sábado, 13 de febrero de 2010

EL HOMBRE CARNAL Y EL ESPIRITUAL



Autor: Pbro. Miguel Rivilla San Martín


Es importante para cada persona dominar sus fuerzas instintivas y sujetarlas con su voluntad al espíritu, reforzado por la fuerza divina de la gracia.

Se ha dicho, y con razón, que toda persona es mitad ángel y mitad demonio. Todos, desde que tuvimos uso de razón, hemos experimentado en nuestro interior la dualidad y lucha existente entre el cuerpo y el espíritu. Mientras caminemos por este mundo, se desarrollará una lucha sin tregua entre la carne y el espíritu.

Alguien comparó a la persona como un fogoso corcel que hay que dominar. Si el jinete que lo monta no le embrida bien fuerte, puede desbocarse y arrastrar al abismo a ambos dos.

Es importante para cada persona dominar sus fuerzas instintivas y sujetarlas con su voluntad al espíritu, reforzado por la fuerza divina de la gracia.

S. Pablo en su carta a los Romanos dejó escrito: “Los que se dejan dirigir por la carne, tienden a lo carnal; en cambio, los que se dejan dirigir por el Espíritu tienden a lo espiritual. Nuestra carne tiende a la muerte; el Espíritu a la vida y a la paz. Porque la tendencia de la carne es rebelarse contra Dios; no sólo no se somete a la ley de Dios, ni siquiera lo puede. Los que viven sujetos a la carne no pueden agradar a Dios... Si vivís según la carne, vais a la muerte; pero si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis”.

He aquí la tarea que incumbe a todos los cristianos. Hay que optar y permanecer unidos a Jesús para que no prevalezca en nosotros la corrupción de la carne que lleva a la muerte, sino la fuerza del Espíritu que lleva a la vida.
.
Temas relacionados: 1) PENSAMIENTOS SOBRE LA PUREZA. Autor: El Cura de Ars 2)LA VIRIL CASTIDAD Y EL CELIBATO DEL SACERDOTE, 3)ACERCA DE LA PORNOGRAFÍA, 4)¿ADICTO A LA PORNOGRAFÍA? DOCE PASOS PARA LIBERARSE, 5)¿SEXO CASUAL Y FRECUENTE U OTRA ALTERNATIVA?
------------------------------------------------------------------------------------------------

2 comentarios:

  1. Muy buen texto.
    De alguna vez tenemos que dar muerte a la inmoralidad y a la decadencia de algunas personas.

    ResponderEliminar
  2. No nos queda muy clara su idea pero suponemos que se refiere a lo dicho por San Pablo: "si con el Espíritu dais muerte a las obras del cuerpo, viviréis”. Pero no se refiere a otras personas sino a nosotros mismos.

    ¿Cómo se da "muerte a la inmoralidad y a la decadencia de algunas personas"?

    Atentamente
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar