el verdadero significado queda relegado a una simple imitación. Jamás se ha celebrado como parte de nuestra cultura e idiosincracia costarricenses una noche dedicada a las brujas.

    4. Sirve para rendir culto a satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un “culto” especial dedicado a satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas “misas negras”.

    5. Se opone al primer mandamiento. Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, en fin con todo nuestro ser.

    6. Participar es olvidarse de Dios. Participar quiere decir “ser parte de”: si usted participa está siendo parte de esta tremenda responsabilidad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre satanás.

    7. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces “vestimos” a nuestros niñitos como “brujitas” y “diablitos”. Jesús dijo: “Dejad que los niños vengan a mí y NO SE LO IMPIDÁIS, porque de los tales es el Reino de los Cielos”.
    ¿Llevaría usted a sus niños disfrazados ante Jesús y los podría presentar libremente y con su conciencia tranquila? Jesús necesita a sus niños libres de toda clase de máscaras y limpios de toda contaminación.

    ResponderEliminar
  2. Los respetos humanos, los malos ejemplos y la perdida de la fe son, creo las causas del incremento de la maldad.
    Hace falta que reine Nuestro Señor en los hogares, en la sociedad!!!
    No estamos dando los catolicos buen ejemplo de amor a Dios sino siguiendo al mundo que lo persigue.
    Cada día nos invita a seguirlo a combatir por su gloria y por la salvacion de nuestras almas. No nos hagamos sordos a su voz. El nos ama.

    ResponderEliminar