viernes, 5 de agosto de 2011

A LA VIRGEN SANTÍSIMA


Es más dulce tu nombre, María,
que el arrullo de dulce paloma;
Es más suave que plácido aroma
que en su cáliz encierra la flor.

Al oirlo se postran los cielos,
goza el ángel y tiembla el averno;
Complacido sonríe el Eterno;
Languidecen las almas de amor.

¡Quién pudiera cual rauda paloma
del desierto volar de este mundo,
y surcando el espacio profundo
a tus plantas divinas posar!

¿Qué no miras ¡oh madre adorada!
de quien te ama las luchas y penas?
¡Rompe, rompe por Dios, las cadenas
que a tu lado me impiden volar!

Rómulo Díaz S.J.

____________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada