jueves, 22 de marzo de 2012

SOBRE LOS JUICIOS por San Bernardo

Diferente debe ser el modo de analizar de la autoridad pues debe corregir, que el del súbdito que no debe juzgar acremente a su prójimo

No seamos jueces implacables del prójimo


"En lo demás, no se os manda sino la soledad del corazón y del espíritu. Permaneceréis solos si no tenéis pensamientos bajos y humanos, si no amáis lo presente, si despreciáis lo que muchos aprecian, si desecháis lo que todos desean, si evitáis las pendencias, si os mostráis insensibles a las pérdidas, si olvidáis las injurias. Si no, no estaréis solos aunque viváis en soledad. ¿Veis, pues, cómo podéis estar solos aun viviendo en compañía de muchos, y vivir en compañía de muchos aun permaneciendo en soledad? En cualquier concurrencia grande que estéis, estaréis solos si cuidáis de no escuchar con demasiada curiosidad lo que se dice o de no juzgar de ello con temeridad. Aunque veáis algo malo, no juzguéis al instante a vuestro prójimo, sino más bien excusadle en vuestro interior. Excusad la intención si no podéis excusar la acción. Pensad que lo habrá hecho por ignorancia, o por sorpresa, o por desgracia. Y si la cosa es tan clara que no cabe disimularla, aun entonces procurad creerlo así, y decid para vuestros adentros: La tentación habrá sido muy fuerte. ¿Qué habría hecho yo de haberme apretado a mí tan seriamente? Pero acordaos que es a la Esposa, o sea a los súbditos, a quien digo todo eso, y que no instruyo ahora al amigo del Esposo, o sea, a los superiores, que tienen otras razones para observar cuidadosamente lo que pasa, impedir lo que no conviene, cuidar de si en algo se ha faltado y corregir a aquellos que han caído en alguna culpa. Mas la Esposa (los súbditos) está exenta de esta necesidad, viviendo para sí sola y para Aquél a quien ama (Cristo), que es a la vez su Esposo y su Señor, y que es sobre todas las cosas Dios bendito en los siglos. Amén"

San Bernardo. Sermón 40 Sobre los Cantares, "La intención es la cara del alma", Capítulo 5 (Completo), pág 282, BAC, 1955.
______________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada