sábado, 23 de noviembre de 2013

VERDADERO Y FALSO DIÁLOGO

La filosofía de Sócrates fue una respuesta al relativismo, al subjetivismo y al esceptisismo de los sofistas

El lenguaje de la verdad no tiene curso en el parloteo sin fin que nos recomiendan bajo el nombre de "Diálogo" y que no lleva ni puede llevar más que a unos avances del error, ya que todas las palabras, y el concepto mismo de diálogo son desviados de su verdadero sentido. El verdadero diálogo, el de Sócrates con los sofistas, es una búsqueda de la verdad.

El falso diálogo hacia el que nos atraen, consiste en la búsqueda no de la verdad, sino de un compromiso entre hipótesis que se suponen iguales (Nota: aunque sean entre sí contradictorias), y entre las cuales la verdad, si por azar está presente, no se manifiesta jamás. En este pretendido diálogo la verdad queda obligada, por las mismas reglas del juego, a esconderse bajo la forma de simple hipótesis tanto más tímida cuanto más real. Así los sofistas esquivan la verdad en sí y traicionan la parte misma de verdad que contienen sus propias hipótesis.

Diálogo ¿de qué?, ¿con quién?, ¿para qué? Tendrían que empezar por responder a estas preguntas. Si no nos dan respuesta a ellas, el diálogo es solamente un viento productor de tempestades.

Alexis Curvers en su obra “Pío XII, el Papa ultrajado”.

DIÁLOGO ¿PARA QUÉ? autor Quino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada