jueves, 13 de marzo de 2014

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN


Tentaciones
I.- El Miércoles de Ceniza, con la ceremonia de imposición de la ceniza, comenzó la Cuaresma. Un tiempo litúrgico de ayuno y penitencia instituido por la Iglesia por tradición apostólica. La Cuaresma ha sido instaurada:
1.- Para darnos a entender la obligación que tenemos de hacer penitencia todo el tiempo de nuestra vida y prepararnos, por este medio, a celebrar santamente la Pascua.
2.- Para imitar en alguna manera el ayuno de cuarenta días que Jesucristo practicó en el desierto.
Los Evangelios hablan de un tiempo de soledad de Jesús en el desierto inmediatamente después de su bautismo por Juan. Al final de este tiempo, Satanás le tienta tres veces tratando de poner a prueba su actitud filial hacia Dios. Jesús rechaza estos ataques y el diablo se aleja de él. La victoria de Jesús en el desierto sobre el tentador es un anticipo de la victoria de la Pasión, suprema obediencia de su amor filial al Padre.
Como Dios que es, Jesús no podía sentir ninguna inclinación al pecado, por eso la tentación no tiene ningún efecto y la resistió fácilmente. Pero quiso someterse a ellas para servirnos a nosotros de ejemplo:
para hacerse semejante a los demás hombres en todas las miserias que no son culpa… y con la victoria de sus tentaciones nos enseñase a vencer las nuestras y nos diese ánimo y esfuerzo para vencerlas” (P.Lapuente).
II.- En el Padre nuestro, el mismo Jesucristo nos enseñó a pedir: No nos dejes caer en la tentación.
“Tentar” significa someter a prueba a alguien con el fin de averiguar de él alguna verdad. El diablo es llamado tentador en las Sagradas Escrituras porque induce a los hombres al pecado o a su perdición. Para ello se vale, como de incentivos interiores, de nuestras afecciones y pasiones, y como de incentivos exteriores, de todo tipo de acontecimientos prósperos y adversos, e incluso de otras personas.
Lo que se pide a Dios es que no consintamos en las tentaciones, y que su gracia esté siempre dispuesta para ayudarnos cuando a nosotros nos falten las fuerzas para resistir al mal. No es pecado tener tentaciones; pero es pecado consentir en ellas o exponerse voluntariamente a peligro de consentir.
III.- Contamos siempre con la gracia de Dios para vencer cualquier tentación. Pero necesitamos armas para vencer en esta batalla espiritual.
Podemos prevenir la tentación con la mortificación constante, al vivir la caridad, en la guarda de los sentidos internos y externos. Y junto a la mortificación, la oración: “Velad y orad para no caer en la tentación” (Mt 26, 41). También debemos prevenirla huyendo de las ocasiones de pecar y teniendo el tiempo bien ocupado, principalmente cumpliendo bien nuestros deberes profesionales, familiares y sociales.
Al advertir que somos tentados hemos de invocar con fe los santísimos nombres de Jesús y de María, o decir con fervor alguna jaculatoria, por ejemplo: “Dadme gracia, Señor, de no ofenderos jamás“; o bien hacer la señal de la Cruz, evitando con todo que por las señales exteriores echen de ver los demás nuestra tentación.
Particular atención y amor pondremos en recibir la gracia de la Confesión, acercándonos bien dispuestos, arrepentidos sinceramente de las faltas y pecados. El sacramento de la Penitencia da al alma auxilios oportunos para no recaer en la culpa y devuelve la paz a la conciencia.
A todo esto nos invita el tiempo de Cuaresma que ahora comenzamos. En unión con la Virgen María, vamos a retirarnos con frecuencia al “desierto” de la oración y la penitencia y recibiremos la luz y gracia de la salvación.
Marcial Flavius, presbítero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada