viernes, 2 de enero de 2015

2 DE ENERO: FINALIZA LA RECONQUISTA CRISTIANA DE ESPAÑA CON LA CAÍDA DE GRANADA EN 1492


Hoy, 2 de enero, recordamos la reconquista de Granada alcanzada en esa fecha el año de 1492, con la que finaliza el proceso histórico de la Reconquista de la península ibérica que los reinos cristianos habían comenzado en el siglo VIII y por el cual el papa Alejandro VI reconoció a Isabel y Fernando con el título de Reyes Católicos en 1496. Para conmemorar esta fecha publicamos un excelente video de estos sucesos y reproducimos un artículo que publicamos hace cuatro años y que conviene releer.




LA RECONQUISTA CRISTIANA DE ESPAÑA 

por Oscar Méndez Casanueva

La invasión musulmana de Hispania tuvo lugar el año 711. Apenas unos años después, todo el territorio de la península Ibérica había caído en poder de los islamitas. Así el reino visigodo cristiano fue aniquilado. Las horda islámicas -con la cimitarra en la mano- pretendían destruir la fe, deseaban que callasen las campanas y que cesaran los cánticos y loores a la dulcísima Virgen María y a su bendito Hijo. Su fin era implantar la fe de Mahoma y destruir la fe en la Trinidad del verdadero y único Dios: el Dios en el que creen los cristianos. Su filosofía última era: Luchar por Allāh o morir. De ahí la guerra o el sometimiento contra quienes consideraban infieles.

El año 722, desde las montañas astures, en la Gruta de Covadonga, se refugiaba un grupo de cristianos dirigidos por el noble visigodo Don Pelayo. Ahí, con una imagen de la Santísima Virgen como patrona, se inició la reconquista cristiana en la denominada Batalla de Covadonga. Las fuerzas de don Pelayo eran mínimas y lograron un triunfo sobre el invasor, cuyos numerosos contingentes fueron derrotados en gran medida porque una parte de cerro se desgajó y cayó sobre los musulmanes. Los cristianos consideraron al terremoto que esto provocó como señal de una intervención divina, derivada de la confianza de don Pelayo en la intercesión de la Virgen María. Así, desde entonces, los que se refugiaban en la fidelidad para mantener su fe católica, salieron a pelear con los moros con el fin de recobrar su tierra y buscar, luego, ser apóstoles de esa fe.

.Si la primera vez que María estuvo en una gruta finalizó la gestación del Verbo de Dios, en la segunda -en Covadonga- se inició la gestación de España, que duraría ocho siglos.
.
En ese tiempo, analizando con un sentido teológico la historia, podemos decir que si históricamente fue un proceso difícil y complejo donde no todo fueron victorias, pues hubo mucho de humanidad: derrotas, divisiones y traiciones; en realidad -en el fondo- se trató moralmente de una sola guerra, un solo fin, un solo ideal, una misma bandera y sobre todo, una perenne e idéntica Cruz: la de Cristo. Ésa es la grandeza de España en su unidad, bajo el lema: "Si yo caigo, levanta primero mi estandarte".
.
Así fueron naciendo los diferentes reinos y territorios cristianos. Entre otros: Asturias, Castilla, Navarra, Aragón y lo que sería Portugal.


.Todo este proceso multisecular concluye con Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón (los Reyes Católicos) que contraen matrimonio en 1469, logrando así la unidad de España y más tarde consumando la Reconquista cristiana peninsular con la toma de Granada, el 2 de enero de 1492. Ésta se realizó aprovechando la rivalidad entre los últimos gobernadores musulmanes de España. Boabdil, último rey moro, es apresado y entrega las llaves de la ciudad donde se encontraba la majestuosa Alahambra y desde donde había gobernado (ver imagen).
.
Se dice que Boabdil, al salir de Granada camino de su exilio en las Alpajurras, al subir una colina, volvió la cabeza para ver su ciudad -por última vez- y lloró, escuchando el reproche de su madre la sultana Aixa: "No llores como una mujer lo que no supiste defender como un hombre". Debido a esto, esa colina recibe el nombre del Suspiro del moro. Hoy la mitología y la imaginación popular hablan que Boabdil, a su muerte, fue encantado y que su alma pena en los patios, recintos y jardines de la Alahambra, llorando su desventura.
Naturalmente, esta leyenda fue fruto de la mitomanía. 

.
Con la caída de Granada finalizó la reconquista cristiana de España.
.


.
EFECTOS DE LA RECONQUISTA
.
Ese mismo año de 1492, en el mes de octubre, se realizaría el descubrimiento de América, patrocinado por la reina Isabel la Católica. El viento de Covadonga soplaba sobre las velas de las tres carabelas. Era la Cruz que venía pintada en éstas y se convertía en madera en los mástiles que las sostenían. La Redención se haría más viva y actuante en el nuevo mundo. Dios lo quiere y el hombre fiel pone los medios. A María, la Estrella Matutina, se encomiendan. Ella es brújula y guía. Si el mar abre sus confines, el Cielo también lo hace, pues Ella es Capitana.
.
Tres décadas después será entronizada en el gran teocalli. Previamente, con audacia y valentía inauditas, Cortés ha arrojado -desde lo alto- al ídolo Huichilobos que cae por la escalinata de la pirámide, convertido en mil pedazos de piedra. En su lugar pondrá la imagen de la verdadera Reina en su advocación de la Virgen de los Remedios. Los indios quedan estupefactos de la temeridad y sorprendidos de que su "dios" fuese destruido con pasmosa facilidad y sin que nada sobrenatural sucediese. ¿Quién es esa dulce Señora que con tanta facilidad se erige por encima del ídolo que exigía que miles de corazones fueran extraídos para saciar su apetito de sangre? ¡De las montañas astures a la cima del teocalli!. Sólo diez años después estará de nuevo en otra cima y en otro cerro, como en Covadonga: el Tepeyac. Esta vez no será sólo su imagen que luego dejará grabada en el ayate de ese humilde, santo y sencillo indio. Será la Virgen misma. La misma Virgen que inspiró en Covadonga y auxilió a los cristianos, la misma de la reconquista ibérica, la de los mares que abren sendas y canales de Redención, la del teocalli en Tenochtitlan. Ahora en el Tepeyac, donde abraza, tutela y forja una nueva nación cristiana y mestiza.


.Si la reconquista española fue amor a la fe y al imperio, a la Patria y a la Cruz, amor al terruño para purificarlo y volverlo a Cristo... su espíritu misionero fue más allá y prevaleció en medio de todo lo que de humano hubo (con aciertos y desaciertos, con bajezas y heroicidades, con bienes y males), y trascendió en el tiempo, como corresponde al espíritu apostólico que desde el inicio encerraba.
.
Los hilos teológicos de la historia tienen sus propios y definidos caminos. Hay quienes sólo ven en la historia una sucesión de acontecimientos y fechas. No alcanzan -siquiera- a vislumbrar algo de la metafísica de la historia, en donde María, con su amorosa maternidad universal designada desde la Cruz redentora, continúa la eficaz misión de intercesora ante su Hijo que inició en una fiesta de esponsales hace dos mil años. Y nos repite en sus apariciones -para ayudarle a que sea más eficaz su misión- lo mismo que dijo a los sirvientes en aquellas bodas de Caná: "Haced lo que Él os diga".


1 comentario: