sábado, 31 de octubre de 2009

LÉEME O LAMÉNTALO (Pequeño pero sustancioso librito sobre el purgatorio)




Aprobación de Su Eminencia el Cardenal de Lisboa

Aprobamos y recomendamos con todo el corazón este librito "Léeme o Laméntalo", por EDM (Engant de Marie, iniciales con las que se identifica el Padre O'Sullivan).

Aunque pequeño, está destinado a hacer grandes cosas entre los católicos, muchos de los cuales están increíblemente ignorantes acerca de la gran doctrina del Purgatorio. Como consecuencia, ellos hacen poco o nada para evitarlo para sí mismos y tampoco ayudan a las Almas Sufrientes que están en terribles tormentos, esperando por las Misas y las oraciones ofrecidas por ellos.

Es nuestro mas caro deseo que cada católico debiera leer este librito y que lo comunicara por todas partes, tanto como le sea posible.

Palacio Cardenalicio, Lisboa, 4 de marzo de 1936.

PREFACIO DE "LÉELO O LAMÉNTALO"

El título es algo alarmante. Aún, estimado lector, si tú escudriñas este pequeño libro, verás por ti mismo cuan merecido es. El libro nos cuenta cómo salvarnos a nosotros mismos y a otros de un sufrimiento inenarrable. Algunos libros son buenos y algunos otros pueden ser de provecho. Otros son mejores y deben ser leídos sin falta.

Hay, sin embargo, libros de tan excelente mérito por razón de sus consejos, la convicción que acarrean y la acción urgente a la que nos impulsa, que sería cabalmente alocado no leerlos.

"Léeme o laméntalo" pertenece a esa clase de libros. Es por tu mayor interés, estimado amigo, que lo leas y releas, para ponderarlo bien y profundamente en sus contenidos. Nunca te arrepentirás de ello, por el contrario, grande y amargo será tu arrepentimiento si tu fallas en estudiarlo en sus sustanciosas páginas.

¡AUXILIO, AUXILIO, SUFRIMOS MUCHO!

I: Nunca llegaremos a comprender lo suficientemente claro que una limosna, pequeña o grande, dada en favor de las almas sufrientes, se la damos directamente a Dios. El acepta y recuerda como si se la hubieran dado directamente a Él mismo. Así, todo lo que hagamos por ellas, Dios lo acepta hecho para El. Es como si lo aliviáramos o liberáramos a Él mismo del Purgatorio. En qué manera nos pagará!

II. No hay mayor sed, pobreza, necesidad, pena, dolor, sufrimiento que se compare a los de las Almas del Purgatorio, por lo tanto no hay limosnas más merecidas, ni más placenteras a Dios, ni mérito más alto para nosotros, que rezar, pedir celebraciones de Misas, y dar limosnas en favor de las pobres Santas Almas.

III. Es muy posible que algunos de nuestros más cercanos y queridos parientes estén todavía sufriendo las purificantes penas del Purgatorio y llamándonos entre lastimosos gemidos para que los ayudemos y aliviemos.

IV. ¿No es terrible que seamos tan duros que no podamos pensar en ellos, ni tampoco podemos ser tan crueles que deliberadamente los olvidemos?

Por el amor de Cristo, hagamos todo, pero todo, lo que podamos por ellas.

Cada católico debería unirse a la Asociación de las Animas Benditas.

PURGATORIO:

"Tengan piedad de mí, tengan piedad de mí, por lo menos ustedes mis amigos, porque la mano del Señor me ha tocado" (Job 19:21).

Esta es la conmovedora súplica que la Iglesia Purgante envía a sus amigos en la tierra. Imploren su ayuda pues dependen de sus oraciones.

Es incomprensible como algunos católicos, aún aquellos que de una u otra forma son devotos, vergonzosamente desatienden a las almas del Purgatorio. Pareciera que no creen en el Purgatorio. Ciertamente es que sus ideas acerca de ello son muy difusas.

¡Días y semanas y meses pasan sin que ellos reciban una Misa dicha por ellas! Raramente también, oyen Misa por ellos, raramente rezan por ellos, raramente piensan en ellos! Entretanto están gozando la plenitud de la salud y la felicidad, ocupados en sus trabajos; divirtiéndose, mientras las pobres almas sufren inenarrables agonías en sus lechos de llamas. Cuál es la causa de esta horrible insensibilidad? Ignorancia: gruesa, inexplicable ignorancia.

La gente no se da cuenta de lo que es el Purgatorio. No conciben las espantosas penas, ni tienen idea de los largos años que las almas son retenidas en esas horribles llamas. Como resultado, hacen poco o nada para evitarse a sí mismos el Purgatorio, y aún peor, cruelmente ignoran a las pobres almas que ya están allí y que dependen enteramente de ellos para ser auxiliadas.

Estimado lector, lee detenidamente este pequeño libro con cuidado y bendecirás el día que cayó en tus manos.

CAPÍTULO UNO: ¿QUÉ ES EL PURGATORIO?

Es una prisión de fuego en la cual algunas almas salvadas son sumergidas después de la muerte y en la cual sufren las mas intensas penas.

Aquí esta lo que los mas grandes doctores de la iglesia nos dicen acerca del Purgatorio.

Tan lastimoso es el sufrimiento de ellas que un minuto de ese horrible fuego parece ser un siglo.
Santo Tomás Aquino, el príncipe de los teólogos, dice que el fuego del Purgatorio es igual en intensidad al fuego del infierno, y que el mínimo contacto con él es mas aterrador que todos los sufrimientos posibles de esta tierra!


San Agustín, el mas grande de todos los santos doctores, enseña que para ser purificadas de sus faltas previo a ser aceptada en el Cielo, las almas después de muertas son sujetas a un fuego mas penetrante y mas terrible que nadie pueda ver, sentir o concebir en esta vida.

Aunque este fuego está destinado a limpiar y purificar al alma, dice el Santo Doctor, aún es más agudo que cualquier cosa que podamos resistir en la Tierra.

San Cirilo de Alejandría no duda en decir que "sería preferible sufrir todos los posibles tormentos en la Tierra hasta el día final que pasar un solo día en el Purgatorio".

Otro gran Santo dice: Nuestro fuego, en comparación con el fuego del Purgatorio, es una brisa fresca".

Otros santos escritores hablan en idénticos términos de ese horrible fuego.

¿CÓMO ES QUE LAS PENAS DEL PURGATORIO SON TAN SEVERAS?

1. El fuego que vemos en la Tierra fue hecho por la bondad de Dios para nuestra comodidad y nuestro bienestar. A veces es usado como tormento, y es lo mas terrible que podemos imaginar.

2. El fuego del Purgatorio, por el contrario, está hecho por la Justicia de Dios para penar y purificarnos y es, por consiguiente, incomparablemente más severo.

3. Nuestro fuego, como máximo, arde hasta consumir nuestro cuerpo; hecho de materia, por el contrario el fuego del Purgatorio actúa sobre el alma espiritual, la cual es inexplicablemente mas sensible a la pena.

4. Cuanto mas intenso es el fuego, m as rápidamente destruye a su víctima; la cual por consiguiente cesa de sufrir; por cuanto el fuego del Purgatorio inflinge el mas agudo y la mas violenta pena, pero nunca mata al alma ni le quita sensibilidad.

5. Tan severo como es el fuego del Purgatorio, es la pena de la separación de Dios, la cual el alma también sufre en el Purgatorio, y esta es la pena mas severa. El alma separada del cuerpo anhela con toda la intensidad de su naturaleza espiritual estar con Dios. Es consumida de intenso deseo de volar hacia Él. Aun es retenida, y no hay palabras para describir la angustia de esa aspiración insatisfecha.

Qué locura, entonces, es para un ser inteligente como el ser humano negar cualquier precaución para evitar tal espantoso hecho.
Es infantil decir que no puede ser así, que no lo podemos entender, que es mejor no pensar o no hablar de ello. El hecho es que, ya sea lo creamos o no, todas las penas del Purgatorio están más allá de lo que podamos imaginar o concebir. Estas son las palabras de San Agustín.

CAPÍTULO 2: ¿PUEDE TODO ESTO SER VERDAD?
.
La existencia del Purgatorio es tan cierta que ningún católico ha tenido nunca una duda acerca de ello. Fue enseñado desde los tiempos más remotos por la Iglesia y fue aceptada con indubitable fe cuando la Palabra de Dios fue predicada. La doctrina es revelada en la Sagrada Escritura y creída por millones y millones de creyentes de todos los tiempos.

Aún, tal como lo hemos remarcado, las ideas de algunos son tan vagas y superficiales en este tema tan importante, que son como personas que cierran sus ojos y caminan deliberadamente en el filo de un precipicio.

Harían bien en recordad que la mejor manera de acortar nuestra estadía en el Purgatorio - o aún más, evitarlo- es tener una clara idea de ello, y de pensar bien en ello y adoptar los remedios que Dios nos ofrece para evitarlo.

No pensar en ello es fatal. Es cavarse a sí mismos la fosa, y prepararse para ellos mismos un terrorífico, largo y riguroso Purgatorio.

EL PRÍNCIPE POLACO:

Hubo un príncipe polaco, que por una razón política, fue exiliado de su país natal, y llegado a Francia, compró un hermoso castillo allí.

Desafortunadamente, perdió la Fe de su infancia y estaba, a la sazón, ocupado en escribir un libro contra Dios y la existencia de la vida eterna.
Dando un paseo una noche en su jardín, el se encontró con una mujer que lloraba amargamente. Le preguntó el porqué de su desconsuelo.

¡Oh, príncipe, ella replicó, soy la esposa de John Marie, su mayordomo, el cual falleció hace dos días. El fue un buen marido y un devoto sirviente de Su Alteza. Su enfermedad fue larga y gasté todos los ahorros en médicos, y ahora no tengo dinero para ir a ofrecer una Misa por su alma".

El príncipe, tocado por el desconsuelo de esta mujer, le dijo algunas palabras, y aunque profesaba ya no creer más en la vida eterna, le dio algunas monedas de oro para tener la Misa por ella y su difunto esposo.
Un tiempo después, también de noche, el Príncipe estaba en su estudio trabajando febrilmente en su libro.

Escuchó un ruidoso tocar a la puerta, y sin levantar la vista de sus escritos, invitó a quien fuese a entrar. La puerta se abrió y un hombre entró y se paró frente al escritorio de Su Majestad.

Al levantar la vista, cuál no sería la sorpresa del Príncipe al ver a Jean Marie, su mayordomo muerto, que lo miraba con una dulce sonrisa.

Príncipe, le dijo, "vengo a agradecerle por las Misas que usted permitió que mi mujer pidiera por mi alma. Gracias a la Salvadora Sangre de Cristo, ofrecida por mí, Voy ahora al Cielo, pero Dios me ha permitido venir aquí y agradecerle por sus generosas limosnas".

Luego el agregó solemnemente "Príncipe, hay un Dios, una vida futura, un Cielo y un Infierno". Dicho esto, desapareció.

El Príncipe cayó de rodillas y recitó un ferviente Credo ("Creo en Dios Padre Todopoderoso...")

SAN ANTONINO Y SU AMIGO

Aquí hay una narración de diferente clase, pero no menos instructiva.

San Antonino, el ilustre Arzobispo de Florencia, relata que un piadoso caballero había muerto, el cual tenía un amigo en un convento Dominicano en el cual el Santo residía. Varias Misas fueron sufragadas por su alma.

El Santo se afligió mucho cuando, después de un prolongado lapso, el alma del fallecido se le apareció, sufriendo muchísimo.

"Oh mi querido amigo" exclamó el Arzobispo, estás todavía en el Purgatorio, tú, que llevaste tal piadosa y devota vida???"

"Así es, y tendré que permanecer aquí por un largo tiempo" replicó el pobre sufriente, "pues en mi vida en la Tierra fui negligente en ofrecer sufragios por las almas de Purgatorio. Ahora, Dios por su justo juicio aplica los sufragios que debían ser aplicados por mí, en favor de aquellos por los cuales debí haber rezado".

"Pero Dios, también, en su justicia, me dará todos los méritos de mis buenas obras cuando entre al Cielo; pero, primero de todo, tengo que expiar mi grave negligencia de no acordarme de los otros".

Tan ciertas son las palabras de Nuestro Señor "Con la vara con que mides serás medido".

Recuerda, tú que lees estas líneas, el terrible destino de ese piadoso caballero será el de aquellos que desechan orar y reusan ayudar a las Santas Almas.

CAPÍTULO 3: ¿CUÁNTO TIEMPO LAS ALMAS PERMANECEN EN EL PURGATORIO?

La extensión en tiempo por la cual las almas permanecen en el Purgatorio depende de:

a) el número de sus faltas;
b) la malicia y la deliberación con que éstas fueron realizadas;
c) la penitencia hecha, o no, la satisfacción hecha, o no, p
or los pecados cometidos durante la vida;
d) Y también depende de los sufragios ofrecidos por ellos después de sus muertes.
Lo que se puede decir con seguridad es que, el tiempo que las almas pasan en el Purgatorio es, por regla general, mucho más larga que la gente puede imaginar.

Extraeremos algunas citas de libros que hablan de la vida y las revelaciones de los Santos.

San Luis Bertrand : su padre era un ejemplar cristiano, como naturalmente se podía esperar, siendo el padre de tan gran Santo. En un tiempo deseó llegar a ser un Monje Cartujo, hasta que Dios le hizo ver que no era Su voluntad.

Cuando murió, luego de largos años de practicar cada virtud cristiana, su hijo completamente al cuidado de los rigores de la justicia Divina, ofreció algunas Misas y elevó las más fervientes súplicas por el alma del cual el amó tanto.

Una visión de su padre en el Purgatorio lo obligó a multiplicar centenares de veces sus sufragios. Agregó las más severas penas y largos ayunos a sus Misas y oraciones. Aún ocho años completos pasaron antes que obtuviera la liberación de su padre.

San Malaquías tenía una hermana todavía en el Purgatorio, lo cual hizo que redoblara sus esfuerzos, y asimismo, a pesar de las Misas, oraciones y heroicas mortificaciones ofrecidas por el Santo, permaneció varios años retenida!!!

Se cuenta que una santa monja en Pamplona, la cual logró liberar varias Carmelitas del Purgatorio, las cuales permanecieron allí por el término de 30 a 40 años!!!

Monjas Carmelitas en el Purgatorio por 40, 50 o 60 años! Cuál será el destino de aquellos que viven inmersos en las tentaciones del Mundo, y con sus cientos de debilidades?

San Vicente Ferrer, después de la muerte de su hermana, oró con increíble fervor por su alma y ofreció varias Misas por su liberación. Ella apareció al Santo al final de su Purgatorio, y le contó que si no fuera por su poderosa intercesión ante Dios, ella hubiera estado allí interminable tiempo.

En la Orden Dominicana es regla general orar por los Superiores en el aniversario de sus muertes. Algunos de estos han muerto varios siglos atrás! Ellos fueron hombres eminentes por su piedad y sabiduría. Esta regla no sería aprobada por la Iglesia si no fuera necesaria y prudente.

No queremos significar con esto que todas las almas están retenidas por tiempos iguales en los fuegos expiatorios. Algunas han cometido faltas leves y han hecho penitencia en vida. Por lo tanto, su castigo será mucho menos severo.
Todavía, las citas que hemos puesto aquí son muy oportunas. Si esas almas, quienes gozaron del trato, quienes vieron, siguieron, y tuvieron la intercesión de grandes santos, son retenidas largo tiempo en el Purgatorio, qué será de nosotros que no gozamos ninguno de esos privilegios?

¿POR QUÉ UNA EXPIACIÓN TAN PROLONGADA?

Las razones no son difíciles de entender.

1. La malicia del pecado es muy grande. Lo que a nosotros nos parece una pequeña falta en realidad una seria ofensa contra la infinita bondad de Dios. Es suficiente ver cómo los Santos se condolieron sobre sus faltas.
Somos débiles, es nuestra tendencia. Es verdad, pero entonces Dios nos ofrece generosamente abundantes gracias para fortalecernos; nos da la luz para ver la gravedad de nuestras faltas, y la fuerza necesaria para conquistar la tentación. Si todavía somos débiles, la falta es toda nuestra. No usamos la luz y la fortaleza que Dios nos ofrece generosamente; no rezamos, no recibimos los Sacramentos como debiéramos.

2. Un eminente teólogo remarca que si las almas son condenadas al Infierno por toda la eternidad por el pecado mortal, no hay que asombrarse que otras almas debieran ser retenidas por largo tiempo en el Purgatorio quienes han cometido deliberadamente incontables pecados veniales, algunos de los cuales son tan graves que al tiempo de cometerlos el pecador escasamente distingue si son mortales o veniales. También, ellos pueden haber cometido algunos pecados mortales por los cuales tuvieron poco arrepentimiento e hicieron poca o ninguna penitencia. La culpa ha sido remitida por la absolución, pero la pena debida por los pecados tendrá que ser pagada en el Purgatorio.

Nuestro Señor nos enseña que deberemos rendir cuentas por cada palabra que decimos y que no dejaremos la prisión hasta que no hayamos pagado hasta el último céntimo.(Mt 5:26).

Los Santos cometieron pocos y leves pecados, y todavía ellos sienten mucho y hacen severas penas. Nosotros cometemos muchos y gravísimos pecados, y nos arrepentimos poco y hacemos poca o ninguna penitencia.

PECADOS VENIALES:

Sería dificultoso calcular el inmenso número de pecados veniales que un católico comete.
1) Hay un infinito numero de faltas en el amor, egoísmo, pensamientos, palabras, actos de sensualidad, también en cientos de variantes; faltas de caridad en el pensamiento, palabra, obra, y omisión. Holgazanería, vanidad, celos, tibieza y otras innumerables faltas.

2) Hay pecados por omisión que no pagamos. Amamos tan poco a Dios, y Él clama cientos de veces por nuestro amor. Lo tratamos fríamente, indiferentemente y hasta con ingratitud.

Él murió por cada uno de nosotros. Le hemos agradecido como se debe? Él permanece día y noche en el Santísimo Sacramento del Altar, esperando por nuestras visitas, ansioso de ayudarnos. Cuan a menudo vamos a Él? Él ansía venir a nosotros en la Santa Comunión, y lo rechazamos. El se ofrece a Si Mismo por nosotros cada mañana en el Altar en la Misa y da océanos de gracias a aquellos que asisten al Santo Sacrificio. Aún algunos son tan holgazanes de ir a Su Calvario! Qué abuso de gracias!

3) Nuestros corazones están llenos de amor a sí mismos, duros. Tenemos hogares felices, espléndida comida, vestido, y abundancia de todas las cosas. Muchos de nuestros prójimos viven en el hambre y la miseria, y le damos tan poco, mientras que vivimos en el despilfarro y gastamos en nosotros mismos sin necesidad.

4) La vida nos fue dada para servir a Dios, para salvar nuestras almas. Muchos cristianos, sin embargo, están satisfechos de rezar cinco minutos a la mañana y cinco a la noche!! El resto de las 24 horas están dedicados al trabajo, descanso y placer. Diez minutos a Dios, a nuestras almas inmortales, al gran trabajo de nuestra salvación. Veintitrés horas y cincuenta minutos a esta transitoria vida! Es justo para Dios?

Nuestros trabajos, nuestros descansos y sufrimientos deberían ser hechos para Dios!

Así debería ser, y nuestros méritos serían por supuesto grandes. La verdad es que hoy día pocos piensan en Dios durante el día. El gran objetivo de sus pensamientos son ellos mismos. Ellos piensan y trabajan y descansan para satisfacerse a sí mismos. Dios ocupa un pequeñísimo espacio en sus días y sus mentes. Esto es un desaire a Su Amantísimo Corazón, el cual siempre piensa en nosotros.

Y AHORA, LOS PECADOS MORTALES:

5) Muchos cristianos cometen, desafortunadamente, pecados mortales durante sus vidas, pero aunque los llevan al Sacramento de la confesión, no hacen satisfacción por ellos, como ya hemos dicho.

San Beda el venerable, opina que aquellos que pasan gran parte de su vida cometiendo graves pecados y confesándolos en su lecho de muerte, pueden llegar a ser retenidos en el Purgatorio hasta el Día Final.
Santa Gertrudis en sus revelaciones dice que aquellos que cometen muchos pecados graves y que no hayan hecho penitencia no gozan de ningún sufragio de la Iglesia por un considerable tiempo!

Todos esos pecados, mortales o veniales, se acumulan por 20,30,40,60 años de nuestras vidas. Todos y cada uno deberán ser expiados para después de la muerte.

Entonces, es de asombrarse que algunas almas tengan que estar en el Purgatorio por tanto tiempo?

CAPÍTULO 4: ¿POR QUÉ Y PARA QUÉ REZAR POR LAS ÁNIMAS BENDITAS DEL PURGATORIO?

El gran Mandamiento de Nuestro Señor Jesucristo es que nos amemos los unos a los otros, genuina y sinceramente. El Primer Gran Mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas. El Segundo, o mejor dicho el corolario del Primero, es amar al prójimo como a nosotros mismos. No es un consejo o un mero deseo del Todopoderoso. Es Su Gran Mandamiento, la base y esencia de Su Ley. Es tanta la verdad encerrada en esto que El toma como donación todo aquello que hacemos por nuestro prójimo, y como un rechazo hacia El cuando rechazamos a nuestro prójimo.

Leemos en el Evangelio de San Mateo ( Mt 25:34-46), las palabras de Cristo que dirigirá a cada uno en el Día del Juicio Final.
Algunos católicos parecen pensar que su Ley ha caído en desuso, pues en estos días existe el egoísmo, el amor a sí mismo, y cada uno piensa en sí mismo y en su engrandecimiento personal.

"Es inútil observar la Ley de Dios en estos días", dicen, "cada uno debe mirar por sí mismo, o te hundes".

No hay tal cosa! La ley de Dios es grandiosa y todavía y por siempre tendrá fuerza de ley. Por eso, es mas que nunca necesaria, mas que nunca nuestro deber y por nuestro mayor interés.

ESTAMOS MORALMENTE OBLIGADOS A ROGAR POR LAS ÁNIMAS BENDITAS

Siempre estamos obligados a amar y ayudar al otro, pero cuanto mayor es la necesidad de nuestro prójimo, mayor y mas estricta es nuestra obligación. No es un favor que podemos o no hacer, es nuestro deber; debemos ayudarnos unos a otros.
Sería un monstruoso crimen, por caso, rehusar al poder y desposeído el alimento necesario para mantenerse vivo. Sería espantoso rehusar la ayuda a alguien en una gran necesidad, pasar de largo y no extender la mano para salvar a un hombre que se está hundiendo. No solamente debemos ayudar cuando es fácil y conveniente, sino que debemos hacer cualquier sacrificio para socorrer a nuestro hermano en dificultades.

Ahora, qué puede estar más urgido de caridad que las almas del Purgatorio? Qué hambre o sed o sufrimiento en esta Tierra puede compararse con sus mas terribles sufrimientos? Ni el pobre, ni el enfermo, ni el sufriente que vemos a nuestro alrededor necesitan de tal urgente socorro. Aún encontramos gente de buen corazón que se interesa en los sufrientes de esta vida, pero, escasamente encontramos a gente que trabaja por las Almas del Purgatorio!

Y quién puede necesitarnos más? Entre ellos, además, pueden estar nuestras madres, nuestros padres, amigos y seres queridos.

DIOS DESEA QUE LAS AYUDEMOS.

Ellas son los amigos más queridos. El desea ayudarlos; El desea mucho tenerlos cerca de Él en el Cielo. Ellas nunca más lo ofenderán, y están destinadas a estar con Él por toda la Eternidad. Verdad, la Justicia de Dios demanda expiación por los pecados, pero por una asombrosa dispensación de Su Providencia El pone en nuestras manos la posibilidad de asistirlos, El nos da el poder de aliviarlas y aún de liberarlas. Nada le place mas a Dios que les ayudemos. El está tan agradecido como si le ayudáramos a El.

NUESTRA SEÑORA QUIERE QUE LOS AYUDEMOS:

Nunca, nunca una madre de esta tierra amó tan tiernamente a sus hijos fallecidos, nunca nadie consuela como María busca consolar sus sufrientes niños en el Purgatorio, y tenerlos con Ella en el Cielo. Le daremos gran regocijo cada vez que llevamos fuera del Purgatorio a un alma.

LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO NOS DEVUELVEN EL MIL POR UNO:

Pero qué podremos decir de los sentimientos de las Santas Almas? Sería prácticamente imposible de describir su ilimitada gratitud con para aquellos que las ayudan! Llenas de un inmenso deseo de pagar los favores hechos por ellas, ruegan por sus benefactores con un fervor tan grande, tan intenso, tan constante, que Dios no les puede negar nada. Santa Catalina de Bologna dice:"He recibido muchos y grandes favores de los Santos, pero mucho mas grandes de las Santas Almas (del Purgatorio)".

Cuando finalmente son liberadas de sus penas y disfrutan de la beatitud del Cielo, lejos de olvidar a sus amigos de la Tierra, su gratitud no conoce límites. Postradas frente al Trono de Dios, no cesan de orar por aquellos que los ayudaron. Por sus oraciones ellas protegen a sus amigos de los peligros y los protegen de los demonios que los asechan.

No cesan de orar hasta ver a sus benefactores seguros en el Cielo, y serán por siempre sus más queridos, sinceros y mejores amigos.

Si los católicos solamente supieran cuan poderosos protectores se aseguran con sólo ayudar a las Animas benditas, no serían tan remisos de orar por ellos.
.
LAS ÁNIMAS BENDITAS DEL PURGATORIO PUEDEN ACORTAR NUESTRO PROPIO PURGATORIO:

Otra gran gracia que obtenemos por orar por ellas es un corto y fácil Purgatorio, o su completa remisión.

San Juan Massias, sacerdote dominicano, tenía una maravillosa devoción a las Almas del Purgatorio. El obtuvo por sus oraciones (principalmente por la recitación del Santo Rosario) la liberación de un millón cuatrocientas mil almas!!! En retribución, el obtuvo para sí mismo las más abundantes y extraordinarias gracias y esas almas vinieron a consolarlo en su lecho de muerte, y a acompañarlo hasta el Cielo.

Este hecho es tan cierto que fue insertado por la Iglesia en la bula de decretaba su beatificación.

El Cardenal Baronio recuerda un evento similar.

Fue llamado a asistir a un moribundo. De repente, un ejército de espíritus benditos apareció en el lecho de muerte, consolaron al moribundo, y disiparon a los demonios que gemían, en un desesperado intento por lograr su ruina. Cuando el cardenal les preguntó quiénes eran, le respondieron que eran ocho mil almas que este hombre había liberado del Purgatorio gracias a sus oraciones y buenas obras. Fueron enviadas por Dios, según explicaron, para llevarlo al Cielo sin pasar un solo momento en el Purgatorio.

Santa Gertrudis fue ferozmente tentada por el demonio cuando estaba por morir. El espíritu demoníaco nos reserva una peligrosa y sutil tentación para nuestros últimos minutos. Como no pudo encontrar un asalto lo suficientemente inteligente para esta Santa, el pensó en molestarla su beatífica paz sugiriéndole que iba a pasar larguísimo tiempo en el Purgatorio puesto que ella desperdició sus propias indulgencias y sufragios en favor de otras almas. Pero Nuestro Señor, no contento con enviar Sus Angeles y las miles de almas que ella había liberado, fue en Persona para alejar a Satanás y confortar a su querida Santa. El le dijo a Santa Gertrudis que a cambio de lo que ella había hecho por las ánimas benditas, le llevaría directo al Cielo y multiplicaría cientos de veces todos sus méritos.

El Beato Enrique Suso, de la Orden Dominicana, hizo un pacto con otro hermano de la Orden por el cual, cuando el primero de ellos muriera, el sobreviviente ofrecería dos Misas cada semana por su alma, y otras oraciones también. Sucedió que su compañero murió primero, y el Beato Enrique comenzó inmediatamente a ofrecer las prometidas Misas. Continuó diciéndolas por un largo tiempo. Al final, suficientemente seguro que su santamente muerto amigo había alcanzado el Cielo, cesó de ofrecer las Misas. Grande fue su arrepentimiento y consternacion cuando el hermano muerto apareció frente a él sufriendo intensamente y reclamándole que no hubo celebrado las Misas prometidas. El Beato Enrique replicó con gran arrepentimiento que no continuó con las Misas, creyendo que su amigo seguramente estaría disfrutando de la Visión Beatífica pero agregó que siempre lo recordaba en sus oraciones. "Oh hermano Enrique, por favor dame las Misas, pues es la Preciosísima Sangre de Jesús lo que yo más necesito" lloraba la sufriente alma. El Beato recomenzó a ofrecerlas, y con redoblado fervor, ofreció Misas y ruegos por su amigo hasta que recibió absoluta certeza de su liberación. Luego fue su turno de recibir gracias y bendiciones de toda clase por parte de su querido hermano liberado, y muchas más veces que las que hubiera esperado.

CAPÍTULO 5: COMO PODEMOS AYUDAR A LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO:

1. La primera medida es unirse a la Asociación de las Santas Almas. Las condiciones son simples:

a) Tener tu nombre registrado en el Libro de la Asociación.
b) Oír Misa una vez a la semana (basta con la Misa del domingo) por las Santas Almas.
c) Rezar y promover la devoción a las Animas Benditas.
d) Contribuir una vez al año con un donativo a la Asociación, lo cual permite a la Asociación tener Misas perpetuas cada mes.
(Si se desean Misas espaciales por las Animas Benditas, es importante mencionar cuántas Misas se quieren).

Aquellos que desean unirse y no tienen la Asociación en sus Parroquias, pueden enviar sus nombres, direcciones y limosnas anuales a la Asociación de las Santas Almas, Hermanas Dominicas del Perpetuo Rosario, Monasterio Pio XII, Rua do Rosario 1, 2495, Fatima, Portugal. Esta Asociación está aprobada por el Cardenal Arzobispo de Lisboa.

2. La segunda medida para ayudar a las Animas Benditas, es pidiendo Misas ofrecidas por ellas. Esta es ciertamente la mas eficaz de las medidas para liberarlas.

3. Aquellos que no puedan ofrecer Misas, deberían asistir a cuanta Misa fuera posible por su intención.

Un hombre joven que ganaba un salario muy modesto le contó al autor de este libro: " Mi esposa murió unos años antes. Tengo 10 misas ofrecidas por ella. No puedo hacer mas por ella, pero oí 1000 misas por su querida alma.
4. La recitación del Santo Rosario (con sus grandes indulgencias) y hacer el Vía Crucis (el cual es ricamente dador de indulgencias), son excelentes vías de ayuda a las almas.

San Juan Masias, como vimos, liberó del Purgatorio más de un millón de almas, principalmente recitando el Santo Rosario y ofreciendo sus indulgencias por ellas.

5. Otra fácil y eficaz forma de ayuda es la recitación constante de oraciones breves que contengan indulgencias (aplicando dichas indulgencias en favor de las almas del Purgatorio) Mucha gente tiene la costumbre de decir 500, ó 1000 veces cada día la pequeña jaculatoria "Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío", o la sola palabra "Jesús". Estas son las mas consoladoras devociones; ellas traen océanos de gracias a quien las practican y dan inmenso alivio a las Santas Almas.

Aquellos que digan las jaculatorias 500, ó 1000 veces, ganan 300.000 días de indulgencias(ochocientos veintiun años de indulgencias)!!! Qué multitud de almas podemos liberar!!! Cuánto no será la cantidad de almas liberadas al cabo de un mes, de un año, de cincuenta años? Y a los que no dicen las jaculatorias... que inmenso número de gracias y favores habrán perdido! Es bastante posible-aunque no fácil- decir esas jaculatorias 1000 veces al día. Pero si no puedes decir 1000, por lo menos dilas 500, o 200 veces diarias.
6. Todavía otra poderosa oración es:

"Padre Eterno, te ofrezco la Preciosísima Sangre de Jesús, con todas las Misas dichas en el mundo en este día, por las Almas del Purgatorio".

Nuestro Señor mostró a Santa Gertrudis un vasto número de almas dejando el Purgatorio (cerca de 1000 cada vez que se la recitaba!)y yendo al Cielo como resultado de esta oración, la cual la Santa acostumbraba decir frecuentemente durante el día.

7. El acto heroico: consiste en ofrecer a Dios en favor de las Almas del Purgatorio todos los trabajos de satisfacción que practicamos en nuestra vida y todos los sufragios que serán ofrecidos para nosotros después de nuestra muerte. Si Dios premia tan abundantemente la mas insignificante limosna dadas por un pobre hombre en Su nombre, que inmensa recompensa Él no dará a aquellos que ofrecen sus trabajos de satisfacción en vida y muerte por las Almas que Él ama tanto.

Este acto no evita que los sacerdotes ofrezcan Misas por las intenciones que ellos deseen, o que los laicos no recen por algunas personas u otras intenciones. Aconsejamos a todos realizar este acto.


LAS LIMOSNAS AYUDAN A LAS SANTAS ALMAS:

San Martin dio la mitad de su manto a un pobre mendigo, sólo para darse cuenta después que se lo había dado a cristo. Nuestro Señor apareció al Santo y le agradeció.

El Beato Jordán de la Orden Dominica, nunca podía rehusar dar limosnas cuando se lo pedían en el nombre de Dios. Un día el se había olvidado su monedero. Un pobre hombre imploraba una limosna por el amor de Dios. En vez de descartarlo, Jordán, por entonces un estudiante, le dio su mas preciado cinturón, el cual el apreciaba mucho. Poco tiempo después, el entró a una Iglesia y encontró su cinturón circundando la cintura de una imagen de Cristo Crucificado. El también, había dado sus limosnas a Cristo. Todos damos limosnas a Cristo.

CONCLUSIÓN:

Dar todas las limosnas que podamos.
Pedir todas las Misas que estén en nuestro poder.
Escuchar todas las Misas, cuantas más, mejor.
Ofrecer todas nuestras penas y sufrimientos por la liberación de las Almas del Purgatorio.
Liberaremos incontable cantidad de Almas del Purgatorio, las cuales nos pagarán 10000 veces más.

CAPÍTULO 6: LO QUE HACEN LAS ÁNIMAS BENDITAS POR AQUELLOS QUE LAS AYUDAN.

San Alfonso María Liguori decía que, aunque las santas Almas no pueden ya lograr méritos para sí mísmas, pueden obtener para nosotros grandes gracias. No son, formalmente hablando, intercesores, como lo son los Santos, pero a través de la dulce Providencia de Dios, pueden obtener para nosotros asombrosos favores y librarnos de los demonios, enfermedades y peligros de toda clase.

Está más allá de toda duda, como ya hemos dicho, que nos devuelven miles de veces cada cosa que hagamos por ellos.

Los siguientes hechos, unos pocos de todos los que podríamos mencionar, son suficientes para mostrar cuán poderosas y generosas amigas son estas Almas.

COMO UNA NIÑA ENCONTRÓ A SU MADRE:

Una pobre niña sirvienta en Francia llamada Jeanne Marie escuchó una vez un sermón sobre las Santas Almas, el cual dejó una impresión indeleble en su mente. Fue profundamente movida por el pensamiento del intenso e incesante sufrimiento que soportaban las pobres Almas, y se horrorizaba al ver cuán cruelmente eran olvidadas y dejadas de lado por sus amigos de la Tierra.

Otra cosa que la impresionó profundamente es oír que hay muchas almas que están tan cerca de su liberación, que una sola Misa sería suficiente para ellas; pero que son retenidas largo tiempo, hasta años, sólo porque este último y necesario sufragio fue olvidado o negado!

Con una fe simple, Jeanne Marie resolvió que, costara lo que costara, ella tendría una Misa por las Pobres Almas cada mes, especialmente por las más cercanas al Cielo. Ella ahorraba un poquito, y a veces con dificultad, pero nunca falló en su promesa.

En una ocasión fue a París con su patrona, y la niña cayó enferma. por lo cual se vio obligada a ir al Hospital. Desafortunadamente, la enfermedad resultó ser de largo tratamiento, y su patrona tuvo que regresar a casa, deseando que su mucama pronto se reuniera con ella. Cuando al final la pobre sirvienta pudo dejar el hospital, y allí había dejado todos sus ahorros, de manera que sólo le quedaba en la mano un franco.

¿Qué hizo? ¿A dónde ir? De repente, un pensamiento cruzó su mente y se acordó que no había ofrecido ese mes una Misa en favor de las Pobres Almas. Pero tenía sólo un franco! Apenas le alcanzaría para comer. Como tenía confianza que las Almas del Purgatorio le ayudarían, fue hasta una Iglesia y pidió hablar con un sacerdote, para que ofrezca una Misa, en favor de las Almas del Purgatorio. El aceptó, aunque jamás imaginó que la modesta suma que la niña ofreció era el único dinero que la pobre niña poseía. Al terminar el Santo Sacrificio, nuestra heroína dejó la Iglesia. Una cierta tristeza nubló su rostro, y se sintió totalmente perpleja.

Un joven caballero, tocado por su evidente decepción, le preguntó si tenía algún problema y si podía ayudarla. Ella le contó su historia brevemente, y finalizó diciendo cuanto deseaba trabajar.

De alguna manera se sintió consolada por la forma en que el joven la escuchaba, y recobró la confianza.

"Será un placer ayudarte" dijo." Conozco una dama que en este momento está buscando una sirvienta. Ven conmigo". Y dicho esto le guió hasta una casa no muy lejos de allí y le pidió que ella tocara el timbre, asegurándole que encontraría trabajo.

En respuesta al toque de timbre, la dama de la casa abrió ella misma la puerta y preguntó a Jeanne Marie que quería. "madam" dijo ella, "Me dijeron que usted está buscando una mucama. No tengo trabajo y me agradaría tener el puesto".

La dama estaba perpleja y replicó: "Quién pudo haberte dicho que necesitaba una mucama? Hace sólo un par de minutos que acabo de despedir a la que tenía, acaso te has encontrado con ella?"

"No, Madam. La persona que me informó que usted necesitaba una mucama fue un joven caballero".

"Imposible!, exclamó la señora, "Ningún joven, de hecho nadie, pudo haberse enterado que necesitaba una mucama".

"Pero madam", dijo la niña, apuntando un cuadro en la pared" ése es el hombre que me lo dijo".

"No, mi niña, ese es mi único hijo, que ha muerto hace ya más de un año!

"Muerto o no" aseguró la niña," el fue el que me trajo hasta aquí, y aún me guió hasta la puerta. Vea la cicatriz en la frente. Lo reconocería donde fuera". Luego, le contó toda la historia, con su último franco, y de cómo ella obtenía Misas por las Santas Almas, especialmente por las más cercanas al Cielo.

Convencida al final de la veracidad de la historia de Jeanne Marie, la dama la recibió con los brazos abiertos. "Ven, pero no como mi sirvienta, sino como mi querida hija. Tu has enviado a mi queridísimo hijo al Cielo. No tengo duda que él fue el que te trajo a mí".

COMO UN NIÑO POBRE LLEGÓ A OBISPO, A CARDENAL Y A SANTO.

San Pedro Damián perdió a su padre y madre apenas nació. Uno de sus hermanos lo adoptó, pero lo trataba con aspereza, forzándolo a trabajar muy duro y alimentándolo muy mal y con escasa ropa.

Un día encontró una moneda de plata, que representaba para él una pequeña fortuna. Un amigo le aconsejó que lo usara para sí mismo, pues el dueño no podría ser hallado.

Para Pedro era difícil establecer en que lo gastaría, ya que tenía todo tipo de necesidades. Pero cambiando de pensar en su joven mente, decidió que lo mejor que podía hacer era pedir una Misa por las Almas del Purgatorio, en especial por las almas de sus queridos padres. A costa de un gran sacrificio, transformó su pensamiento en hechos y las Misas fueron ofrecidas.

Las almas del Purgatorio devolvieron su sacrificio más generosamente. Desde ese día en adelante notó un gran cambio en su destino.

Su hermano mayor lo llamó a la casa donde él vivía, y horrorizado por el maltrato que padecía, lo llevó a vivir consigo. Lo trató como a su propio hijo, y lo educó y cuidó con el más puro afecto. Bendición sobre bendición, los mas maravillosos talentos de Pedro salieron a la luz, y fue rápidamente promovido al sacerdocio; algún tiempo después el fue elevado a la dignidad de Obispo, y finalmente, Cardenal. Además, muchos milagros atestiguan su santidad, tanto que luego de su muerte fue canonizado y declarado Doctor de la Iglesia.

Estas maravillosas gracias vinieron a él después de una Misa ofrecida por las Santas Almas.

UNA AVENTURA EN LOS APENINOS

Un grupo de sacerdotes fueron convocados a Roma para tratar un asunto de gravedad. Eran portadores de importantes documentos, y una gran suma de dinero les fue confiada para el santo Padre. Atentos al hecho que los Apeninos, los cuales habían de cruzar, estaban infestados de forajidos, eligieron un guía de confianza. No había por aquel entonces túneles ni trenes para cruzar las montañas.

Se encomendaron a la protección de las Animas Benditas del Purgatorio, y decidieron recitar el De Profundis cada hora por ellas.

Cuando llegaron al corazón de las montañas, el que iba mas adelante de todos dio la voz de alarma a la vez que espoleaba a los caballos a todo galope. Mirando alrededor, los sacerdotes vieron a ambos lados del sendero fieras bandas de forajidos fuertemente armados y apuntándoles. Se vieron en una emboscada y estaban a la completa merced de los delincuentes.

Después de una hora de temerario avance, el guía paró y mirando a los sacerdotes, dijo:" No puedo entender cómo escaparon. Esta gente nunca perdona a nadie".

Los padres estaban convencidos que debían su seguridad a las Santas Almas, como luego se confirmaría con un hecho que disiparía toda duda.

Cuando concluyeron su misión en Roma, uno de ellos fue destinado a la Ciudad Eterna, como capellán de una prisión. No mucho después, uno de los más feroces bandidos en Italia fue capturado, y condenado a muerte por una larga serie de asesinatos y esperaba la ejecución en su celda.

Ansioso de ganar su confianza, el capellán le contó sus aventuras, entre ellas las de los Apeninos. El criminal manifestó gran interés en la historia. Cuando terminó el curita su relato, el asesino exclamó: "YO FUI el líder de esa banda! Estabamos seguros de que ustedes portaban dinero y estabamos decididos a matarlos y saquearlos. Pero una fuerza invisible nos impidió disparar, pues queríamos hacerlo pero no podíamos".

El capellán luego le contó al delincuente cómo se habían encomendado a la protección de las Almas del Purgatorio, y que ellos atribuían su liberación a su protección.

El bandido no tuvo dificultad en creer. De hecho, hizo su conversión mucho más fácil. Murió con arrepentimiento.

COMO PÍO IX SE CURÓ DE SU MALA MEMORIA:

El venerable pontífice Pío IX designó a un Santo y Prudente religioso llamado Tomaso como Obispo de la Diócesis. El sacerdote, alarmado por la responsabilidad puesta sobre el, comenzó encarecidamente a excusarse

Sus protestas fueron en vano. El Santo Padre sabía de sus méritos.

Agobiado por la aprehensión, el humilde religioso solicitó una audiencia con el Santo Padre y le confesó que tenía mala memoria, lo que resultaba ser un grave impedimento en el alto oficio encomendado a él.

Pío IX respondió con una sonrisa " Su diócesis es muy pequeña en comparación con la Iglesia Universal, la cual yo llevo sobre mis hombros. Tus cuidados son livianos en comparación con los míos." Agregó:"Yo también sufría un grave defecto de la memoria, pero prometí decir una ferviente oración diaria por las Animas Benditas, las cuales, en retribución, han obtenido para mí una excelente memoria. Usted debería hacer lo mismo, estimado Padre, y tendrá en qué regocijarse".

CUANTO MÁS DAMOS, MÁS RECIBIMOS.

Un hombre de negocios en Boston se unió a la Asociación de las Santas Almas y dio una alta suma de dinero anual para Misas y oraciones en favor de éstas.

El Director de la Asociación se sorprendió de la generosidad del caballero, pues sabía que no era un hombre rico. El le preguntó amablemente un día si las limosnas que él generosamente daba eran completamente suyas o eran colectas que el realizaba de otros.

El hombre respondió: "Todo lo que doy es mi propia ofrenda. No se alarme. No soy rico, usted piensa que doy mas de lo que tengo. No es así, lejos de perder con mi caridad, las Animas Benditas ven que gano considerablemente mas de lo que doy; a ellas no les gana nadie en generosidad".

EL IMPRENTERO DE COLONIA:

William Freyssen, da su testimonio de como su hijo y esposa recobraron la salud gracias a las Almas del Purgatorio. Un día le encargaron imprimir un librito sobre el Purgatorio. Cuando realizaba las tareas de corrección del texto, su atención fue captada por los hechos narrados en el libro. El aprendió por primera vez las maravillas que las Santas Almas pueden obrar por sus amigos.

Por aquel tiempo su hijo cayó gravemente enfermo, y pronto su estado se volvió desesperante. Recordando lo que había leído acerca del poder de las Santas Almas, Freyssen hizo la promesa solemne de imprimir mil libritos a su propia expensa, con su firma impresa. Fue a la iglesia y, una vez dentro, hizo un voto solemne. En ese momento una sensación de paz y confianza inundaron su alma. A su retorno a casa, su hijo, que no podía tragar ni una gota de agua, pidió algo de comer. Al día siguiente estaba fuera de peligro y pronto, completamente curado.

Al mismo tiempo, Freyssen ordenó imprimir los libros del Purgatorio para ser distribuidos, sabiendo que la mejor forma de obtener ayuda para las almas sufrientes, era interesando a mucha gente sobre el tema. Nadie que sabe sobre el sufrimiento de estas pobres almas, niega una oración a ellas.

El tiempo pasó, y una nueva tristeza se cernía sobre este imprentero. Esta vez su amada esposa cayó enferma y a pesar de todos los cuidados iba cada vez peor. Perdió el uso de razón y quedó casi completamente paralizada, de modo que los doctores no le dieron muchas esperanzas.

El marido, recordando todo lo que las Almas del Purgatorio habían hecho a su pequeño hijo, corrió otra vez a la Iglesia y prometió solemnemente, como otrora, imprimir 200 de los libros del Purgatorio, en principio, como urgente socorro de las Animas benditas. Imposible de relatar. La aberración mental de su esposa cesó, y comenzó a mover su lengua y extremidades. En un corto período ella estaba perfectamente sana.

LA CURA DEL CÁNCER.

Joana de Menezes nos contará de su cura. Ella estaba sufriendo de un cáncer en la pierna y sumergida en un profundo dolor.

Recordando lo que había oído sobre el poder de las Almas del Purgatorio, ella resolvió poner toda su confianza en ellas y ofrecer nueve Misas por ellas. Prometió publicar en el diario su curación, si esta se llevaba a cabo.
Gradualmente el tumor y el cáncer desaparecieron.


ESCAPE DE UN ASALTO:

El Padre Luis Manaci, un celoso misionero, tenía gran devoción a las Almas del Purgatorio. Se encontró una vez realizando un viaje peligroso, pero con mucha confianza pidió a las Animas Benditas que lo protegieran de los peligros que se iría encontrando. Su camino bordeaba una zona desértica, en la cual se sabía que estaba infestada de peligrosas gavillas. Cuando se encontraba rezando el Santo Rosario por las Almas, cuál no fue su sorpresa, de verse rodeado de una custodia de espíritus benditos. Pronto el descubrió la razón. Había pasado por una emboscada, pero las Santas Almas lo rodearon y lo taparon, tornándolo invisible para los miserables que buscaban su vida. Lo acompañaron hasta que estuvo seguro y fuera de peligro.

VOLVER A LA VIDA:

El Prior de Cirfontaines nos cuenta su historia:" Un joven de mi parroquia cayó enfermo de fiebre tifoidea. Sus padres vencidos por la pena y me pidieron que lo encomendara a las oraciones de los miembros de la Asociación de Santas Almas. Era un sábado. El chico estaba a las puertas de la muerte. Los doctores probaron todos los recursos, todos los remedios. Fue en vano. No podían hallar nada para mejorarlo. Yo era el único que tenía esperanzas. Sabía del poder de las Santas Almas pues había visto lo que podían hacer. El domingo rogué a los Asociados de las Santas Almas para que rogaran fervientemente por nuestro amigo enfermo. El lunes el peligro había pasado. El muchacho estaba curado".

LÉELO Y DESPIERTA!

"En mi larga vida", escribe un sacerdote," vi muchas manifestaciones de generosidad de los católicos por los pobres y necesitados, de acuerdo con lo que Nuestro Señor nos mandó hacer.

"También noté que algunos católicos son, por supuesto, muy generosos y buenos. Algunos se preocupan por los pobres, otros por los enfermos. Leprosos, pacientes de cáncer, deficientes mentales, todos tienen amigos. Algunos prefieren ayudar a los jóvenes, los corazones de otros prefieren a los ancianos".

"Lo más extraño de todas las cosas, es que nunca encontré ni un hombre, ni una mujer que se haya dedicado por completo, de todo corazón, a la más grande de las caridades, por los mas necesitados, esto es, por las santas Almas del Purgatorio. Debe haber algunos que lo hacen, pero en mi larga y variada experiencia, no encontré ninguno".

Y las palabras de este sacerdote son pura verdad!

Apelamos a aquellos que todavía no se han dedicado a si mismos a alguna forma particular de caridad, para que se dediquen con todas sus energías a las Animas Benditas. Hagan todo lo que puedan personalmente, e induzcan a otros a hacer lo mismo.

La mejor manera es practicar los consejos incluidos en este librito, y esparcir cientos de copias, y hacer cientos de Almas amigas en el Purgatorio y luego en el cielo.

Pues... quién puede leerlo y rehusarse a ayudarlas?

Fuente: Jesús te busca

------------------------------------------------------------------------------------------

44 comentarios:

  1. Escuché a un sacerdote (del O.D. para más señas) predicar que el día 2 de noviembre, como se decían tantas misas en sufragio por los difuntos, el Purgatorio se quedaba vacío, y así hasta el año que viene, se supone... ¿cómo es eso de que hay allí gente hasta 30, 40 y más años?. Me llama la atención.

    Un cordial saludo.
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. supongo que las animas del purgatorio que llegan a pasar muchos años ahi, es por q no hay quien rese por ellas, muchas personas solo resan por sus seres queridos o por aquellos que conocieron pero casi nunca por aquellas almas desconocidas y que tal vez sus familiares o amigos de esas almas no sean creyentes o no sepan que se encuentran ahi. bueno eso creo yo

      Eliminar
    2. Imaginate todas las personas que han existido desde la creacion del mundo, pensamos q la mayoria que fueron al purgatorio ya debieron haber salido hace muchisimo tiempo pero puede que no sea el caso de todas, somos demasiados los seres humanos y si a eso le sumamos todos los pecados que cometieron cada una de las personas que han muerto no es dificil imaginar que muchas de las que son anonimas en esta tierra pueden estar alli hasta el fin del mundo, quizas casi nadie se acuerda de ellas y por eso mis o permanecen alli muchisisisisisisisisismo tiempo, creo q tu pregunta es muy logica pero podria ser tambien una tentacion que el demonio t este poniendo para no pedir por las almas, en todo caso ofrece misas y sacrificios por ellas, t aseguro q el purgatorio nunca esta vacio del todo, y si en caso extre o pasara yo creo q Dios le daria esa gracia obtenida a algun alma q la vaya a necesitar, o quizas a alguien de la tierra q este en peligro de condenacion o alguien q sufra mucho, o para tu misma alma. Asi q las oraciones y misas nunca van perdidas, ten x seguro q las gracias nunca se pierden. Por ahora dediquemonos a ayudar a las benditas almas porque no es todavia noviembre ;)
      Y ojala lo sigamos haciendo en noviembre y cuando pase noviembre,
      Que Dios t bendiga hermanito en la fe

      Eliminar
  2. La opinión de ese sacerdote es precisamente eso: una mera opinión personal. No tiene ningún sustento en el magisterio de la Iglesia.

    Por supuesto que las misas ayudan mucho a disminuir la pena de los que ahí moran; incluso muchas almas podrán alcanzar la Gloria, pero en ninguna parte se enseña que cada 2 de noviembre quede vacío el Purgatorio. No hay tal.

    Un abrazo en Cristo
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestra respuesta.
    Ana

    ResponderEliminar
  4. esta maravilloso este linrito, ya habia escuchado algo sobre las almas del purgatorio, un sacerdote saleciano en tijuana mexico siempre le dedica en sus misas un espacio para hablar de la Virguen Maria auxiliadora y las almas del purgatorio y en una ocasion yo sin saber estube orando por ma sde 4 años por una joven que murio de leucemia y simepre la recordaba en misas , en oraciones personales etc. y un dia senti en mi corazon algo extraño y muy bonito que ya ella estaba en el cielo pero tambien me quedab la espinita y le pedi a Dios una confirmacion, meses mas tarde me encontre asu mama y me dijo: Que crees tube un sueño donde esta miriam (nombre de su hija muerta) que llegaba al cielo y la recibian muchos angeles y nuestro Señor Jesucristo vestido de blanco con una garna sonrisa y todo era alegria y en ese momento yo me quede wooo en verdad ella ya llego al cielo. muchas veces nos falta profundizarnos mas en estas cosas hoy quiero empezar de nuevo a retomarlo actualmente no tengo trabajo he estado batallando mucho les pedire alas benditas almas que rueguen por mi para encontrar muy pronto el trabajo que necesito y claro antes que eso empezare poco apoco a propagar su devocion y ayudar con mis oraciones,misas,ayunos, sacrificios y lo que pueda por ellas, Dios tenga misericordia de ellas. gracias por esta informacion de gran utilidad para mi vida espiritual , pero sobre todo para ayuda de las almas del purgatorio( ahi vamos a orar por ustedes siiii)

    ResponderEliminar
  5. Me parece excelnte el libro, no cabe duda que puede ayudar mucho, pero pienso que se extralimita en pone un límite inmesurable a la misericordia infinita de Jesús, que hay de aquel ladrón, quien cometió un pecado mortal y el Señor lo perdonó?, no tuvo que pasar ni el más mínimo segundo de angustia en el purgatorio, y repito no eran pecados veniales solamente los que este hombre tenía. CREO fehacientemente en el perdón que obtengo de mis pecados por medio de los sacerdotes, precisamente para evitar este tránsito del purgatorio que como buena cristiana católica estoy segura que existe. CREO que los pecados tanto veniales como mortales que se cometen después de la confesión son los que se pagan después de la muerte ya sea en un infierno o en un purgatorio, porque por nuestra naturaleza humana somo pecadores. Dios nos permita morir con el Sacramento de la unción de los enfermos. Un abrazo Santo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, es cierto que los pecados veniales cometidos luego de la última confesión llevan al Purgatorio, pero también hay otro aspecto que no has considerado:

      En el Sacramento de la Penitencia se perdona la culpa y la pena eterna que merece el pecado, PERO NO el castigo temporal (pena temporal) que requiere la justicia divina. Este debe ser satisfecho en esta vida o en el Purgatorio

      La Iglesia tiene el poder para efectuar la remisión de dicha pena temporal. Este poder fue dado por Cristo, es el poder de la llaves. Esta remisión se logra parcial o totalmente con las indulgencias.

      Ciertamente el buen ladrón tuvo su PENA TEMPORAL en su misma crucifixión.

      El libro no pone freno ni limita la Misericordia de Dios. Sólo explica como son las cosas conforme a las enseñanzas mismas de la Iglesia. Enseñanzas que no son invento de Ella sino que es doctrina revelada por Dios y custodiada por su Iglesia.

      En Dios existe tanto la misericordia como la justicia. Son atributos que no se contraponen. Ambos son perfectísimos. Al Cielo -a la bienaventuranza eterna- no puede llegar nadie que no esté absolutamente limpio de toda culpa y de toda pena, incluyendo la PENA TEMPORAL.

      Como hemos explicado ya, esa pena temporal puede ser satisfecha en esta vida o en la otra (en el purgatorio). Una indulgencia plenaria obtenida en esta vida borra toda la pena temporal, mientras que una indulgencia parcial como su nombre lo indica lo hará parcialmente.

      Para profundizar en este tema, puedes leer este post:

      http://catolicidad-catolicidad.blogspot.com/2009/09/como-ganar-indulgencias-y-en-que.html

      Te agradecemos tu comentario y te enviamos un cordial abrazo en Cristo Nuestro Señor.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Hay que considerar las propias consecuencias del pecado que en si, éstas pesan en nuestra condena además del pecado como tal. Déjenme ponerlo con un breve ejemplo. Si un hombre comete adulterio siendo infiel al Sacramento del Matrimonio pesará en él la propia ofensa del pecado, pero además las consecuencias de sus actos le serán causa de condenación, ya que su pecado atraerá más pecado (por decir el odio o resentimiento de los hijos o de la esposa, el incremento de su propia lujuria, la envidia por parte de su "segunda familia", el alejamiento o incluso la perdida de fe por parte de la parte afectada y así pudieramos seguirle con la lista dependiendo de la situación que se nos ocurra...). Un pecado está basado en la mentira, por lo que sólo puede generar pecado y por lo tanto todos los pecados generados a partir de la primera ofensa pesaran también sobre el pecador quien cometió el primer pecado. Imaginen un mal arbol que da malos frutos y cuyas semillas generan más árboles que dan malos frutos formando un bosque de malos frutos. Por eso, el pecado es una ofensa tan grande. Entonces, ¿Cómo salvarse? Sólo la misericordia de Dios puede hacer que aquella semilla llena de mal muera sin dar fruto al romper esa cadena en nuestro llamado a la santidad (Al no buscar el rencor por algo qeu no se nos ha hecho, sobreponerse a la tentación, etc... Es decir, ya que el pecado tiene este efecto comunal de arbol de malos frutos, la salvación también, por lo que podemos pedir la intercesión de los Santos y orar los unos a los otros todo esto con base en la Misericordia de Dios). Las indulgencias liberan de culpa de aquellas imperfecciones y consecuencias propias causadas por nuestro pecado (mas no de la experiencia de la propia consecuencia que pudiera llegar a ser su propia pena temporal, por decir, una enfermedad de transmisión sexual causada por una relación extramatrimonial). Por lo que en base a esto pondré como ejemplo el qeu 2 personas pelearan una contra la otra muriendo una y resultando gravemente herida la otra. La muerte de la primer persona provoca que aquel que sigue vivo y sufriendo gravemente las heridas sea odiado por todos y nadie quiera darle atención médica adecuada (aqui se ve la consecuencia y el pecado en los demás que es fruto de su pecado), sin embargo, por medio de la oración y el ayuno de un familiar viviendo lejos, la persona gravemente herida ve su maldad y se arrepiente (aqui se ve la Misericordia) recibiendo los Sacramentos antes de morir finalmente . Aquella persona pudiera - aclaro que sólo Dios sabría realmente - purificar mediante la pena temporal en el purgatorio, los frutos de su pecado. Esto también pudiera ser pagado completamente debido a que tuvo una indulgencia plenaria o supongamos después de su confesión con pleno arrepentimiento ofrecio el dolor inmenso que tenia causado por sus heridas por la salvación de aquel a quien mató. Esto ultimo es menos probable debido a que la peor pena en la tierra es la pena menor en el purgatorio, así que pudiera todavia que purificarse en el purgatorio.

      Eliminar
  6. Agradecemos mucho a Roberto su intervención. Cabe sólo una precisión:

    Seguramente nuestro amigo-lector Roberto al final se refiere a que la peor pena en la tierra es menor que en el purgatorio. Hacemos esta observación pues la redacción no es clara ahí.

    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, precisamente a eso me refería. Muchísimas gracias por la aclaración.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Muy buen artículo. Me voy a permitir el lujo de hacer estas recomendaciones:

    Hay un sencillo remedio para evitar el purgatorio. Recen diariamente la Coronilla de San Miguel. Esta devoción está aprobada por la Iglesia pues cuenta con indulgencias (plenarias en algunos casos). San Miguel prometió entre otras cosas librar de las penas del Purgatorio a aquellos que la recen diariamente, y además a todos sus familiares y seres queridos.

    También la Santísima Virgen prometió que liberaría del purgatorio, el sabado después de su muerte, a quienes lleven el escapulario (con las debidas condiciones). Espero que les sea de provecho.

    NOTA DE CATOLICIDAD: Este mensaje fue editado pues desconocemos si ciertas revelaciones a las que se refiere el amable lector cuentan con el aval de la Iglesia. En cuanto a la Coronilla de San Miguel, cabe aclarar que no habíamos oído hablar de ella. Investigaremos más sobre la misma. Agradecemos mucho el comentario. Atte. Catolicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amable lector anterior nos manda esta referencia respecto a la Coronilla de San Miguel:
      http://es.wikipedia.org/wiki/Coronilla_a_San_Miguel_Arc%C3%A1ngel

      En cuanto a la "Gran Promesa" y la otra revelación privada, le reiteramos que mientras no conste la aprobación de la Iglesia de determinada aparición nuestro blog no publicará algo sobre ella.

      La cita del Papa Urbano que nos manda (sobre las revelaciones privadas) es correcta, pero siempre teniendo en cuenta que los mensajes sean 100% compatibles con la fe y el sentido común. Esto, actualmente, poco se tiene en cuenta.

      En el de la supuesta Gran Promesa, en realidad nos parece bastante extraña ésta y dudamos que sea compatible. En cuanta a la otra, necesitaríamos un tiempo del que no disponemos para analizar toda la doctrina que ahí se dice para poder difundirla. Hay -hoy en día- tantas supuestas apariciones que se requiere de mucho tiempo para investigar sobre cada una de ellas, analizar su verosimilitud., así como estudiar si sus mensajes son totalmente compatibles con el dogma católico.

      Le agradecemos mucho los datos proporcionados y por tanta molestia que se ha tomado. Con afecto le enviamos un abrazo en Cristo.

      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  8. P.D. Ha habido, también, apariciones falsas y muy peligrosas. Por ejemplo, en México tenemos la farsa de la Nueva Jerusalen que ha convertido a toda una población en cismática y fanática. Se separaron de la Iglesia Católica con base en unas supuestas y falsas apariciones.
    Hay personas muy crédulas en el apricionismo y dan más valor a los supuestos mensajes que a la Palabra de Dios. Las revelaciones privadas no son necesarias para salvarse, en cambio la Revelación hecha por Dios en la Tradición y la Biblia, sí. La Revelación se cerró con San Juan.
    Las revelaciones privadas son útiles -nunca indispensables- cuando nos ayudan a creer más en la Revelación (con mayúscula), es decir en la Biblia y la Tradición que son sus dos fuentes. Nunca la sustituyen. Cuando eso llega a pasar -cuando la sustituyen- se cae en errores y cismas muy graves como los de la comunidad arriba citada. En cambio, la revalaciones privadas autorizadas por la Iglesia y avaladas por Ella, son de gran utilidad a la piedad popular y a la fe, pues repiten los dogmas de siempre o son congruentes con ellos.
    En esto del aparicionismo, se requiere ser muy cautos y seguir el juicio de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  9. A Dios le agrada que Roguemos y supliquemos en oración por todos los Santos y que realicemos peticiones y acciones de Gracias, pero sobre todo que recordemos a los Fieles Difuntos, estoy seguro que nuestro Señor con su Gran Misericordia hará purificación como el Ejemplo siguiente: Luc 23:39 Uno de los malhechores colgados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!»
    Evangelio Según San Lucas 23:40 Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? 41 Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho.» 42 Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino.» 43 Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.» Es Palabra De Dios.
    Cuan grande es el Amor de Nuestro Señor que indulto por Completo al malhechor que le suplico y lo defendió frente a los insultos del otro hombre, también confeso y reconociendo sus faltas, pero lo mas importante reconociendo el Sacrificio y Pasión de Nuestro Señor que esta aptitud genero misericordia y amor de parte de Nuestro Salvador respondiendo "Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso" Es Palabra de Dios. Te Alabamos Señor, La bendición de Dios Padre, Hijo y del Espíritu Santo este con Ustedes.

    Federico Bartlett

    NOTA de Catolicidad: Mensaje editado, pues el principio es confuso y con respecto al tiempo que cada alma estará en el purgatorio, pues esto es impredecible al juicio humano y sólo atañe a la Justicia de Dios. Recordemos que la misericordia divina se desborda en tanto vivamos en la tierra, tras la muerte luego aplicará su infinita justicia pues nadie debe entrar con la menor mancha a la Casa del Padre donde morará eternamente.

    ResponderEliminar
  10. Tengo una duda

    Se puede pedir ayuda o bendiciones a las almas del purgatorio a favor de otras personas como lo harían si fueran para nuestros.

    Esa es mi gran duda.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno el libro! Disfruté mucho de la lectura! Aprendí y entendí cosas muy importantes que muchas veces las olvidamos. Aprendí a tomar conciencia y pensar en lo que esas almas están sufriendo. Y como debemos amar al prójimo, que mejor manera de pedir por ellos, sobre todo en Misas y oraciones y ofreciendo sacrificios. Me recuerda la frase de San Juan Bosco "LAS ESPINAS DE LA VIDA, SERÁN LAS FLORES DE LA ETERNIDAD"Sufrir por amor y la recompensa de ese sufrimiento será la eternidad junto a Dios! que mayor alegría! que más pedir! :)

    ResponderEliminar
  12. He leido en libros que si estas en pecado mortal y pides alivio por las almas del purgatorio durante tus rezos diario o mandar pedir misas, las almas del purgatorio casi no reciben ese bien por que quien lo hace esta en pecado mortal y deve estar en gracia con dios.

    Que tan cierto es esto y para enterderlo mejor por favor indiquen el "por que "si y el "por que" no es cierto.

    Por su atencion gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La oración realizada en gracia santificante es más agradable a Dios. Esto es lógico.

      El valor del Santo Sacrificio de la Misa es invaluable y es independiente del estado de gracia o de pecado que tiene quien la manda celebrar.

      ¿Por qué? Porque el Sacrificio del Altar tiene un valor por sí mismo.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar
    2. Alabado sea Dios por esto pues yo rezo diario por las almas del purgatorio pero tambien tenia la duda si mis oraciones ayudan a las almas pues no estoy casada por la iglesia. Pero ahora sabiendo esto, ofreceré mas misas por ellas.

      Eliminar

  13. Pregunta un incrédulo lector: "¿Alguien que haya estado allí ha vuelto para contarlo?"

    Por supuesto, aquí pueden verse varios testimonios: http://www.catolicidad.com/2009/10/el-museo-del-purgatorio-impresionante.html

    Pero quien no quiere creer, nada lo convencerá.

    ResponderEliminar
  14. Simplemente estupendo!!!!

    ResponderEliminar
  15. A un lector:

    La cita que a que te refieres sin reproducir NO dice lo que señalas. Ha sido mal interpretada y/o deformada. Te lo podemos demostrar. Además no fue una definición que cumpla con los requisitos para que se dé la infalibilidad. La existencia del Cielo, el Infierno y el Purgatorio sí están enseñados en la Biblia. Si realmente te interesa el tema, escríbenos a catolicidad@hotmail.com

    Un abrazo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  16. Querido amigo,

    Primero agradecerle por el Website y el tiempo que le dedica. El Website es fuente de consulta, aprendizaje y de gran valor para mejorar en la Fe.

    Si fuese tan amable tengo dos preguntas para hacerle. Gracias de antemano por su gentil respuesta.

    1- Conozco una persona que se suicido como consecuencia de un cáncer. Tiene su Alma salvación? Puedo hacer algo para aliviar su dolor?
    2- En el Fin de los Tiempos, que pasará con las Almas del Purgatorio? Que pasará con las Almas que están en la Tierra y no podrán cumplir con la purificación necesaria antes del encuentro con Dios?

    Un abrazo. Juan Maunuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juan Manuel:

      Podemos tener la certeza de que un ser humano es salvo si es canonizado por la Iglesia. En cambio, no tenemos certeza de que tal o cual persona esté condenada. Sabemos que el camino del infierno es amplio y que hay muchos condenados, pero no se sabe quiénes en concreto. Eso lo conoceremos en la otra vida o en el Juicio Final.

      ¿Qué sucede con quien se suicida? Ciertamente quien con toda conciencia y uso pleno de sus facultades se priva de la vida que Dios le otorgó y que no le pertenece (somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado; y no podemos disponer de ella.), comete una falta gravísima (un pecado mortal); de morir en ese estado ciertamente se condenará.

      Pero en los casos concretos no podemos saber si esto fue así por varias razones. Puede suceder que quien se priva de la vida no esté en pleno uso de su juicio por diversos motivos. Ello es muy difícil de diagnosticar. Una profunda depresión o alguna enfermedad psicológica puede llegar alterar el juicio de la conciencia en ocasiones. Para que haya falta grave se requiere pleno conocimiento y libre consentimiento. Y estos elementos podrían -en ocasiones- menguar seriamente o llegar a faltar en una persona alterada psicológicamente, lo que disminuiría radicalmente su responsabilidad o incluso la podría eximir totalmente.

      Existe también otro aspecto a analizar. Veamos este caso real. En una ocasión, una mujer humilde, llegó con lágrimas en los ojos, angustiada y desolada a buscar al santo Cura de Ars; ella, se sentía abrumada por su pena ya que su marido se tiró de un puente, se había suicidado. Al lograr ver al Cura, le contó su dolor y su angustia, le dijo que su esposo se había suicidado y que los que se suicidan ofenden gravemente a Dios y se condenan. Al Cura de Ars -por su santidad- Dios le permitía muchos favores milagrosos y le concedió saber que el suicida se había arrepentido sinceramente de su acción y había hecho un acto de contrición perfecto por amor a Dios en el trayecto del puente al río. Entonces dijo a la mujer: “En verdad no temas, tu marido no se condenó. Entre el puente y el río cabe la Misericordia de Dios”. La mujer, después de estas palabras, se fue tranquila, dando gracias a Dios por el milagro de amor que había realizado en su esposo, pues en verdad, que su Misericordia es infinita.

      ¿El alma de su amigo tiene o no salvación? No lo sabemos a ciencia cierta, pues ignoramos cuál fue su estado mental o si alcanzó a arrepentirse luego de cometida la acción, como en el caso excepcional del ejemplo. ¿Entonces? Dejemos todo en las manos de la misericordia y justicia de Dios. ¿Puede usted hacer algo? Por supuesto que sí, el alma de su amigo puede estar en el Purgatorio pagando alguna pena si su situación es similar a alguno de los casos analizados. En tal caso requerirá de sufragios y de indulgencias.. Mande decir misas privadas por él. Rece, también, mucho por él. Gane indulgencias (en especial PLENARIAS) y ofrézcalas a Dios por su amigo.

      A su segunda pregunta. El Purgatorio tendrá su fin. Cada alma purgará previamente en diferente grado e intensidad, según sus culpas. Todo el que se encuentra en el Purgatorio finalmente alcanzará la salvación eterna.

      A la pregunta final: Dejemos eso a la Justricia de Dios, Él sabrá la forma en que puedan purgar y dónde (podría ser -podemos SUPONER-, en la misma tierra antes de morir). Lo que sí sabemos con certeza es que hasta que no esté un alma plenamente purificada no entrará al Cielo.

      Un abrazo en Cristo y gracias por escribir.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  17. Buenos días:

    Estoy estudiando Ciencias Religiosas y nos han dado escatología. Me ha chocado mucho la definición del Purgatorio, pues el profesor nos ha insistido mucho en que no debemos confundirlo con un pequeño infierno. No se trata de purgar sino de purificar, nos ha dicho, y lo ha fundamentado con el Concilio Vaticano II. Nos ha dicho que se trata de un estado, no de un lugar, por el cual pasan las almas que no son suficientemente puras para estar en Presencia de Dios. Me gustaría que me aclararan este tema porque ahora mismo no sé qué pensar.

    Nos han dicho que el fuego es un símbolo y nos lo han fundamentado con una audiencia de Juan Pablo II y Benedicto XVI. ¿Podrían aclararme este punto?

    Muchas gracias de antemano y que Dios los bendiga.

    Mónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Mónica:
      1.-El purgatorio es tanto un LUGAR como un estado del alma. Ambos aspectos son ciertos y no deben contraponerse
      2.- Se purga para purificarse. De nuevo: no hay porque contraponer un aspecto con otro.
      3.- El fuego no es algo simbólico sino real, aunque con características que permite que afecte al espíritu.

      Esto lo explica el Magisterio de la Iglesia. Veamos dos textos:

      El CATECISMO ROMANO DEL CONCILIO DE TRENTO:
      "Sin embargo, estas cavidades no son todas de una sola ni de una misma clase. Pues existe una cárcel horribilísima y muy oscura, donde, con fuego perpetuo e inextinguible, son atormentadas las almas de los condenados, juntamente con los espíritus infernales, la cual se llama también Gehena, o mansión del llanto, abismo, y propiamente infierno. Existe, además, un fuego del purgatorio, en donde se purifica las almas de los justos, atormentadas por tiempo limitado, para que les pueda franquear la entrada en la patria eterna, en la que nada manchado entra. Y acerca de esta verdad de fe, que los santos concilios declaran estar confirmada con testimonio de las escrituras y con la tradición apostólica, ha de predicar el párroco con mucha frecuencia, porque hemos llegado a unos tiempos en que los hombres rechazan la santa doctrina." (Parte primera, art V, Cap. VI, 3).

      Ahí habla del infierno y del purgatorio como lugares (les llama cavidades). Habla claramente del fuego del Purgatorio. Verdades que exhorta sean predicadas frecuentemente porque hay quienes rechazan esta sana doctrina.

      El Primer Concilio de Lyon bajo S.S. Inocencio IV en l año 125 enseña:

      "Puesto que dicen que el lugar de esta purgación no les ha sido indicado por sus doctores con nombre cierto y propio, nosotros que, de acuerdo con las tradiciones y autoridad de los santos padres lo llamamos purgatorio, queremos que en adelante se llame con este nombre también entre ellos. Porque con aquel fuego transitorio se purgan ciertamente los pecados, no los criminales o capitales, que no hubieren antes sido perdonados por la penitencia, sino los pequeños y menudos, que aún después de la muerte pesan, si bien fueron perdonados en vida". (Denzinger 456, EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA).

      El Concilio enseña claramente de un LUGAR y además de PURGACIÓN, así como de un FUEGO transitorio que PURGA los pecados.

      Estos textos citados son definitivos. Es la enseñanza de siempre. Es verdad que Juan Pablo II hace énfasis en que en su criterio personal más que un lugar es un estado, pero sin negar que sea también un lugar. Esa expresión que enfatiza un aspecto sin negar el otro ha sido distorsionada y mal interpretada como si dijese que no es un lugar. Tal interpretación es falsa y niega el magisterio de la Iglesia. Son dos aspectos que no se contraponen.

      Tú que esudias Esjatología (no Escatología,como mal la llaman) debes considerar que la Iglesia enseña que es un LUGAR donde el alma sufre un estado de PURGACIÓN para purificarse y que ahí el fuego existe y es real pero de manera que pueda afectar el espíritu. Los errores modernistas niegan todo esto. El mismo San Pío V que publicó el Catecismo Romano ya hablaba de quienes negaban todo esto y urgía a los párrocos a enseñar la correcta doctrina.

      Sería interesante que leas nuestro post sobre la Iglesia de Roma donde existe el museo del Purgatorio, con testimonios de aquellas almas que Dios ha permitido que se aparezcan a otras para pedir que se rece por ellas. Sus testimonios demuestran que hay un FUEGO real ahí, en ese LUGAR.

      Esperamos te quede claro este tema y no hagas caso a maestros influenciados por el modernismo que niegan estas enseñanzas de siempre. San Vicente de Lerins, Padr de la Iglesia, nos señala en su CONMONITORIO que la norma de la Iglesia es seguir la anigüedad en las enseñanzas, cuando alguien viene a contradecirlas.

      Un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
    2. Lee, por favor, el post que te recomendamos aquí:

      http://www.catolicidad.com/2009/10/el-museo-del-purgatorio-impresionante.html

      Nota: Cuando se habla de un ESTADO del alma, debe entenderse que el alma está purgando para purificarse. Ese es su estado. Pero el alma está en un SITIO que precisamente se llama PURGATORIO porque alude a la acción de PURGAR para PURIFICAR y permitir al alma, finalmente, poder llegar a la mansión celestial donde nada impuro puede entrar. La existencia del Purgatorio es dogma de fe.

      Eliminar
  18. Es aterrador pensar por lo que deberemos pasar los que nos alejamos de la senda. Luego de leer el librito, dormí perturbada durante toda la noche. Pero los pecadores no pensamos en todo el daño que le causamos a Dios, y a las personas que herimos. Todo acto tiene sus consecuencias, y es justo pagar por ello. Cuántos mártires se sacrificaron por nosotros?... ofreciendo sus vidas a la voluntad de Dios, Cuántos de ellos dieron sus vidas con horribles padecimientos para la salvación de las almas?, y muchos seguimos encerrados en nuestra escogida ignorancia e indiferencia, no podremos entrar, nosotros pecadores, por la puerta grande. No sería justo para aquellos que se sacrificaron por otros, recordemos a los Santos y sus vidas, dedícados al sacrificio, la penitencia, la oración, y el sufrimiento de sus cuerpos, acosados y tentados constantemente por el maligno.
    Ayer justamente escuché algo contundente: "Misericordia hay en la tierra, en el Cielo es: Justicia"...

    Saludos, y Bendiciones.

    *cuando refiero "a nosotros" lo hago de forma generica. No quisiera que ningúno se sienta afectado.
    Yo sólo puedo dar testimonio por mí, y de las miserabílidades que he cometido.

    Julieta.

    ResponderEliminar
  19. Hola, no encuentro la recomendación ut-supra: "Cómo -ganar- indulgencias..." serían tan amables de indicarme
    en qué lugar del blog. lo puedo hallar?...
    Muchas Gracias.

    Julieta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con mucho gusto!

      http://www.catolicidad.com/2009/09/como-ganar-indulgencias-y-en-que.html

      Eliminar
  20. Muchas Gracias, finalmente lo encontré. Hoy estoy aprendiendo a rezar el Santo Rosario. Luego lo voy a leer en profundidad porque entendí que hay una fecha indicada para ganar indulgencias.... Siento molestarlos con mis inquietudes, me encuentro un tanto abrumada... quisiera saber si para consagrarnos a la Santísima Virgen, es necesario hacerlo a través de un sacerdote, ó simplemente lo podemos hacer nosotros mismos a través de una oración?... quisiera consagrar a mi familia. Pero el que más me preocupa es mi padre, es muy reacio y no quiere creer, está bautizado, tomó la comuñión, y es una buena persona, pero se resiste a creer en la vida eterna. Dice que cree en Dios, pero no tiene fe. Qué puedo hacer yo por él?...

    Saludos y Bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto a la Consagración a la Sma Virgen, puede hacerlo usted misma a través de una oración, por ejemplo ésta:

      http://www.catolicidad.com/search?q=consagracion+a+la+virgen

      Puede orar diariamente por su señor padre (por ej: un rosario diario) y mandar decir misas por él. Las misas por los vivos son muy importantes. Muchos no lo saben. Producen incontables frutos.

      Además, hay que ver la situación de cada caso. Analice si su papá puede platicar con un sacerdote o si la escucha a usted, en fin había que ver su caso particular. Hay que ver quién tiene ascendencia sobre él, a quien escucharía tomando en cuenta lo que le diga, tal vez otro familiar a quien tenga particular aprecio y valore mucho su buen juicio o un amigo que sea buen católico. Lo mejor sería un buen sacerdote sabio, prudente y de criterio tradicional, y que sea fiel a la doctrina de la Iglesia Católica. Usted que lo conoce bien, analice esto.

      Con mucho gusto oraremos por su papá.

      Un abrazo en Cristo.
      Atte
      CATOLICIDAD

      Eliminar
  21. Gracias por su respuesta.
    Yo le hablé, incluso a mis familiares presentes les pedí que vieran un documental sobre San Pío de Pietrelcina, un material inapelable cuyo contenido ha cambiado mi vida; no lo pudieron ver más de 10 minutos, se distraían constantemente, incluso mi padre como si se tratará de una pelicula dijo: ya sé como termina, ahora empieza a hacer milagros...
    La única creyente en mi familia, es mi madre. Y aunque lo reta en cuestiones de Fe, él se ríe y sigue bromeando... me tiene apesadumbrada.
    También intenté sin éxito mostrarles "el exorcismo de Analiesse Michel", me dijeron: todavía seguís con eso?...
    -el mal y el bien, son condiciones humanas, lo llevamos dentro, no existe el cielo y el infierno y todas esas cosas... (no son palabras textuales, pero ése fue el concepto).
    Me da mucha tristeza que sean tan reticentes, y están presentes en mis oraciones que elevo por la conversión de los más necesitados.
    En la semana invité a una amiga, que va por la vida bastante confundida, le gusta todo lo esóterico, lecturas de vidas pasadas, registros akhasicos ¿?, tarot, astrología... etc. Decía que Dios está en uno, que tenemos conexión directa, que la iglesia está infiltrada, que hacen rituales satánicos y no sé cuántas cosas más...! todo lo que pulula en la red ella lo repite sin discernimiento. La invité con el propósito de mostrarle el "exorcismo de Analiesse", y convencerla de la importancia de retornar a nuestra iglesia, la católica apostólica y romana, y NO otra. Luego de ver el material, salió tan consternada que al otro día me llamó para ofrecerme ir juntas a la iglesia, le dije que sí, pero con la condición que acepté confesarse, ya que no quería hacerlo, finalmente aceptó!... estoy muy contenta por ésto!... la diferencia con mi padre, es que mi amiga cree, aúnque descarriada, siempre tuvo Fe.

    Saludos y Bendiciones!...

    ResponderEliminar
  22. Gracias por recordarnos que existe el purgatorio, que somos iglesia militante y que el amor no tiene barreras en las dimensiones del cielo, la tierra y el mismo purgatorio. Dios les bendiga.

    ResponderEliminar
  23. Una duda:
    ¿ No uno de los mandamientos dice "NO TENDRAS OTROS DIOSES DELANTE DE MI" ?
    Rezarle a una anima o un santo, para tener un beneficio en vida, e ignorar a Dios padre como el único Dios, ¿ No es una grave ofensa hacia él ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El culto a los santos no es de latria. No se les adora, pues solo a Dios se le puede adorar. Los santos, pues, no son considerados "otros dioses". Cuando se les pide algo, se trata de solicitar su intercesión ANTE DIOS para que DIOS sea quien realiza el favor. Por lo mismo, no se está ignorando a Dios.

      El santo consigue el favor o el milagro de Dios. El santo -por sí mismo- no tiene ese poder, pero sí lo puede conseguir de Dios.

      A los santos se les venera, se solicita su intercesión ante el Señor y se les procura imitar para seguir su buen ejemplo. Dios es glorificado por su intercesión, de ninguna manera se le está ignorando sino todo lo contrario. Los Santos, en virtud de los merecimientos de Jesucristo y por la caridad que los junta con Dios y con nosotros, nos ayudan con su intercesión a obtener las gracias que pedimos. Y este es uno de los grandes bienes de la comunión de los Santos.

      Le recomendamos leer estos posts:

      http://www.catolicidad.com/2009/05/los-catolicos-adoran-las-imagenes.html

      http://www.catolicidad.com/2015/06/el-primer-mandamiento-de-la-ley-de-dios.html

      Un abrazo en Cristo.

      Eliminar
  24. Muchas felicidades, hermano de Catolicidad. Siempre me han gustado sus temas, muy asertivos. Dios le siga bendiciendo grandemente. El tema me ha encantado tanto, que me encantaría hacer de ese librito tan importante un video editado y en mi voz, por eso le pido que me den permiso, o al autor del mismo para hacer el video. Esto es sin fin de lucros, solo para orientaciones de los hermanos de nuestra fe católica. Espero me den un respuesta. Que Jesús y la Santa Madre María les sigan iluminando en su apostolado, con un cordial abrazo a distancia, su hermano en la fe: Narciso.

    ResponderEliminar
  25. No poseemos nosotros los derechos, pero siendo una obra de 1936 no creemos que exista algún problema para ello. Si realiza el video háganoslo saber para publicarlo en nuestro blog y así alcance una alta difusión. Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  26. A un lector: El sacrificio de Cristo es SUFICIENTE para abrirnos la Puerta del Cielo (dogma de la Redención), pero quien te creó sin ti no te salvará sin ti. El hombre debe hacer la voluntad de Dios y creer lo que nos ha revelado para alcanzar la JUSTIFICACIÓN. Dios abre la puerta y tú eres quien decide si entras por ella o no. O si entras pero tardas en purificarte plenamente en el purgatorio. La indulgencia plenaria que evita el Purgatorio está al alcance de todos. Basta tener la costumbre de alcanzarla. Las Misas también son de gran eficacia y eso corresponderá a los deudos (aunque también podemos decirla y es excelente hacerlo por los vivos o por nosotros mismos). Los sacerdotes deben decirlas sin recibir extipendio si un fiel no puede darlo o solo puede dar una pequeña limosna.

    Estos escritos deben edificarnos (para ser mejore y más santos) y no tomarlos en un sentido negativo.

    Un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
  27. Hola amigos de las almas del purgatorio!mí pregunta es a cerca de una oración que libera a 15 almas cada vez que se reza aprobada por varios papás.un saludo en el señor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano, la que conocemos es ésta: http://www.catolicidad.com/2013/11/oracion-para-salvar-1000-almas-del.html

      Eliminar