sábado, 30 de enero de 2010

EL VALOR DE LAS PERSONAS

Un famoso expositor comenzó un seminario en una sala con 200 personas, a las que pidió:

1 - Nombren las 5 personas más ricas del mundo.

2 - Nombren las 5 últimas ganadoras del concurso “Miss Universo”

3 - Nombren a 10 ganadores del premio Nobel.

4 - Nombren los 5 últimos ganadores del premio Óscar al mejor actor o actriz.

¿Cómo va... mal, ¿no? ¿Difícil de recordar?

No se preocupen: Nadie de nosotros recuerda a los "mejores" de ayer. ¡Los aplausos se van! ¡Los trofeos se llenan de polvo! ¡Los ganadores son olvidados! Los parámetros por los que son juzgados en muchos casos son frívolos o irrelevantes.

Ahora, hagan lo siguiente:

1 - Nombren a 3 profesores, parientes o sacerdotes que les hayan ayudado en su verdadera formación.

2 - Nombren 2 ó 3 amigos que les hayan ayudado en los momentos difíciles.

3 - Piensen en alguna persona que les haya hecho sentir algo especial.

4 - Nombren a 5 personas con quienes transcurre agradablemente su tiempo.

¿Cómo va? Mejor, ¿no es verdad? Las personas que marcan nuestras vidas no suelen ser las que tienen las mejores credenciales o con más dinero, o los mejores premios...

Más bien son aquellas que se preocupan por nosotros, que cuidan de nosotros, que, de algún modo, están a nuestro lado.

Reflexione un momento... ¿Usted, en qué lista está? ¿No sabe?...

Permítame ayudarle...

¡Usted no está entre los famosos; pero seguramente estará entre las personas que alguien recuerda con cariño! Usted vale por lo que es, por su entrega a los demás, por sus valores morales....no por lo que tenga. Lo que importa, finalmente, es nuestro crecimiento espiritual y nuestro amor al prójimo que revela, sin duda, nuestro amor a Dios.


---------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada