viernes, 27 de agosto de 2010

OBISPOS MEXICANOS CONDENAN LA MASACRE DE 72 INMIGRANTES


MÉXICO DF, 26 Ago. 10. (ACI y otras). Los obispos del país repudiaron enérgicamente el asesinato masivo de 72 inmigrantes de diversos países en el Municipio de San Fernando en Tamaulipas, México, presuntamente perpetrado por bandas de narcotraficantes por no haber aceptado estos inmigrantes la exigencia que les hacían de unirse a ellos, según testimonio de un sobreviviente.

“El atroz asesinato de 72 personas inocentes ocurrido en el Estado de Tamaulipas es un lamentable hecho que no puede quedar impune, ni con resoluciones exprés ni explicaciones de corto alcance por parte de quienes procuran la justicia en nuestro país”, sostiene el comunicado firmado por Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, Secretario General de la CEM y Obispo Auxiliar de Texcoco.

“Esta masacre nos llena de dolor, preocupación e indignación por la saña con que opera el crimen organizado, mientras que los distintos niveles de gobierno con muchos esfuerzos, y no siempre con los resultados que la sociedad quisiera ver, buscan contener esta ola de violencia e inseguridad que azota a nuestra Patria”, agrega el texto.

Los obispos sostienen que “así como exigimos que las autoridades de nuestro vecino país traten con respeto y dignidad a nuestros connacionales, en México, por parte de los Poderes de la Unión y de la misma sociedad, debemos aplicar a todos aquellos que cruzan nuestras fronteras en busca de una mejor calidad de vida, un trato respetuoso y justo sin denigrar sus derechos”.

Los pastores se solidarizaron con las familias de las víctimas, con Mons. Faustino Armendáriz, Obispo de Matamoros, y con las Iglesias hermanas de Centro y Sudamérica de donde procedían varios de los asesinados.

EL CARDENAL RIVERA: UN MENSAJE DE FE QUE LAS VÍCTIMAS SE HAYAN NEGADO A INCORPORARSE AL CRIMEN

El Arzobispo de México, Cardenal Norberto Rivera, lamentó profundamente la masacre de 72 inmigrantes en Tamaulipas y señaló que este hecho es una "prueba más del desorden social y de la pérdida de valores que impera en algunas zonas del país".

En un comunicado del Arzobispado de México, el Purpurado añadió que la masacre también prueba "la carencia de una política migratoria integral mexicana que sea coherente con las necesidades que demanda la movilidad humana con respecto al trato humanitario a los indocumentados, tal como exige México a los Estados Unidos".

El Arzobispado exigió que "esta vergonzosa tragedia" no quede impune y llamó a los gobiernos de América "a tomar acciones inmediatas para que actos tan deplorables no vuelvan a ocurrir".

"El Papa Benedicto XVI ha dicho en el contexto de la Pastoral de los Migrantes que ‘la movilidad humana es corresponsabilidad de los Estados y de los Organismos Internacionales’, y en este sentido, México está obligado a poner todo su empeño para salvaguardar los derechos fundamentales de quienes ingresan al país sin documentos con el sueño de lograr una vida más digna", recordó.

Asimismo, el texto señaló que la negación de las víctimas a colaborar con el narcotráfico –y que fue el móvil de su muerte-, da "un verdadero mensaje de esperanza y de fe". "El sacrificio de estos inocentes da un mensaje universal sobre la defensa de los valores y el amor a sus familias", expresó.

LLAMADO A LA ORACIÓN DEL OBISPO DONDE OCURRIÓ EL CRIMEN

El Obispo de Matamoros, Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, hizo un llamado a los mexicanos a rezar por las víctimas de la masacre de 72 inmigrantes ocurrida en su jurisdicción.

En un mensaje dirigido a todos los sacerdotes de la diócesis de Matamoros, el Obispo deploró “la tragedia ocurrida en las cercanías de San Fernando, en la que más de setenta hermanos y hermanas migrantes fueron emboscados por un grupo armado siendo asesinados, según la versión de un testigo sobreviviente”.

Mons. Armendáriz recordó que “tanto el fenómeno de la migración, como la misma inseguridad, son realidades que vivimos de forma latente en nuestra Diócesis, por lo que debemos de seguir anunciando incansablemente como verdaderos Discípulos Misioneros la Buena Nueva de Dios y transforme todas estas realidades”.

El Obispo los invitó a unirse en oración, “pidiendo al Señor de nuestras vidas, acoja a estos hermanos que murieron asesinados, y dé pronto consuelo y resignación a los familiares”.

“Asimismo pido que, junto con cada una de sus comunidades celebren la Eucaristía de este día y los días subsiguientes, teniendo entre las intenciones de forma especial a los migrantes masacrados, quienes, con el afán de buscar una mejor calidad de vida, la perdieron en el intento”, agregó.

“Oremos para que, los responsables de buscar la seguridad de la población encuentren las estrategias adecuadas para que cese el derramamiento de sangre y toda violencia; además para que el Señor inspire caminos de bien a quienes la provocan”, indicó.

“Exhortemos a nuestros fíeles para seguir orando por la paz y a ofrecer nuestras plegarias, especialmente, ante la Sagrada Eucaristía y con el Santo Rosario. Que Santa María, Refugio de Pecadores, nos cubra con su manto y nos ayude a seguir escuchando la voz de su Hijo que nos invita a seguirlo”, concluyó.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada