lunes, 17 de marzo de 2014

ROMANCERO DE LA VÍA DOLOROSA de Fr. Asinello (AUDIOS).

Madre: Tú me lo entregaste niño
como manojo de nardos;
yo te lo devuelvo muerto
como racimo pisado

El Romancero es una composición poética del sacerdote mexicano Benjamín Sánchez Espinoza, también conocido con el pseudónimo de Fr’ Asinello (“Fray Burrito”), dedicada a cada una de las catorce Estaciones del Vía Crucis. Quien lo haya leído detenidamente, podrá percatarse de la belleza de sus imágenes y de la profundidad espiritual de su contenido; pero, lejos de quedarse sólo con eso, quien lo escuche aquí con la voz de Manuel Bernal, quedará impregnado de una experiencia de fe, pues El Romancero conduce a vivir los Misterios de la Pasión del Señor, no con el estupor de contemplar la crudeza de sus sufrimientos, sino con el éxtasis en la comprensión del sacrificio divino.

Para los suscriptores (en caso de no aparecer los reproductores de sonido), pueden escucharlos haciendo click AQUÍ.






























NOTA: No todos los audios de ese sitio (ivoox) son recomendables
  • Varios temas relacionados, haz click en: Via Crucis

6 comentarios:

  1. Gracias por ponerlos,,, por siempre en mi oraciones...

    ResponderEliminar
  2. QUE LINDO MENSAJE PARA ESTA CUARESMA, DE MEDITACION, REFLEXCION, PARA EL SER HUMANO QUE NO CREE EN DIOS. AMEN

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente! Versos de fuego y amor que hacen llorar mi alma.

    ResponderEliminar
  4. Pobre María, mar de lagrimas... yo no quisiera ni mirarte, ni mirarlo...

    Gracias otra vez Catolicidad, como siempre con materiales excelentes que nos acercan Dios.

    ResponderEliminar
  5. Desde que conocí el Romancero de la Vía Dolorosa, se convirtió para mí en un modelo de oración; a muchas personas les regalé ejemplares. Ahora que lo escucho con el Maestro Manuel Bernal, despierta en mí una oportunidad de contemplar la Dolorosa Pasión de nuestro Señor.

    ResponderEliminar
  6. Carlos Miguel Shaar22 de marzo de 2015, 22:18

    Es un hermoso romancero que no deja de movernos a la verdadera conversión.

    ResponderEliminar