martes, 23 de febrero de 2010

¿CUMBRE DE LA "UNIDAD" EXCLUYENDO A HONDURAS?


Presentamos el análisis que -en su web- realiza el día de hoy el periodista y escritor Sergio Sarmiento, bajo el título "Sin Honduras", donde demuestra lo absurdo de excluír a un gobierno electo democráticamente, mientras que se invita a países -como Cuba- totalmente antidemocráticos:

La “cumbre de la unidad” de los países de América Latina en la Riviera Maya busca convertir al Grupo de Río, que preside actualmente México, en una comunidad alternativa a la Organización de Estados Americanos. Se quiere edificar una unidad panamericana, pero sin la molesta presencia de Estados Unidos.

A esta supuesta reunión de unidad, sin embargo, México no quiso invitar a Honduras. El argumento formal es que éste no tiene un Gobierno democrático. La razón real es evitar la molestia del presidente de Venezuela Hugo Chávez, quien se ha negado a reconocer la legitimidad del Gobierno hondureño.

Honduras tuvo una elección impecablemente democrática el 29 de noviembre de 2009. El proceso fue suficientemente libre y limpio como para permitir la prueba de fuego de la democracia: el triunfo de un candidato de oposición, Porfirio Lobo, quien asumió la Presidencia el pasado 27 de enero.

Mientras que Honduras ha sido excluida de la reunión de “unidad” por su supuesta falta de democracia, el presidente de Cuba Raúl Castro ha sido invitado sin ningún problema. Poco importa que Cuba no haya tenido una elección democrática con la participación de partidos de oposición y con libertad de expresión desde que Fidel Castro tomó el poder por las armas el 1 de enero de 1959. De hecho, la actividad política de grupos que no pertenezcan al Partido Comunista está explícitamente prohibida por las leyes cubanas. Por otra parte, el actual presidente, Raúl, fue designado en el cargo de manera discrecional por su hermano, Fidel, en el más puro estilo monárquico.

También han acudido a la reunión de la Riviera Maya los presidentes Hugo Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia, Rafael Correa de Ecuador y Daniel Ortega de Nicaragua. Poco importa que los cuatro hayan modificado las leyes de sus países para asegurar sus reelecciones y para acabar con la oposición. Ellos y Cuba sí son democráticos, según esta perversa definición adoptada por México que impide a Honduras, pese a sus elecciones libres y respeto a las libertades individuales, ser considerado un país democrático.

Bastante inquieta que el Gobierno mexicano se haya autonombrado juez desde el inicio del régimen de Vicente Fox, sobre qué países son democráticos y cuáles no. Esto no sólo rompe una tradición de la política exterior mexicana, que a mí juicio era valiosa y respetada, sino que abre las puertas a que otros países se conviertan en jueces de un sistema democrático en México todavía muy deficiente. Lo peor, sin embargo, es que el Gobierno de México ha caído en la trampa de considerar como democráticos a países como Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, donde se violan de manera sistemática los derechos políticos y la libertad de expresión de los ciudadanos, y excluir de esa definición a Honduras, a pesar de sus elecciones libres y respeto a las garantías individuales. El presidente Calderón se ha sometido a la posición de Hugo Chávez, cuyo interés en Honduras dista de ser la protección de la democracia.

Uno podría entender que México hubiese invitado a la cumbre de la Riviera Maya a países autocráticos si realmente ésta hubiera sido una reunión de “unidad latinoamericana”. Pero la exclusión de Honduras demuestra que la reunión no es de unidad, sino un simple reconocimiento del poder que el Presidente de Venezuela ha adquirido y que le permite hoy imponer su agenda en toda Latinoamérica.
.
Nota: Como hemos advertido varias veces, los artículos publicados de un escritor no significan que coincidamos con su criterio en todo lo que publica. Ver: NECESARIA ADVERTENCIA
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada