domingo, 7 de agosto de 2011

SAN CHARBEL, LA PELÍCULA (2009)


Charbel, La película, presentada por Roland Eid. Una película de Nabil Lebbos.  Première en 2009 | Duración: 1hr46min |En lengua árabe | Música de Teddy Nasr | Producción 100% Libanesa. [Subtítulos en español].

Película que nos muestra la vida de San Chárbel, ermitaño del rito maronita y primer santo oriental canonizado por la Sede Apostólica desde el siglo XIII. 

San Charbel Makhluf es un santo libanés del siglo XIX que ha dejado atónitos a los sabios, porque de su cuerpo incorrupto salió líquido sanguinolento que era inexplicable desde todo punto de vista científico. Si su cuerpo vivo tenía cinco litros de sangre y, después de muerto, exudaba un mínimo de un litro de líquido por año, lo que darían 67 litros en 67 años, ¿de dónde salía ese líquido misterioso con el que se producían milagros maravillosos? Después de muerto parecía un santo vivo, pues ni se le caía el pelo ni las uñas y su cuerpo mantenía su flexibilidad natural.

San Charbel vivió el Amor de Dios; amor que, a lo largo de su vida, se fue haciendo más y más profundo, hasta alcanzar, las altas cimas de la contemplación, es decir, de la unión con su Creador y Redentor. Y no vayamos a creer, que esto se dio de un momento para otro, como un acto de magia; ¡No!, san Charbel siguió el mandamiento de Jesús, que todos conocemos, alimentándose de la Palabra de Dios en el santo Evangelio; renunciando a todo aquello que le apartara del Amor a Jesucristo Resucitado; para lo cual, él puso toda su voluntad, inteligencia y entendimiento al servicio de la Verdad; permaneciendo, para siempre, unido a Jesús, como “el sarmiento a la Vid”.

El firme propósito de san Charbel fue el de conocer a Jesús, cada vez más, para servirle mejor; para que su fe, se incrementara, y así pudiera escuchar la voz de Dios, para poder cumplir con su voluntad y vivir de su amor. Este fue el trabajo de san Charbel durante toda su vida mortal, hacer vida el mandamiento del Señor: “ámense los unos a los otros, como yo los he amado” (Jn. 15, 12).

Así, la vida de san Charbel, no es otra cosa, que el cumplimiento fiel de su vocación: religiosa, sacerdotal y de Ermitaño; la GRACIA Y EL AMOR de Jesús no fueron estériles en san Charbel, quien realizó en su vida, el ideal, que todos quisiéramos alcanzar: el de amar y ser amado.


__________________________________________________________________________________

6 comentarios:

  1. en dnd y como puedoobtener esa pelicula

    ResponderEliminar
  2. En algunas librerías católicas puede conseguirse.

    Un abrazo en Cristo
    Atte
    CATOLICIDAD

    ResponderEliminar
  3. PUEDES REGISTRARTE EN LA PAGINA GLORIA.TV Y DESDE AHI LA DESCARGAS GRATUITAMENTE... SALUDOS!!!

    azultolteca@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. yo la vi y es increible..preciosa y en su lengua es mas original

    ResponderEliminar
  5. me gustaria saber porque en listones se escribe la peticion o el milagro?
    Cuando podria tener la respuesta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La costumbre, vuelta piedad popular, nació en México, en el Centro Histórico, y ahora en el extranjero pueden verse imágenes del santo maronita con vistosos listones atados a sus brazos, su cuello, sus pies…

      Fue una mujer que, al no encontrar un papel para escribir su petición al santo, utilizó un listón iniciando así un acto popular de devoción que en la actualidad ha rebasado las fronteras de la ciudad de México y del país mismo. Tomó un listón que compró minutos antes en alguna de las incontables mercerías de la calle República de Uruguay y escribió sobre su costado la petición que guardaba su corazón.

      Se trata de un acto devocional que debe estar aunado al de la oración en que se pide la intercesión del santo ante Dios; el listón es el símbolo no sólo de la petición, sino de la oración constante hecha vida en cada uno de nosotros. Debe evitarse caer en la superstición creyendo que el listón tiene en sí mismo algún un poder. Es, pues, sólo un medio (como antes eran los votos con pinturas) y una mera costumbre, y sólo como tal debe verse.

      Un abrazo en Cristo

      Eliminar