sábado, 10 de marzo de 2012

AHORA PROMUEVEN "EL DERECHO" DE ASESINAR BEBÉS DESPUÉS DEL PARTO

ES EL PASO SIGUIENTE DEL PROCESO REVOLUCIONARIO

Por Bruno Moreno*

Hace poco, traduje un artículo norteamericano, como parte de un post que titulé Por desgracia, la Iglesia tenía razón. En él, se mostraba cómo las advertencias de Pablo VI sobre lo que sucedería si se extendía la mentalidad antinatalista se habían cumplido punto por punto: la reducción general de los estándares morales, el aumento de la infidelidad y la ilegitimidad, la reducción de las mujeres a objetos utilizados para satisfacer a los hombres y la coerción por parte de los gobiernos en asuntos reproductivos. Por desgracia, es evidente que todo se ha hecho realidad.

Hoy quiero comentar una noticia que, por desgracia, supone otra predicción cumplida. Es algo que anuncié hace tiempo en un artículo titulado Neonaticidio a la vista (junto con muchos otros autores, pensadores o simples fieles católicos) y que hoy vemos cómo se hace realidad.

Se trataba de una simple deducción que partía de la observación del proceso de introducción en nuestra sociedad de cosas como el aborto, el “matrimonio” homosexual, el divorcio express o la eutanasia. Todas esas cosas empezaron como medidas “de emergencia” para casos excepcionales y dramáticos: mujeres embarazadas violadas y en peligro de muerte, homosexuales matados a palos por el simple hecho de serlo, esposas que sufrían malos tratos o personas con terribles sufrimientos que ya no podían soportar. Partiendo de esos casos excepcionales, se forzaba la implantación de una solución falsa, ya fuera la despenalización del aborto en algunos supuestos, la eutanasia en situaciones extremas, el divorcio cada vez más fácil o la defensa de una supuesta igualdad entre las parejas heterosexuales y las homosexuales.

Lo que no se dice nunca en esos casos es que esas soluciones son sólo un primer paso y llevan en sí la semilla de medidas mucho más brutales, que sólo podrán tomarse en un segundo momento, cuando la gente ya esté anestesiada por años de considerar como normal lo que no es ni puede serlo. Poco a poco, se van creando las condiciones para considerar el aborto un derecho o una simple opción más, para el matrimonio homosexual con adopción incluida, para las empresas dedicadas a eutanasiar gente como en Suiza o para el divorcio al mes de haberse casado. Todas esas cosas habrían escandalizado hasta la médula a la gran mayoría de la población si se hubieran advertido cuando empezaron a introducirse el divorcio, el aborto, las parejas homosexuales de hecho o las primeras prácticas de “muerte digna". Por eso se nos aseguró una y otra vez que nunca ocurrirían cosas así, que sólo se estaban solucionando casos terribles y dramáticos. Era mentira.

También lo dije en otro post titulado ¿Se creen que somos tontos?. Nos dijeron que el aborto sólo se iba a permitir en casos extremos y lacrimógenos… y hoy es un derecho y el Estado paga millones y millones de euros para que se aborte por doquier. Nos dijeron que los preservativos evitarían los embarazos no deseados… y hoy hay cien mil abortos al año sólo en España. Dijeron que permitir el divorcio ayudaría a los niños, que no tendrían que soportar discusiones familiares… y hoy tres cuartas partes de los matrimonios acaban en divorcio y nuestros colegios están llenos de niños destrozados afectivamente. Nos dijeron que el matrimonio homosexual no afectaba a nadie más que a los que se casaban… y no sé cuántos casos van ya de jueces que han tenido que dimitir, hosteleros que han tenido que pagar multas o cerrar sus negocios y profesores que han sido obligados a dejar sus cargos por defender otras ideas. Nos dijeron que la educación sexual sería siempre voluntaria… y en Alemania hay una docena de padres en la cárcel por no querer que sus hijos reciban una educación sexual que enaltece los tocamientos entre niños de tres años, la masturbación y cualquier perversión que pueda imaginarse. Nos dijeron que la adopción homosexual era sólo para ayudar a esos pobres niños huérfanos… y en Inglaterra han obligado a cerrar a todas las agencias católicas de adopción porque no entregaban niños a parejas homosexuales. Siempre el mismo proceso, las mismas mentiras y el mismo resultado.

Lo peor es que no hay ninguna razón para pensar que este proceso se vaya a detener en la situación actual. Hoy hemos leído otra noticia que muestra que el proceso continúa adelante: Dos expertos en “bioética” han publicado en la revista “Journal of Medical Ethics” (Revista de Ética Médica) un artículo en que afirman que debería ser legal que los padres maten a los niños recién nacidos, por las mismas razones por las que se permite el aborto. ¡Terrorífico!

Lo terrorífico no es que dos mastuerzos escriban esa barbaridad, porque el número de los necios es infinito. Lo verdaderamente terrorífico es que se les permita publicar algo así en una revista de ética sin ninguna consecuencia, que se les siga llamando para dar conferencias en universidades y que no sean encarcelados, junto con el editor de la revista, por incitar al asesinato de inocentes. Cuando no se toman estas medidas es porque nuestra sociedad va hacia el abismo. Lo terrorífico se considera, si no normal, al menos aceptable como posibilidad. Y es así desde hace tiempo: desde que se introdujeron esas aparentemente pequeñas e inocuas novedades como el aborto en casos excepcionales, la igualdad homosexualidad-heterosexualidad o la idea de que cada uno hace con su vida lo que quiere. El virus se introdujo y nos está destruyendo.

Es triste, pero creo que conviene decirlo con claridad: nuestra sociedad está herida de muerte y sólo espera a alguien que la eutanasie.

Nota: Un grupo de expertos en "ética" médica relacionados con la Universidad de Oxford ha asegurado que se debería permitir a los padres matar a sus hijos recién nacidos porque son «moralmente irrelevantes» y acabar con sus vidas no es diferente de abortarlos antes de nacer, incluyendo aquellos recién nacidos que no presentan discapacidad. El artículo, publicado en el «Journal of Medical Ethics», asegura que los recién nacidos son seres humanos pero no son «personas» y por tanto no tienen un derecho moral a la vida. El artículo, titulado “Aborto post-natal: ¿Por qué debería vivir el bebé?”, fue escrito por Alberto Giubilini y Francesca Minerva, asociados del profesor Savulescu, editor de la publicación. Es la lógica del proceso permanente de la Revolución anticristiana.

* Autor: Bruno Moreno. Título original: "Por desgracia, tenía razón". Fuente: Espada de doble filo - InfoCatólica
_________________________________________________________________________________________________

6 comentarios:

  1. Estoy completamente horrorizado... ya había leído ésta noticia antes y ahora que la volví a leer causó el mismo impacto. ¿Qué es la vida humana? ¿A qué nos reducimos? ¿Qué vale entonces la vida misma?... ¿Qué sigue? ¿múltiples homicidios o el genocidio totalmente justificables? Nos "horrorizamos" por las atrocidades de la segunda guerra mundial o la segregación racial de Slobodan Milosevic pero ¿qué acaso esto no es lo mismo? ¿Qué acaso no estamos discriminando la vida?. ¿Será entonces válido para los esposos el abortar a un niño si lo que desean no es del sexo que ellos desean? ¿Si una mujer quiere ser madre de una niña abortará tantas veces sea necesario hasta poder concebir a una criatura del sexo que ella quiera? ¿Será esto justificable? ¿Será acaso necesario una justificación por decir económica para asesinar a un bebe ya que es "moralmente irrelevante" y sólo causa que los padres no vivan de una manera "digna"?

    Qué alejados de Dios estamos.

    Hoy en el universal dos notas horribles exaltando el hecho de que en el DF se pueden obtener tu identificación, acta de nacimiento, licencia de conducir, etc... con "el sexo de tu mente y no el de tu cuerpo"... QUE ESTUPIDEZ!!... ¿No es esto totalmente contradictorio?. Entonces, pues si en mi mente yo me creo un automóvil estará correcto ponerme una placa en la frente y aquellos que me tachen de loco es porque son unos racistas. ¿Qué pasará en un tiempo después?. ¿Un hombre que descubra que su novia o su recién casada esposa sea en realidad otro hombre podrá ser demandado por discriminación al no querer aceptar semejante aberración?

    Les confieso que me da realmente mucha tristeza y desesperación el saber que nuestros actos nos están condenando sin remedio. Una parte de mi quisiera aventar todo el esfuerzo y sacrificio como si no hubiera esperanza. Por cada tentación vencida llegan 20 más fuertes. Por cada noticia buena llegan 50 decepciones... ¿Entonces qué caso tiene el luchar? Tu promesa mi Dios es la respuesta:


    "Los discípulos, al escucharlo, se quedaron asombrados, Dijeron: - Entonces, ¿Quíen podrá salvarse? - Fijando en ellos su mirada, Jesús les dijo: - Para los hombres eso es imposible, pero TODO ES POSIBLE PARA DIOS"
    Mateo 19, 25-26

    ResponderEliminar
  2. solo una palabra describe esto: diabólico

    ResponderEliminar
  3. No me es posible articular palabra.... Demasiado dolor , siento demasiado dolor..... ante tanta maldad, aberracion y perversion diabolica , luciferina.+++

    ResponderEliminar
  4. ALGO TENEMOS QUE HACER POR ESOS NIÑOS POR NACER!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Aquí en mi país, (Argentina) vamos lamentablemente por el mismo camino que el de otros países en vía de "desarrollo", en vía de desarrollo del "aborto", "la mal llamada muerte digna o eutanasia" las uniones civiles "del mismo genero",como se puede pensar o hacer pensar a las personas de una nación, que vamos a desarrollarnos como país si permitimos todas estas pseudos leyes aberrantes y contra natura.

    ResponderEliminar
  6. en este mundo ya no hay temor de dios y kuando dias c akuerde de este mundo y lo desapareska en tonces si vamos a desir perdon y ya parak si nosotros mismos entre nosotros nos estamos destruyendo pero hay un solo dios k todo love y en el juisio final se dira todo .

    ResponderEliminar