domingo, 2 de marzo de 2014

PECADOS CONTRA LA CASTIDAD Y EL ORDEN NATURAL



¿Qué dice la Palabra de Dios?

Gálatas 5, 19-21: “Y manifiestas son las obras de la carne, que son: Adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, desenfrenos, y cosas semejantes a estas; de las cuales os denuncio, como también ya os denuncié, que los que hacen tales cosas, no heredarán el reino de Dios”.
1 Corintios 6, 9-11: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos de vosotros; mas ya sois lavados, ya sois santificados, ya sois justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”.
Efesios 5, 5-8: “Porque sabéis esto, que ningún fornicario, o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Nadie os engañe con palabras vanas; porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia. No seáis, pues, partícipes con ellos. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor: Andad como hijos de luz”.
Santo Tomás de Aquino identifica la masturbación con la ‘inmundicia’ y la ‘afeminación’ mencionadas en la Biblia

Santo Tomás de Aquino, Summa Theologiae, pt. II-II, c. 154, a. 11: “Como dijimos ya antes (a.6  y 9), existe una determinada especie de lujuria en la que hay una razón de torpeza que hace que el acto venéreo sea malo. Esto puede darse bajo un doble aspecto. En primer lugar, porque choca contra la recta razón, como sucede en todo vicio de lujuria. En segundo lugar, porque se opone también al mismo orden natural del acto venéreo apropiado a la especie humana, y entonces se llama ‘vicio contra la naturaleza’. Esto puede suceder de varios modos. Primero, si se procura la polución sin coito carnal, por puro placer, lo cual constituye el pecado de ‘inmundicia’,  al que suele llamarse ‘afeminación’ (N. de la R: Es decir, la masturbación o vicio solitario). En segundo lugar, si se realiza el coito con una cosa de distinta especie, lo cual se llama ‘bestialidad’. En tercer lugar, si se realiza el coito con el sexo no debido, sea de varón con varón o de mujer con mujer, como dice el Apóstol en Rom 1, 26-27, y que se llama ‘vicio sodomítico’. En cuarto lugar, cuando no se observa el modo natural de realizar el coito, sea porque se hace con un instrumento no debido o porque se emplean otras formas bestiales y monstruosas antinaturales”.
La Virgen de Fátima y el Padre Pío
“Desafortunadamente, muchos jóvenes pierden la fe porque no consiguen ser castos* —decía el Padre Pío de Pietrelcina—. La lujuria es el camino más breve y más fácil para ir al infierno, porque quita el gusto de la oración, debilita la fe hasta extinguirla, predispone a todo tipo de pecado, endurece el corazón y, sin una gracia específica, lleva a la impenitencia final”. Nuestra Señora de Fátima, nos advirtió: “Más almas se van al infierno por pecados de la carne (es decir, pecados en contra del 6 y 9 mandamientos) que por cualquier otra razón”. Y le dijo a Jacinta (la vidente), “Se introducirán ciertas modas que ofenderán gravemente a Mi Hijo”. Jacinta también dijo, “Las personas que sirven a Dios no deberían seguir las modas. La Iglesia no tiene modas; Nuestro Señor es siempre el mismo”.

*NOTA: No consiguen ser castos, pues no ponen los medios debidos y se desaniman de la difícil batalla. Se requiere virilidad, decisión, voluntad, mucha constancia, humildad, acogerse a la ayuda divina por la intercesión de la dulcísima Virgen María (rezo diario del rosario, devoción diaria de las tres avemarías e invocarla durante las tentaciones), frecuencia de los sacramentos (Confesión y Eucaristía), confianza en Dios, evitar las innecesarias ocasiones próximas de pecado grave (que en sí mismas constituyen ya una falta que debemos confesar) y las malas compañías. Así como vigilancia de los sentidos (particularmente de la vista -no malas películas, pornografía, malas miradas, sitios y libros peligrosos, etc.), ocupación mental en aspectos buenos y positivos, mortificación, buenas lecturas y meditaciones religiosas (se recomienda leer los escritos de los santos), oración constante y ejercicio físico.

Varios temas relacionados (haz click): 

1 comentario:

  1. Excelente artículo me ha servido para sustentar un tema que tengo impartir

    ResponderEliminar