sábado, 30 de junio de 2012

EL AFÁN DE INTENTAR CONCILIAR LO CONTRADICTORIO = LA POSTURA LIBERAL CONDENADA POR LA IGLESIA

San Ezequiel Moreno

«Antiguamente la táctica de Lucifer era desunir a los católicos, envidiando que fueran una sola alma para servir a Dios, y tuvieran ellos un solo corazón para amarle; pero hoy ha mudado de táctica, y trata de unir a los que deben estar separados, porque conoce perfectamente que cada paso que avance el liberalismo en el campo católico, es nueva conquista para él... Cuanto más lejos nos coloquemos del error, menos peligros tendremos de caer en él».

San Ezequiel Moreno*.


«Vosotros todos, mis hermanos, si estáis forzados a ver el triunfo del mal, no lo aclaméis jamás. No digáis nunca al mal “eres el bien”; a la decadencia, “eres el progreso”; a la noche, “eres la luz”; a la muerte, “eres la vida”. Santificaos en el tiempo en que Dios os ha colocado. Gemid por los males y desórdenes que Dios tolera. Oponedle la energía de vuestras buenas obras y de vuestros esfuerzos. Mantened toda vuestra vida pura de errores, libre de impulsos malos. De tal manera que después de haber vivido aquí unidos al Espíritu del Señor, seais admitidos a no ser sino uno con Él por los siglos de los siglos».

(...)

«No hay ninguna herida, ninguna lesión en el orden intelectual que no tenga consecuencias funestas en el orden moral e incluso en el orden material, y por esto nos aferramos a combatir el mal en su principio, a terminar con él en su causa, es decir en las ideas. Los mismos cristianos, viviendo en medio de esta atmósfera impura, no evitan completamente el contagio; aceptan con facilidad muchos errores.
Cansados de resistir en los puntos esenciales, a menudo, cansados de luchar, ceden sobre otros puntos que les parecen menos importantes, y no siempre se aperciben, y a veces no quieren apercibirse hasta dónde pueden llegar con su imprudente debilidad. Entre esta confusión de ideas y falsas opiniones, nos toca a nosotros, sacerdotes de la verdad incorruptible, poner obstáculos y protestar con el gesto y de viva voz; dichosos si la rígida inflexibilidad de nuestra enseñanza puede detener el desenfreno de la mentira, destronar los principios erróneos que reinan soberbiamente en las inteligencias, corregir los funestos axiomas que se autorizan ya con la sanción de los tiempos, iluminar en fin y purificar una sociedad que amenaza hundirse, envejeciendo, en un caos de tinieblas y desórdenes, donde sería ya imposible distinguir la naturaleza y todavía menos el remedio de sus males».

«Si se trata de la verdad religiosa, enseñada y revelada por el mismo Dios; si va en ello nuestro porvenir eterno y la salvación de nuestra alma, ya no hay más transacción posible. Me encontraréis inquebrantable y habré de serlo. Es la condición de toda verdad el ser intolerante; pero la verdad religiosa siendo la más absoluta y la más importante de todas las verdades, es por consiguiente también la más intolerante y la más exclusiva».

Cardenal Louis Edouard Pie (1815-1880).



-La Iglesia es intolerante en los principios porque cree; pero es tolerante en la práctica porque ama. Los enemigos de la Iglesia son tolerantes en los principios porque no creen; pero son intolerantes en la práctica porque no aman-

-En el orden de los principios, quien inicia tolerando los errores "menores" puede terminar aceptando los mayores. La caridad es aplicable para quien yerra y no para el error. El error no goza de ningún derecho. El creyente no puede ceder en su fe ni hacerse disimulado ante los errores, mucho menos asimilarlos y adoptarlos bautizándolos con agua bendita. La verdad y el error no pueden promediarse-
__________________________________________________
*San Ezequiel Moreno nace en Alfaro, (La Rioja, España) el 9 de abril de 1848. En 1865 profesa en la Orden de los Agustinos Recoletos en Monteagudo, Navarra. Ordenado sacerdote en 1871 en Manila, Filipinas, trabaja durante  15 años como misionero en ese país. Prior de Monteagudo en 1885, en 1888 parte para Colombia donde restaura la Orden de Agustinos Recoletos y reactiva sus antiguas misiones. Nombrado Vicario Apostólico de Casanare en 1893 y Obispo de Pasto en 1895, fue modelo de pastores por su fidelidad a la Iglesia y por su celo apostólico. En 1906 vuelve enfermo a España y muere a consecuencia de un cáncer el 19 de agosto del mismo año en el convento de Monteagudo. Se atribuyen a su intercesión innumerables curaciones, sobre todo de cáncer.
____________________________________________________________________________________

2 comentarios:

  1. "La verdad y el error no pueden promediarse".

    Principio absoluto que hoy se olvida.

    Algo que es tan lógico, urge recordarlo, una y otra vez, en esta época donde los principios no son el fundamento de muchos que infelizmente han perdido hasta el sentido común.

    ResponderEliminar
  2. SÍ, MUCHOS, TRISTEMENTE, HAN PERDIDO HASTA EL SENTIDO COMÚN...


    ResponderEliminar