lunes, 11 de junio de 2012

ACTO CONMEMORATIVO POR EL 83º ANIVERSARIO LUCTUOSO DEL GRAL. ENRIQUE GOROSTIETA


El general Enrique Gorostieta dio su vida por
 Cristo, por México y por la libertad 

el 2 de junio de 1929
La mayor de las nietas del Gral. Gorostieta, la Dra. Luz María Pérez Gorostieta, donó al Museo Cristero del Municipio de Atotonilco el Alto, Jalisco, en un acto-homenaje de inmeso simbolismo, las cartas que el General escribió durante la guerra cristera (1926-1927) a su esposa, doña Gertrudis Lazaga, donde se confirma que Gorostieta siempre fue un caballero y militar católico, amante esposo y devoto hombre de familia.

Atotonilco El Alto, Jalisco, México • Una serie de cartas escritas por Enrique Gorostieta y Velarde a su esposa Gertrudis cuando éste dirigía al ejército cristero, fueron entregadas oficialmente a las autoridades del gobierno de Atotonilco El Alto, Jalisco al conmemorarse 83 años de la muerte del general regiomontano. En un acto lleno de emotividad, Luz María Pérez Gorostieta –nieta del general cristero- entregó físicamente los documentos históricos para que formaran parte del acervo de un museo que se construirá al interior de la estación ferroviaria conocida como “La Guayaba”. Por si la donación no tuviera una fuerte carga emocional, el acto sirvió para que los restos del general Gorostieta (Monterrey 1890 – Atotonilco 1929) y los de su hija Luz María (1928-2010) se unieran en este pueblo, pues en vida ambos nunca tuvieron la oportunidad de conocerse.
“Quiero que vayas y se los digas, que siempre será más fácil morir defendiendo la libertad, que vivir defendiendo la libertad del otro”, expresó Luz María Pérez Gorostieta en su discurso, leyendo un fragmento de las cartas.
La ceremonia se dio en presencia de diversas agrupaciones cristeras de los Altos de Jalisco, descendientes directos de quienes combatieron al gobierno masónico-bolchevique callista a finales de la década de los 20 del siglo pasado, así como familiares de Enrique Gorostieta.
Nuevo León estuvo presente en el acto con el diputado Jorge Santiago Alanís Almaguer, Presidente del Congreso de Nuevo León, y de algunos cronistas locales pertenecientes a la Asociación Estatal de Cronistas “José P. Saldaña”.
Aunque el Centro de Historia Regional de la Universidad Autónoma de Nuevo León estaba invitado al evento, de último minuto se declinó la participación.
Sentimiento cristero 
El evento sirvió para confirmar la unión cristera que existe en la región de Los Altos de Jalisco. Miembros de la Guardia Nacional Cristera y de la agrupación Amigos de los Cristeros celebraron el reconocimiento al general Enrique Gorostieta, asesinado un 2 de junio de 1929.

“Es bueno que se recuerde esto. Mi padre fue un gran hombre que nos dejó un paquete muy pesado que no lo podemos suplir”, comenta Alfonso Valle, cuyo padre fue testigo directo en la muerte de Gorostieta.
Recordar este periodo bélico en la historia de México es necesario en un momento en que el país camina por momentos difíciles, refiere la Guardia Nacional Cristera en voz de Felipe de Jesús Domínguez.
Porta en su brazo derecho una cinta que dice “Dios, Patria y Libertad. 1926-1929” años en que duró el movimiento cristero que costó la vida de 250 mil personas.
“Quiero agradecer a Dios primeramente, por mover la mente y los corazones de muchas personas para que se haga realidad esa ilusión de que el general y sus recuerdos formaran parte de nuestro acervo histórico y cultural de esta ciudad”, dijo Domínguez.
Atotonilco y NL, hermandad 
Una especie de hermandad se forjó entre Nuevo León y Atotonilco El Alto al culminar el evento. En especial por el sentimiento de gratitud expresado por el pueblo jalisciense al recibir los documentos, hasta hace unos meses inéditos.

La llegada de las cartas inéditas a Atotonilco marca un momento histórico, dice su alcalde, Francisco Godínez Arias.

“Esta historia nos la mantuvieron por muchos años oculta, hoy tenemos todo a favor, pues todo está basado en la verdad y no en la mentira. A la familia Gorostieta nuestro corazón y gratitud, que ¡Viva Cristo Rey!” expresó el alcalde.
La representación de Nuevo León, a través de Santiago Alanís, indicó que en un mes harán llegar a Atotonilco el libro que analiza las cartas inéditas y que editarán el Congreso del Estado y la UANL.
“Estamos aquí para bridar homenaje a un gran hombre, hijo predilecto de Atotonilco, héroe de la aquella cruenta lucha que tiñó de sangre los suelos de Jalisco y que naciera en Monterrey”, dijo Alanís.
A 83 años en que Enrique le escribiera esas cartas de amor a su esposa Gertrudis, los documentos no pertenecen más a la familia Gorostieta, sino que ahora son patrimonio de toda la gente en Los Altos de Jalisco, expresó su nieta, Luz María Pérez Gorostieta.
El Presidente Municipal de Atotonilco el Alto, Ing. Francisco Godínez Arias, y el Presidente del Congreso de Nuevo León, Dip. Jorge Santiago Alanís Almaguer, recibiendo las cartas de manos de la mayor de las nietas del General.

En un acto lleno de emotividad, Luz María Pérez Gorostieta –nieta del general cristero- entregó físicamente los documentos históricos.

Charro mexicano. Más de 20 cabalgantes pasearon sus banderas tricolores bordadas por el 83 aniversario de la batalla en la Hacienda del Valle.

Recordemos que la mañana de aquél fatídico 2 de Junio de 1929, el General Gorostieta y 17 acompañantes llegaron a las 9 y media de la mañana a la Hacienda del Valle, para descansar un poco después de un largo trayecto.

Hay fundados testimonios históricos de que el Gral. Gorostieta preparaba una ofensiva final contra el pretoriano ejército callista, y estaba muy próxima la toma de Guadalajara, con lo cual el régimen callista se hubiera derrumbado, pues gran parte del ejército callista estaba combatiendo la rebelión escobarista en Coahuila y Nuevo León, y cerca del 95% del ejército se había sublevado contra Calles.

Esa mañana del 2 de Junio, a las 10 y media, un grupo de soldados callistas sorprendió a los cristeros en la Hacienda del Valle, trabándose combate. El General Gorostieta padecía de conjuntivitis, por lo que se encontraba descansando en una habitación oscura. Al oír los primeros disparos, organizó la defensa y escapatoria, subiendo a su caballo. Al salir de la construcción principal, su caballo cayó muerto, y el General se quedó atorado entre el caballo. Al liberarse trabajosamente, intentó regresar a la casa principal, siendo muerto en ese momento. Del original grupo de 18 cristeros, sólo murió Gorostieta, y sólo uno de ellos, el Mayor Heriberto Navarrete, Asistente Personal del General, logró escapar, y por su testimonio se conocieron los detalles. Los 16 cristeros apresados fueron:
  1. Gral. Alfonso Carrillo Galindo
  2. Cor. Rodolfo Loza Márquez
  3. Alfonso Garmendia
  4. Ildefonso Loza Márquez
  5. Cap. José Ocampo
  6. Rafael de Anda
  7. Juan Valenciano
  8. Luis Valle
  9. Ignacio Angulo
  10. Felipe Angulo
  11. José María Angulo
  12. Jerónimo
  13. Jesusillo
    y 3 soldados más de los que se desconoce el nombre.
Desfile por las principales calles de Atotonilco el Alto, entre vítores espontáneos del pueblo, descendientes de cristeros. En la carroza se trasladaron los restos mortales del Gral. Enrique Gorostieta, así como de su hija Luz María Gorostieta Lazaga, a quien nunca pudo conocer en persona. Ahora reposarán juntos en su tierra adoptiva.


Una serie de cartas escritas por el militar a su esposa fueron entregadas oficialmente a las autoridades del gobierno de Atotonilco El Alto, Jalisco.

En esas cartas, que próximamente serán publicadas por la Universidad Autónoma de Nuevo León, sobresale la casta caballeresca y, por ende, cristiana, del General Gorostieta, indica a su familia el camino a seguir como miembros de esa casta; se comprueba que fue un amante esposo y un devoto padre de familia; denota gran sentido del humor al regañar en plena guerra a sus hijos por sus travesuras; destaca la última carta escrita a su esposa; y enumera los seis factores que, a juicio del General, darían el triunfo a los cristeros sobre la dictadura masónico-bolchevique de Calles.

Descendiente de cristeros.

Los jinetes van escoltando a un pequeño carruaje que en su interior traslada los restos del general Enrique Gorostieta.

Gallardo jinete de la Guardia Nacional Cristera.

Urnas con las cenizas de Luz María Gorostieta Lazaga, y con los restos mortales del Gral. Enrique Gorostieta Velarde, exhumados de su tumba en el Panteón Español de la Cd de México.
 ¡General Enrique Gorostieta Velarde!
¡Cayó por Dios, por la Patria y por la Libertad!
¡Que su Memoria sea Eterna!
Visto en: EcceChritianus 
Tema relacionadohttp://catolicidad-catolicidad.blogspot.mx/2012/05/la-ultima-carta-del-general-cristero.html

8 comentarios:

  1. ¡General Enrique Gorostieta Velarde!
    ¡Cayó por Dios, por la Patria y por la Libertad!
    ¡Que su Memoria sea Eterna!

    ResponderEliminar
  2. !!!!QUE VIVA CRISTO REY !!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ahora en dia necesitamos valientes Como los Cristeros no solo para enfrentar al gobierno corrupto Sino a los carteles que no solo nos quitan la paz y tranquilidad de nuestro pueblo que vive en middle no solo de ir a la iglesias o escuela Sino a sus propios travajos. Tener que pagar cuotas a carteles y tambien impuestos al gobierno por que el gobierno te encarcela o te enbarga fue goddess si no pagas tus inpuestos y los carteles te matan y despadasan tu familia si no les pagas el derecho de piso. Que tristesa que todo esto pase en mi Mexico y nadie se de cuenta asta despues de tanto tiempo! Que VIVA CRISTO REY! QUE VIVA UN MEXICO SIN MIEDO Y UN MEXICO LIBRE DE CORRUPCION !

    ResponderEliminar
  4. Un lector jacobino nos manda no su opinión, sino la transcripción de un largo artículo, lleno de errores e inexactitudes, publicado por un sitio socialista de la red.

    Inútil esfuerzo de querer presentarlo como un comentario suyo para publicarse. ¡Lástima! ¡fallido intento!

    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jacobino? todavia uasan ese termino tan arcaico?
      Este término hace referencia al club francés de los Jacobinos, que no debe confundirse con los Jacobitas ingleses. No está relacionado tampoco con el término matemático Jacobiano.

      Los Jacobinos eran miembros de un grupo político de la Revolución francesa llamado Club de los Jacobinos, cuya sede se encontraba en París.

      Eran republicanos, defensores de la soberanía popular, su visión de la indivisibilidad de la nación los llevaba a propugnar un estado centralizado. Se confunden a menudo con El Terror, en parte debido a la leyenda negra que divulgará la reacción termidoriana sobre Robespierre. En el siglo XIX, el jacobinismo será la fuente de inspiración de los partidos republicanos que promovieron la Segunda y la Tercera República Francesa. En la Francia contemporánea, este término se asocia con una concepción centralista de la República.

      Desde luego que no son mis palabras, el significado es de Wikipedia

      Eliminar
    2. Tan arcaico como llamar flores a las flores.

      Mientras tan arcaicas posturas subsistan...ello nos obligará a seguirlo empleando.

      Lástima de presentar -ayer- textos ajenos como comentarios propios.

      Eliminar
  5. Estimado (a) Catolicidad, me gustaría conocer dónde descansan los restos del Gral. Enrique Gorostieta. Tenía entendido que había sido sepultado en el panteón español y efectivamente encontré su lápida, muy cerca de donde descansa Jose de Léon Toral. Pero me enterado que lo exhumaron.

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mismo post se señala que se trasladaron a Atotonilco, puedes ver las fotografías y el texto: "el acto sirvió para que los restos del general Gorostieta (Monterrey 1890 – Atotonilco 1929) y los de su hija Luz María (1928-2010) se unieran en este pueblo, pues en vida ambos nunca tuvieron la oportunidad de conocerse."

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar