viernes, 2 de agosto de 2013

"LA SODOMÍA ES PESTILENTE PARA MÍ Y DESAGRADABLE HASTA PARA LOS MISMOS DEMONIOS", LE REVELÓ DIOS A SANTA CATALINA DE SIENA



Si no se trata de juzgar el interior de la conciencia de cada homosexual ni si tuvo responsabilidad en las causas que a cada uno en particular lo llevaron a esa equivocada orientación (que los hechos comprueban que puede ser reversible o que, al menos, puede ser llevada en perfecta castidad), pues sólo Dios conoce hasta el más recóndito rincón de esas conciencias, sí es fundamental señalar que la Iglesia Católica enseña que -si se practican- son actos intrínsecamente desordenados y contrarios a la Ley Natural, y los califica como una depravación grave, la que es peor, aún, en caso de ser sacerdotes. De ahí que hubiera sido deseable que el papa Francisco hubiera dicho esto de manera explícita y no sólo de manera implícita, como ya hemos analizado en otro post de nuesto blog (haz click aquí: NO ES VERDAD QUE EL PAPA FRANCISCO APRUEBE LA HOMOSEXUALIDAD), a fin de evitar que sus palabras fueran maliciosamente tergiversadas y perversamente manipuladas por la prensa anticatólica. En adelante habrá que sacar enseñanzas de este episodio.

Por lo anterior, consideramos de vital importancia dar a conocer a nuestros amigos lectores el siguiente texto de Santa Catalina de Siena, sobre sus diálogos con Dios. En ellos transmite sus palabras sobre el pecado de la impureza (en especial el de la homosexualidad o sodomía), que la describe como "algo nauseabundo ante la Divina Majestad" y "desagrable hasta para los demonios".

El Padre Eterno le señala a la santa sus exigencias de limpieza en la celebración del Santo Sacrificio de la Misa.

También le revela: "Ves, por tanto, hija mía, lo abominable que es este pecado (de homosexualidad) a toda criatura. Piensa ahora que lo es mucho más en aquellos elegidos por mí para que vivan en estado de continencia, entre los que se encuentran los sacados del mundo por medio de la vida religiosa, como plantas sembradas en el cuerpo místico de la santa Iglesia; entre ellos se encuentran los ministros del Altar. Nunca podréis entender cuánto me desagrada ese pecado entre ellos, además del que recibo de los pecadores del mundo en general".


Veamos el texto completo:
Te hago saber, queridísima hija, que a vosotros y a ellos (los sacerdotes) os exijo tanta limpieza en este sacramento (del Santo Sacrificio de la Misa) cuanta es posible al hombre en esta vida. En cuanto esté de vuestra parte, y de la de ellos, debéis procurarla sin cansacio. Debéis considerar que si fuese posible que una naturaleza angélica se purificase para este misterio, sería necesario que lo hiciera de nuevo. No es posible, porque un ángel es puro, pues no puede caer en el veneno del pecado. Te indico esto para que veas cuánta pureza os exijo en este sacramento a vosotros y especialmente a ellos. Pero hacen lo contrario, porque van completamente sucios a este misterio; no sólo con la inmundicia y fragilidad a que naturalmente os halláis inclinados por vuestra débil naturaleza.

Ellos (los que caen en impureza), desgraciados, no sólo no dominan esta fragilidad, aunque la razón lo puede hacer cuando lo quiere el libre albedrío, sino que obran aún peor, porque cometen el maldito pecado que es contra la naturaleza (de homosexualismo o sodomía). Como ciegos y tontos, ofuscada la luz de su entendimiento, no reconocen la pestilencia y miseria en que se encuentran, pues no sólo me es pestilente a mí, sino que ese pecado desagrada a los mismos demonios, a los que esos desgraciados han hecho sus señores. Tan abominable me es ese pecado contra la naturaleza, que sólo por él se hundieron cinco ciudades como resultado de mi juicio, al no querer mi divina justicia sufrirlas más; que tanto me desagradó ese abominable pecado.

Es desagradable (la sodomía) a los demonios, no porque les desagrade el mal y se complazcan en lo bueno, sino porque su naturaleza fue angélica, y esa naturaleza rehúye -le repele- ver cometer tan enorme pecado en la realidad. Cierto es que antes les ha arrojado la saeta envenenada por la concupiscencia; pero, cuando el pecador llega al acto de ese pecado, el demonio se marcha por las razones dichas.

Si te acuerdas bien, sabes cómo antes de la mortandad (la plaga de 1374) te manifesté lo desagradable que me resultaba este pecado y cuán corrompido se hallaba el mundo por él. Por lo que,elevándote sobre ti misma con santo deseo y con sublimación de espíritu, te mostré el mundo entero, y viste en casi toda la gente este miserable pecado y cómo los demonios escapan de él, como te he dicho. Y sabes que recibiste tanta pena, que te parecía estar casi a la muerte. No encontrabais lugar dónde refugiaros, tú y los otros servidores míos, para que esta lepra no os contagiase. No encontraste quien te pudiera cobijar entre los pequeños ni con los grandes, con los jóvenes ni con los viejos, con los religiosos ni con los clérigos, con los prelados ni con los súbditos, se hallaban contaminados por esta maldición.

Te lo manifesté en general; no lo hice con los particulares que por excepción no se contaminaron, pues entre los malos he guardado algunos buenos. La santidad de éstos detiene a mi Justicia para que no mande a las piedras que se vuelvan contra ellos, ni a la tierra que se los trague, ni a los animales que los devoren, ni a los demonios que les saquen el alma del cuerpo. Más bien voy encontrando caminos y modos para poder hacer misericordia, esto es, para que se enmienden, ycomo instrumentos tomo a mis servidores, que están sanos y leprosos, para que intercedan por ellos.

Alguna vez mostraré a éstos, como una vez hice contigo y como tú sabes, estos miserables pecados, para que sean más solícitos en buscar la salvación y me ofrezcan oraciones por ellos con mayor compasión y dolor por los pecados y por la ofensa que me hacen. Si te acuerdas bien, una bocanada de esta pestilencia te afectó tanto, que no podías más, como me dijiste: "¡Oh Padre eterno!, ten misericordia de mí y de tus criaturas. Sácame el alma del cuerpo, porque parece que no lo sufro más, o dame refrigerio y enséñame el lugar de los otros servidores, los tuyos, donde podamos descansar, para que esta lepra no nos pueda dañar ni quitar la limpieza de nuestra alma y de nuestros cuerpos".

Yo te contesté volviéndome hacia ti con ojos de piedad, y te dije y repito: "Hijita mía: sea vuestro reposo dar gloria y alabanza a mi Nombre e incensarme con la oración continua por estos pobrecillos que se hallan en tanta miseria, haciéndose dignos del juicio divino por sus pecados. El lugar donde os cobijéis sea Cristo crucificado, mi Hijo unigénito, habitando y escondiéndoos en la caverna de mi costado, donde gozaréis, por afecto de amor, en la naturaleza humana de Cristo, mi naturaleza divina. En aquel corazón abierto encontraréis mi caridad y la del prójimo, pues por honor a mí, el Padre eterno, y por la obediencia que le impuse para vuestra salvación, sufrió la afrentosa muerte en la santísima Cruz. Viendo y experimentando este amor, seguiréis sus enseñanzas alimentados en la mesa de la Cruz, es decir, soportando por caridad a vuestro prójimo con verdadera paciencia: en penas, tormentos y fatigas, vengan de donde vengan. De esta manera combatiréis la lepra y huiréis de ella.

Este es el remedio dado a ti y a los otros; pero, con todo eso, no se quitaba de tu alma la sensación de la pestilencia y de tiniebla de los ojos del entendimientoMi divina providencia, sin embargo, lo remedió, dándote del Cuerpo y de la Sangre de mi Hijo, Dios y hombre entero, tal como lo recibís en el Sacramento del Altar. En señal de que era verdad, se quitó el hedor por medio de la fragancia que recibiste en el Sacramento, y las tinieblas desaparecieron por medio de la luz que en él recibiste. De modo admirable, tal como plugo (place) a mi bondad, quedaste con la fragancia de la sangre en la boca y en el paladar de tu cuerpo durante muchos días, tal como sabes.

Ves, por tanto, hija mía, lo abominable que es este pecado a toda criatura. Piensa ahora que lo es mucho más en aquellos elegidos por mí para que vivan en estado de continencia, entre los que se encuentran los sacados del mundo por medio de la vida religiosa, como plantas sembradas en el cuerpo místico de la santa Iglesia; entre ellos se encuentran los ministros del Altar. Nunca podréis entender cuánto me desagrada ese pecado entre ellos, además del que recibo de los pecadores del mundo en general, porque están puestos sobre el candelero, son administradores míos, de verdadero Sol, para luz de la virtud y de santa vida; y, sin embargo, lo administran estando ellos en tinieblas.

Tan llenos se encuentran de ellas (las tinieblas), que de la Sagrada Escritura no ven ni entienden más que la corteza, la letra, debido a la hinchazón de su soberbia. Por ser inmundos y lascivos, aunque tienen luz de por sí, de donde la tomaron mis elegidos por razón: es la luz sobrenatural que procede de mí, verdadera Luz, tal como te dije en otro lugar, la reciben sin sacarle el gusto, por no estar en orden el paladar de su almaCorrompidos por el amor propio y la soberbia, con el estómago atiborrado de inmundicia, deseando dar satisfacción a sus desordenados deseos, repletos de codicia y de avaricia, cometen sin pudor sus pecados. Caen en el pecado de la usura muchos miserables, aunque esté prohibida por mí.
Santa Catalina de Siena
[De El diálogo de la Divina Providencia, en Obras de Santa Catalina de Siena, Madrid: BAC, 1991, p. 292]

6 comentarios:

  1. Hola, me gustaria hacerles una pregunta ¿La homsexualidad tienen alguna cura?












    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hemos leído ese libro ni sabemos si todo lo que ahí se dice concuerda con la postura de la Iglesia, pero muestra que Richard Cohen pudo salir de ella y ha ayudado a muchos a revertir definitivamente esa tendencia.

      Ver: http://www.libroslibres.com/entrevista.cfm?idAut=50

      Por supuesto, hay otros testimonios. Si nos atenemos a ellos, es reversible. Pero suponiendo que alguien no pudiera, debería -al menos- vivir en perfecta castidad.

      Eliminar
  2. A un amable lector: Gracias por la observación. Hemos hecho la corrección correspondiente.
    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  3. Y lo digo en calidad de súbdita: el Papa debe hablar siempre como hijo de la Iglesia y no desde su opinión porque la culpa no está sólo en el chancho sino en el que le da de comer,como decimos en Argentina,es decir,la confusión no viene sólo de la prensa malintencionada.También lo digo por las palabras del Papa en la entrevista concedida a la televisión brasileña O MUNDO,donde expresa que "no me importa si la educación la da un católico,un protestante ,un judío...lo importante es que le den de comer al niño".ANDREA

    ResponderEliminar
  4. El problema existe, pero con oración, orientación y deseos de no ofender a Dios, todos pueden formar parte del gran pueblo de Dios, dejando por un lado la carne y haciendo lo que el Espíritu desea. No entristezcan al Espíritu Santo.

    ResponderEliminar
  5. Sobre el ENEAGRAMA recibimos dos mensajes muy similares que suponemos son del mismo lector. Hace alusión a una frase del papa Francisco en la que éste dijo: "no tengo nada contra el eneagrama". (Ver: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ge0MyHcFYxY). El tono del lector es irrespetuoso, pero merece una respuesta.

    ¿Qué pensar de ello? Muy sencillo, que es una opinión que sostiene como persona privada. Y como tal es falible. Su criterio en este aspecto no liga a toda la Iglesia.

    La Iglesia ya había señalado anteriormente que el eneagrama "cuando se utiliza como medio de desarrollo personal, introduce ambigüedad en la doctrina y en la vivencia de la fe cristiana" (Ver JESUCRISTO PORTADOR DEL AGUA DE LA VIDA, Una reflexión cristiana sobre la “Nueva Era", del Consejo Pontificio de la Cultura, Numeral 1,4). Ahí mismo se le señala como ejemplo del «renacimiento de las antiguas ideas gnósticas en la forma de la llamada New Age». En ese documento se explica en qué consiste:

    "Eneagrama: (del griego ennéa = nueve + gramma = signo) el nombre designa un diagrama compuesto por un círculo con nueve puntos en su circunferencia, unidos entre sí por un triángulo y un hexágono circunscritos. Originariamente se utilizó para la adivinación, pero recientemente se ha popularizado como símbolo de un sistema de tipología de la personalidad que consta de nueve tipos caracterológicos básicos. Se hizo popular tras la publicación del libro The Enneagram de Helen Palmer,97 pero la autora reconoce su deuda con el médico y pensador esotérico ruso G. I. Gurdjieff, el psicólogo chileno Claudio Naranjo, y el autor Óscar Icazo, fundador de Arica. El origen del eneagrama permanece envuelto en el misterio, si bien algunos sostienen que procede de la mística sufí" (Ver GLOSARIO en el numeral 7,2 del mismo documento).

    Ese documento de la Santa Sede se puede consultar aquí: http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/interelg/documents/rc_pc_interelg_doc_20030203_new-age_sp.html

    Sobre el ENEAGRAMA se puede también leer lo siguiente:

    http://infocatolica.com/blog/coradcor.php/1301231126-jesuitas-al-servicio-del-gnos
    http://infocatolica.com/blog/infories.php/eneagrama-una-tecnica-esoterica-y-pseudo-1
    http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos/745/2369/articulo.php?id=24344
    http://www.corazones.org/apologetica/practicas/eneagrama.htm
    http://www.aciprensa.com/sectas/nuevaera-catolicos.htm
    http://encuentra.com/el_mundo_de_lo_secreto/el_eneagrama_13536/
    http://mercaba.org/ARTICULOS/E/eneagrama_01.htm
    http://www.aleteia.org/es/religion/noticias/un-catolico-puede-utilizar-el-eneagrama-207006
    http://www.ewtn.org/vexperts/showmessage.asp?Pgnu=1&Pg=Forum24&recnu=1&number=422463

    En resumen, el ENEAGRAMA ha sido introducido arbitrariamente por algunos jesuitas en los Ejercicios de San Ignacio y en otros cursos. Este instrumento representa el "renacimiento de las antiguas ideas gnósticas en la forma de la llamada New Age". Luego, la lamentable opinión falible y personal del papa Francisco no cambia esta realidad. Hay que considerar que en este caso de ningún modo se cubren las características de la infalibilidad papal. Fue dicha de una manera privada y tiene el valor de cualquier opinión personal, por lo que no liga a la Iglesia ni a nadie. Es plenamente lícito a cualquier católico diferir respetuosamente de ella, pues la realidad no se modifica por la mala información o por el mal criterio de alguien, ni aún cuando esa persona tenga el nivel más alto de la jerarquía católica, pues se trata -insistimos- de una SUBJETIVA opinión meramente privada y personal.

    Esperamos haber sido claros.
    Atte
    CATOLICIDAD

    P.D. Aviso a Sedevacantistas: Por favor, absténganse de comentarios. No serán publicados.

    ResponderEliminar